Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN






descargar 48.48 Kb.
títuloLicenciatura en lengua castellana y comunicacióN
fecha de publicación31.07.2015
tamaño48.48 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Economía > Documentos
c:\users\gloria\desktop\pagina web\u.jpg

LICENCIATURA EN LENGUA CASTELLANA Y COMUNICACIÓN

MARTHA ISABEL DIAZ DE NEIZA

Tutora

PROBLEMAS RURALES COLOMBIANOS

JEIMY DAZA

LADY CRISTANCHO

LUCIA SALAZAR

CLAUDIA VALDERRAMA

GLORIA CONSUELO ALFONSO CELIS

SEMESTRE III

Chía 2011

1.4 LA APERTURA ECONÓMICA EN EL SECTOR RURAL

Uno de los mas grandes problemas en Colombia es el de el desplazamiento territorial en el área rural.

El despeje estrategia más reciente en el proceso hacia la paz en el país, dado por el gobierno de Pastrana, para los militares representa un retroceso, el repliegue de sus tropas de las zonas seleccionadas implica un retroceso en sus avances en la luchas contra los cultivos ilícitos y en la recuperación del territorio a la guerrilla que comenzó en 1991 con la toma de Casa Verde y terminó con los bombardeos en los llanos del Yarí. Para las FARC, la recuperación de la región tiene un valor simbólico, por lo que representa Uribe y la antigua sede del secretariado en casa verde y estratégica para su movilización hacia el centro y el oriente del país.

Se consideran tendencias contradictorias entre las medidas de corte Neoliberal adoptadas y los procesos generados por la descentralización y la nueva constitución, especialmente en lo que se refiere a la desestabilizada, más o menos intervención estatal y a la consideración de la población marginada de los mercados.

Se centra la atención en la situación actual de las actividades agropecuarias y la población rural del país.

en el año de 1.982, y los subsiguientes programas de ajuste estructural para las economías altamente endeudadas, Latinoamérica entra en la órbita del “Nuevo Orden Mundial”. En Colombia, como en los demás países de la subregión, la inserción a este nuevo orden económico, se ha expresado en el avance muy acelerado para este caso de toma de decisiones en los frentes de apertura de mercados, impulso a los mercados laboral, de bienes y de capitales, privatización y descentralización.

En este país, las tendencias de mayor participación y autonomía de las localidades en la gestión de su desarrollo como resultado de un proceso vigoroso de descentralización y de una reforma constitucional, se mezclan con medidas económicas de corte Neoliberal que tienden a discriminar contra aquellos sectores urbanos pobres y comunidades rurales sin mayor capacidad de expresión en los mercados.

. Se argumentará la urgencia de adoptar el nuevo enfoque de agricultura ampliada en el actual contexto macroeconómico y de retomar la preocupación de la cuestión alimentaria frente al panorama que exige el diseño de estrategias complementarias rural-urbanas.

trayectoria desde los años de la crisis de la deuda latinoamericana cuando las políticas del ajuste buscaron homogeneizar y estabilizar el contexto macroeconómico de los países de la región, como requisito para la adopción de la actual estrategia aperturista.

Durante los años setenta los ritmos de crecimiento de la economía y de las explotaciones agrícolas y pecuarias, reflejaban dinamismo y relativa prosperidad.

los Programas de Desarrollo Rural Integrado -DRI- que en Colombia marcaron positivamente el gasto público en las áreas rurales especialmente en el período 1.997-80. Entre 1.970-79 las actividades agropecuarias crecieron a un ritmo de 4.5% en promedio, mientras la tasa media de la economía era de 5.5% en términos reales; estos indicadores descendieron a 2.9% y 3.5% respectivamente en la década de los ochenta.

Sobrevino la crisis de la deuda externa

En el caso colombiano, la crisis no fue desencadenada por una situación de moratoria, sino por la reducción de los flujos del capital externo debido a la caída de nuestras exportaciones, y sobre todo a la retención que hizo la banca internacional sobre nuevos créditos al gobierno para presionarlo a buscar el respaldo del Fondo Monetario Internacional.

Mientras los indicadores macroeconómicos de crecimiento PIB respondieron positivamente, los salarios agrícolas y del sector comercio cayeron 4% y 5% respectivamente, y de la industria un 3%; el frente menos exitoso de estas políticas fue el de la inflación, cuya tendencia ascendente persistió durante estos años, trepándose hasta un 22% en 1.985; este crudo contraste dio lugar para que en el país se hiciera popular el dicho de “la economía va bien y el país va bien mal”.

Las condiciones de vida de la población que está en el campo, y que constituye la tercera parte total de la población del país, es aún precaria: para 1.990 el 67% de esta población no contaba con ingresos suficientes para adquirir una canasta de bienes básicos. Si se considera el indicador de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), el cual considera otros aspectos distintos al ingreso, como vivienda, servicios básicos, educación y otros, el porcentaje es de 66% de los hogares rurales.

Colombia, ha entrado recientemente en el proceso de descentralización política, fiscal, y administrativa.

El objetivo de la descentralización política ha sido la complicación de los espacios de participación ciudadana en la vía pública de los municipios y esto se ha concretado en medidas de elección popular de los alcaldes

y la creación de unas Juntas Administradoras Locales (JAL), las cuales pueden participar en la elaboración de los planes de desarrollo municipales y en la formulación de propuestas de inversión y de satisfacción de las necesidades básicas insatisfechas de los habitantes del municipio.

Con el fortalecimiento financiero de los municipios a través de una mayor transferencia de recursos de la nación, se les ha delegado mayores responsabilidades, sobre la prestación de algunos servicios sociales de gran importancia como los son la salud, la educación y el saneamiento ambiental.

El DESARROLLO RURAL INTEGRADO -DRI-, se convierte en el fondo para cofinanciar proyectos de iniciativa municipal.

La tradición colombiana en materia de planificación del desarrollo se había caracterizado por su excesivo centralismo desde la reforma constitucional de 1.968,

Al hacer posible la elección popular de alcaldes y gobernadores, representantes del poder ejecutivo, se avanza indudablemente en la democratización y control del desarrollo, los recursos municipales aunque aumentados por las nuevas transferencias siguen siendo insuficientes para la gran mayoría de los municipios del país, frente al amplio espectro de sus responsabilidades y funciones adicionales.

Los municipios rurales, dependen de las transferencias de la nación como principal fuente de ingresos.

La apertura económica es un proceso que implica transformaciones estructurales en el sistema económico, y en especial en el aparato productivo. Es igualmente un proceso de inserción en el mercado internacional bajo las normas de la competencia y la eficiencia, pero también de apertura de los mercados internos en el sentido de crear las condiciones para que los diferentes agentes socioeconómicos que los deseen se incorporen al mercado con base en el acceso a los recursos y servicios productivos.

Los retos que plantean estos procesos son múltiples y permean tanto al sector público como privado, a los pequeños, medianos y grandes empresarios, a las organizaciones sociales y productivas, y en general a las instituciones. Por ser un proceso que rinde sus frutos en el mediano y largo, los resultados en el corto plazo son en general negativos, porque sólo contabilizan los costos de las transformaciones y no los beneficios.

El sector agroindustrial enfrenta varios retos en el proceso, empezando por el tecnológico y continuando por el desarrollo y conocimiento de los mercados, la información y la organización. Estos retos cobijan tanto a la agricultura como a la industria transformadora de los productos y constituyen al tiempo obstáculos estructurales que dificultan en el corto plazo la plena incorporación a los procesos de apertura.

En primer término está el problema agrario, aún no resuelto, y con diferenciaciones regionales importantes. En el caso de los medianos y grades empresarios agrícolas, se requiere por lo menos resolver el problema tecnológico, de infraestructura para la producción en algunas zonas, garantizar la reproducción del capital en el campo y generar condiciones permanentes de rentabilidad con reglas de juego claras y estables. El problema social en casi todas las áreas de producción sigue pendiente de resolver utilizando de mecanismos locales y regionales que procesen los conflictos que se generan en el proceso de apertura. Es ineludible contar con instituciones públicas y privadas, de servicio y orientación eficiente para los empresarios.

Para los pequeños agricultores y la agroindustria rural los retos son todavía mayores. El aumento de la productividad agropecuaria es el sustento de empresas agroindustriales competitivas y de productos de calidad. El acceso a tecnología, crédito, tierra, conocimiento sobre los mercados, capacitación en gestión empresarial y organización, son elementos que requieren una gran presencia del Estado, pues el mercado no resuelve estos problemas para las economías campesinas. Si bien es cierto que el Estado se puede reducir en algunas actividades productivas, más no en todas, en el caso de las economías campesinas debe aumentar sus ámbitos de acción para crear las condiciones que sustenten pequeñas empresas agroindustriales viables en el mercado, y con tamaños de escala que les permita competir. También es importante tener en cuenta que no todas las economías campesinas pueden participar en estos procesos, pues aquellas muy atrasadas o alejadas de centros de consumo tendrán muchas dificultades para generar núcleos de acumulación agroindustriales, aún con la ayuda del Estado.

La organización es indudablemente una estrategia apropiada de desarrollo rural cuando se le concibe como un proyecto productivo micro regional o regional en economías dinámicas y en proceso de desarrollo. Pero estas empresas podrán surgir, y no de manera artificial, cuando cuenten con apoyos estatales como financiación estatal de los estudios de pre inversión, aportes de capital semilla, suministro de tecnología y asistencia técnica en post cosecha, las inversiones de infraestructura física y social necesarias. Estos apoyos son subsidios claros y transparentes no permanentes, que deben poner a las empresas en condiciones de competir. Igualmente, las agroindustrias rurales deben buscar articularse con los circuitos comerciales y agroindustriales ya existentes bajo condiciones equitativas y buscar la articulación de los productos como socios o administradores de materias primas en mejores condiciones de las que tradicionalmente ofrece el mercado. Mientras más se integren en una cadena, más posibilidades tienen de permanecer en el mercado.

Es indudable que las agroindustrias que hoy funcionan sobre la base de productos agropecuarios con baja productividad y eficiencia, corren el riesgo de salir del mercado. Por ello, conviene analizar con cuidado la viabilidad de empresas que en el pasado se fundamentaron en un mercado protegido, y además, formular propuestas que permitan un proceso de tránsito hacia nuevas condiciones sin causar traumatismos a las empresas existentes, es decir, hacer una propuesta de gradualidad que sea viable.

1.4.1 APERTURA, NUEVA CONSTITUCIÓN Y ESTADO

El pensamiento neoliberal queda plasmado en las llamadas políticas de apertura, que buscan la adecuación de las estructuras del país a unas condiciones de competencia en los mercados internacionales. Las principales medidas de apertura a nivel comercial, se adoptaron en los años 90 como una profundización de las medidas de estabilización adoptadas en la década de los ochenta. La apertura comercial ha consistido fundamentalmente en la eliminación de las restricciones cuantitativas a las importaciones, la reducción del arancel promedio de un 44% en 1.989 a un 12% en la actualidad, la eliminación de los subsidios a las exportaciones y una reforma cambiaría que eliminó las restricciones para la obtención de divisas del mercado oficial y legalizó el mercado paralelo.

De manera simultánea a estas medidas, se dictaron una serie de reformas, una detrás de la otra, que pretendían completar el ajuste de la economía nacional para dinamizar los diferentes mercados.

Una reforma laboral que facilitó la contratación a término fijo, hizo más flexibles las relaciones capital-trabajo.

La reforma arancelaria, POR SU PARTE, al disminuir los gravámenes a las importaciones y reducir la base del recaudo fiscal, hizo necesaria una reforma tributaria que aumentó el impuesto al valor agregado de buena parte de los bienes de consumo (incrementos del 10 al 14%), y extendió su cobertura a una diversidad de servicios como el transporte, comunicaciones, personales y de recreación.

Con todas estas medidas se ha logrado la internalización en las fuentes de acceso a los recursos financieros.

Corrientes que pretenden perfilar al nuevo Estado: la política neoliberal expresada en el actual plan de gobierno y la nueva constitución. Ambas corrientes coinciden en una exigencia: la necesaria reforma del Estado. En ambos casos se identifica la deseabilidad de un Estado moderno y eficiente.

Por su parte el nuevo proyecto de ley de la reforma agraria tiene como principal objetivo promover el mercado de las tierras, para que aquellos campesinos interesados puedan comprar directamente a los propietarios. Con este proyecto de ley, se busca un cambio fundamental a partir del Estado que intervenía directamente sobre la estructura de tendencia de tierras, adjudicándolas a aquellas familias campesinas que cumplían los requisitos para ser beneficiarias, para apoyar el ejercicio del poder de compra de los pobladores rurales en el mercado de tierras. Hay por lo menos tres factores, con diferentes coberturas geográficas, que intervienen decisoriamente en dicho mercado eliminando casi por completo la posible entrada de los campesinos:

• El aumento desproporcionado de los precios de la tierra en algunas áreas rurales, por el establecimiento de capitales provenientes del narcotráfico.

• Las condiciones de violencia que en muchas zonas han conducido a la organización de grupos de autodefensa que establecen fuertes limitantes a la llegada de nuevos aspirantes a tierras en dichas regiones.

• El carácter segmentado del mercado de tierras según su capacidad adquisitiva de los compradores: los predios grandes tienden a ser adquiridos por personas

o empresas de gran poder económico quienes manejan la información de dicho mercado desde los principales centros urbanos, inaccesible para la población rural; los predios de menor tamaño se negocian en mercados paralelos, altamente protegidos.

Otro tipo de conflictos que se vienen presentando en la implementación de las políticas de gobierno, está relacionado con los servicios de salud y educación, cuya responsabilidad ha sido asignada a los municipios al nivel de construcción de infraestructuras, contratación y pago de nóminas, dotaciones, etc. De acuerdo a los nuevos lineamientos de intervención estatal, es factible esperar apoyos a nivel de subsidio a la demanda de estos servicios, o sea, transferencias directas a los pobladores rurales. El sector agropecuario en el momento actual, se encuentra indudablemente en el transcurso de una profunda crisis por la simultaneidad de diversos factores: el agudo deterioro de las exportaciones tradicionales y la avalancha de importaciones legales e ilegales de productos alimenticios al país.

En muchos casos las exportaciones colombianas crecieron mucho más en volumen que en valor, lo que indica un deterioro progresivo de los términos de intercambio para las exportaciones colombianas. Colombia participa en la actualidad en las negociaciones de tratados de libre comercio en el Pacto Andino, el G-3 y cuenta con otros acuerdos de tipo bilateral recientemente firmados entre Colombia - Venezuela y Colombia – Ecuador, que pretenden libre comercio fronterizo y mayor dinamismo de la inversión internacional.

Uno de los principales obstáculos que enfrentan actualmente las zonas rurales del país para el diseño de cualquier estrategia de reactivación, es la inseguridad generalizada. Son muchos y muy complejos los conflictos agrarios en Colombia; algunos antiguos, como las luchas por la tierra, han sido desdibujados del panorama actual por la violencia del narcotráfico. A través de la tierra, los narcotraficantes han logrado un dominio territorial y político que les permite mantener su actividad. Se calcula que en los últimos 15 años han adquirido tres millones de hectáreas, que equivalen a una tercera parte del total de hectáreas que en la actualidad se dedican a la ganadería intensiva y medio intensiva.

Obviamente que la motivación principal de los cultivos ilícitos, se encuentra en la cotización internacional de la droga, pero también es cierto que el desmonte de la infraestructura productiva de varios cultivos de ocupación campesina, como el fique, el tabaco y el trigo por consideraciones de escasa competitividad internacional, facilitan la diversificación hacia lo ilícito.

Lo que le ocurra a la agricultura comercial, incidirá directamente sobre muchos sectores campesinos y en coyunturas como la actual. El diseño de una estrategia en este sentido debe ir unido necesariamente a un doble objetivo: mejorar niveles de aprovechamiento de recursos regionales y de consumo regional y la capacidad de retención de excedentes de la actividad agropecuaria.

1.5 LA ECONOMÍA CAMPESINA Y LA SOCIEDAD RURAL EN EL MODELO NEOLIBERAL DE DESARROLLO

La pequeña producción familiar rural, se ve afectada por la aplicación del modelo neoliberal en el país, ya que aleja aún más al país de alcanzar la satisfacción de las necesidades elementales de la población rural, al tiempo que atenta seriamente contra la relativa autonomía alimentaria consolidada en las últimas décadas.

1.5.1 EL CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA CAMPESINA EN COLOMBIA

Los campesinos suministran alrededor del 65% de la producción agrícola nacional, contribución representada fundamentalmente en alimentos de consumo directo: maíz, panela, plátano, yuca, fríjol. Es también mayoritaria su participación en el abastecimiento de leche y significativa en el de carnes.

A pesar de las migraciones suscitadas por la violencia y por los desequilibrios económicos y ambientales la población rural se ha estabilizado creciendo por debajo de su reproducción biológica pero aumentando en términos absolutos de manera que para el último censo, de 1985, Colombia tenía el 35% de su población en los campos, 10 millones y medio de personas en las áreas rurales que representan casi 4 millones más que en 1951. En el sector agrario se está aplicando el modelo de apertura económica sin crear las condiciones básicas para su implementación. La pretendida competencia económica que conllevaría el nuevo esquema de inamovilidad del recurso tierra y por la carencia de un adecuado acceso a la tecnología, el crédito y al agua. La tierra y el agua además de ser objeto de monopolización sufren un intenso proceso de deterioro.

se somete el sector rural a la presión de la competencia externa sin generar las condiciones básicas en que respondería positivamente, especialmente a la generación tecnológica, la calificación de trabajadores y la movilidad de la tierra. Un supuesto básico del modelo de apertura, es contar con una oferta tecnológica adecuada a las necesidades del productor agrario.

Un segundo supuesto, la generación de un proceso creciente de calificación de trabajadores y aumento de la productividad del trabajo y de su capacidad creadora dentro de la transformación tecnológica. El “factor humano” tiende a debilitarse por problemas, el desplazamiento de la fuerza de trabajo por la inseguridad en los campos, la migración de jóvenes, el reclutamiento de los distintos grupos armados.

En tercer lugar se supone un acceso amplio a factores de producción por parte de los empresarios, mientras la tierra continúa altamente concentrada y fuertemente inmovilizada por su dedicación al latifundio ganadero que tiene como objetivos centrales el poder y control político y la especulación improductiva.

“A manera de contrapeso a una necesidad y aplazada reforma agraria, grandes capitales han venido en los últimos años, comprando enormes extensiones de tierras, abarcando un área muchas veces más grande que la superficie que se plantea distribuir por medio del INCORA. Estos negocios de tierras avanzan sobre tierras recientemente colonizadas por campesinos y, también, se extienden a regiones tradicionalmente campesinas.

La finca cafetera familiar de bosques multi estratos construidos por varias generaciones, cede el paso a las praderas cercadas por alambradas millonarias, la casa-taller–beneficiadero, al rancho tejano; las fuentes de agua comunales son desviadas hacia las piscinas de lujosas mansiones; los trabajadores no se capacitan tanto en el manejo de los instrumentos de trabajo, en el virtuosismo que exigen la innovación tecnológica, como en el manejo de las armas y de los sistemas de intimidación colectiva.

1.5.2 LA POLÍTICA DEL DESARROLLO RURAL

En la actualidad la economía se enfrenta a una reevaluación del tipo del cambio, al cierre drástico del crédito y a la reticencia de los empresarios a equiparse y a obtener las ventajas de la disminución arancelaria.

Continuar con paquetes tecnológicos altamente dependientes de insumos importados y cuya rentabilidad queda fuertemente determinada por las fluctuaciones de sus precios y las diferencias de producción y rendimientos a nivel mundial sin contar son las medidas proteccionistas que puedan existir en otros países productores. No existe una política de desarrollo rural, el resultado de ello es la consideración del campesinado como un sector desarticulado, marginal, homogéneo y en vías de extinción que merece tan sólo algunos apoyos puntuales de emergencia o ser considerado dentro de los sectores objeto de la política social.

Las medidas neoliberales afectan particularmente las condiciones de acceso a los recursos productivos por parte de los campesinos. El crédito se ha venido encareciendo con el desmonte de subsidios financieros y finalmente se impone la privatización de la Caja Agraria, los productores perderán una larga historia de acercamiento institucional a un banco que mal que bien ha venido construyendo mecanismos de interrelación con ellos. En general la política de desarrollo rural contempla una disminución drástica de la acción estatal y un mayor aislamiento de las entidades gubernamentales de los campesinos, perdiendo los significativos avances de los programas de desarrollo en sus interrelaciones con las comunidades rurales.

El fortalecimiento de la economía campesina y la sociedad rural no se contempla en el nuevo plan; no hay política de desarrollo rural. Se trata de ofrecer la oportunidad a los campesinos de acogerse a modelos mecánicos de suministro de materias primas agropecuarias para la exportación mediante la adopción de tecnologías que por sus altos grados de monetización y contaminación agro tóxica resultan sumamente agresivas para el campesino, a nuevos mercados se quedan en el plano retórico porque, según lo visto, no se crean las condiciones para el acceso a los factores productivos. Bajo la lógica omnipresente del mercado las entidades conciben ahora al campesino, a las comunidades, a los municipios y a las regiones como demandantes bien informados y con capacidad de acceso a los recursos. El modelo neoliberal prefiere la importación directa de capitales y tecnologías a la dinamización de los procesos internos de la economía nacional.

El desconocimiento del papel del campesinado en el desarrollo del país, y aún de los logros analíticos de más de quince años de aplicación de programas del desarrollo rural, han llevado además de la omisión de la importancia que este sector juega en la conservación de la biodiversidad y también de los recursos genéticos. Las tendencias de las políticas agrarias de las últimas tres décadas en Colombia han centrado su interés en la adaptación de los paquetes tecnológicos de la Revolución Verde, cuya investigación ha sido desarrollada básicamente para el mediano y gran empresario agrícola.

En otras palabras, existe un importante desconocimiento de la naturaleza de los sistemas de producción campesina, que sólo hasta ahora están siendo estudiados. Por lo tanto, la tecnología que se está transfiriendo no corresponde, en general, a la realidad de ese sector y se puede considerar que todavía es, en gran medida, insuficiente e inadecuada.

REVOLUCIÓN VERDE

La Revolución Verde se originó principalmente en Estados Unidos y Europa, bajo unas condiciones sociales y económicas privilegiadas, en donde se le dio altísima importancia a la producción y aplicación de conocimientos y en donde, además, la propiedad de la tierra, la infraestructura física disponible, las condiciones socioeconómicas de los agricultores y las características eco sistémicas de las áreas productoras hicieron posible el éxito de la transferencia y aplicación tecnológica.

Se trata de países cuyas características biofísicas y geográficas propician una mayor homogeneidad en los principales elementos y estructuras de los ecosistemas, en relación con el trópico. Son áreas de clima templado, con cuatro estaciones bien marcadas a lo largo del año, lo que implica regularidad en los ciclos hidrológicos y respuestas coordinadas de la sociedad para adaptarse a las variaciones climáticas; los suelos tienden a conservar la materia orgánica, presentar juegos de horizontes más simples y a ofrecer mayores posibilidades de mecanización en virtud de su relieve plano; las bajas temperaturas en invierno y primavera inciden en la disminución de los ciclos biológicos y retardan los procesos de pérdida de nutrientes por lavado; la baja intensidad de radiación solar afecta igualmente los procesos biológicos. La diversidad vegetal y animal es, en consecuencia, menor que en la franja tropical.

PREGUNTAS

1. ¿Cuál es el Objetivo de la descentralización política en el país y cómo se ha concretado a nivel político?

R/ El objetivo de la descentralización política ha sido la complicación de los espacios de participación ciudadana en la vía pública de los municipios y esto se ha concretado en medidas de elección popular de los alcaldes (acto legislativo N° 1 de 1.986) y la creación de unas Juntas Administradoras Locales (JAL), las cuales pueden participar en la elaboración de los planes de desarrollo municipales y en la formulación de propuestas de inversión y de satisfacción de las necesidades básicas insatisfechas de los habitantes del municipio.

2. ¿Qué buscan las políticas de apertura en el pensamiento neoliberal?

R/ Las políticas de apertura en el pensamiento neoliberal buscan la adecuación de las estructuras del país a unas condiciones de competencia en los mercados internacionales.

3. ¿En qué consiste la apertura comercial?

R/ La apertura comercial ha consistido fundamentalmente en la eliminación de las restricciones cuantitativas a las importaciones, la reducción del arancel promedio de un 44% en 1.989 a un 12% en la actualidad, la eliminación de los subsidios a las exportaciones y una reforma cambiaría que eliminó las restricciones para la obtención de divisas del mercado oficial y legalizó el mercado paralelo.

4. ¿Qué afectan particularmente las medidas neoliberales?

R/ Las medidas neoliberales afectan particularmente las condiciones de acceso a los recursos productivos por parte de los campesinos.

5. ¿Qué es la economía campesina y cómo la afecta la aplicación del modelo neoliberal?

R/ La economía campesina es la pequeña producción familiar rural, donde el modelo neoliberal busca modificar positivamente las condiciones desfavorables en que se desarrolla la economía campesina para potencializar sus posibilidades de crecimiento y fortalecer la sociedad rural, multiplicando los obstáculos para su desarrollo, alejando aún más al país de alcanzar la satisfacción de las necesidades elementales de la población rural, al tiempo que atenta seriamente contra la relativa autonomía alimentaria consolidada en las últimas décadas

6. ¿Qué plantea el proceso de descentralización política?

R/. El proceso de descentralización política plantea: Planificación y Ejecución del desarrollo.

7. ¿Cuáles fueron las reformas que se dictaron que pretendían completar el ajuste de la economía nacional para dinamizar los diferentes mercados?

R/. Las reformas fueron:

Reforma laboral, reforma arancelaria y reformas en el campo financiero.

8. ¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan las zonas rurales del país para el desarrollo de cualquier estrategia de reactivación?

R. Los principales obstáculos son:

-Inseguridad generalizada.

-Luchas por la tierra.

-Violencia del narcotráfico.

-Dominio territorial y político por parte del narcotráfico.

-Negocio de la amapola.

-Deforestación.

-El desmonte de la estructura productiva de varios cultivos de ocupación campesina, como el tabaco, el trigo y el fique, por considerarse de escasa competitividad.

-Diversificación hacia lo ilícito.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconLicenciatura en lengua castellana y comunicacióN

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconLengua castellana y comunicacióN. Segundo año medio nombre fecha curso

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconLengua castellana lengua española lengua latina

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconLengua castellana y literatura – 1º eso

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconBibliografía plan de área de lengua castellana

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconPresentacion general del area de humanidades (lengua castellana)

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconDepartamento de lengua castellana y literatura, ies faro de maspalomas

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconDepartamento de lengua castellana y literatura, ies faro de maspalomas

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconProgramación corta resumen informativo de 2º de bachillerato de lengua castellana y literatura

Licenciatura en lengua castellana y comunicacióN iconComunicación y estudio de la lengua






© 2015
contactos
ley.exam-10.com