Derecho del trabajo y de la seguridad social






descargar 3.41 Mb.
títuloDerecho del trabajo y de la seguridad social
página2/75
fecha de publicación07.09.2015
tamaño3.41 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   75
Cuando apareció la primera edición de esta obra, que hoy nuevamente prologamos en su segunda edición, decíamos: "Para un especialista en el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, no hay tarea más agradable que ayudar a dar vida, "a nacer" una nueva obra sobre la materia.

"Y mucho más hacerlo en estos tiempos de fluctuaciones y cambios, de proyectos fallidos y objetivos no cumplidos en temas tan delicados para el conjunto del cuerpo social, como son los que considera el autor en la obra que hoy ve la luz".

Hoy hemos comprobado, con alegría intelectual y ansiedad de académico, que esa vida que recién nacía ha hecho en muy poco tiempo un recorrido propio, y se ha convertido en una rozagante criatura perteneciente a la bibliografía "clásica" -como dijimos- del Derecho del Trabajo.

"¿Por qué decimos esto? Porque últimamente han proliferado en los temas considerados, que abarcan las normas tanto del derecho individual como colectivo del trabajo, con todas sus implicancias y todo el espectro de la seguridad social, una serie de opiniones académicas y leyes que pretenden modificar su esencia, que a lo largo de casi un siglo han contribuído al equilibrio social.

"Escribir una obra en medio de la crisis, que trata con objetividad y solvencia toda su problemática, ya es un esfuerzo destacable, y un mérito del autor, que ha mantenido una equidistancia académica al tratar todas las cuestiones que engloban sus instituciones".

En esta segunda edición, totalmente actualizada -suceso casi imposible de cumplir en nuestro país, pero hecho realidad gracias al esfuerzo conjunto de autor y editor-, el Dr. Julio Armando Grisolia no solamente despliega sus dotes de especialista de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, sino que demuestra todos sus conocimientos en la ciencia del derecho.

Y ello se advierte en el análisis de cada instituto en particular, pero efectuado siempre en relación con una visión de conjunto enriquecedora y totalizante.

Demos, pues, esta nueva bienvenida a esta obra, que en su corta etapa de vida se ha ganado, como preveíamos, el respeto unánime de la doctrina y el favor de legos y especialistas, y ha contribuído a la formación de nuevos estudiantes en varias facultades de nuestro país.

PEDRO FERNANDO NÚÑEZ (ver nota 1).

(nota 1)    El Dr. Pedro Fernando Núñez es abogado, escribano y licenciado en Relaciones Industriales, asesor de empresas y profesor titular de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Universidad Argentina de la Empresa y en la Universidad Católica de Salta (Subsede Buenos Aires).

D 5609/10020

PALABRAS PRELIMINARES DE LA SEGUNDA EDICIÓN

I - Cuando en Ediciones Depalma me hicieron saber que se había agotado la primera edición (a poco menos de nueve meses de su aparición), grande fue mi satisfacción. La cantidad de lectores -muchos de ellos estudiantes- acrecienta la responsabilidad de "brindar con objetividad un panorama global de la materia, que otorgue los conocimientos básicos y esenciales de cada instituto" sin introducir en el contenido matices que puedan entorpecer la visión real de los temas. Por ello, un objetivo primordial del libro -y que intento reflejar también en esta edición- fue ubicar al derecho laboral en su verdadera dimensión, respetando su esencia, origen y evolución.

Pero más importante aún ha sido la repercusión del Manual desde el punto de vista cualitativo. No puedo dejar de agradecer los numerosos elogios (merecidos o no) de profesores de la materia de distintas universidades del país, de abogados especialistas en derecho laboral y de muchos alumnos a quienes ha servido de herramienta para descubrir esta rama del derecho.

Debo destacar especialmente los comentarios de los doctores Justo López ("T.yS.S.", 1998, ps. 1207/9), Humberto A. Podetti ("D.T.", t. 1999-A, ps. 1077/8) y Santiago J. Rubinstein ("J.A.", nº 6127, p. 71). Las palabras de estos maestros -que junto a los doctores Ernesto Krotoschin y Juan José Etala forjaron mi conocimiento en la materia- resultan el mejor aliciente para continuar con la tarea y perfeccionarla día a día; deseo que algunas de sus enseñanzas e iluminados puntos de vista se reflejen en este trabajo.

II - La segunda edición conserva la misma estructura que la primera. Los cambios fundamentales han sido motivados por la sanción de la ley 25013 ; por considerarlo metodológicamente conveniente, las distintas modificaciones han sido incorporadas al tratar cada instituto, y no en un capítulo separado. Por ello fueron reformulados los capítulos VI y XV, y modificados los capítulos II, XIV, XVI y XIX.

Se ha hecho especial hincapié en los cambios en cuanto al período de prueba y en el nuevo régimen indemnizatorio -preaviso, indemnización por despido en caso de despido incausado, falta de pago en término de la indemnización por despido incausado, despido discriminatorio y extinción por fuerza mayor y falta o disminución de trabajo-. Para clarificar los temas se ha utilizado numerosos ejemplos de liquidaciones, comparaciones con el régimen de la L.C.T. y gráficos explicativos de la nueva forma de calcular las indemnizaciones.

En el capítulo XVII se agregó el decreto reglamentario 146/99 , de la ley de Pymes (ley 24467 ), y en el capítulo XXIII, además de efectuar modificaciones, se agregó un punto referido a los distintos fallos que declararon inconstitucional la Ley de Riesgos del Trabajo.

También fueron incorporados, en varios capítulos, cuadros demostrativos y gráficos, y reformulados otros.

III - Espero que esta segunda edición del Manual satisfaga las expectativas generadas y siga cumpliendo el objetivo perseguido: resultar formativo para el estudiante y útil para el profesional, intentando trascender del agotamiento del contenido didáctico específico para propender a la instrucción formativa integral y bregar por el perfeccionamiento total de la persona.

JULIO ARMANDO GRISOLIA
Buenos Aires, 20 de julio de 1999.

D 5609/10030

PALABRAS PRELIMINARES DE LA PRIMERA EDICIÓN

I - Cuando se prepara una clase, se efectúa un planeamiento docente, o se escribe un libro de texto, necesariamente se deben resaltar tres aspectos del proceso enseñanza-aprendizaje: el objetivo ("para qué se enseña"), el contenido ("qué se enseña") y las estrategias metodológicas ("cómo se enseña"), todo ello priorizando la didáctica.

Como todo ejercicio docente, la búsqueda es trascender el agotamiento del contenido didáctico específico para propender a la instrucción formativa integral y bregar por el perfeccionamiento total de la persona. Su objetivo no se cumple sólo con servir al alumno de herramienta para la aprobación de la asignatura, sino que debe brindar un panorama global de la materia que otorgue los conocimientos básicos y esenciales de cada instituto, imprescindibles tanto para su formación jurídica como para el ejercicio profesional.

El plan de trabajo propuesto en el Manual es el siguiente: comprende un análisis de cada instituto partiendo de la legislación vigente, utilizando ejemplos y sustentando lo expuesto con jurisprudencia actualizada. Los temas fueron tratados en forma breve, destacando lo esencial, trascribiendo las principales normas y prescindiendo de disquisiciones doctrinales que no fueran de estricta aplicación práctica; por considerarlo metodológicamente útil, se ha utilizado la letra bastardilla para destacar lo más importante de cada tema abordado.

Se incorporó un apéndice de Jurisprudencia (aplicable a los temas tratados en cada capítulo), emanada esencialmente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. La selección fue efectuada principalmente de los boletines de jurisprudencia publicados periódicamente por la Secretaría General de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (en los casos de provenir de otra fuente, ésta fue consignada entre paréntesis). El criterio de selección ha sido priorizar la jurisprudencia más trascendente sobre temas de interés práctico y -dentro de ésta- la más reciente.

Con el título de "Práctica laboral. Modelos" (al final de cada capítulo), se incluyen los modelos de notas y telegramas que el empleador y el trabajador suelen remitir en distintos momentos de la relación laboral. En el cap. VI se incorporan modelos de los contratos de trabajo en sus diferentes modalidades y en el cap. XV el análisis de diversos casos de liquidación de indemnizaciones por extinción del contrato de trabajo.

II - Finalmente, quiero agradecer a distintas personas que de diferentes maneras han sido importantes para enfrentar este emprendimiento.

A los alumnos de grado y a los profesionales asistentes a los cursos de especialización, no sólo por las sugerencias de plasmar en un texto el contenido de las clases dictadas, sino por el aporte realizado con sus preguntas y comentarios, que permitieron establecer los puntos de interés y sobre ellos focalizar la obra.

Un reconocimiento especial al Dr. Pedro Fernando Núñez -titular de las cátedras de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Universidad Argentina de la Empresa- y a las autoridades de la Universidad Argentina de la Empresa, por considerar que este libro habrá de ser de utilidad para los aproximadamente 800 estudiantes que anualmente y en distintas carreras (abogacía, contador público, licenciatura en administración de empresas y relaciones industriales) cursan la asignatura en esa Casa de Estudios.

Respecto a la elaboración de la obra, agradezco a las Dras. Graciela Olga Bozzo y Verónica Beatriz Galnares, quienes colaboraron en el proceso de selección de la jurisprudencia y en el diseño de los distintos cuadros y esquemas; y a Marcela Alejandra Sánchez, que ayudó a pasar a la computadora los borradores.

En el plano personal, dedico este trabajo a mi abuelo -Juan Emilio Grisolia- paradigma del buen profesor, docente de alma con vocación de servicio, que supo generar durante toda su vida el reconocimiento y afecto de sus alumnos. Y a mis padres, mi esposa, mi hijo y mi hermano, a quienes agradezco la comprensión, paciencia y permanente apoyo durante el tiempo que demandó la elaboración de esta obra. También la dedico a los estudiantes de abogacía, ciencias económicas, relaciones industriales y laborales y licenciaturas en administración de empresas y servicio social, y a los distintos profesionales que ejercen honestamente, priorizando los valores esenciales y respetando la dignidad humana.

JULIO ARMANDO GRISOLIA
Buenos Aires, 20 de julio de 1998.
CAPÍTULO I - TRABAJO HUMANO. DERECHO DEL TRABAJO



5609/10050

Trabajo humano.



5609/10060

Concepto.

En sentido amplio se puede definir el trabajo humano como toda actividad realizada por el hombre, con su esfuerzo físico o intelectual, que produce bienes y servicios y que tiene por objeto convertir las cosas, es decir, trasformar la realidad.

En cambio, para el derecho del trabajo el concepto es más estricto. Se circunscribe a toda actividad lícita prestada a otro —persona física o jurídica (empleador individual o empresa)— a cambio de una remuneración.

Por tanto, el derecho del trabajo no se ocupa de todo el trabajo humano sino sólo del trabajo en relación de dependencia.



5609/10070

Valor.

El trabajo no es un mero instrumento al servicio del interés particular de otro, ni una mercancía, tal como se presentaba en la esclavitud. Se trata de una actividad creadora de utilidad que tiene valor social.

El trabajo humano constituye el lazo de unión entre el hombre y la sociedad: trabajar es crear utilidad; el producto del trabajo realizado sirve a otros: es un servicio social, un acto de solidaridad humana.

El trabajo está hecho para el hombre, pero éste no ha sido creado exclusivamente para el trabajo; primero, porque el trabajo no es todo, sino una parte de su vida y, en segundo término, porque no es un fin en sí mismo, sino sólo un medio, ya que le sirve al hombre para obtener otras cosas.

En principio, en el trabajo oneroso —remunerado— hay una relación de cambio de carácter patrimonial, ya que el trabajador desarrolla tareas para su subsistencia y la de su familia: trabaja por el salario. Pero, por encima de ello, la dignidad humana del trabajador merece una valoración legal preferente, que queda evidenciada no sólo en la legislación argentina, sino también en el derecho comparado, en los convenios y recomendaciones de la O.I.T. y en distintos tratados internacionales.

La dignidad humana se respeta al entender que el trabajador no es una máquina, ni una computadora, ni un robot: es un hombre. Ese hombre es digno no porque trabaje sino porque es un ser humano: la dignidad del trabajo humano no está en el brillo exterior de lo producido sino justamente en que ha sido realizado por un ser humano. Las máquinas, la informática y la robótica están al servicio del hombre: son meros instrumentos que necesitan de su intelecto, por lo que de modo alguno se los puede comparar con él.

El trabajo sirve para el hombre y la sociedad, porque ésta disfruta de los bienes y servicios producidos por aquél: es social por su fin y por su ejercicio. Las relaciones de trabajo se centran en satisfacer las necesidades del hombre y facilitar su desarrollo como persona. Para ello el hombre está dotado de capacidad de acción (sus manos actúan como herramientas) y de inteligencia (puede dominar su mundo y convertir las cosas).

Para que el trabajo realizado sea debidamente retribuído no basta con otorgar una compensación económica suficiente (prestación material-remuneración) sino que debe brindar cierta satisfacción al trabajador; a esto se denomina “salario psicológico”; puede consistir tanto en la autovaloración de lo producido como en el reconocimiento de un tercero o de aquel a quien va dirigido el resultado del esfuerzo realizado.

Sin embargo, en la práctica esto se observa en pocas oportunidades porque el trabajo moderno produce una doble fractura con el hombre, tanto con la obra realizada —ya que no ve ni disfruta el resultado de su labor— como respecto al fruto de su tarea, que tampoco le pertenece.

Desde el punto de vista histórico, un antecedente del trabajo son los esclavos, pero cabe destacar que eran considerados por el derecho romano como cosas y, por ende, no eran trabajadores, ya que carecían de libertad.

El trabajo humano ha evolucionado a lo largo del tiempo, pasando de un trabajo esencialmente físico a uno básicamente intelectual. En la historia, el hombre utilizó para trabajar: sus propias fuerzas; a los animales; a las máquinas; finalmente, el avance de la tecnología incorpora al trabajo la computadora, la robótica, la cibernética, etc.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   75

similar:

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconDerecho del trabajo y de la seguridad social I facultad de Derecho Universidad de la República

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconDerecho del trabajo y de la seguridad social I facultad de Derecho Universidad de la República

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconDerecho del trabajo y seguridad social

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconDerecho del trabajo y de la seguridad social

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconUcat derecho colectvo del trabajo y la seguridad social

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconUcat derecho colectvo del trabajo y la seguridad social

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconUcat derecho colectvo del trabajo y la seguridad social

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconSección Jóvenes de la Sociedad Internacional de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconDerecho del trabajo y de la seguridad social 1/2010 Profesores: Cristian...

Derecho del trabajo y de la seguridad social iconG3111123 Derecho del Trabajo I (Marco Normativo de las Relaciones...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com