Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana






descargar 101.91 Kb.
títuloRoma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana
página3/3
fecha de publicación18.09.2015
tamaño101.91 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3

IMPERIO DE ROMA
Período de la historia de Roma caracterizado por un régimen político dominado por un emperador, que comprende desde el momento en que Octavio recibió el título de 'Augusto' (27 a.C.) hasta la disolución del Imperio romano de Occidente (476 d.C.).
Augusto y la dinastía Julio-Claudia:

El Imperio sucedió a la República de Roma y Augusto, como primer ciudadano, mantuvo la constitución republicana hasta el año 23 a.C. en que el poder tribunicio y el Imperio Militar o mando supremo que fueron revestidos con la autoridad real. El Senado conservó el control de Roma, la península Itálica y las rovincias más romanizadas y pacíficas. Las provincias fronterizas, donde fue preciso el acuartelamiento estable de legiones, estaban gobernadas por legados, nombrados y controlados directamente por Augusto. La corrupción y extorsión que habían caracterizado a la administración provincial romana durante el último siglo de la República no fue tolerada, de lo que se beneficiaron en especial las provincias.
Augusto introdujo numerosas reformas sociales, entre ellas las que pretendían restaurar las tradiciones morales del pueblo romano y la integridad del matrimonio; intentó combatir las costumbres licenciosas de la época y recuperar los antiguos festivales religiosos. Embelleció Roma con templos, basílicas y pórticos en lo que parecía el nacimiento de una era de paz y prosperidad. Este periodo representa la culminación de la edad de oro de la literatura latina, en la que destacan las obras poéticas de Virgilio, Horacio y Ovidio, y la monumental obra en prosa de Tito Livio, Historia de Roma.
Con el establecimiento de un sistema de gobierno imperial, la historia de Roma se identificó en gran medida con los reinados de cada uno de los emperadores. El emperador Tiberio, sucesor de su padrastro Augusto desde el 14 d.C., competente gestor, fue objeto del descontento y de la sospecha general; apoyándose en el poder militar, mantuvo en Roma a su Guardia Pretoriana (las únicas tropas permitidas en la capital), siempre prestas a su llamada. Fue sucedido por el tiránico y mentalmente inestable Calígula (27-41). A su muerte el título imperial pasó a Claudio I, cuyo mandato contempló la conquista de Britania y continuó las obras públicas y las reformas administrativas iniciadas por César y Augusto. Su hijo adoptivo Nerón inició su gobierno bajo el sabio consejo y asesoramiento del filósofo Lucio Anneo Séneca y de Sexto Afranio Burro, prefecto de la Guardia Pretoriana; sin embargo, sus posteriores excesos de poder le condujeron a su derrocamiento y suicidio en el 68 d.C., lo que supuso el fin de la dinastía Julio-Claudia.

Dinastías del los Flavios y los Antoninos (69-192):

Los breves reinados de Galba, Otón y Vitelio entre los años 68 y 69 d.C. fueron seguidos por el de Vespasiano, que junto a sus hijos, los emperadores Tito y Domiciano, constituyen la dinastía de los Flavios. Resucitaron la sencillez de la corte en los comienzos del Imperio e intentaron restaurar la autoridad del Senado y promover el bienestar del pueblo. Fue durante el reinado de Tito cuando se produjo la erupción del Vesubio que devastó la zona al sur de Nápoles donde se encontraban las ciudades de Herculano y Pompeya. Aunque la literatura floreció durante el reinado de Domiciano, éste se convirtió en sus últimos años en una persona cruel y un gobernante tiránico. Este periodo de terror sólo acabó con su asesinato.
Marco Coceyo Nerva (96-98) fue el primero de los denominados cinco buenos emperadores junto a Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio. Cada uno de ellos era elegido y adoptado legalmente por su predecesor según su habilidad e integridad. Trajano llevó a cabo una campaña contra los dacios, armenios y partos, permitiendo que el Imperio alcanzara su mayor extensión territorial; también destacó por su excelente administración. El escritor satírico Juvenal, el orador y escritor Plinio el Joven y el historiador Tácito vivieron bajo el reinado de Trajano. Los 21 años de gobierno de Adriano también fueron un periodo de paz y prosperidad; tras ceder algunos de los territorios más orientales, Adriano consolidó el resto del Imperio y estabilizó sus fronteras. El reinado de su sucesor, Antonino Pío se caracterizó igualmente por el orden y la paz. Las incursiones de varios pueblos emigrantes sobre diversas zonas del Imperio agitaron el reinado del siguiente emperador, el filósofo estoico Marco Aurelio, que gobernó junto a Lucio Aurelio Vero hasta el fallecimiento de este último. Marco Aurelio fue sucedido por su disoluto hijo Lucio Aurelio Cómodo, considerado como uno de los más sanguinarios y licenciosos tiranos de la historia. Fue asesinado en el 192 y con él finalizó la dinastía de los Antoninos.
Decadencia y caída del Imperio:

Los breves reinados de Publio Helvio Pertinax (193) y Didio Severo Juliano fueron seguidos por el de Lucio Septimio Severo (193-211), primer emperador de la breve dinastía de los Severos. Los emperadores de este linaje fueron: Caracalla, Heliogábalo (218-222) y Severo Alejandro (222-235). Septimio Severo fue un hábil gobernante; Caracalla fue famoso por su brutalidad y Heliogábalo por su corrupción. Se ha señalado que Caracalla otorgó en el año 212 la ciudadanía romana a todos los hombres libres del Imperio romano a fin de poder grabarlos con los impuestos a los que sólo estaban sometidos los ciudadanos. Severo Alejandro destacó por su justicia y sabiduría.
El periodo posterior a la muerte de Severo Alejandro fue de gran confusión. De los 12 emperadores que gobernaron en los 33 años siguientes, casi todos murieron violentamente, por lo general a manos del Ejército, quien también los había entronizado. Los emperadores ilirios, nativos de Dalmacia, lograron que se desarrollara un periodo breve de paz y prosperidad. Esta nueva dinastía incluyó a Claudio II el Gótico, que rechazó a los godos, y Aureliano, quien entre el 270 y el 275 derrotó a los godos, germanos y a la reina de Palmira, Zenobia, que había ocupado Egipto y Asia Menor, restaurando la unidad del Imperio durante algún tiempo. A Aureliano le siguieron una serie de emperadores relativamente insignificantes hasta el ascenso al trono en el año 284 de Diocleciano.

Gobernante capaz, Diocleciano llevó a cabo un buen número de reformas sociales, económicas y políticas: eliminó los privilegios económicos y políticos que habían disfrutado Roma e Italia a costa de las provincias, intentó regular la creciente inflación mediante el control de los precios de los alimentos y de otros productos básicos, así como del salario máximo de los trabajadores, instituyó un nuevo sistema de gobierno en el cual él y Maximiano compartieron el título de 'augusto', a fin de establecer una administración más uniforme en todo el Imperio. Sus poderes fueron reforzados por el nombramiento de dos césares, Galerio y Constancio, instaurando así el régimen de tetrarquía (dos augustos y dos césares). Diocleciano controlaba Tracia, Egipto y Asia, mientras que su césar Galerio gobernaba las provincias danubianas. Maximiano administraba Italia y África y su césar Constancio, Hispania, la Galia y Britania. La tetrarquía creó una maquinaria administrativa más sólida pero aumentó la ya enorme burocracia gubernamental con cuatro sectores imperiales y sus correspondientes funcionarios, lo que supuso una enorme carga financiera para los limitados recursos imperiales.
Diocleciano y Maximiano abdicaron en el 305 y dejaron a los dos nuevos césares inmersos en una guerra civil, que no acabó hasta la ascensión de Constantino I el Grande en el 312. Constantino, que había sido con anterioridad césar en Britania derrotó a sus rivales en la lucha por el poder y reunificó el Imperio de Occidente bajo su mando. Tras derrotar en el 314 a Licinio, emperador de Oriente, Constantino quedó como único gobernante del mundo romano. Se convirtió al cristianismo, que había hecho su aparición durante el reinado de Augusto y que, a pesar de las numerosas persecuciones de que fue objeto, se había difundido durante el mandato de los últimos emperadores; a finales del siglo IV, se convirtió en la religión oficial del Imperio. Constantino estableció la capital en Bizancio, ciudad reconstruida en el 330 y rebautizada con el nombre de Constantinopla (actual Estambul). La muerte de Constantino (337) marcó el inicio de la guerra civil entre los césares rivales, que continuó hasta que su único hijo vivo, Constancio II reunificó el Imperio bajo su mando. Fue sucedido por Juliano el Apóstata, conocido por tal nombre a causa de su renuncia al cristianismo, y éste por Joviano (363-364).
A continuación el Imperio volvió a escindirse, aunque bajo el reinado de Teodosio I estuvo unido por última vez, tras morir el emperador de Occidente, Valentiniano II. Cuando murió Teodosio (395), sus dos hijos se repartieron el Imperio: Arcadio se convirtió en emperador de Oriente (395-408) y Honorio en emperador de Occidente (395-423).
En el siglo V las provincias del Imperio romano de Occidente se empobrecieron por los impuestos exigidos para el mantenimiento del ejército y de la burocracia; también a causa de la guerra civil y de las invasiones de los pueblos germanos. Al principio la política conciliatoria con los invasores al nombrarles para cargos militares en el ejército romano y administrativos en el gobierno, tuvo éxito. No obstante, los pueblos invasores del Este emprendieron gradualmente la conquista del Occidente y a finales del siglo IV Alarico I, rey de los visigodos, ocupó Iliria y arrasó Grecia; en el 410 conquistó y saqueó Roma, pero murió poco después. Su sucesor Ataulfo (410-415) dirigió a los visigodos a la Galia y en el 419 el rey visigodo Valia recibió autorización del emperador Honorio para asentarse en el suroeste de la Galia, donde fundó un reino visigodo. En torno a estas fechas los vándalos, suevos y alanos ya habían invadido Hispania, por lo que Honorio se vio obligado a reconocer la autoridad de estos pueblos sobre esa provincia. Durante el reinado de su sucesor, Valentiniano III, los vándalos, bajo el mando de Genserico conquistaron Cartago, mientras que la Galia e Italia eran invadidas por los hunos, encabezados por Atila. Éste marchó primero sobre la Galia pero los visigodos, ya cristianizados y leales a Roma, le hicieron frente. En el año 451 un ejército de romanos y visigodos, mandado por Flavio Aecio, derrotó a los hunos en la batalla de los Campos Cataláunicos. En el año siguiente Atila invadió Lombardía, pero no pudo seguir avanzando hacia el sur y falleció en el año 453. En el 455, Valentiniano, último miembro del linaje de Teodosio en Occidente, fue asesinado. En el periodo comprendido entre su muerte y el año 476 el título de emperador de Occidente fue ostentado por nueve gobernantes, aunque el auténtico poder en la sombra era el general romano de origen suevo Ricimer, llamado también el 'proclamador de reyes'. Rómulo Augústulo, último emperador de Occidente, fue depuesto por el rey de los hérulos Odoacro a quien sus tropas proclamaron rey de Italia en el año 476. El Imperio de Oriente, también llamado Imperio bizantino, perduraría hasta 1453.

Puntos de Interés
Roma, que ha sido desde hace mucho una de las principales ciudades de Europa, es hoy un incomparable depósito de monumentos de todas las épocas, desde la era etrusca hasta los tiempos modernos. Los orígenes de la historia de Roma, bajo la monarquía etrusca y el periodo republicano, están representados por algunas reliquias; pero el legado del periodo imperial es muy amplio. Los monumentos romanos engloban desde el Panteón (fundado en el 27 a.C., reconstruido entre el 118 y el 128 d.C.), casi en perfecto estado y considerado uno de los más bellos templos supervivientes de la antigüedad, hasta el impresionante —aunque parcialmente en ruinas— Coliseo (inaugurado en el 80 d.C.), inmenso anfiteatro escenario de luchas entre gladiadores y otros espectáculos. En Roma se pueden ver las antiguas murallas de la ciudad, los arcos del triunfo, las estupendas plazas y los numerosos palacios e iglesias. Destacan entre todos ellos el Foro Romano y el Foro Imperial, antiguos centros comerciales y religiosos, las Termas de Caracalla, construidas alrededor del 217 d.C. y hoy utilizadas como escenarios de la ópera estival; las catacumbas, antiguos túneles bajo tierra donde los primeros cristianos practicaban su religión y eran enterrados, y el castillo de Sant'Angelo, construido como mausoleo del emperador romano Adriano y transformado en fortaleza durante la edad media. La basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma, fue fundada en el siglo IV y reconstruida considerablemente en los siglos XVII y XVIII; la basílica de San Pablo Extramuros se construyó en el siglo IV y se reconstruyó después de que un incendio la destruyera en 1823; y la basílica de San Pedro Encadenado, fundada en el siglo V, se reconstruyó en el siglo XV y contiene el Moisés, la famosa estatua de Miguel Angel.

Otros puntos famosos de interés histórico son la Piazza del Campidoglio, una plaza en la que hay una estatua de bronce del emperador Marco Aurelio terminada en el siglo IId.C.; la Piazza Navona, una plaza con tres fuentes, una de las cuales es la Fontana de los cuatro ríos del escultor italiano Gian Lorenzo Bernini; la Fontana de Trevi, una fuente barroca del siglo XVIII en la que tradicionalmente los turistas arrojan monedas y formulan deseos; y la Piazza di Spagna, donde se asciende por los famosos Escalones Españoles, construidos en el siglo XVIII, hasta la Trinità dei Monti (Trinidad de los Montes), una iglesia del siglo XV. Quizá las más bellas obras de tiempos no tan remotos son los edificios construidos en 1960 para la celebración de los Juegos Olímpicos, algunos de los cuales fueron diseñados por uno de los principales arquitectos italianos contemporáneos, Pier Luigi Nervi.
Roma ha sido un asentamiento urbano durante más de 2.000 años y aunque los monumentos de todas las épocas aún se conservan, debido al destructivo impacto de la contaminación y la vibración causada por el denso tráfico, los esfuerzos por preservarlos aumentan gradualmente, llegando a tomar medidas como la restricción del uso de automóviles y vehículos comerciales en el centro histórico.
FICHAS del RESUMEN del LIBRO
Introducción a La República de Roma

Desde el siglo VII hasta el siglo VI a.C., los reyes etruscos dominaban Roma pero hacia el 510 a.C. se estableció la República cuando el último monarca, Tarquino el Soberbio, fue destronado. A partir de entonces Roma empezó a absorber las regiones periféricas. A raíz de la invasión gala a principios del siglo IV a.C., se construyó alrededor de la ciudad la llamada Muralla Servia. El primer acueducto de Roma se construyó en el siglo 312 a.C.; al mismo tiempo, se construyó la vía Apia (Via Appia) que enlazaba la ciudad con el sur de Italia. Roma siguió expandiéndose tanto durante como después de las Guerras Púnicas (264-146 a.C.). Durante este tiempo, se construyó la primera basílica en el 184 a.C., en el Foro.
Tras los asesinatos (en el 133 y el 121 a.C.) de los hermanos Tiberio y Cayo Sempronio Graco, quienes habían intentado llevar a cabo una reforma agraria que permitiera acceder a la posesión de tierras a los plebeyos, la ciudad experimentó un periodo de inestabilidad que llegó a su cénit con las guerras civiles del siglo Ia.C. Por último, Julio César se convirtió en dictador e instituyó una serie de reformas. El Foro se había sobrecargado de edificios y monumentos, por lo que procedió a su ampliación creando el Foro de César y se completó con Augusto, primer emperador, quien también construyó el Foro de Augusto.
El Imperio de Roma
A comienzos de este periodo, Roma se había convertido en el centro del Imperio y de ella partía el sistema de carreteras que ponía en contacto las diferentes regiones del Imperio, por lo que bien podía ser considerada como la capital del mundo. Esta vasta aglomeración estaba dotada de abastecimiento de agua y red de alcantarillado, pero sobrepoblados vecindarios de gentes pobres eran causa de frecuentes incendios. El emperador Augusto instituyó las vigilias, o bomberos con poderes policiales. Además, a excepción de la noche, no se permitía circular a los vehículos por las calles y se aprobó una ley que restringía la altura máxima de los edificios. A pesar de todo, en el 64 d.C., un desastroso incendio destruyó gran parte del centro de la ciudad. Para Nerón, emperador entonces en el poder, esta fue la oportunidad de construir su palacio de la Casa Dorada.
La dinastía Flavia (69-96 d.C.), inició para ganarse el favor del pueblo romano un programa de obras públicas; la más destacada de éstas fue el anfiteatro conocido como Coliseo, donde se representaban juegos entre gladiadores e incluso batallas navales (naumaquias) en el escenario, que eran enormemente populares. En aquel tiempo la industria a gran escala en Roma era escasa o nula y no se generaba trabajo suficiente para tanta población, de ahí que para evitar revueltas populares fuera frecuente la distribución de alimentos entre el pueblo y la celebración de espectáculos gratuitos en el Coliseo, manteniendo así la política de 'pan y circo' que comenzó en la época republicana. También eran frecuentes las representaciones gratuitas en teatros públicos.
El emperador Trajano mandó construir a principios del sigloII el último de los foros imperiales. Por entonces, los baños termales, algunos incluso con bibliotecas, se habían convertido en una parte esencial de la vida de la ciudad; los más grandes fueron las termas, construidas por Caracalla y Diocleciano en el siglo III. Puesto que el declive llamaba a las puertas del Imperio, se construyó en el siglo III otra muralla rodeando la ciudad. En el siguiente siglo, no obstante, era obvio que la corte imperial tendría que estar más próxima a la frontera. El emperador ConstantinoI el Grande fundó la ciudad de Constantinopla para ser la 'nueva roma' cristiana. Aunque entonces Roma empezaba a deteriorarse seriamente, se construyeron en este periodo las primeras basílicas cristianas más importantes, entre ellas la de San Pedro.

El declive de la ciudad:

En el 410 y nuevamente en el 455 las tribus germanas saquearon la ciudad. A la vista del creciente caos, se intentó preservar el plan físico original de la ciudad pero la ocupación de los ostrogodos en el siglo VI, la siguiente reocupación bizantina y el fenómeno destructivo contribuyeron a precipitar el declive y la reducción de la población. No obstante, la ciudad fue sede del papado y se mantuvo cierto número de habitantes. Con el papa GregorioI se pudo frenar por un tiempo esta decadencia, pero pronto se convertiría en campo de batalla; en el siglo IX la situación tocó fondo cuando los árabes atacaron los alrededores de la ciudad, incluso el territorio papal. Durante la edad media, los barrios edificados disminuyeron hasta que quedaron confinados a las orillas del Tíber, donde se disponía de agua. Sólo uno de los antiguos acueductos sigue hoy en funcionamiento.
1   2   3

similar:

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconEl Imperio de los Incas tuvo como capital a la ciudad del Cuzco (Valle...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana icon1 1 y 2 En el siglo VIII a de C., Roma es una pequeña aldea situada...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconEn la ciudad de trujillo, peru, capital de la provincia del mismo...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconEn la ciudad de Neuquén, capital de la Provincia del mismo nombre,...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconAcuerdo n° 110. En la Ciudad de Neuquén, Capital de la Provincia...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconEs una ciudad mexicana, capital del estado de México, ubicada en el centro del país

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconLa provincia de Cádiz pertenece a la región de Andalucía en el sur...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconSergio Salamó Asenjo Universidad Marítima de Chile Universidad del Mar chile la ciudad romana

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconEn la ciudad de Neuquén, capital de la Provincia del mismo nombre,...

Roma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la región del Lacio y de la provincia de Roma, situada en el río Tíber, en la parte central del país cerca del mar Tirreno. El Paisaje Urbano de la Primera Época Romana iconEn la ciudad de San Salvador de Jujuy, capital de la Provincia de...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com