El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se






descargar 0.88 Mb.
títuloEl presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se
página1/28
fecha de publicación10.09.2015
tamaño0.88 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28
LA MONARQUIA HEBREA
INTRODUCCIÓN DEL EDITOR

Por B. H. Carroll.
El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se consideran sino tres reyes: Saúl, David y Salomón. El libro está lleno de un intenso interés desde su primera declaración hasta su última palabra. No conozco en el catálogo de los comentarios que tratan de este periodo uno que sea más luminoso o que tenga más interés para el estudiante de la Biblia que el presente tomo. No sólo trata el Dr. Carroll de la his­toria que encanta al lector sino que progresando en la interpretación de la historia, saca nuevas y viejas lecciones de la palabra divina, lecciones que no de­jarán de edificar, ilustrar y a esforzar a cuantos ten­gan el privilegio de leer estas páginas.

Revisando este manuscrito y preparándolo para su publicación me parece que he pisado terreno sagrado. Fue revisado por el Dr. Carroll, estando él en cama, en su última enfermedad, y las señales de que su enfermedad empeoraba rápidamente abundan en to­das partes del volumen. Su mente fue más aguda y penetrante hasta el fin, y nunca brilló más que en su elaboración de este tratado sobre el último de los jueces, el primero de los profetas y el primero de los reyes del pueblo hebreo

En su interpretación de la Biblia, el Dr. Carroll es a la vez claro, sencillo y profundo. Sus palabras son las que se aman y se usan en el lenguaje diario de la multitud. Nunca ha buscado ser técnico ni didáctico; por el contrario, por todos los medios que ha tenido a su alcance (aunque era Maestro de la dicción y composición inglesa), ha procurado hacer claro el texto de la Biblia Inglesa e interpretarlo de modo que estuviera al alcance de la comprensión de los no letrados, al mismo tiempo que lo presenta de un modo que interesa profundamente al erudito. En toda la esfera de la literatura no hay nada que muestre un entendimiento más íntimo de la mente popular al mismo tiempo que de la Palabra de Dios y su adapta­ción a los corazones del pueblo común, que la inter­pretación de Carroll de la Biblia Inglesa.

En su última enfermedad, el Dr. Carroll se interesó mucho en la presentación y utilidad propias de éste y de los otros volúmenes que componen esta serie. Sabia que sus labores terrenales habían terminado y que la revisión de sus obras futuras tendría que ser hecha por manos ajenas. Por tal razón, el Rev. J. W. Crowder y el que escribe esta Introducción hemos tenido que hacer la revisión final de este volumen y de los que habrán de seguir.

Cada vez mas, mientras me he dedicado de nuevo a esta tarea, me he sentido impresionado con la fuerza y la sabiduría de estas palabras del Dr. Cunningham Geikie que aparecen en el prefacio en el segundo volu­men en su "Hours With the Bible": "La vida es tan corta y sus responsabilidades son tan grandes, que la diligencia honrada es tanto una necesidad como un deber." Con este lema impreso en mi corazón usa­ré toda energía, seriedad y celo redoblados para desempeñar la tarea que emprendí mientras aquel grande hombre, el Dr. B. H. Carroll, gozaba de per­fecta salud, tarea que él, porque ya ha partido para morar con Dios, nunca podrá dirigir ni completar.

Considerando la muy extendida ignorancia acerca de la Palabra de Dios espero sinceramente que éste y los otros libros de esta serie encuentren una circula­ción grande y que irán en aumento. Quienes los es­tudien o los lean no podrán dejar de alcanzar una bendición permanente. Como un faro en una costa peligrosa, arrojan su luz sobre un mundo ele tinieblas espirituales, convidando a los que son azotados por tempestades en el mar de la vida a acercarse y hallar abrigo de las tormentas de la vida.

Así pues, se da al mundo este volumen que lleva sobre sí la impresión de la vida más noble que yo he tenido el privilegio de conocer, y las oraciones del que esto escribe a fin de que la gracia de Dios, "tan bri­llante como la luz y tan suave como el rocío," des­canse sobre sus páginas y sobre el corazón de cada persona a quien llegare este libro.
Dallas, Texas —J. B. Cranfill.


I

INTRODUCCIÓN DEL AUTOR
El tema general de esta sección es "La Monarquía Hebrea." El libro de texto es la "Harmony of Samuel, Kings and Chronicles" por Crockett. El libro de texto colateral es "Hebrew Monarchy" por Wood. El mejor y más conveniente comentario sobre Samuel es el de Kirkpatrick en la Biblia de Cambridge.

Otros buenos libros de texto sobre Samuel y sus tiempos son: "History of Israel" por Edersheim, Vol. IV; "Samuel y Saúl" por Dean; "Kingdom of God in the Oíd Testament," Vol. II, por Hengstenberg; "Christology of the Oíd Testament," Vol. I, por Heng­stenberg; "Jewish Church" por Stanley; "Hours With the Bible" por Geikie; "Bible Characters—Eli, Samuel, Saúl" por Geikie; "Syllabus" por Sampey; Josefo. El Comentario de Murphy sobre Crónicas es bueno.

Los capítulos VIII, IX y X de Crónicas son paralelos a I Samuel, y las distinciones importantes entre Sa­muel y Reyes por una parte y Crónicas por la otra, son:

1. El tiempo de la composición y los autores; Sa­muel y Reyes fueron escritos por autores contempo­ráneos con los acontecimientos, pero Crónicas en su totalidad fue compilado por Esdras después de -la caída de la monarquía.

2. El propósito fue distinto. Samuel y Reyes se pro­pusieron dar una historia continuada por autores contemporáneos, de todo Israel desde el estableci­miento del reino, mostrando en primer lugar la tran­sición de jueces a reyes, luego la división del reino, y después de la historia de los reinos hasta la des­trucción de cada uno, por un período de quinientos años; toda es historia continuada por autores con­temporáneos. Pero el propósito de Crónicas es único. Ignora el reino Septentrional y sólo se propone mos­trar la genealogía e historia de la línea davídica en que se conserva la unión nacional, y comenzando con Adán muestra la persistencia de la vida nacional aun después de la caída de la monarquía. Su punto de vista es la restauración después del cautiverio en Babilonia. Y aunque es cierto que el compilador usa el material de los historiadores contemporáneos, o material de historiadores contemporáneos con los acontecimientos cuando éstos sucedieron, sin embargo lo usa de un modo retrospectivo.

3. Crónicas, es un principio nuevo y distinto de la historia Judaica, que arranca del Génesis, y viene a ser la introducción de todos los libros del Antiguo Tes­tamento escritos durante y después del destierro, y de los libros no inspirados del período ínter bíblico; por tal razón, viene a ser una preparación para la venida del Mesías- por la línea Davídica.

4. De allí también que los primeros siete capítulos de Crónicas son paralelos a los libros del Antiguo Testamento escritos antes de Samuel, y su último pá­rrafo va más allá de Reyes mostrando la conexión con la historia después del destierro.

5. Aunque es propio usar Crónicas en la Armonía con Samuel y Reyes, quien estudie Crónicas solamente en la Armonía, nunca podrá comprenderlo bien. En cuanto al titulo "Samuel," dado a los dos libros que llevan ese nombre, la siguiente explicación es a pro­pósito:

(1) En la enumeración Judaica los dos libros for­man uno solo. Una nota al fin de II de Samuel en la Biblia hebrea trata todavía de los dos libros como uno solo; y Eusebio, el gran historiador de la iglesia, cita a Orígenes al efecto de que los judíos de su día consi­deraban los dos libros como uno. Josefo también los cuenta así.

(2) El significado del titulo es doble: (a) Hasta la muerte de Samuel significa el autor del libro, y (b) como aplicado a todo el libro significa el héroe prin­cipal de la historia hasta el tiempo de David.

Considerando la historia y las fuentes del mate­rial, sabemos por 1de Crónicas 29:29 que la historia del reino de David se atribuye a tres profetas—Sa­muel, Nathán y Gad; y por otros pasajes en Crónicas sabemos que otros profetas continuaron la historia. Considerando el alcance de la 1 y 2Samuel, bien podemos decir que los autores fueron Samuel, Nathán y Gad, esto es, Samuel hasta 1Samuel 25; luego Nathán y Gad.

1. 1Crónicas 27:24 nos habla de los anales del estado durante el reino de David, y de estos anales pueden haberse sacado materias tales como las que aparecen en 2Samuel 8:16-18; 20:23-26; 23:8-39.

2. En 1Samuel 10:25 vemos que se dice expresa­mente que la carta del reino fue escrita por Samuel.

3. Es muy probable que la literatura poética nacio­nal dio el cántico de Ana, I de Samuel 2:1-10; el lamento de David por Abner, 2Samuel 3:33, 34; El Salmo de Agradecimiento de David, II de Samuel 22; las últimas palabras de David, 2Samuel 23: 1-7. El lamento de David sobre Saúl y Jonathán, 2Samuel 1:18-27, se dice que fue tomado del libro de Aser.

Ciertos pasajes en el libro mismo indican algo acerca de la fecha del libro en su presente forma:

1. Hay una explicación en I de Samuel 9:9 de tér­minos antiguos que eran necesarios por no ser usados éstos cuando el libro fue compilado.

2. En 2Samuel 13:18 hay una referencia de cos­tumbres anticuadas.

3. La frase "hasta el día de hoy" se repite siete veces: I de Samuel 5:5, 6; 6:8; 27:6; 30:25; 2Samuel 4:3; 6:8; 18:8.

4. 2Samuel 5:5 se refiere a todo el reinado de David.

5. En la Versión de los Setenta, pero no en el hebreo, hay referencias que se extienden a Roboam, el hijo de Salomón.

6. En 2Samuel 27:6, una referencia a los reyes de Judá, da a entender que la división del reino en el día de Roboam ya se había verificado La conclusión en cuanto a la fecha de la forma presente es que fue compilado poco después de la división del reino. Nunca se ha puesto en duda la canonicidad de los libros de Samuel. Son notablemente exactos y en todas maneras fidedignos. Cada parte es ol lenguaje de un historiador contemporáneo que fue testigo ocular de las escenas, aunque hay algunas partes difíciles de armonizar, que se notarán particularmente cuando se presenten.

Los materiales para el texto son el Manuscrito Hebreo, y las versiones, esto es: La Versión de los Setenta, la Caldea o la Aramáica y la Vulgata. Nuestros manuscritos son principalmente el Manuscrito Alejandrino del siglo V. d. de C, y el Manuscrito del Vaticano del cuarto siglo. El Manuscrito Alejandrino se conforma más cercanamente al hebreo, habiendo una variación importante del hebreo en el manuscrito del Vaticano del texto hebreo. La versión caldea o aramaica, comúnmente conocida como el Targum de Jonatán Ben Uzziel, es, mas bien que traducción, un comentario o paráfrasis hecho por un judío moderno. En la tercera nota del Apéndice de I de Samuel en la Biblia de Cambridge se hallará en este Targum una adición muy notable al cántico de Ana, atribuyendo a ella una profecía acerca de la destrucción de los Filisteos; los descendientes de Samuel, que formaron una parte del coro de David, y se refiere a Senaquerib, y Nabucodonosor, Grecia, Aman y Roma. Para esta profecía no hay fundamento inspirado.

El Dr. Sampey, del Seminario de Louisville, dice que el texto de esta sección necesita editarse más que ninguna otra parte de la Biblia; ahora vamos a considerar algunas peculiaridades del texto:

1. Ciertos pasajes existen en duplicado, todos ellos en II de Samuel con excepción de I de Samuel 31, que es lo mismo que I de Crónicas 10:1-12.

2. Hay otros que son notablemente semejantes, por ejemplo, compárese el relato en capítulos 23:9 a 24:22 con el capítulo 26.

3. La Versión de los Setenta en el Manuscrito Vaticano es distinta del Manuscrito Alejandrino y también, del hebreo en omitir una parte considerable de los capítulos 17 y 18. La omisión quita ciertas dificultades pero hace otras:

4. La declaración de que la pitonisa de Endor levantó el fantasma o la sombra de Samuel (capítulo 28) ha provocado controversias en todas las edades, y se le dará atención especial a ello cuando lleguemos a ese punto.

5. En 1Samuel 1:3 se hallará un nombre de Dios enteramente nuevo. No se encuentra en ningún libro antecedente del Antiguo Testamento, y sólo en unos pocos libros subsecuentes del Antiguo Testamento, Jehová de Saboath, que significa "Jehová de los Ejércitos." Todas estas particularidades se notarán más detalladamente cuando lleguemos a ellas.

Damos en seguida el análisis de I de Samuel por el Dr. Kirkpatrick:
I. El fin del período de los Jueces, capítulos 1-7.

1. Los primeros años de Samuel extendiéndose desde 1:1 a 4:1a.

2. Los juicios sobre Eli y la pérdida del Arca, 4:1b-7:1.

3. La vida judicial de Samuel, 7:2-17.

II. La función de la Monarquía, capítulos 8-31.

1. El nombramiento del primer rey, capítulos 8-10.

2. El reinado de Saúl hasta su desechamiento, capítulos 11-15.

3. El decaimiento de Saúl y el ensalzamiento de David, capítulos 16-31.
PREGUNTAS
1. ¿Cuál es el tema general de esta sección?

2. ¿Cuál es el libro de texto?

3. ¿Cuál es el libro de texto colateral?

4. ¿Cuál es el mejor y más conveniente comentario sobre Samuel?

5. ¿Qué otros buenos libros hay sobre Samuel y sus tiempos?

6. ¿Qué comentario sobre Crónicas se recomienda especialmente.

7. ¿Qué parte de I de Crónicas es paralela con I de Samuel?

8. ¿Qué distinción importante hay entre Samuel y Reyes por una parte, y Crónicas por la otra?

9. ¿Que se dice del titulo "Samuel," dado a los dos libros que llevan ese nombre?

10. ¿Quien escribió la historia y cuales son las fuentes del material?

11. ¿Qué pasajes en el libro mismo se relacionan con la fecha en su forma presente?

12. ¿Cual es la conclusión en cuanto a la fecha de la forma presente?

13. ¿Qué se dice acerca de Samuel como parte del canon?

14. ¿Qué se dice de la exactitud y lo fidedigno de la historia?

15. ¿Qué se dice del texto del libro de Samuel?

16. ¿Qué dice el Dr. Sampey acerca del texto?

17. ¿Qué peculiaridades del texto se notan?

18. ¿Cuál análisis se recomienda, y cuáles son sus divisiones y subdivisiones?

II

LOS PRIMEROS AÑOS DE SAMUEL

(1Sam.1-4).
Omitimos la Parte I del libro de texto, por ser aquella parte dedicada a tablas genealógicas tomadas de I de Crónicas. Aquella parte de Crónicas no es una introducción ni a Samuel ni a Reyes, sino una introducción a los libros del Antiguo Testamento escritos después del cautiverio babilónico. Ponerlos aquí seria ponerlos fuera de su lugar.

Necesitamos recalcar el carácter suplemental de Crónicas. En verdad nuestra armonía mostrará de tiempo en tiempo en detalles sucesivos las contribuciones importantísimas de esta naturaleza en Crónicas no halladas en ninguna forma en las historias de Samuel y Reyes, ni en ninguna otra parle del Antiguo Testamento; pero para apreciar la magnitud de este nuevo material, necesitamos considerarlo en su totalidad, no en detalles, como éstos se presentarán más tarde.

Hay veinte capítulos enteros y partes de otros veinticuatro en Crónicas ocupados con asuntos no hallados en otras partes de la Biblia.

Esta es una cantidad considerable de material nuevo, y por eso es valioso; pero es aun más valioso por presentar un nuevo aspecto de la historia hebrea después del cautiverio. Los siguientes pasajes en Crónicas contienen material nuevo: I de Crónicas 2: 18-55; 3:19-24; todos los capítulos 4, 5, 6, 7, 8 y 9; capítulo 11:41-47; todo el capítulo 12; capítulo 15: 1-26; todos los capítulos 22 a 29; 2Crónicas 6: 40-42; capítulo 11:5-23; capítulo 12:4-8; capítulo 13:3-21; capítulo 14:3-15; capítulo 15:1-15; capitulo 16: 7-10; y todos los capítulos 17 y 19; capítulo 20:1-30; capítulo 21:2-4, 11-19; y capítulo 24:15-22; capítulo 25:5-10, 12-16; capítulo 26:5-20; capítulo 27:4-6; capítulo 28:5-25; capítulo 29:3-36; todos los capítulos 30 y 31; capítulo 32:22, 23, 26-31; capítulo 33:11-19; capítulo 34:3-7; capítulo 35:2-17,' 25; capítulo 36: 11-23.

¿Quién habría supuesto que hubiera tanto material en Crónicas que no se halla en ninguna otra parte? Crónicas se puede estudiar como parte de una Armonía con Samuel y Reyes, pero si ésta fuera la única manera en que se estudiara, nunca se alcanzarla a ver su verdadera significación, por ser este libro una introducción a todos los libros posteriores del Antiguo Testamento. A la luz de estas importantes adiciones nuevas, no solamente vemos la introducción a todos los libros subsecuentes del Antiguo Testamento y también los libros ínter bíblicos escritos por judíos, sino que debemos notar la transición en pensamiento de un reino judío laico a un reino espiritual y mesiánico venidero.

Así vemos que la profecía del Antiguo Testamento no se limita a declaraciones distintas que predicen sucesos futuros, sino que toda la historia del pueblo judaico es profética; no solamente en sus narraciones, sino en sus leyes, en sus tipos, fiestas, sábados, sacrificios, ofrendas; en su tabernáculo y templo, con todo su culto y ritual, señalados divinamente. Esto explica el porque los libros históricos se clasifican como proféticos, no meramente porque fueron escritos por profetas, lo cual es verdad, sino porque la historia es profética.

En este hecho se halla una de las pruebas más fuertes de la inspiración de los libios del Antiguo Testamento en todas sus partes Las cosas seleccionadas para referirse y las cosas no referidas son igualmente importantes. El silencio iguala la enunciación. Esto no es característico de ninguna otra literatura, y muestra la superintendencia divina que no sólo hace necesario todo lo que se narra, sino que pone las partes en correlación y las adapta de tal manera que hace una estructura perfecta y espiritual que demanda, como tina culminación, al Nuevo Testamento.

Además de esto, seríamos ciegos si no viéramos una providencia especial que prepara un caudillo para toda transición en la historia judaica. Precisamente' como Moisés fue preparado para la liberación de Israel, y para dar la ley, así Samuel fue preparado, no solamente para ser el guía que los condujera del gobierno de los jueces a un gobierno de reyes, sino lo que es mucho más importante, para establecer una escuela de profetas—un seminario teológico.

Estos profetas habían de ser los representantes de Dios para hablar a la conciencia real y nacional, y llegar a ser, por quinientos años después, oradores, poetas, historiadores, y reformadores de la nación, y así evitar, aplazar o remediar, por siglos, los desastres nacionales provocados por la corrupción pública de la moral y de la religión.

Pensando en los hombres grandes como cumbres de una cadena de montañas, y mirando hacia atrás, desde Samuel hasta Abraham, una sola cumbre, Moisés, se presenta a la vista.

Hay otras cumbres, pero no tienen suficiente altura para acompañar a Abraham, Moisés y Samuel. Una lista de los doce hombres mejores y más grandes en la historia del mundo tiene que incluir el nombre-de Samuel. Cuando lleguemos, después de su muerte, a analizar su carácter y colocarlo entre los grandes, se dirán otras cosas. Justamente ahora hemos de hallar en la historia de sus primeros años que semejante hombre no vino por casualidad; que no fue producido ni por la herencia, ni por las circunstancias.

Samuel nació en Rama, vivió en Rama, murió en Rama, y fue enterrado en Rama. Rama es una villa en la montaña de Efraín, un poco al norte de la ciudad de Jerusalén. Es un poco difícil localizar a Rama en algún mapa actual de la Tierra Santa. Algunos quisieron localizarlo al sur, algunos al norte. No es tan fácil localizarlo como se hace con Bethlehem y Silo.

Samuel pertenecía a la tribu de Leví, pero no era descendiente de Aarón. De otra manera, habría sido o un sumo sacerdote o un sacerdote. Sólo los descendientes de Aarón podían serlo. Pero Samuel pertenecía a la tribu de Leví. Y en I de Crónicas 6 se puede trazar su genealogía. La tribu de Leví no tenía territorio permanente como las otras tribus, sino que estaba distribuida entre ellas. Aquella tribu pertenecía a Dios, y no tenían territorio asignado con excepción de las villas donde vivían y las ciudades de refugio, de las que estaban a cargo. Por esta razón, el padre de Samuel podría ser llamado un efraimita no obstante que era descendiente de la tribu de Leví— en otras palabras, era un Levita que vivía en el territorio de Efraín.

La bigamia del padre de Samuel produjo su acostumbrado fruto amargo. La primera esposa, que era la favorita, no tuvo hijos, por lo cual, con el fin de perpetuar su nombre tomó una segunda esposa. Cuando aquella segunda esposa le hubo dado numerosos hijos, se gloriaba sobre la primera esposa, provocándola y burlándose de ella por no haber tenido hijos. Esto produjo mucha amargura en el alma de Ana. La historia de los mormones demuestra que esa amargura viene siempre aparejada con la poligamia. No veo como una mujer pueda participar su marido y su hogar con cualquier otra mujer.

Ahora vamos a considerar la actitud de la ley mosaica hacia la poligamia, el divorcio, etc. En Deuteronomio 21:15-17 vemos que la ley mosaica permitía una costumbre anticuada. No la originó ni la mandó, sino que toleró la costumbre universal de los tiempos: la poligamia. En Deuteronomio 24:1-4 vemos que la ley permitía que un marido se deshiciera de una esposa, pero le mandaba que le diera una escritura de divorcio. Esa ley no fue hecha para alentar la costumbre del divorcio, sino para limitar el mal y proteger a la mujer que sufriría por el divorcio. La razón por qué la ley permitía aún estas cosas la vemos en Mateo 19:7, 8. Nuestro Salvador nos dice allí que Moisés, a causa de la dureza de corazón de ellos, permitía que un hombre desechara a su esposa. Es decir, que aquella nación había acabado de salir de la esclavitud, y la costumbre prevaleciente en su derredor permitía algo semejante a esto, y por no estar preparados para una ley ideal a causa de la dureza de sus corazones, Moisés toleró, sin mandarlo, la poligamia o el divorcio; pero hizo ambas cosas en una manera que mitigaba el mal. Cuando Jesús expide su estatuto sobre el asunto dice: "El que despide a su esposa si no fuera por la infidelidad marital y vuelve a casarse comete adulterio y el que se casare con la despedida .comete adulterio." Un predicador en un sermón reciente, que fue publicado, desacreditó esa parte de Mateo porque no se halla en Marcos. No tengo respeto por la alta crítica que hace de Marcos el único evangelio que merece crédito, o aun la norma de los otros. Nadie puede mostrar ni un ápice de prueba de que sea así. Yo tengo un facsímile de los tres Manuscritos más antiguos del Nuevo Testamento. Lo que dice Mateo esta allí, y no puede eliminarse por semejantes principios de crítica.

Los críticos radicales dicen que la parte levítica de la ley mosaica no fue escrita por Moisés, sino por un sacerdote en el tiempo de Ezequiel, y que Israel no tenía lugar céntrico de culto en el tiempo de los jueces, pero esta sección maestra que tenían un lugar céntrico de culto en Silo, y el libro de Josué muestra cuando llegó Silo a ser el lugar central de culto, en donde ofrecían, como en el caso de Ana y Elcana, los sacrificios exigidos en Levítico.

En Josué 18:1 vemos que acabada ya la conquista, Josué mismo colocó el Arca y el Tabernáculo en Silo, haciendo de éste el lugar céntrico del culto. En esta sección vemos cuál fue el desastre que acabó con Silo como el lugar central del Culto. El Arca fue capturada, y subsecuentemente fue cambiado el Tabernáculo. Aquella Arca y aquel Tabernáculo nunca volvieron a reunirse. En Jeremías 7:12 leemos: "Pues id a mi lugar santo que habla en Silo, donde al principio hice habitar mi nombre, y ved lo que hice con él a causa de la maldad de mi pueblo Israel." Jeremías está usando aquella historia como una amenaza contra Jerusalén, que en el tiempo de Jeremías era el lugar céntrico del culto. Su lección era: "Si vosotros repetís la maldad que se hizo en el tiempo de Samuel Dios hará a vuestra ciudad y a vuestra casa lo que hizo a Silo."

Es importante saber la historia subsiguiente tanto del Arca como del Tabernáculo, y cuándo y dónde y por quién fue establecido el permanente lugar céntrico y casa de culto.

Eli era el sumo sacerdote cuando nació Samuel. En aquellas genealogías que omitimos de I de Crónicas vemos que Eli era descendiente de Aarón, pero no de Eleazar, el hijo mayor; por esto según la ley Mosaica nunca debió haber sido el sumo sacerdote, pero lo era, y tendré algo que decir sobre ello cuando sea establecida más tarde la verdadera línea. I de Samuel 4, que se halla en el siguiente capítulo dice claramente que Eli juzgó a Israel 40 años, y es probable que fuese contemporáneo de Sansón. Pero Eli, en el tiempo en que le conocemos tiene noventa y ocho años de edad, y está casi ciego. Era hombre de buen corazón como decimos, pero débil. Esta combinación en un gobernante le convierte en una maldición. Los diplomáticos nos dicen que una equivocación es peor que un crimen, en un gobernante. Muestra su debilidad al permitir que sus hijos, Ofni y Finees, degraden el culto de Dios. Funcionaban en su lugar, por ser él demasiado anciano para el servicio activo los más horrendos informes le llegaron acerca de la conducta míame de sus hijos, quienes ocupaban el oficio más santo y más alto de la nación que pertenecía a Dios.

Esta sección nos dice que no hizo más que amonestar a su manera débil: "Hijos míos, no es un buen informe que me llega acerca de vosotros," pero no hizo más. Siendo el juez y sumo sacerdote, ¿por qué había de preferir sus hijos antes que la honra de Dios? ¿Por qué no los quitó de aquellas posiciones de confianza e influencia? Su castigo está anunciado en esta sección y es terrible. Dios le envió un profeta especial y esta es la condenación. La hallareis en el capítulo 2, comenzando con el versículo 30: "Por tanto Jehová el Dios de Israel dice así: Dije en verdad que tu casa, y la casa do tu padre andaría delante de mi rostro para siempre. Mas ahora dice Jehová: ¡Lejos sea esto de mí! porque a los que me honran yo los honraré, mas los que me desprecian serán tenidos en poco. He aquí que vienen días en que cortaré tu brazo, y el brazo de la casa de tu padre, para que no quede anciano en tu casa. Y verás un rival en mi habitación, en lo tocante a todo el bien que hiciere Dios por Israel, y no habrá anciano en tu casa perpetuamente. Y el hombre de los tuyos que yo no cortaré de junto mi altar, será para consumir tus ojos y para hacer desfallecer tu alma; y todo el aumento de tu casa morirá en la flor de la edad."

O como Samuel lo expresa, según leemos en el capitulo 3, versículo 11: Y dijo Jehová a Samuel: "He aquí que voy a hacer una cosa en Israel; tal que a cualquiera que lo oyere le reteñirán entrambos oídos. En aquel día cumpliré para con Eli, todo cuanto he dicho respecto a su casa, comenzaré y acabaré. Pues yo le he dicho que castigaré a su casa perpetuamente, por motivo de la iniquidad de que él tenía conocimiento, cuando sus hijos iban atrayendo sobre si maldición y él no los refrenó. Y por tanto he jurado acerca de la casa de Eli, que nunca jamás será expiada la iniquidad de la casa de Eli, ni con sacrificios ni con ofrendas vegetales."

¿Cuál fue la señal de su castigo? El mismo pasaje contesta: "Y esto te servirá de señal, lo cual va a suceder a tus dos hijos, Ofni y Finees: en un mismo día morirán entrambos. Yo empero levantaré para mí un sacerdote fiel, el cual hará conforme a todo lo que tengo ideado en mi corazón y en mi alma; y voy a edificarle casa segura, para que él ande delante de mi ungido para siempre. Y sucederá que el que hubiere quedado en tu casa, vendrá y se postrará delante de él, para obtener una monedilla de plata y una torta de pan." Esa fue la señal. En el tiempo de Salomón el sacerdocio vuelve a la verdadera línea, en cumplimiento a la declaración en aquella señal. El sacerdocio pasa de los descendientes de Eli y vuelve a quienes pertenece —a Zadoc—que es el descendiente del hijo mayor de Aarón.

La nación filistea dominaba en este tiempo a Israel. La palabra "filisteos," significa pueblo emigrante que sale de su tierra nativa, y es de la misma derivación que la palabra "Palestina." Aquella Tierra Santa, extraño es decirlo, toma su nombre de los filisteos. Los filisteos eran descendientes de Mizraim, un hijo de Kam, y su lugar era en Egipto. Dejando Egipto se hicieron filisteos esto es emigrantes y ocuparon toda aquella tierra baja al oeste y sudoeste del territorio judío, en la costa del mar Mediterráneo, que era tan plano como una llanura y tan fértil como el valle del Nilo. Allí establecieron cinco ciudades independientes, las cuales, como los Cantones de Suiza, formaron una confederación. Aunque cada uno era independiente de las demás en cuanto a asuntos locales, se unieron en alianzas ofensivas y defensivas contra otras naciones, y tenían el dominio completo de la Judea Meridional en este tiempo. José los había subyugado pero la conquista no había sido completa. Sacudieron bu yugo aun en el tiempo de Sansón y Eli y metieron a Israel en un estado lastimero de sujeción. No se les permitía tener siquiera una piedra de amolar. Si querían afilar un hacha, tenían que ir a pedir prestada una piedra de amolar de los filisteos. ¡Qué buen texto para un sermón!

¡Ay del hombre que tiene que afilar el instrumento con que trabaja en el taller del enemigo! ¡Ay del predicador que va al Seminario de los Críticos radicales con el fin de afilar su hacha teológica!

Hablando de los males de una pluralidad de mujeres, encontramos a Ana en grande amargura de corazón porque no tenía un hijo, y la vimos tardándose en el lugar central del culto, y sin pronunciar palabra en alta voz, sus labios se movían, y su rostro era como el que está en éxtasis, de modo que Eli creyó que estaba borracha. El Nuevo Testamento da a entender que hay cierta semejanza entre la borrachera con espíritus embriagantes y la embriaguez con el Espíritu Santo. Le dijo que oraba. Cuando nació su hijo ella volvió y le dijo: "Yo soy la mujer que estuvo junto a ti en este lugar, pero estaba orando," y entonces usa este lenguaje: "Oraba por este niño," levantando el niño en sus manos, "e hice un voto de que si el Señor me lo daba, lo ofrecería al Señor todos los días de su vida;" por esta razón lo trae para que sea consagrado perpetuamente al servicio de Dios. Esta escritura relata todo esto de una manera hermosa.

De modo que el texto habla de los pesares de un padre que aplazo el orar por sus hijos y restringirlos hasta que estuvieron crecidos. Como Ana, debemos comenzar a orar por ellos antes de que nazcan; orad, orad por ellos mientras están en la cuna y si hacéis alguna promesa o voto respecto a ellos no dejéis de cumplir el voto.

Conozco a una señora que tenía muchos hijos y siguió orando a Dios que le diera un predicador entre sus hijos, prometiendo hacer todo en su poder para hacerle un gran predicador. El Señor le dio dos. Uno de mis diáconos solía enviar a llamarme siempre que nacía un niño para orar por él. Oliverio Wendell Holmes dice que la educación del niño se debe comenzar con su abuela. Pablo nos dice que esto era el caso con Timoteo. La ley mosaica exigía que todo varón compareciera ante el Señor en el lugar céntrico del culto tres veces al año. El texto dice que Elcana subía cada año, pero no declara cuántas veces al año. Se puede deducir con bastante razón que guardaba la ley mosaica.

Samuel tenía ciertos deberes que desempeñar en el Tabernáculo. Dormía en la casa del Señor y cuidaba de las luces. Es una lástima cuando un hijo de tinieblas cuida de las luces en la casa de Dios.

Oí a un predicador decir a un guarda templo: "¿Cómo es que usted toca la campana para llamar a otros al cielo y usted mismo parece que está bajando al infierno?" Y ese mismo predicador dijo a un agrimensor, "Usted mide tierra para que otros tengan hogar, y usted mismo no tiene." Así algunos predicadores señalan los límites del hogar celestial y hacen su propio lecho en el infierno.

El llamamiento de Samuel por Dios, su primera profecía, y su reconocimiento por el pueblo como profeta son hechos muy interesantes, y la lección de que no conoció inmediatamente el llamamiento de gran valor. En la noche oyó una voz que le decía, "¡Samuel!" ¡Samuel!" Creyó que era Eli, y fue a Eli y le dijo, "aquí estoy" "¿me llamaste?" "No te llame hijo mío, vuelve, acuéstate." Oyó de nuevo la voz que le decía, "¡Samuel! Samuel" y se levantó y fue a Eli y le dijo, "Heme aquí que me llamaste. ¿Qué quieres de mí?" "No, hijo mío no te llamé, hijo mió, vuelve y acuéstate." Y la voz vino por tercera vez diciendo, "¡Samuel! ¡Samuel!" y fue otra vez a Eli. Entonces Eli supo que era Dios quien le llamaba y le dijo "Hijo mío, es el Señor." Anda, acuéstate y cuando venga la voz de nuevo dirás, "Habla, Jehová que tu siervo escucha," y así Dios habló y la primera carga de profecía que puso sobre el corazón del muchacho fue la de decir el castigo de la nasa de Eli. Poco tiempo después de esto todo Israel reconocía a Samuel como un profeta de Dios.

El valor de la lección es esto: No siempre reconocemos el principio del toque divino. Muchos hombres al ser convencidos de pecado no entienden al principio su origen y naturaleza. Otros, aun después de ser convertidos no están seguros de que lo son. Son como las gallinas a las que se cambia de casa, que aun después de desatadas sus patas se quedan echadas no sabiendo que ya están libres. Las ligaduras al rededor de sus patas habían detenido la circulación, y les parecía que estaban amarradas aún cuando estaban sueltas. Hay siempre un intervalo entre un acontecimiento y el reconocimiento de él. Por ejemplo, cuando un fusil ha estallado precede nuestro reconocimiento del hecho de ver el humo al oír el sonido de la explosión, porque se necesita a veces tanto la vista como el sonido un poco de tiempo para viajar por el espacio intermedio. Oí decir al Mayor Penn que la mayor perplejidad de su vida fueron las experiencias por las cuales Dios le llamó a dejar la práctica de las leyes para predicar el evangelio. No lo entendía. Fue como Samuel cuando iba a Eli.

Ahora daré un análisis de aquella joya de poesía hebrea, el cántico de Ana, mostrando su concepto de Dios, y la razón por que fue imitada en el Nuevo Testamento. La idea del concepto de Ana con respecto a Dios aparece aquí.

No hay otro además de Dios; El está solo. No hay ningún santo como Dios. No hay otro quien sobaje a los soberbios y ensalce a los humildes, dé de comer a los hambrientos, y dé templanza a los hartos, sino solo Dios; y no hay otro sino Dios que mata y vuelve a la vida. No hay otro sino Dios que establece esta tierra; ninguno sino solo Dios que guarda los pies de sus santos; ninguno sino Dios que tiene verdadera fortaleza; ninguno sino Dios juzga los fines de la tierra, y la principal excelencia de ello es el último: "Dará fortaleza a su rey y ensalzará el cuerno de su ungido." Este es el primer lugar en la Biblia donde se menciona el oficio real en relación con "Ungido." El nombre, "Ungido," significa, Cristo el Mesías.

Es verdad que fue predicho a Abraham que reyes serían sus descendientes. Es verdad que Moisés hizo provisión para un rey. Es verdad que en el libro de Jueces se ve que el ungimiento es el método de separar para la dignidad de rey, pero este es el primer lugar en la Biblia donde la persona unida recibe el nombre de "Ungido." A causa de esta característica mesiánica, María cuando le fue anunciado que había de ser la madre del rey ungido, derrama su alma en el Magníficat imitando el cántico de Ana.

El estado de la religión en ese tiempo fue muy deficiente. Observamos en la conclusión del libro de los Jueces que en la fiesta de Silo tuvieron danzas irreligiosas. Vemos que los sacerdotes Ofni y Finees, no sólo eran tan corrompidos como cualquiera, sino que guiaban a otros a la corrupción. Vemos que se declara que no hay visión abierta y también se declara que la palabra de Dios era preciosa.

Ahora explicaré estas dos frases en el texto, I de Samuel 1:16 donde dice Ana, "No tengas a tu hija por hija de Belial”. Y 2:12, donde se dice que Ofni y Finees eran “hijos de Belial”. La versión común hace que Belial sea nombre propio; la versión Revisada (inglesa) no lo hace y comete una equivocación en no hacerlo. Examinando 2Corintios 6:15 se verá que Belial es nombre de Satanás: "¿Qué concordia tiene Cristo con Belial?" Véase en el "Paraíso Perdido," de Milton, y léase en el Primer Libro, la refe­rencia a Ofni y Finees como hijos de Belial. Y se verá que lo hacen nombre propio.

Samuel no era descendiente de Aarón. Era sola­mente levita, pero después, como veremos, ofrecía sacrificios como si fuera sacerdote o sumo sacerdote. Se recordará que el sacerdocio estaba bajo la maldi­ción pronunciada contra Eli Samuel fue nombrado de una manera especial y excepcional por Dios así como lo fue Moisés.

El Dr. Burleson un gran predicador de Texas, y Presidente de la Universidad de Baylor, predicó en todas partes de Texas un sermón sobre el gobierno de la familia, tomando como texto I de Samuel 2:31.

Hay algunos pasajes y citas pertinentes de "Hours With the Bible" de Geikie sobre los males de la po­ligamia. Comentando el doble matrimonio de Elkana, dice: "Pero como había de esperarse, este doble ma­trimonio —cosa aun entonces no común— no aumentó su felicidad, porque aun entre los orientales la mise­ria de la poligamia es proverbial. 'Por lo que yo sé,' dice uno, 'es más fácil vivir con dos tigres hembras que con dos esposas.' "Y un poeta persa tiene poco más o menos la misma opinión:
"Sea sumergida en oscuridad

La vida del hombre que necesita más de una mujer:
Con una retienen sus mejillas su color,

Su voz un tono alegre.

Estos declaran que su corazón honrado descansa.,

Y él y ella siempre están benditos,

Pero cuando, teniendo dos, buscan gozo,

Los dos unidos su alma incomodan;

Teniendo dos, ningún rayo de sol puede deleitar

O iluminar su día de miseria."
Un antiguo Drama oriental no es menos explícito:

"Miserable, ¿Quisieras tener otra esclava casada?

¿Otra? ¿Qué? ¿Otra? Te será bastante peligroso

hacer el experimento: no serias por aquel deseo

sin razón y corrompido,

¿Amarrado a la miseria? Noches de insomnio, y

días de tormenta sin fin—pesar sin fin

seria tu suerte. ¡Dos mujeres! ¡Oh nunca, nunca!

No tienes poder para agravar a dos reinas rivales;

Su mal genio te destruiría; te tostaría tu mente;

No puedes Sultán manejar más de una.

Aun una puede estar fuera de tu gobierno!"
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconLínea de tiempo desde el período revolucionario hasta el gobierno de Lázaro Cárdenas

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconResumen: La presente investigación nos introduce a la realidad de...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconEl Presupuesto Nacional para el actual período de Gobierno se regirá...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconEl ocultamiento de ese fallo a los trabajadores desde el 26 de noviembre...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconTrazabilidad es registrar todos los elementos referidos a la historia...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconA todos los que la presente vieren y entendieren
«si la Ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, se considerarán automáticamente...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconAunque los orígenes del Partido Conservador se pueden rastrear desde...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconNacióN, estado, gobierno y democracia ¿QUÉ conoces sobre el tema?...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconEn el presente volumen que publica la Editorial Sudestada reúno algunos...

El presente volumen trata del período de transición señalando el cambio de gobierno de la nación hebrea, desde el de los Jueces hasta el de los Reyes. No se iconEn el presente volumen que publica la Editorial Sudestada reúno algunos...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com