Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14






descargar 105.3 Kb.
títuloConsecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14
página1/5
fecha de publicación08.06.2016
tamaño105.3 Kb.
tipoBibliografía
ley.exam-10.com > Ley > Bibliografía
  1   2   3   4   5
Universidad de San Carlos de Guatemala

Facultad de Ciencias Económicas

Plan fin de semana 4to. Semestre Salón 104 escudo_usac_transparente_web.png

Curso Problemas Socioeconómicos de Guatemala

Lic. Hugo René Guzmán Maldonado

TEMA:

Causas de la Violencia Contra los Niños y su Inserción Temprana en los Procesos Delictivos

Integrantes: Carne No.

Edith Andrea López Cruz (Coordinadora) 200912966

Brenda Dávila de La Cruz 200812106

Hilda Mariela Paredez Márquez 200315377

Wilmar Joel Alvarez Juárez 199914947

Gladis Ivon Hernandez García 200516382

Jenniffer Johanna Mayorga Villeda 200321190

Mynor Vladimir Ríos López (Expositor) 200811710

INDICE:

Introducción 1

Causas de la violencia contra los niños y su inserción temprana en los procesos delictivos 2

Qué es el maltrato infantil 2

Tipos de maltrato 9

Maltrato infantil y violencia callejera en los jóvenes 10

Trabajo infantil 11

Consecuencias del maltrato hacia los niños y niña 12

Consecuencias para la salud 13

Consecuencias psicológicas 14


Dificultades sociales 15

La delincuencia juvenil y la criminalidad adulta 16

Ley sobre maltrato de menores 18escudo_usac_transparente_web.png

Educación para el desarrollo futuro de niños y niñas 22

Acciones contra la violencia 23

Conclusiones 24

Anexos 25

Bibliografía 27

INTRODUCCIÓN

En los últimos quince años, las regiones norte de Centroamérica – Guatemala, El Salvador y Honduras – presentan un acelerado crecimiento de violencia y criminalidad. Según cifras oficiales, Guatemala presenta una tasa de homicidios de 44.2 por cada cien mil habitantes. La cifra es alarmante y rebasa el promedio de homicidios que ocurren en otros países de Latinoamérica. Esta situación de violencia, asociada a múltiples factores históricos, políticos y sociales, contribuye a hacer de la violencia un medio utilizado por muchos sectores y actores para mantener y ganar poder, resolver conflictos y beneficiarse económicamente. Los gobiernos de estos países, generalmente, atribuyen el crecimiento de la violencia y la criminalidad a la expansión del crimen organizado, el tráfico de droga, armas y personas hacia los Estados Unidos, así como a la proliferación de las maras y pandillas juveniles. Sin embargo, en diversas ocasiones, es difícil establecer con certeza el origen de los actos violentos y criminales debido a que las autoridades no investigan ni esclarecen los hechos, quedando la mayoría de éstos impunes.escudo_usac_transparente_web.png

Esta situación de violencia y criminalidad, acrecentada por noticias sensacionalistas publicadas en varios medios de comunicación, causa temor y preocupación en la ciudadanía. Uno de los grupos sociales más afectados por la violencia y criminalidad es el de las niñas, niños y jóvenes particularmente, que viven en zonas marginales urbanas y algunas zonas rurales pobres. Tradicionalmente, este segmento es uno de los más exclusivos en estos países, a pesar que representa un alto porcentaje de su población. Recientemente, la situación está empeorando debido al aumento de la violencia juvenil y a la proliferación de las maras y pandillas, algunos estudios estiman el número de miembros entre 50 mil y 100 mil integrantes (USAID 2006).

Los gobiernos de los tres países tienden a la implementación de estrategias reactivas para responder a la violencia juvenil y detener la expansión de las maras y pandillas. Estas medidas incluyen, entre otras, las detenciones masivas de jóvenes, porque se presume pertenecen a maras y pandillas, y la imposición de sentencias drásticas de prisión (WOLA 2006). También, en algunos países, se cometen ejecuciones extrajudiciales de niños y jóvenes y se observan prácticas de “limpieza social” por parte de grupos vinculados a las fuerzas de seguridad del Estado.

CAUSAS DE LA VIOLENCIA CONTRA LOS NIÑOS Y SU INSERCIÓN TEMPRANA EN LOS PROCESOS DELICTIVOS

Los primeros años de vida para cualquier niño o niña es crucial y determinante en su capacidad de desarrollarse sanamente en la vida adulta. Para un alto porcentaje de la niñez guatemalteca, los primeros años son de vida o muerte porque deben hacer frente a la pobreza, las enfermedades, la nutrición, etc. La mortalidad infantil en Guatemala aún es muy alta comparada con otros países de América Latina, alcanzando 44 por mil nacidos vivos, es decir, que por cada 1000 niños o niñas que nacen, 44 de ellos mueren, siendo la mayoría de estas muertes prevenibles ya que son causadas principalmente por diarreas y enfermedades respiratorias agudas.

escudo_usac_transparente_web.png

¿Qué es el maltrato infantil?

El maltrato a los niños/as es un grave problema social, con raíces culturales y psicológicas, que puede producirse en familias de cualquier nivel económico y educativo. El maltrato viola derechos fundamentales de los niños/as y por lo tanto, debe ser detenido, cuanto antes mejor.

¿Cuáles son las formas de maltrato a niños/as? Pueden distinguirse varias formas de maltrato, que los adultos ejercen sobre los niños:

La negligencia que se expresa en desprotección, descuido y/o abandono. El maltrato físico que es toda forma de castigo corporal e incluye también, el encierro o la privación intencional de cuidados o alimentos. El abuso sexual, consistente en obligar o persuadir a un niño/a para que participe en actividades sexuales adultas, frente a las que no puede dar un consentimiento informado.

El maltrato emocional, que acompaña a todas las otras, pero que puede ejercerse independientemente de las demás. Por ejemplo, mediante amenazas aterrorizantes, descalificaciones, desvalorizaciones y/o ausencia de expresiones cariñosas.

Por último, el peor maltrato que se le puede dar a un ser humano en desarrollo que todavía no ha nacido, es el aborto.

escudo_usac_transparente_web.png

La preocupación por los niños y adolescentes en el contexto de violencia que vive el país no es una exageración. No sólo son víctimas las niñas y niños asesinados o que sufren algún tipo de agresión física, también lo son, aquellos que perdieron a sus padres por la situación de violencia. Según informaciones de la oficina regional para América Central y Caribe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), de 2002 al 2008, más de 31.992 personas murieron como consecuencia de la violencia. Detrás de esos números no sólo están hombres y mujeres, son también, al mismo tiempo, padres y madres de niños que quedaron huérfanos.

Hasta el día 26 de julio, las entidades de protección a la infancia y la adolescencia contabilizaron 321 niños y adolescentes muertos en forma violenta este año. Fueron más de 300 menores de edad, víctimas de balas perdidas, puñaladas, estrangulamientos y accidentes de tránsito. Datos de Unicef revelaron que al menos cuatro niños y niñas mueren, cada mes, a consecuencia de balas perdidas, además, varios quedan heridos.

El alto número de muertes de menores de 18 años en el país, no se da sólo por la situación de inseguridad, también por la falta de oportunidades y de políticas públicas para ese sector de la sociedad. Las noticias habitualmente informan que los niños y adolescentes pobres son las mayores víctimas de la violencia en Guatemala. Esto porque debido a la falta de oportunidades, terminan siendo blancos de las organizaciones criminales que los atraen para realizar varios tipos de delitos. Según estadísticas de la Policía Nacional Civil (PNC) divulgados por agencias internacionales, hasta abril de este año, más de 500 menores de edad habían sido detenidos por motivo de asesinatos, robos, y tráfico de drogas.
http://antenamisionera.files.wordpress.com/2010/08/guate2.jpg?w=300&h=219

n promedio, 17 personas murieron cada día de forma violenta en Guatemala, número que hace se convierta en uno de los países más violentos de América Latina. Asaltos, asesinatos, secuestros y accidentes de tránsito son apenas algunas de las situaciones a que guatemaltecos y guatemaltecas están expuestos todos los días. Ni siquiera los niños y adolescentes consiguen librarse de la violencia. Solamente en este año, al menos 321 niños, niñas y adolescentes, murieron de forma violenta en el país.escudo_usac_transparente_web.png

La cifra fue presentada en comunicado divulgado por 15 organizaciones de protección a la infancia y adolescencia el pasado día 26 de julio. En el documento las organizaciones demandan de las autoridades y de la sociedad guatemalteca, el fin de la impunidad y de la violencia contra los niños, niñas y adolescentes en el país. “Es imperativo que los tres organismos del Estado guatemalteco, a través de sus autoridades, tomen medidas inmediatas, efectivas e integrales para frenar esta ola de violencia que afecta a toda la ciudadanía, con acciones que protejan el bienestar y la vida, particularmente de los niños, niñas y adolescentes, y que los crímenes y abusos cometidos contra ellos, sean investigados y procesados de acuerdo a la ley”, consideraron.

La violencia hacia los niños empieza en el hogar

"Los niños son las grandes víctimas de los maltratos físicos o psíquicos en el hogar. En los niños, el efecto de la violencia es devastador. Van acumulando trastornos de ansiedad, se convierten en personas depresivas, con un aumento considerable de la conducta agresiva. En la edad adulta, estos niños tienen más posibilidades de padecer trastornos psiquiátricos y conductas suicidas, explica el doctor José María Sémelas, psiquiatra y psicopedagogo español.

"En el documento titulado 'Los hijos, don precioso de la familia y la sociedad', preparado por el Presidente del Consejo Pontificio para la Familia, el cardenal Alfonso López Trujillo, para el III Encuentro Mundial del Santo Padre con las familias, se afirma: 'Muchos niños no encuentran, por diversos motivos, una acogida conforme a su dignidad. El derecho que tienen los hijos a ser acogidos, amados, respetados y formados integralmente en el hogar, es muchas veces olvidado o conculcado.' "

Cómo Identificar A Los Niños Maltratados

Los indicadores de conducta

El comportamiento de los niños maltratados ofrece muchos indicios que delatan su situación. La mayoría de esos indicios son no específicos, porque la conducta puede atribuirse a diversos factores. Sin embargo, siempre que aparezcan los comportamientos que señalamos a continuación, es conveniente agudizar la observación y considerar el maltrato y abuso entre sus posibles causas. escudo_usac_transparente_web.png

  • Las ausencias reiteradas a clase.

  • El bajo rendimiento escolar y las dificultades de concentración.

  • La depresión constante y/o la presencia de conductas auto agresivas o ideas suicidas.

  • La docilidad excesiva y la actitud evasiva y/o defensiva frente a los adultos.

  • La búsqueda intensa de expresiones afectuosas por parte de los adultos, especialmente cuando se trata de niños pequeños. escudo_usac_transparente_web.png

  • Las actitudes o juegos sexual izados persistentes e inadecuados para la edad.

  • Los indicadores físicos:

  • La alteración de los patrones normales de crecimiento y desarrollo.

  • La persistente falta de higiene y cuidado corporal.

  • Las marcas de castigos corporales.

  • Los "accidentes" frecuentes.

  • El embarazo precoz.

  • Abuso sexual.

El maltrato y el abuso no siempre presentan huellas físicas fácilmente visibles, pero siempre dejan su marca en la conducta. La observación sensible, la actitud receptiva y la escucha atenta, son los mejores recursos para identificar al niño/a maltratado.

Los maestros requieren de especial sensibilidad para detectar si un niño es objeto de maltrato, porque frecuentemente éste por vergüenza o para proteger a otros miembros de la familia encubre la situación. Hay que tener presente que para quien está creciendo en un ambiente violento, la violencia no es cuestionada e incluso, puede parecer el único modo de expresar los afectos. Un padre y/o una madre agresivos y/o abusadores, significan un peligro real para la salud y la vida del niño, pero generalmente son su principal o único referente afectivo. Además, la violencia de los padres produce un sentimiento contradictorio de afecto, rechazo y dependencia emocional en el niño.

A veces, el niño/a denuncia explícitamente el maltrato que sufre. La actitud receptiva de los docentes puede animar a estos niños/as a confiarse. En estos casos es indispensable disponer una escucha atenta y sobre todo:

Creer en la palabra del niño/a. No culpabilizarle en ningún caso, investigar la verdad, consultar con otros profesionales recurrir a las autoridades correspondientes.

Sólo el año pasado, unos 11 Mil niños fueron víctimas de abuso sexual y 7 MIl de maltrato físico, normalmente por parte de familiares, según la Comisión Nacional Contra el Maltrato y Abuso Sexual Infantil Expertos apuntan que es consecuencia de la violencia sistémica que sacude el país.escudo_usac_transparente_web.png


“En nueve de cada 10 casos, los agresores son familiares, y en ocho de cada 10, el abuso se cometió en la casa del menor”, precisó. Los casos registrados por este estudio en Guatemala apenas representan la realidad de la situación. “A nivel internacional, donde se han hecho muchos estudios se ha evidenciado que por cada caso registrado hay al menos nueve que no lo están”, explicó López.

Pero la gran cantidad de casos de abuso infantil no reflejan, precisamente, un aumento en la incidencia. Marco Antonio Garavito, de la no gubernamental Liga Guatemalteca de Higiene Mental, señaló que más bien se debe a que “las denuncias y la visibilización del problema han aumentado gracias al trabajo de movimiento sociales”.
Un experto explicó que la violencia ha crecido mucho en la sociedad, “lo cual ha generado un proceso de deshumanización y pérdida del valor de los otros, una situación que trae consigo fenómenos de agresividad y violencia, la cual es descargada en los más indefensos”. En el caso de los abusos sexuales, Garavito dijo que la situación evidencia la falta de educación formal sobre sexualidad y la existencia de muchos tabúes sobre el tema, razón que hace “muy importante” la discusión de este asunto en el hogar y además, “porque muchos niños ni siquiera han llegado a la escuela y ya son víctimas de sus familiares”.

El reglamento de la Ley de Planificación Familiar de Guatemala que llevará la educación sexual a las aulas de educación primaria entró en vigencia en 2009. Sin embargo, a la fecha no ha arrancado aunque grupos sociales creen que será muy importante para contrarrestar el abuso infantil, y los embarazos de menores y adolescentes. En respuesta a la alta incidencia de abuso infantil en el país, la Asociación Pediátrica Guatemalteca firmó un acuerdo para implementar un protocolo de atención de estas víctimas en los hospitales.

“El protocolo incluye lineamientos para identificar los casos, atenderlos y referirlos dada la gran cantidad de pacientes que llegan a los centros asistenciales”, explicó Jorge Luis Ortiz, de la Asociación. La reglamentación también regula la atención en su idioma de las víctimas de abuso infantil, un aspecto que en Guatemala es más que importante si se considera que en el país se habla, además del español, el garífuna y 22 idiomas mayas.

A veces los padres hacen uso del castigo físico en situaciones puntuales. Esto no puede ser llamado maltrato infantil, pero hay que decir que el castigo físico no es ni tan eficiente, ni tan inofensivo como parece.

Un niño que ve que su padre o madre le pega, pensará que pegar es una conducta que es útil para corregir al otro, y es probable que la use frente a sus compañeros o amigos. Además tiene poco efecto en eliminar conductas que se quieren evitar, ya que solo garantiza que el niño no haga "lo incorrecto" delante del padre o persona que castiga, pero puede hacerla cuando esté en otra parte o cargo de otras personas. escudo_usac_transparente_web.png

Además el castigo físico o la descalificación tiene también efectos en la imagen que el niño tienen de si mismo. Así un niño que es llamado tonto o que se siente "malo" se sentirá mal consigo mismo, aunque esto no se le diga siempre sino solo a veces.

Existe también el maltrato pasivo o abandono de los niños, que implica no hacerse cargo de ellos y dejar que cada uno se las arregle como puede. Un ejemplo patente de este tipo de actitud son los niños dejados en hogares de menores, prácticamente abandonados, con mínimas visitas por parte de familiares, o "los niños de la calle" que aprenden a sobrevivir por sí mismos a edades muy tempranas, transgrediendo la ley y prostituyéndose para comer. El abandono es más frecuente aún cuando se trata de niños con limitaciones físicas o intelectuales, que los transforman en verdaderos "cachos" para los padres.escudo_usac_transparente_web.png

Otro empleo de abandono y maltrato pasivo son los niños desnutridos y el famoso "niño del cajón", la guagua dejada de lado y que pasa acostada en un cajoncito de madera por meses y hasta años, sin ninguna estimulación para su desarrollo. Esto trae daños en su capacidad de aprender y en su inteligencia. Este síndrome era típico en las poblaciones hace unos años, antes que existiera el control de niño sano en nuestro país, que actualmente detecta estos aspectos antes de entregar la leche a la madre.

TIPOS DE MALTRATO

Maltrato Y Culpabilidad De Los Padres

Por lo general los malos tratos hacia los niños provienen de padres (padre o madre o ambos) que no son capaces de manejar a los niños, y de fijar normas claras y mantenerlas en el tiempo. Una de las características de las familias que maltratan a los niños es que no son capaces de "rayar la cancha" (fijar las reglas del juego en la convivencia familiar) a los niños, y cómo no tienen la autoridad suficiente para validarse frente a ellos recurren a los gritos, los golpes y las descalificaciones. Por lo general se trata de padres muy permisivos, que se ven sobrepasados por los niños. Los niños necesitan sentir la seguridad de ciertas normas y reglas, y cuando no las tienen presionan a los padres para que ellos los "paren" y les fijen ciertas normas básicas. La mayor parte de las veces los padres no se dan cuenta que bastaría con ponerse firmes y fijar éstas reglas o límites a los niños, y terminan aguantando tanto, que explotan y comienzan los golpes, descalificaciones y gritos.

Al igual que en los casos de violencia conyugal, los agresores, en este caso los padres o personas a cargo de la crianza de los niños, se sienten muy culpables por haber explotado tan fuerte frente al niño, y sienten que su reacción fue desmedida frente al hecho puntual que lo provocó. Por eso tienden a pedirles disculpas o compensarlos dándoles manga ancha en todo, hasta que nuevamente se ven sobrepasados y explotan nuevamente. Finalmente lo que era más importante nunca cambia, por que no se raya la cancha a los niños, debido a la culpa que el agresor siente al haber maltratado al niño, y tampoco se le logra dar al niño la seguridad que necesitaba. Un padre que golpea y luego pide disculpas y jura que no lo va a volver a hacer, pierde credibilidad frente al niño. Pedir disculpas tendría sentido si se pudiera conversar sobre lo que se espera del niño y fijar reglas para la próxima vez, y así no tener que usar la violencia para corregirlo.

Existen familias que viven violencia conyugal y que como consecuencia de la constante discordia y desacuerdo entre los padres, se maltrata a los niños, cómo desquite frente al otro o descarga de la rabia y tensión. Cuando hay violencia cruzada los padres son incapaces de ponerse de acuerdo entre ellos, frente a cómo criar a los hijos, y además se descalifican uno a otro, levantándole a los niños los castigos que el otro fijó. Así usan a los niños para pelear entre ellos y los que reciben finalmente la descarga de rabia suelen ser los pequeños. Sin embargo estos no son los casos más frecuentes de maltrato a los niños. escudo_usac_transparente_web.png

Además las familias que viven bajo mucho estress (por problemas económicos graves, muerte de algún miembro, violencia intrafamiliar muy severa, o vivir en constante peligro en barrios peligrosos, entre otros) tienden a agredirse mutuamente y habitualmente es más fácil que la tensión se descargue frente a los niños, que con un adulto que puede tener una reacción más violenta de vuelta.

la tensión constante, el peligro y la angustia pueden ser factores que aumenten la probabilidad de que se descargue la tensión familiar a través de la agresión hacia los niños, generalmente inquietos y más activos de lo esperado. Por eso es muy importante que las familias que vivan bajo estrés busquen apoyo en profesionales(asistentes sociales, médicos o psicólogos) de los servicios más cercanos, de modo de seguirse dañando o dañar más definitivamente a los niños.



Maltrato Infantil Y Violencia Callejera En Los Jóvenes

La mayor parte de los niños maltratados tienden a rebelarse y a ponerse rebeldes a medida que crecen, y muchos buscan apoyo en grupos de amigos: pandillas, barras bravas o se escapan de su dolor a través del consumo de drogas y alcohol. Ellos descargan su rabia(hacia sus padres)con la sociedad, siendo destructivos y "vándalos" frente a cualquier evento público.

Estos son los típicos jóvenes que aparecen en las noticias como los autores de los "desmanes" en los estadios, o los que destruyen la propiedad pública en las manifestaciones de cualquier tipo. Son estos jóvenes que no están "ni ahí" con nada y que llenan su vida siendo agresivos frente a los adultos u otras personas que ellos identifican como parecidos a los padres (profesores, autoridades).escudo_usac_transparente_web.png

Un niño maltratado tiene altas probabilidades de llegar a ser un adolescente difícil, sea un joven rebelde o una adolescente embarazada. El embarazarse tempranamente puede ser visto alternativa para salir de la casa de los padres o a veces una forma de demostrar la rabia hacia los padres mostrándole su fracaso como tales. El suicidio adolescente puede ser una de las consecuencias más graves de un maltrato sostenido en el tiempo. El suicidio es un acto de rabia, y es la forma más violenta que tiene un hijo para expresarla. Es un mensaje a los padres "..Miren el enorme daño que me han hecho..".

Todas estas terribles consecuencias pueden ser evitadas si se enfrenta tempranamente la dificultad que tienen los padres para manejar a los hijos o para manejar sus conflictos de pareja o personales. Ello sin lugar a dudas cambiará la relación con los hijos y los padres podrán cuidar y criar mejor a sus pequeños, que tanto los necesitan. escudo_usac_transparente_web.png

Trabajo Infantil

Guatemala es el país centroamericano en el que más niñas, niños y adolescentes trabajan. Las últimas estadísticas muestran que alrededor de 507.000 niñas y niños guatemaltecos de siete a catorce años trabajan. De este grupo de niños y niñas, un 12% trabaja y estudia; un 8% sólo trabaja; un 62%  estudia y un 18% no realiza ninguna actividad. Estos últimos entran en el grupo de la niñez en riesgo, ya que la mayoría de las veces se desconoce qué están haciendo.

Si se analiza el trabajo infantil en Guatemala, parece ser un fenómeno masculino. Por ejemplo, en el grupo de 7 a 14 años, el 66% son varones, pero, en realidad, las niñas laboran en trabajos ocultos y, sobre todo, en quehaceres del hogar y en casas particulares, por lo que muchas veces no aparece como trabajo infantil. Por otra parte, es un trabajo sobre todo rural, de ayuda a las familias, que muchas veces no está remunerado.  Otra característica de este fenómeno es que el índice de trabajo infantil es más alto entre la población de niños y niñas indígenas, con un 56%, en comparación al  44% no indígena.

CONSECUENCIAS DEL MALTRATO HACIA LOS NIÑOS

El daño puede ser grave si es que se trata de un maltrato constante y habitual, y el maltrato se transforma en "la forma" en que el adulto a cargo del niño se relaciona con él. escudo_usac_transparente_web.png

Un niño que vive constantemente golpeado o maltratado psicológicamente, tiende a sentir que nadie lo quiere y a pensar que él no vale nada, y vive enrabiado, lleno de sentimientos de odio y pena. El maltrato hace que el niño se sienta constantemente negado, descalificado e inútil y él piensa que lo maltratan por qué no lo quieren. Y aunque los malos tratos puedan tener a veces una intención de corregir al niño, éste los interpreta como que él no sirve para nada y no puede hacer nada bien.

Un niño que se siente rechazado no se quiere a si mismo, y se vuelve incapaz de querer a los demás. El, aprende además que la única manera de lograr que los otros le hagan caso es a través del uso de la violencia física o psicológica. Algunos niños se vuelven muy temerosos y retraídos, se encierran en sí mismos, y viven en su mundo sin sentirse dignos del cariño de nadie. Un niño con este tipo de reacciones guardará su rabia y amargura por un tiempo, pero frente a cualquier otro hecho de la vida puede explotar y manifestarse más violento que los demás niños. Esa violencia proviene de esta rabia guardada, de sentirse poco querido y rechazado
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconConsecuencias que ha tenido para el mundo el 11 S

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 icon05 Síntomas y consecuencias 06

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 icon05 Síntomas y consecuencias 06

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconConsecuencias de una delacióN

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconConsecuencias de las reformas borbónicas

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconConsecuencias de la Segunda Guerra Mundial

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconAlgunas consecuencias de la II guerra mundial

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconL a Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconFiliación extramatrimonial / Prueba de adn renuencia – Consecuencias

Consecuencias para la salud 13 Consecuencias psicológicas 14 iconIntroduccióN, antecedentes, desarrollo y consecuencias del coflicto






© 2015
contactos
ley.exam-10.com