2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas






descargar 80.67 Kb.
título2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas
fecha de publicación05.06.2015
tamaño80.67 Kb.
tipoCompetencia
ley.exam-10.com > Ley > Competencia
EDUCACIÓN PARA

LA CIUDADANÍA

Y LOS DERECHOS HUMANOS

3 º EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA

I.E.S. SANTA EMERENCIANA

CURSO 2013/2014

ÍNDICE



1. INTRODUCCIÓN










2. CONTRIBUCIÓN DE LA MATERIA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA Y LOS DERECHOS HUMANOS A LA CONSECUCIÓN DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS.
3. OBJETIVOS DE LA MATERIA.





4. CONTENIDOS DE LA MATERIA.
4.1. Distribución temporal de los contenidos.





5. METODOLOGÍA Y RECURSOS DIDÁCTICOS.
5.1.- Metodología.

5.2.- Recursos didácticos.

5.3.- Estrategias de animación a la lectura y de uso e integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la materia de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos.
6.- EVALUACIÓN. PROCEDIMIENTOS, INSTRUMENTOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN. PRUEBA DE EVALUACIÓN EXTRAORDINARIA.

7. OBJETIVOS Y CONTENIDOS MÍNIMOS.

8. ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES Y COMPLEMENTARIAS.




9. ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD.

10. PUBLICIDAD DE LA PROGRAMACIÓN.

1. INTRODUCCIÓN
Real Decreto 1190/2012, de 3 de Agosto de 2012
. Modificación del Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria.

El anexo II, materias de Educación Secundaria Obligatoria, apartado «Educación para la ciudadanía», del Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, queda redactado de la siguiente manera:

«Educación para la ciudadanía

La Unión Europea incluye como objetivo de los sistemas educativos velar por que se promueva realmente, entre la comunidad escolar, el aprendizaje de los valores democráticos y de la participación democrática con el fin de preparar a las personas para la ciudadanía activa, en sintonía con la Recomendación (2002)12 del Comité de Ministros del Consejo de Europa. Por otra parte, la Constitución Española en su artículo 1.1, se refiere a los valores en que se debe sustentar la convivencia social, que son: la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político y, en el artículo 14, establece la igualdad de todos ante la ley y rechaza cualquier discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

El mandato constitucional y estas recomendaciones son los ejes que vertebran el currículo de estas materias, cuyo objetivo fundamental es formar ciudadanos libres y responsables.

La acción educativa debe permitir a los jóvenes asumir de un modo crítico, reflexivo y progresivo el ejercicio de la libertad, de sus derechos y de sus deberes individuales y sociales en un clima de respeto hacia otras personas y otras posturas morales, políticas y religiosas diferentes de la propia.

Para lograr estos objetivos se profundiza en los principios de ética personal y social y se incluyen, entre otros contenidos, los relativos a la condición social del ser humano, que no se agota en la mera ciudadanía, e involucra elementos afectivos y emocionales que no siempre pueden regularse por la normativa legal ni son competencia fundamental de un Estado. Igualmente, y habida cuenta de que una nación no es sólo una realidad jurídica sino también simbólica, estas materias prestarán una especial atención al conocimiento y respeto de las instituciones jurídico-políticas y de los símbolos propios de España y de la Unión Europea.

En este sentido, se abordarán especialmente la promoción de los derechos, deberes y libertades que garantizan los regímenes democráticos, la creación de las normas jurídicas según la Constitución, el funcionamiento del sistema electoral y de los partidos políticos, las teorías éticas y los derechos humanos, como referencia universal para la conducta humana, así como los aspectos relativos a la superación de conflictos, la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, las características de las sociedades actuales, la tolerancia y la aceptación de las minorías y de las culturas diversas.

La Educación para la ciudadanía está configurada en esta etapa por dos materias: la Educación para la ciudadanía y los derechos humanos, que se imparte en uno de los tres primeros cursos y la Educación Ético-cívica de cuarto curso. Ambas materias se estructuran en varios bloques que van desde lo personal y lo más próximo a lo global y más general; en ambas existe un conjunto de contenidos comunes a estos bloques, que llevan a la adquisición de procedimientos, habilidades sociales y actitudes básicas para el desarrollo de una buena convivencia y de la ciudadanía democrática.

Es común a ambas materias partir de la reflexión sobre la persona y las relaciones interpersonales. También son comunes el conocimiento y la reflexión sobre los derechos humanos, desde la perspectiva de su carácter histórico, favoreciendo que el alumnado valore que no están garantizados por la mera existencia de una Declaración, sino que es posible su ampliación o su retroceso. Finalmente, ambas materias comparten el estudio de las características y problemas fundamentales de las sociedades y del mundo global del siglo XXI.

Los contenidos se presentan organizados en cinco bloques. En el bloque 1 figuran los contenidos comunes, que están encaminados a desarrollar aquellas habilidades y destrezas relacionadas con la reflexión, la participación y el diálogo.

El bloque 2, Relaciones interpersonales y participación, trata aspectos relativos a las relaciones humanas desde el respeto a la dignidad personal y la igualdad de derechos individuales, el reconocimiento de las diferencias, el rechazo a las discriminaciones y el fomento de la solidaridad. Asimismo, se abordan aspectos relativos a la participación y representación en el centro escolar y el compromiso con actividades sociales y de voluntariado, encaminada a lograr una sociedad justa y solidaria.

El bloque 3, Deberes y derechos ciudadanos, profundiza en un contenido ya trabajado en el tercer ciclo de Educación Primaria. Además del conocimiento de los principios recogidos en los textos internacionales, propone la reflexión en el sentido de dichos principios, en la identificación de situaciones de violación de los derechos humanos y en la actuación que corresponde a los Tribunales Ordinarios y a los Tribunales Internacionales cuando esas situaciones de violación de los derechos humanos se producen.

El bloque 4, Las sociedades democráticas del siglo XXI, incluye contenidos relativos a la diversidad social y al funcionamiento de los Estados democráticos, centrándose particularmente en el modelo político español.

El bloque 5, Ciudadanía en un mundo global, aborda algunas de las características de la sociedad actual: las diferencias entre distintas regiones del mundo, el proceso de globalización e interdependencia, los principales conflictos del mundo actual, así como el papel de los organismos internacionales e instituciones europeas en su prevención y resolución.

2. CONTRIBUCIÓN DE LA MATERIA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA Y LOS DERECHOS HUMANOS A LA ADQUISICIÓN DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS.
Contribución de las materias a la adquisición de las competencias básicas

La Educación para la ciudadanía y los derechos humanos y la Educación Ético-cívica se relacionan directamente con la competencia social y ciudadana pero, además, contribuyen a desarrollar algunos aspectos destacados de otras competencias básicas.

En relación con la competencia social y ciudadana se afronta el ámbito personal y público implícito en ella: propicia la adquisición de habilidades para vivir en

sociedad y para ejercer la ciudadanía democrática. Además de contribuir a reforzar la autonomía, la autoestima y la identidad personal, favorece el desarrollo de habilidades que permiten participar, tomar decisiones, elegir la forma adecuada de comportarse en determinadas situaciones y responsabilizarse de las decisiones adoptadas y de las consecuencias derivadas de las mismas. También contribuye a mejorar las relaciones interpersonales puesto que trabaja las habilidades encaminadas a lograr la toma de conciencia de los propios pensamientos, valores, sentimientos y acciones.

Se contribuye también a la competencia a partir de la adquisición del conocimiento de los fundamentos y los modos de organización de los Estados y de las sociedades democráticas y de otros contenidos específicos como la evolución histórica de los derechos humanos y la forma en que se concretan y se respetan o se vulneran en el mundo actual, particularmente, en casos de conflicto o por parte de regímenes no democráticos.

Se contribuye directamente a la dimensión ética de la competencia social y ciudadana, favoreciendo que los alumnos reconozcan los valores del entorno y, a la vez, puedan evaluarlos y comportarse coherentemente con ellos, al tomar una decisión o al afrontar un conflicto. Asimismo, se debe favorecer el conocimiento de los valores universales y los derechos y deberes contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el Convenio Europeo de Derechos y Libertades y en la Constitución Española.

La Educación para la ciudadanía contribuye al desarrollo de la competencia de aprender a aprender, fomentando el estímulo de las habilidades sociales, el impulso del trabajo en equipo, la participación y el uso sistemático de la argumentación, la síntesis de las ideas propias y ajenas, la confrontación ordenada y crítica del conocimiento, información y opinión.

Desde los procedimientos del área se contribuye al desarrollo de la competencia básica de autonomía e iniciativa personal, porque se desarrollan iniciativas de planificación, toma de decisiones, participación y asunción de responsabilidades. El currículo atiende especialmente a la argumentación, a la construcción de un pensamiento propio, al estudio de casos que supongan una toma de postura sobre un problema y las posibles soluciones.

El uso sistemático del debate contribuye a la competencia en comunicación lingüística, porque exige ejercitarse en la escucha, la exposición y la argumentación. Por otra parte, la comunicación de sentimientos, ideas y opiniones, imprescindibles para lograr los objetivos de estas materias, al utilizar tanto el lenguaje verbal como el escrito, la valoración crítica de los mensajes explícitos e implícitos en fuentes diversas y, particularmente, en la publicidad y en los medios de comunicación, también ayudan a la adquisición de la competencia. Finalmente, el conocimiento y del uso de términos y conceptos propios del análisis de lo social, posibilitan el enriquecimiento del vocabulario.


3. OBJETIVOS DE LA MATERIA.
Objetivos

Las materias Educación para la ciudadanía y los derechos humanos y la Educación Ético-cívica en esta etapa, tendrán como objetivo el desarrollo de las siguientes capacidades:

1. Reconocer la condición humana en su dimensión individual y social.

2. Desarrollar las habilidades comunicativas y sociales que permiten participar en actividades de grupo con actitud solidaria y tolerante, utilizando el diálogo y la mediación para abordar los conflictos.

3. Desarrollar la iniciativa personal asumiendo responsabilidades y practicar formas de convivencia y participación basadas en el respeto, la cooperación y el rechazo a la violencia, a los estereotipos y a los prejuicios. 4. Conocer y valorar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Convenio Europeo de Derechos y Libertades y la Constitución Española, identificando los valores que los fundamentan.

5. Conocer y valorar la igualdad esencial de los seres humanos y la relación existente entre la libertad y la responsabilidad individuales.

6. Reconocer la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, valorar la diferencia de sexos y la igualdad de derechos entre ellos y rechazar los estereotipos y prejuicios que supongan discriminación entre hombres y mujeres. Fomentar la corresponsabilidad y el compartir las tareas domésticas y de cuidado, tanto por los hombres como por las mujeres.

7. Conocer y apreciar los principios que fundamentan los sistemas democráticos y el funcionamiento del Estado Español y de la Unión Europea, sus Instituciones, sus normas y los procesos político-jurídicos, sus valores y símbolos.

8. Conocer los fundamentos del modo de vida democrático y aprender a obrar de acuerdo con ellos en los diferentes ámbitos de convivencia.

9. Asumir el principio de correlación entre deberes y derechos y reflexionar sobre las causas que provocan la violación de los derechos.

10. Valorar la importancia de la participación en la vida política u otras formas de participación ciudadana, como la cooperación, el asociacionismo y el voluntariado.

11. Conocer en sus términos fundamentales la Constitución Española, la Declaración de los Derechos Humanos y el Convenio Europeo de Derechos y Libertades. Valorar las acciones encaminadas a la consecución de una paz y seguridad fundamentadas en el respeto a estos derechos fundamentales, y la participación activa como medio para lograr un mundo más justo.

12. Adquirir un pensamiento crítico y reflexivo, basado en un conocimiento riguroso y bien informado, así como valorar las razones y argumentos de los otros.

13. Conocer las normas de seguridad vial y las causas y consecuencias de los accidentes de circulación.

14. Asumir una cultura de respeto al medio ambiente y unos hábitos de vida saludables que les protejan ante las enfermedades y ante las adicciones.
4. CONTENIDOS DE LA MATERIA.
Bloque 1. Contenidos comunes.

Exposición de opiniones y juicios propios con argumentos razonados y capacidad para aceptar las opiniones de los otros. El diálogo.

Preparación y realización de debates sobre aspectos relevantes de la realidad.

Análisis comparativo y evaluación crítica de informaciones proporcionadas por los medios de comunicación sobre un mismo hecho o cuestión de actualidad. Hechos y opiniones.

Bloque 2. Persona y sociedad.

Autonomía personal y relaciones interpersonales. Modelos socioculturales y autoestima, gestión de las emociones, desarrollo de factores de protección frente a las enfermedades, las adicciones y el consumismo.

El carácter social del ser humano: persona y sociedad. La familia en el marco de la Constitución Española. El desarrollo de actitudes no violentas en la convivencia diaria. La noción de ciudadanía. Los criterios jurídicos de adquisición de la nacionalidad española. Los valores fundamentales de la Constitución
Española: sus símbolos. Derechos civiles, políticos, económicos y sociales. La justicia.

La equidad y la solidaridad. El cuidado de las personas dependientes. Ayuda a compañeros o personas en situación desfavorecida.

La participación en el centro educativo.

Bloque 3. Deberes y derechos ciudadanos.

Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros pactos y convenios internacionales asociados, como el Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas y el Convenio Europeo de Derechos y Libertades. La protección de los derechos humanos frente a sus violaciones. Los Tribunales Internacionales. La extensión de los derechos humanos: un reto del mundo actual.

Igualdad de derechos y diversidad. Respeto y valoración crítica de las opciones personales de los ciudadanos con respeto a los límites impuestos por la legislación.

La conquista de los derechos de las mujeres y su situación en el mundo actual. Los derechos laborales y la conciliación entre la vida laboral y familiar.

Los deberes hacia la naturaleza y el medio ambiente. Gestión de desechos y consumo eficiente. Preservación de nuestro patrimonio natural. La contaminación acústica.

Bienes comunes y servicios públicos. Los impuestos y la contribución de los ciudadanos al sostenimiento de los servicios de interés general. El Estado del Bienestar. Nociones básicas sobre el sistema de la Seguridad Social y el sistema español de pensiones.

Bloque 4. Las sociedades democráticas del siglo XXI.

El Estado de Derecho: su funcionamiento. El modelo político español: la Constitución Española y el Estado de las Autonomías. La política como servicio a la ciudadanía: la responsabilidad pública. El deber de transparencia en la gestión pública.

Las sociedades democráticas como sociedades plurales y abiertas.

Las democracias representativas. El Parlamento. La participación de los ciudadanos. Las elecciones. La opinión pública.

Diversidad social y cultural. Convivencia de culturas distintas en una sociedad plural dentro del marco constitucional.

La dimensión económica de la sociedad humana. Libertad política y libertad económica. El papel de la iniciativa económica privada en la generación de la riqueza y el fomento del espíritu emprendedor. Las ONG y la Sociedad Civil.

Consumo racional y responsable. Reconocimiento de los derechos y deberes de los consumidores.

Estructura y funciones de la protección civil. Prevención y gestión de los desastres naturales y provocados.

La circulación vial y la responsabilidad ciudadana. Accidentes de circulación: causas y consecuencias.

Bloque 5. Ciudadanía en un mundo global.

Los conflictos en el mundo actual: terrorismo, estados fallidos fanatismo religioso Derecho internacional humanitario.

La lucha contra el subdesarrollo y acciones para lograr un mundo más próspero y más justo.

Globalización e interdependencia: El uso de las tecnologías de la información y la comunicación, nuevas formas de relación y ocio. Derecho a la privacidad y respeto a la propiedad intelectual.

4.1.- Distribución temporal de los contenidos.
De acuerdo con el calendario lectivo previsto para este curso escolar, proponemos la siguiente distribución de los bloques de contenidos:

1ª EVALUACIÓN Bloque 1 y 2 .

2ª EVALUACIÓN Bloque 3 y 4.

3ª EVALUACIÓN Bloque 5.


5. METODOLOGÍA Y RECURSOS DIDÁCTICOS.
5.1.- Metodología.
Los objetivos educativos que se pretenden alcanzar con la materia de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos son los que van a orientar la práctica educativa en el aula.
El alumno debe conocer, por supuesto, determinados contenidos, pero sobre todo debe reflexionar sobre ellos para interpretar la realidad actual como una construcción humana a lo largo del tiempo (por consiguiente, permanente en la medida que los ciudadanos la quieran y no deseen modificarla). En consecuencia, la socialización propia de la acción educativa y de la institución escolar debe dotar a los alumnos de cuantos recursos necesiten para la comprensión de esa realidad en que viven y para incidir en ella, si así lo desean.
La labor de la institución escolar, y sobre todo en esta materia, no se limita solo a hacerle llegar al alumno una serie de conocimientos, sino a proveerle de unos recursos personales e intelectuales y de unos valores que faciliten su comportamiento ciudadano, algo que se presenta difícil en muchas ocasiones, vistos los comportamientos que salen a la luz periódicamente gracias a los medios de comunicación (violencia de género, violencia juvenil, comportamientos incívicos y autoritarios...). Los jóvenes no son distintos de los adultos en sus comportamientos sociales: reaccionan con perjuicios similares a lo desconocido (y a los desconocidos), pretenden mantener espacios de poder que les aseguren el control y la influencia sobre individuos y colectivos más débiles, conceden carta de naturaleza a fenómenos que no son más que construcciones sociales carentes de toda lógica, se ven influidos por tópicos que difunden algunos medios de comunicación, y así un largo etcétera en una multitud de aspectos. En este contexto, la labor de la institución escolar se presenta ardua, pues debe competir con poderosos rivales: medios de comunicación, tecnologías de la información y de la comunicación, sociedad hedonista, etc.
Todas estas consideraciones no hacen más que condicionar la metodología del proceso de enseñanza-aprendizaje (activa, participativa, con capacidad para que el alumno aprenda y reflexione por sí mismo y pueda trabajar en equipo) y la forma en que se organizan los contenidos curriculares.
Como hemos indicado anteriormente, esta materia no puede limitarse a una exposición teórica de contenidos sino que debe poner en práctica y ejercitar los derechos a que continuamente se hacen referencia en el currículo (la participación de los alumnos se convierte en el eje sobre el que pivota la actividad educativa, en detrimento de la mera exposición de los contenidos por parte del profesor). Si no es de esta forma, será una materia más que no enganchará a los alumnos y que, en consecuencia, no alcanzará sus objetivos, que no son otros que interesar a los alumnos por la sociedad en la que viven y por participar en su mejora (socialización). Además, tampoco conseguirá su objetivo de formar en las competencias básicas asociadas a esta materia. Por ello, es necesario promover en el centro y en las aulas un clima de participación y respeto con los principios democráticos. También es fundamental que los alumnos entren en contacto directo con organizaciones y entidades que llevan a cabo actuaciones relacionadas con estos contenidos (ONG, instituciones políticas, organismos públicos, etc.). La experiencia de esta materia en otros países (Inglaterra, por ejemplo) muestra que su enseñanza propicia alumnos socialmente más participativos.

Otro principio metodológico que debemos promover es la significatividad de los aprendizajes y su dimensión práctica. Trabajar contenidos funcionales, claramente estructurados e interrelacionados ayudará a avanzar en este sentido.
Dentro de la necesidad de utilizar metodologías variadas y adaptadas a la diversidad del aula, las actividades cooperativas deberán tener un papel preferente en esta materia, ya que, además de fomentar el sentimiento colectivo del grupo y promover la socialización, facilitan los aprendizajes a través de las interacciones que promueven, potencian la motivación, la autoestima y la valoración de los logros ajenos por parte de los alumnos.
Por último, señalar que el papel del profesor debe ser determinante para crear un clima de aceptación y cooperación en el que se permita la expresión de todas las opiniones al mismo tiempo que se señalan los límites en que debe transcurrir la vida del aula y la convivencia entre el alumnado.
5.2.- Recursos didácticos.
El énfasis puesto en la enseñanza de contenidos procedimentales y actitudinales implica la utilización en el aula de materiales y recursos didácticos variados, con vistas a desarrollar la capacidad crítica y reflexiva del alumno/a.


La utilización de la prensa periódica se adecua especialmente al tratamiento de temas de actualidad, con la finalidad de analizar y contrastar informaciones diferentes y contradictorias sobre unos mismos hechos y, además, contribuye a fomentar el hábito de la lectura de la prensa en los alumnos/as.
Dada la importancia que la imagen tiene en el mundo de hoy, los materiales audiovisuales (proyector de diapositivas, retroproyector, vídeo, cine y televisión) deben estar presentes en la didáctica de la materia. Y un objetivo propio de la misma será el de enseñar a "leer" estos documentos, fomentando en todo momento un aprendizaje activo, frente a las actitudes pasivas que estos medios pueden provocar.
Por supuesto, no podemos olvidar los ingentes recursos didácticos que para la materia de Ecuación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos tiene la red Internet.
5.3.- Estrategias de animación a la lectura y de integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la enseñanza de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos.
Para favorecer el interés de los alumnos por la lectura, además del uso diario de la prensa escrita como recurso didáctico, se propone que –durante la segunda evaluación- el alumno realice la lectura y comentario de una obra de literatura juvenil cuyo contenido esté relacionado con la materia de Educación para la Ciudadanía. Se procurará que dicha obra sea especialmente atractiva para los alumnos a los que está dirigida.

Respecto de la utilización e integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje, siempre que sea posible y necesario utilizaremos los recursos educativos disponibles en la red Internet, además de favorecer el uso por parte de los alumnos de procesadores de textos y de programas de presentación de diapositivas. Precisamente, una de las tareas del profesor en esta materia será la de enseñar a sus alumnos a buscar material e información de utilidad para la asignatura.

6. EVALUACIÓN. PROCEDIMIENTOS, INSTRUMENTOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN. PRUEBA DE EVALUACIÓN EXTRAORDINARIA.
La evaluación es una parte sustancial del proceso de enseñanza y aprendizaje. Como toda tarea compleja, la educación requiere determinar periódicamente el grado en que se van cumpliendo los objetivos previstos, para decidir si hay que continuar con el plan previsto, pasar a una nueva fase, o se requieren medidas correctoras. La evaluación educativa se desdobla, por tanto, en dos apartados estrechamente vinculados: la evaluación del aprendizaje de los alumnos y la del proceso de enseñanza.
En efecto, evaluar en educación significa en primer lugar conocer el grado de progreso alcanzado por los alumnos en relación los aprendizajes señalados en los objetivos, pero significa también determinar en qué medida la enseñanza (la programación, la metodología didáctica, los materiales utilizados, etc.) ha sido adecuada o no para alcanzar esos objetivos educativos.
Centrándonos en el primer aspecto, la naturaleza formativa de la evaluación (el fin que persigue en último extremo es ayudar más eficazmente a los alumnos a aprender) exige que ésta se lleve a cabo de forma continua, como algo claramente integrado en la actividad habitual del aula. Por otra parte, debe ser personalizada, es decir, debe hacerse tomando como criterio de referencia no la media estándar del grupo de clase, sino la evolución personal de cada alumno con relación a sí mismo, es decir a sus conocimientos anteriores.
En primer lugar, debemos partir de los conocimientos previos del alumno. En este marco se sitúa la evaluación inicial, cuyo principal objetivo consiste en averiguar lo que el alumno ya sabe. Es decir, determinar cuál es el grado de desarrollo de su estructura cognitiva. De esta manera, se nos permite determinar el ritmo y estrategia del aprendizaje a seguir para conseguir los objetivos que nos hemos señalado. Además, a partir de esta evaluación inicial podremos detectar fácilmente cuáles son las deficiencias para intentar corregirlas lo más rápidamente posible.
En segundo lugar, estaría la evaluación formativa o continua, que consiste en el control y valoración del desarrollo del aprendizaje. Puede hacerse a nivel individual o grupal y las técnicas son muy variadas: observación por parte del profesor (imprescindible tomar notas en el propio trabajo de clase), valoración y evaluación de los trabajos realizados, revisión del cuaderno de clase y realización de trabajos. Estas últimas están siempre determinadas por los objetivos propuestos, los conocimientos adquiridos y las actividades realizadas. Pueden ser orales o escritas, objetivas o subjetivas. Las pruebas de evaluación subjetivas son las que más se adaptan a una metodología activa y participativa, ya que permiten al alumno organizar sus conocimientos de un modo original y, además fomentan la capacidad de análisis, relación, síntesis, etc. Al igual que sucedía con la evaluación inicial, la formativa o continua permite a lo largo del proceso educativo tener suficientes elementos para detectar las insuficiencias e intentar corregirlas.
Por último, estaría la evaluación sumativa, que consiste en medir los resultados del aprendizaje para cerciorarse que los alumnos/as consiguen el nivel mínimo exigido y determinado por los objetivos de la programación.

A lo largo del curso se celebrarán tres sesiones de evaluación, la última de ellas con calificación final en el mes de junio. La nota expresada en cada una de las evaluaciones será el resultado conjunto de la realización de los ejercicios que se vayan haciendo de cada uno de los temas propuestos, la participación e intervención en la clase, la presentación y entrega de esquemas, resúmenes, trabajos y pequeños proyectos de investigación. En determinados momentos, puede ser necesario el recurso a la utilización de pruebas escritas, tanto de carácter subjetivo como objetivo como fórmula de recuperación e el caso de que algún alumno/a no haya alcanzado los objetivos correspondientes a la evaluación y, por tanto, tenga una nota inferior a Suficiente 5.
La calificación final del curso será el resultado de la media de las tres evaluaciones. Para obtener calificación positiva debe obtenerse una nota mínima de cinco puntos.
Para aquellos alumnos que no superen la materia en la convocatoria ordinaria de junio, se les preparará una PRUEBA DE EVALUACIÓN EXTRAORDINARIA –a realizar después de finalizar el período lectivo. Para obtener calificación positiva en dicha prueba, el alumno deberá realizar una prueba escrita basada en los objetivos y contenidos mínimos del curso no superados y, además, dado el carácter eminentemente procedimental y actitudinal de la materia, el alumno deberá entregar el día de la prueba un pequeño proyecto de investigación sobre un tema recogido en la programación de la materia.
A la hora de valorar los diversos ejercicios y pruebas realizados, y con el fin de emitir una calificación, se tendrán siempre en cuenta los siguientes CRITERIOS DE EVALUACIÓN:

1. Valorar la libertad y responsabilidad personales. Identificar y rechazar, a partir del análisis de hechos reales o figurados, situaciones de discriminación.

2. Participar en la vida del centro y del entorno y practicar el diálogo.

3. Rechazar la discriminación y toda violación de los Derechos Humanos. Utilizar diferentes fuentes de información y considerar las distintas posiciones y alternativas existentes en los debates que se planteen sobre problemas y situaciones de carácter local o global.

4. Identificar los principios básicos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y su evolución, distinguir situaciones de violación de los mismos.

5. Reconocer los principios democráticos y las instituciones fundamentales que establece la Constitución Española y los Estatutos de Autonomía y describir la organización, funciones y formas de elección de algunos órganos de gobierno municipales, autonómicos y estatales.

6. Identificar los principales servicios públicos que deben garantizar las administraciones, reconocer la contribución de los ciudadanos en su mantenimiento y mostrar, ante situaciones de la vida cotidiana, actitudes cívicas relativas al cuidado de la salud, el entorno, la seguridad vial, la protección civil y el consumo responsable.

7. Conocer y valorar el impacto de las nuevas tecnologías (derecho a la privacidad y respeto a la propiedad intelectual), la globalización, o algunos de los rasgos de nuestras sociedades actuales (pluralidad cultural, sociedad del conocimiento, etc.) en nuestra convivencia cívica.

8. Reconocer la existencia de conflictos y sus principales causas. Valorar la importancia del Derecho Internacional Humanitario para paliar las consecuencias de los conflictos.

LOS CRITERIOS DE CALIFICACIÓN comprenden los ejercicios, actividades, pruebas etc que son objeto de análisis para obtener la nota de evaluación:
- Actividades realizadas en el aula: dentro del desarrollo de cada sesión se trabajarán en el aula los contenidos de cada unidad didáctica mediante una serie de ejercicios realizados bien de forma individual o en pequeño grupo, se participará en debates y actividades propuestas alusivos a cada uno de los temas trabajados en grupos de trabajo o en gran grupo, y, asimismo se valorará la participación y actitud de los alumnos en estas sesiones.

- Actividades, ejercicios realizados en casa: de cada unidad didáctica se propondrán al alumnado una serie de ejercicios, bien de búsqueda de información, de resolución de problemas, o elaboración de esquemas. Para valorar positivamente este apartado, será condición indispensable que sean entregados puntualmente en la fecha señalada.

- Cuaderno de clase, como mínimo una vez por evaluación se pedirá y corregirá el cuaderno de clase, comprobando que este recogida la información, ordenada correctamente y presentada adecuadamente.

- Por último, a lo largo del curso se propondrá como mínimo un trabajo de investigación en grupos que tendrá que ser expuesto en murales, soporte informático y oralmente ante los compañeros en el aula.

- Se valorará la participación en aquellas actividades de carácter voluntario o complementario.




7. OBJETIVOS Y CONTENIDOS MÍNIMOS.

Para obtener calificación positiva en la materia de “Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos”, el alumno/a ha de ser capaz como mínimo de:


    1. Expresarse correctamente en forma oral y escrita.

    2. Identificar y rechazar las conductas que perjudican la convivencia.

    3. Practicar el diálogo para superar los conflictos.

    4. Utilizar diferentes fuentes de información y considerar las distintas posiciones y alternativas existentes en los debates.

    5. Identificar los principios básicos de las declaraciones internacionales de los derechos humanos.

    6. Conocer las instituciones internacionales y los tribunales que velan por el cumplimiento de los derechos humanos.

    7. Identificar los principios básicos de la Constitución española.

    8. Reconocer los principios democráticos y las instituciones fundamentales que establece la Constitución española, los estatutos de autonomía y la Unión Europea, y describir la organización, funciones y forma de elección de algunos órganos de gobierno municipales, autonómicos, estatales y europeos.

    9. Identificar los elementos que favorecen la globalización y sus efectos en las diferentes áreas del planeta.

    10. Analizar algunos de los problemas de las sociedades actuales (desigualdad, corrupción, comercio y tráfico de armas y de personas, problemas medioambientales) y desarrollar actitudes responsables que contribuyan a su mejora.

    11. Citar las principales amenazas que acechan nuestro mundo.

    12. Identificar y explicar el papel que desempeñar la Organización de Naciones Unidas (ONU) en las relaciones internacionales del mundo actual.



8. ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES Y COMPLEMENTARIAS.
Desde la materia, se pretende conocer y aprovechar aquellas actividades que se organicen en nuestra ciudad o localidades próximas tales como charlas, conferencias, exposiciones etc. relacionadas con los contenidos de Educación para la ciudadanía.
Se plantea la posibilidad de realizar actividades como por ejemplo viajes que nos permitan observar y comprender el funcionamiento de nuestras principales instituciones: visitas al ayuntamiento, Cortes de Aragón, o Congreso y Senado.
Asimismo se deja abierta la posibilidad a plantear cualquier actividad que se realice en nuestra comunidad durante el desarrollo del curso escolar y que nos permita acercarnos al conocimiento y la comprensión de los valores democráticos, medioambientales, sobre los Derechos Humanos y de los ciudadanos, etc.
9. ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD Y ADAPTACIONES.
La propia esencia de esta asignatura así como su planteamiento y planificación que queda desarrollada en esta programación, hacen que más que en otras materias, se tenga especial interés en que ningún alumno- alumna se vea marginado-a por su capacidad.

En principio, no parece necesario programar adaptaciones significativas y se procurará atender a todos lo-as alumnos-as según sus necesidades.
En cualquier caso se actuará, en estos aspectos, en colaboración del Departamento de Orientación.
10. PUBLICIDAD DE LA PROGRAMACIÓN.
Durante las primeras clases el profesor-a que imparta esta asignatura tendrá especial cuidado de informar con total claridad a sus alumnos-as, de manera oral o escrita de los objetivos, contenidos, criterios de calificación y procedimientos e instrumentos de evaluación.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconCriterios de calificacióN: educación para la ciudadanía y los derechos humanos 2º de la eso

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconDe educación para la ciudadanía y los derechos humanos curso 2014-2015...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconEscrito del director general de becas y ayudas, sobre atención educativa...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconLas organizaciones no gubernamentales de derechos humanos en la democracia....

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconInforme de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: Estándares...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconAntecedentes históricos. Revolución Francesa. Independencia de los...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconPor la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconLa Comisión de Derechos Humanos del Estado de Campeche omite las...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconHacia una sociedad reconciliada, construida sobre la memoria a las...
«un Plan Integral en favor de la Paz y la Reconciliación, que contemple y aglutine todas las actuaciones a desarrollar por el Ejecutivo...

2. contribución de la materia educación para la ciudadanía y los derechos humanos a la consecución de las competencias básicas iconLa reducción oficiosa de los intereses convencionales en materia...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com