9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos






descargar 118.38 Kb.
título9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos
página1/4
fecha de publicación08.06.2016
tamaño118.38 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4

III. GUERRA CIVIL Y DICTADURA FRANQUISTA, 1936-1975.
9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos.

La Guerra Civil terminó el 1 de abril de 1939, siendo ganada por el bando del general Franco (sublevados en julio de 1936). A partir de 1939 y hasta 1975 los vencedores impusieron una dura dictadura, sin concesiones al vencido, dirigida por Franco, que sólo terminó con la muerte del dictador. Podemos diferenciar dos etapas en la Dictadura de Franco: la primera abarca desde el fin de la Guerra Civil (1939) hasta 1959. Y la segunda se extiende desde 1959 hasta 1975, año del fin del régimen. Este tema trata sobre la primera etapa.





  1. Aspectos políticos

A.- Fundamentos ideológicos y políticos

El nuevo régimen instaurado tuvo desde un principio unos fundamentos ideológicos muy claros:

  1. Concentración del poder político en Franco. La "adhesión inquebrantable" al Caudillo fue el elemento clave de todo el edificio político del franquismo.

  2. Anticomunismo. Este factor fue clave desde el inicio de la Guerra Civil.  La guerra fría entre EEUU y la URSS dese 1945 hizo que el régimen franquista reforzara aún más este aspecto para ser aceptado en el mundo occidental.

  3. Antiparlamentarismo y antiliberalismo. El franquismo siempre se mostró contrario a las libertades políticas.

  4. Nacionalcatolicismo.  La Iglesia fue la gran legitimadora de la dictadura franquista. A cambio dominó la vida social y la educación. Una estricta moral católica en lo público y en lo privado se impuso en el país.

  5. Defensa de la "unidad de la Patria".  Negativa a cualquier autonomía política de las regiones y fomento del castellano como única lengua española. La prohibición de las otras lenguas peninsulares fue estricta en los primeros momentos para, posteriormente, evolucionar hacia una cierta tolerancia.

  6. Tradicionalismo. La idea de España que defendió la dictadura se basó en raíces históricas a menudo adulteradas (La Reconquista, el Imperio, Defensa del Catolicismo)

  7. Militarismo.  Preponderancia social del estamento militar (desfiles, uniformes, himnos, bandera...)

  8. Rasgos fascistas: símbolos y uniformes, exaltación del Caudillo, violencia como medio político. Los aspectos externos más comprometedores (saludo fascista) fueron atenuados tras la derrota de Hitler y Mussolini en 1945.

En cuanto a las bases políticas del régimen, la dictadura basó su sistema político en la estricta prohibición de los partidos políticos, unida a una brutal represión contra los que habían apoyado a la República. En 1937 se había establecido el partido único, la  Falange Española Tradicionalista de las JONS, que vino a denominarse el Movimiento Nacional.

Sin embargo, dentro del régimen, bajo una completa subordinación al Caudillo, hubo diferentes familias políticas, es decir, grupos con diversa sensibilidad política, que trataron de influir en las decisiones tomadas por Franco; aunque siempre jugaron un papel secundario:

  • Falangistas: la Falange no tenía nada que ver con el pequeño grupo fascista creado por José Antonio Primo de Rivera. Ahora los falangistas se hallaban integrados en el partido único bajo el liderazgo absoluto de Franco. Su principal función fue el control de la vida social y económica del país a través de diversas instituciones del régimen: el Frente de Juventudes, la Sección Femenina, y la Organización Sindical. La Falange jugó un rol importante en los primeros momentos de la dictadura. Tras la derrota de las potencias fascistas del Eje en 1945 pasó a tener un papel más secundario.

  • Militares: tuvieron prestigio y poder político, pero estuvieron completamente subordinados a Franco. Algunos de los más importantes colaboradores del dictador, como Carrero Blanco, fueron militares.

  • Católicos: muchos cuadros y dirigentes de la dictadura procedieron de instituciones religiosas como el Opus Dei. Ya en la segunda parte del franquismo, tras el Concilio Vaticano II, se produjo un distanciamiento entre la dictadura y parte de la Iglesia.

  • Monárquicos: tras el final de la guerra, los carlistas jugaron un papel secundario, desapareciendo como fuerza política relevante. Pese a que Franco se negó a ceder la jefatura del Estado a Don Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII y padre de Juan Carlos I, muchos monárquicos colaboraron con la dictadura, especialmente en los primeros años del régimen.

B.- Evolución política y coyuntura internacional

El dictador, que concentraba todo el poder, asumió la función constituyente. Poco a poco el régimen fue aprobando diversas Leyes Orgánicas, que configuraron las Leyes Fundamentales:

  • Fuero del Trabajo, 1938: Prohibición de los sindicatos libres. Siguiendo el modelo fascista, la  Organización Sindical Española se configuró como un sindicato único controlado por la Falange. 

  • Ley Constitutiva de las Cortes, 1942: Cortes elegidas por sufragio indirecto basado en diversas corporaciones:  la familia, el municipio, y el sindicato. En la práctica, eran unas elecciones totalmente amañadas y los representantes elegidos eran los que deseaba el régimen. 

  • Fuero de los Españoles, 1945: Teórica declaración de derechos y deberes impregnada de la mentalidad tradicionalista y católica. No supuso ningún reconocimiento real de derechos políticos o sociales.

  • Ley de Referéndum Nacional, 1945: Esta ley permitía al Jefe del Estado convocar plebiscitos para que el pueblo, en un marco de ausencia de libertades, refrendara una ley.

  • Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado, 1947: España fue declarada "reino" y Franco se reservó el poder de proponer su futuro sucesor. Se crea el Consejo del Reino y el Consejo de Regencia. Esta ley constituyó una gran decepción para los monárquicos que soñaban con que Franco propiciara la vuelta al trono de los Borbones en la figura de D. Juan de Borbón.

  • Ley de Principios del Movimiento Nacional, 1958: Establece unos principios rectores del ordenamiento jurídico franquista. Reproducía y afirmaba los viejos valores del régimen: el antiliberalismo, fuerte centralismo y nacional catolicismo. La ley se publicaba en un momento de apertura del régimen hacia el exterior, pero en ella se reafirmaban los principios del régimen dictatorial.

La Ley de Responsabilidades Políticas de 1939 fue la herramienta jurídica utilizada para la dura represión que llegó al final de la guerra. El número de prisioneros políticos fue tan grande que se tuvieron que habilitar campos de concentración a lo largo de todo el país. Las ejecuciones se contaron por decenas de miles. Otras leyes en la misma línea fueron: la Ley de Depuración de Funcionarios Públicos (1939), la Ley para la Represión de la Masonería y el Comunismo (1940) y la Ley de Seguridad del Estado (1941). Todas ellas permitieron depurar de sospechosos la Administración Pública, la Universidad y la enseñanza en general. Además se controlaron todos los medios de comunicación, desde los que se hacía una constante propaganda del régimen. La represión de la posguerra propició un clima de terror generalizado entre gran parte de la población. Especialmente en las ciudades, las zonas industriales y el sur del país. Este terror explica la debilidad de la oposición durante años, que se centró en: 

- La oposición monárquica: seguidores de Don Juan de Borbón y defensores de la restauración monárquica, que se manifiesta claramente después de finalizada la Segunda Guerra Mundial. La ley de Sucesión de 1947 consiguió neutralizar esta oposición. En 1948, D. Juan acepta que su hijo, Juan Carlos, se eduque en España.

- La oposición de los partidos y sindicatos obreros en el medio rural se manifestó mediante la lucha armada de los guerrilleros o "maquis" formado por combatientes republicanos de la Guerra Civil, que huyendo de la represión se refugiaron en las zonas de monte. Las acciones guerrilleras se intensificaron tras la derrota del Eje en 1945. La dura represión de estos años y el final de las esperanzas de una intervención exterior llevaron a que en 1948 el PCE renunciara a la lucha armada y llamara a los guerrilleros a abandonar el país. En 1950 desaparece este movimiento.

- Los partidos y sindicatos obreros en el ámbito urbano, tras sufrir una dura represión durante la guerra y la posguerra que desmanteló los cuadros políticos y sindicales de la izquierda, organiza las primeras huelgas en 1946-47. Fueron duramente reprimidas y la oposición siguió silenciada. En 1951, el boicot a los tranvías de Barcelona por la subida de tarifas constituyó la primera protesta de masas en la historia del franquismo. Pero hay que esperar hasta 1956-58 para ver reaparecer fuertes movilizaciones obreras en las zonas industriales del País Vasco y Asturias. En las huelgas de la minería asturiana de 1957-58 comenzaron a surgir comisiones de trabajadores que fueron el germen del futuro sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.)

- La protesta universitaria tiene en esta etapa su punto culminante en los incidentes de la Universidad Complutense de Madrid en 1956 con enfrentamientos entre los estudiantes y los falangistas del SEU (Sindicato Español Universitario). Estos incidentes mostraron la aparición de una nueva generación, formada esencialmente por los hijos de los vencedores, que iniciaba su oposición a la dictadura. Muchos de ellos crearon el Frente de Liberación Popular (FELIPE) que tuvo una cierta importancia hasta 1961.

Los diferentes grupos políticos que habían tenido relevancia antes y durante la guerra se adaptaron de diferente forma a la dura represión del franquismo y a la evolución de la sociedad española. Mientras que el PSOE se convirtió en un partido débil y dividido entre sus dirigentes del exilio y del interior, el PCE pasó a constituirse en el principal partido de la oposición, con una fuerte estructura clandestina. Mientras los anarquistas, así como los republicanos, prácticamente desaparecieron.

La Política Exterior

La alianza con las potencias fascistas durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El 7 de abril de 1939, recién acabada la guerra, Franco hizo pública su adhesión al Pacto Antikomintern, el acuerdo anticomunista que asociaba a la Alemania nazi, la Italia fascista y Japón. En octubre de 1940, tras la invasión nazi de Francia, tuvo lugar la entrevista entre Franco y Hitler que a punto estuvo de meter a nuestro país en el conflicto mundial. Finalmente no fue así. Hitler no aceptó las ambiciosas pretensiones de Franco sobre el Marruecos francés y la incorporación a la guerra de un país exhausto no era de gran interés para el Eje. Sin embargo, para mostrar su apoyo a las potencias fascistas, en 1941 España envío a la División Azul a luchar junto a las tropas nazis en el frente ruso.

Las derrotas del Eje hicieron que, a partir de 1942, Franco comenzara un cauteloso giro en su política internacional buscando la conciliación con los países aliados. La destitución de su cuñado Serrano Súñer, excesivamente germanófilo para los nuevos tiempos, muestra este cambio de actitud.

El aislamiento internacional y los cambios dentro del régimen (1945-1952)

En 1946 la Asamblea General de las Naciones Unidas votó contra el ingreso de España. La dictadura de Franco era considerada aliada de las potencias fascistas recién derrotadas. A esta condena internacional siguieron años de aislamiento económico y político, aunque  EEUU trataba de no romper completamente con un régimen que podía ser su aliado en la recién iniciada guerra fría. Pese a ello, España no recibió ninguna ayuda del Plan Marshall, ni fue admitida en la OTAN.

Mientras tanto, la dictadura trató de lavar su imagen internacional, reduciendo el protagonismo de los falangistas y de todos los símbolos (saludo fascista...) que recordaran a las potencias del Eje, y aprobando el Fuero de los Españoles y la Ley de Referéndum. Paralelamente, los católicos obtenían mayor presencia en la dictadura. El apoyo de la Santa Sede era esencial para salir del aislamiento internacional. Así durante este periodo sólo permanecen en España los embajadores de Argentina (Perón), Portugal (Salazar) y del Vaticano.

El fin del aislamiento: el acuerdo con los EE.UU.(1953-59)

Se puede afirmar que el inicio de la guerra fría permitió la pervivencia del régimen de Franco. La hostilidad hacia la URSS provocó un  giro en la posición internacional norteamericana. En el interior de EE.UU. eran los tiempos de la histeria anticomunista propiciada por el senador  McCarthy.

En 1950, la ONU, a instancias de EEUU, recomendó el fin del aislamiento diplomático de España. En 1953 se firmaron los Acuerdos bilaterales con los Estados Unidos, que permitieron la instalación de bases militares norteamericanas en España en Torrejón de Ardoz, Zaragoza, Morón y Rota. A cambio España recibió una ayuda económica norteamericana no comparable a la que recibieron otros países europeos con el Plan Marshall. También en 1953 se firmó el Concordato entre España y la Santa Sede, en el que se apoyaba la importancia de la Iglesia en la enseñanza. En 1955 España fue admitida en la ONU y en 1958 en el Fondo Monetario Internacional, aunque no consiguió integrarse ni en la Comunidad Económica Europea ni en la OTAN.


  1. Aspectos económicos

Tras la Guerra Civil se abrió un periodo de recesión económica que durará hasta mediados de los años cincuenta. Fue un tiempo de profundo estancamiento económico. La economía estuvo muy protegida, el mercado apenas funcionó, el Estado asumió un fuerte protagonismo en la producción y un único sindicato agrupó obligatoriamente a empresarios, técnicos y trabajadores. Hasta los años 50 se practicará una política autárquica, coincidiendo con la etapa de la Segunda Guerra Mundial y el aislamiento, y después de los años 50 comenzará una cierta recuperación económica y se pondrá en marcha el Plan de Estabilización (1959) que preparará a la economía española para el desarrollo de los años 60.

A.- La política autárquica:

Con las medidas autárquicas se pretendía alcanzar el mayor grado de autoabastecimiento y autosuficiencia. Para conseguirlo se estableció una fuerte intervención del Estado en la economía. Las actividades productivas estuvieron controladas por el gobierno que mediante leyes determinaron: distribución, consumo, salarios, precios, comercialización e inversión. Las medidas más importantes fueron:

  • Limitación de las importaciones y protección de las industrias españolas a través de subvenciones y ventajas fiscales.

  • Organización de la producción y distribución de cereales. Se obligaba al productor a vender toda su cosecha a un organismo oficial, el Servicio Nacional del Trigo, que fijaba el precio y vendía el producto.

  • Implantación de un sistema de racionamiento de los productos de consumo de primera necesidad para evitar el hambre. Este sistema duró hasta 1952.

  • En 1941 se creó el Instituto Nacional de Industria (INI). Su objetivo era impulsar la industrialización del país creando un grupo de empresas públicas controladas por el Estado: Ensidesa, Endesa, Iberia y Aviaco. Muchas empresas estatales sobreprotegidas no pudieron competir y resultó difícil exportar su producción. En ese mismo año se creó RENFE y se nacionalizó toda la red ferroviaria española.

Esta política autárquica provocó los “Años del hambre” (años cuarenta y primera mitad de los cincuenta), caracterizados por:

  • El descenso de la renta per cápita, que supone un descenso del nivel de vida, bajos salarios y hambre generalizada.

  • El retroceso de la producción industrial debido a la falta de materias primas, capitales y maquinaria, que sólo podían conseguirse a través de la importación.

  • Una elevada inflación provocada por la excesiva emisión de moneda.

  • Déficit comercial provocado por la nula competitividad.

  • Aparición del mercado negro o estraperlo de todo tipo de productos. El "estraperlo" se convirtió para muchos en el único medio para adquirir bienes necesarios y para unos pocos en la  forma de enriquecerse rápidamente

  • Una corrupción generalizada. El sistema se basó en la "recomendación", en tener contactos con los burócratas del régimen que facilitaran la dura vida de la época.

  • Los grupos sociales que habían contribuido a la victoria en la guerra (latifundistas, grandes empresarios y alta burguesía financiera) se vieron favorecidos por el régimen.

B.- Recuperación y apertura económica. Plan de Estabilización.

A principios de los años 50 comenzó una fase de pequeña recuperación económica, especialmente a partir de 1953 con la ayuda financiera norteamericana y con el cambio de política económica, manifestado en el decreto de libertad de precios y circulación de artículos de 1952 con el que se terminaba el racionamiento.

A mediados de los 50 el crecimiento, especialmente en el sector secundario, se aceleró; sin embargo en 1957 el Estado se encontraba al borde de la suspensión de pagos y casi en la bancarrota. En ese mismo año Franco realizó cambios importantes en el gobierno y nombró ministros a miembros del Opus Dei, conocidos como los tecnócratas. Estos diseñaron un conjunto de medidas legislativas encaminadas a la reforma económica llamadas Plan de Estabilización (1959). Sus objetivos eran abandonar el sistema autárquico y modernizar, liberalizar, racionalizar y sanear la economía nacional.

Estas disposiciones fueron:

  1. Devaluación de la peseta para fomentar las exportaciones.

  2. Limitación del gasto público

  3. Congelación salarial.

  4. Incremento de impuestos.

  5. Concesión de facilidades a la inversión de capital extranjero.

Este Plan de Estabilización tuvo a corto plazo efectos beneficiosos, como reducir la inflación y salvar al país de la bancarrota; pero también tuvo efectos negativos, como la disminución del nivel de consumo y crecimiento del paro. En conjunto resultó un éxito porque racionalizó las empresas y puso las bases para el desarrollo de los años 60.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconSe informen sobre los aspectos económicos y políticos

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconAspectos importantes políticos, económicos y social del imperio de...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconAspectos económicos y sociales del porfiriato

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconLa dictadura de primo de rivera: orígenes y planteamientos políticos,...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconCuando se refiere a los factores políticos, sociales, económicos,...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconLos derechos humanos son derechos derivados de las necesidades y...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos icon16. 2 Los gobiernos democráticos (desde las elecciones de marzo de...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconIii informe Periódico del Estado de Guatemala al Comité de Derechos...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconAnaliza y compara las principales características de algunas revoluciones...

9. La España de la posguerra, 1939-1959: aspectos sociales, políticos y económicos iconUnidad tiempos de confrontación en españA (1902-1939)






© 2015
contactos
ley.exam-10.com