Santiago, 03 de abril de 2013






descargar 31.59 Kb.
títuloSantiago, 03 de abril de 2013
fecha de publicación16.09.2015
tamaño31.59 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
Santiago, 03 de abril de 2013.-

Vistos:

En estos autos RUC N° 1040023858-3 y RIT O-1037-2010, del Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, el Sindicato Nacional de Trabajadores Scotiabank Sudamericano, representado por don José Tomás Peralta Martínez, dedujo demanda declarativa, en juicio laboral de aplicación general, en contra de Scotiabank Chile S.A., representado por don James E. Callahan, a fin que se declare que el sindicato y cada uno de sus socios representados por su directiva, como parte de la libertad sindical, tienen derecho a que no se cometa ninguna de las prácticas antisindicales que se señalan a continuación, y que las mismas constituyen una violación al derecho a la libertad sindical del sindicato y de los socios del mismo: 1°.- pago a un dirigente sindical, de una indemnización muy por sobre lo establecido por la ley y el contrato, previo al inicio de un proceso de negociación colectiva; 2°.- discriminación entre dos organizaciones sindicales por parte de una empresa, por cuanto acepta negociar colectivamente con los socios de un sindicato (el Sindicato N°2 Sotiabank) y se niega a negociar con los socios de otro sindicato (el Sindicato Nacional de Trabajadores Scotiabank Sudamericano, en adelante "el sindicato 1"); y 3°.- discriminación respecto del sindicato en el que se enteran las cuotas del 0.75% de la cuota sindical, que la ley ordena descontar al trabajador a quien se le han hecho extensivos los beneficios obtenidos por convenio colectivo, cuando son idénticos para dos o más sindicatos.

La demandada, opuso excepciones de ineptitud del libelo, cosa juzgada, litis pendencia, prescripción y de inexistencia de acción en los términos planteados en la demanda, argumentando además, que en cualquier caso los hechos denunciados no son efectivos, no constituyen incumplimiento contractual o legal alguno, ni tampoco una práctica antisindical.

Por resolución de treinta y uno de marzo de dos mil once, dictada en audiencia preparatoria, el tribunal rechazó la excepción de ineptitud de libelo, sin costas.

Por sentencia definitiva de veinticuatro de junio de dos mil once, que se lee a fojas 1 y siguientes, se declaró: I.- que se acoge la excepción de litis pendencia respecto de los hechos descritos en el numeral 3° del petitorio de la demanda, sin costas; II.- que se rechazan las excepciones de cosa juzgada, prescripción e inexistencia de la acción, sin costas; III.- que la demandada cometió las siguientes conductas: 1.- pagó a un dirigente sindical una indemnización por sobre lo contemplado en la ley en virtud de la causal de mutuo acuerdo de las partes previo al inicio del proceso de negociación colectiva; 2.- no otorgó el mismo trato al Sindicato Nacional y al Sindicato 2, ya que adelantó la negociación colectiva con el Sindicato N° 2 antes de aceptar adelantarla con el Sindicato Nacional. Asimismo, se declaró que los hechos anteriormente descritos constituyen una vulneración al derecho a la libertad sindical; IV.- que cada parte pagará sus costas.

En contra de la referida sentencia, tanto el Sindicato demandante como la demandada interpusieron recursos de nulidad. El demandante invocó la causal del artículo 477 del Código del Trabajo, por infracción de ley que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, por vulneración de los artículos 303 Nº 3º y 177 del Código de Procedimiento Civil en relación con el artículo 452 del Código Laboral, al haberse acogido la excepción de litis pendencia. Por su parte, la demandada dedujo recurso de nulidad alegando la causal del artículo 477 inciso primero del Código del Trabajo por infracción de ley que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, denunciando la violación del artículo 510 del mismo cuerpo legal; también invocó la causal contemplada en el artículo 478 letra f) del Código del Trabajo en relación con el artículo 177 del Código de Procedimiento Civil; la establecida en el artículo 477 del Código del Trabajo por infracción de ley que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, por vulneración del artículo 289 del mismo código en relación con los artículos 19 , 20 y 44 del Código Civil; la causal prevista en el artículo 477 del Código del Trabajo por infracción sustancial de garantías constitucionales, en relación con el artículo 19 Nº 3 de la Constitución Política de la República; y por último, invocó la causal del artículo 478 letra b) del Código Laboral. La demandada denunció los vicios en forma subsidiaria.

La Corte de Apelaciones de Santiago, conociendo de los recursos de nulidad reseñados, por resolución de catorce de septiembre de dos mil doce, escrita a fojas 110 y siguientes de estos antecedentes, los rechazó.

En contra de la sentencia que desechó el recurso de nulidad de la demandada, ésta dedujo, a fojas 153, recurso de unificación de jurisprudencia, solicitando que esta Corte anule el fallo impugnado y dicte sentencia de reemplazo que declare la inexistencia de prácticas antisindicales por parte de la recurrente.

Se ordenó traer estos autos en relación.

Considerando:

Primero: Que de conformidad a lo dispuesto en el artículo 483 del Código del Trabajo, el recurso de unificación de jurisprudencia procede cuando respecto de la materia de derecho objeto del juicio existieren distintas interpretaciones sostenidas en uno o más fallos firmes emanados de tribunales superiores de justicia.

Segundo: Que la unificación de jurisprudencia pretendida en estos autos por la demandada se plantea en relación a la correcta interpretación del artículo 289 del Código del Trabajo, en particular, la exigencia de intencionalidad o ánimo deliberado y consciente de atentar contra la libertad sindical para que se configure una práctica antisindical o una conducta atentatoria a la libertad sindical.

Tercero: Que la recurrente argumenta que la interpretación efectuada por los Ministros de la Corte de Apelaciones ha sido errada, por cuanto han concluido que de acuerdo con su tenor literal, el artículo 289 del Código del Trabajo, no exige la intención, el ánimo deliberado e incluso el dolo para considerar como prácticas desleales las acciones que atenten contra la libertad sindical. Indica que los jueces determinaron que la única excepción a lo señalado la constituye la parte final de la letra a) del señalado artículo, en que se exige malicia para configurar una práctica desleal.

Cuarto: Que en apoyo de la pretensión del recurso se hace valer la sentencia dictada con fecha 8 de marzo de 2010 por la Corte de Apelaciones de Santiago en el ingreso N° 160-2009 caratulado "Espinoza Arenas Patricia Andrea con Express de Santiago Uno S.A." y que se lee a fojas 172 y siguientes, por la que se acogió el recurso de nulidad interpuesto por la parte demandada en contra del fallo de 4 de diciembre de 2009, dictado por el Juez Titular del Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, de la que se desprende que se trata de una demanda de nulidad de despido y práctica antisindical interpuesta por una trabajadora que fue despedida por la empleadora, en circunstancias que aquélla contaba con fuero laboral, derivado de su calidad de delegada sindical. En el motivo cuarto de la mencionada sentencia, la Corte aludida, pronunciándose sobre la interpretación del artículo 289 del Código del Trabajo, determinó que el sólo hecho del despido de un delegado sindical, sin solicitar el desafuero correspondiente, no constituye una práctica antisindical, pues es menester, además, que el empleador haya actuado con la expresa intención de atentar contra la libertad sindical, pues así lo señala el artículo 289 del Código Laboral. En el mismo sentido, se alude a la sentencia pronunciada por la Corte de Apelaciones de Santiago el 12 de abril de 2010, en los autos rol N° 15-2010, caratulados "Inspección Comunal del Trabajo Santiago Norte con Empresa Subus Chile S.A.", y que se lee a fojas 181 y siguientes, por la que se acogió el recurso de nulidad interpuesto por la parte denunciada en contra del fallo de 18 de diciembre de 2009, dictado por el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, de la que aparece que se trata de una denuncia por práctica antisindical interpuesta por la Inspección del Trabajo en defensa del trabajador aforado que fue despedido por la causal de necesidades de la empresa, decisión que mantuvo la empleadora a pesar de haber tomado conocimiento de la constitución del sindicato y del fuero que lo amparaba. En los considerandos décimo tercero y décimo cuarto de la referida sentencia, la Corte de Apelaciones, refiriéndose a la interpretación del artículo 289 del Código del Trabajo, determinó que: "para concluir que una conducta es constitutiva de práctica antisindical no basta la simple verificación de un hecho aparentemente lesivo a ese derecho fundamental, sino que es necesario asentar además que tal acto está determinado por ese propósito de afectación de la libertad sindical, elemento que, cuando menos debe ser susceptible de inferir de otros antecedentes del proceso"; y estableció además que: "los hechos asentados en el fallo que se revisa, dan cuenta de una conducta aislada y concreta, cual es, el despido de un trabajador aforado por la causal de necesidades de la empresa y, como consecuencia de ello, la negativa del empleador a reincorporarlo, decisión que mantuvo aun cuando tomó conocimiento de la constitución del sindicato y del fuero que lo amparaba. Sin embargo, tales actos por sí solos no constituyen indicios suficientes para afirmar que el empleador tuvo el propósito de afectar directa o indirectamente la libertad sindical.".

Quinto: Que, por su parte, la resolución que falló el recurso de nulidad, en el presente caso, declaró válida la sentencia que acogió la demanda, reconociendo la existencia de conductas que constituyen una vulneración al derecho a la libertad sindical. En ese sentido, en la resolución recurrida, los sentenciadores de la Corte de Apelaciones de Santiago, en concordancia con lo expresado por el tribunal de la instancia, en el motivo noveno, estimaron que el artículo 289 del Código del ramo no exige la intención, el ánimo deliberado e incluso el dolo para considerar como prácticas desleales las acciones que atenten contra la libertad sindical. Asimismo, determinaron que: "Así lo señala expresamente el tenor literal del artículo en comento y basta para concluir así, proceder a su detenida lectura. Tal vez la única excepción a lo señalado lo constituye la parte final de la letra a) del señalado artículo cuando expresa: "el que maliciosamente ejecutare actos tendientes a alterar el quórum de un sindicato", esta constituye la única excepción en un largo catálogo de actuaciones en que se exige malicia para configurar una práctica desleal. Lo anterior se reafirma con los artículos que el propio impugnante cita a favor de su planteamiento, cuales son los artículos 19 y 20 del Código Civil...".

Sexto: Que de lo expuesto se infiere que concurre en el caso la similitud fáctica necesaria entre la sentencia impugnada con las resoluciones tenidas a la vista y queda de manifiesto la existencia de distintas interpretaciones de Tribunales Superiores de Justicia sobre una misma materia de derecho, esto es, la correcta interpretación del artículo 289 del Código del Trabajo, en particular, la exigencia de intencionalidad o ánimo deliberado y consciente de atentar contra la libertad sindical para que se configure una práctica antisindical.

Séptimo: Que existiendo distintas interpretaciones sobre la materia aludida, el presente recurso de unificación de jurisprudencia deberá acogerse.

Por estas consideraciones y en conformidad además con lo dispuesto en los artículos 483 y siguientes del Código del Trabajo, se acoge el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por la demandada a fojas 153 de estos antecedentes, en relación con la sentencia de nulidad de catorce de septiembre del año dos mil doce, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, sólo en cuanto a la interpretación y aplicación del artículo 289 del Código del Trabajo, la que se reemplaza por la que se dicta a continuación, sin nueva vista y separadamente.

Redacción a cargo de la Abogada Integrante señora Virginia Cecily Halpern Montecino.

Regístrese.

Nº 7.856-2012.

Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Patricio Valdés A., señora Rosa Egnem S., el Ministro Suplente señor Alfredo Pfeiffer R., y los Abogados Integrantes señor Alfredo Prieto B., y señora Virginia Cecily Halpern M. No firma el Ministro Suplente señor Pfeiffer y la Abogada Integrante señora Halpern, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por haber terminado su periodo de suplencia el primero y por estar ausente la segunda. Santiago, tres de abril de dos mil trece.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.

En Santiago, a tres de abril de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.

Santiago, tres de abril de dos mil trece.

Dando cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 483 C, inciso segundo, del Código del Trabajo, se dicta la sentencia de reemplazo que sigue en unificación de jurisprudencia.

Vistos:

Se reproducen los fundamentos primero a décimo octavo de la sentencia de nulidad de catorce de septiembre de dos mil doce, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, que no se modifican con la decisión que se emite a continuación. Y teniendo, además, presente:

Primero: Que, conforme a lo planteado por la demandada recurrente, respecto del capítulo de la nulidad impetrada fundado en la causal del artículo 477 del Código del Trabajo, por haberse dictado la sentencia con infracción de ley que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, en relación con el artículo 289 del Código del Trabajo, la controversia se circunscribe a precisar la exigencia o no de intencionalidad o ánimo deliberado y consciente de atentar contra la libertad sindical para que se configure una práctica antisindical o una conducta atentatoria a tal libertad.

Segundo: Que, en primer término, como ya se ha señalado anteriormente por esta Corte, la libertad sindical se encuentra recogida en el ordenamiento jurídico nacional, tanto por la Carta Política que la consagra como una de las garantías individuales, como en el plano legal, no sólo en las disposiciones del Código del Trabajo, sino también a través de los Convenios Internacionales ratificados por Chile, los que forman parte de nuestra legislación, de acuerdo con el artículo 5° de la Constitución Política de la República.

Tercero: Que también se ha dicho que la protección a este derecho se hace efectiva, entre otros, mediante la denuncia por prácticas antisindicales y desleales, conductas que sin tener el carácter de taxativas, se encuentran contempladas en los artículos 289, 290, 291 y 387 del Código del Trabajo. Para hacerlas valer se requiere que el sujeto activo como pasivo de tales conductas sea el trabajador, el empleador o el sindicato.

Cuarto: Que consta de los motivos trigésimo segundo y trigésimo tercero de la sentencia impugnada, que se asentaron como hechos de la causa los siguientes:

a) Jorge Martínez Bolívar, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores Scotiabank Sudamericano o N° 1, fue desvinculado en el período que existían conversaciones para adelantar la negociación colectiva, por la causal de mutuo acuerdo de la partes, recibiendo el trabajador una suma de $35.000.000 aproximadamente por concepto de indemnización contractual; y

b) el Sindicato N° 1 realizó una solicitud de adelantar la negociación colectiva a fines del año 2007, la reiteró en marzo del año siguiente y luego presentó proyectos con el objeto de provocar la misma y finalmente logró adelantarla a agosto de 2008. Sin embargo, el Sindicato N° 2, sin que hubiese quedado acreditado que pidió adelantar la negociación, la adelantó y terminó firmando antes que el Sindicato N°1, recibiendo el bono de término de conflicto con antelación, sin objeción de legalidad, a pesar que tenían 25 nuevos socios que venían del Sindicato N° 1 con convenio vigente.

En atención a los hechos establecidos, se imputó al empleador actos que tuvieron por una parte, por objeto facilitar la desvinculación de un dirigente sindical de la empresa y como consecuencia de ello, su desafiliación de la organización sindical -Sindicato N° 1-; y por otra, la finalidad de privilegiar alcanzar un acuerdo con el Sindicato N° 2, sin velar por otorgar igualdad de trato a este último y al Sindicato N° 1. Tales conductas fueron calificadas como prácticas antisindicales.

Quinto: Que, en este caso, la sentenciadora aparece sosteniendo su decisión en la sola efectividad de las actuaciones descritas en el motivo que antecede, carentes de una carga intencional y predeterminada que justifique la calificación que se les otorga, en tanto como se ha dejado sentado, la intención precisa de atacar la libertad sindical no ha sido establecida en el fallo atacado.

Sexto: Que en razón de lo expuesto, la subsunción que el tribunal efectúa de los dos hechos analizados en la norma del artículo 289 del Código del Trabajo, considerándolos constitutivo de una práctica desleal, resulta desprovista de justificación en relación a los antecedentes del proceso y errada desde la perspectiva de la normativa que consagra y sanciona estas conductas ilegales, pues más allá de la generalidad de la norma y las variadas ejemplificaciones que ella contiene, a ninguna de las cuales se circunscribió el caso expresamente, la imputación de discriminación e injerencia importa una intervención motivada que sobrepasa actuaciones como las que se dieron en la especie. En efecto, a través del comportamiento que en el precepto citado se sanciona, el agente se inmiscuye activamente en la organización de un sindicato, ejerce presiones conducentes a que los trabajadores ingresen a una entidad gremial determinada, discrimina entre las diversas agrupaciones injusta y arbitrariamente o condiciona la contratación a la afiliación o desafiliación, entre otras posibilidades, pero siempre movido por el ánimo o intención de afectar la libertad sindical en alguna de sus concreciones.

De los hechos asentados en autos, no es posible constatar, por sobre las elucubraciones, que estemos en presencia de alguna de aquéllas situaciones en que el empleador, utilizando diversos medios, pretende influir o interviene derechamente en la organización, autonormación o autotutela de la entidad sindical generada en el seno de su empresa.

Séptimo: Que, por consiguiente, al haberse adoptado la tesis inversa en el fallo de la instancia, se ha cometido la infracción de ley denunciada por la recurrente, lo que conducirá a acoger el recurso intentado para la corrección pertinente, toda vez que la vulneración de ley ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia cuestionada, en tanto condujo a declarar que la demandada vulneró el derecho a la libertad sindical, en la medida en que se estimó que, las conductas asentadas en los motivos trigésimo segundo y trigésimo tercero del mismo fallo constituían prácticas antisindicales.

Octavo: Que, por otra parte, por aparecer de lo hasta aquí razonado que la adecuada e integral interpretación del artículo 289 del Código del Trabajo, hace procedente acoger la causal de nulidad del artículo 477 del Código del Trabajo por infracción del texto aludido, es innecesario emitir pronunciamiento en relación a los capítulos de nulidad subsidiarios fundados en la causal del artículo 477 del Código del Trabajo por infracción sustancial de garantías constitucionales del artículo y en la prevista en el artíc ulo 478 letra b) del mismo cuerpo legal.

Noveno: Que en consecuencia, se unifica la jurisprudencia en el sentido que, tratándose de las conductas que sanciona la norma del artículo 289 del Código del Trabajo, debe concurrir la intención precisa de parte del empleador de atentar contra la libertad sindical.

Décimo: Que, de acuerdo con lo razonado y concluido en lo que precede, corresponde acoger el recurso de nulidad planteado por la demandada, sólo respecto del error de derecho analizado, que ha sido objeto del presente recurso de unificación. Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en los artículos 474, 477, 479, 481 y 482 del Código del Trabajo, se acoge, sin costas, el recurso de nulidad deducido por la demandada Scotiabank Chile S.A., contra la sentencia de veinticuatro de junio de dos mil once, escrita a fojas 1 y siguientes, dictada por la Juez Titular del Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, en estos autos RIT O-1037-2010, caratulados "Sindicato Nacional de Trabajadores Scotiabank Sudamericano con Scotiabank Sudamericano", la que, en consecuencia, se invalida y se sustituye por la que se dicta a continuación, sin nueva vista y en forma separada a objeto de la coherencia y entendimiento necesarios al efecto.

Redacción a cargo de la Abogada Integrante señora Virginia Cecily Halpern Montecino.

Regístrese.

Nº 7.856-2012.

Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Patricio Valdés A., señora Rosa Egnem S., el Ministro Suplente señor Alfredo Pfeiffer R., y los Abogados Integrantes señor Alfredo Prieto B., y señora Virginia Cecily Halpern M. No firma el Ministro Suplente señor Pfeiffer y la Abogada Integrante señora Halpern, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por haber terminado su periodo de suplencia el primero y por estar ausente la segunda. Santiago, tres de abril de dos mil trece.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.

En Santiago, a tres de abril de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.

Santiago, tres de abril de dos mil trece.

Vistos:

Se mantienen los motivos primero a trigésimo primero de la sentencia de la instancia de veinticuatro de junio de dos mil once, no afectados por la sentencia invalidatoria que antecede. Además, se reproduce el considerando trigésimo segundo, con excepción de las expresiones que comienzan con las palabras "la demandada no acreditó" y terminan en el punto aparte, que se eliminan. Asimismo, se reproduce el razonamiento trigésimo tercero, salvo el texto que se inicia con los vocablos "la demandada no explicó" y finaliza en el punto aparte, que se elimina.

Y se tiene, además, presente:

Primero: Los fundamentos primero a sexto del fallo de nulidad que precede, que se tienen por expresamente reproducidos para estos efectos.

Segundo: Que en consecuencia, no habiendo existido acto alguno de parte de la entidad bancaria demandada que constituya práctica antisindical de los que reprocha el artículo 289 del Código del Trabajo, la demanda deberá ser rechazada.

Y de conformidad, además, con lo dispuesto por los artículos 425, 432, 456, 458 y 459 del Código del Trabajo, se declara:

I.-Que se acoge la excepción de litis pendencia respecto de los hechos descritos en el numeral 3° del petitorio de la demanda, sin costas.

II.- Que se rechazan las excepciones de cosa juzgada, prescripción e inexistencia de la acción, sin costas.

III.- Que se rechaza la demandada deducida por don José Tomás Peralta Martínez en representación del Sindicato Nacional de Trabajadores Scotiabank Sudamericano, en contra de Scotiabank Chile S.A.

IV.- Que no se condena en costas a los actores, por estimar este Tribunal que han litigado con fundamento plausible.

Redacción a cargo de la Abogada Integrante señora Virginia Cecily Halpern Montecino.

Regístrese y devuélvanse.

Nº 7.856-2012.

Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Patricio Valdés A., señora Rosa Egnem S., el Ministro Suplente señor Alfredo Pfeiffer R., y los Abogados Integrantes señor Alfredo Prieto B., y señora Virginia Cecily Halpern M. No firma el Ministro Suplente señor Pfeiffer y la Abogada Integrante señora Halpern, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por haber terminado su periodo de suplencia el primero y por estar ausente la segunda. Santiago, tres de abril de dos mil trece.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.

En Santiago, a tres de abril de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Santiago, 03 de abril de 2013 iconSantiago, de treinta de abril de dos mil cuatro

Santiago, 03 de abril de 2013 iconResumen se trata de un comunicado de Santiago Carrillo en la reunión...

Santiago, 03 de abril de 2013 iconSantiago de Cali 15 de agosto de 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 iconSantiago de cali, 27 octubre 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 iconSantiago de cali mayo 25 del 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 iconDignidad 15 de abril 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 iconMiércoles 10 de Abril de 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 iconResolucióN 409 de 25 DE ABRIL de 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 iconDecreto 865 de 29 DE ABRIL de 2013

Santiago, 03 de abril de 2013 icon6. Entrevista personal: 10 de abril 2013






© 2015
contactos
ley.exam-10.com