Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de






descargar 148.59 Kb.
títuloParece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de
página1/5
fecha de publicación13.08.2015
tamaño148.59 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5
SOBRE EL ABORTO:

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de despenalización actualmente existentes, como si le pareciera poco los cien mil, y más abortos que se producen al año en España, lo que me ha inducido a publicar el presente trabajo sobre la cuestión y que forma parte de las historia que actualmente estoy escribiendo, bueno historia de ficción por si pudiera servir de orientación e información para algunos de los que pudieran tener alguna duda sobre la procedencia o improcedencia de dicha ampliación.
Uno de los documentos más antiguos sobre “materiales y métodos para producir el aborto”, data de los tiempos del emperador Sheng-Nung en China, 23 siglos antes de Cristo.
En el budismo, en un episodio de su vida, Buda desaconseja la interrupción del embarazo a una mujer, existiendo dos tendencias: una, que entiende que para que la prohibición sea efectiva se ha de dar la necesidad de una cierta evolución de la gestación y la otra, que sostiene que se ha de evitar el embarazo en cualquier punto de la gestación. El código de Vinaya, prohíbe a los monjes aconsejar o sugerir el aborto a una mujer, por otra parte, en el budismo, todo ser humano ha de tener la posibilidad de realizar el Nirvana, por lo que, el hecho de acabar con un posible embarazo resulta de suma gravedad.
El islán prohíbe la interrupción voluntaria del embarazo. El aborto, después de la implantación del óvulo fecundado en el útero está absolutamente prohibido y es considerado como un crimen contra la Ley de Alá y contra el feto. Desde el punto de vista islámico la ilegitimidad de abortar un feto no depende del tema de si el feto tiene el estado de ser humano o no. Aunque el islán no reconoce el feto como un ser humano, aún le dará el derecho de una posible vida. La shar’cah, permite el aborto, sólo cuando los médicos declaren con certeza razonable que la continuación del embarazo sería peligroso para la vida de la madre, basándose en el principio del menor de los males.
Uno de los documentos más antiguos es el “Código Hammurabi”, debido al rey de Babilonia Hammurabi, escrito en 1760 a.d C.en un bloque de diorita de unos 2,50 metros de alto con una base 1,90 metros y que fue trasladado a la ciudad de Susa, hoy Juristan en Irán, donde fue descubierto en 1901 y trasladado al museo de Louvre de Paris. Según este código “la mujer ejerce la potestad sobre los hijos pero sin poder de vida o muerte, castiga el aborto con penas económicas y en algunos casos los permite si la mujer es soltera y resulta embarazada”; y dedica seis artículos al aborto:
Art. 209.- Si un hombre golpea a una hija de hombre y la causa la pérdida del fruto de sus entrañas, pagará 5 siclos de plata por el fruto de sus entrañas.

Art.210.-Si esa mujer muere que maten a su hija.

Art.211.-Si es a la hija de un individuo común a quien se causa a golpes la pérdida del fruto de sus entrañas pagará 5 siclos de plata.

Art.212.-Si esa mujer muere pagará media mina de plata.

Art.213.-Si golpea a la esclava de un hombre y la provoca la pérdida del fruto de sus entrañas pagará dos siclos de plata.

Art.214.-Si esa esclava muere pagará un tercio de mina de plata.



Por orden de antigüedad, sobre la materia de que nos ocupamos, siguen las LEYES HITITAS, que datan de los años 1680 a 1200 a.d.C., y que lo mismo que las anteriores transcribimos:
Art. 17.-Si alguno causa aborto a una mujer libre, si estaba en el décimo mes (lunar) del embarazo pagará diez siclos de plata; si estaba en el quinto mes pagará cinco siclos de plata y así restituirá.

En una versión posterior se redacta este artículo estipulando: Si alguno causa aborto a una mujer libre pagará veinte siclos de plata”.

Art. 18.- Si alguno causa aborto a una mujer esclava pagará diez siclos de plata y en versión posterior, se establece que “si alguno causa aborto a una mujer esclava pagara diez siclos de plata”.

Por el mismo orden, tenemos las LEYES ASIRIAS, años 1124-1076 a.d.C, de técnica más depurada que las anteriores establecen:
Art.21.’ Si un hombre libre golpea a la hija de otro hombre libre y la provoca la expulsión del fruto de sus entrañas (seguidamente aborto), después de juzgado y hallado culpable que abone dos talentos y treinta minas de plata, le darán cincuenta bastonazos y realizará trabajos forzados al servicio del rey.
Art.50.- Si un hombre libre golpea a la esposa de otro hombre libre y la ha abortar, se tratará a la esposa del hombre libre que provocó el aborto de la esposa del otro hombre libre, como él la trató, compensa la perdida del feto con su vida. Sin embargo, si aquella mujer fallece, se ajusticiará al hombre libre, compensará su feto con su vida. Pero si el marido de aquella mujer no tiene hijo varón, si alguien la golpea haciéndola abortar se ajusticiará al que la golpeó, aún cuando el fruto de sus entrañas sea una niña se compensará con su vida.
Art.51. Si u hombre libre golpea a la esposa de otro hombre libre que no cría a sus hijos y le hace perder el fruto de sus entrañas, la pena es ésta: abonará dos talentos de plomo.
Art.52.-Si un hombre libre golpea a una prostituta y la hace perder el fruto de sus entrañas, se le dará golpe por golpe; tendrá que pagar el valor de una vida.
Art.53. Si una mujer pierde el fruto de sus entrañas voluntariamente si se prueba y constata su culpabilidad que la empalen con estacas y no la entierren. Si muere al perder voluntariamente el fruto de sus entrañas que la empalen con estacas y no la entierren….
Sobre el tratamiento de la Biblia de aborto, se ha especulado a gran escala sobre la traducción del pasaje 22:22-25 del Éxodo, por lo que transcribiré dos de ellas y manifestaré mi opinión:
“Éxodo 22:22-25.-Si algunos riñeran, e hirieren a mujer embarazada y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a la que la impusiere el marido de la mujer y juzguen los jueces. Más si hubiera daño, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe”.
“Éxodo 22:22-25. Si unos hombres en el curso de una riña, dan un golpe a una mujer preñada y provocan el parto sin más daño, el culpable será multado, conforme a la que imponga el marido de la mujer y mediante árbitro. Pero si resultara daño darán vida por vida….”.
Entiendo que la pena máxima, se impone siempre que haya algún daño tanto para la mujer como para el feto expulsado por culpa de las heridas recibidas, luego se está penalizando el aborto, pues ¿qué puede ser algo más dañoso que la muerte de un ser inocente?, al menos así se afirma en otros pasajes de la Biblia.
En Grecia, tanto el aborto como infanticidio estaban permitidos, por lo que, antes de analizar lo que sobre estas cuestiones escribieron Platón y Aristóteles diremos lo que en Grecia se entendía por “exposición y abandono de niños”.
Exposición = Depósito de la criatura en lugar en que pueda ser recogido.

Abandono = Desamparo en un paraje para que pueda morir.

Platón (427 adC-347 adC) en su obra “La República”, libro 5º, VIII,460 y 461) en el diálogo con Glauco, llega a la conclusión de que las medidas adoptadas para mejorar la raza de los animales, procurando que nazcan los mejores, son aplicables a la raza de los hombres, para lo que, tanto uno como otros, han de ser engendrados por la pareja que esté en ´”la flor de la edad”, llegando a la convicción de que los mejores cohabiten con la mejores tantas veces como sea posible y los peores con los peores, todo lo contrario, y si se quiere que los guardianes de la ciudad sean los mejores han de criar los hijos de los primeros pero no los de los segundos,
Los gobernantes fijarán, a su arbitrio el número de matrimonios, teniendo en cuentas las guerras, epidemias, etc. para mantener constante el número de ciudadanos de la ciudad y a aquellos jóvenes que se distingan en la guerra, cultura etc. se les dará como premio el yacer con las mujeres, con el fin de que, de esta clase de hombres, nazcan el mayor número de hijos posibles.
La flor de la edad, a que antes se aludía la fijan en que la mujer dé hijos a la ciudad desde los veinte hasta los cuarenta años, y en cuanto al hombre, una vez que haya pasado “de la máxima fogosidad de la carrera”, hasta los cuarenta y cinco años, al ser estos períodos los de mayor apogeo de la mente de unos y otros.
La procreación fuera de dichos períodos será considerada como una falta de iniquidad e impiedad y el niño nacerá si su concepción pasa inadvertida como obra de monstruosa incontinencia, siendo la misma ley para quien procree con mujer casadera sin que los aparee el gobernante, declarando al hijo como bastardo, ilegítimo y sacrílego.
Los hombres varones que hayan pasado de esas edades podrán cohabitar con quienes quieran, después de advertirles de que pongan sumo cuidado de que no vea siquiera la luz ni un solo feto de los que puedan ser concebidos (aborto) y que si no pudieran impedir que alguno nazca, dispongan de él en la inteligencia de que un hijo así no recibirá crianza (infanticidio).
Aristóteles (384-322 adC.) La Política Libro IV Capítulo 14 “La educación de los hijos en la ciudad perfecta). Para distinguir los hijos que es preciso abandonar de los que hay que educar, convendría que la ley prohíba que se cuide de manera alguna a los que nazcan deformes (eutanasia) y cuanto al número de hijos si las costumbres resisten el abandono completo, y si algunos matrimonios se hacen fecundos traspasando los límites formalmente impuestos a la población, será preciso provocar el aborto antes de que embrión haya recibido la sensibilidad de la vida, El carácter criminal o inocente de este hecho depende absolutamente sólo de esta circunstancia relativa a la vida y a la sensibilidad.
Aristóteles afirma que “primero esta lo vivo, luego lo animal y por último el hombre” . (“De la generación de los animales Libro 2m cap. 3º 736ª,35”)
Aristóteles trata de explicar cuando el embrión recibe la sensibilidad en su obra “Historia de los animales” libro VII.583.b”, de la siguiente forma: En el caso de los hijos varones el primer movimiento ocurre normalmente en el lado derecho del vientre y sobre el cuadragésimo día, pero si es una mujer, en el lado izquierdo sobre el nonagésimo día (añadiendo que no es una declaración exacta de la realidad. Después de estos períodos el embrión empieza a desarrollarse en distintas partes pues hasta ahora concentra en una sustancia sin distinción de partes. En el caso de un varón abortado antes del cuadragésimo día, si se le coloca en agua fría se mantiene unido en una especie de membrana, pero si se le coloca en cualquier se disuelve y desaparece, en el feto varón todos los miembros están a la vista, pero en caso de un embrión femenino que sufra aborto durante los tres primeros meses, es norma que se encuentre indiferenciado, sin embargo en el cuarto mes llega a una mayor diferenciación.
De esto se afirma que Aristóteles sitúa el inicio de la forma humana a los 40 días para los hombres y a los 80 para las mujeres, estando permitido el aborto en estos períodos.
Como anticonceptivo, Aristóteles, señalaba: Impedir que esperma penetre en el cuello del útero endureciendo sus paredes con aceite de cedro el ungüento de Saturno, o con pomada de plomo o con incienso mezclado con aceite de oliva.
Lo mismo que Platón, Aristóteles trata de fijar la edad que el hombre y la mujer deben tener para contraer matrimonio (l8 años para las mujeres y 37 o un poco menos para los hombres), llegando a determinar que la facultad generadora establecida por la naturaleza, para los hombres es de 60 años como mucho y cincuenta para las mujeres.
Para Sócrates (470-399 adC) el aborto era un derecho de la madre.

Contrario a las teorías de Platón y Aristóteles era la sostenida por Hipócrates (460-377 adC.): Niega el derecho al aborto y exige a los médicos jurar no dar a las mujeres bebidas fatales para el niño en el vientre y decía: “No dispensaré a nadie un tóxico mortal activo, incluso aunque me sea solicitado por el paciente, tampoco daré a una mujer un medio abortivo, dispensaré un profundo respeto a toda vida humana desde la concepción”.
Aunque parece que las opiniones de Platón y Aristóteles sobre esta materia, son iguales, existentes notables diferencias: En primer lugar Platón admite el infanticidio de una forma general para impedir la degeneración en la calidad de los guardianes de la ciudad y el aborto en cualquier momento para regular la población, sin embargo Aristóteles admite el infanticidio para los nacidos con alguna deformidad y el aborto hasta los cuarenta días en el caso de feto varón y el de 90 en el caso de feto femenino, pues a partir de estos períodos de embarazo el aborto reviste carácter criminal.
En Roma el aborto voluntario no estaba considerado como delito, al considerar el feto como parte del cuerpo de la madre sin vida propia, por una parte, y por la otra al considerar a los padres con poder sobre la vida y la muerte de los hijos. Si bien la mujer casada necesitaba el consentimiento del marido. Ovidio escribía: “Ahora corrompe su vientre la que quiere verse hermosa, y es raro en esta época la que quiere ser madre”.
Como anticonceptivo en Roma, Sorano de Efeso proponía: “el uso de una mezcla de aceite rancio de oliva, miel y bálsamo de resina de cedro que debía introducirse en el útero o también introducir en la vagina una bola empujándola hasta el útero empapada de vino y un líquido en el que se habrá disuelto corteza de pino”.
A esta norma general de no considerar el aborto como un delito, en Roma existieron excepciones, y así tenemos la Lex Cornelia proclamada por el Emperador Séptimo Severo, en el año 81 adC.,en la que se establecía:
Art. 339.- Aborto en la muerte del producto de la concepción en cualquier momento de la preñez.

Art.340.- Al que hiciere abortar a una mujer, se le aplicarán de 1 a 3 años de prisión, sea cual fuere el medio que emplease, siempre que se haga con el consentimiento de ella. Cuando falte el consentimiento la prisión será de 3 a 6 años y si empleara violencia física o moral se impondrá a delincuente de 6 a 8 años de prisión.

Art.341.- Si el aborto lo causara un médico, cirujano o partero, además de las sanciones que le corresponde conforme al artículo anterior se le suspenderá de 2 a 5 años en el ejercicio de su oficio o profesión.
Esta Ley es recogida en el Digesto añadiendo la pena de confiscación de bienes por el aborto y el destierro y en el caso de fallecimiento de la madre la pena de muerte y así en el Libro IIL.87.5.5 dice: “Los que dieren bebida para abortar o amatoria, aunque no lo hagan con dolo, son sin embargo porque la cosa es de mal ejemplo condenados a las minas los de baja clase, y relegados a una isla, con pérdida de parte de sus bienes los de otra más elevada, pero si por ello hubiera muerte, la mujer o el hombre, son condenados al último suplicio”
Y También el Digesto, Libro 48.10.39, se dispone: “Escribió Ciceron: “Que cierta mujer llamada Milesia, estando en Asia, fue condenada como reo de pena capital. Porque habiendo recibido dinero de los segundos herederos se procuró ella misma el aborto con medicamentos.

“En rescripto de nuestros emperadores: Si alguna mujer se hubiera hecho violencia en sus entrañas, después del divorcio, porque estaba embarazada, para no procrear hijo de su marido, ya enemigo suyo, fuese condenada a destierro temporal.

Con esto doy por terminada mi exposición sobre los antecedentes históricos del aborto, antes de la aparición del cristianismo en el mundo y de cuya influencia tratará Luis, según lo convenido, pero estimo necesario que, una vez expuesto esta parte, y la que la corresponde a nuestra hermana, deberíamos tratar de llegar a un acuerdo sobre el momento en que comienza la vida humana en el embrión, a la luz de lo que sobre esto ha dicho la ciencia moderna, y como creo que por hoy ya es suficiente, si bien os parece, podemos dejar la intervención de Luis para un próximo sábado.
Les parece bien a todos quedando que el próximo sábado se vuelva sobre el tema.
Reunidos el siguiente sábado, inicia Luis su exposición, con la misma advertencia de Juan, es decir que en determinados momentos leerá algunas de las opiniones o teorías existente sobre la parte que le ha tocado desarrollar; y sin más preámbulos comienzo:
Con la llegada del cristianismo se produce un cambio esencial en el tratamiento y calificación ética y moral sobre la interrupción del embarazo, consistente en la eliminación del feto en el vientre de la madre, puesto que en la Biblia son escasas las referencias que se hacen al aborto, si bien no faltan alusiones a la existencia de vida. Sobre el aborto existe alusión en Éxodo 21,22 de lo que ya dio cuenta Juan, y con referencia a la existencia de vida en seno materno, podemos citar las siguientes: Lucas 1:15: “Estará lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre”. Lucas 1:41: “Apenas ésta oyó el saludo de Maria el niño saltó de alegría en su seno”. Lucas 1:44: -“Apenas oí tu saludo el niño saltó de alegría en mi seno”. Jueces 16,17: “Nunca a mi cabeza llego navaja pues soy Nazareno desde el vientre de mi madre.”. Salmo 22.9.10: “Porque tu eres el que saco del vientre; el que hizo estar confiado desde que estaba en los pechos de mi madre. Sobre ti fui educado antes de nacer; desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios” Galatas l,15:”Pero cuando Dios me eligió desde el seno de mi madre y me llamó por medio de su gracia me complació.”
Todos los padres de la Iglesia, apologistas y maestros cristianos se pronunciaron a favor de la vida, por lo que, el aborto y el infanticidio fueron despareciendo de Europa, por lo que seguidamente expondré algunos de los escritos en que aquellos manifestaron sus opiniones sobre el tema.
El primer testimonio escrito lo encontramos en “La Didache” (Didaje) escrito entre los años 65-80 de nuestra era, y en el que, en capítulo II.22 dice: “He aquí el segundo precepto de la doctrina….”No harás abortar a la criatura nacida de una orgía y, después de nacida, no la harás morir”.
La epístola de Bernabé (año 150-160) en el capítulo XIX.5 dice: “No vacilarás sobre si será o no será. No tomes en vano el nombre de Dios, amarás a tu prójimo más que a tu propia vida. No matarás a tu hijo en el seno de la madre, ni una vez nacido le quitarás la vida y en el capítulo XX.2 : “…matadores de sus hijos por el aborto, destructores de la obra de Dios”
“Hay algunas mujeres que, bebiendo preparador médicos, extinguen los cimientos del hombre futuro en sus propias entrañas y de esa forma cometen parricidio antes de parirlo” (Minucio Felix, Octavio XXXIII, siglo II)
Atenágoras (siglo II) en suplica XXXV, al emperador Marco Aurelio, en defensa de los cristianos, sostiene: “Nosotros afirmamos que los que intentan el aborto cometen homicidio y tendrán que dar cuenta a Dios…. Entonces ¿Porqué razón habríamos de matar a nadie?. No, nosotros somos en todo y siempre iguales y acordes con nosotros mismos, pues servimos a la razón y no la violentamos… Decimos a las mujeres que utilizan medicamentos para provocar un aborto que cometen asesinato y que tendrán que dar cuentas a Dios por el aborto….contemplamos al feto que esta en el vientre como un ser creado y por tanto como un objeto al cuidado de Dios y no abandonamos a los niños por que los que los exponen son culpables de asesinar a niños.”
“Se casan como todos los demás hombres y engendran hijos, pero no se desembarazan de su descendencia (fetos)” (Diogneto V.6)

Apología de Quinto Séptimo Florente Tertuliano,( 155.230) Presbítero de Cartago, escrita en Roma en el año 200 de Cristo nuestro señor, contra los gentiles, en defensa de los cristianos: “Para que secretamente me digan cómo matarán sus hijos: los que los arrojan al Tiber, los que los exponen para que el hambre, los fríos y los perros se los coman y los maten; los que procuran los abortos, no negarán que matan…. a nosotros no es lícito, no solamente matar hombre o niños, pero ni desatar aquellas sangres que en el embrión se condensan. La ley que una vez nos prohíbe el homicidio nos manda no descomponer en el vientre de la madre las líneas con que la sangre dibuja la organización del hombre, que es anticipado homicidio impedir el nacimiento. No se diferencia matar al que ya nació que desbaratar al que se apareja para nacer, que también es hombre el que lo comienza a ser como fruto de aquella semilla.”
“Las mujeres que proporcionan medicamentos para causar el aborto, así como las que toman pociones para destruir a los niños no nacidos son asesinas” (San Basilio. año 330 a 379, en epístola 181 VIII).
“Algunas al darse cuenta que han quedado embarazadas por su pecado, toman medicamentos para procurar el aborto, y cuando, como ocurre a menudo, muera a la vez que su retoño entran en el bajo mundo cargadas, no sólo como la culpa del adulterio contra Cristo, sino también con la del suicidio y de asesinato del niño” (San Jerónimo, año 343 a 426, en Carta a Eustoquio)

Apocalipsis de Pedro, libro apócrifo, atribuido falsamente al Apóstol Pedro. Data del primer tercio del siglo II y narra el tormento que los condenados sufren en el infierno: “Cerca de allí vi otro lugar angosto, donde iban a parar sangre y excrementos por debajo de los que allí sufrían tormento y se formaba un lago. Y allí había mujeres sentadas sumergidas en aquél albañal hasta la garganta, y frente a ellas, sentados y llorando muchos niños que habían nacido antes de tiempo. De ellos salían unos rayos como de fuego que herían los ojos de las mujeres. Estas eran las que habían concebido fuera del matrimonio se había procurado aborto”
Visto lo que, sobre el aborto opinaban los Padres de la Iglesia, dejando a San Agustín y Santo Tomás de Aquino, para más adelante, seguidamente me ocuparé de exponer lo que, sobre el mismo tema, establecían algunos de los primeros Concilios celebrados en España, empezando por el de Elvira. Año 306 que, en el canon 63 disponía: “Canon 63: Si alguna mujer en ausencia del marido cometía adulterio y de sus resultas concibiere, y después de esto matare a su hijo, no recibirá la comunión ni aún al fin de su vida por haber duplicado la maldad”; y el canon 48: “La catecúmena adultera que concibiere y ahogue al feto, no será bautizada ni en la hora de su muerte”.
Concilio de Ancira, año 314. Canon 21: Penitencia: diez años de excomunión por aborto de embrión.
Concilio de Lérida del año 546. Canon II “Aquellos que procuren la muerte de sus hijos concebidos del pecado y nacidos del adulterio o trataren de darles muerte en el seno materno por medio de algún medicamento abortivo, a tales adúlteros de una u otro sexo déseles la comunión solamente pasados siete años, a condición de que toda su vida resistan especialmente en la humildad y en las lágrimas de contrición, pues los tales no pueden volver a ayudar en el altar, aunque podrá volver a admitírseles en el coro a arte del día que fueron reintegrados a la comunión.”
En la legislación visigótica tenemos el Liber Iudiciorum (Fuero Juzgo) del año 654 que se ocupa del aborto en el libro VI, Título III; y así tenemos:
I)
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de icon2. Utilice su poder psicotrónico para hacer realidad sus deseos
«atascos» en sus señales psicotrónicas. —Cómo hacer que los demás vean las cosas como usted.—Haga resonar cada célula de su cuerpo...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconEste libro puede tratar de muchas cosas pero inexorablemente hablará...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconEste libro puede tratar de muchas cosas pero inexorablemente hablará...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconResumen El gobierno de Manuel Bulnes Prieto fue considerado uno del...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconLa justicia parece ser, entre todas las demás virtudes

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconAceptación de condiciones para ser inscrito como candidato avalado...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconSomos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconEs innegable que las cosas sencillas son las que más conmueven los corazones

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconDeclaración de la Selva Lacandona
«La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo el poder público dimana del pueblo y se instituye para...

Parece ser que el partido en el Gobierno, como no tiene otras cosas más importantes a que dedicarse, pretende modificar el aborto, ampliando las causas de iconEste decreto ejecutivo no puede derogar, suprimir ni modificar ninguna...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com