El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia






descargar 32.7 Kb.
títuloEl proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia
fecha de publicación08.06.2015
tamaño32.7 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos


EL PROCESO DE RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS DE LA MUJER EN COLOMBIA.

Daniela Cervantes Ramírez. Estudiante Jurisprudencia U del Rosario.
En la Constitución vigente en Colombia, la de 1991, se consignó en el artículo 43º: “La mujer y el hombre tiene igualdad de derechos, libertades y oportunidades. La mujer no podrá ser sometida a ningún tipo de discriminación…”1 105 años antes, en la Constitución de 1886, la mujer no fue mencionada, y por tanto, negado su derecho a la ciudadanía. Del desconocimiento, al reconocimiento de los derechos civiles y políticos a la mujer colombiana, hubo un largo, difícil y complejo proceso, con no pocos episodios políticos, jurídicos, económicos y sociales.
En Colombia, el desconocimiento de los derechos de la mujer tiene origen jurídico en la ascendencia en nuestras leyes del Derecho Romano, de la normatividad española y del Código Civil francés de 1804. El artículo 113 de este código establecía2: “Un marido debe ejercer poder absoluto sobre las acciones de la mujer. La mujer queda subordinada al marido; el marido debe proteger a la mujer y la mujer obedecer al marido”.3
La Constitución de 1986, en el artículo 15 del Título II, De los habitantes nacionales y extranjeros, consignaba; “Son ciudadanos los colombianos varones de veintiún año, que ejerzan profesión, arte y oficio, o tengan ocupación licita y otro medio legítimo y conocida subsistencia.” Excluía, así, a la mujer de la ciudadanía y sus derechos, obligaciones, responsabilidades y beneficios.4 En 1890 se aprobó la Ley 95 de 1890, que en su artículo 172 establecía el delito de adulterio solamente para la mujer. Esta Constitución y esta Ley son expedidas en el régimen conservador y clerical de la Regeneración. Un intento anterior de consagrar los derechos femeninos, la aprobación del voto de la mujer en 1851 por la legislatura provincial de Vélez, fue anulado, y no tuvo aplicación.5
En 1922 se aprueba la Ley 8, que establecía que: “La mujer casada tendrá siempre la administración y el uso libre de los siguientes bienes: 1. Los determinados en capitulaciones matrimoniales. 2. Los de su exclusivo uso personal como sus vestidos, ajuares, joyas, e instrumentos de su profesión o oficio.” Esta Ley, al registrar que la mujer administrará y hará libre uso de los instrumentos de su profesión y oficio, indicaba el factor determinante del proceso hacia el reconocimiento de la mujer: su vinculación a la vida laboral. Lo mismo indica la Ley 124 de 1928, que en el artículo 2º expresa: “… los depósitos hechos por las mujeres casadas a las Cajas de Ahorro que funcionan legalmente se tendrán como bienes propios suyos, de que sólo pueden disponer las propias depositantes.” 6 La mujer ya era un factor que incidía en la producción y en el flujo del dinero. La vinculación de la mujer al mercado laboral se había acelerado en la industria textil y otros sectores. Otra norma que favorece a la mujer es la ley 70 de 1930, que autorizó la constitución a favor de la esposa e hijos de un patrimonio inembargable denominado “Patrimonio de Familia”.
Ley 28 del 12 de noviembre de 1932, que terminó con la incapacidad civil de la mujer, fue un paso fundamental en el reconocimiento de sus derechos civiles. Ana María Navarrete señala: “A partir de esta ley, la mujer casada mayor de edad pudo y sigue ejerciendo libremente la administración y disposición de sus bienes sin necesidad de autorización del juez, cónyuge o representante legal. Además le brindó, por primera vez la oportunidad de adquirir el dominio de títulos, puesto que era inconcebible que, siendo las mujeres parte importante de la industria manufacturera y parte de la fuerza laboral del país, no pidiera gozar de la autonomía necesaria para administrar sus bienes.” 7 Palabras que evidencian, cómo la vinculación de la mujer al mundo laboral incidió en el reconocimiento de sus derechos. Es de registrar, que esta Ley se aprueba en momentos en que la depresión económica, producto del Crash de la Bolsa de Nueva York, de 1929, impacta al mundo. En Colombia, acelerar la vinculación de la mujer al impulso de la economía para contrarrestar la depresión económica, era otro factor a tomar en cuenta para reconocerle sus derechos civiles.8
Como consecuencia, en buena parte, de que la economía necesitaba mano de obra femenina calificada, en 1933, mediante el Decreto 227 se autorizó la concesión del título de bachiller para la mujer, y en 1937 pudo Ingresar a la universidad. Estas medidas, igual que la Ley 28, fueron tomadas por los gobiernos de Enrique Olaya Herrera y Alfonso López Pumarejo, que, con una ideología liberal, realizaron algunos cambios en el país. Pero no sería el liberalismo el que instauraría el voto femenino. En parte, por una amplia oposición, en parte por el temor de los liberales a que la mujer votara aconsejada por el clero, inminentemente conservador, y por otras razones, la República Liberal no estableció el voto femenino.9 En la Reforma Constitucional de 1936 sólo se aprobó, en el artículo 8º, que las mujeres capacitadas pudieran ser elegidas para desempeñar altos cargos públicos. 10
El voto de la mujer se estableció en el gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla por medio del Acto Legislativo No 3 de 1954 de la Asamblea Nacional Constituyente, ANAC. En esta decisión confluyeron, entre otros, los siguientes elementos: Un interés político del general Rojas Pinilla de ganar el voto de las mujeres para continuar en poder; la presión de un movimiento “sufragista” de mujeres colombianas, no masivo, pero que existió y es injustamente desconocido; la influencia de los gobiernos populistas como el de Domingo Perón en Argentina, con el liderazgo de Eva Perón; y el cambio de posición de la Iglesia Católica. En 1945 el Papa Pio XII invitó a la mujer italiana a votar por la Democracia Cristiana contra el Partido Comunista de Italia, partidos que se disputaban el poder terminada la Segunda Guerra Mundial.11

También hay que destacar la incidencia en el país de declaraciones internacionales, suscritas por numerosos países del mundo, que consignaban la igualdad de derechos de la mujer. De destacar entre ellas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada unánimemente en 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidos. 12 Los enemigos de los derechos de la mujer temían la influencia internacional. Muestra de ello son las palabras del ex presidente conservador, Miguel Abadía Méndez, que en contra del voto femenino afirmaba en 1933: “el alma femenina colombiana tiene características inconfundibles, a las que no se puede aplicar teorías extrañas ni imitaciones perjudiciales”.13
En el gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla no se realizarían elecciones y la mujer colombiana sólo ejercería su derecho al voto en 1957. Ese año sufragaron en la Reforma Constitucional Plebiscitaria que en aprobó el Frente Nacional. El artículo 1º del este plebiscito decía: “Las mujeres tendrán los mismos derechos políticos que los varones.”14

Desde 1957, varios son los avances en el reconocimiento de los derechos femeninos. En 1970, el Decreto 1260 suprime la obligación de la mujer de llevar el apellido del esposo, y aprueba que pueda llevar el de soltera. Con la Ley 74 de 1974 de facultades extraordinarias el presidente Alfonso López Michelsen expidió el Decreto 2820 de 1974, conocido como el Estatuto de igualdad jurídica de los sexos. Éste consagró un avance definitivo: eliminó la Potestad marital: los derechos que la ley concedía al marido por encima de la mujer. De acuerdo a Alicia Giraldo Gómez este decreto: consagró: la igualdad de los cónyuges entre sí”; la igualdad de derechos y obligaciones de los padres sobre los hijos; la Igualdad en derechos y obligaciones de los padres sobre los hijos no emancipados; la dirección conjunta del hogar; la potestad parental sobre los hijos; la responsabilidad de la pareja por iguales partes, para el sostenimiento del hogar, según las capacidades y preparación de cada uno.15
Otro hecho jurídico de importancia es la Ley 1ª de 1976, que estableció el divorcio para el Matrimonio Civil.La Ley 95 de 1980, De No Discriminación es otro paso fundamental. El artículo 1º de la norma dice: “Colombia ratifica la Convención sobre eliminación de toda discriminación contra la mujer, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Conferencia Mundial celebrada en Copenhague, Dinamarca, en 1980”.
Finalmente, antes de presentar nuestras conclusiones, es de resaltar la existencia en el país de expresiones de capacidad intelectual y de liderazgo de la mujer, desde la época de la independencia. En esta gesta no sólo participaron Policarpa Salavarrieta y Manuela Beltran, por todo el territorio nacional hubo importante participación femenina. Ya, a finales del siglo XIX, la escritora Soledad Acosta de Samper, con una destacada obra novelística y periodística, es expresión de que la mujer jalonó con su meritos el reconocimiento de sus derechos. Basta recordar que la escritora presentó en España, a finales del siglo XIX, una ponencia sobre cómo la mujer estaba capacitada para ejercer todos los trabajos, y que lideró dos de las más importantes acciones contra la Separación de Panamá en 1903: redactó una declaración suscrita por 300 mujeres, exigiéndole al presidente Marroquín hacer respetar los derechos de Colombia en el Istmo, y encabezó una marcha de protesta de mujeres por las calles de Bogotá. El reconocimiento de sus derechos civil en 1932, no fue una generosa concesión del legislador. Para ese año ya recorría las ciudades colombianas María Cano explicando su mensaje socialista y miles de mujeres eran la base de la industria textil. Para 1954, ya la mujer copaba parte de la educación superior y había un movimiento por el sufragio femenino que hacía sentir sus aspiraciones.
Finalmente, analizado el proceso de aprobación como norma constitucional o como leyes, de los derechos civiles y políticos de la mujer colombiana, podemos concluir que la vinculación de la mujer al mercado laboral, ya iniciado el siglo XX, en los años veinte, fue el factor fundamental que produjo el reconocimiento de sus derechos. Lo jurídico como expresión de la necesidad de reglamentar en leyes los hechos económicos, planteada por Carnelutti, se demuestra en el análisis que hemos hecho.
Junto al anterior factor, incidieron en el reconocimiento de los derechos de la mujer: la influencia de la evolución de la cultura y la ideología en el mundo, impulsada, también por el avance de la economía y la participación en ella de la mujer; los factores políticos del momento; los acuerdos internacionales suscritos por el gobierno, y las acciones de las propias mujeres. Las leyes, cuando no expresan las necesidades de las sociedades, son cambiadas para adaptarlas. Los legisladores en Colombia reconocieron en leyes los procesos económicos, sociales y culturales de la sociedad, generados con la participación de la mitad de los colombianos: las mujeres.

BIBLIOGRAFÍA

BUSNELL, David. Colombia un país a pesar de su mismo, Editorial Planeta. Bogotá. 2007.
CARNELUTTI, Francisco. Cómo nace el derecho. Editorial Tenis. Bogotá, 2008.
CORREA DE MUÑOZ, Ruby. Origen de la desigualdad de los derechos en Colombia. Universidad católica de Colombia, Facultad de Derecho. Bogotá. D.C. Julio de 1977.
GOMEZ DE MONROY; Hilda Emma. LA MUJER COLOMBIANA y el Proceso histórico de sus derechos. Academia Boyacense de Historia. Tunja. 2002.
GÓMEZ GARZÓN, Soledad. Ciudadanía de la mujer Colombiana. Tesis para Doctora en Ciencias Jurídicas. Facultad Femenina de Derecho, Pontificia Universidad Javeriana. Tipografía Voto.1946. Bogotá.
GIRALDO GÓMEZ, Alicia. “Los derechos de la mujer en la legislación colombiana. Academia Antioqueña de Historia. Repertorio Histórico. Año 1987, Vol. 38- No 250.
HERNANDEZ ROJAS, Tobías; ABADÏA MENDEZ; Miguel. Hace 50 años, la mujer ante el derecho. Revista de Nuestra Señora del Rosario. Bogotá. Vol 76, No, 524, (Nov-Dic, 1983).

1 En la Constitución de 1991 también se consigna en el artículo 13º: Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de la autoridades y gozarán de los derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza....”

2 Sobre antecedentes del desconocimiento de los derechos de la mujer, ver: RUBY CORREA de Muñoz, Origen de la desigualdad de los derechos de la mujer en Colombia. Universidad Católica de Colombia, Facultad de Derecho. Bogotá. D.C. Julio de 1977.

3 GOMEZ DE MONROY; Hilda Emma. LA MUJER COLOMBIANA y el Proceso histórico de sus derechos. Academia Boyacense de Historia. Tunja. 2002. Pág. 25.

4 GÖMEZ GIRALDO, Alicia “Los derechos de la mujer en la legislación colombiana. Academia Antioqueña de Historia. Repertorio Histórico. Año 1987, Vol. 38- No 250. Págs. 2,3.Texto particularmente importante por su rigurosa investigación sobre las normas que fueron consagrando los derechos de la mujer.

5 BUSNELL, David. Colombia un país a pesar de su mismo, Editorial Planeta. Bogotá. 2007. Pág. 163. El autor anota que esta aprobación fue16 años antes de que en el estado de Wyoming, E.U. se implantara el voto femenino.

6 GIRALDO GÓMEZ, Alicia. Op. Cit. Págs. 8, 9.

7 NAVARRETE FRIAS, Ana María.La mujer rosarista en la sociedad Colombiana, Centro Editorial Rosarista, Bogotá, 2006. Pág. 19

8 En el sentido de la incidencia de la economía en la constitución de las leyes, ver el texto de Francisco Carneluti, Cómo nace el derecho. Editorial Tenis. Bogotá, 2008. Capítulo 1º. Derecho y economía.

9 BUSNELL; David. Op. cit- Págs. 272, 273.

10 Artículo 8º. La calidad de ciudadano en ejercicio es condición previa para elegir y ser elegido y para desempeñar empleos públicos que lleven anexa autoridad y jurisdicción”. “Pero la mujer colombiana mayor de edad puede desempeñar empleos aunque ello lleven anexo autoridad, jurisdicción en las mismas condiciones que para desempeñarlos exija la Ley a los ciudadanos”. Tomado de GIRALDO GÓMEZ, Alicia. Op. Cit. Pág. 5.

11 Apartes de las palabras del Papa Pio XII a 1000 mujeres italianas asistentes a una audiencia en el Vaticano, en octubre de 45, son citadas por Soledad Gómez Garzón en su tesis de grado, Ciudadanía de la mujer Colombiana. Pontificia Universidad Javeriana. Tipografía Voto.1946. Bogotá. Pág. 43.

12 NAVARRETE FRÍAS, Ana María. Op. cit. Págs. 27, 28.

13 HERNANDEZ ROJAS, Tobías; ABADÍA MENDEZ; Miguel. Hace 50 años, la mujer ante el derecho. Revista de Nuestra Señora del Rosario. Bogotá. Vol 76, no, 524, (Nov- Dic, 1983), -Pág 85-88

14 NAVARRETE FRÍAS, Ana María. Op. cit. Pág 20.

15 Giraldo Gómez, Alicia. Op. cit. Pág. 18.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconLos derechos humanos son derechos derivados de las necesidades y...

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconPacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconDerechos civiles de la población negra. Estados Unidos celebra el...
«Liberen los asientos de delante», y los que estaban allí acomodados se levantaban y se iban al pasillo. Pero aquel día Rosa Parks...

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconDerechos de Primera Generación o Derechos Civiles y Políticos

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconDerechos civiles y políticos

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia icon1 derechos civiles y politicos

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconEl Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención...

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconLos abajo firmantes: Organizaciones No Gubernamentales de Derechos...

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconPacto Internacional de derechos civiles y políticos

El proceso de reconocimiento de los derechos civiles y políticos de la mujer en colombia iconPacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos






© 2015
contactos
ley.exam-10.com