Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes






descargar 1.4 Mb.
títuloPsicografiada por: Dr. Hercilio Maes
página1/31
fecha de publicación25.09.2015
tamaño1.4 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

Ramatís El Sublime Peregrino

El Sublime Peregrino


Ramatís

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes

Traducción del portugués por MANUEL VALVERDE

Revisada por JOSÉ FUZEIRA

QUINTA EDICIÓN

EDITORIAL KIER S.A.

Av. Santa Fe 1260

(1059) Buenos Aires - Argentina

Título original en portugués:

0 Sublime Peregrino

Ediciones en castellano:

Editorial Kier S.A.; Buenos Aires

Años: 1970 -1975 -1980 -1987 -1995

Tapa: Baldessari

LIBRO DE EDICIÓN ARGENTINA

I.S.B.N.: 950-17-1329-6

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723

© 1995 by Editorial Kier S.A. Buenos Aires

Impreso en la Argentina

Printed in Argentina

A

Rui Ferreira da Luz
Mi homenaje fraterno

al comienzo de esta obra,

cuyas palabras afectuosas

y pensamientos instructivos

han vivificado

mi trabajo espiritual.
Hercilio Maes

ALGUNAS PALABRAS
Apreciados lectores:
Nos cabe dar algunas breves explicaciones respecto a esta obra, intitulada "El Sublime Peregrino". No es una historia cronológica sobre Jesús en su pasaje sobre la tierra. Ya se calculan en unas 7000 las obras escritas sobre su existencia, y la mayoría se fundamentan en los relatos evangélicos de Mateo, Lucas, Juan y Marcos, puesto que son la única fuente biográfica- de referencia oficial sobre su vida. Creemos que sería desperdiciar el tiempo si intentáramos con Ramatís, realizar una nueva Vida de Jesús, ajustada a los moldes de las bio­grafías existentes, las que redundan por la repetición de sus pasajes, y que paradójicamente, parecería tratarse de muchos hombres, dado las diferencias existentes en las argumentaciones individuales.

Por eso, preferimos indagar a Ramatís respecto a los principales hechos que promovieron la existencia del Amado Maestro Jesús, en forma limpia, ajena a los recelos dogmáticos, tabúes y cuantas im­perfecciones humanas predominan en estos temas, aunque esa verda­dera y liberal exposición, pueda causar choques emotivos en los tradicionalistas, y bastantes protestas por los más sentimentalistas, todavía acondicionados a las tradiciones religiosas.

Sabíamos que Ramatís había sido un conocido filósofo egipcio, en la época de Jesús y nada más apropiado, que nos dijera su pensar sobre el Divino Maestro. Le planteamos asuntos neurálgicos y algu­nas Preguntas tomaron cariz de impertinencia, pero queríamos conocer al Maestro Redentor de la humanidad, como el hombre incomún, magnífico y santificado, dado que es más lógico, pues menos grato resulta crearle un mito, blanco de la adoración fanática e incons­ciente, impuesta por los dogmas de la especulación religiosa organi­zada. Además, queríamos' interiorizarnos respecto a su "descenso" a la tierra, su identidad sideral — ¿por qué nació en Judea?— ¿cuál fue el proceso técnico de su encarnación, su contado con los Esenios? la verdad y naturaleza de la traición de Judas, sus milagros y obras, los motivos obvios de su condenación en la cruz, el enjuiciamiento ante el Sanedrín y Pilatos, la razón de los pasajes evangélicos que le desmienten su bondad y ternura, la verdad o fantasía sobre el Cristo Planetario, y finalmente, ¿cuál fue su contextura humana, fí­sica o fluídica?

Respecto a las simpatías o antipatías, censuras o elogios, es un problema que no nos preocupa, pues nuestra intención es servir y ser útiles a una causa espiritual de amplitud colectiva. También damos por descontado las protestas de ciertos sectores religiosos, aferrados al subjetivismo de los "milagros" y fantasías mitológicas, que llegan a admitir que el propio Dios se transformó en hombre para salvar a la humanidad. También sabemos, que no admitirán esta obra los espiritualistas que admiten la excentricidad de un Jesús fluídico, para que compita con los hombres por medio de una naturaleza humana, diferente a las leyes biológicas de la procreación.

En mi función de médium de Ramatís, hice todo lo posible para recepcionar su pensamiento, exceptuado de ánimos y premeditación mediúmnica. "El Sublime Peregrino" no es un nuevo intento de impactar sobre algunos ángulos de la vida de Jesús a través de la psicografía; sino, ofrecer algo de su contextura sideral fuera de la ma­teria, la naturaleza de sus relaciones con los planos de la vida cósmica con el Espíritu Planetario de la tierra. Ese es el Jesús que necesitamos sentir permanentemente en nosotros mismos, porque ultrapasa el "tiempo" y el "espacio", que significa la Fuente inagotable, el "ca­mino, la verdad y la vida" de nuestra ventura espiritual.
Grupo de Trabajo "Ramatís"

Curitiba, 15 de diciembre de 1964.
PREÁMBULO DE RAMATÍS
Mis hermanos:
En esta obra nos vuelven a ligar los recuerdos del contacto que tuvimos con Jesús de Nazareth, en la Palestina y las indagaciones que hiciéramos a algunos de sus discípulos en aquella época, y a otros más, aquí en el Espacio. Algunos pasajes o configuraciones de su infancia, adolescencia y madurez, podemos revivirlos recurriendo a los archivos o "registros etéricos", fruto de las vibraciones u ondas de luz en el Éter o "Akasa" de los orientales, que registra desde el vibrar de un átomo hasta la composición de una galaxia 1.

En vez de dictar una biografía romancesca, donde la imagina­ción nuestra o la del médium pueda suplir —como eslabón o conti­nuidad— los trechos que faltan o se hallan bastante oscuros, nos esforzamos para dejaros una idea nítida y segura sobre la realidad del Espíritu angélico de Jesús, que jamás renegó de la vida física, pues vivió sin contrariar las costumbres y necesidades humanas. Aten­diendo la sugestión de nuestros Superiores de la Espiritualidad, tra­tamos de esclarecer a los lectores, sobre los diversos conocimientos de la vida oculta y prepararlos para las revelaciones futuras, prefe­rentemente en lo que se refiere a la contextura de su espíritu inmor­tal. He ahí los motivos de nuestras "divagaciones" que acostumbra­mos a presentar intencionalmente fuera de los temas fundamentales de nuestras obras, las que proporcionan a nuestros lectores el camino hacia una adoctrinación suave, indirecta y desapercibida que los ayu­dará en el ajuste de los fragmentos de sus propias adquisiciones espi­rituales, y que resultaría árido y agotador haciéndolo aisladamente, quedando así, más atrayente y fácil.

No defendemos "tesis", ni pretendemos afirmar puntos doctrina­rios en nuestros relatos sobre El Sublime Peregrino, intentamos sola­mente, revelaros algunas actitudes y estados de espiritualidad del Maestro Jesús que se ajustan a su elevada contextura espiritual. Le cabe al lector, encontrar justo o inverosímil el texto de esta obra, que sin lugar a dudas, estará ajustado a su propio grado espiritual. En verdad, todos nosotros, día a día, descubrimos que sabemos muy poco sobre la naturaleza sideral de Jesús, y es muy posible, que después de algunos milenios la conoceremos en toda su plenitud. Como no nos guía el deseo de querer contestar a centenares de hombres, desde ya aseguramos el respeto y la comprensión debida ante cualquier opi­nión, sobre esta obra.

Hace siglos que los hombres desperdician su precioso tiempo indagando menudencias de los hechos ocurridos al Maestro Jesús. Mientras tanto, descuidan y no practican sus admirables enseñanzas de redención moral y espiritual. Respecto a su nacimiento, ciertos estudiosos, basados en la historia profana, lo juzgan nacido en Nazareth; otros, conforme a la tradición evangélica de la Iglesia Católica 2 lo creen oriundo de Belén, y otros, llegan a atribuir su nacimiento en la misma Belén, a fin de justificar la leyenda creada y situarlo en un establo, cumpliendo integralmente con las profecías del Viejo Tes­tamento 3.

La tradición mitológica acostumbra a describir el nacimiento de los grandes iniciados o avatares que vienen a cumplir con elevadas misiones sociales o espirituales, naciendo de vírgenes y bajo miste­riosos esponsalicios, extraños al orden natural del sexo y la gestación. Krisnha, Lao Tsé, Zoroastro, Buda, Salivahana y otros instructores espirituales nacieron de vírgenes y a través de
1 "Conforme al conocimiento que tienen los estudiosos y pensadores del Espiritismo, las poderosas sensibilidades etéricas, las ondas luminosas disemina­das por el Universo, el fluido universal, en fin, la sede de la Creación, vehículo de la Vida, posee la prodigiosa capacidad de registrar y archivar en sus indes­criptibles esencias, todos los acontecimientos desarrollados bajo la Luz del Sol, en la tierra y por lo Vasto del Infinito." Texto extraído de la Pág. 56, de la obra Dramas de la Obsesión, de Yvonne A. Pereira, editada por la Fed. Esp. Brasileña.

2 Nota del Revisor: Según el Evangelio de Juan, Cáp. 1, vers. 45-6, el apóstol se refiere a Jesús de Nazareth, hijo de José. De hecho debe haber sido creado en Nazareth, resultando el compuesto de Jesús de Nazareth, aunque haya realmente nacido en Belén.

3 Mateo, Cáp. II, vers. 1 y 23. Lucas, Cáp. II, vers. 4 y 7. Isaías, cap. IX, vers. 6 y 7.

fenómenos o procesos extraterrenos. Jesús, por su elevada jerarquía sideral, tampoco esca­paría a venir a la luz del mundo sin alterar la virginidad de María y ser concebido "por obra y gracia del Espíritu Santo".

Todavía existen otras preocupaciones respecto a ciertos acon­tecimientos, como ser si José y María se trasladaron para atender al empadronamiento ordenado por los romanos. Si realmente sucedió así, sólo pudo ocurrir en el reinado de Quirinus, después de la caída de Arquelao. Pero, si Jesús nació bajo el poder de Herodes, con­forme aseguran los dos evangelios 4, entonces el viaje de José y María rumbo a Jerusalén no se realizó, porque en el régimen de Herodes no hubo ningún empadronamiento.

Todavía se multiplican las dudas y discordancias respecto a Jesús, pues hasta los espiritas, a pesar de los muchos esclarecimientos que poseen respecto a la vida espiritual, también divergen sobre la naturaleza del cuerpo del Maestro. Una parte admite a Jesús con un cuerpo físico, sujeto a las contingencias comunes de la vida car­nal; otros prefieren la tesis de los "Cuatro Evangelios", de Roustaing, obra más afín a las revelaciones mitológicas del catolicismo y res­ponsable por la concepción del "cuerpo fluídico". Además, esa apreciación de si Jesús tenía un "cuerpo fluídico", se ajusta al mis­terio de su "ascensión en cuerpo y alma", lo que no es admitido por los espiritas kardecistas.

Esas discusiones sobre las características o minucias de los acon­tecimientos ocurridos, es una pérdida de tiempo, pues lo más impor­tante es su vida de abnegación y sacrificios ilimitados, en el sentido de "salvar" a la humanidad. Belén o Nazareth, el hogar o el pesebre (establo), cuerpo físico o fluídico, milagros o trivialidades son cir­cunstancias incapaces de influir sobre el contenido de su Evangelio, el más avanzado Código de Leyes de perfeccionamiento espiritual. Jesús vivió siempre en sí mismo las enseñanzas y conceptos salva­dores, predicados para el hombre terreno, y obviamente, que es mucho más importante y valiosa su doctrina y no los aspectos hu­manos del ambiente donde nació y vivió. La consumación de su holocausto en la cruz fue el coronamiento mesiánico y la confirma­ción inconfundible de toda la doctrina recomendada a la humani­dad, sin derogar las leyes del mundo material, pues sus "milagros" nada tenían de sobrenaturales y podían ser fácilmente explicados por las leyes de la física trascendental con relación a los fenómenos mediúmnicos, hoy muy conocidos.

Jesús, aunque fuera un ángel exilado del cielo, vivió junto a los terrícolas, luchando en la vida humana con las mismas armas, sin privilegios especiales y sin recurrir a interferencias extraterrenas para eximirse de las angustias y dolores inherentes a su tarea mesiánica. Su programa en la tierra, estaba destinado a salvar al sabio como al rico, al iletrado como al pobre, por eso enfrentó las mismas reac­ciones que eran comunes a todos los hombres, soportando las tenden­cias instintivas .y los impulsos atávicos, propios de su constitución biológica hereditaria, aunque se le atribuyese un linaje excepcional de la estirpe de David 5. El Maestro movilizaba todos los recursos posibles para evitar su desencarnación prematura, pues su cuerpo de carne se resentía por el potencial elevado de las vibraciones sidéreas, emitidas por su Espíritu angélico. Vivía en algunos minutos, los pensamientos, las emociones, ansiedades y angustias que los terríco­las no conseguían vivir en una existencia. El ritmo del metabolismo de su vida espiritual ultrapasaba el límite áurico de toda la humani­dad terráquea, y sus raciocinios estaban más allá del tiempo y el espacio, agotando al cerebro material.

En su hercúleo esfuerzo para colocarse a gusto en la carne, Jesús se asemejaba a un rayo de Sol intentando acomodarse en una modesta vasija de barro. Su mente vivía en constante tensión, cuyo impacto se descargaba sobre los plexos nerviosos, oprimiéndole el cerebro, los nervios, la sangre y los vasos capilares, resultando peli­grosos inconvenientes en la red circulatoria. El torbellino de pen­samientos creadores vibraba y descendía de la superconciencia, en­tonces, recurría a los ayunos periódicos para que su espíritu consiguiera mayor libertad en esas fases preagónicas de
4 Mateo, cap. II, vers. 1. Lucas, cap. I, vers. 5.

5 Lucas, cap. II, vers. 4. 2ª Epístola de Pablo a Timoteo, Cáp. II, vers. 8.
desahogo para la mate­ria. Otras veces, el mismo organismo movilizaba recursos biológicos de emergencia, vertiendo hacia afuera sudor y sangre, compensando la descarga inmediata de los humores, la peligrosa tensión "psico-física", fruto del fabuloso potencial de energía espiritual que le opri­mía la frágil carne 6.

Aunque las pasiones y los deseos residan en el alma, Jesús tam­bién estaba obligado a movilizar sus recursos angélicos para neutra­lizar las vibraciones pesadas del ambiente donde se encontraba; como las flores delicadas, que deben resistir los vientos agresivos. Los mis­mos relatos religiosos, simbolizan la tentación de Satanás 7 sobre Jesús, en el "desierto de la vida humana", donde la fuerza de los impulsos de la animalidad pretendían sujetarlo a las telas seductoras de la vida sensual y epicurística del mundo.

A pesar que el terrícola no tiene una avanzada sensibilidad mo­ral para poder valorar el inmenso sacrificio y abnegación ofrecidos por Jesús al descender a los charcos de vuestro mundo; son mucho menores las luchas, angustias y los tormentos del pecador, en el sen­tido de purificarse para alcanzar las esferas de la angelitud, ante el martirio del ángel que renunció a las venturas celestiales de los mun­dos divinos, para descender al abismo pantanoso de los mundos materiales.

Es mucho más fácil y cómodo despojarnos del sucio barro, to­mando un baño refrescante, que vestir ropas pesadas y bajar al abismo repulsivo e infectado, donde se debaten criaturas necesitadas de nuestro auxilio.
Ramatís

Paz y Amor.

6 Nota del Revisor: El Evangelio de Lucas, Cáp. XXII, vers. 44, se refiere a lo siguiente: "Y le vino un sudor de sangre, como si fueran gotas, que caían en la tierra". Se trataba del sudor sanguíneo por hemorragia de las glándulas sudoríparas, que la medicina llama hematidrosis.

7 Mateo, cap. IV, vers. 1 al 11.

Capítulo I

LA DIVINIDAD Y LA EXISTENCIA DE JESUS
Pregunta: ¿Por qué causa el dogma católico afirma que Jesús es el mismo Dios encarnado, hecho hombre para salvar a la huma­nidad?

Ramatís: Jesús es el Espíritu más excelso y genial de la tierra, de la cual es su Regente Espiritual. Fue el más sublime, heroico e inconfundible Instructor entre todos los mensajeros espirituales que tuvo vuestra humanidad. Su encarnación mesiánica y pasión sacrificial tuvieron como objetivo, acelerar todo lo posible, el ritmo de evolución espiritual de los terrícolas para proporcionar el mayor número de redención posible de almas durante la "separación del yuyo y del trigo, de los lobos y las ovejas" en el profético Juicio Final, en plena ejecución en el presente siglo.

Pregunta: ¿Nos podéis dar algunos detalles sobre la separación de esos dos órdenes, tan mencionados?

Ramatís: El "trigo" y las "ovejas" simbolizan los de la "dere­cha" del Cristo; son los pacíficos, altruistas, humildes y compasivos, los representantes de las sublimes bienaventuranzas del Sermón de la Montaña. El caso se parece a lo que sucede en un jardín, cuando el jardinero decide arrancar las hierbas dañinas que asfixian y per­turban el crecimiento de las flores, para abonar seguidamente la tie­rra y conseguir después, una floración sana y bella.

El grupo de espíritus colocado a la "izquierda" del Cristo, que las profecías lo citan como "el yuyo" o "los lobos", son los malos, los crueles, avaros, irascibles, orgullosos, egoístas, hipócritas, lujuriosos y celosos irremediables. Sólo las hierbas dañinas de los jardines serán "arrancadas" o "apartadas" de la tierra hacia un planeta inferior, compatible con sus pasiones y vicios
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconPsicografiada por: Dr. Hercilio Maes

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconHercilio Maes

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconTI/813 log implementación de L centro de distribución de gas servicios maes eril

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconEs por todo por ello por lo que se acuerda por unanimidad, a tenor...

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconA) Indique si el carácter mostrado en la genealogía por los símbolos...

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconSumilla : interpone queja por faltas graves y por graves actos de...

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconPrueba proyectiva ideada por Eric Wartegg en 1940 y adaptada por...

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes icon2. Examen en general de los incisos del art. Actos de comercio por...

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconCórdoba, trece (13) de abril de 2012. Proveyendo al escrito inicial:...

Psicografiada por: Dr. Hercilio Maes iconEste es el listado de Libros de Varieduca. Con el comando Control...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com