Jurisprudencia de la provincia de buenos aires






descargar 155.09 Kb.
títuloJurisprudencia de la provincia de buenos aires
página1/4
fecha de publicación09.06.2016
tamaño155.09 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4




“B”

Causa nº (J.)

Reg. nº




REVISTA DE DERECHO DE DAÑOS 2009-1

JURISPRUDENCIA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

LA CULPA

Por Graciela Medina y Carlos García Santas
INDICE

  1. LA CULPA

1. NOCION DE CULPA

2. Caracteres: negligencia, imprudencia e impericia

3. Método para determinar la conducta culposa

4. Doble función de la culpa

5. La culpa omisiva

6. Fuerza mayor vs. culpa

7. Caso fortuito vs. culpa

8. La culpa civil y la culpa penal (arts. 1102 y 1103 del Cód. Civil)

9.Los grados de la culpa: Grave, leve y levísima

10. La culpa como eximente de responsabilidad civil (art. 1113 del Cód. Civil)

11.La culpa y las leyes de tránsito

12.La culpa concurrente

13. La culpa de la víctima

  1. alcance

  2. carga de la prueba de la culpa de la víctima (art. 1113 del Cód. Civil)

c) La denuncia del siniestro de un conductor a la aseguradora no hace prueba directa de la culpa de la víctima

II. LA CULPA EN LA ESFERA CONTRACTUAL

14.Cláusulas de irresponsabilidad por culpa

III. LA CULPA EN LA ESFERA EXTRACONTRACTUAL

IV. LA CULPA GRAVE

15. La culpa grave en materia de seguros

16. La culpa grave en la ley de seguros y en la ley de tránsito

17. Configuración de culpa grave por conducir ebrio

18. La culpa grave en el ámbito laboral

19. La culpa grave en los juicios ejecutivos

20. Prueba de la culpa grave

21. La culpa grave: oposición como defensa frente al tercero damnificado

V. LA CULPA EN LA RESPONSABILIDAD PROFESIONAL

22. La culpa médica

a) configuración

b) prueba

c) Las presunciones

d) error de diagnóstico. Culpa grave

23. La culpa del constructor

24. La culpa del banquero profesional

25. La culpa del abogado

VI. LA CULPA EN EL DIVORCIO

26. Prueba

27. Efectos

28. Indemnización

VII. LA CULPA EN CUESTIONES DE MEDIO AMBIENTE

VIII. LA CULPA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION

IX. LA CULPA DE LOS PADRES POR LOS DAÑOS CAUSADOS POR SUS HIJOS

X. CUESTIONES PROCESALES

29. Recurso extraordinario

30. La prueba de la culpa

31. Prueba de la culpa del fabricante

32. Carga de la prueba en casos de responsabilidad profesional
------------------------------



  1. LA CULPA

  1. Noción de culpa

La noción de culpa  es genérica en nuestro Código Civil, y parte de las líneas trazadas por el art. 512 del Código Civil, que tanto en el terreno contractual como en el cuasidelictual expone los extremos que la configuran: omisión de aquellas diligencias que exigiere la naturaleza de la obligación y que se correspondieren a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar.

SCBA, causa Ac. 87.541, 24/5/2006, "Rocoma, Berta María y Rodríguez María José contra Díaz, Mario Alberto. Daños y perjuicios", JUBA B23465

En el afán por encontrar una definición que nos permita comprender el alcance con el cual debe aprehenderse este huidizo concepto, y sin olvidar que su apreciación debe hacerse en concreto conforme art. 512 citado, la culpa consiste en "no prever o comprender lo que todos prevén o comprenden, omitir los cuidados más elementales; descuidar la diligencia más pueril, ignorar los conocimientos más comunes" .

SCBA, causa Ac. 87.541, 24/5/2006, "Rocoma, Berta María y Rodríguez María José contra Díaz, Mario Alberto. Daños y perjuicios", JUBA B23465

El concepto de culpabilidad consiste en el juicio de reproche que se presenta ante la violación de las exigencias de previsibilidad y prudencia en el obrar y la posibilidad para el agente de obrar de otro modo, evitando consecuencias dañosas para sí y para terceros. En síntesis, incurre en culpa quien omite las diligencias necesarias para prevenir las consecuencias previsibles del hecho propio.

CCC. 2ª., La Plata, sala 2, 4-11-2004, “Olivera Blanca Angelica c/ Belacci Julio s/ Daños y perjuicios”, JUBA B301334

Tiene dicho esta Corte que la culpa  del deudor consiste en la omisión de aquellas diligencias que exigiere la naturaleza de la obligación y que correspondiesen a las circunstancias de las personas, tiempo y lugar. La omisión de la conducta debida, positiva o negativa, para prever o para evitar un daño configura comportamiento culposo, se trate de cualquier clase de obligación.

SCBA, 10/12/2008, causa C. 91.792, "C. , J. A. y otro contra Dirección General de Escuelas y Cultura de la Provincia de Buenos Aires. Daños y perjuicios", JUBA B11159
La culpa, consiste en la omisión de la diligencia exigida por las circunstancias ( conf. art. 512 del Código Civil.

CCC. Moron, sala 1, 4-12-2003, “Dominguez Liliana c/ Empresa General San Martin y otros s/ Daños y Perjuicios”, JUBA B2300654
La culpa consiste en la omisión de la diligencia exigida por las circunstancias ( conf. art. 512 del Código Civil ), o sea, ambos conductores adoptaron una conducta que en la emergencia aparecía carente de prudencia ya que, conociendo o debiendo conocer el riesgo existente ( conf. art. 902 del Código citado ), y teniendo o debiendo tener la posibilidad de emitir un juicio acerca del peligro y de su propia capacidad y potencialidad material de impedirlo, asumieron voluntariamente una conducta contraria a las normas de previsibilidad y vienen obligados a responder solidariamente ( conf. art. 1109 del Código de fondo ), como coautores o partícipes culpables, ya que su obrar culposo viene conectado originando un daño único, pues " hay conexión causal entre un acto y un resultado cuando este acto ha contribuido ( no es exigible, por tanto, - anota - una causalidad única, lo cual no es imaginable ) de hecho a producir un resultado - esto es, ha sido una de las condiciones sine qua non de él - y, además, debía normalmente producirlo, conforme al orden natural y ordinario de las cosas ( conf. art. 901 del Código citado).-

CCC.Morón, sala 1, 4/12/03, “Dominguez Liliana c/ Empresa General San Martin y otros s/ Daños y Perjuicios”, JUBA B2300654
Es responsable el que observa una conducta que entraña una falta del deber de actuar con la diligencia y precaución que hubiera observado una persona cuidadosa, de acuerdo a las circunstancias de persona, tiempo y lugar ( art. 512 del Cód. Civil). Debe haber una expresa remisión a las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que el hecho se desarrolla, circunstancias que son variables de un caso a otro y que deberán ser evaluadas por los jueces en cada situación concreta; así entonces habrá culpa, por la que habrá de responder la demandada, si ha habido omisión de aquellas diligencias que exigiere la naturaleza de la obligación y que correspondiesen a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar; omisión de la conducta debida por la que se hubiera podido prever o evitar el homicidio que ha dado origen a esta causa.
CCC. San Isidro, sala 2, 22/8/2006, Causas 100.508 y 100.493 del 22-8-06 RSD: 180/06 “Alo, Edgardo c/ Pcia. De Bs. As. S/ ds. y ps.” Y “Alo, Edgardo c/ Tablado S/ ds. y ps.” www.casi.com.ar

2. Caracteres: negligencia, imprudencia e impericia

La culpa puede presentarse bajo tres facetas distintas: como "negligencia", cuando el sujeto omite cierta actividad que habría evitado el resultado dañoso, no hace lo que debe o hace menos; como "imprudencia", cuando por el contrario se obra precipitadamente, sin prever por entero las consecuencias en que puede desembocar ese actuar irreflexivo, es decir se hace lo que no se debe o más de lo debido y, por último, con especial referencia a los profesionales, como "impericia" o sea el desconocimiento de las reglas y métodos pertinentes, ya que es obvio que todo individuo que ejerce una profesión debe poseer los conocimientos teóricos y prácticos propios de la misma y obrar con la previsión y diligencia necesaria con ajuste a aquellos.

CCC. Quilmas, sala 2, 5-4-2001, “Viñolas Walter Jorge y ot. c/ Clinica Privada del Niño y La Familia SRL s/ Daños y perjuicios”, JUBA B2950906
La culpa puede presentarse bajo tres diferentes facetas: como negligencia, cuando el sujeto omite cierta actividad que habría evitado el resultado dañoso, no hace lo que debe hacer, o hace menos; como imprudencia, cuando por el contrario, obra precipitadamente sin prever por entero las consecuencias en que puede desembocar ese actuar irreflexivo, es decir, se hace lo que no se debe o más de lo debido; y por último, con especial referencia a las profesiones, como impericia, o sea el desconocimiento de las reglas y métodos pertinentes, ya que es obvio que todo individuo que ejerce una profesión debe poseer los conocimientos teóricos y prácticos propios de la misma y obrar con la previsión y diligencia necesarias con ajuste a aquéllos.
Aunque en sus formas de imprudencia o negligencia derivadas del hábito o connaturalización con el peligro emergente del trabajo, no matiza ni disminuye la responsabilidad del empleador en los términos de la acción especial tarifada, en el presente caso tampoco aparece revestida de jerarquía suficiente como para imputar a la víctima una interrupción, siquiera parcial, en la causalidad del daño.
CCC. San Isidro, Sala 2, causa 80.944 del 13-4-2000, “Alegre c/Buffalo S.A.”, www.casi.com.ar


  1. Método para determinar la conducta culposa

Lo diligente es adoptar un determinado conductismo, se lo dibuja en abstracto y luego se analiza, desde ese modelo, la conducta real del agente: si coinciden actuó con diligencia; si hizo menos, actuó con negligencia; si se desbordó, excedió el modelo, actuó con imprudencia; si no observó las reglas de su profesión u oficio actuó con impericia.-

CCC. Morón, sala 2, 25-10-1993, “Barrera, Roberto c/ Carnaghi, Lydia N. s/Ds. Y Ps.”, JUBA B2350580
Si adoptaron una conducta que en la emergencia aparecía carente de prudencia ya que, conociendo o debiendo conocer el riesgo existente ( conf. art. 902 del Código citado ), y teniendo o debiendo tener la posibilidad de emitir un juicio acerca del peligro y de su propia capacidad y potencialidad material de impedirlo, asumieron voluntariamente una conducta contraria a las normas de previsibilidad y vienen obligados a responder solidariamente ( conf. art. 1109 del Código de fondo ).

CCC.Morón, sala 1, 4/12/03, “Dominguez Liliana c/ Empresa General San Martin y otros s/ Daños y Perjuicios”, JUBA B2300654


Cuando existe la disposición de la ley cuyo cumplimiento se omite, basta con la omisión para que nazca la responsabilidad por el daño causalmente vinculado a aquélla. Si no la hay, será menester un análisis de las circunstancias de tiempo, persona y lugar. El primer supuesto es el de ilicitud por incumplimiento de la ley (art. 1066); el segundo, el de culpa conforme al art. 512 del C. Civil.

CCC. San Isidro, sala 2, Causa 102.328 del 28-2-07 RSD: 38/07 “Ifran c/ Paso del Toro s/ ds. y ps.”, www.casi.com.ar
4. Doble función de la culpa

La culpa tiene una doble función, como factor de atribución de responsabilidad, tanto contractual, como extracontractual -arts. 511, 1109 y 1107 del C. Civ.- y como eximente de responsabilidad, en los casos no ya de responsabilidad subjetiva, sino objetiva, como la que consagra el segundo párrafo, segunda parte del art. 1113 del Cód. Civ.

CCC. Morón, sala 2, 25-10-1993, “Barrera, Roberto c/ Carnaghi, Lydia N. s/Ds. Y Ps.”, JUBA B2350564
5. La culpa omisiva

Si la conducta de los facultativos fue omisiva e imperita -concepto que se inscribe dentro del más general de la culpa generadora de responsabilidad (art. ll09, Código Civil), ellos quedan colocados en la posición del deudor culpable, debiendo serles imputado a título de culpa -imputatio iuris- el daño causado a través de sus conductas, pues al haber omitido concretar las diligencias correspondientes a la naturaleza de su prestación asistencial, cabal e inhesitablemente, han faltado a su obligación (art. 512, Cód. Civil).-

CCC. 2ª., La Plata, sala 1, 28-12-2000 “V., M. A. c/ Hospital de Berisso y otro s/ Daños y perjuicios- Beneficio de litigar sin gastos”, JUBA B253957

6. Fuerza Mayor vs. Culpa

La fuerza mayor es una noción antitética de la culpa, al punto tal que puede decirse que ambos conceptos son mutuamente excluyentes, ya que en un caso sólo puede operar uno de los dos. El caso fortuito y la fuerza mayor no tienen que ver con la culpabilidad de un sindicado como responsable, sino con la causalidad. Se lo exime de responsabilidad, no por falta de culpabilidad sino por no ser el autor del daño, por inexistencia de causa entre éste y la conducta del agente.

CCC. Mercedes, sala 1, 15-6-2004, “Molinari, Gabriel Alejandro c/ Saborito, Rodolfo Humberto s/ Daños y perjuicios”, JUBA B600059

7. Caso fortuito vs. Culpa

No hubo inevitabilidad en el hecho si éste no habría sucedido si el demandado no obrara previamente con culpa, omitiendo las diligencias apropiadas (arts. 512, 902 C. Civil); esto es que si el daño tiene como antecedente una culpa del agente, el acontecimiento no es fortuito, ya que entra en la esfera de su actividad.
CCC. San Isidro, sala 2, Causa 101.216 del 23-11-06 RSD: 290/06 “Colombi c/ Microómnibus s/ daños y perjuicios”, www.casi.com.ar

8. La culpa civil y la culpa penal (arts. 1102 y 1103 del Cód. Civil)

El distinto tratamiento que el codificador dio a la sentencia condenatoria penal respecto de la absolutoria en los arts. 1102 y 1103 fue con el objeto de atribuirle efectos bien diferenciados; en especial, brindarle al juez civil un amplio margen para juzgar acerca de la culpa  de quien fuera sobreseído o absuelto, habiéndose dicho hasta el hartazgo que la culpa  civil y la penal se evalúan desde ópticas muy distintas. De ahí que, en realidad, corresponde hablar de responsabilidad civil, concepto  que comprende factores de atribución muy distintos de la culpa , cuestión sobre lo cual no hay discrepancia alguna hoy en día (Creus, Carlos, “Influencia del proceso penal sobre el proceso civil”, Rubinzal Culzoni, 1977, p. 95 y ss.).-

CCC. Mercedes, sala 1, 26/9/06, “Sturnich, Jorge A. c/Montes Vilchez, Jorge A. s/ds. Ps.” JUBA B600227

Más allá de la significativa omisión legal de mención a la culpa en el indicado art. 1103, el entendimiento se vincula ciertamente con "la diferente naturaleza y gradación de la culpa  penal y civil, en tanto la primera busca reprender al autor del hecho, mientras que la segunda propende a lograr una efectiva reparación del daño sufrido por la víctima; aunque las razones más sólidas que evidencian tal distinción pasen por dos aspectos relevantes: la inexistencia en el ámbito civil del principio "in dubio pro reo", verdadero bastión garantista, de cuño constitucional, del ámbito penal, y la existencia en la esfera civil de culpas presuntas y de responsabilidad sin culpa.

CCC. San Martín, sala 2, 22/6/06, “Gutierrez, Ramón A. c/Pérez, Lucas A. s/ ds. Ps.” JUBA B2003601
La responsabilidad penal y civil no se confunden, porque se aprecian con criterio distinto, y por consiguiente puede afirmarse la segunda aunque se haya establecido la inexistencia de la primera.
Esta conceptualización desploma la invocada influencia de la decisión penal recaída en éstos, anotando también que en aquellos casos en que la obligación de reparar el daño causado en sede civil tiene como sustento un factor objetivo (riesgo-garantía-equidad) la absolución penal carece de incidencia alguna, pues "la ley penal aprehende la conducta humana y la aprecia, a los efectos de terminar si promedia el dolo criminal o la culpa  que integra el supuesto de hecho de toda norma represiva; el mismo progreso del derecho penal radica en afianzar el principio de que la responsabilidad criminal debe ser aprehendida sobre la base de la demostración de ese elemento subjetivo del delito doloso o culposo. Por el contrario, la necesidad de propender a una concepción más humana y solidarista del derecho privado, tiende a que el causante de la fuente de riesgos, así como el que obtiene los beneficios, cargue con los perjuicios que son como el "correspondiente" de aquéllos. Lo "objetivo" prevalece aquí -a diferencia de los que ocurre en el ámbito penal- sobre lo subjetivo, persiguiéndose una sana y auténtica socialización del derecho privado". Por ello "puede el juez en lo penal haber declarado que ninguna culpa  se ha comprobado en el dueño o guardián de la cosa dañosa; aún más, puede el imputado haber demostrado en sede penal su más exquisita diligencia, y no obstante ello surgir la responsabilidad..., bastando que se acredite la causalidad en el "standard" jurídico establecido en el art. 901 Cód. Civil.
Por tanto, en virtud de los fundamentos de la sentencia absolutoria recaída ha de concluirse en que la misma no comporta cosa juzgada en relación a este proceso civil, adicionando a ello que la subsunción del hecho dañoso en las pautas de la responsabilidad objetiva, que prescinde de la "culpa" para abastecerse en la causalidad, profundiza la inoperatividad de la misma (arg. arts 901 y 1113 apartado segundo última parte del Cód. Civil).

CCC. San Martín, sala 2, 22/6/06, “Gutierrez, Ramón A. c/Pérez, Lucas A. s/ ds. Ps.” JUBA B2003601

En definitiva, que no se había probado la culpa  específica del tipo penal homicidio culposo. Si ello es así, ningún impedimento existe para que en sede civil se analice la responsabilidad del demandado, desde que, aún cuando el factor de atribución sea la culpa  (art. 1109 C.C.), ésta se mide desde parámetros muy distintos que la penal.

CCC. Mercedes, sala 1, 26/9/06, “Sturnich, Jorge A. c/Montes Vilchez, Jorge A. s/ds. Ps.” JUBA B600227

La responsabilidad del demandado por los daños ocasionado al actor merced a su caída en la zanja en cuestión, y la relación de causalidad entre tales daños y su accionar no puede cuestionarse en razón de la condena contra él dictada en sede penal ( art. 1102 del Cód. Civil). Así entonces mediando condena penal del demandado, en virtud de la regla del art. 1102 del Cód. Civil, no puede examinarse el supuesto de su exención total de responsabilidad previsto por el art. 1113, 2º párr., 2ª parte, del C.C.; no obstante es dable acreditar la culpa de la víctima o la de un tercero, y ello puede gravitar para eximir parcialmente de responsabilidad al demandado, siempre, además, que aquélla influyera causalmente en la producción del daño, lo que en el caso no ha sucedido.
CCC. San Isidro, sala 1, 23-11-04, “Gorlero c/ De La Puente s/ ds. y ps.” , www.casi.com.ar

En aquellos casos en que la obligación de reparar el daño causado en sede civil tiene como sustento un factor objetivo (riesgo-garantía-equidad), la absolución penal carece de incidencia alguna, pues "la ley penal aprehende la conducta humana y la aprecia, a los efectos de terminar si promedia el dolo criminal o la culpa que integra el supuesto de hecho de toda norma represiva; el mismo progreso del derecho penal radica en afianzar el principio de que la responsabilidad criminal debe ser aprehendida sobre la base de la demostración de ese elemento subjetivo del delito doloso o culposo. Por el contrario, la necesidad de propender a una concepción más humana y solidarista del derecho privado, tiende a que el causante de la fuente de riesgos, así como el que obtiene los beneficios, cargue con los perjuicios que son como el "correspondiente" de aquéllos. Lo "objetivo" prevalece aquí -a diferencia de los que ocurre en el ámbito penal- sobre lo subjetivo, persiguiéndose una sana y auténtica socialización del derecho privado".

CCC. San Martín, sala 2, 22/6/06, “Gutierrez, Ramón A. c/Pérez, Lucas A. s/ ds. Ps.” JUBA B2003600
Para configurar la acusación calumniosa, entre otros supuestos, es menester la falsedad del acto denunciado, su conocimiento por parte del acusador y la existencia del dolo (doct. art. 1090, Código Civil). Tal aviesa intención de afirmar en las denuncias algo que es falso no resulta comprobado en la causa -tampoco se instó la acción penal al respecto-, ni se acreditó los artificios, astucia o marquinación empleados con esa finalidad (art. 931, Código Civil). Cierto es que la falta de tal presupuesto, que impide estimar la existencia de dolo delictual, no enerva la posibilidad de que surja la responsabilidad de los demandantes en base a su culpa, como cuasidelito en los términos del art. 1109 del Código Civil -acusación o denuncia culposa-, pero aún en tal caso, se impone la carga de la prueba de la culpa extracontractual a quien ejerce la pretensión indemnizatoria (arts. 1067, 1109 cód. cit.), pues no se trata de ninguna de las situaciones en las que ella se presume y tal carga se invierte (arts. 1113, 2da. parte, 1 er. párr y 1127 Código Civil). Mas ni el hecho de haber sido el imputado sobreseido definitivamente -que bien puede equipararse a la absolución- ni la existencia de varias denuncias, constituyen por sí solas circunstancias demostrativas de la responsabilidad que se atribuye a los accionados.

CCC. 2ª., La Plata, sala 1, 21-10-2004, “H. H. J. C/B. F. A. s/ds. Y ps.”, JUBA B255426

Tanto la existencia del hecho principal constitutivo del delito como la culpa del condenado, son elementos vinculantes para la jurisdicción civil. La autoridad de cosa juzgada que emana de la sentencia penal de condena alcanza no sólo al hecho principal sino también a las circunstancias en que se cometió y que fueron meritadas por el juez de la causa. Y ello así porque debe evitarse el escándalo jurídico que se produciría si distintos jueces arribaran a pronunciamientos contradictorios. Por ello, la sentencia penal condenatoria tiene efectos de juzgada en sede civil, razón por la cual el juez interviniente en la acción civil destinada a obtener una indemnización por los daños causados por el delito no puede afirmar que el hecho ocurrió de forma distinta a lo que se resolvió en los estrados penales, toda vez que la indiscutibilidad del fallo penal condenatorio alcanza no sólo a la existencia del ilícito y la condena de su autor, sino también a las circunstancia que rodean el hecho. Puede el sentenciante civil variar el porcentaje responsabilidad atribuido, mas no rechazar la demanda, por haberse juzgado ya en el fuero penal las circunstancias que demuestran la que le cabe al accionado.

CCC. Dolores, 27-11-2007, “Martig Esteban Raul c/ Acuña Analía y/o Lahurna Lucio Daniel y/o quien resulte propietario y/o civilmente responsable dominio VQW y/o otro s/ Daños y perjuicios”, JUBA B951095

El distinto tratamiento que el codificador dió a la sentencia condenatoria penal respecto de la absolutoria en los arts. 1102 y 1103 fue con el objeto de atribuirle efectos bien diferenciados; en especial, brindarle al juez civil un amplio margen para juzgar acerca de la culpa de quién fuera sobreseído o absuelto, habiéndose dicho que la culpa civil y la penal se evalúan desde ópticas muy distintas. De ahí que, en realidad, corresponde hablar de "responsabilidad civil", concepto que comprende factores de atribución muy distintos de la culpa, cuestión sobre lo cual no hay discrepancia.

CCC. Mercedes, sala 1, 26/9/06, “Sturnich, Jorge A. c/Montes Vilchez, Jorge A. s/ds. Ps.” JUBA B600227

En el orden civil, aún la conducta ofensiva culpable engendra la obligación de resarcir el daño causado, porque la protección civil del honor es más amplia que la penal; puede incluso atender a casos de ataques por culpa o negligencia, lo que obliga a la reparación

CCC. Lomas de Zamora, sala 1, 13-5-2003, “Rossney, Guillermo José c/ Mariño, Osvaldo Alberto s/ Daños y perjuicios”, JA 2003 III, 370
Mediante sentencia condenatoria en sede penal no puede discutirse -en el ámbito civil- ni la existencia del hecho principal ni discutirse la culpa del condenado (art.1102 Cód.Civ.), lo que no obsta examinar su eventual participación causal en el accidente de tránsito.

CCC. Azul, sala 2, 9-11-2000, “Lecuona, Hugo c/ Oroná, Eriberto Gustavo y otros y Recci Iris Perla y otra c/ Oroná Eriberto Gustavo y otros s/ Daños y Perjuicios”, LLBA 2001, 1223
El artículo 1102 del Código Civil es claro al disponer que “después de la condenación del acusado en el juicio criminal no se podrá contestar en el juicio civil la existencia del hecho principal que constituya el delito, ni impugnar la culpa del condenado”, toda vez que esa norma indica cuál es el valor de la cosa juzgada que tiene la sentencia penal en el proceso civil donde se ventilan las consecuencias del mismo hecho, relacionadas con el perjuicio sufrido por el damnificado, que abarca tanto la existencia del hecho constitutivo del delito como la culpabilidad del indicado como autor del mismo.

CCC. San Isidro, sala 1, “Domínguez, Miriam E. c/ Agorio, Diego H. y ot. s/ daños y perjuicios”, Causa N° 92.748, 19/8/03, Reg. 588 bis, Revista del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Departamento Judicial de San Isidro, n° 14, 2004, p. 191.
Si bien mediando condena penal del demandado, en virtud de la regla del art. 1102 del Cód. Civil, no puede examinarse el supuesto de su exención total de responsabilidad previsto por el art. 1113 del C. Civil, en cambio es dable acreditar la culpa de la víctima, y ello puede gravitar para eximir parcialmente de responsabilidad al demandado, siempre que aquélla influyera causalmente en la producción del daño.
No obstante, los hechos tenidos por probados y las circunstancias tenidas por demostradas en la sentencia penal son irrevisibles en juicio civil. Ello significa que hay cuestiones de las que se estiman como esenciales para resolver lo sometido al juez penal, datos fácticos verificados por éste, a los que el juez civil debe atenerse, porque sería un escándalo jurídico contradecir comprobaciones de hecho formuladas en una sentencia firme. Si un hecho está reconocido en una sentencia con valor de cosa juzgada o que constituye prejudicialidad, no solamente no necesita otra prueba, sino que otra prueba no podría desvirtuar tal calidad. Y en ese sentido, estableció la Suprema Corte que el 'hecho principal' no es el mero hecho del accidente, sino también las circunstancias que lo rodearon, y que la autoridad de la cosa juzgada que emana de la sentencia penal firme alcanza no solamente al hecho de la producción del accidente origen de los daños y perjuicios reclamados, sino también a las circunstancias en que el ilícito se ha consumado-

CCC. San Isidro, sala 2, 30/8/2007, Márquez Jorge y ot c/ Gastaldo María y ot s/ daños y perjuicios y Gastaldo María y ot c/ Fetter Oscar y ot. s/ daños y perjuicios”, Causas 103.476 y 103.477, www.casi.com.ar
Aunque mediando condena penal del demandado, en virtud de la regla del art. 1102 del Cód. Civil, no puede examinarse el supuesto de su exención total de responsabilidad previsto por el art. 1113, 2º párr., 2ª parte, del C.C., en cambio, es dable acreditar culpa de la víctima, y éllo puede gravitar para eximir parcialmente de responsabilidad al demandado, siempre, además, que aquélla influyera causalmente en la producción del daño.

CCC. San Isidro, sala 2, Causa 100.852 del 7-11-06 RSD: 266/06 “Zelaya c/ Gosetti s/ ds. y ps.” , www.casi.com.ar
Ha establecido la Suprema Corte Federal que las sentencias que en ambos procesos pueden dictarse responden a distintas esferas jurisdiccionales y tienen por fin, en general, la tutela de bienes jurídicos diferentes (C.S.J.N. 22-2-83 en E.D. 103, 513). Además tiene dicho el cimero Tribunal que “…la autoridad de cosa juzgada reconocida por el art. 1103 cit. queda limitada a la materialidad de los hechos y a la autoría, sin comprender las valoraciones subjetivas que hacen a la apreciación de la culpa (C.S.J.N., “Vega Miguel Ricardo y otro c/Clínica Privada Urday y otro” del 13/8/98)”. De ello se sigue la libertad de investigación y resolución que este fuero conserva en torno al accidente ocurrido

CCC. San Isidro, sala 2, Causa 96.001 del 3-3-05 RSD: 22/05 “Martinez y Parra c/ Fischer s/ ds. y ps.”, www.casi.com.ar
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconJurisprudencia de la provincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconJurisprudencia de la provincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconResponsabilidad penal influencia sobre la responsabilidad civil:...

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires icon"defensor del pueblo de la provincia de buenos aires c/ sindicato...

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconProvincia de buenos aires

Jurisprudencia de la provincia de buenos aires iconEl gobernador de la provincia de buenos aires






© 2015
contactos
ley.exam-10.com