Encargado del Poder Ejecutivo Nacional






descargar 22.19 Kb.
títuloEncargado del Poder Ejecutivo Nacional
fecha de publicación14.06.2016
tamaño22.19 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
Encargado del Poder Ejecutivo Nacional
La noche del 17 de septiembre no fue tranquila ni en el campamento de Mitre, donde no se descartaba un ataque sorpresa de parte de Urquiza; ni en la vecina ciudad de Rosario, que recelaba lo peor; ni en Buenos Aires, cuyos principales dirigentes no confiaban demasiado en el triunfo.

Mitre comprendía que lo aguardaban graves responsabilidades: si no lograba afianzar inmediatamente la victoria, se enfrentaría con una Santa Fe hostil y el interior alzado para contrarrestar el avance de las tropas porteñas.

Paralelamente en Rosario la gente advertía que la ciudad no se hallaba preparada para una eventual derrota. Sólo un grupo de guardias nacionales vigilaba el cuartel del batallón Libertad. Hacia el amanecer se enteraron del resultado de la batalla, pero para media mañana supieron que el ejército porteño se retiraba hacia San Nicolás.

Mitre, sin fuerzas que lo detuviesen, ya que todos los oficiales de la Guardia Nacional esperaban órdenes de Urquiza, marchó hacia San Nicolás para reorganizar sus fuerzas y armar un fuerte. Sus informantes en Rosario le dieron la noticia de que el M. de R. Exteriores de Derqui, N. Molinas, se había retirado de Rosario habiendo dejado al gobernador de Santa Fe, P. Rosas al frente de la resistencia, para la cual había ordenado la vuelta de la escuadra, mientras que el general Francia, que poseía artillería y bastante infantería se encontraba cerca de la ciudad. A su vez, los generales Virasoro, Saá y J. P. López junto a los coroneles Laprida y López Jordán se mantenían en triunfo en las inmediaciones de Pavón.

Mitre ordenó el bombardeo de Rosario pero la llegada de la Escuadra Nacional frustró el intento.

Paralelamente Urquiza, encerrado en San José, no respondía a los llamados de sus partidarios.

Lentamente la situación se volcaba a favor de Buenos Aires. Derqui abandona Rosario y encarga la defensa de la misma al gobernador Rosas. El 22 de septiembre, Mitre se sentía dueño de la situación.
Prudencia, frente a la exaltación y el encono

Mitre se ve obligado a desplegar una política de persuasión y conciliación destinada a frenar sobre todo, los excesos porteños.
Avance sobre Rosario

Concluida la reorganización de las tropas, decide ponerse en marcha sobre Rosario el 4 de octubre. Su ejército contaba entonces con 30 mil hombres y 42 piezas de artillería. Al mismo tiempo, los buques de potencias extranjeras se apostaban para proteger a sus súbditos y sus bienes, mientras P. Rosas se retiraba en armas hacia el norte.

El 11 penetraba en la ciudad la vanguardia de las tropas porteñas al mando del coronel Ambrosio Sandes. Rosas y sus colaboradores se dirigieron a Entre Ríos para ponerse a las órdenes del gobierno nacional.

Ya instalado en Rosario Mitre decidió profundizar la idea de ganar amigos entre quienes habían sido sus oponentes pocos días atrás. A través de J. C. Ocampo se comunicó con Urquiza y se transmitieron mutuamente sus deseos de llegar a un acuerdo pacífico. Le comunicó por lo tanto a Ocampo que aceptaba que Urquiza se retirase a su provincia (siempre y cuando este aceptase la política de Buenos Aires y no interviniese de ningún modo), y que buscaría pacificar tanto Santa Fe como el Litoral de forma pacífica, evitando las armas de ser posible. Córdoba si debía ser tomada partir de las armas; J. Sáa debía ser destituido del gobierno de San Luís; y la influencia liberal de Buenos Aires debía ser esparcida por las demás provincias del modo más pacífico posible.

A principios de noviembre, una parte del ejército porteño (comandado por V. Flores) se aprestaba a lanzarse sobre las tropas nacionales de caballería que aún se desplazaban por la provincia de Santa Fe, para marchar luego hacia el norte y someter a P. Rosas; y la otra (comandada por W. Paunero) se preparaba para dirigirse al interior con el fin de apoyar los movimientos liberales que pudiesen surgir al conocerse el resultado de la batalla de Pavón.

Ante este estado de situación, Derqui se exilia a Montevideo dejando el poder en manos del vicepresidente Pedernera, quien enseguida ofreció el mando a Urquiza. Este solicitó un permiso para tratar directamente con Mitre, lo que obtuvo el día 15 de noviembre. Para ello envió a M. Ruís Moreno, quien debía sugerir a Mitre que se llamase a una Convención para determinar la forma en que debían ser reinstalados los poderes públicos de la nación.

Mitre escuchó al delegado pero no aceptó lo propuesto ni estableció contrapropuesta alguna. Urquiza podía o aceptar el mando presidencial y continuar la guerra; unirse nuevamente a la lucha; o sacar definitivamente a su provincia del escenario de guerra.

Mitre solicitó a la Legislatura el día 25 que se le permita a Entre Ríos recuperar su soberanía y desconocer al estado nacional. El 1 se aprobó el pedido hasta que se estableciese la paz nuevamente.
Matanza de Cañada de Gómez. Marcha al interior

El 22 de noviembre, en las proximidades de C. de Gómez, cerca de Rosario, V. Flores sorprendió a la caballería nacional comandada por Virasoro, dormida. Ordenó la matanza de todos, a los que pocos lograron escapar.

Flores avanzó sobre Santa Fe y Rosas deja su territorio. El gobierno nacional, ante esta situación y la presión de las autoridades entrerrianas de devolver Paraná a la provincia, declara el 12 de diciembre de 1861, el receso del Poder Ejecutivo Nacional.

Mientras tanto Paunero se dirige hacia Córdoba.
Discusiones con el gobierno delegado de Buenos Aires

Mitre viajó desde Rosario para defender su política de conciliación ante su gabinete y todos los porteños, quienes se había endurecido en su decisión de arrasar a los caudillos, principalmente de Urquiza. De éste último logró Mitre que entre hasta su última pieza de artillería, aunque no consiguió que se deshaga de su ejército ni deje su cargo público.

A mediados de enero de 1862 se logró definitivamente la desmovilización de las fuerzas de ambas provincias. Sumado esto a la delegación de facultades de ambas provincias mas la de Santa Fe, contribuyeron a allanarle el camino hacia la presidencia.

El 19 de diciembre la Legislatura permitió a Mitre a llamar a un Congreso federal en base a la Constitución reformada.

Mientras tanto Paunero había entrado en Córdoba el 21 de diciembre con la directiva de reponer a las autoridades que Derqui había depuesto. En vez de esto, junto con el gobernador interino, Marcos Paz, instigaron hasta a los profesores federales. El clima de la provincia se volvió insosteniblemente tenso por causa de los enfrentamientos entre los mismos liberales lo que causó la renuncia de Marcos Paz, quien se dirigió hacia Tucumán (previo paso por Catamarca) por concejo de Mitre.

Paralelamente Sarmiento marchó como auditor de Paunero junto a las tropas de línea porteñas. Entró a San Luis sin mayor resistencia donde impuso en el gobierno a Justo Daract. Siguieron hasta Mendoza donde impusieron, también sin resistencia, a Luis Molinas.

En San Juan el gobernador huyó por lo que asumió el mando el presidente de la Legislatura, J. Sáa, quien le entregó el mando a Sarmiento el 9 de enero.
La guerra contra el Chacho Peñaloza

En enero de 1862, el general Ángel Vicente Peñaloza, estanciero de La Rioja, recibió un pedido de ayuda del general Navarro y del gobernador de Catamarca. Marchó con el autodenominado ejército del noreste y su presencia alejó momentáneamente a los Taboada, pero desconcertado por las noticias del país, se alejó de Tucumán, donde se encontraba en el poder José María del Campo, hasta tanto se aclarase el panorama. Se comunicó con el gobernador de San Juan, quien aceptó entrar en tratativas para dar tiempo a Paunero de tomar La Rioja y Catamarca.

Paunero invadió en tres columnas La Rioja por Córdoba, San Luis y San Juan.

Peñaloza logró burlar al general Arredondo y para el 3 de marzo logró retomar La Rioja. Tras algunos enfrentamientos donde Peñaloza sufrió varias bajas, no era completamente vencido. Para más, comenzaron a surgir movimientos en Catamarca, San Juan, Córdoba y San Luis, agregando a las preocupaciones de Paunero.

Sin embargo, el 24 de abril, Peñaloza decidió someterse al gobierno nacional, representado por Mitre, a cambio de una amnistía para todos sus hombres. El 29 de mayo se firmó la Paz de Banderita que puso un final momentáneo a la guerra riojana.
Hacia la instalación del Congreso

Varias provincias (Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, San Juan, Mendoza, Santa Fe) había imitado la ley cordobesa del 19 de diciembre de 1861 con respecto a la delegación de facultades a Mitre. Corrientes, La Rioja y San Luis le habían encargado sólo reunir el Congreso y ejercer las relaciones exteriores; Entre Ríos había limitado su autorización a la convocatoria del Parlamento, mientras Salta se adhirió a las nuevas autoridades. Faltaban sólo Mendoza y Jujuy.

Mientras en Buenos Aires, muchos comenzaron a pensar que leyes como la de Córdoba convertían a Mitre en un imitador de Urquiza.

Mitre presentó el 6 de febrero de 1862 en la Legislatura provincial un proyecto por el cual se autorizaba al gobernador a aceptar la delegación de las provincias y se lo facultaba a llamar al Congreso. Además se aceptaba que la tesorería de Buenos Aires pagase los gastos nacionales.

El 15 de marzo la Legislatura aprobó al gobernador para lo anterior. Mitre dispuso el 12 de abril que la autoridad delegada se ejercería bajo la denominación de “gobernador de Buenos Aires encargado del Poder Ejecutivo Nacional”. Sus actos como tal serían regulados y autorizados por los Ministros de Gobierno de Buenos Aires y se limitarían a la conservación de las relaciones exteriores y al mantenimiento del orden público.

Convocó para el 12, 13 y 14 de abril las elecciones a diputados y senadores en todas las provincias argentinas y fijó el 25 de mayo para el inicio de las sesiones del Congreso.

Inauguración de las sesiones

El 24 de mayo de 1862, ambas cámaras del Congreso Nacional se reunieron en el local de la Legislatura de Buenos Aires. La de diputados eligió como presidente a Pastor Obligado y el senado eligió a Marcos Paz quién renunciaría al poco tiempo, siendo reemplazado por Valentín Alsina.

Al día siguiente, en el discurso inaugural, Mitre declaró cumplida la misión y devolvió a las provincias los poderes en él delegados.

El 5 de junio el Congreso aprobó la conducta de Mitre. Inmediatamente se tocó el tema de la acefalía de la nación, por lo que se decidió que Mitre mantuviese las atribuciones delegadas hasta ahora, ejerciendo además todas las atribuciones anexas al Poder Ejecutivo1, hasta que el Congreso resolviese otra cosa2.

Se hizo evidente la necesidad de llamar a elecciones dentro de los tres meses de sancionado lo previo. La elección de electores para los cargos de presidente y vice se realizó conforme a la ley de 1859, excepto Buenos Aires que aplicó la propia de 1860.

Los comicios se llevaron a cabo entre el 27 de agosto y el 7 de septiembre. Mitre fue nombrado por unanimidad de 133 votantes. En cuanto a la vicepresidencia se disputaban el cargo Marcos Paz y Manuel Taboada, venciendo el primero.

El Parlamento dispuso que Mitre entrase en funciones inmediatamente. A su vez, puso a disposición de la nación las rentas de la aduana porteña, saldando definitivamente esta cuestión.
La “cuestión capital”

Volviendo a las sesiones del congreso, el junio se comenzó a tratar el tema de la capital nacional. Dos tendencias se mostraron: quienes creían que Buenos Aires debía federalizarse, con el mismo Mitre a la cabeza; y quienes consideraban que la capital debía estar en otro lado.

Surgieron como posibles sedes San Fernando, San Nicolás y Rosario.

La Comisión Constitucional y Extranjera de la Cámara de Diputados se inclinó por la federalización de la ciudad de Buenos Aires como una fórmula de transacción.

El apoyo que Mitre dio a esta idea provocó la acentuación de las divisiones en el partido liberal en dos grupos: el nacionalista, que tenía como lema anteponer la Nación a la provincia; y el autonomista, que sostenía los fueros de Buenos Aires por sobre los del país unificado.

Ante tales dicidencias, Mitre propuso la federalización “transitoria” de la ciudad so pena de no aceptar la presidencia si no se hacía de ese modo. Se aceptó lo por él propuesto por el periodo de 5 meses, pero se permitía al municipio provincial mantener su presencia en la Legislatura provincial y que administrara su banco, su ferrocarril y administrase su propia justicia.

El proyecto se aprobó el 30 de septiembre y se promulgó el 7 de octubre.


Medidas legislativas impulsadas por Mitre

  • Promovió la sanción de una ley que organizara el Poder Judicial.


Previamente a asumir el mando presidencial
A través del senador Elizalde, se promovió una ley que consideraba a todas las tierras fuera de los límites provinciales como nacionales, aunque hubiesen sido enajenadas por las provincias, desde el 1 de mayo de 1853. Se debía además fijar los límites de las provincias y elevar un informe sobre las tierras vendidas o gravadas por la Confederación.

  • Recepción de las aduanas, provinciales y de Buenos Aires, por el gobierno nacional.

  • La nacionalización del Ministerio de Guerra y Marina bonaerense.

  • La supresión de la Secretaría de Asuntos Nacionales, cuyo personal pasó a conformar el Ministerio de Interior.



1 Básicamente se lo nombra presidente provisional pero sin el título.

2 En este tema hubo un debate entre diputados y senadores: los primeros querían cumplir con el artículo 75 de la Constitución y elegir un presidente provisional de la Rep.; los senadores en cambio querían delegar el poder en Mitre.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional icon"Verrocchi, Ezio Daniel c/ Poder Ejecutivo Nacional Administración...

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconDerecho Constitucional Unidad 19 – Atribuciones del Poder ejecutivo...

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconEl presente proyecto tiene por finalidad expresar el enérgico rechazo...

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconConformación del poder ejecutivo en cuanto a estructura, duración y atribuciones
«santo», que deberá mandarlo cerrado por el ayudante de plaza al del Ejecutivo, para que de éste lo reciba el sargento mayor

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional icon[ esto es, investigar si el plexo de normas(corralito) dictadas en...

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconParticipación igualitaria de género en el poder judicial y en el poder ejecutivo

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconQue en el carácter invocado vengo a interponer accion de amparo contra...

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconEvolución del poder ejecutivo

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconComunicaciones Del Poder Ejecutivo

Encargado del Poder Ejecutivo Nacional iconTitulares del poder ejecutivo de méxico, 1821 – 1855






© 2015
contactos
ley.exam-10.com