La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de






descargar 190 Kb.
títuloLa Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de
página14/16
fecha de publicación25.09.2015
tamaño190 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

B.4. La incorporación de la primera lengua extranjera y de las tecnologías de la información y la comunicación


La enseñanza de una segunda lengua debe realizarse necesariamente sintonizando con el proceso natural por el cual el niño aprende a entender y a expresarse en su propia lengua materna. Enseñar una segunda lengua a niños y niñas pequeños no es tarea fácil, sobre todo cuando las posibilidades inmediatas de utilización de esta lengua se reducen exclusivamente a la clase de idioma. El maestro o la maestra debe crear situaciones reales e inventar situaciones imaginarias que permitan al alumnado el uso natural de la lengua que enseña pues su enfoque es, necesariamente, comunicativo. El apoyo gestual y corporal contribuirá a mejorar la comprensión de la lengua extranjera.

La enseñanza-aprendizaje de esta segunda lengua se integra en el área de Desarrollo del lenguaje y de las habilidades comunicativas, pero su código lingüístico ha de generalizarse en cualquier situación. La dedicación horaria en cada uno de los cursos de educación infantil, estimada en noventa minutos semanales distribuidos en sesiones con una duración mínima de veinte minutos, se debe organizar de forma flexible pero equilibrada a lo largo de la semana para desarrollar un aprendizaje natural y espontáneo que facilite la generalización.

El maestro tutor o la maestra tutora y el profesorado especialista comparten la programación y la intervención educativa en el aula, para garantizar un proceso de enseñanza y aprendizaje coherente. El profesorado especialista utilizará siempre la segunda lengua en su diálogo con el alumnado y el tutor colaborará y apoyará para que el alumnado adquiriera, afiance y generalice los aprendizajes.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación se introducen como herramientas al servicio del conocimiento, la experiencia, la expresión y la representación, aprovechando su carácter motivador y su potencial de enseñanza. El niño y la niña en esta etapa interiorizan el código de forma natural, lo aprende como un elemento más de su universo cognitivo.

El ordenador y los programas multimedia se convierten en un medio más, en recursos habituales que, por su carácter interactivo, son atractivos y ayudan a generalizar habilidades y conocimientos.

Mediante aprendizajes muy sencillos y funcionales usaremos en esta etapa programas que le familiaricen con el uso del código informático: moverse con el ratón dentro de la pantalla, identificar iconos y zonas activas y no activas de la pantalla…

El uso del ordenador permite, por tanto, una aproximación a los códigos tecnológicos en los que nuestra sociedad actual está inmersa, con los que los niños conviven a diario o tendrán que convivir: el uso de vídeos u otros pequeños electrodomésticos, el uso de cajeros automáticos, acceder a informaciones informatizadas en bibliotecas, estaciones de tren o autobuses, etc.

El uso del scanner permite digitalizar realidades externas al ordenador y poderlas manipular dentro de él. Se convierte así en una forma más de relación del niño con el medio, una representación de la realidad con la que se puede interactuar. Incorpora una nueva forma en la construcción del conocimiento.

Todo ello sin perder de vista, que toda herramienta en el aula, toda acción de un maestro y de un alumno debe estar cargada de significado para producir el aprendizaje.

B.5. Las estrategias metodológicas, las actividades de enseñanza y aprendizaje, los agrupamientos, la organización del tiempo, del espacio, de los recursos personales y materiales.


La educación infantil requiere unos principios metodológicos, unas líneas de actuación para enmar­car la acción pedagógica y dar sentido y coherencia a todas las variables que intervienen en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

No existe un enfoque metodológico único y universal capaz de dar una respuesta adecuada a todas las situaciones. Es necesario alejarse de diseños homogéneos y uniformes que tienen dificultad para respetar los ritmos de aprendizaje individuales, el momento evolutivo y la madurez en la que se encuentra el alumnado.

La metodología constituye, por tanto, la hipótesis de la que se parte para organizar todas las variables que intervienen en el aula y ha de responder a los siguientes principios básicos:

1.- La necesidad de realizar aprendizajes signifi­cativos que permitan al niño y la niña establecer relaciones entre sus experiencias previas y los nuevos aprendizajes. Para facilitar este aprendizaje es necesario partir de lo global a lo diferenciado y de la vivencia a la representación.

2.- El uso de estrategias multisensoriales que estimulen la creatividad y la actividad mental y física del alumnado, utilizando distintos lenguajes para facilitar el establecimiento de múltiples conexiones desde la oportunidad, mediante el aprovechamiento didáctico de “lo surgido”, la sorpresa y la variedad, huyendo de la actividad mecánica y rutinaria.

3.- El juego libre o el dirigido permite el desarrollo simultáneo de las diferentes dimensiones de la personalidad. En el juego, con la actividad de los niños y las niñas, se conjuga el placer por hacer y la motivación por aprender. El juego constituye un importante motor en el desarrollo de los aspectos emocionales, intelectuales y sociales.

4.- El aprendizaje es un proceso de intercambio continuo, la interacción entre los niños y niñas, y de estos con los adultos, constituye tanto un objetivo educativo como un recurso meto­dológico de primer orden.

5.- La creación de un ambiente cálido, aco­gedor y seguro, despierta en el niño y en la niña el deseo de estar y de hacer en la escuela. La atención de la maestra o el maestro es una herramienta básica para sentirse querido, que le permitir afrontar los retos del aprendizaje y desarrollar una autoestima positiva.

6.- El proceso de enseñanza y aprendizaje debe orientarse al desarrollo de la autonomía del alumno, planificándose de forma gradual situaciones que partiendo del modelado y el aprendizaje guiado propicien el desarrollo autónomo de tareas. En todos los casos es necesario asegurar el éxito valorando los sucesivos acercamientos a las soluciones, apoyando cuando sea necesario y retirando de manera progresiva la ayuda.

7.- La flexibilidad en la distribución del tiempo y del espacio, el control de estímulos, la constitución de grupos y la organización de actividades adaptadas a los contenidos y a las particularidades del alumnado, facilitan el aprendizaje.

8.- La colaboración con las familias es imprescindible cuando se comparte la labor educativa. Es imprescindible planificar cómo, cuándo, dónde y para qué se establecerá esa comunicación y coordinación entre padres y madres y el profesorado.

En síntesis, es a través de la manipulación, del juego y de la experimentación con los elementos físicos y sociales de su entorno, como los niños y niñas construyen su identidad, se conocen a sí mismos, y descubren las características y cualidades de las personas y de los objetos que les rodean, elaborando, de forma más o menos acertada, sus propios esquemas de acción e interpretación de la realidad.

La coherencia con estos principios metodológicos asegura la calidad de la respuesta y debe estar presente cuando se organizan las diferentes variables que intervienen en el aula de educación infantil:

  • Los tiempos.

La organización del horario escolar ha de ser flexible para poder adaptarse al desarrollo evolutivo y a las necesidades de los niños y las niñas, al contenido de los proyectos de trabajo y al tipo de tarea por desarrollar. Esta flexibilidad no excluye el uso de una secuencia temporal ordenada que permita, mediante el desarrollo de rutinas, la creación de hábitos.

  • Los espacios.

El espacio es el medio donde le niño y la niña se mueven y en su organización se debe armonizar la adaptación a las variadas situaciones de enseñanza y aprendizaje y el necesario control de estímulos para que permita la creación de hábitos de trabajo.

Los niños se relacionan mejor y aprenden más en un ambiente estimulante y a la vez ordenado, en el que se ofrecen distintas posibilidades de acción: su organización debe hacer posible el momento colectivo de la asamblea, el trabajo individual y el compartido, el estímulo y la respuesta a las iniciativas individuales, el descanso o el trabajo que requiere concentración y el que exige movimiento.

Cada educador o educadora ha de buscar la más adecuada para las características de su grupo y sus condiciones materiales concretas, pero, para crear hábitos de comportamiento, es necesario que cada lugar tenga una finalidad de uso que evita el aislamiento, la aglomeración o las interrupciones.

Asimismo debe facilitar el contacto visual, la escucha activa y el intercambio. El espacio del aula organizado en zonas de juego y en rincones puede cumplir ambas condiciones. Sin perder de vista la necesidad de utilizar espacios alternativos en el centro o fuera de él, mediante visitas y salidas.

  • Los materiales.

La manipulación y exploración de los objetos son recursos naturales de aprendizaje que el niño y la niña utilizan espontáneamente, usándolos también como medios de relación y estableciendo con ellos vínculos afectivos.

En este sentido cobra especial importancia la selección y organización del material que pongamos al alcance, incluidos los objetos que el niño y la niña traen al aula. Hay que utilizar materiales variados, manejables, atractivos, seguros, sugestivos y adaptados a las características del grupo, que den ocasiones para manipular, experimentar o representar. Sin olvidar el propio cuerpo, el de los otros y el del adulto como primeros recursos, hay que utilizar textos con fichas, programas multimedia, videos, cuentos, material de recuperación y deshecho, de juegos manipulativos, etc.

El ordenador es una herramienta para toda la clase a través del trabajo en grupo, mediante el visionado de un programa, sirviendo de apoyo para introducir un concepto concreto o estimulando el trabajo libre y creativo a través de juegos. Esta herramienta permite igualmente el intercambio entre centros.

Asimismo es necesario utilizar un mobiliario ergonómico y adaptado a las características de los alumnos.

La puesta en marcha de experiencias de socialización en la compra y utilización de los materiales, ayuda a rentabilizar los recursos, aseguran su suficiencia y variedad, favorecen el uso colectivo y contribuyen al desarrollo social, ya que proporcionan ocasión de compartir, de ayudar y colaborar, de resolver conflictos, de ponerse en el punto de vista de los otros...

  • Los agrupamientos.

El hecho de organizar al alumnado en grupos-clase, por criterio de edad, el orden alfabético o el orden de llegada al centro, no significa el crear estructuras rígidas de funcionamiento. A lo largo de la jornada se pueden establecer diferentes tipos de agrupamientos en función de las actividades y de las intenciones educativas permitiendo la realización de actividades individuales y compartidas, en pequeño grupo y en gran grupo.

  • Las actividades de aprendizaje de los niños y las niñas y las actividades de enseñanza de maestros y maestras.

Las actividades de los niños han de ser fundamentalmente lúdicas, adecuadas a sus características, capacidades e intereses, variadas y flexibles para asegurar su motivación e interés y responder a las necesidades. Su estructura debe asegurar el desarrollo de diferentes procesos: conectar y descubrir lo que le sucede y lo que sucede a su alrededor, interiorizar las representaciones de forma organizada, recuperar la información y expresarla con diferentes códigos. Asimismo se debe garantizar, mediante la repetición y la rutina, la formación de hábitos y la automatización de las conductas.

    Las actividades de los maestros están orientadas a promover el aprendizaje del niño y de la niña. Para que su acción sea eficaz es imprescindible crear un ambiente afectivo, cálido, acogedor y ordenado, donde el alumnado se sienta seguro, se muestre colaborador y dispuesto a desarrollar comportamientos positivos y deseables.

  • El aula es un espacio compartido y abierto.

El aula es un espacio compartido y abierto a otros profesionales que inciden en el mismo grupo de niños y niñas con su acción educativa y a las familias que colaboran de forma puntual en actividades.

Para garantizar la coordinación de los objetivos, los contenidos y el desarrollo de una metodología coherente, ha de ser una práctica habitual la presencia junto al tutor o la tutora, de los especialistas en lengua extranjera, en música, en psicomotricidad, del profesor de apoyo al alumnado con necesidades educativas especiales, del orientador u orientadora y de la propia familias.

  • El espacio y el tiempo de recreo.

El recreo tiene un carácter educativo pues los niños y las niñas continúan el desarrollo de su actividad motora, simbólica y de socialización. La utilización de este espacio exige una planificación intencional y una distribución ordenada, para que el niño y la niña vayan aprendiendo a utilizar su tiempo libre de forma adaptada desde una manera guiada hasta una manera cada vez más autónoma. En el recreo el maestro o la maestra podrán recoger una información relevante sobre sus intereses, sobre el proceso de socialización y reforzar aprendizajes ofreciendo pautas de actuación.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

similar:

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconEn cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de...

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconLa estructura del sistema educativo en la loe, ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educacióN

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconResumen. Ley Orgánica 1/2015, de 30/03, por la que se modifica la...

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconReglamento general de la ley orgánica del sistema nacional de contratación pública

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconAportes glbti al Proyecto de Ley Orgánica de Prevención, Control...

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconÁmbito de aplicacióN (Ley Orgánica 1/2002 reguladora del Derecho de Asociación)

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconDemanda de inconstitucionalidad contra el artículo 22 de la Ley 152...

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconSu integración social, modificada por la Ley Orgánica 8/2000, de...

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconEl extinto artículo 35 36ª del Estatuto de Autonomía de Aragón, según...
«las apuestas basadas en actividades deportivas, de competición o de otra índole»

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo en su artículo 3 y la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de iconSinopsis proyecto de decreto por el que se adiciona el artículo 5...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com