El ecumenismo evangelico y sus peligros






descargar 54.98 Kb.
títuloEl ecumenismo evangelico y sus peligros
fecha de publicación04.07.2016
tamaño54.98 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
Concilio Evangélico Pentecostal Arca De Salvación

Departamento de educación

Celebración de la semana de la biblia

del 22 al 26 Sept 2015

3era: Conferencia Sabado 26 de sept.
El Peligro del Ecumenismo Evangélico

Maestra bíblica Katia Camilo

EL ECUMENISMO EVANGELICO Y SUS PELIGROS


Origen del término «ecumenismo»El término «ecumenismo» proviene del latín, «oecumenicus» y del griego, «oikoumenikos» y éste a su vez de «oikoumenē», y significa «lugar o tierra poblada como un todo». El término ya era usado en el Imperio Romano para referirse a la totalidad de las tierras conquistadas : implicaba «el mundo como unidad administrativa, para el Imperio Romano».[3]

Ecumenismo es la tendencia o movimiento que busca la restauración de la unidad de los cristianos, es decir, la unidad de las distintas confesiones religiosas cristianas «históricas», separadas desde los grandes cismas. Si bien el término «oikoumenē» se utilizó desde los tiempos del Imperio Romano para expresar al mundo como unidad, en la actualidad la palabra «ecumenismo» tiene una significación eminentemente religiosa, y es usada primordialmente para aludir a los movimientos existentes en el seno del cristianismo cuyo propósito consiste en la unificación de las diferentes denominaciones cristianas, separadas por cuestiones de doctrina, de historia, de tradición o de práctica


Breve historia del movimiento ecuménico

La historia del «Consejo Mundial de Iglesias» (CMI). Su estatuto, fijado provisionalmente en Utrech en 1938, a causa de la Segunda Guerra Mundial, no fue adoptado hasta la asamblea de Ámsterdam, en 1948. El consejo se definió, no como una «super Iglesia» o como una «Iglesia mundial», sino como una «comunidad de Iglesias que reconocen a Cristo como Dios y Salvador». Desde su fundación se han establecido 7 asambleas generales: Ámsterdam (1948); Evanston (1954); Nueva Delhi (1961); Upsala (1968); Nairobi (1968); Vancouver (1983) y Canberra (1991).

En cuanto a la Iglesia católica, el papa Juan XXIII produjo un cambio de rumbo con la creación del "Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos", una comisión preparatoria al Concilio Vaticano II que más tarde recibiría el nombre de Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos. El 6 de junio de 1960, Juan XXIII designó al cardenal Augustin Bea como primer presidente del recién creado Secretariado.[6] El Secretariado participó en 1961 de la conferencia de Nueva Delhi y fue el responsable de la redacción de diferentes borradores de documentos críticos durante el Concilio Vaticano II, entre ellos el del decreto Unitatis redintegratio sobre el ecumenismo.[7]

Las últimas palabras pronunciadas por Juan XXIII en su lecho de muerte exteriorizaron su compromiso ecuménico:

Ofrezco mi vida por la Iglesia, por la continuación del Concilio Ecuménico, por la paz en el mundo y por la unión de los critianos... Mis días en este mundo han llegado a su fin,perCristovive y la Iglesia debe continuar con su tarea. Ut unum sint, ut unum sint.[8]

Concilio Vaticano II

La Iglesia católica, a través del Concilio Vaticano II, estableció, entre otros puntos los siguientes:

  1. Los presbíteros no han de olvidar a los hermanos que no gozan de plena comunión eclesiástica con los católicos (Decreto Presbyterorum ordinis 9).

  2. Se ha de cultivar el espíritu ecuménico en los catolicos participando diligentemente en la labor ecuménica (Decreto Unitatis redintegratio 4).

  3. Los católicos, en su acción ecuménica, deben, sin duda, preocuparse de los hermanos separados, orando con ellos, tratando con ellos de las cosas de la Iglesia y adelantándose a su encuentro (Decreto Unitatis redintegratio 4).

El nuevo rumbo se profundizó con el papa Pablo VI, quien peregrinó a Tierra Santa del 4 al 6 de enero de 1964, en el primer viaje de un papa por el mundo.[9] Como resultado de aquel acercamiento histórico, en una declaración conjunta efectuada el 7 de diciembre de 1965, Pablo VI y Atenágoras I, guías espirituales de los cristianos católicos y ortodoxos del mundo respectivamente, decidieron «[...] cancelar de la memoria de la Iglesia la sentencia de excomunión que había sido pronunciada [...]» en ocasión del Cisma de Oriente o Gran Cisma de 1054.[10] [Nota 1]

El 25 de mayo de 1995, Juan Pablo II publicó la carta encíclica Ut unum sint (del latín, Que sean uno), en la cual se instó a la unión de las iglesias cristianas mediante la fraternidad y la solidaridad al servicio de la humanidad.[11] Ya el 10 de noviembre de 1994, en su carta apostólica Tertio Millennio Adveniente dirigida al episcopado, al clero y a los fieles con motivo de la preparación del jubileo del año 2000, Juan Pablo II instó a analizar el curso de los últimos diez siglos y señaló la falta de unidad de los cristianos entre «los pecados que exigen mayor compromiso de penitencia y de conversión», al tiempo que lo calificaba como «un problema crucial para el testimonio evangélico en el mundo».[12]

El 31 de octubre de 1999 en Augsburgo,[13] se firmó la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación,[14] por parte del cardenal Edward Cassidy en nombre de la Iglesia católica, y el obispo Christian Krause de la Federación Luterana Mundial. Joseph A. Fitzmyer, quien trabajó durante casi tres décadas en el diálogo ecuménico luterano-católico, proporcionó una contribución esencial para la elaboración de esta declaración.[15] El documento representó un paso importante para zanjar las divisiones entre ambas denominaciones cristianas que llevaban 482 años, desde que el mismo día del año 1517, Martín Lutero clavó sus noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia del castillo en Wittenberg, en Alemania.[15]

El 30 de mayo de 2004 se fundó la comunidad religioso-ecuménica de los Misioneros y Misioneras del Amor Sacramentado, con un carisma basado en la creación de proyectos sociales que promueven el amor y el servicio. Así, se cuenta entre las visiones nuevas del ecumenismo, dedicada a la atención de diversas obras solidarias en la comunidad, a las que se suman la presencia de oratorios que invitan a todos a la oración universal y no el debate religios

Entre los protestantes el movimiento ecuménico se inició a fines del siglo pasado y el término ha sido utilizado por organizaciones internacionales de las diferentes denominaciones, agencias interdenominacionales y para eclesiásticas. El Concilio Nacional de Iglesias de Cristo en Estados Unidos y el Concilio Mundial de Iglesias, con sede en Ginebra, Suiza, son tal vez las más conocidas.

A veces es difícil identificarlos porque gustan de asociarse con los cristianos fundamentalistas. De tal manera que muchos hoy en día, en favor de sus propios intereses, cuando están con los fundamentalistas se identifican como fundamentalistas sin serlo, y luego hacen lo mismo cuando están con los ecuménicos.

Algunas de las características del ecumenismo evangélico y también cuales son los rasgos que identifican a esas personas reconocidas como tales

1. El amor es lo primero .Usando como base el compañerismo y la confraternidad, consideran el amor superior a la sana doctrina. . Declaran que la doctrina divide, pero que el servicio une. Predican un evangelio social, mientras promueven las buenas obras para la salvación.

No es posible tener un amor verdadero sin practicar la sana doctrina. “En esto conocemos que No amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1 Jn. 5:2,3).

“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracia. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2:6-8).

2 .Aptitud de una mente abierta. Con frecuencia se pueden escuchar expresiones como estas: “Es necesario volver a examinar, re investigar y dejar la mente abierta en cuanto a los fundamentos. Sustituyen la revelación de Dios (Biblia) por la razón del hombre , minando así el fundamento de la autoridad de la Biblia. Sin embargo, las doctrinas y la fe en la Palabra de Dios y en el Hijo de Dios son revelación divina, no asunto de investigación.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Ti. 3:16,17).

“ “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad…” (Hch. 20:28-31)

3. Fomentan una nueva línea de pensamiento intelectual por encima de lo espiritual. Argumentan que puedan cristianizar ideas, y sistemas paganos que se basan en la incredulidad. Su propósito es la glorificación de la filosofía, la sicología, siquiatría, astrología, Metafísica y demás. Pero no hay nada mejor para el hombre que la Palabra de Dios. Lo único verdadero es el arrepentimiento genuino y la fe en el Señor Jesucristo, La Biblia ordena:

“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracia. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Col. 2:6-8).

  1. Predican un “mensaje positivo” y muchas veces hacen declaraciones como esta: “Dios

me llamó a ganar almas, no a criticar a otros”. Con gran emoción mundana atraen a muchos porque no reprenden el pecado. En realidad no quieren tomar una postura definida, desean agradar a los hombres antes que a Dios y no condenan el pecado, ignorando lo que la biblia dice :

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Ro. 16:17).

5. Pocas veces enseñan lo que es el arrepentimiento verdadero y mucho menos predican en contra del error. Sus temas preferidos son sanidad, prosperidad, superación personal , negocios, restando valor a la palabra de DIOS:

,“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (2 Ti. 4:1-

6. No les gusta ser diferentes al mundo encuentran más compañerismo entre otros iguales a ellos que participan de los placeres mundanos, que entre los que siguen la santa doctrina bíblica de la separación. Esta confusión satisface a Satanás, pero la Escritura dice…

Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas” (Ef. 5:11)

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente... Por lo cual salid en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré” (2 Co. 6:14-17).

7. Consideran la iglesia, sólo como una institución de beneficencia tratan cada vez más de hacer de la Iglesia un instrumento de cambios sociales por medio de programas de tipo humanitario. Sin quererlo avanzan en la misma dirección de los católicos y miembros de otras sectas. Dios por su parte nos hizo responsables de la gran comisión y nos insta a que contendamos por la pureza de la doctrina y el bienestar espiritual (no solo físico) de nuestros hermanos.

8. Se comportan como los mundanos otras de las características del nuevo evangelio es que sus seguidores disfrutan con las actividades y placeres mundanos.No ven ningún peligro en ser partícipes de diversiones mundanas, tal como Novelas, Películas de terror, televisión, música del mundo, discotecas, bailes, sensualidad entre los jóvenes, vicios como fumar, tomar socialmente bebidas alcohólicas (cervezas, vino ect).Pero la biblia dice:

Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Jn. 1:5-7).

9. Llevan a cabo negocios deshonestosSe identifican con el mundo, no sólo con sus acciones, sino también con su modo de vestir y hablar, sin advertirse de que están practicando las obras de la carne. El creyente verdadero no tiene comunión con las tinieblas. Pero la Palabra declara:

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Ro. 8:9).

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carnePorque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis … Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gá. 5:16-21).

10. La mayoría de los ecuménicos evangélicos presentan un “evangelio diferente”, emocional y sensacional. Realmente han apostatado de la fe en Cristo, lo cual quiere decir que han cambiado y pervertido el plan de Dios para la salvación del hombre. Este plan nos enseña que primero debemos reconocer nuestra condición de pecador perdido, que debemos arrepentirnos, pedir el perdón de Dios y depositar nuestra confianza absoluta en el Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Como resultado de la salvación, debemos mantener la sana doctrina sin dejar de congregarnos con fidelidad, sinceridad y obediencia a Dios, apartándonos del pecado y de toda práctica mundana. Dios nos ofrece en su palabra, reglamentos muy estrictos en cuanto a la confraternidad y compañerismo con falsos “hermanos”.

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente… Por lo cual salid en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré” (2 Co. 6:14-17).

Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras” (2 Jn. 10,11).

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Jud. 3).

Como enfrentar el problema

Dios anhela tener una relación personal e íntima con cada uno de nosotros a través del estudio de su Palabra y la oración y todo lo que nos separe de su plan proviene del enemigo. .El cooperar con los que no siguen una sana doctrina produce la unificación de programas sociales, trabajos misioneros o campañas evangelísticas y nos coloca con aquellos que practican las obras infructuosas de las tinieblas.

1. Es necesario enseñar el plan de Dios completo. Primero hay que escuchar la Palabra de Dios para poder creer en él, “¿Como, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Ro. 10:14)..

Es indispensable que la persona tenga la convicción del arrepentimiento dado por Dios que viene de escuchar su Palabra, además que se entregue de corazón a Cristo, sometiéndose a la Palabra de Dios. “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento” (Mt. 3:8).Seguid la paz con todos y la santidad sin la cual nadie vera al Señor.(Heb12:14).

No que haya otro (evangelio), sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (Gá. 1:7).

2. Debe haber un cambio de actitud , aborrecimiento y desprecio hacia el pecado.

El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios” (1 Jn. 3:8-10).

3. Se debe corregir y disciplinar a los que cometen pecado intencionalmente.

Que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad” (2 Ti. 2:25).

Dios incluso, a veces castiga y reprende a los creyentes, “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete” (Ap. 3:19).

Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (He. 12:5,6).

4. Mantener una actitud vigilante de la conducta y accionar de la congregación.

“Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo” (1 Co. 11:31,32).

El arrepentimiento verdadero va acompañado de una fe real en el Señor Jesucristo trae la conversión auténtica, “Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados” (Hch. 26:18).“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” (Ro. 8:16).

“ “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Ro. 16:17).

5. No debemos ser tolerantes con quienes creen y tiene tales prácticas. El ecumenismo evangélico es peligroso, porque va en contra de la sana doctrina esbozada en la Biblia. Esto es asunto de vida o muerte eterna

Aunque algunos líderes religiosos respetables aceptan y apoyan estas prácticas no debemos ser arrastrados por el engaño. Debemos contender incansablemente por la sana doctrina. No podemos hacer “males para que vengan bienes” (Ro. 3:8). El cristiano tiene que obedecer a Dios, de otra manera está desobedeciéndole. :Mucho menos contaminarnos, haciéndonos partícipes con ellos.

La Palabra de Dios nos advierte en Mateo 13:24-3“Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotrosPorque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenalMas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Fil. 3:17-20).

Dios le bendiga.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconEjército Evangélico Asociación Civil

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconSistema de analisis de peligros y de puntos de control criticos

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconUruguay, gobierno de izquierda, esperanza y peligros aída Cocchiararo

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconColegio evangélico centroamericano guía de laboratorio -química-Física

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconPanorama actual del campo evangelico en argentina un Estudio Sociológico

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconEspacio Joven La Espiral. Avda de los Olivos s/n cp: 18210 de Peligros

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconCosmovisión y educación teológica: una visión panorámica desde el seminario evangélico de lima

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconIntroducción General, (Alexander Hamilton) 1, Sobre los peligros...

El ecumenismo evangelico y sus peligros iconXc adventure Race 13/14 Octubre Información Lugar
«Esta es Colonia Suiza, con los colores vivos de sus próvidos huertos y sus montes frutales, con el verdor plateado de sus viejos...

El ecumenismo evangelico y sus peligros icon06-17-14 10 Cubanet, Pastor evangélico denuncia acoso. No es la primera...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com