1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política






descargar 148.29 Kb.
título1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política
página1/5
fecha de publicación31.08.2015
tamaño148.29 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5
1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política
El primer centenario de nuestra historia patria está lleno de turbulencias políticas, intervenciones extranjeras, dominio de una elite política por alrededor de treinta y cinco años y el cuestionamiento hacia la misma por los beneficiarios de la ya mencionada.
Más que enumerar las fechas de mayor trascendencia a lo largo de esta centuria, nos proponemos explicar los acontecimientos políticos que fueron construyendo el Estado Nacional del Siglo XIX y la primera década del Siglo XX. Cabe destacar que nuestro análisis se sujetará a un estricto orden cronológico para no dejar de lado hechos históricos que nos permiten comprender el por qué de nuestro presente.
La emancipación política
Cuando las tropas napoleónicas invadieron la península española en 1808, en el Ayuntamiento de la Ciudad de México se gestaba una junta de notables (encabezada por el virrey Iturrigaray) que ante los acontecimientos suscitados en la metrópoli, deciden acogerse a las ideas de la Ilustración (las concernientes a la soberanía popular) desconociendo al gobierno ilegítimo de José Bonaparte; proponen reconocer como rey a Fernando VII y gobernar a su nombre.
Al ser rechazada la propuesta del Ayuntamiento de la Ciudad de México por los españoles peninsulares (dueños de los comercios y minas más importantes de la colonia), se destituye al virrey Iturrigaray y se nombra en su lugar a un adicto a los intereses de los peninsulares.
La verdadera emancipación política comienza en la ciudad de Querétaro, donde un grupo de prestigiados criollos encabezados por Miguel Hidalgo y Costilla conspiran en torno al desconocimiento del gobierno de José Bonaparte y pugnan por el reconocimiento de Fernando VII. La conspiración es descubierta y los planes que en ella se formularon se lanzan a la lucha armada el 16 de septiembre de 1810 bajo el grito de ¡Viva Fernando VII y muera el mal gobierno!
La propuesta de esta primera insurgencia era:


  • Monarquía Constitucional

  • Abolición de la Esclavitud

  • Intolerancia Religiosa


A la muerte de Hidalgo, José María Morelos y Pavón da comienzo a la segunda etapa de la insurgencia (1811-1815), es aquí precisamente donde hay un viraje en la visión de la emancipación política puesto que el programa político de Morelos consistía en:


  • Gobierno Republicano

  • Constitución Política (Constitución de Apatzingán)

  • Reparto de tierras

  • Supresión de castas (igualdad jurídica de ciudadanos)

  • Intolerancia religiosa (catolicismo religión de Estado)


La tercera etapa de la insurgencia (1815-1820) está comandada por Vicente Guerrero cuyo programa político se reducía a la independencia nacional respecto de la metrópoli. Esta etapa se caracterizó por la guerra de guerrillas.
Para 1820 la insurgencia está prácticamente derrotada y curiosamente cuando Fernando VII vuelve al trono español y lo obligan a juramentar la Constitución de Cádiz; los criollos acomodados y los peninsulares deciden la emancipación política de la Nueva España para mantener los privilegios que a lo largo de tres siglos conservaban.
Quien lleva a cabo este movimiento es un antiguo combatiente de insurgentes: Agustín de Iturbide, cuyo programa político es el del régimen colonial:

  • Monarquía

  • Subsistencia de estructuras novohispanas


Así lo que fue conocido por trescientos años como Nueva España el 27 de septiembre de 1821 obtiene su emancipación política y adopta el nombre de “Imperio Mexicano”. Cabe mencionar que nuestro país nació a la vida independiente (junto con Brasil) como monarquía y no como república.
Las primeras organizaciones políticas
En la primera mitad del Siglo XIX, la organización política recaía en las logias masónicas que en estricto sentido no eran partidos políticos como hoy los conocemos; sino simples corrientes de opinión en donde se discutían los problemas nacionales.
La primera logia que se forma es la de rito escocés (1815) cuyo programa político era un régimen central; antipatía hacia Estados Unidos; Pro- España; Pro- Indígenas, Pro-Status quo, Pro- Iglesia, Pro-Latinos y Pro-sociedad colonial. Sería el futuro partido conservador.
La segunda logia es la del rito de York (1825), su programa consistía en un régimen federal; antipatía a España; Pro-Estados Unidos; indeferencia hacia los indígenas; antirreligiosos y pro- caciques; y es en ésta donde interviene el embajador de Estados Unidos Joel Poinsett. Será el futuro partido liberal.
Como se mencionó anteriormente, por tratarse de corrientes de opinión sus integrantes cambiaban de un lado a otro de acuerdo a la situación política que se vivía.
Es en 1833 cuando ambas logias ven el primer llamado de atención para consolidar la unidad nacional, puesto que el Estado de Texas se separa de la República para formar una independiente y en 1836 se anexa a los Estados Unidos.
Es hasta 1848 cuando las logias masónicas se terminan por definir debido a la intervención norteamericana que termina con la mutilación de más de la mitad del territorio nacional.
Así, para el año de 1848 la logia escocesa sería llamada partido conservador y la logia de York se transformaría en el partido liberal; cuyos proyectos lucharán a muerte hasta 1867 cuando el partido liberal derrota definitivamente al partido conservador.
Búsqueda de identidad Nacional
Tras la emancipación política ocurrida el 27 de septiembre de 1821 (con la firma de los Tratados de Córdoba y la del Acta de Independencia) la nueva nación vivirá por alrededor de 45 años en continua lucha armada y materializada en asonadas militares, golpes de estado e intervenciones extranjeras que llevarán por definir su identidad nacional (la derrota de las tropas francesas en 1867, coloca a México en el concierto internacional como una nación libre y soberana).
La duración del llamado “Imperio Mexicano” fue de once meses y fue tan breve su periodo de vida debido a que la élite política desconfiaba del Emperador Agustín I, puesto que desconoció al Congreso por él convocado y nombró en su lugar a una junta de adictos que vitoreaban su deficiente actuar político.
A finales de 1822, Santa Anna desconoce al Emperador con el Plan de Casa Mata donde se pronuncia por un régimen republicano y convoca a un Congreso Constituyente. Los trabajos de éste dan frutos en el año de 1824 con la promulgación de la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, cuyos artículos centrales marcan a la religión católica como única, la organización política de la republica era federal y la educación estaría a cargo de los Estados: de ahí que cada estado se haga responsable por las construcción de Institutos de Ciencias y Artes.
Los de mayor trascendencia fueron el de Oaxaca, de cuyas instalaciones egresó Benito Juárez; el de Toluca formó a Ignacio Ramírez y el de Guadalajara licenció a Melchor Ocampo; tres hombres que saldrán al escenario nacional en la Guerra de Reforma.
De 1824 a 1833 la primera república federal encuentra tropiezos y aciertos, entre los últimos la ascensión a la presidencia de dos destacados insurgentes: Guadalupe Victoria (primer presidente de México) y Vicente Guerrero. Dentro de los tropiezos se encuentran los primeros enfrentamientos entre monarquistas y republicanos y posteriormente la lucha política es entre federalistas y centralistas. Estas luchas dan paso a que un hombre se aproveche del poder político: Antonio López de Santa Anna, quien gobierna con todos los grupos políticos del momento así como con el ideólogo del partido conservador Lucas Alamán y el prohombre del liberalismo Valentín Gómez Farías, éste último es el pionero de la primera reforma (basado y aconsejado por las ideas de José María Luis Mora).
Como las medidas políticas de Gómez Farías son en contra de las estructuras privilegiadas de los militares y la iglesia, éstos llaman por enésima ocasión a Santa Anna a que asuma el Poder Ejecutivo. Para 1836 se promulga una nueva constitución, pero de tipo centralista que volverá a ratificar los privilegios del clero y el ejército.
A la muerte de Lucas Alamán, Santa Anna se convierte en dictador que no tomará ni aceptará consejos de nadie con respecto de cómo llevar a cabo las acciones de su gobierno que concluirá en agosto de 1855.
Durante el largo gobierno de Santa Anna se presenta el conflicto con los Estados Unidos (1847-1848) que termina con la firma de los Tratados de Guadalupe-Hidalgo el dos de febrero de 1848 con la mutilación de más de la mitad del territorio nacional. Al respecto el maestro Justo Sierra mencionó que “con la reducción del territorio, se redujeron a la mitad los problemas nacionales”.
El fin del Santannismo
Con la firma de los Tratados de Guadalupe-Hidalgo (que incluían una indemnización del gobierno de los Estados Unidos al de México) comienza la caída del hombre que ocupó once veces la presidencia de la república. Lo mencionamos así porque su presidencia de 1848 a 1855 cae en la frivolidad, el absolutismo y el ridículo.
En 1853 Santa Anna comienza una dura represión en contra de distinguidos liberales a tal grado que destierra a Benito Juárez, Melchor Ocampo, José María Mata y a Ponciano Arriaga del territorio nacional y éstos se exilian en Nueva Orleáns.
Para 1854 la represión hacia los liberales tiene su primera reacción, el 1º de marzo Florencio Villareal lanza en Acapulco el Plan de Ayutla que contiene dos puntos principales:


  • Destitución de Santa Anna y

  • Congreso Constituyente


Después de un año y medio, los liberales derrotan a Santa Anna y este renuncia el 19 de agosto de 1855.
El Congreso Constituyente 1856-1857
Una vez derrotado Santa Anna, los liberales se reúnen en la ciudad de Cuernavaca y nombran como presidente provisional al general Juan Álvarez quien emite la convocatoria para el Congreso Constituyente.
La reacción de los clérigos y militares por la expedición de las leyes reformistas del gabinete del presidente Álvarez no se hace esperar y en Puebla hay un levantamiento armado y financiado por el Obispo Labastida y Dávalos que al grito de “religión y fueros” se oponen a la Ley Juárez que ponía fin a sus privilegios.

Como Juan Álvarez no puede sofocar este movimiento, renuncia a la presidencia y los liberales nombran a Ignacio Comonfort.
A la Ley Juárez le siguen la Ley Lerdo (desamortización de bienes del clero) y la Ley Iglesias (obvenciones parroquiales, asuntos entre particulares), que son en palabras de Justo Sierra “el verdadero germen de la reforma”.
El Congreso Constituyente se reúne en la Ciudad de México el 17 de febrero de 1856 y concluye el 5 de febrero de 1857. Este Congreso redacta una constitución federalista, con garantías individuales y con la clásica división de poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; elecciones indirectas para la conformación de los tres poderes; el presidente de la Suprema .Corte de Justicia era el vicepresidente de la república y la federación no tiene Cámara de Senadores.
Mientras los trabajos del Constituyente operan, el presidente Comonfort en una entrevista con Manuel Doblado (Gobernador de Guanajuato) comenta que la constitución que se está redactando no funcionaría porque el Poder Legislativo es todo (la razón que esgrime el Constituyente es tratar de evitar una nueva dictadura como la de Santa Anna) y el Poder Ejecutivo está maniatado y sin posibilidad de gobernar.
No obstante, pese a las objeciones de Comonfort respecto de la Constitución, éste decide presentar su candidatura para la presidencia de la república en las elecciones que se organizaron en julio de 1857 y el 1º de diciembre del mismo año protesta como Presidente de México. En esa misma elección, Benito Juárez fue electo Presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJN). Sin embargo, a los primeros días de instalado el nuevo gobierno, la lucha fraticida comenzaría una vez más.
La Guerra de Reforma 1857-1861
El 17 de diciembre de 1857 Félix Zuloaga (general conservador) lanza el Plan de Tacubaya para desconocer la Constitución y propone la elección de un nuevo constituyente para que el partido conservador participe en los trabajos legislativos. El presidente Comonfort se une al plan porque efectivamente la constitución que juramentó es inaplicable.
Rápidamente los conservadores disuelven el Congreso y apresan a los liberales más destacados entre ellos al Presidente de la SCJN Benito Juárez; quien asume la presidencia interina porque Comonfort se une al plan y la constitución mencionaba que a la falta de presidente constitucional, el Presidente de la SCJN asumiría el cargo.
La importancia de la Constitución de 1857 radica en que tanto los liberales como conservadores luchan en torno a ella; de los primeros es su bandera política y los segundos son sus detractores. Como decía Emilio Rabasa: “la constitución estaba destinada a aumentar los archivos del congreso, pero el conflicto armado la colocó en el centro de la discusión política”1.
Con Juárez como titular del Ejecutivo se formó una coalición de estados para reconocerlo como presidente de los liberales y como presidente de los conservadores al general Miguel Miramón que sustituyó a Zuloaga.
En el año de 1858 los liberales no ganan ninguna batalla. Para 1859 la situación cambia para los liberales puesto que en el mes de abril el general conservador Leonardo Márquez después de la batalla de Tacubaya ordenó ejecutar a los heridos, médicos y población civil que auxiliaban a las tropas. Esta acción trajo como consecuencia que el gobierno de los Estados Unidos reconociera al gobierno liberal de Benito Juárez.

La emancipación económica
Para julio de 1859, el gobierno liberal establecido en el Puerto de Veracruz expidió las Leyes de Reforma:


  • Separación Iglesia-Estado

  • Nacionalización de bienes eclesiásticos

  • Libertad de cultos


Estas leyes trajeron como consecuencia la derrota económica del partido conservador. Además, las Leyes de Reforma ponen fin terminantemente a la sobrevivencia de las estructuras coloniales. Se rompe contundentemente el orden político de las dos majestades que a lo largo de tres siglos fueron una misma: el estado confecional es sustituido por el Estado laico. La emancipación económica es un hecho latente.
Sin embargo, para poder continuar con la lucha armada los conservadores firman el 26 de septiembre de 1859 el Tratado Mon- Almonte con el gobierno español para recibir ayuda económica. El general conservador Miguel Miramón emplea la ayuda (compra de tres barcos en La Habana) para realizar un segundo sitio al Puerto de Veracruz para derrotar al gobierno del presidente Juárez. No obstante, los liberales para hacer frente al ataque de las tropas conservadores firman con el gobierno norteamericano el 14 de diciembre de 1859 el Tratado McLane-Ocampo en donde los norteamericanos se comprometieron a detener los barcos que sitiarían a Veracruz y los liberales cederían a perpetuidad el libre paso de tropas y mercancías norteamericanas por el Istmo de Tehuantepec.
La última batalla de la Guerra de Reforma se dio en Calculalpan el 22 de diciembre de 1860, donde el general liberal Jesús González Ortega integró con veinte mil hombres su fuerza para derrotar a las tropas de Miramón formadas por 8000. El 11 de enero de 1861 el presidente Juárez entra a la capital de la república.
Año de 1861: año de venganzas
Con el triunfo de las fuerzas liberales en los campos de batalla se dio por terminada la guerra civil que duró de diciembre de 1857 a diciembre de 1860; el país parecía que entraría de lleno a la estabilidad política para de ahí consolidarse como nación. Sin embargo, en el ánimo de vencedores y vencidos aún estaba muy lejos la reconciliación nacional debido a que los conservadores buscarían en el extranjero ayuda económico-política para implementar su proyecto de nación: traerían una monarquía europea al país.
El partido liberal al comenzar a confeccionar su proyecto de nación inicia una seria de medidas que lo terminarán por aislar internacionalmente: expulsa del país al embajador de España, al arzobispo de la Ciudad de México y a varios diplomáticos centroamericanos que intervinieron en la guerra civil. A esto hay que agregar que los caminos de la república estaban atestados de bandoleros, de guerrillas y de levantamientos militares que impedían que la paz fuera tangible en el país.
Ahora bien, el general conservador Leonardo Márquez (el tigre de Tacubaya) para hacer sentir la fuerza del partido conservador en la república tomó venganza en contra de tres prestigiados liberales: asesinó a Melchor Ocampo, a Santos Degollado y a Leandro Valle. La paz se sostenía con alfileres en toda la república.
En medio de esta situación, el partido liberal organizó una elección y el 15 de junio de 1861 Juárez es nombrado presidente constitucional, pero frente a los asesinatos de los tres connotados liberales el Congreso le intentó aplicar un voto de censura (modalidad no prevista por la constitución) con 51% de votos a favor de que siguiera en la presidencia y con 49% de votos para destituirlo.
A esto hay que agregar que la expedición de las Leyes de Reforma en julio de 1859 no generaron la riqueza que los liberales habían prometido. De hecho el Congreso acusó al Secretario de Hacienda (Guillermo Prieto) de corrupción, pero la razón principal por la cual el Estado se encontraba en bancarrota se debió a que los bienes de la iglesia fueron utilizados a lo largo de la guerra civil. Por ello, el 17 de junio de 1861 el presidente Juárez declaró la suspensión de pagos (moratoria) a los principales acreedores del país: Inglaterra, España y Francia; los cuales se organizaron y el 31 de octubre de 1861 firmaron la Convención de Londres: en donde se determinó invadir a México.

Con todo lo anterior se aquilata que el partido liberal estaba absolutamente desprestigiado y con nulos resultado de gobierno. Los ánimos se encontraban tan caldeados que como dijera Justo Sierra: “la intervención extranjera vino a salvar el desprestigio del partido liberal”.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconDefiniciones de: Ideologías Filosofía Teoría Política Objeto de la...

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconDefiniciones de: Ideologías Filosofía Teoría Política Objeto de la...

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconEstabilidad política y crecimiento económico

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconLos muchos caminos de la política
«La peor forma de hacer política es no hacer política». Así respondía en 1966 el cardenal Arns, de São Paulo, a quien cuestionaba...

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconLa identidad vasca desde una nueva cultura política

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconEstablecer relaciones apropiadas con personas de mi edad, sean de...

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconOaxaca: Convocatoria Movilización Nacional Contra la Política Energética Nacional

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconPolitica ambiental nacional

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconDirección política nacional

1810-1910: Centenario de emancipación política, búsqueda de identidad nacional, progreso y estabilidad política iconDirección política nacional






© 2015
contactos
ley.exam-10.com