La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación






descargar 47.44 Kb.
títuloLa sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación
fecha de publicación17.09.2015
tamaño47.44 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Economía > Documentos
FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES- UNPSJB
CATEDRA: SOCIOLOGIA
FICHA DE CATEDRA Nº 1
LA SOCIOLOGIA CLASICA ES PERSPECTIVA-una breve aproximación
En nuestro desarrollo de Cátedra, si bien no analizaremos la posición de los sociólogos clásicos, padres fundadores de nuestra disciplina, ofrecemos aquí, una muy breve síntesis a modo introductorio sobre las diferencias entre Emile Durkheim, Karl Marx y Max Weber.

Estos autores por la profundidad de sus análisis, inician corrientes de pensamiento que atraviesan nuestra disciplina y que siguen teniendo vigencia en los estudios actuales de la sociología y de las ciencias sociales en general.

La evolución o cambio de un tipo de sociedad a otra a través de la división del trabajo, en el caso de Emile Durkheim (1858-1917) o la explicación de la historia a través de las luchas de clases en el caso de Karl Marx (l818-1883), nos proponen dos de los marcos teóricos más importantes de la sociología clásica, dos modelos o paradigmas opuestos que parten respectivamente de una concepción de lo social, desde el equilibrio o desde el conflicto.

También, Max Weber, el otro clásico, inicia una corriente de ricos aportes a la Sociología y a otras ciencias sociales, analizando el proceso de creciente racionalización en el mundo occidental.

Recordemos que la sociología como ciencia aparece cuando el nuevo orden de la modernidad, (siglos XVIII y XIX) comenzó a madurar, cuando se generalizaron las relaciones de mercado y se presentaron “nuevos” conflictos entre “nuevos” actores sociales.

Tradicionalmente se fija la aparición de los estudios de Saint Simón (1760-1825) o de Augusto Comte (1789-1857), como punto de partida de los modelos de análisis complejos. La Sociología nace en Francia fundamentalmente con los autores citados y se consolida con Emile Durkheim, también francés, quien establece la especificidad del saber sociológico, un objeto de estudio propio y reglas metodológicas para su estudio científico. El objeto de estudio para Durkheim es el “hecho social” al cual hay que estudiar en calidad de “dato”. Su método es el positivismo.

El desarrollo posterior de la Sociología, fue en Alemania con el aporte de otras teorías como el historicismo, y otra concepción sobre el objeto de estudio. Su principal representante fue Max Weber (1864-1920) quien sostuvo la especificidad histórica de la realidad social, diferenciando las ciencias sociales de las ciencias de la naturaleza y centrando la discusión en el problema del método. A diferencia de las ciencias naturales, en las ciencias sociales el objeto de estudio no es exterior al sujeto, el objeto de análisis es la realidad misma, por lo tanto el método usado no puede ser el positivo sino el comprensivo. La realidad social debe ser comprendida ya que las acciones de los hombres tienen sentido, y es ese sentido lo que debemos buscar. El objeto de estudio es la acción social y su método el comprensivismo.

Por su parte , las obras de Karl Marx y su análisis de la sociedad capitalista ofrecen un conjunto de categorías que son esenciales para el análisis sociopolítico y económico, además de ofrecer una teoría sobre el cambio histórico a partir de los modos de producción. Podríamos afirmar que las “relaciones sociales”, particularmente las relaciones de producción, están en el centro de las preocupaciones de Marx. Su método es el materialismo histórico.

Por lo tanto podemos resumir a riesgo de ser extremadamente esquemáticos, que con estos autores comienzan en la sociología los desarrollos del Positivismo, el Materialismo Histórico y el Comprensivismo. Cada una de estas posturas teóricas presenta un objeto de estudio y un método, es decir cada una de ellas mira la sociedad desde un modelo o paradigma diferente.
EMILE DURKHEIM (1858-1917)-El estudio de la conducta humana como ciencia racional-positiva
La importancia de Emile Durkheim como sociólogo se debe principalmente a su capacidad para defender la autonomía científica de la Sociología y la aplicación del método científico al estudio de los fenómenos sociales. Su obra constituye un pilar en el proceso de institucionalización de la Sociología como ciencia. Estuvo fuertemente influido tanto por el positivismo como por el evolucionismo de su época.

La exterioridad y la coacción de los hechos sociales
En todo tipo de sociedad (no importa el lugar o el momento histórico), hay un grupo de fenómenos que se distinguen claramente de los fenómenos que estudian las ciencias de la naturaleza.

Cuando cumplo con mi tarea de hijo, de esposo o de ciudadano, cuando respondo a los compromisos contraídos o me atengo a deberes definidos fuera de mí , estoy cumpliendo con normas establecidas en el derecho o en las costumbres. Estos deberes tienen una realidad objetiva, fuera de mí, son exteriores, su base es social. Son hecho sociales.

Dice Durkheim, los hecho sociales son “…maneras de actuar, de pensar y de sentir que presentan la importante propiedad de existir independientemente de las conciencias individuales”. Además “están dotados de un poder imperativo y coercitivo en virtud del cual se imponen (a los individuos) quiéranlo o no” (E.Durkheim: Las reglas del método sociológico, pág 23).

Nuestra manera de hablar, caminar, vestir son hechos sociales, externos a nuestra conciencia y que se nos imponen. No camina igual una mujer japonesa que una sueca, no asistimos a clase con kimono o ropa de esquiar ni respondemos las preguntas hablando francés. Si así lo hiciéramos provocaríamos una fuerte reacción en los otros. Las miradas, los comentarios y los gestos nos indicarían que no estamos haciendo “lo correcto”. El control social muestra que está bien y que no en esta sociedad.

El hecho social se generaliza, es un estado del grupo que se repite en los individuos porque se impone: es general porque es colectivo, es decir más o menos obligatorio. La obligatoriedad es garantizada por la sanción que subyace a lo social. El control puede estar más o menos formalizado, puede ser la mirada de los otros o el comentario o puede ser recibir una multa o ser encerrado en la cárcel. El poder de coerción que los fenómenos sociales ejercen sobre los individuos es un poder social, su base es lo colectivo.

Durkheim define el hecho social como “toda manera de hacer, fijada o no, susceptible de ejercer una coacción exterior sobre el individuo; o bien, que es general en la extensión de una sociedad dada, conservando una existencia propia, independiente de sus manifestaciones individuales” (.(E.Durkheim: Las reglas del método sociológico, pág. 29).

Considerando la concepción de ciencia vigente en su época y con el fin de lograr que la Sociología se aleje de la Filosofía y darle una identidad clara y particular afirmó que los hechos sociales debían ser tratados como cosas: debían estudiarse empíricamente, no filosóficamente. Los hechos sociales no pueden concebirse mediante una actividad puramente mental, se requieren datos del exterior de la mente, datos de la realidad. Por eso la estadística es la principal herramienta a utilizar.

Tratar los hechos sociales como cosas no significa afirmar que son objetos materiales sino tratarlos en calidad de data. La observación y comparación metódica de los fenómenos sociales, considerados en tanto data, permitirá entenderlos y explicar cómo se relacionan. Durkheim afirma que una explicación adecuada de un fenómeno social sólo puede ser realizada mediante otro hecho social. Una explicación adecuada es para Durkheim una explicación causal.
La concepción de la sociedad- Más allá del conflicto, integración y cooperación
Durkheim asigna una especial importancia a la constitución del medio social, señalándolo como factor determinante de la evolución colectiva. En “La división del trabajo social”, explica el cambio de la sociedad simple, tradicional a la sociedad compleja, moderna. “La obra de Durkheim puede considerarse como un intento de construir “un modelo de sociedad esencialmente antitético al de Marx”, utilizando los conceptos de solidaridad orgánica, integración y cooperación, las clases sociales, la estratificación y los problemas del poder político y del conflicto quedan excluidos como elementos significativos (Irving Zeitlin: Ideología y teoría sociológica,pag.266).

La división del trabajo varía en razón directa al volumen y a la densidad de las sociedades, y si progresa de una manera continua en el transcurso del desarrollo social, es porque las sociedades se vuelven más densas y, de una manera muy general, más voluminosas”. (E.Durkheim: De la división del trabajo social, pág. 223)

Esta división del trabajo social genera nexos (solidaridad en términos de Durkheim) entre los individuos que cumplen funciones diferenciadas, posibilitando el mantenimiento de la integración y el equilibrio de la sociedad en su conjunto.

La sociedad moderna, compleja, industrial, se presenta como un conjunto de elementos diferenciados y coordinados funcionalmente, en el que los individuos se agrupan según su actividad social, de acuerdo a las funciones que cumplen.

La preocupación de Durkheim es explicar cómo a pesar de la creciente diferenciación se mantiene el orden, el equilibrio. Reconoce la existencia del conflicto pero lo ve como una enfermedad de la sociedad, como una patología consecuencia de las formas anormales de la división del trabajo. En condiciones normales la división del trabajo lleva a más solidaridad orgánica.

El trabajo sólo se divide espontáneamente si la sociedad está constituida de manera tal que las desigualdades sociales expresan exactamente las desigualdades naturales” (E.Durkheim: De la división del trabajo social, pág. 230)

Para Durkheim la división del trabajo se convierte en la fuente de la cohesión social.

KARL MARX (1818-1883) La constitución del materialismo histórico
En las obras de Marx se encuentra sistematizado un conjunto de categorías que son esenciales para el análisis socio-político. Uno de los conceptos más importantes es el de “relación social” situado en los procesos que él considera fundamentales, el proceso de producción, el acto de trabajo, el capital, las clases sociales, etc.

Es necesario entonces, partir del análisis específico de estas determinaciones sociales, el conjunto de relaciones y condiciones que estructuran la realidad social, es decir la esfera de la producción.

En su crítica de la economía política inglesa, elabora las premisas de las que parte. En primer lugar para Marx hay que tomar a los seres humanos reales, no partir de abstracciones teóricas sino llegar a ellas. En este sentido, ante todo, considera a los hombres reales como seres vivos situados históricamente, y como organismos físicos, con necesidades físicas reales.

Al igual que otros organismos, los hombres, para sobrevivir, deben entrar en relación con la naturaleza. Aquí está lo primero que caracteriza a los hombres que sobreviven y se desarrollan interactuando con la naturaleza, y esta interacción al ser la base de su proceso vital, es indispensable en todas las circunstancias sociales.

El proceso de trabajo que realiza el hombre con el mundo natural no es solo un proceso natural sino también social, ya que los hombres no producen aislados unos de los otros, sino interactuando y cooperando entre sí. El hombre es un ser esencialmente social. En esa actividad productiva los individuos se proveen de los bienes y medios necesarios para subsistir, es un proceso de constante creación, satisfacción y recreación de necesidades.

Mediante el trabajo, los individuos no solo producen los medios necesarios para poder vivir, además, transforman la naturaleza y el entorno natural. Este hecho diferencia a los hombres de los animales, mientras que estos se sirven de la naturaleza, los hombres la cambian y modifican. En esa actividad productiva que los hombres realizan cotidianamente, que va cambiando en el tiempo, contraen y desarrollan sus relaciones sociales.

En la producción social de la vida que los hombres llevan a cabo, entran en relaciones sociales definidas antes de su existencia, que son independientes de la voluntad de los mismos, es decir que existen previamente, a estas relaciones Marx las llama relaciones de producción.

La sociedad entonces es concebida como resultado histórico de la actividad productiva de los hombres y de la forma que adoptan las relaciones entre ellos.

Las relaciones de producción no son sin embargo cualquier relación de producción sino precisamente las que se corresponden con la etapa de desarrollo de las fuerzas materiales de producción de esa época determinada. Para dar un ejemplo pensemos el hombre que nacía en la época feudal contraía relaciones de producción social feudales.

Veamos un importante párrafo en el “Prólogo de la Contribución a la Crítica de la Economía Política”, donde Marx expresa lo que será el hilo conductor de su teoría,
“…….el resultado general a que llegué y que, una vez obtenido, sirvió de hilo conductor a mis estudios, puede resumirse así: en la producción social de su vida, los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productiva materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica da la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia. Al llegar a una fase determinada de desarrollo las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se transforma, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella.”
A lo largo de la historia, en sus distintas “fases de producción”, las clases se presentan como contrapuestas, antagónicas porque sus intereses son contradictorios, se presenta una lucha entre opuestos, opresores y oprimidos, los que tienen los medios de producción y los que venden su fuerza de trabajo.

En el intercambio del proceso productivo, los individuos se presentan como iguales, pero esto es lo superficial, lo aparente. Las clases dominantes apelan a las ideas abstractas de igualdad y libertad, de intercambio entre sujetos libres, pero solo una clase posee los medios de producción.

Como estos medios de producción son en todas las épocas, las condiciones materiales indispensables de todo proceso de producción y como es imposible producir sin medios, los hombres que no poseen los medios terminan trabajando para aquellos que si los poseen.

Demos ejemplos: ¿Por qué siendo los trabajadores los que trabajan las riquezas de la tierra, la mayor parte de esta riqueza va a parar a manos de un grupo minoritario que son los dueños de los medios de producción? ¿Por qué, el operario que hace la mercancía no es dueño de los medios (fábrica, máquinas, herramientas) sino que vende su fuerza de trabajo al dueño de los medios?

Resumiendo: comparemos las posiciones de Marx y Durkheim respecto al desarrollo histórico-social:

Marx ve como un hecho fundamental, que es origen de todas las contradicciones sociales y razón de la enajenación humana, que la propiedad de los medios de producción esté en manos de grupos dominantes, lo que lleva a un antagonismo y lucha de clases. Esa lucha ha sido el motor de la historia. El comunismo sería la etapa donde la sociedad no se encontraría dividida en clases sociales, ya que los medios de producción no estarían en manos privadas.

Por el contrario, Durkheim ve en el creciente desarrollo de la división del trabajo, mayor posibilidad de integración y cooperación social, a lo que llama solidaridad orgánica, y aunque visualiza el conflicto lo atribuye a otras razones, no a la lucha de clases. La división del trabajo es producto de las diferencias naturales de los individuos.

MAX WEBER (1864-1920)-La comprensión de la realidad histórico-social. Racionalidad
Para Weber, los factores económicos son importantes, pero el impacto de las ideas y los valores sobre el cambio social es igualmente significativo. Estuvo influido por Marx, pero también fue muy crítico con algunas de sus principales ideas. Rechazaba la concepción materialista de la historia y consideraba que los conflictos de clase eran menos relevantes de lo que suponía Marx.

La motivación y las ideas del ser humano son las fuerzas que impulsan el cambio: las ideas, los valores y las creencias tienen poder para producir transformaciones, las estructuras sociales se forman mediante una compleja interconexión de acciones, La labor de la sociología es comprender los significados subyacentes de la realidad histórico social.

Weber analiza en proceso de racionalización creciente en la modernidad occidental y establece sus particulares características. Es en el terreno de las grandes religiones, sobre todo el cristianismo y el protestantismo, donde aparecen algunos de los elementos que dan origen al capitalismo, específicamente la ética, un ethos, es decir, unos hábitos mentales y morales conformadores del nuevo estilo metódico-racional de vida del hombre. Tras comparar los sistemas religiosos dominantes en China y La India con los occidentales, Weber llego a la conclusión de que ciertos aspectos de la doctrina cristiana habían tenido un papel fundamental en la aparición del capitalismo.

El desarrollo de la ciencia, la tecnología y la burocracia es descrito por Weber como procesos de creciente racionalización: la organización de la vida social, del estado capitalista y de la economía se rige en función de principios de eficiencia y se apoya en principios técnicos.

El capitalismo no está dominado por el conflicto de clases, como creía Marx, sino por el ascenso de la ciencia y la burocracia (organizaciones de gran envergadura), Weber era pesimista respecto del desarrollo de la sociedad moderna temía que fuera un sistema que en su creciente desarrollo, aplastara el espíritu humano al intentar regular todas las esferas de la existencia. A Weber le inquietaban sobre todo las consecuencias potencialmente asfixiantes y deshumanizadoras de la burocracia y sus implicaciones para el destino de la democracia. Dice Weber: “Lo que en definitiva creó al capitalismo fue la empresa duradera y racional, la contabilidad racional, la técnica racional, el Derecho racional; a todo esto había de añadir la ideología racional, la racionalización de la vida, la ética racional en la economía”. (M.Weber- La ética protestantes y el espíritu el capitalismo- pg. 18)

A lo largo del siglo veinte, la importancia de los análisis weberianos fueron ganando peso y nutrieron a autores pertenecientes tanto a las corrientes funcionalistas como a las marxistas.

Weber propone una sociología comprensiva, una ciencia de la realidad que permita comprender la realidad en la que estamos inmersos, comprender por una parte, la conexión y el significado cultural de sus distintas manifestaciones individuales en su forma actual y, por la otra, las razones por las que ha llegado históricamente a ser así y no de otro modo.

Una de los problemas fundamentales que abordó fue el de las relaciones entre lo fáctico y lo valorativo. Separa los “juicios de valor” (la toma de posición, positiva o negativa, frente a un determinado hecho), de los “juicios de hechos” (relaciones entre fenómenos). La utilización de los valores es fundamental en la selección de los problemas por investigar pero una vez que han sido seleccionados subjetivamente deben darse el estudio objetivo-causal de los mismos. La subjetividad en la selección de los hechos por investigar no debe interferir en la investigación y la interpretación científica de ellos.
Metodología. Los tipos ideales:
Para Weber, la sociología tiene como objeto de estudio “entender, interpretándola, la acción social para de esta manera explicarla causalmente en su desarrollo y efecto” (M. Weber- Economía y Sociedad pg.24)

Las acciones son conductas humanas con sentido para el sujeto o los sujetos de la misma, pero solo se pueden considerar como acciones sociales las conductas humanas con sentido asignado por el sujeto o los sujetos actuantes cuando ese sentido está referido a la conducta de otros. Esta conducta puede ser pasada presente o futura.

La sociología no puede plantear leyes de carácter natural o universal, o sea, no puede plantear que en las acciones sociales se encuentre una relación de causa- efecto. En las acciones sociales, existe una relación con sentido que debe ser comprendido, por eso, estamos frente a una sociología comprensiva, que busca comprender el sentido de la acción social.

Toda acción social está relacionada con la conducta de los otros. Toda acción social es una acción construida. Sólo cuando estamos en presencia de un actor cuya conducta se relaciona con la conducta de los otros estamos frente al objeto de estudio la sociología para Weber.

El hecho de que los sujetos comparten el sentido es posible porque ese sentido está apoyado en un tipo de orden que lo legitima. Para que la relación social exista debe existir una probabilidad que me permita predecir que frente a una situación se van a dar cierto tipo de respuestas.

La visión weberiana de la relación entre teoría y realidad alcanza su expresión más acabada en la definición y el tratamiento de los tipos ideales. El tipo ideal es una de las más importantes contribuciones de Weber a la sociología.

El tipo ideal es un cuadro conceptual. Tiene más bien el significado de un concepto límite puramente ideal con el que se mide y compara la realidad para esclarecer determinados elementos importantes de su contenido empírico. Es ideal porque es abstracto, pertenece a la teoría, pero se constituye en un modelo con el cual comparar la realidad. Así desarrolla tipos ideales de acción social y tipos ideales de dominación, entre otros.

Respecto de los tipos ideales de acciones sociales, Weber distingue cuatro tipos en su clasificación, a saber: acción social racional con arreglo a fines- acción social racional con arreglo a valores- acción tradicional y acción afectiva. Veamos brevemente cual es la diferencia entre ellas:

En la acción social racional con arreglo a fines, el actor compara los fines entre sí, compara los medios más adecuados para llegar al fin racionalmente elegido y compara las consecuencias que provocaría la acción, esta es según Weber el tipo de acción más extendida en la modernidad.

En la acción social racional con arreglo a valores, el sujeto actúa movido por un valor. También puede ser en función de una convicción, sin medir las consecuencias de la acción. Aquí lo que mueve a actuar, es el apego al valor. Estas son las dos formas racionales de acción social, aunque son visiblemente diferentes, en una se privilegia el fin, la finalidad de la acción y en la otra, se privilegia el valor que es previo a la propia acción.

Las otras dos formas son la acción social tradicional, que es aquella cuyo sentido está arraigado en la tradición, en las costumbres y la acción social afectiva, que es aquella acción basada en los sentimientos en los afectos, no hay planeamiento, es inmediata.

Con el mismo recurso metodológico de los “tipos ideales”, Weber analiza los tipos de dominación legítima, diferenciándola del poder como capacidad de un sujeto o varios de imponer su voluntad por el uso de la fuerza.

La tesis central de Weber, es que todo ordenamiento, además del Estado implica por su propia estructura una distribución de poder, donde la dominación, es una clase de poder que implica la probabilidad de encontrar obediencia frente a un mandato, es decir, cuando los contenidos de ese mandato se vuelven normas de conducta frente a ese poder. La obediencia a esta clase de poder supone voluntad o interés por el acatamiento, es decir hay legitimidad en la dominación, sustentada en un orden aceptado.

La dominación se encuentran en la totalidad de las instituciones que conforman la vida social, y hay distintas formas de dominación, apelando a tres principios últimos de legitimidad: Dominación racional-legal, dominación tradicional o dominación carismática

En la dominación racional-legal, la autoridad es un sistema de normas racionales estatuidas (normas obligatorias), se obedece a normas y no a personas.

En la dominación tradicional, la obediencia puede basarse en la autoridad personal y su fundamento está en la tradición, y en el caso de la dominación carismática, la obediencia se basa en el carisma, en las dotes de un líder.

Estos tres tipos son tipos puros, es decir “tipos ideales”. Mediante su combinación, mezcla, asimilación y transformación tienen lugar las formas que se encuentran en la realidad histórica.

La dominación más extendida en la modernidad, es el tipo de dominación racional –legal, cuyo tipo más puro es la dominación burocrática, algunas de sus características son: que el equipo administrativo está formado por funcionarios nombrados mediante mecanismos legales, que se obedece a la regla estatuida (quién y en qué medida se obedece), también el que ordena obedece, el funcionario es el que tiene formación profesional, contratado con sueldo fijo, el deber de obediencia está graduado por la jerarquía de cargos, el fundamento del funcionamiento técnico es la disciplina del servicio, etc. etc..

Este tipo de dominación, incluye a las asociaciones políticas modernas. La burocracia es el tipo técnicamente más puro, sin embargo, ninguna dominación es exclusivamente burocrática ya que no es ejercida únicamente por funcionarios contratados. La historia del Estado moderno se identifica con la de la moderna burocracia y la empresa burocrática.

En el caso de la dominación tradicional, el tipo más puro es la dominación patriarcal. Se obedece a la persona por fidelidad. El contenido de las órdenes está ligado por la tradición, cuya violación por parte del señor pondría en entre dicho la legitimidad de su dominio. El paso de la sociedad feudal a la sociedad moderna es el paso de la dominación tradicional a la dominación racional. Es el germen de los Estados modernos y de la posibilidad del capitalismo, que puede desarrollarse y expandirse gracias al predominio del racionalismo formal.

En la dominación carismática, se da la devoción afectiva a la persona del señor y a sus dotes sobrenaturales. Ejemplos: Jesús, Mahoma. Los tipos más puros: el dominio del profeta, del héroe guerrero y del gran demagogo. El que manda: sus cualidades son excepcionales, y mientras subsistan estas perdurará su carisma. La autoridad carismática se basa en la creencia o reconocimiento que se encuentra personalmente en un héroe. Es uno de los grandes poderes revolucionarios de la historia, pero en su forma pura es autoritaria y dominadora. La dominación carismática es la más débil de todas porque depende de que el líder pueda mantener su carisma, y este depende de si cumple con las expectativas y lo que se espera de él por parte de sus súbditos.
Veamos algunas de las características de la burocracia moderna según Weber:

  • Principio de las atribuciones oficiales fijas, ordenadas mediante reglas, leyes del reglamento administrativo. Existe una distribución de actividades metódicas, los poderes de mando se hallan determinados de la misma manera, limitados por normas, se toman las medidas necesarias para el nombramiento de las personas con aptitudes bien determinadas.

  • Principio de la jerarquía funcional y de la tramitación: sistema organizado de mando y subordinación mutua de las autoridades mediante una inspección de las inferiores por las superiores,

  • La administración moderna se basa en documentos conservados y en un cuerpo de empleados subalternos, escribientes. Se distingue entre la oficina y el despacho particular. Se separa la actividad burocrática de la vida privada, se separan los medios y recursos que son oficiales, no son propiedad del funcionario.

  • Toda actividad burocrática sostiene un aprendizaje profesional, tanto para jefes, empleados y funcionarios públicos.

  • El desempeño en un cargo se realiza según normas generales susceptibles de aprendizaje. Esto implica entre otras cosas que el cargo es ejercido como una profesión, el funcionario moderno pretende disfrutar de una estimación social “estamental”. El tipo puro de los funcionarios burocráticos es nombrado por una autoridad superior. El funcionario percibe una remuneración en forma de un estipendio fijo, retiro de vejez por medio de una pensión. El salario está determinado de acuerdo con las funciones desempeñadas.

  • El funcionario no es propietario de los medios con los que trabaja.

  • Hay una ordenación jerárquica de las autoridades, existe un escalafón que va desde los puestos inferiores a los superiores.


La burocracia es el fundamento de toda organización. Sus elementos son el expediente, la disciplina burocrática (sumisión de los funcionarios a la obediencia rigurosa de su labor habitual). Ante todo está la disciplina. Otro elemento característico es la impersonalidad. Su origen y propagación ha influido siempre en el progreso del racionalismo en todos los sectores.
Bibliografía


  • Archenti, N. y Aznar, L.: Actualidad del pensamiento sociopolítico clásico. Bs.As, Eudeba, 1988

  • Durkheim, E.: La división del trabajo social. Barcelona, Planeta-Agostini, 1985.

  • Durkheim, E.: Las reglas del método sociológico. México, F.C.E., 1986.

  • Giddens, Anthony: El capitalismo y la moderna teoría social. Un análisis de los escritos de Marx, Durkheim y Max Weber. Idea Books. España. 1998.

  • Marx, Karl y Engels, F.: Contribución a la Critica de la Economía Política.

  • Marx, Karl y Engels, F.: Trabajo Asalariado y Capital, Cartago, 1963.

  • Marx, Karl: Carta a P.V. Annenkov, En Karl Marx y F. Engels: Correspondencia, Cartago, Bs. As., 1972.

  • Portantiero, Juan Carlos: Los escritos políticos de Max Weber: la política como lucha contra el desencantamiento.

  • Ritzer, George: Teoría sociológica clásica. MaGraw-Hill. España. 1993. Weber, M.: Economía y sociedad. México, F.C.E., 1984.




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconEN: la sociologia clasica: durkheim y weber

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconLa crisis de la sociología occidental Ilustración 1 Primera parte....
«La crisis de la sociología occidental». Y lo que aquí habré de examinar es el reflejo de estos conflictos en el lenguaje de la teoría...

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconUna aproximación al holocausto

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconEl arte y el deseo revolucionario: una aproximacióN

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconUna aproximación al mapa disciplinar de la pedagogíA

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconEl Talento Humano: una aproximación a su génesis y evolución

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconCrecer en grupo una aproximación desde el Enfoque Centrado en la Persona

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconApuntes para una ética del Sujeto desde la perspectiva de una Economía para la Vida 18

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconLa revuelta de los suburbios franceses: una sociología de la actualidad

La sociologia clasica es perspectiva-una breve aproximación iconUna Mirada a la Educación actual desde la perspectiva de






© 2015
contactos
ley.exam-10.com