1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina






descargar 0.61 Mb.
título1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina
página1/18
fecha de publicación03.06.2016
tamaño0.61 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
Tendencias arquitectónicas y caos urbano en Latinoamérica
Rafael López Rangel / Roberto Segre

Con la colaboración de Gustavo Adolfo Brito e Isolda Maur
Imagen y esencia de la ciudad latinoamericana
1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina
Un hecho reconocido desde principio de los setenta es que la crisis que sufre la inmensa mayoría de nuestras sociedades latinoamericanas tiene una expresión contradictoria y dramática en las ciudades. Y ha sido tal s impacto, que se puede hablar de la emergencia -en el último tercio de siglo- de una vasta problemática en el conocimiento de nuestra realidad la de los asentamientos humanos. Aunque aparece con una dimensión mundial -patrocinada incluso por la ONU- lo que nos interesa en este momento es la que tenemos en esta parte del denominado Tercer Mundo que posee significativas diferencias con la de los países desarrollados.
Directamente ligada con la práctica social, la problemática de los asentamientos humanos ha sido abordada en América Latina en diversos nivele y desde posiciones ideológicas distintas. En gran medida, a eso se debe 1a naturaleza polémica del nuevo campo, desde su nacimiento mismo. Pero también a que ha sido necesaria la construcción de nuevos paradigma para enfrentarlo, ante la inutilidad de los tradicionales. En este emergente proceso del conocimiento -como es natural- se han tenido prioridades Y así, la preocupación sociológica por la «cuestión urbana», centralizad por la economía, ha absorbido, en una primera instancia, a estudiosos instituciones. Ahora contamos ya con importantes aportaciones en este sentido, aun dentro de la polémica; sin embargo, cabe apuntar que abunda los enfoques reduccionistas (1).
El derrumbe de las concepciones tradicionales ha implicado transformaciones, a veces agresivas, en los intereses y preocupaciones culturales Esto ha sucedido de manera singular en el campo de la arquitectura, a verse sacudido en América Latina por la presencia de un deterioro urbano sin precedentes, en virtud de procesos estructurales profundos, característicos de nuestras formaciones económico-sociales capitalistas. Natural mente hay excepciones: Cuba, en donde los problemas urbanos emana ya del proceso socialista, aunque aún sus ciudades sufren la herencia d los regímenes anteriores. Por su parte, el crecimiento extensivo de los ú1 timos años de las ciudades latinoamericanas -sobre todo de las mayo res- ha sido incentivado en gran medida por el negocio y la especulación urbana. Junto a la migración del campo depauperizado, estos procesos ha originado segregación espacial y déficits sin precedentes. Los llamados asentamientos irregulares determinan una ecología urbana de miseria y deterioro, al constituir un alto porcentaje de la mancha urbana (en Lima, por ejemplo, esos asentamientos ocupan más de un tercio de la superficie total de la ciudad). Por su parte, la historia política de nuestros países imprime formas concretas a la lógica de su desarrollo urbano, estableciéndose diferencias y especificidades entre una ciudad y otra. Pero en todas, la cultura material arquitectónica institucional, limitada, por así decirlo, al sector formal de la edificación y al interés por la opus aislada, se ha visto profundamente convulsionada. Tal situación se conflictúa más porque la cultura funcionalista mostró ser incapaz en los países capitalistas para enfrentar con eficacia los conflictos y deficiencias del hábitat urbano, pero también por su propuesta ahistórica, que no resuelve culturalmente la edificación en los centros tradicionales, presencias vivas de la historia de nuestras naciones. Emerge, entonces, ante estos hechos, la necesidad de la historia, aunque naturalmente con nuevos contenidos.
2. La necesidad de la historia de la arquitectura y las ciudades
El reconocimiento de la historia como clave para enfrentar la actualidad arquitectónica es, relativamente, un hecho reciente. Pero, sobre todo, cuando se trata de considerar el presente edilicio implicado en la historia social de nuestros países. La atención a requerimientos inmediatos, ya sean mercantiles, o emanados de necesidades más profundamente sociales, tiende a generar un menosprecio por el conocimiento del pasado. En unos casos se le considera improductivo y en otros inútil o superfluo. En la construcción de la ciudad y sus espacios, se hipostasia la técnica y se les echa tierra a las determinaciones sociales que realmente intervienen en su proceso de producción. Así, la historia se vuelve prurito de cultivados y no un arma de combate, hacedora de conciencia social. No en balde podemos afirmar que -sin despreciar las aportaciones hechas- la historia contemporánea de las ciudades y la arquitectura latinoamericana están en sus inicios.
Surgen aquí dos cuestiones fundamentales: la pertinencia actual de la visión continental de la arquitectura y las ciudades y la naturaleza epistemológica del enfoque de la historia. Veamos qué acontece con ellas.
La emergencia de las teorías de la dependencia -en auge en la primera mitad de los setenta- colocó también a los procesos culturales en la necesidad de una explicación latinoamericana que los ubicara en su relación de subordinación con la cultura dominante de los países «centrales». Esto produjo, sobre todo entre los sectores más radicalizados de la crítica arquitectónica, la posibilidad de ver de otra manera a la arquitectura y las ciudades en su desarrollo moderno y contemporáneo: como procesos contradictorios en los que se enfrentan las necesidades locales y la tradición, con las formas ideológicas de dominación de la cultura arquitectónica y urbanística internacional de los países imperialistas, quienes tratan de imponer sus propias concepciones de modernidad, en apoyo a su penetración económica y política, Empero, lo más importante, a nuestro juicio, es el derrumbe del enfoque eurocéntrico de la explicación histórica, que naturalmente se extiende a la historia del largo período virreinal-colonial. Los «modelos» europeos quedan así como paradigmas ideológicos que se imponen en términos de la concreta historia política de nuestros países. Pierden ese carácter de «principios inmutables», para construir nuestra «Gran Cultura Arquitectónica Latinoamericana» a imagen y semejanza de la europea.
Junto a las obras mencionadas en la presentación de este libro otro trabajo, que intenta romper con la tradición, es la compilación América Latina en su Arquitectura, patrocinada por la UNESCO, en la que participó un conjunto de críticos del continente, invitados por Roberto Segre, coordinador de la obra (2).

Aunque no hay total uniformidad de criterios en esos textos, ya significan éstos la presencia de una línea latinoamericanista, que se veía necesaria en ese momento, bastante diferente a las escasas obras sobre la materia, como la inicial de Diego Angulo Iñiguez, Historia del Arte Hispanoamericano, publicada en 1950, (3) y las de Francisco Bulirich y Leopoldo Castedo (4). Con sus respetables diferencias y distancias en el tiempo, estos trabajos tienen en común el tratamiento de la arquitectura como opus artística y la persistencia de la concepción positivista del arte y la sociedad. Naturalmente el interés se centra en ellos en el sector formal de la construcción.
La preocupación latinoamericana se expresó durante la década de los setenta con singular fuerza en las corrientes de la planificación, los estudios de los sistemas urbanos y de la problemática urbano-social. En buena medida y, sobre todo en sus primeros años, estuvieron implicados en las teorías de la dependencia. Destacan, por la influencia que tuvieron -y que siguen teniendo-, los textos de Manuel Castells y Jorge Enrique Ardió (5). La Sociedad Interamericana de Planificación, creada en virtud de estos nuevos intereses, que hacían ya de lado las tesis desarrollistas, ha publicado un buen número de trabajos e investigaciones que, en general, se dirigen a esclarecer el papel económico o sociológico de las ciudades y, naturalmente, se ocupan muchos de ellos de políticas y acciones de planificación urbana y regional. La labor editorial de la SIAP -y no sólo la editorial- ha contribuido al conocimiento de la problemática urbana de América Latina, sobre todo la contemporánea, aunque casi no se ocupa de cuestiones morfológicas y de la transformación física-edilicia de las ciudades, y está francamente separada de las cuestiones tipológico-arquitectónicas e incluso tecnológicas. Desde nuestro interés, queremos destacar investigaciones como las de Richard M. Morse, Oscar Yujnovsky, Alejandro Boris Rofman y otros (6).

Se podría afirmar que, en la actualidad, los estudios dirigidos a- realidades locales y sectoriales, incluso en el campo de los procesos morfológicos, se desarrollan más que los de espíritu latinoamericanista. Nos preguntamos si esto tiene que ver con el descenso del boom dependentista y casi podríamos decir que sí. Se trata, visto en un sentido positivo, de conocer procesos internos y puntuales, que se escapan a las caracterizaciones generales. Y así, lo pertinente en la década de los setenta, deja de serlo en la de los ochenta. En el caso de la arquitectura esto es quizá más inquietante ya que no podemos hablar de una madurez, ni mucho menos, de los enfoques continentales. Pero es obvio que tampoco es válido combatir, o siquiera ver con indiferencia, los análisis locales. Y menos cuando nosotros mismos los hemos venido haciendo (7). Pesa bastante, además, la tradición en esta línea de trabajo, tanto en lo que respecta a la contemporaneidad como a épocas anteriores: las grandes etapas coloniales y prehispánicas y el todavía no hace mucho subestimado siglo XIX, que hoy se revaloriza, una vez pasado el mesianismo exterminador de las vanguardias funcionalistas.
Recordemos solamente, los trabajos del equipo coordinado por Marina Waissman y los de Federico Ortiz, Montero, R. Gutiérrez y Abelardo Levaggi, sobre la arquitectura argentina (8). O las investigaciones coordinadas por Alejandra Moreno Toscano, los estudios de Sonia Lombardo y las recientes publicaciones de Instituto Nacional de Bellas Artes de México, sobre la arquitectura del siglo XIX y contemporánea de ese país (9). También las investigaciones de Mariano Arana y colaboradores sobre Montevideo, así como las de Ramón Gutiérrez sobre la arquitectura paraguaya, las de Jacques April y Guilma Morguera sobre varias ciudades colombianas, (10) y las de Carlos Martínez sobre Bogotá.
Ahora bien, nadie duda que las realidades locales y nacionales de los diversos países de América Latina tienen mucho de común y que comparten históricamente procesos socio-económicos, desde la conquista a nuestros días. Las dominaciones coloniales primero, y las imperialistas luego y ahora, han propiciado la formación de toda una ideología latinoamericanista, que parte del «destino común» de nuestro pueblos. Incluso no faltó quien, en los albores del populismo, soñara con la emergencia de la «raza cósmica hispanoarnericana». Y para nadie es desconocido el solidario discurso tercermundista que ha hermanado no sólo a Latinoamérica, sino a todos los ámbitos mundiales colonizados. Ahora, ya refiriéndonos a nuestro continente, la comunidad de características culturales y concretamente las urbano-arquitectónicas es absolutamente reconocida desde hace tiempo. La aportación de las teorías dependentistas fue, como lo hemos indicado, darles un contenido que fundamentalmente las implica en las relaciones de dominación de los países centrales sobre los nuestros.
Cuando llegó el momento en que había que pasar de los grandes esquemas generales a las realidades más específicas de cada país, región y localidad, se hizo en las mejores instancias, como una necesidad de la praxis política, ante la necesidad de enfrentar la crisis aguda en cada país. Para ello se imponía rebasar el énfasis en el «sector externo» y hundir la atención en las internas contradicciones de clase y la historia política y cultural de nuestras formaciones sociales. Sin embargo su validez y pertinencia estarán medidas por los contenidos que se asuman, es decir, por la filosofía y la teoría del conocimiento que los sustenten. Y tal cosa nos obliga a no descuidar tampoco lo general, aunque éste también cambie de contenido para verse de manera más compleja. Esa dialéctica es la que nos impone el análisis histórico-materialista, con toda la dificultad que implica ahora.

3. Algunas consideraciones conceptuales, las múltiples determinaciones de la ciudad y la edificación
Primer nivel
En el fondo del problema de la caracterización de las ciudades latinoamericanas se encuentra la cuestión que la equívoca tradición positivista plantearía como la búsqueda de la relación ciudad-sociedad, y que ahora entendemos como la participación o las implicaciones de la ciudad y la edificación en la sociedad. También se puede plantear como la búsqueda de las múltiples determinaciones de las ciudades y la edificación de América Latina.
Ahora bien, consideramos dos niveles de determinaciones sociales, válidas en realidad para cualquier asentamiento. El primero se refiere a las implicaciones de la ciudad y la edificación en la «estructura general de la sociedad», tal como la concibe el materialismo histórico. Se trata de un nivel socio-político, en el que aún no se especifican procesos más directamente ligados a la construcción misma de los asentamientos y sus espacios. Sin embargo su tratamiento dilucida cuestiones capitales, que han preocupado a estudiosos de estos procesos. En efecto, se trata en un primer nivel, de esclarecer la forma en la que interviene la ciudad y la edificación en:
a) El régimen de la producción material (lo que tradicionalmente se llama la «base económica»).

b) La organización social que se estructura alrededor de aquél.

c) La historia política, jurídica y superestructural (11).
Como es bien conocido entre los especialistas, el papel económico de las ciudades ha tenido un vasto interés en nuestro tiempo. Desde Max Weber y H. Pirenne y el propio Marx, hasta los actuales como los ya citados Topalov, Castells, Folin, etc., y los «neoclásicos», se ha venido desarrollando toda una disciplina, típicamente contemporánea, que consideramos indispensable -con toda la polémica que conlleva- para la caracterización de la problemática actual de las ciudades latinoamericanas.
En efecto, partimos del reconocimiento del rol fundamental de la determinación económica en su relación con otros procesos. La construcción de las ciudades de América Latina no puede entenderse sin conocer las formas de implantación y desarrollo del capitalismo, en el país respectivo y específicamente en ellas mismas. Dos son las líneas de implantación económica en las ciudades que nos interesan: el asentamiento como locus de los procesos de la producción material en general, como parte de las «condiciones generales de la producción», y su propio proceso de producción como ciudad, en donde interviene, cada vez con más fuerza, la acción inmobiliaria y las vastas cadenas especulativas de la producción urbana, desde los negocios con la tierra incorporada al mercado. Y en efecto -Con las excepciones de Cuba y Nicaragua- en todas las grandes ciudades latinoamericanas se dan estos hechos.
Sin embargo -y esto casi no habría que decirlo- los procesos económicos están implicados en acciones socio-políticas, puesto que se realizan por grupos sociales concretos, organizados de manera específica, que van generando, en una dialéctica social compleja, la propia historia política del país y de la ciudad en cuestión. Ésta es transformada y construida por toda esa complejidad de relaciones en donde la política y la ideología juegan un papel fundamental. Tan es así, que, por ejemplo, ciertas estrategias de captación electoral y de adhesión al régimen han determinado formas de crecimiento extensivo de los sectores periféricos de las grandes ciudades mexicanas. Otro tipo de acción política, como en el caso de Santiago de Chile en la época de Salvador Allende, iba conformando una ciudad receptora del hábitat popular, como parte de su sector formal. No se trata de ninguna manera de casos aislados: la totalidad de las ciudades se ven conformadas y definidas también por su historia política. Igual acontece con la ideología que se expresa en forma múltiple. Uno de los aspectos más interesantes y complejos en este punto es el de las ciudades como aglutinadores de toda la comunidad, a pesar de la crisis y la enajenación que conllevan actualmente.
En esta consideración entra el reiterado reconocimiento de la participación de los «objetos», entre ellos los urbano-arquitectónicos, en amplios procesos de significación, necesariamente ideológicos. (12)
De lo dicho se desprenden dos cuestiones importantes:
a) Las determinaciones de la ciudad y la edificación no son «factores» o «instancias» mecánicamente articulados entre sí. Son procesos, también complejos, que, por así decirlo, atraviesan y conforman los procesos de asentamiento.
b) Se hace necesaria la profundización en un nivel más especificado de aquellas determinaciones.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconArquitectura y subdesarrollo en América Latina

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconLatinoamérica o América Latina es la denominación que reciben los...

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconLa América Latina actual comenzó a tomar forma hace unos doscientos...

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina icon10 de los lugares más bellos de america latina

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconDaniel entre los mandatarios mejor evaluados de América Latina

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconLas concesiones aeroportuarias y el aumento de los costos operacionales en america latina

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconModulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconCurso La protección internacional de los derechos humanos en América Latina: una mirada crítica

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconResumen el presente estudio se orienta a conocer la situación de...

1. El derrumbe de los enfoques tradicionales de la arquitectura en América Latina iconIx encuentro de presidentes y magistrados de los tribunales constitucionales...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com