Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico






descargar 177.57 Kb.
títuloPrincipales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico
página3/5
fecha de publicación02.06.2016
tamaño177.57 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5

2.2.1 Impuestos Múltiples e Impuestos Discriminatorios
uno de los objetivos principales de la ITFA ha sido la aplicación inmediata del principio de neutralidad en cuanto al comercio electrónico, en el territorio de los EE.UU A este respecto se debe señalar que, dicho país presenta un problema álgido en cuanto a la afectación tributaria de las operaciones comerciales interestatales puesto que, cada estado mantiene diversas jurisdicciones fiscales las cuales en un momento dado podrían pretender la aplicación simultánea de los gravámenes, sobre todo a las ventas, vigentes dentro de cada una de ellas, a una misma operación de comercio electrónico, la cual pudiera mantener de alguna forma vinculación con varias de dichas jurisdicciones. El resultado sería totalmente negativo (técnica y económicamente). Tendríamos una sola operación comercial la cual sería incidida tributariamente en múltiples oportunidades, con tributos similares, por ejemplo impuestos al valor agregado, hecho que podría determinar la pérdida de toda rentabilidad por tales operaciones.
Es así que, la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. ha declarado que tales impuestos (múltiples) resultan de aplicación tan complicada que su cobro representa un obstáculo no razonable para el comercio interestatal, y por lo tanto devienen en anticonstitucionales. De ésta suerte, los gobiernos estatales han sido privados de autoridad para cobrar impuestos a la mayor parte de las ventas interestatales.
No obstante, los representantes de estos gobiernos estatales hacen notar el hecho que el crecimiento del comercio electrónico muy probablemente reduzca el consumo de las economías locales, reduciendo a su vez las bases tributarias y por ende la recaudación. Esta afirmación no tiene porque ser cierta de forma definitiva pues, si el comercio electrónico crece dentro de los parámetros de un sistema tributario tradicional, este deberá generar una recaudación tributaria equivalente a la que habitualmente se obtiene. En cambio, sí aceptamos que se generaría una pérdida en términos de recaudación, en caso se decida exonerar de los tributos ya existentes a las operaciones del comercio electrónico (pretensión que es sustentada por varios sectores, incluso a nivel internacional y no sólo en EE.UU.).
Hasta ésta parte podemos concluir que, la imposición del comercio electrónico con impuestos múltiples a nivel estatal, como puede pasar dentro de la jurisdicción de países como los EE.UU. que mantienen un régimen federal, o a nivel internacional, respecto de operaciones que se vinculan en cierta medida con varios países, genera una distorsión en la manifestación económica de las operaciones incididas de ésta forma, influenciando además las decisiones de los agentes del mercando (sobre todo en cuanto a la fijación de precios), y finalmente, mediatizando la aplicación del principio de neutralidad. De otra parte tenemos la incidencia de los impuestos discriminatorios. En primer término cabe precisar que, no sólo debe entenderse por impuestos discriminatorios a aquellos que se creen a partir de la fecha, es decir que establezcan nuevas formas para gravar el comercio electrónico, sino también a aquellos medios que se utilicen para incidir con una mayor tasa de los tributos ya existentes, las operaciones en el ámbito de Internet.
Sobre este punto cabe comentar que, recientemente la Comisión Europea ha anunciado la implementación de un impuesto sobre la venta de mercancías virtuales, respecto del cual no se han aclarado sus características. Respecto de dicha decisión debemos señalar que, de primera intención, la misma atentaría contra los principios de neutralidad y de aplicación de formas y criterios fiscales vigentes al comercio electrónico. Sin embargo, cabe precisar que ésta última regla, la cual también es aceptada por la mayoría de la doctrina, puede ser inaplicada en situaciones extremas. En ese sentido, la justificación al gravamen cuya imposición se pretende, podría quedar fundamentada en el hecho que tales transmisiones digitalizadas están produciendo un perjuicio serio en la recaudación, es decir que se trataría de un caso extremo que amerita la aplicación de un nuevo gravamen. Asimismo, podríamos considerar que dicha medida se estaría aplicando en preservación del principio de neutralidad, es decir que ante la inacción de parte de los órganos reguladores se estaría produciendo una brecha tal que, el mercado por si mismo ha violado la neutralidad y requiere de una intervención correctiva. No obstante, a la fecha no se cuenta con mayor información técnica respecto del gravamen que se pretendería establecer.
2.2.2 Consideraciones Económicas en Orden a la Transgresión del Principio de Neutralidad
Se debe considerar que, el comercio electrónico importa la generación de un mayor valor para la economía global, introduciendo operaciones que agilizan y hacen más rentable el comercio, reduciendo sus costos, debiendo considerar adicionalmente que, Internet es un sector que está generando considerables fuentes de empleo.
Si por cualquier motivo se decidiera gravar las operaciones del comercio electrónico con tributos discriminatorios o múltiples, según los conceptos desarrollados en el acápite precedente, se estaría claramente favoreciendo el sector de operaciones tradicionales, es decir las ventas en tienda (con presencia física de los agentes).
A este respecto se debe precisar que, la mejor forma de obtener neutralidad en cuanto al tema fiscal es, por el momento, establecer tributos equivalentes tanto para las operaciones realizadas en formas tradicionales como para las realizadas a través de Internet. Así, si se afectaran las operaciones realizadas en Internet con nuevos o múltiples tributos en violación del principio de neutralidad, el efecto directo de dichas medidas será el incremento de los precios y por lo tanto la contracción de la demanda respecto de los productos y servicios ofertados dentro de este mercado, los cuales suelen ser bienes de demanda elástica, es decir que cuentan con sucedáneos adecuados a los que los consumidores pueden recurrir ante el alza de precios.
Por otra parte, el efecto indirecto de este tipo de medidas resulta aun más grave dado que importa la imposición de trabas al desarrollo del comercio electrónico, con el consecuente decrecimiento del sector tecnológico, hecho que finalmente generaría una merma en el desarrollo futuro de la economía en general.
En consecuencia, antes de determinar y establecer la carga impositiva que debe aplicarse sobre las operaciones realizadas en el ámbito del comercio electrónico, debe estimarse y evaluarse el efecto que puede tener dicha inserción fiscal en el crecimiento del sector y por ende en la economía global. En este sentido, el estricto cumplimiento del principio de neutralidad debe constituir el principal criterio rector de la actividad regulatoria tributaria del comercio electrónico.
2.3 PROBLEMAS TRIBUTARIOS QUE PLANTEA EL COMERCIO ELECTRÓNICO
Una vez analizados los distintos tributos que gravan el comercio electrónico, es necesario profundizar en los problemas que plantea su aplicación efectiva. El hecho de que el comercio electrónico se grave con los mismos impuestos que se grava el comercio tradicional no significa que no surjan inconvenientes que dificulten el llevar a la práctica la aplicación precisa de estos impuestos. Los problemas que pueden plantearse son, por un lado, la calificación de las rentas obtenidas y de las operaciones que se realizan, por otro, la determinación del lugar en el que deben entenderse realizadas las actividades comerciales telemáticas.
El inevitable auge del comercio electrónico y su extensión sin límites en todo el mundo, hacen difícil regularlo. Según la Organización Mundial de Comercio (OMC), "es posible que el comercio electrónico a través de Internet represente el 4% de todas las transacciones comerciales en los países industrializados dentro de un corto periodo de tiempo".
Sin embargo, existen muchos obstáculos en el comercio electrónico. Además de los problemas usuales de derechos de autor, certificación y firmas electrónicas, validez de los acuerdos electrónicos y de resguardar la información del consumidor, también está el tema de impuestos y aranceles. De hecho, hasta hace poco no se sabía cómo controlar la impositiva sobre transacciones electrónicas de bienes intangibles, como descargas electrónicas de música y software en Internet.
En algunos casos, los impuestos sobre las ventas o impuestos de aduana es relativamente fácil. Por ejemplo: si se realiza un pedido en Francia para comprar una computadora a una empresa estadounidense, se impone un impuesto sobre el producto cuando llega al país. Si se compra un libro, un CD o un video a Amazon.com, este producto se envía directamente al domicilio del comprador. En cualquier caso, existe un producto físico que en la mayoría de los casos está cruzando las fronteras de los países y cuya trayectoria se supervisa de cerca.
Sin embargo, cuando se trata de productos digitales, tales como descargas electrónicas, la situación se complica. Los productos digitales cruzan fronteras con impunidad, y se hace difícil, y en algunos casos imposible, supervisar y hacer cumplir las leyes impositivas. De más está decir que esto plantea un nuevo reto para los negocios y los gobiernos.
Ya es común bajar software de Internet; la música digital, a pesar de la controversia que crearon Napster y MP3.com, está recibiendo un fuerte impulso por parte de Sony y otras compañías que apoyan formatos de música que pueden bajarse de la Web.
La firma consultora Ernst & Young señala en su estudio " Maestros de complejidad y portadores de una gran carga: el sistema impositivo sobre las ventas y los costos de cumplimiento que suponen a los minoristas en múltiples estados”, que una de las primeras dificultades es determinar si los productos digitales como software o música que se pueden bajar de Internet son "productos tangibles a los que se le pueden imponer impuestos o productos intangibles que no están definidos en las leyes de impuestos sobre las ventas".
2.3.1 TRIBUTOS QUE GRAVAN EL COMERCIO ELECTRÓNICO.
Los tributos que gravan el comercio electrónico son los mismos que se aplican en la actualidad al comercio tradicional, entre los cuales están:


  1. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF),

  2. Impuesto sobre la Renta de los No Residentes (IRNR),

  3. Impuesto sobre Sociedades (IS)

  4. Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)


Estos impuestos, los tres que recaen sobre la renta y el que grava el consumo, son los que afectan de forma más directa al comercio, pero también inciden en la contratación electrónica otros tributos como los siguientes:

5. Los Impuestos Especiales (IIEE),

6. El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP)

7. Los Impuestos Aduaneros (IIAA).
A continuación presentaremos un análisis de las características de cada uno de estos impuestos y los supuestos que les son aplicables, todo encaminado a que comprendamos la problemática en el que está inmerso el comercio electrónico.
EL IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS.
El hecho imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es la obtención de renta por el contribuyente, que debe ser una persona física con residencia habitual en un determinado país o que produzca rentas en determinado país, sin consideración de la residencia aquí damos algunos criterios para considerar que una persona tiene su residencia habitual en determinada jurisdicción tributaria o criterios de la fuente:

  1. Permanencia en su territorio más de 183 días al año

  2. Ubicación en ella del núcleo principal de sus intereses económicos

  3. En caso de traslado a un paraíso fiscal, se considerará que el contribuyente sigue residiendo en España en el año del cambio y en los cuatro siguientes

  4. Que dentro de determinada jurisdicción fiscal se haya generado renta

La base imponible del impuesto está compuesta por los rendimientos del trabajo, del capital mobiliario, del capital inmobiliario, y los de las actividades económicas, además de por las ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta. Lógicamente son los rendimientos de actividades económicas los que están relacionados directamente con la fiscalidad del comercio electrónico. En diferentes jurisdicciones El legislador se refiere a este tipo de rendimientos en los mismos términos en los que en la antigua Ley del Impuesto se aludía a las “actividades empresariales o profesionales”, es decir: aquellos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios”.

Teniendo en cuenta lo expuesto, es evidente que cuando quien lleva a cabo sus actividades económicas a través de la red es una persona física con residencia en una determinada jurisdicción con el sistema de residencia del contribuyente, los rendimientos obtenidos serán objeto de gravamen en este impuesto. Ninguno de los artículos de las leyes o de los Reglamentos en diferentes países, sobre este Impuesto nos permite pensar que por el hecho de que el comercio pueda ser considerado electrónico va a escapar a tributación por este impuesto.
EL IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE NO RESIDENTES.
El Impuesto sobre la Renta de No Residentes grava las rentas obtenidas en territorio de un determinado país, que tenga como base el principio de residencia en materia tributaria, por las personas físicas y entidades no residentes en el mismo. La mayoría de las legislaciones expresamente indican cuales son las actividades excluidas de su jurisdicción fiscal y cuales premisas deben concurrir y que debe entenderse que se consideran incluidas las rentas sometidas a tributación las derivadas del comercio electrónico.


EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES.
El Impuesto sobre Sociedades grava las rentas obtenidas por las sociedades y demás entidades jurídicas. El hecho imponible está constituido precisamente por la obtención de esas rentas, siendo indiferente su fuente u origen. Así, igual que ocurría con los anteriores impuestos, no hay ninguna razón para excluir las obtenidas en el comercio electrónico.

En este impuesto se consideran entidades residentes y no residentes que cumplan cualquiera de los siguientes requisitos:

  • Que su constitución se hubiera realizado conforme a las leyes del país donde tiene su residencia o que haya producido rentas dentro de un periodo fiscal.

  • Que su domicilio social se halle en territorio del País donde se produzca la renta.

  • Que tengan la sede dirección efectiva en dicho territorio. Se entiende por ésta el lugar en el que radica la dirección y control del conjunto de sus actividades.


EL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AGREGADO
El Impuesto sobre el Valor Agregado es un impuesto indirecto (los tres anteriores son directos) que recae sobre el consumo y grava las entregas y prestaciones de servicios efectuadas por empresarios o profesionales (operaciones interiores), las adquisiciones intracomunitarias de bienes y las importaciones de bienes. Las entregas de bienes y prestaciones de servicios deben ser realizadas por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional.
La contratación electrónica es susceptible de incluirse en cualquiera de los tres supuestos, con lo que el comercio electrónico no puede considerarse excluido de la aplicación de este impuesto.

LOS IMPUESTOS ESPECIALES.
Los Impuestos Especiales, también tributos indirectos, recaen sobre consumos específicos: alcohol y bebidas alcohólicas, hidrocarburos, labores del tabaco y electricidad y determinados medios de transporte. Gravan su fabricación, importación y, en su caso, introducción en el ámbito territorial interno, y la matriculación.
EL IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES Y ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS.
Dentro del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados nos interesa la primera modalidad: transmisiones patrimoniales. En este caso el impuesto se exige por las transmisiones patrimoniales onerosas de bienes y derechos, independientemente de su naturaleza, que estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio de un determinado país. Este impuesto los deben pagar todas las personas que tengan su residencia en determinado país (Residencia) o que la transmisión se haya realizado dentro de un determinado territorio fiscal sea o no residente (Fuente)

Hay que tener en cuenta que el ITP recae únicamente sobre las operaciones sujetas que no constituyan actos, habituales o no, del tráfico empresarial. Su ámbito se limita por tanto a operaciones entre particulares y hay una incompatibilidad expresa con el IVA. Las operaciones sujetas a IVA en principio no están sujetas a ITP.
IMPUESTOS ADUANEROS.

Por Impuestos Aduaneros debemos entender todos aquellos que tienen como objeto el tráfico internacional de mercancías. En la actualidad son tributos de regulación comunitaria. La figura más importante que se incluye en ellos es la de los derechos a la importación, tributo que se exige por la entrada de mercancías en el territorio aduanero comunitario. Pero además se incluyen en ellos las siguientes figuras: regímenes aduaneros suspensivos; exacciones reguladoras agrícolas y demás gravámenes a la importación exigibles en el marco de la política agrícola común; derechos antidumping y antisubvención y los derechos menores.
1   2   3   4   5

similar:

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconCompetencia: Aplicar las bases jurídicas del comercio internacional,...

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconDesarrollar y aplicar estrategias multimedia para la enseñanza de...

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconAntecedentes del comercio electrónico

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconComercio Electrónico Legislación Nacional México

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconWebquest sobre la Web 0 y el comercio electrónico

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico icon13758 ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de...
«sociedad de la información» viene determinado por la extraordinaria expansión de las redes de telecomunicaciones y

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconReglamento general a la ley de comercio electrónico, firmas electrónicas

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico icon2. directiva comunitaria del comercio electrónico: aspectos jurisdiccionales

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconLey de comercio electrónico, firmas electrónicas y mensajes de datos

Principales tributos existentes en panamá que pudieran aplicar a las operaciones de comercio electrónico iconLey de comercio electrónico, firmas electrónicas y mensajes de datos






© 2015
contactos
ley.exam-10.com