Bibliografía milagros vivientes






descargar 313.62 Kb.
títuloBibliografía milagros vivientes
página5/9
fecha de publicación13.08.2015
tamaño313.62 Kb.
tipoBibliografía
ley.exam-10.com > Ley > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7   8   9

LA VIRGEN DE AKITA39



Sucedió en Japón en pleno siglo XX, en la ciudad de Akita, en la capilla de las religiosas Siervas de la Eucaristía, donde estaba la hermana Agnes Sasagawa, que desde 1973 tuvo apariciones de la Virgen María. El obispo del lugar Mons. John Shojiro Ito, después de los estudios competentes, declaró que las lágrimas, que salían de una imagen de madera de la Virgen, eran milagrosas. En una carta pastoral a todos sus fieles del 22 de abril de 1984, se expresa así:
Entre los acontecimientos misteriosos sobrevenidos con respecto a la estatua de la Virgen de Akita, se puede citar: la sangre que corrió de la mano derecha. Algo, como si fuera sudor, que corría en tan gran cantidad que desprendía olores suaves. La cosa más resaltante fue el agua que corría de los ojos como si fueran lágrimas humanas. Esta lacrimosidad empezó en enero de 1975 y continuó hasta el 15 de setiembre de 1981. En total fueron 101 lacrimaciones. Yo fui testigo, cuatro veces, junto con unas 500 personas que la vieron también. Dos veces gusté esta agua que corría de los ojos y pude comprobar que era salada como las lágrimas de un ser humano. Según el análisis hecho por el profesor Sagisaka de la Facultad de Medicina de Akita, se comprobó que se trataba de un líquido del cuerpo humano.
Hacer salir agua de allí donde no la hay es ir más allá de los medios humanos. La intervención de una fuerza superior al hombre es necesaria. Y, además, no es solamente agua, es un líquido humano que corre de los ojos como lágrimas y esto más de 100 veces durante varios años, delante de numerosos testigos oculares. No se trata, pues, de un truco... Muchos relatos hablan de curaciones milagrosas de cáncer y otras enfermedades hechos aquí por medio de la santa Virgen... Los estudios hechos hasta ahora no permiten negar el carácter sobrenatural de la serie de acontecimientos misteriosos ocurridos con respecto a la imagen de la santa Virgen.
Lo interesante de este milagro es que fue transmitido por televisión japonesa y millones de japoneses pudieron ver en su momento las lágrimas de la Virgen.
La Congregación para la Doctrina de la fe del Vaticano, presidida por el cardenal Ratzinger, aprobó en 1988 los acontecimientos milagrosos de Akita.

VIRGEN DE CIVITAVECCHIA
La historia comienza a las 4,20 p.m. del día 2 de febrero de 1995 en la casa de los esposos Fabio y Ana María Gregori. Tenían en el jardín de su casa una pequeña gruta con una imagen de la Virgen, traída desde Medjugorje, lugar donde se sigue apareciendo nuestra Madre en la ex - Yugoslavia. Esta imagen, de yeso, de 42 cms., que les había sido regalada por el párroco, padre Pablo Martín, comenzó a derramar lágrimas de sangre. La primera que lo vio fue la hija Jessica de seis años quien gritó a su papá: Papá, papá, la Virgencita llora... Su padre se acercó a la Virgen y pudo constatar que era cierto, aunque al principio pensó que podía deberse a alguna herida, que se había hecho la niña. Pero, al tocar con sus dedos la sangre, se sintió muy conmovido y con una gran alegría interior, como si María le hubiera tocado el corazón. Fue corriendo a la iglesia y, después de la misa, le habló al párroco para que fuera a su casa.
El párroco y algunas otras personas pudieron constatar que era cierto; la imagen tenía sangre, que salía de sus ojos. Estas lágrimas se repitieron en trece oportunidades diferentes en los días siguientes. El obispo Girolamo Grillo ya había sido informado por el párroco, pero no quiso creer. Era muy escéptico a estas cosas y prohibió a los sacerdotes que fueran a casa de la familia Gregori. Pero el asunto se hizo público y miles de personas iban a ver la imagen que lloraba sangre. Entonces, una Asociación de personas privadas, Codacons, defensores de los consumidores, presentaron una denuncia por abusos contra la credulidad popular y asociación para delinquir; creyendo, por supuesto, que todo era un truco o un engaño para sacar dinero.
La justicia tomó cartas en el asunto y, como primera medida, mandó hacer un registro minucioso en las casas de Fabio Gregori, de sus hermanos y de su madre. Sin embargo, no encontraron nada que pudiera dar indicio de fraudes o engaños. A continuación, mandaron hacer análisis clínicos con la sangre derramada por la imagen y, como última medida, el juez ordenó el secuestro de la imagen en casa del obispo para evitar que miles de personas, que acudían todos los días, pudieran ser engañadas.
El obispo, mientras tanto, ya había ordenado investigar a la familia Gregori, que era, según todos, de total confianza, muy asiduos a la oración y a las misas de la parroquia. Después llevó la imagen al Instituto de Medicina legal del policlínico Gemelli de Roma, donde el doctor Angelo Fiori, director del mismo, realizó todos los exámenes convenientes; lo mismo hizo el doctor Giancarlo Umani Ronchi, director del Instituto de la universidad La Sapienza de Roma. Estos exámenes demostraron con claridad, al igual que los realizados por encargo del juez, que las lágrimas eran verdaderamente sangre humana. También se concluyó, sin lugar a dudas, que dentro de la imagen no había ningún artefacto que pudiera producir semejante fenómeno.
Sin embargo, parecía que había intereses creados en contra de estos hechos, pues incrédulos de distintas categorías, desde ateos a testigos de Jehová…, se encarnizaron contra la familia y querían para ellos castigos penales, dando por supuesto que todo era un engaño. El procedimiento judicial siguió dando molestias, incluso al obispo, hasta el 7 de junio del 2000, cuando el juez ordenó el archivo definitivo del caso por no haber encontrado pruebas en contra ni indicios de engaño en todo el proceso.
Pero el suceso más importante ocurrió el 15 de marzo del 1995 a las 8.15 a.m. El obispo Grillo había terminado de celebrar la misa en su capilla privada y, después de tomar el desayuno, su hermana le rogó que le permitiera rezar a la Virgencita, que estaba secuestrada en su casa por orden judicial. Él aceptó y escribió en su Diario espiritual:
Tomo la Virgencita en mis manos y comenzamos a rezar en silencio. Yo rezaba con los ojos cerrados. Y, entonces, mi cuñado me dice: Mira, mira lo que sucede. La Virgencita había comenzado a llorar del ojo derecho: un hilo sutilísimo un poco más grande que un cabello… Yo recitaba el “Salve Regina” en latín. Al llegar a las palabras “Illos tuos misericordes oculos ad nos converte”, mi hermana, viéndome mal, se pone a gritar. Casi desvanecido, me siento y me atiende el doctor Marco di Gennaro, cardiólogo, que también constata la lágrima todavía fresca40.
Desde ese día, el mismo obispo, que había visto las lágrimas de sangre de María, se constituyó en su principal defensor y mandó llevar la imagen a la iglesia parroquial, donde se encuentra en una urna de vidrio para que todos puedan contemplarla. Esta fue la última y la número 14 de las lacrimaciones de la imagen de María.
Pero hay mucho más. La niña Jessica, de seis años, recibió varios mensajes de María, exclusivamente para el obispo; quien, sin darlos a conocer, ha manifestado que se han cumplido perfectamente. Además, otra imagen idéntica, también traída de Medjugorje y regalada a los Gregori por el cardenal Deskur el 10 de abril de ese año, comenzó a tener sudores de un líquido que parecía aceite. Se hicieron los análisis respectivos, y el doctor Fiori encontró que no era aceite. Era una esencia que no era de naturaleza humana o animal, sino, probablemente vegetal, que contenía muchísimos perfumes. Así la Virgen premiaba, de alguna manera, a la familia Gregori, que la tenía en su casa.
Pero para demostrar la veracidad de las lacrimaciones milagrosas, el obispo nombró también una Comisión teológica investigadora de 11 miembros. La conclusión fue: todos aceptaban la veracidad del hecho excluyendo el engaño, cuatro dudaban de si trataba de un hecho sobrenatural, pero los otros siete lo afirmaban sin dudar.
Está demás decir que interrogaron a más de 40 testigos y estudiaron todos los exámenes realizados y hablaron, especialmente, con los protagonistas para poder hacer la declaración final el 22 de noviembre de 1996, en la que descartan cualquier posibilidad de fraude. El hecho más contundente para probar la sobrenaturalidad milagrosa de las lágrimas es el gran despertar espiritual de la parroquia. Todos los días se reza el rosario y hay adoración eucarística. El amor a Jesús sacramentado se ha incrementado sensiblemente. Ha habido milagros patentes de conversiones de otras religiones y de mucha gente que, después de años, se acercaba a la iglesia a renovar su fe católica. Todos los días, especialmente los domingos y fiestas, llegan hasta 150 autobuses de peregrinos de distintos lugares de Italia y del extranjero, después de 10 años de ocurrir estos sucesos. Hay 5 sacerdotes fijos en la parroquia y deben pedir ayuda para atender las confesiones, sobre todo, los domingos.
Una prueba más son los milagros realizados. Dice el obispo: Son miles y miles los convertidos: entre ellos 120 testigos de Jehová, muchos protestantes y también algunos budistas. Los exvotos dejados son muy significativos. En la iglesia parroquial hay una habitación llena de exvotos, incluso de enfermedades incurables como prueba del amor de María a sus hijos. María sigue llorando para mover a los hombres a la penitencia y a la conversión. ¿Escucharás las lágrimas de María que también llora por ti?41

OLEADA DE MILAGROS
Nos referimos a imágenes vivientes, casi todas de la Virgen María, que tomaron vida durante nueve meses en distintos lugares de los Estados pontificios. Los prodigios comenzaron el 25 de junio de 1796 en Ancona, cuando una imagen de María, de la catedral de la ciudad, conocida bajo el título de Reina de todos los santos, comenzó a tomar vida, abriendo y cerrando los ojos y mirando con amor a los presentes. En una oportunidad, hasta brilló durante todo el día con luz sobrenatural. La imagen era un cuadro pintado de la Virgen, de unos cincuenta centímetros. Ese fue el comienzo de la serie de prodigios, que conmovieron a los Estados pontificios y que no tienen parangón en la historia del cristianismo.
El 9 de julio, los prodigios comenzaron en Roma y se sucedieron en otras ciudades, dentro de los Estados de la Iglesia. Esto produjo una avalancha de confesiones y conversiones nunca antes vista. Muchos, incluso protestantes y musulmanes, se convertían. Se organizaron misiones populares, procesiones y oraciones públicas, día y noche, ante las imágenes vivientes que miraban con amor a los devotos y, a veces, sonreían.
En total, fueron por lo menos 122 imágenes, 2 de santos (San Antonio de Padua y san Liberato), dos crucifijos y el resto, imágenes de la Virgen. Eran imágenes pintadas o esculpidas, que se encontraban en capillas, casas particulares, calles y plazas públicas, a la vista de todos.
De estas 122 imágenes, 101 eran de la misma ciudad de Roma y las 21 restantes de otras ciudades. Las autoridades eclesiásticas hicieron una investigación, reducida a 26 de las 101 imágenes milagrosas de Roma, y el 28 de febrero de 1797 concluyeron con el veredicto del cardenal Vicario de Roma de que todas esas imágenes eran verdaderos milagros vivientes. Lo mismo sucedió con las investigaciones llevadas a cabo en las otras ciudades. En Roma, se estableció que todos los años, el 9 de julio, se celebraría una fiesta para conmemorar el inicio de estos milagros en dicha ciudad. Actualmente, esta fiesta se celebra todavía en el santuario de la Virgen del Archetto, donde comenzaron los prodigios, y se celebra el domingo más cercano al 9 de julio.
Es interesante anotar que estos milagros ocurrieron en vísperas de la ocupación de los Estados pontificios por los ejércitos de Napoleón, que llevaron cautivo al Papa Pío VI a Francia, donde murió; y que llevaron a cabo una serie de atropellos, matanzas, violencias, violaciones y saqueos por doquier. Esta invasión comenzó el 8 de febrero de 1797, unos ocho meses después del comienzo de los milagros en Ancona. Y todos los testigos destacaron que esta oleada de milagros vivientes era una prueba más de la presencia viva de María en medio de sus hijos y signo de su protección maternal. Como si les dijera: No tengan miedo, pase lo que pase, yo estaré con mi hijo Jesús, a su lado, para protegerlos; confíen en nosotros42.

María te mira, te sonríe

y te dice como a san Juan Diego:

No temas, ¿no estoy yo aquí que

soy tu madre?


TERCERA PARTE

MILAGROS EUCARÍSTICOS

En esta tercera parte, vamos a ver algunos maravillosos milagros realizados por Dios para demostrar la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Algunos de ellos son tan espectaculares que hasta hoy dejan atónitos a los científicos.

MILAGRO DE FIRENZE43
En Italia, en la iglesia de San Ambrosio de Firenze, el año 1595, tuvo lugar un gran milagro eucarístico. Mientras en el altar mayor se estaban celebrando las ceremonias del Viernes santo, el 24 de marzo de aquel año, en el altar del Sepulcro comenzó un incendio debido a una vela encendida. Procuraron apagar el incendio; un sacerdote sacó el copón grande, pero dejó caer al suelo otro copón pequeño con seis hostias, que estaba reservado para llevar la comunión a los enfermos. Este copón pequeño se abrió y las seis hostias cayeron a tierra y fueron envueltas en las llamas. Cuando se apagó el incendio, pudieron ver, entre las ropas y ornamentos quemados, un pequeño corporal intacto, dentro del cual estaban intactas las seis hostias consagradas, unidas, pero en buen estado. Todos se asombraron ante este prodigio, pues no habían sido quemadas, a pesar de haber estado rodeadas de fuego por todas partes. Y fueron expuestas a la devoción popular en una cajita de plata junto al corporal salvado del incendio. Treinta tres años después, el arzobispo de Firenze, Marzi-Medici, examinó las hostias y las encontró intactas e incorruptas. Actualmente, se siguen conservando en buen estado, sin corromperse, a pesar del paso de los años, gracias a un milagro que va en contra de todas las leyes de la materia.

MILAGRO DE TURÍN
El año 1453, un ladrón robó en una iglesia una custodia con la hostia consagrada en su interior y la echó, junto con otras cosas robadas, en un saco, huyendo rápidamente en un mulo hacia Turín. El día seis de junio llegó a esta ciudad y, cuando pasaba delante de la iglesia de San Silvestre, el mulo se cayó y salieron a la vista de todos las cosas que llevaba en el saco. Pero lo que asombró a los presentes fue que la custodia se alzó hacia el cielo, a pocos metros, rodeada de una luz muy brillante. Esto ocurría a las 5 de la tarde del miércoles de la octava del Corpus Christi. Un sacerdote, que pasaba por el lugar, fue testigo de la escena y fue corriendo a avisar al obispo Monseñor Ludovico, quien acompañado de muchos fieles vio la custodia suspendida en el aire y se arrodilló para adorar a Jesús sacramentado. En ese momento, la custodia se abrió, cayendo a tierra, y dejando en el aire la hostia consagrada. El obispo elevó un cáliz hacia la hostia y ella descendió lentamente hasta posarse en el cáliz. La hostia fue llevada en procesión hasta la catedral de san Juan Bautista y allí fue venerada por los fieles durante muchos años.
Este suceso fue escrito en tres Actas capitulares, redactadas el 11 de octubre de 1454, el 25 de abril de 1455 y el 4 de setiembre de 1456.
En la ciudad de Turín se levantó un oratorio en el lugar del milagro y, con el tiempo, se construyó allí mismo, la basílica del Corpus Domini. En esta iglesia, sobre el pavimento, puede leerse la inscripción: Aquí cayó postrado el jumento que llevaba el Cuerpo divino, aquí la sagrada hostia, liberada del saco en que se encontraba, se elevó hacia lo alto, y aquí descendió ante las súplicas de los turineses, el seis de junio del año del Señor 145344.


1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Bibliografía milagros vivientes iconExcma. Sra. Dª Milagros marcos ortega

Bibliografía milagros vivientes iconActa de asamblea de constitucion de la fundacion mil. Agros, cuya sigla es “milagros”

Bibliografía milagros vivientes iconResumen de remate y Corretaje AÑO 2015 Palmero, M. Milagros do se...

Bibliografía milagros vivientes iconEstuve como Alcalde en San Pedro de Los Milagros y allí Encontré una estatua de Bolívar

Bibliografía milagros vivientes iconLiteratura cortesana, aparecen los temas de la Virgen y su mediación en los milagros

Bibliografía milagros vivientes icon6. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía milagros vivientes iconBibliografíA p. 25

Bibliografía milagros vivientes iconBibliografía

Bibliografía milagros vivientes iconBibliografía

Bibliografía milagros vivientes iconBibliografía 27-28






© 2015
contactos
ley.exam-10.com