Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca






descargar 0.68 Mb.
títuloEstudio preliminar de Francisco Montes de Oca
página5/25
fecha de publicación15.03.2016
tamaño0.68 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25
anábasis
LIBRO PRIMERO
I
Darío y Parisátile tuvieron dos hijos: el mayor, Artajerjes; el menor, Ciro. Enfermó Darío, y sospechando que se acercaba el fin de su vida quiso que los dos hijos estuviesen a su lado. El mayor se encontraba ya presente, y a Ciro lo mandó a llamar del gobierno de que le había hecho sátrapa, nombrándole al mismo tiempo general de las tropas que se estaban reuniendo en la llanura de Castolo. Acudió, pues, Ciro, llevando consigo a Tisafernes, a quien tenía por amigo, y escoltado por trescientos hoplitas1 griegos a las órdenes de Jenias de Parrasia.

Muerto Darío y proclamado rey Artajerjes, Tisafernes acusa a Ciro ante su hermano diciéndole que conspiraba contra él. Créelo el rey y prende a Ciro con intención de darle muerte. Pero la madre consiguió con súplicas que lo enviase de nuevo al gobierno. Y Ciro, de vuelta, después de haber corrido tal peligro y con el dolor de la afrenta, se puso a pensar en la manera de no hallarse en adelante a merced de su hermano y aun, si fuese posible, ser rey en su lugar. Su madre, Parisátile, le era favorable porque le quería más que al rey Artajerjes, y él, por su parte, trataba de tal suerte a los que a él venían de la corte, que retornaban más amigos suyos que del rey. Procuraba al mismo tiempo que los bárbaros a su servicio estuviesen bien preparados para la guerra, y se esforzaba por ganar sus simpatías. Con el mayor sigilo fue reuniendo tropas griegas a fin de coger al rey todo lo más desprevenido posible.

La manera que tuvo de reunirlas fue la siguiente: en todas las ciudades donde tenía guarnición ordenó a los jefes que alistasen el mayor número de soldados peloponenses, y los mejores posibles, pretextando que Tisafernes pensaba atacar las ciudades. Pues las ciudades jamás habían sido antes de Tisafernes, dadas por el rey, pero entonces se habían pasado a Ciro; todas, excepto Mileto. En Mileto, Tisafernes, presintiendo que pensaban hacer lo mismo —pasarse a Ciro—, mató a unos, y a otros los expulsó. Y Ciro, tomando bajo su protección a los desterrados, reunió un ejército y puso sitio a Mileto por tierra y por mar, con el propósito de que los expulsados volvieran a sus hogares. Esta empresa le servía también de pretexto para reunir tropas. Y al mismo tiempo envió mensajeros al rey pidiéndole le concediese a él, que era su hermano, el gobierno de las ciudades con preferencia a Tisafernes. La madre le apoyó en esta súplica; de suerte que el rey no advertía las maquinaciones de Ciro y pensaba que, en guerra contra Tisafernes, el sostenimiento de las tropas le obligaría a grandes gastos. Por eso no veía con disgusto que los dos estuviesen en guerra. Ciro, además, tenía cuidado de enviarle los tributos de las ciudades que estaban bajo la jurisdicción de Tisafernes.

Mientras tanto iba reuniendo otro ejército en Quersoneso, enfrente de Abidos, por el siguiente procedimiento: Clearco era un desterrado lacedemonio. Ciro tuvo ocasión de tratarlo y, lleno de admiración por él, entrególe diez mil daricos. Clearco aceptó el dinero, levantó con él un ejército y tomando el Quersoneso como base de operaciones entró en guerra con los tracios que habitaban por encima del Helesponto. Y como en estas luchas resultaban favorecidos los griegos, las ciudades helespontinas proporcionaban voluntariamente recursos para sostener las tropas. De este modo mantenía ocultamente aquel ejército sin suscitar sospechas.

Sucedió también que un amigo suyo, Aristipo, de Tesalia, apretado en su ciudad por un partido contrario, acudió a Ciro pidiéndole dinero para alistar durante tres meses a dos mil mercenarios, con los cuales pensaba vencer a sus enemigos. Ciro le dio para cuatro mil durante seis meses, pero bajo la condición de no llegar a un acuerdo con los adversarios sin antes consultárselo. Y también de este modo mantenía el ejército de Tesalia sin suscitar sospechas.

A Próxeno, de Beocia, otro amigo suyo, le ordenó se le juntase reuniendo el mayor número de soldados. Ponía como pretexto una expedición que proyectaba contra los pisidas, porque, según decía, este pueblo estaba molestando a las comarcas de su gobierno. También ordenó a sus amigos Soféneto, de Estinfalia, y Sócrates, de Acaya, que se le presentasen con el mayor número posible de soldados, pues pensaba, con los desterrados de Mileto, mover guerra a Tisafernes. Y así lo hicieron ellos.

II
Cuando pareció llegado el momento oportuno para la expedición, hizo correr la voz de que pensaba expulsar por completo a los pisidas de su territorio, y con este pretexto fue reuniendo las tropas bárbaras y griegas. Ordenó a Clearco que acudiese con todo el ejército a sus órdenes, y a Aristipo que, haciendo paces con la facción contraria, le enviase las tropas de que disponía, y a Jenias, de Arcadia, jefe de los mercenarios puestos de guarnición en las ciudades, que se presentase con el mayor número posible de soldados, dejando solamente los indispensables para guarnecer las ciudades. Llamó también a las tropas que estaban sitiando a Mileto y ordenó a los desterrados que le acompañasen en la expedición, prometiéndoles que, si le salían bien sus proyectos, no descansaría hasta conseguir que entrasen de nuevo en su ciudad. Ellos obedecieron gustosos, pues tenían confianza en Ciro; y, tomando sus armas, se presentaron en Sardes.

También vinieron a Sardes: Jenias, con las guarniciones de las ciudades, hasta cuatro mil hoplitas; Próxeno, con unos mil quinientos hoplitas y quinientos peltastas;2 Soféneto, de Estinfalia, con mil hoplitas; Sócrates, de Acaya, con quinientos hoplitas, y Pasion, de Mégara, con trescientos hoplitas y trescientos peltastas. Este Sócrates era uno de los que habían estado cercando a Mileto. Tales fueron los que se reunieron con él en Sardes.

Tisafernes, noticioso de esto y pensando que tales preparativos eran mayores que los que podía exigir una expedición contra los pisidas, marchó con la mayor celeridad para prevenir al rey, llevando consigo unos quinientos caballos. Y el rey, informado por Tisafernes de la expedición, se preparó para la lucha.

Ciro partió de Sardes con las tropas que he dicho y a través de la Lidia llegó al río Meandro, recorriendo veintidós parasangas3 en tres etapas. El ancho de este río es de dos pletros4 y había en él un puente de barcas. Pasado el Meandro, atravesó la Frigia en una etapa de ocho parasangas y llegó a Colosas, ciudad poblada, rica y grande. Allí permaneció siete días y se le juntaron Menón el Tesalo, con mil hoplitas y quinientos peltastas, dólopes, enianos y olintios. Partiendo de allí recorrió veinte parasangas en tres etapas, hasta llegar a Celenas, ciudad poblada, grande y rica. En ella tenía Ciro un palacio, con un gran parque lleno de bestias montaraces que solía cazar a caballo cuando quería hacer ejercicio con sus caballos. A través del bosque corre el río Meandro, cuyas fuentes están en el palacio; también corre a través de la ciudad de Celenas. Se halla en esta ciudad un palacio fortificado del gran rey sobre las fuentes del río Marsias y por debajo de la ciudadela; este río atraviesa también la ciudad y desemboca en el Meandro; tiene una anchura de veintiocho pies. Dícese que allí fue donde Apolo desolló a Marsias después de vencerle en su desafío sobre la música y que colgó la piel en el antro donde salen las fuentes;5 por esto se le ha dado al río el nombre de Marsias. También se dice que Jerjes, cuando se retiró vencido de Grecia, construyó este palacio y la ciudadela de Celenas. Allí permaneció Ciro treinta días, y se le juntó Clearco, el desterrado lacedemonio, con mil hoplitas, ochocientos peltastas tracios y doscientos arqueros cretenses. También se presentó Sóside el siracusano, con trescientos hoplitas, y Soféneto el arcadio, con mil. Y en el parque de esta ciudad hizo Ciro revista y recuento de los griegos; resultaron en total once mil hoplitas y unos dos mil peltastas.

Desde allí recorrió diez parasangas en dos jornadas, hasta llegar a Peltas, ciudad poblada. En ella permaneció tres días, durante los cuales Jenias, de Arcadia, celebró las fiestas Liceas6 con sacrificios y organizó unos juegos; los premios fueron unas estrígiles7 de oro; y también Ciro presenció los juegos. Partiendo de allí recorrió doce parasangas en dos jornadas, hasta Ceramonágora,8 ciudad poblada, lindando ya con la Misia. Desde allí recorrió treinta parasangas en tres etapas, hasta llegar a Caistropedio,9 ciudad poblada. Allí permaneció cinco días. Debía a los soldados más de tres meses de sueldo, y ellos iban a menudo a pedírselo a su puerta. Él procuraba contentarlos con esperanzas, y fácil era observar cuánto le contrariaba este asunto, porque no estaba en el carácter de Ciro negar algo cuando lo tenía. En esto vino a Ciro Epiaxa, mujer de Siennesis, rey de Cilicia, y se decía que había dado a Ciro mucho dinero. Entonces entregó Ciro al ejército el sueldo de cuatro meses. Traía la reina una guardia de cilicios y aspendios. Y se decía que Ciro había estado en relaciones íntimas con la reina.

Desde allí recorrió diez parasangas en dos etapas, hasta Timbrio, ciudad poblada. Allí se encontró junto al camino una fuente llamada de Midas, el rey de los frigios, en la cual se dice que Midas cazó al Sátiro echando vino en ella. Partiendo de allí recorrió diez parasangas en dos etapas, hasta llegar a Tirieo, ciudad poblada. Allí permaneció tres días. Y dícese que la reina de Cilicia pidió a Ciro le mostráse el ejército; él accedió y dispuso en la llanura una revista de las tropas griegas y bárbaras. Ordenó a los griegos que formasen en su orden acostumbrado de batalla, poniéndose cada jefe al frente de los suyos. Formaron en cuatro filas: Menón con sus tropas ocupaba el ala derecha; Clearco con las suyas la izquierda, y en el medio estaban los otros generales. Ciro pasó revista primero a los bárbaros, que desfilaron ante él formados en escuadrones los de caballería y en batallones los de infantería; y después recorrió la línea de los griegos montado en un carro; la reina de Cilicia iba en un coche. Los soldados griegos tenían todos cascos de bronce, túnicas de púrpura y grebas y escudos descubiertos.10

Después de recorrer toda la línea, Ciro paró su carro ante la falange, y con Pigres, el intérprete, ordenó a los generales griegos que mandasen avanzar las tropas con las armas en posición de combate. Los generales dieron la orden a los soldados, y al sonar la trompeta avanzaron todos con las armas por delante. Según avanzaban, dando gritos y con paso cada vez más rápido, los soldados, por impulso espontáneo se pusieron a correr hacia sus tiendas. Esto llenó de espanto a los bárbaros; la misma reina de Cilicia huyó abandonando la litera, y los vendedores que estaban en el campo huyeron sin cuidarse de sus mercancías. Mientras tanto los griegos llegaron riéndose a sus tiendas, la reina de Cilicia, al ver el lucimiento y buen orden del ejército, quedó asombrada. Y Ciro se alegró al ver el miedo que infundían los griegos a los bárbaros.

Desde allí recorrió veinte parasangas en tres etapas, hasta llegar a Iconio, última ciudad de la Frigia. Allí permaneció tres días. Desde allí caminó treinta parasangas en cinco etapas a través de la Licaonia, y permitió a los griegos que pillasen esta comarca como tierra enemiga. Desde allí envió a Epiaxa a Cilicia, dándole como escolta las tropas de Menón, bajo el mando de Menón mis-mo. Ciro, con el resto, atravesó la Capadocia, recorriendo veintidós parasangas en cuatro etapas, hasta Dana, ciudad poblada, grande y rica. En ella permanecieron tres días. Ciro mandó matar allí a un noble purpurado,11 llamado Megafernes, y a uno de sus oficiales superiores, acusándolos de conspirar contra él.

Desde allí intentaron penetrar en la Cilicia: la entrada era por un camino practicable para carros, pero en pendiente muy áspera, imposible de atravesar para un ejército si alguien lo impedía. Se decía también que Siennesis estaba sobre las alturas vigilando la entrada. Esto retuvo a Ciro durante un día en la llanura. Pero al día siguiente llegó un mensajero diciendo que Siennesis había abandonado las alturas al saber que el ejército de Menón, atravesando las montañas, se encontraba ya dentro de Cilicia, y al oír que de Jonia se dirigía a las costas de su país una escuadra mandada por Tamón y compuesta por trirremes, de los lacedemonios y del mismo Ciro. Libre, pues, el paso, Ciro subió las montañas y pudo ver las tiendas del campamento cilicio. De allí descendió a una llanura grande, fértil y bien regada, llena de árboles de todas clases y de viñas; en ella se produce mucho sésamo, mijo, panizo, trigo y cebada. La rodean y defienden elevadas montañas que se extienden desde el mar hasta el mar.

Descendiendo a esta llanura recorrió veinticinco parasangas en cuatro etapas, hasta llegar a Tarso, ciudad de Cilicia, grande y rica. En ella estaba el palacio de Siennesis, el rey de los cilicios; atraviesa la ciudad el río llamado Cidno, que tiene dos pletros de ancho. La ciudad había sido abandonada por sus habitantes, que huyeron con el rey Siennesis a un lugar fortificado sobre las montañas; sólo quedaron los mercaderes. También permanecieron en sus casas los que vivían a orillas del mar en Solos y en Iso. Apiaxa había llegado a Tarso cinco días antes que Ciro. En el paso por las montañas a la llanura perecieron dos compañías del ejército de Menón; unos decían que habían muerto a manos de los cilicios por ha-berse entregado al pillaje; otros que, rezagados y no pudiendo encontrar el grueso del ejército ni dar con los caminos, habían perecido después de andar errantes; en total eran cien hoplitas. Los demás, no bien llegados, furiosos con la pérdida de sus compañeros, entraron a saco en la ciudad de Tarso y en el palacio real. Ciro, cuando llegó a la ciudad, mandó recado a Siennesis que viniese a verlo; el rey le contestó que nunca se había puesto en manos de otro más poderoso que él, y entonces no accedió a la invitación de Ciro, sino después de que su mujer consiguió persuadirlo y le fueron dadas seguridades. Después de esto, puestos ya en amistosas relaciones, Siennesis dio a Ciro grandes sumas para el ejército, y Ciro le hizo regalos que en la corte del rey son tenidos por honrosos: un caballo con freno de oro, un collar y unos brazaletes del mismo metal, una cimitarra con puño de oro, y una vestidura persa. Prometiéndole también que no pillarían más su reino y permitió recoger los esclavos que le habían sido quitados dondequiera pudiese hallarlos.

III
Ciro y su ejército permanecieron allí veinte días, porque los soldados se negaron a marchar adelante; sospechaban ya que se les conducía contra el rey y decían que ellos no se habían alistado para esto. Clearco intentó primero ha-cer fuerza a sus soldados para que marchasen, pero ellos le tiraron piedras a él y a sus acémilas no bien principió a ponerse en marcha. Clearco escapó entonces con trabajo al peligro de ser lapidado; pero después, reconociendo que era preciso renunciar a la violencia, reunió a sus soldados y, primero, puesto en pie, lloró largo tiempo. Los soldados, viendo esto, estaban maravillados y permanecían silenciosos. Después les habló en estos términos:

«Soldados: no os maraville mi aflicción en las presentes circunstancias. Ciro es amigo mío, y desterrado yo de mi patria, tuvo conmigo diversas atenciones honrosas y me dio diez mil daricos. Y yo, tomándolos, no los empleé en negocio particular mío ni me abandoné a una vida agradable, sino que los gasté con vosotros. Primero luché con los tracios y con vosotros vengué a Grecia expulsándolos del Quersoneso cuando querían arrebatar esta tierra a los griegos que la habitaban. Y al ser llamado por Ciro acudí con vosotros, a fin de, si fuese preciso, resultarle de algún provecho en pago de sus beneficios. Si ahora vosotros no queréis marchar, forzoso me es, o traicionaros a vosotros, siendo fiel a la amistad de Ciro, o quedar con éste como un falso amigo, marchando con vosotros. No sé si hago lo debido; pero de cualquier modo me quedo con vosotros y con vosotros estoy pronto a sufrir lo que sobrevenga. Nunca dirá nadie que yo, después de conducir a griegos en medio de los bárbaros, traicionando a los griegos, preferí la amistad de los bárbaros; así, puesto que vosotros no queréis obedecer y seguirme, yo os seguiré y sufriré lo que sobrevenga. Porque para mí sois vosotros patria, amigos y compañeros, y con vosotros pienso que seré respetado dondequiera me halle; separado de vosotros, bien veo que no tendría fuerza ni para favorecer a un amigo ni para defenderme de un enemigo. Seguros, pues, de que os seguiré donde vayáis, podéis tomar la resolución que os agrade.»

Así habló; los soldados, tanto los suyos como los otros que no marcharían contra el rey, al oírle decir esto, le aplaudieron. Y más de dos mil que iban a las órdenes de Jenias y de Pasion, cogiendo sus armas y bagajes, acamparon junto a Clearco. Ciro, apurado y triste por todo esto, mandó a buscar a Clearco; éste se negó a ir, pero a escondidas de sus soldados le mandó un mensajero diciéndole que tuviese confianza, pues todo acabaría por arreglarse; también le indicó que lo mandase a llamar otra vez, y de nuevo se negó a ir. Después de esto, reuniendo a sus soldados, a los que se le habían reunido y a todo el que quiso les habló en estos términos:

«Soldados: es evidente que Ciro se encuentra con respecto a vosotros en la misma situación que nosotros con respecto a él; ni nosotros somos ya soldados suyos, puesto que no le seguimos, ni él es ya quien nos paga, ni considera, estoy seguro, que nosotros le hemos hecho un perjuicio; por eso cuando me manda a llamar no quiero ir, en primer lugar lleno de vergüenza por haber quedado mal con él en todo y, además, temeroso, no sea que me coja y me haga pagar los daños que él piensa haberle yo inferido. Me parece que no es éste momento de echarnos a dormir y descuidar nuestros asuntos, sino de decidir lo que debemos hacer en tales circunstancias. Mientras per-manezcamos aquí conviene ver el modo de estar lo más seguros posible, y, si nos decidimos por marchar, ver los medios de hacerlo con la mayor seguridad y de procurarnos vituallas; sin esto ni el general ni el simple soldado sirven de nada. Porque este hombre es el mejor amigo para el que tiene por amigo, pero también el peor adversario para quien se le hace enemigo. Cuenta, además, con infantería, con caballería, con buques, como todos vemos y sabemos bien. Y me parece que no estamos acampados lejos de él. Ha llegado, pues, el momento de que cada uno diga lo mejor que se le ocurra.»

Dicho esto, calló. Entonces levantándose varios, unos espontáneamente para decir lo que pensaban; otros, aleccionados por el mismo Clearco, mostrando las dificultades que había tanto para permanecer como para marcharse sin contar con el asentimiento de Ciro. Uno de ellos, fingiendo apresurar todo lo posible la vuelta a Grecia, dijo que era preciso elegir cuanto antes otros generales, si es que Clearco no quería conducirlos, comprar vituallas (el mercado estaba en el ejército bárbaro) y preparar los bagajes; que debían acudir a Ciro pidiéndole barcos para la vuelta, y si no los daba, pedirle un guía que los condujese por países amigos; pero, si no diese un guía siquiera, era preciso formarse cuanto antes en orden de batalla y enviar un destacamento que se apoderase de las cimas, no fuese que se adelantasen a tomarlas. Ciro o los cilicios, «a los cuales hemos hecho muchos prisioneros y cogido muchas cosas».

Así habló éste; después Clearco dijo estas pocas palabras:

«No hable ninguno de que yo vaya a dirigir como general esta marcha; por muchas razones no debo hacerlo: pero estad seguros de que obedeceré al hombre que elijáis; así veréis cómo sé obedecer tan bien como el primero.»

Entonces se levantó otro mostrando la ingenuidad del que aconsejaba se pidiesen barcos, como si Ciro no tuviese también que volverse; mostró asimismo lo ingenuo que sería pedir un guía al hombre «cuyo negocio hemos estropeado. Si tenemos confianza en el guía que Ciro nos proporcione, ¿por qué no pedirle que ocupe las alturas para nosotros? yo, por mi parte, dudaría antes de entrar en los barcos que nos diera, no fuese que echara a pique los trirremes con nosotros dentro; y tampoco querría seguir al guía que nos diera, temeroso de que nos llevara a sitio de donde no pudiéramos salir. De irme contra la voluntad de Ciro, preferiría que él no lo supiese, cosa que es imposible. En fin, creo que todo esto no son más que vanas habladurías: me parece lo mejor que elijamos de entre nosotros los más capaces y los enviemos con Clear-co a Ciro, a fin de que le pregunten con qué intención piensa utilizar nuestros servicios. Y si la empresa fuese análoga a las otras en que se ha servido de los mercenarios, seguirle también nosotros y no mostrarnos menos valerosos que los que le acompañaron antes. Pero, si la empresa fuese más importante y de más trabajo y peligro que la anterior, decirle que, o nos persuada y nos lleve consigo, o que, persuadido por nosotros, nos separemos amistosamente. De este modo, si le seguimos, le seguiremos amigos y de todo corazón, y si nos marchamos, podremos hacerlo con seguridad. Y lo que conteste, referirlo aquí, y nosotros reunidos deliberaremos sobre el asunto.»

Pareció bien esto, y eligiendo unos cuantos los enviaron con Clearco. Ellos hicieron a Ciro las preguntas acor-dadas en la asamblea, y él les respondió que tenía noticias de que Abrócomas, enemigo suyo, se hallaba en las riberas del río Éufrates, a doce jornadas de distancia; contra éste dijo que pensaba marchar y, si lo encontraba allí, castigarle; «pero, si se escapase, allí resolveríamos sobre lo que sea preciso hacer». Oído esto, los embajadores lo comunicaron a los soldados, y ellos, aunque ya sospechaban que se les conducía contra el rey, con todo decidieron seguir a Ciro. Pero pidieron que se les aumentara el sueldo. Y Ciro prometió darles una mitad más de lo que antes ganaban, es decir, en vez de un darico, tres semidaricos por mes y por soldado. Que marchase contra el rey nadie lo oyó tampoco allí, por lo menos dicho públicamente.

IV
Desde allí recorrió diez parasangas en dos etapas, hasta el río Psaro, que tenía tres pletros de ancho. Desde allí recorrió cinco parasangas en una etapa, hasta el río Piramo, que tiene de ancho un estadio.12 Desde allí recorrió quince parasangas en dos etapas, hasta Iso, última ciudad de la Cilicia, a orillas del mar, poblada, grande y rica. Allí permanecieron tres días. Y se reunieron a Ciro treinta y cinco naves peloponesas; en ellas iba el almirante Pitágoras, lacedemonio. Les había conducido desde Éfeso el egipcio Tamón, que mandaba además veinticinco de Ciro, con las cuales estuvo sitiando a Mileto cuando esta ciudad era amiga de Tisafernes y él ayudaba a Ciro en la guerra contra este sátrapa. También venía en las naves Quirísofo de Lacedemonia, llamado por Ciro, llevando consigo setecientos hoplitas que mandaba al servicio de Ciro. Las naves atracaron junto a la tienda de Ciro. Allí también se pasaron a éste los mercenarios griegos al servicio de Abrócomas —cuatrocientos hoplitas— y le siguieron contra el rey.

Desde allí recorrió cinco parasangas en una etapa, hasta las llamadas Puertas de Cilicia y de Siria. Estas Puertas eran dos murallas, y la de este lado, la de Cilicia, estaba ocupada por Siennesis y una guarnición de cilicios; la del otro lado, la de Siria, decíase estar guardada por tropas del rey. Entre las dos corre un río llamado Carso, que tiene un pletro de ancho, y están separados por una distancia de tres estadios. No era posible pasar por la fuerza. El paso es estrecho; las murallas descienden hasta el mar y están coronadas por rocas a pico, y en una y otra hay puertas. Para este paso había mandado buscar Ciro las naves con intención de que desembarcasen hoplitas a uno y otro lado de las puertas y pasaran venciendo a los enemigos, como pensara Ciro. Abrócomas, que tenía un numeroso ejército, defendía la puertas sirias; pero Abrócomas no lo hizo así, sino que, apenas supo que Ciro se hallaba en Cilicia, se retiró de Fenicia y marchó a juntarse con el rey, llevando un ejército, según se decía, de trescientos mil hombres

Desde allí recorrió cinco parasangas en una etapa, a través de la Siria, hasta llegar a Miriandro, ciudad habitada por los fenicios a orillas del mar. Es plaza de comercio y en su puerto anclan numerosos barcos. Allí permanecieron siete días, durante los cuales los generales Jenias, de Arcadia, y Pasion, de Mégara, embarcaron con lo mejor que tenían y se dieron a la vela resentidos, según pareció a la mayoría, porque Ciro dejó a Clearco los soldados de ambos, que se habían pasado al campo del lacedemonio con intención de volver a Grecia y no marchar contra el rey. Apenas desaparecidos circuló el rumor de que Ciro iba a enviar trirremes en su persecución. Y unos hacían votos porque los cogiese como a traidores; otros los compadecían si fuesen cogidos.

Ciro reunió a los generales y les dijo: «Nos han dejado Jenias y Pasion: mas sepan que si escapan no es porque yo
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

similar:

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconEstudio preliminar (Fermín Chávez, Agosto de 1984)

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconEstudio preliminar
...

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconIntroducción estudio preliminar
«sintetizar», ni mucho menos censurar. Se elimina, en bloque, lo sustancial de un trabajo determinado, se acomodan ligeramente algunos...

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconWilliam alfonso montes medina

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconPor: Hernández Tovar Aline AsahÍ. Díaz Monte de Oca Sandra Iveth....

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconMinas. Montes. Propiedad intelectual. Contrato de edicion

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconEl Pleno del Tribunal Constitucional, compuesto por don Francisco...

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconCantones propietarios suplentes central 9 9 Esparza 5 5 Buenos Aires...

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconBorrador de estudio acústico 1objeto del estudio

Estudio preliminar de Francisco Montes de Oca iconConsejero ponente: susana montes de echeverri bogotá D. C., septiembre...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com