Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009)






descargar 64.39 Kb.
títuloBogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009)
fecha de publicación01.10.2015
tamaño64.39 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCION CUARTA
Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009)
EXTRACTO JURISPRUDENCIAL – NUEVA LEGISLACIÓN.

Los bienes excluidos son aquellos que por disposición legal no generan IVA (artículos 424 y ss del Estatuto Tributario); el impuesto a las ventas que paga quien produce o comercializa bienes excluidos no da derecho a descuento ni a devolución y constituye un mayor valor del costo o gasto del bien en renta (artículos 488 y 493 ibídem).
Los bienes exentos son aquellos que causan el impuesto, pero se encuentran gravados a la tarifa cero (0). Los productores de dichos bienes adquieren la calidad de responsables del impuesto con derecho a devolución y pueden descontar el IVA pagado en la adquisición de bienes y servicios incorporados o vinculados a los bienes exentos que constituyan costo o gasto para producirlos o exportarlos. Sólo se encuentran exentos del impuesto, los bienes expresamente previstos en la ley.
En desarrollo de las facultades extraordinarias otorgadas por los artículos 90 [5] de la Ley 75 de 1986 y 41 de la Ley 43 de 1987, el Gobierno Nacional expidió el Decreto Ley 624 de 1989, “Por el cual se expide el Estatuto Tributario de los impuestos administrados por la Dirección General de Impuestos Nacionales”. En el artículo 424 del Estatuto se previeron como excluidos del IVA los diarios y publicaciones periódicas impresos, incluso ilustrados (partida 49.02). Y, en el artículo 478 ibídem, se fijaron como exentos del mismo tributo los libros y revistas de carácter científico y cultural, según clasificación del Gobierno Nacional, norma que recogió lo previsto en los artículos 10 de la Ley 50 de 1984 y 1 del Decreto 3142 del mismo año1.



El artículo 23 de la Ley 98 de 19932 que hace parte del capítulo V de la Ley, denominado “de los aspectos fiscales e impositivos”, dispone:
“ARTÍCULO 23. Los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural y los diarios o publicaciones periódicas, cualquiera que sea su procedencia, continuarán exentos del impuesto sobre las ventas”.
Si bien antes de la Ley 98 de 1993, los diarios o publicaciones periódicas eran bienes excluidos del impuesto, con dicha norma quedaron exentos, pues la misma hace parte del régimen tributario de la ley en mención, que es especial y posterior al Decreto 624 de 1989.
Y, no se diga que la expresión “continuarán exentos del IVA” denota que la intención del legislador fue la de mantener la exención sólo de los libros y revistas de carácter científico o cultural, pues, de una parte, la exención prevista en el citado artículo cubre también expresamente los diarios y publicaciones periódicas, y, de otra, no aparece que el propósito del legislativo hubiera sido el de dejar exentos únicamente los libros y revistas científicos y culturales, pues, en las ponencias para primero y segundo debates del proyecto no se hizo mención específica al IVA en la edición y distribución de libros3.
Cabe anotar que la intención del legislador de conservar la exención concedida en el artículo 23 de la Ley 98 de 1993, se mantuvo con la expedición de la Ley 223 de 1995 “por la cual se expiden normas en materia de racionalización tributaria y se dictan otras disposiciones”, pues el artículo 279 de la citada Ley, dispuso:
“ARTÍCULO 279. Los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, y los diarios o publicaciones periódicas, (así como sus complementos de carácter visual, audiovisual o sonoros, que sean vendidos en único paquete cualquiera que sea su procedencia siempre que tenga el carácter científico o cultural) 4, continúan exentos del impuesto al valor agregado.”
En consecuencia, a partir de la Ley 98 de 1993, están exentos de IVA no sólo los libros, revistas y folletos o coleccionables de carácter científico o cultural, sino los diarios o publicaciones periódicas, exención que mantuvo la Ley 223 de 1995.
Cabe recordar que aunque el artículo 2 de la Ley 223 de 1995 modificó el 424 del Estatuto Tributario para adicionar partidas arancelarias excluidas, para la fecha de la Ley (23 de diciembre de 1995), ya los diarios y publicaciones periódicas habían quedado exentas del impuesto (artículo 23 de la Ley 98 de 1993), por lo que el artículo 279 de la Ley 223, en cuanto reiteró la exención respecto de tales bienes, es perfectamente coherente con el artículo 2 ibídem.
Además, si la voluntad del legislador hubiera sido la de volver a considerar como excluidos de IVA, los bienes de la partida arancelaria 49.02 (diarios y publicaciones periódicas, impresos, incluso ilustrados), el artículo 2 de la Ley 223 de 1995, que adicionó el artículo 424 del Estatuto Tributario, hubiera adicionado dicha partida, cosa que no hizo.
(…)
También cabe precisar que la exención de los diarios y publicaciones periódicas no se encuentra sujeta a certificación alguna del Gobierno Nacional, como se desprende de los artículos 23 de la Ley 98 de 1993 y 279 de la Ley 223 de 1995, que no traen requisito alguno en tal sentido, por lo que carece de sustento la exigencia del apelante sobre el particular. Y, que la exención que reclama la actora, no es de los complementos de carácter visual, audiovisual o sonoros, como lo precisó erróneamente el a quo, por lo que tampoco procede el análisis respecto de si el diario editado por la demandante venía o no con fascículos y la naturaleza de los mismos.
En consecuencia, procedía la nulidad de los actos acusados, como lo dispuso el a quo, razón por la cual confirmará la providencia apelada en cuanto así lo señaló (numeral primero de la parte resolutiva).
Consejero Ponente: HÉCTOR J. ROMERO DÍAZ

Radicación: 730012331000200201271 01

Número Interno: 16477

EDITORIAL AGUASCLARAS S.A., contra LA DIAN
FALLO

Decide la Sala el recurso de apelación interpuesto por la DIAN contra la sentencia de 5 de febrero de 2007 proferida por el Tribunal Administrativo del Tolima, estimatoria de las súplicas de la demanda de nulidad y restablecimiento del derecho contra los actos de la DIAN que modificaron la declaración de IVA del bimestre cuatro de 1998, presentada por la actora.
ANTECEDENTES
El 26 de noviembre de 1998 EDITORIAL AGUASCLARAS S.A., presentó su declaración de IVA del bimestre cuatro de 1998, en la que declaró un saldo a favor de $90.630.000.
El 11 de noviembre de 1999 la sociedad presentó solicitud de devolución del saldo a favor originado en la declaración de IVA del bimestre tres de 1999. Con fundamento en el artículo 857-1 del Estatuto Tributario, la DIAN decretó la suspensión de términos para iniciar la investigación por el bimestre en mención; además, profirió auto comisorio para fiscalizar a la actora por el IVA y retenciones desde 1996 hasta 1999.
Como resultado de la citada investigación, el 3 de mayo de 2000 la Administración profirió requerimiento especial en el que propuso modificar la declaración de IVA del bimestre cuatro de 1998.
Por Liquidación Oficial de Revisión 090642001000006 de 1 de febrero de 2001 LA DIAN modificó la declaración de IVA de la actora, en el sentido de rechazar ingresos por operaciones exentas, dado que los diarios y publicaciones periódicas están excluidos del IVA; correlativamente, adicionó ingresos por operaciones excluidas; rechazó impuestos descontables e impuso sanción por inexactitud.

La liquidación fue confirmada en reconsideración por Resolución 90005 de 21 de enero de 2002.

LA DEMANDA
EDITORIAL AGUASCLARAS S.A., solicitó la nulidad de los actos por los cuales LA DIAN modificó la declaración privada de IVA del bimestre cuatro de 1998. Como restablecimiento del derecho pidió que se ordene a la demandada que atienda la solicitud de devolución de 11 de noviembre de 1999 y haga el desembolso correspondiente, junto con los intereses corrientes y de mora a que haya lugar.
La actora invocó como violados los artículos 363 de la Constitución Política; 23 de la Ley 98 de 1993; 279 de la Ley 223 de 1995; 485, 647, 683 y 850 del Estatuto Tributario y la Orden Administrativa 10 de 1998. El concepto de violación se sintetiza así:
La DIAN desconoció los artículos 23 de la Ley 98 de 1993 y 279 de la Ley 223 de 1995, porque, sin razón alguna, sostuvo que los diarios editados por la actora no son exentos sino excluidos, a pesar de que según dichas normas, los diarios y publicaciones periódicas, cualquiera que sea su procedencia, están exentos de IVA.
El rechazo de los impuestos descontables violó el artículo 485 del Estatuto Tributario, conforme al cual puede descontarse el IVA facturado al responsable por adquisición de bienes corporales muebles y servicios, hasta el límite que resulte de aplicar al valor de la operación que conste en las facturas o documentos equivalentes, la tarifa del impuesto al que están sujetas las operaciones correspondientes.
No procedía la sanción por inexactitud por cuanto se presentó diferencia de criterios entre la actora y la DIAN en torno al derecho aplicable y los datos de la declaración fueron completos y verdaderos. Con la sanción también se violó el artículo 363 de la Constitución Política, por cuanto se impuso a pesar de que había diferencias de criterio.
La Administración violó el artículo 850 del Estatuto Tributario y la Orden Administrativa 10 de 1998, porque negó la solicitud de devolución sin razones de orden legal.
Los actos acusados vulneraron el artículo 683 del Estatuto Tributario, porque liquidaron el impuesto y la sanción mediante la aplicación de procedimientos distintos a los fijados en la ley.

CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA
LA DIAN se opuso a las pretensiones por las razones que se sintetizan de la siguiente manera:
A partir de la Ley 49 de 1990 los diarios y publicaciones periódicas, impresos, incluso ilustrados (partida 49.02), que estaban exentos de IVA, quedaron excluidos del tributo. Dicha ley no modificó el artículo 478 del Estatuto Tributario, por lo que continuaron exentos los libros y revistas de carácter científico y cultural. El Decreto 3182 precisó cuáles libros y revistas no se entienden como científicos o culturales
Tanto el artículo 23 de la Ley 98 de 1993 como el artículo 279 de la Ley 223 de 1995 ratificaron que los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, continúan exentos de IVA.

En consecuencia, desde 1991 hasta la fecha de los períodos gravables en discusión, los diarios y publicaciones periódicas, impresos, incluso ilustrados se encuentran excluidos del tributo y no dan derecho a devolución de saldos a favor de IVA.
El criterio de la DIAN ha sido precisado en los conceptos 25052 de 1999, 48595 de 1998, 56729 de 1999 y 82972 de 1998, de los cuales transcribió apartes.
A pesar de que la actora no explicó el concepto de violación de las normas invocadas como infringidas, está probado que la demandada respetó el debido proceso y siguió el trámite legalmente establecido.
En este asunto se debate la legalidad de la liquidación oficial de revisión, no del acto que supuestamente negó la devolución.
Al alegarse que existió diferencia de criterios entre la DIAN y la demandante, se acepta que hubo error, inexactitud y una correcta aplicación del artículo 647 del Estatuto Tributario.

LA SENTENCIA APELADA
El Tribunal anuló los actos acusados y como consecuencia ordenó a la DIAN devolver los saldos a favor de la demandante, dado que las publicaciones producidas y comercializadas por ella están exentas de IVA.
A pesar de que en un caso similar el Tribunal había negado las pretensiones de la demanda, en este asunto modificó su criterio y accedió a las súplicas de la actora, con base en el siguiente análisis:
Al momento de la presentación de la solicitud de devolución estaba vigente la Ley 98 de 1993 que en su artículo 23 dispuso que continuaban exentos de IVA los libros y diarios o publicaciones periódicas, con excepción de las previstas en el artículo 2. En consecuencia, las publicaciones periódicas cuyo contenido no encuadre dentro de las excepciones se consideran como científicas y culturales, como lo precisó el Consejo de Estado en sentencia de 19 de septiembre de 2002.
Como es un hecho notorio y público que la actora produce y comercializa el diario ibaguereño “Nuevo Día”, que en ocasiones viene con fascículos coleccionables de carácter educativo, científico o cultural, y el diario no encuadra dentro de las excepciones del artículo 2 de la Ley 98 de 1993, puesto que es una publicación de carácter informativo, las publicaciones de la demandante son bienes exentos de IVA.
En consecuencia, la DIAN violó los artículos 2 y 23 de la Ley 98 de 1993; 279 de la Ley 223 de 1995 y 850 del Estatuto Tributario.
EL RECURSO DE APELACIÓN
La DIAN reiteró los argumentos de la contestación y añadió:

El a quo modificó su criterio sin fundamento alguno y con base en el concepto de hecho notorio, que no viene el caso, concluyó que los diarios que produce y comercializa la actora son bienes exentos. No es aceptable la conclusión del fallo en el sentido de que como en ocasiones los diarios vienen acompañados de fascículos, los bienes sean exentos, pues, tales fascículos no necesariamente son culturales. Adicionalmente, la Administración debía corroborar si los bienes cumplían las condiciones que alegó la demandante.
El Tribunal no tuvo en cuenta los reiterados fallos que se invocaron en los alegatos de conclusión, proferidos en procesos entre las mismas partes, en los que se analizó el mismo problema jurídico.
No se violaron los artículos 485 y 647 del Estatuto Tributario, puesto que procedía el rechazo de impuestos descontables y era viable la sanción por inexactitud. Tampoco se desconocieron el artículo 850 ibídem del Estatuto Tributario y la Orden Administrativa 10 de 1998, por cuanto la devolución era improcedente; además, en este proceso no se discutió la legalidad del acto que rechazó la devolución.
El concepto de violación de la demanda fue insuficiente y no se probó la supuesta infracción de la ley. La demandante tampoco acreditó que los ingresos correspondían a operaciones exentas, ni aportó la certificación del gobierno para demostrar la naturaleza y calidad de los bienes vendidos, por lo que los artículos 485 y 850 del Estatuto Tributario no vienen al caso.
De acuerdo con la evolución normativa que reiteró, la voluntad del legislador es la de dejar como exentos sólo los libros, revistas y folletos coleccionables seriados de carácter científico o cultural.
El alcance del artículo 279 de la Ley 223 de 1995 es que están exentos de IVA los complementos de carácter visual, audiovisual o sonoro que sean vendidos en un único empaque, con bienes que puedan ser catalogados como libros y revistas de carácter científico o cultural, pues lo que da el carácter de exento no es el complemento, sino el bien con el cual se enajena.
En conclusión, están exentos de IVA los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados que tengan carácter científico o cultural; tal exención es para el editor, quien puede llevar como descontables, los impuestos correspondientes a su producción y venta.
ALEGATOS DE CONCLUSIÓN
LA DIAN insistió en los planteamientos del recurso; la actora no alegó de conclusión y el Ministerio Público no emitió concepto.
CONSIDERACIONES DE LA SALA
En los términos de la apelación interpuesta por la actora, decide la Sala si se ajustan a derecho los actos de la DIAN que modificaron la declaración de IVA de la actora por el bimestre 4 de 1998. En concreto, precisa si los diarios están exentos de IVA y, por tanto, dan derecho a llevar impuestos descontables, como lo sostiene la actora, o, si, por el contrario, están excluidos del tributo y no dan lugar a solicitar impuestos descontables, como lo afirma la demandada.
Los bienes excluidos son aquellos que por disposición legal no generan IVA (artículos 424 y ss del Estatuto Tributario); el impuesto a las ventas que paga quien produce o comercializa bienes excluidos no da derecho a descuento ni a devolución y constituye un mayor valor del costo o gasto del bien en renta (artículos 488 y 493 ibídem).
Los bienes exentos son aquellos que causan el impuesto, pero se encuentran gravados a la tarifa cero (0). Los productores de dichos bienes adquieren la calidad de responsables del impuesto con derecho a devolución y pueden descontar el IVA pagado en la adquisición de bienes y servicios incorporados o vinculados a los bienes exentos que constituyan costo o gasto para producirlos o exportarlos. Sólo se encuentran exentos del impuesto, los bienes expresamente previstos en la ley.
En desarrollo de las facultades extraordinarias otorgadas por los artículos 90 [5] de la Ley 75 de 1986 y 41 de la Ley 43 de 1987, el Gobierno Nacional expidió el Decreto Ley 624 de 1989, “Por el cual se expide el Estatuto Tributario de los impuestos administrados por la Dirección General de Impuestos Nacionales”. En el artículo 424 del Estatuto se previeron como excluidos del IVA los diarios y publicaciones periódicas impresos, incluso ilustrados (partida 49.02). Y, en el artículo 478 ibídem, se fijaron como exentos del mismo tributo los libros y revistas de carácter científico y cultural, según clasificación del Gobierno Nacional, norma que recogió lo previsto en los artículos 10 de la Ley 50 de 1984 y 1 del Decreto 3142 del mismo año5.

El artículo 23 de la Ley 98 de 19936 que hace parte del capítulo V de la Ley, denominado “de los aspectos fiscales e impositivos”, dispone:
“ARTÍCULO 23. Los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural y los diarios o publicaciones periódicas, cualquiera que sea su procedencia, continuarán exentos del impuesto sobre las ventas”.
Si bien antes de la Ley 98 de 1993, los diarios o publicaciones periódicas eran bienes excluidos del impuesto, con dicha norma quedaron exentos, pues la misma hace parte del régimen tributario de la ley en mención, que es especial y posterior al Decreto 624 de 1989.
Y, no se diga que la expresión “continuarán exentos del IVA” denota que la intención del legislador fue la de mantener la exención sólo de los libros y revistas de carácter científico o cultural, pues, de una parte, la exención prevista en el citado artículo cubre también expresamente los diarios y publicaciones periódicas, y, de otra, no aparece que el propósito del legislativo hubiera sido el de dejar exentos únicamente los libros y revistas científicos y culturales, pues, en las ponencias para primero y segundo debates del proyecto no se hizo mención específica al IVA en la edición y distribución de libros7.
Cabe anotar que la intención del legislador de conservar la exención concedida en el artículo 23 de la Ley 98 de 1993, se mantuvo con la expedición de la Ley 223 de 1995 “por la cual se expiden normas en materia de racionalización tributaria y se dictan otras disposiciones”, pues el artículo 279 de la citada Ley, dispuso:
“ARTÍCULO 279. Los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, y los diarios o publicaciones periódicas, (así como sus complementos de carácter visual, audiovisual o sonoros, que sean vendidos en único paquete cualquiera que sea su procedencia siempre que tenga el carácter científico o cultural) 8, continúan exentos del impuesto al valor agregado.”
En consecuencia, a partir de la Ley 98 de 1993, están exentos de IVA no sólo los libros, revistas y folletos o coleccionables de carácter científico o cultural, sino los diarios o publicaciones periódicas, exención que mantuvo la Ley 223 de 1995.
Cabe recordar que aunque el artículo 2 de la Ley 223 de 1995 modificó el 424 del Estatuto Tributario para adicionar partidas arancelarias excluidas, para la fecha de la Ley (23 de diciembre de 1995), ya los diarios y publicaciones periódicas habían quedado exentas del impuesto (artículo 23 de la Ley 98 de 1993), por lo que el artículo 279 de la Ley 223, en cuanto reiteró la exención respecto de tales bienes, es perfectamente coherente con el artículo 2 ibídem.
Además, si la voluntad del legislador hubiera sido la de volver a considerar como excluidos de IVA, los bienes de la partida arancelaria 49.02 (diarios y publicaciones periódicas, impresos, incluso ilustrados), el artículo 2 de la Ley 223 de 1995, que adicionó el artículo 424 del Estatuto Tributario, hubiera adicionado dicha partida, cosa que no hizo.
En suma, al momento de presentación de la declaración de IVA (26 de noviembre de 1998, folio 9 c.ppal), los diarios y publicaciones periódicas estaban exentos del impuesto, dado que se encontraba vigente el artículo 279 de la Ley 223 de 1995.
Ahora bien, en este asunto el certificado de existencia y representación legal de la actora, que es la prueba de las cláusulas del contrato social (artículo 117 del Código de Comercio), da fe de que la actora se dedica, entre otras actividades, a editar, administrar, dirigir y distribuir periódicos, revistas y otras publicaciones, en nombre propio y por mandato de terceros (folio 2 ).
La DIAN sostuvo que el periódico que la actora edita y distribuye está excluido del IVA conforme al artículo 424 del Estatuto Tributario.
Sin embargo, de acuerdo con el análisis efectuado, para la época de los hechos, los diarios y publicaciones periódicas eran bienes exentos (artículos 23 de la Ley 98 de 1993 y 279 de la Ley 223 de 1995). En consecuencia, no procedían el rechazo de ingresos por operaciones exentas, la correlativa adición de ingresos por operaciones excluidas y el rechazo de impuestos descontables, dado que, se insiste, los ingresos provenientes de la venta del diario editado por la actora estaban exentos del tributo y, por lo mismo, la demandante podía llevar como descontable el impuesto pagado en la producción del bien.

Al no proceder la modificación de la declaración, carece de sustento la sanción por inexactitud.
No sobra advertir que si bien el Tribunal había proferido varias sentencias en las cuales negó las pretensiones de la demanda en asuntos en los que se discutió el mismo problema jurídico, tal hecho no significa que no pudiera modificar su criterio, como lo hizo en esta oportunidad, pues, los jueces son independientes y en sus providencias sólo están sujetos al imperio de la ley y la jurisprudencia sólo es un criterio auxiliar de la actividad judicial (artículo 230 de la Constitución Política).
También cabe precisar que la exención de los diarios y publicaciones periódicas no se encuentra sujeta a certificación alguna del Gobierno Nacional, como se desprende de los artículos 23 de la Ley 98 de 1993 y 279 de la Ley 223 de 1995, que no traen requisito alguno en tal sentido, por lo que carece de sustento la exigencia del apelante sobre el particular. Y, que la exención que reclama la actora, no es de los complementos de carácter visual, audiovisual o sonoros, como lo precisó erróneamente el a quo, por lo que tampoco procede el análisis respecto de si el diario editado por la demandante venía o no con fascículos y la naturaleza de los mismos.
En consecuencia, procedía la nulidad de los actos acusados, como lo dispuso el a quo, razón por la cual confirmará la providencia apelada en cuanto así lo señaló (numeral primero de la parte resolutiva).

Sin embargo, revocará el numeral segundo de la parte resolutiva de la sentencia apelada, que ordenó la devolución del saldo a favor solicitado por la actora, pues, la consecuencia de la nulidad de los actos de determinación oficial del impuesto, es la firmeza de la declaración presentada por la actora. Además, en este asunto no se analizó la legalidad del acto que rechazó la devolución, del cual ni siquiera aparece prueba de haberse expedido.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA

CONFÍRMASE el numeral primero de la parte resolutiva de la sentencia de 5 de febrero de 2007 del Tribunal Administrativo del Tolima, proferida dentro del proceso de nulidad y restablecimiento del derecho de EDITORIAL AGUASCLARAS S.A., contra LA DIAN.

REVÓCASE el numeral segundo de la parte resolutiva de la sentencia apelada. En su lugar, dispone:

SEGUNDO: Como consecuencia de la nulidad de los actos mencionados en el numeral primero, DECLÁRASE la firmeza de la declaración de IVA del bimestre cuatro de 1998, presentada por la actora.

RECONÓCESE personería a la abogada JACQUELINE PRADA ASCENCIO como apoderada de la demandada.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al Tribunal de origen. Cúmplase.
Esta providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha.


MARTHA TERESA BRICEÑO DE VALENCIA

Presidente



HUGO FERNANDO BASTIDAS BÁRCENAS


WILLIAM GIRALDO GIRALDO

HÉCTOR J. ROMERO DÍAZ

1 De acuerdo con el artículo 1 Decreto 3142 de 1984 no se consideran de carácter científico o cultural, los libros y revistas de horóscopos, fotonovelas, modas, tiras cómicas o historietas gráficas y juegos de azar, los cuales están gravados a la tarifa general del 10%.

2 Por medio de la cual se dictan normas sobre democratización y fomento del libro colombiano.

3 Gacetas del Congreso 266 de agosto de 1993, pág 3 a 8; 348 de 8 de octubre de 1993, páginas 6 a 18; 382 de 4 de noviembre de 2003, págs 16 a 20.

4 El aparte que se encuentra entre paréntesis fue derogado expresamente por el artículo 154 de la Ley 488 de 1998.

5 De acuerdo con el artículo 1 Decreto 3142 de 1984 no se consideran de carácter científico o cultural, los libros y revistas de horóscopos, fotonovelas, modas, tiras cómicas o historietas gráficas y juegos de azar, los cuales están gravados a la tarifa general del 10%.

6 Por medio de la cual se dictan normas sobre democratización y fomento del libro colombiano.

7 Gacetas del Congreso 266 de agosto de 1993, pág 3 a 8; 348 de 8 de octubre de 1993, páginas 6 a 18; 382 de 4 de noviembre de 2003, págs 16 a 20.

8 El aparte que se encuentra entre paréntesis fue derogado expresamente por el artículo 154 de la Ley 488 de 1998.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconBogotá, D. C., ocho (8) de julio de dos mil nueve (2009)

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconSala de casación penal magistrado Ponente: julio enrique socha salamanca...

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconSala de casación penal magistrado Ponente javier zapata ortiz bogotá...

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconSala de casación penal magistrado Ponente: julio enrique socha salamanca...

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconSala de casación penal magistrado Ponente: julio enrique socha salamanca...

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconAprobado Acta N° 074 Bogotá, D. C., marzo once (11) de dos mil nueve (2009). I. Vistos

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconAprobado Acta N° 161 Bogotá, D. C., miércoles, tres (3) de junio dos mil nueve (2009)

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconConsejero Ponente: Enrique Gil Botero Bogotá, D. nueve (9) de julio de dos mil catorce (2014)

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconSantiago, veintitrés de marzo de dos mil nueve

Bogotá, D. C., veintitrés (23) de julio de dos mil nueve (2009) iconMagistrada Ponente ruth marina díaz rueda bogotá, D. C., primero...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com