La competencia desleal






descargar 79.26 Kb.
títuloLa competencia desleal
fecha de publicación03.06.2016
tamaño79.26 Kb.
tipoCompetencia
ley.exam-10.com > Ley > Competencia





DECANATO DE ESTUDIOS DE POSTGRADO E INVESTIGACIONES

DIRECCION DE ESTUDIOS DE POSTGRADO DEL AREA DE

CIENCIAS JURIDICAS Y POLITICAS

ESPECIALIZACION EN DERECHO CORPORATIVO

DERECHO DE LA ECONOMIA DE MERCADO


LA COMPETENCIA DESLEAL.




Ibarra, Rosabel

González, Alejandro

Hernández, Marianne

Profesor Vicente González

Caracas, julio de 2009


TABLA DE CONTENIDOS
INTRODUCCIÓN 1

CAPITULO 1:

    1. CONCEPTO DE COMPETENCIA 2

    2. CONCEPTO DE COMPETENCIA DESLEAL 2

1.3 FUNDAMENTO JURIDICO 4

CAPITULO 2:

2.1TIPOS DE PRACTICAS DESLEALES 8

2.2 LA LIBERTAD DE COMPETENCIA EN RELACION

CON LA LIBERTAD DE LA ACTIVIDAD

EMPRESARIAL 10

2.3 COMPETENCIA DESLEAL EN VENEZUELA 11

2.4 LEGISLACION VENEZOLANA 14

2.5 CASO DE COMPETENCIA DESLEAL 16

CONCLUSIÓN 22

BIBLIOGRAFÍA 23

INTRODUCCION
La refutación de la competencia desleal y la protección de la libre competencia integran el concepto mayor del derecho sobre la competencia. Esta refutación solo implica normas generales contra la competencia desleal, como las establecidas en la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, en la cual solo es castigada en unos cuantos artículos, sin incluir normas especiales como lo son la Ley de Propiedad Industrial.
En cuanto al principio de lealtad aplicado a la competencia, no solo permite la suspensión de ciertos aspectos de la misma, como los derechos privativos, sino que los estimula en interés a la iniciativa económica, con lo cual una restricción limitada logra un efecto multiplicador. En la materia que nos ocupa se establecerá la normativa vigente, que implica una igualdad inicial de oportunidades para todos los agentes económicos, es la ruptura de estas condiciones de expectativa las que lesionan el derecho. Estas normas de conducta, o reglas de juego, se dicen en conjunto lealtad, y condicionan el desarrollo de todos los participantes en el.
Así, se desarrolla el presente trabajo realizando un breve resumen de la competencia desleal su concepto para tener una base antes de entrar a determinar algunas prácticas de competencia desleales, su fundamento jurídico, su relación con la actividad empresarial, la aplicación de esta práctica en nuestro país, la legislación correspondiente, y un caso para ejemplificar la teoría descrita.


CAPITULO 1.
1.1 CONCEPTO DE COMPETENCIA.
Empezaremos diciendo antes de definir la competencia en términos generales, así como su acepción de competencia desleal, que los tres elementos integrantes del concepto jurídico de competencia son: los competidores, la mercancía y la clientela, en primer lugar sin estos tres actores es imposible que exista la competencia.
Determinaremos dos tipos de conceptos en el caso de situaciones habituales que, es la relación entre sujetos, personas físicas o morales que ejercen actividades económicas en forma independiente, por medio de venta de mercancías o prestación de servicios similares, con relación a una clientela también similar, de modo que puedan también resultar repercusiones entre dichos sujetos, a causa del ejercicio de sus actividades en tal forma que pueda beneficiarse la actividad de un sujeto de la actividad de otro; el otro caso son las situaciones singulares que pueden resultar de relaciones distintas a las señaladas, tales como por ejemplo el caso de dos industriales requieran la misma materia prima para elaborar los productos, se da una relación de competencia que puede afectar a cualquiera de ellos.
1.2 CONCEPTO DE COMPETENCIA DESLEAL.
Existe una amplia variedad de conceptos sobre esta materia, ya que es un tema que representa una gran importancia, en principio puede definirse como toda conducta contraria a los buenos usos comerciales desplegada por un agente económico en perjuicio de otro, que efectiva o potencialmente podrá verse desacreditado o desplazado del mercado a consecuencia de tal conducta.

Otro concepto desarrollado por Julio Pascual Y Vicente en el Diccionario de Derecho Y Economía de la Competencia en España y Europa, expresa textualmente:
“Forma de practicar la competencia violando las normas de lealtad y honestidad reconocidas legalmente”.
Por su parte, Mauricio Velandia en su trabajo intitulado “Competencia Desleal y Signos Distintivos” y publicado en el Boletín Latinoamericano de Competencia N° 17 de la Unión Europea asoma el siguiente concepto:
“Así pues se considera que competencia desleal agrupa aquellos comportamientos malintencionados adelantados por personas comerciantes o partícipe de un mercado, cuyas consecuencias son el debilitamiento de una empresa a cambio del fortalecimiento de otro, que no necesariamente debe ser el sujeto infractor”.
En nuestro país, la Superintendencia para la Promoción y Protección de la Libre Competencia (Procompetencia) definió este tipo de prácticas como conductas deshonesta asumida por un determinado competidor en perjuicio de otro según la Resolución Nº SPPLC/003-95, de fecha 09-01-1995, caso Datacopia-El mundo del Tóner.
El alcance que establece las legislaciones y las doctrinas sobre lo que se entiende por el perjuicio o el daño producto de las prácticas desleales puede llegar a ser tan amplia que incluso admite que tal daño pueda ser únicamente futuro. Es decir, la determinación de la posibilidad de un daño potencial ante el despliegue de la conducta desleal puede servir de fundamentación a la hora de fundamentar lo nocivo de este tipo de prácticas.
Algunas prácticas de competencia desleal son:

  1. Dumping de precios: vender a un precio inferior al coste del producto.

  2. Engaño: hacer creer a los compradores que el producto tiene un precio diferente, unas características mejores que las reales, etc.

  3. Denigración: difundir información falsa sobre los productos de los competidores, o publicar comparativas no relevantes. Según el país la protección contra esta figura es mayor o menor. En Estados Unidos se permiten las comparativas en mayor medida que en Europa.

  4. Confusión: buscar parecerse a un competidor para que el consumidor compre tus productos en vez de los del competidor. Es muy frecuente usar para ello marcas o diseños parecidos.

  5. Dependencia económica: exigir condiciones leoninas al proveedor cuando se le compra casi toda su producción. Dado que el proveedor depende de estas ventas para la existencia de la empresa, tendría que aceptarlas.

  6. Desviación de la clientela y explotación de la reputación ajena son otros tipos de actos de competencia desleal.


1.3 FUNDAMENTO JURIDICO.
La competencia es un fenómeno dinámico que se produce a lo largo de las relaciones entre oferentes y demandantes, con la finalidad intencional, por parte de las empresas, de hacerse con un mercado o con un número de clientes a través de una relación comercial. A su vez, el que una empresa conquiste a cierta porción del mercado, indudablemente conlleva a que la misma excluya al resto de las empresas que ofertan el mismo producto, a la hora de ejecutar o perfeccionar la relación comercial con un cliente particular, esto es un claro ejemplo del comercio en la actualidad.
Ahora bien, este tipo de conquista de mercado siempre que sea legítima, que se produzca por la preferencia del demandante por la calidad del producto, por sus cualidades físicas y promocionales, así como por cualquier otra condición de comercialización preferida por el comprador, terminan significando una exclusión legítima del producto de la competencia.
El problema se presenta, de igual manera e independientemente del legislador o el país, cuando la penetración de mercado, la permanencia o el desplazamiento del mismo se produce por medio de prácticas que quebranten la buena fe, como lo es el caso que estamos tratando, de la competencia desleal o por medio del despliegue de prácticas anti-competitivas.
Es aquí donde la información a la hora de tomar decisiones puede significar la diferencia entre la preferencia por un producto de una, u otra empresa por parte de los demandantes. Aún cuando el despliegue de prácticas desleales no implica única y exclusivamente la manipulación, distorsión o falseamiento de información relevante para el mercado, la mayor cantidad de tipificaciones, así como su ampliación vía doctrina ha sido alrededor de este tema y es así como se hace relevante el análisis post-neoclásico de la información y los costos transaccionales.
La información es el cemento que mantiene unida la estructura de todos los mercados. Una empresa es información concentrada en distintas materias: diseño, producción, mercados, entrega, ventas, servicios a clientes; sin esa clase de información la empresa es poco valiosa, porque podría ser muy productiva y eficiente, pero sería incapaz de encontrar a sus clientes, a sus proveedores, distribuidores y accionistas. La información permite identificar el proceso el proceso de coordinación, la identidad de la marca, la lealtad de los clientes y empleados, esto es crucial porque sus costos totales dependen de todos estos elementos.
Basándonos en el planteamiento de la economía neoclásica de que una asignación eficiente de recursos sólo puede alcanzarse cuando los agentes poseen información completa, particularmente sobre los atributos de los bienes y servicios ofertados en el mercado, podemos aseverar que la veracidad y calidad de la información también constituye un requisito fundamental.
Ahora bien, los agentes económicos incurren en costos a la hora de dotarse de la mayor información posible para tomar las mejores decisiones que tiendan a maximizar su utilidad o beneficio. De aquí se desprende la importancia de que exista no sólo suficiente información, también es importante que esta información cuente con credibilidad y calidad.
Llegados a este punto podemos imaginarnos que todas aquellas conductas que desvirtúan la cantidad y la calidad de la información con la que cuentan los oferentes y demandantes, pueden provocar la toma de decisiones no óptimas, induciendo ésta situación a que algunos agentes puedan explotar excedentes del consumidor, explotar reputación o mercado legítimamente conquistados por terceros y finalmente lesionando a los participantes del mercado.
Es aquí donde se justifica una regulación que prohíba y desincentive las acciones, las prácticas o las conductas que por medio de la manipulación, la desvirtuación o el amañe de la información se cree condiciones de competencia desleal.
Finalmente, sobre la justificación y fundamentación de la regulación de las conductas de competencia desleal debe acotarse que este tipo de normativas buscan velar por lo que se conoce como la trilogía de intereses que pueden estar en juego en el mercado. Es así como estas normativas resguardan el interés privado de los empresarios, el interés colectivo de los consumidores, y el interés público del Estado al mantenimiento de un orden concurrencial debidamente saneado.

CAPITULO 2.

2.1 TIPOS DE PRÁCTICAS DESLEALES.

Las prácticas restrictivas a la competencia, así como las conductas que pueden ser consideradas como acciones que falseen la competencia suelen ser clasificadas en dos grandes tipos.
Conductas Explotadoras: Estas son las prácticas, acciones o conductas que buscan extraer rentas por medio de conductas restrictivas explotadoras o abusivas de la posición de dominio ostentada.
Conductas Exclusionarias: Son conductas discriminatorias, constituidas generalmente como barreras de entradas ilegitimas, así como barreras a la permanencia.
Las conductas de competencia desleal, en la mayoría de sus tipificaciones, son clasificadas como conductas exclusionarias, ya que buscan por medio del quebranto de la buena fe o la distorsión de la información en el mercado, posicionarse en el mercado o desplazar a sus competidores. En Venezuela, la tipificación de las prácticas desleales, como actualmente se encuentran en la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, permite aseverar que son consideradas prácticas exclusionarias.
Por su parte, la Legislación Venezolana en la cual se encuentra contenida la cuestión de la Competencia Desleal, la Ley para la Promoción y Protección de la Libre Competencia, expresamente tipifica pocas conductas como desleales, a saber:


  1. Publicidad Falsa o Engañosa: La publicidad engañosa es una conducta que se enfoca hacia la perturbación de la transparencia de la información que los consumidores reciben con el objeto de confundirlos, para, de esta forma, mellar la posición de la empresa competidora, sin que necesariamente exista un interés por excluirla del todo.


Actos de Despliegue de Información Confusa o Engañosa hacia los competidores: Esta tipificación puede presentar en la figura de publicidad comparativa. Esta se configura como ilícita cuando a través de la misma se enuncie una verdad entre muchas verdades o cuando miente sobre los elementos de determinado producto o servicio competidor; con el fin de denigrar a un determinado agente para verse favorecido. Se entiende de esto que no sólo la difusión desleal de información denigrante hacia un producto, sino inclusive restringida cuando se trate de cualidades.


  1. Soborno Comercial: Se configura cuando un determinado agente económico paga u ofrece algún tipo de retribución a una persona natural integrante de otro agente competidor, bien en cualidad de Director, empleado de confianza, o accionista, para que realice actividades, o tome decisiones, contrarias a las que son normales e inherentes a su cargo, en desmedro de la empresa de la que forma parte.




  1. Violación de Secretos: Divulgación de la información secreta sin autorización de su titular en contravención de la relación de confianza o a través del espionaje o del soborno comercial. Para que se configure este tipo de prácticas desleales debe confluir ciertos elementos, a saber: que la información sea secreta, que dicha información sea poseída legítimamente y que se hayan tomado las medidas razonables para mantenerla secreta, que la misma tenga un valor comercial, que se produzcan daños reales o potenciales en dicho mercado.


  1. Simulación de Productos: Consiste en la reproducción de las características formales individualizantes de un producto, de los elementos externos, envoltorios, envases y recipientes, utilizados para ello, idónea a crear confusión entre mercancías que proviene de las diversas empresas. Asimismo como en el caso de la violación de secretos, este tipo de conducta demanda que confluya ciertos elementos, a saber: productos con características similares, que exista un riesgo de asociación, pruebas de afectación a la fama o reputación de un competidor, la existencia de fidelidad de la marca.



2.2 LA LIBERTAD DE COMPETENCIA EN RELACION CON LA LIBERTAD DE LA ACTIVIDAD EMPRESARIAL.
Debemos empezar por conceptualizar estos dos aspectos, por la actividad empresarial entendemos la facultad de los particulares a iniciar y a desarrollar ocupaciones económicamente independientes de cualquier contenido, a objeto de obtener ingresos. Este derecho surte efectos frente al estado y frente a otros particulares.
La libertad de competencia, por otra parte, tiene como objetivo el derecho de que la actividad empresarial de los particulares pueda efectuarse con fines competitivos, sin que esta sea impedida por el estado ni por los particulares.
Podríamos hacer un breve análisis de esta relación, ya que la libertad de actividad empresarial es el vehículo de la libertad competitiva, debido a que la existencia del empresario y de tal facultad son los supuestos para que este pueda concurrir como competidor. Según tal relación cualquier norma que proteja a la libertad de actividad empresarial sirve, por lo menos indirectamente, a favor de la libertad de competencia.
Desde otro punto de vista, se presenta un vinculo entre los dos conceptos, consistente en que la inexistencia de la libertad de la actividad empresarial imposibilita la existencia de la libertad de competencia y que cierta actividad empresarial no admitida por las normas que protejan en principio la libertad de actividad empresarial, no podrá gozar de la garantía de la libertad de competencia.

2.3 COMPETENCIA DESLEAL EN VENEZUELA.
En Venezuela, así como en muchos países de Latinoamérica se empezaron a desarrollar procesos de apertura económica y de desregulación hacia finales de los ochentas. El transitar de Venezuela por este tipo de procesos, estuvo principalmente inspirado en la renovación intelectual de ideas que hasta entonces fundamentaran políticas proteccionistas, buscándose de este manera, incentivar la producción nacional, su productividad y competitividad por vías distintas al subsidio, el proteccionismo y la creciente inferencia del Estado y del gobierno en la actividad económica nacional.
Es así como a partir del segundo mandato constitucional de Carlos Andrés Pérez, comprendido entre 1989 y 1994 (período constitucional interrumpido a raíz de un golpe de estado fallido y una posterior destitución de Pérez del cargo) se dictaron un conjunto de leyes que buscaban configurar una arquitectura normativa y legal que permitiera a la economía venezolana enrumbarse por una senda de competencia y crecimiento.
Dentro del paquete de leyes dictadas a lo largo de los años 1991 y 1992 se encuentra la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, esta como parte de un proceso de privatización, desregulación y liberalización.
Resulta interesante acotar que aún cuando el espíritu de estas reformas consistía en fortalecer un régimen de libertad económica y de libre empresa, esto no implicaba necesariamente dejar de regular o normar. De hecho la regulación de competencia no existía con anterioridad, pero, lo que se buscaba en ese entonces era fortalecer al mercado como espacio eficiente de asignación recursos, permitiendo de esta manera poder corregir acciones, conductas o prácticas que falsearan o desvirtuaran la capacidad disciplinadora de la competencia.
Existen tres formas de intervención o actuación del Estado en la Economía. La primera, la intervención directa o el Estado empresario, que consiste en el desempeño o desenvolvimiento del Estado como otro actor o agente económico que realiza o perfecciona relaciones mercantiles o económicas con otros agentes económicos.
La segunda forma de intervención, es por medio del Estado Fiscalizador, que básicamente responde a la función de examinador o velador de que las relaciones económicas y comerciales, así como los índices de desempeño de las mismas, se presenten dentro de sus márgenes de aceptabilidad o de salud.
Por último, la tercera forma de intervención del Estado en la economía es por medio de la regulación, que en un concepto muy básico, consiste en la restricción intencional de la elección de actividades de un sujeto, proveniente de una entidad que no es parte directa ni está involucrada en dicha actividad.
La Regulación es una política administrativa pública sobre una actividad privada que obedece a una regla prescrita en el interés público. El contraste de lo político-administrativo con lo privado, satisface la exigencia de que la entidad reguladora no sea una parte directa, ni esté involucrada en la actividad del regulado.
La intervención gubernamental en la economía como regulador y no como agente participante, y el tipo o forma de intervención o regulación, responde de esta manera a los dos enfoques, el primero, el enfoque antitrust, el cual pone como piedra angular al mercado y a la competencia, siendo esta última un mecanismo disciplinador que permite la perfecta asignación de los recursos, y el segundo, definido como el enfoque regulation, el cual se basa en la deficiencia del mercado como mecanismo disciplinador y creador de eficiencia.
Es así, como las prácticas desleales constituyen una excepción a la competencia no sólo por lo ilegítimo de sus intenciones, sino porque la conquista que se desprende de la conducta desleal se obtiene quebrantando la buena fe y el limpio y honesto juego de la competencia. De esta manera, es posible pensar que la regulación de las prácticas desleales responde al enfoque antitrust cuando se quiere más y mejor competencia y al enfoque regulation cuando se exige que esta sea llevada a cabo bajo exigencia de lealtad y buenas fe.
Otra manera de entender el espíritu de la regulación de la competencia desleal, es teniendo claro que aún cuando la mayor cantidad de marcos constitucionales que conocemos consagran la libertad de empresa en una economía de mercado, este no es un derecho absoluto, sino limitado respecto de los otros sujetos que operan en el mercado y a quienes también se les consagra dicha libertad.
2.4 LEGISLACION VENEZOLANA.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como norma máxima determina en su artículo 112, que en lo sucesivo señalaremos de manera expresa, que todas las personas pueden dedicarse a la actividad económica de su preferencia sin más limitaciones que las que establezca la constitución y las leyes, estas leyes a las que hace mención no es más que la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, a la que nos remitiremos más adelante.
Artículo 112. “Todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las que establezcan las leyes, por razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del ambiente u otras de interés social. El Estado promoverá la iniciativa privada, garantizando la creación y justa distribución de la riqueza, así como la producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la población, la libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país”.
En nuestra legislación tenemos la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, publicada en Gaceta Oficial Nº 34.880 del 13 de enero de 1992, y administrada por la Superintendencia para la Promoción y Protección de la Libre Competencia.
Esta ley ya mencionada en su Capítulo II sobre las Actividades Reguladas en su Sección Primera sobre la Prohibición General expresa:
Articulo 5. “Se prohíben las conductas, prácticas, acuerdos, convenios, contratos o decisiones que impidan, restrinjan, falseen o limiten la libre competencia.”
Aún así, en la Sección Tercera De la Competencia Desleal, sección que sigue a la Sección Segunda sobre las Prohibiciones Particulares, en su único artículo, expresa:

Articulo 17. “Se prohíbe el desarrollo de políticas comerciales que tiendan a la eliminación de los competidores a través de la competencia desleal y, en especial, las siguientes:

1º La publicidad engañosa o falsa dirigida a impedir o limitar la libre competencia;

2º La promoción de productos y servicios con base en declaraciones falsas, concernientes a desventajas o riesgos de cualquier otro producto o servicio de los competidores; y

3º El soborno comercial, la violación de secretos industriales y la simulación de productos.”

El enunciado del artículo 17 de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia constituye una prohibición general, sin embargo solo se enuncia la prohibición del desarrollo o despliegue de prácticas, conductas o políticas comerciales que tiendan a la eliminación de los competidores a través de la competencia desleal. Sucesivamente, los tres numerales contenidos en dicho artículo tipifican sólo cinco conductas desleales, a saber, la publicidad falsa o engañosa, declaraciones falsas sobre los competidores, soborno comercial, la violación de secretos industriales y la simulación de productos.
En Venezuela a diferencia de países como Colombia o España, al no contarse con una ley exclusiva que aborde, regule o restrinja la Competencia Desleal, y ante el poco desarrollo que el legislador dio al tema en la Ley para la Promoción y Protección de la Libre Competencia, obviamente se dejó al papel doctrinario de Procompetencia, el sentar cátedra, así como crear las bases de análisis y de sanción para este tipo de conductas.

2.5 CASO DE COMPETENCIA DESLEAL
Resolución Nº SPPLC/008-2008, Caracas, 21 de mayo de 2008
I. HECHOS.
En fecha 21 de marzo de 2006, comparecieron por ante la Superintendencia para la Promoción y Protección del Ejercicio de la Libre Competencia, los abogados, IRENE DE SOLA LANDER, ARTURO DE SOLA LANDER, MARIA DEL ROSARIO QUINTERO, JOSE GUTIERREZ R, RENE MENDIZABAL D’ AGUIAR, EVELIO ISAAC HERNANDEZ y LUZ PATRICIA MILANO, en su carácter de apoderados de la empresa YANBAL DE VENEZUELA C.A., sociedad mercantil, inscrita por ante el Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, en fecha 20 de septiembre de2005, bajo el Nº 76, Tomo 49-A, solicitando la apertura de un procedimiento administrativo sancionatorio contra la empresa GRUPO TRANSBEL, C.A., debidamente constituida ante el Registro Mercantil II de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda, en fecha 25 de junio de 1996, bajo el Nº 3, Tomo306-A-Sgdo., por la presunta comisión de las prácticas prohibidas establecidas en los artículos 17(encabezado y numeral 1º ), 5, 6 y 8 de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia.
En virtud de la mencionada denuncia y sus respectivos recaudos que le acompañan, en fecha 09 de mayo de 2006, este Despacho mediante resolución signada con el número SPPLC/0063-06, ordenó abrir un procedimiento administrativo sancionatorio en razón de la denuncia interpuesta por la empresa, YANBAL DE VENEZUELA S.A. por la presunta comisión de las prácticas contempladas en los artículos 6 sobre practicas exclusionarias, y ordinal 1º del artículo 17 referente a la publicidad falsa o engañosa de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia.
II. ALEGATOS DE LOS INTERESADOS.
DE LA SOCIEDAD MERCANTIL YANBAL DE VENEZUELA C. A.

Que (…) desde el año 2003 la empresa GRUPO TRANSBEL C.A. ha introducido elementos diferenciados dentro de su estrategia de mercado, especialmente mediante la adopción de la vinculación entre su marca EBEL, que a partir de esa fecha es acompañada por la utilización de la palabra PARIS y de alusiones gráficas a dicha ciudad en todos los componentes de la campaña publicitaria, comerciales de televisión, vallas publicitarias, catálogos, página Web, revistas, empaques, y demás instrumentos que forman la percepción del público acerca de las marcas y los productos EBEL tal política comercial supone la utilización de un elemento que insinúa un atributo para una marca ya instalada en el mercado, que en buena parte de los productos comercializados bajo esa designación, no se compadece con la verdadera conformación comercial de los productos, en este caso particular, su procedencia geográfica. De esta manera la citada empresa ha requerido beneficiarse del prestigio que tienen los productos de belleza franceses, y con ese objetivo ha desplegado una intensa campaña publicitaria denominada EBEL/PARIS bajo la cual promociona todos los productos EBEL que esta comercializa, creando una matriz de opinión en los consumidores que los lleva a asociar a la empresa y a toda la línea de productos que comercializa un origen francés (…) (Folios 2 y 3 del expediente administrativo).
Que (…) la estrategia comercial desarrollada por la denunciada a través de la

campaña publicitaria EBEL / PARIS, es engañosa por cuanto la misma constituye una estrategia de penetración de mercado basada en información que no es veraz, por lo que produce un falseamiento y una reducción de la competencia en el mercado de venta directa multinivel de productos de perfumería y cosméticos, por cuanto la misma no está destinada a promocionar una línea de productos de origen francés, sino que está dirigida a publicitar la marca EBEL asociada a la indicación PARIS y al prestigio que esta tiene en el mundo de productos de belleza, con la finalidad de posicionar la empresa, como si fuese de origen francés y de esta manera trasladar dichos atributos a toda la línea de productos EBEL que esta comercializada, afectándose la actividad concurrencial al haber incurrido la denunciada en prácticas prohibidas por la ley que rige la materia (Folio 3 del expediente administrativo).
ALEGATOS DE LA SOCIEDAD MERCANTIL GRUPO TRANSBEL, C.A.
Que (…) contrariamente a lo señalado por YANBAL, los consumidores y usuarios de nuestros productos conocen que muchos de ellos son fabricados en otros países como Colombia, México, Perú, Estados Unidos y Alemania, y así pueden ser diferenciados tanto en los catálogos, las vallas y toda la publicidad que de los mismos se realiza (…) (Folio 3741 del expediente administrativo).
Que (…) los únicos productos anunciados mediante vallas publicitarias bajo la marca EBEL/PARIS, son productos fabricados en Francia (…) los productos anunciados en las vallas publicitarias instaladas en las direcciones referidas, son los productos de tratamiento facial, fabricados en Francia, denominados Collagenesse y Ferum Suprémacie (…) (Folio 3741 y 3742

del expediente administrativo).
X.- SANCIÓN
La presente Resolución en concordancia con el artículo de 38 en su parágrafo primero de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de La Libre Competencia y determinando la existencia de prácticas prohibidas por dicha ley, parte a establecer la sanción por dicha acción.
En este sentido, y de acuerdo a lo establecido en el articulo 49 y 50 de La Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, así como el artículo 12 de La Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, esta Superintendencia procede a determinar el monto de la multa a ser impuesta a la empresa GRUPO TRANSBEL, C.A. considerando que se pudo comprobar del expediente administrativo que la infractora cometió una práctica exclusionaria y a su vez práctica desleal a través de su publicidad en

el mercado relevante definido, al difundir información falsa y engañosa sobre la procedencia de sus productos cosméticos, en perjuicio de la competencia y el bienestar de los consumidores finales.
En base a lo anterior esta Superintendencia impone una multa de CINCO MILLONES NOVECIENTOS VEINTINUEVE MIL SEISCIENTOS VEINTIOCHO CON CINCUENTA Y CUATRO CÉNTIMOS DE BOLÍVARES FUERTES (5,929,628,54 Bsf.) a la empresa GRUPO TRANSBEL, C.A; monto este calculado en base a los ingresos brutos del periodo correspondiente al cierre del ejercicio económico del año 2006, periodo anterior a la fecha de la presente Resolución.
En este orden de ideas y a los fines de dar cumplimiento a lo exigido en el Parágrafo Segundo del artículo 38 de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia y conforme a lo previsto en el artículo 54 ejusdem, se establece como monto de la caución para la suspensión de los efectos de la multa, la suma de CINCO MILLONES NOVECIENTOS VEINTINUEVE MIL SEISCIENTOS VEINTIOCHO CON CINCUENTA Y CUATRO CÉNTIMOS DE BOLÍVARES FUERTES (5,929,628,54 Bsf.) a la empresa GRUPO TRANSBEL, C.A; la cual deberá constituirse a favor de la

República Bolivariana de Venezuela.
Líbrese, el correspondiente oficio dirigido al ciudadano Director de Servicios Financieros del Ministerio del Poder Popular para las Finanzas, a fin de que sirva expedir, a través de la dependencia administrativa, la correspondiente planilla contentiva de la multa impuesta por esta Superintendencia a través de la presente Resolución.
Según lo previsto en el artículo 73 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos en concordancia con el artículo 39 de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, procédase a la debida notificación de las partes GRUPO TRANSBEL, C.A. y YANBAL DE VENEZUELA, S.A., y por consiguiente líbrense los respectivos oficios.
En este contexto esta Superintendencia una vez analizado el presente expediente administrativo, acuerda remitir copia de la presente Resolución al SERVICIO AUTÓNOMO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL (SAPI), organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y el Comercio a los fines de que este aperture las investigaciones pertinentes a que hubiere lugar.
Asimismo, en este orden de ideas, acuerda igualmente esta Superintendencia remitir copia de la presente Resolución al INSTITUTO PARA LA DEFENSA Y PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR Y DEL USUARIO (INDECU), a los fines de que este aperture las investigaciones a que hubiere lugar.
Finalmente, se informa que la presente decisión según dispone el artículo 53 de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, agota la vía administrativa por lo que en su contra podrá interponerse el recurso contencioso administrativo de anulación ante la Unidad de Recepción de Documentos de las Cortes Primera y Segunda de lo Contencioso Administrativo, dentro de un lapso de cuarenta y cinco (45) días continuos contados a partir de la notificación de la presente decisión.

CONCLUSION

Podemos concluir que la competencia desleal es una medio de practicar la competencia violando las normas de lealtad y honestidad reconocidas legalmente, para afectar al competidor.
Las prácticas ilícitas de competencia desleal son regidas por la Superintendencia para la Promoción y Protección del Ejercicio de la Libre Competencia, a través de la aplicación de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, este órgano es el encargado de recibir, tramitar y solucionar los conflictos presentados entre los empresarios, como el caso mencionado entre Yanbal y Ebel.
Una empresa es información concentrada en distintas materias: diseño, producción, mercados, entrega, ventas, servicios a clientes; sin esa clase de información la empresa es poco valiosa, porque podría ser muy productiva y eficiente, pero sería incapaz de encontrar a sus clientes, a sus proveedores, distribuidores y accionistas.
En nuestro país la competencia desleal presenta conductas exclusionarias.



BIBLIOGRAFIA
Frisch Philipp, Walter; Mancebo Muriel, Gerardo, La Competencia Desleal. México, TRILLAS, 1975.
Bentata, Victor, Practicas económicas Ilícitas. Caracas, Jurídica Venezolana Instituto Nacional de Propiedad Intelectual, Universidad de los Andes, 1995.
Ossorio, Manuel, Diccionario de Ciencias Jurídicas políticas y Sociales. Buenos Aires, Argentina, Editorial Heliasta S.R.L,
Velandia, Mauricio, Competencia Desleal y Signos Distintivos. Boletín Latinoamericano de Competencia N° 17. Unión Europea.
Barona Vilar, Silvia, Competencia Desleal: Doctrina y Jurisprudencia. Editorial Tirant lo Blanch. Valencia, España. 1999.
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, año 1999.
Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia, año 1992.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La competencia desleal iconCompetencia desleal

La competencia desleal iconCompetencia a prevencion en competencia desleal

La competencia desleal iconCompetencia desleal y su clasificación

La competencia desleal iconCompetencia desleal. Tribunal Supremo. Actos de denigración. Menoscabo...

La competencia desleal icon6 Acto de confusión (art. 6 Lcd)
«prohíben tres categorías de actos de competencia desleal muy próximos entre los cuales existen importantes relaciones sistemáticas,...

La competencia desleal iconAcusacion ~ codigo de justicia militar ~ competencia ~ competencia...

La competencia desleal iconLibre competencia en los mercados improcedencia de sanciones / abuso...

La competencia desleal iconLa competencia de los árbitros para resolver cuestionamientos relacionados...

La competencia desleal iconCompetencia competencia Originaria de la Corte Suprema de Justicia

La competencia desleal iconUsos del suelo competencia. Reglamentación / uso de las vias competencia....






© 2015
contactos
ley.exam-10.com