La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo






descargar 182.04 Kb.
títuloLa vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo
página1/6
fecha de publicación30.07.2015
tamaño182.04 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6

SÍNODO DE LOS OBISPOS

________________________________________________________

XIV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

La vocación y la misión de la familia
en la Iglesia y en el mundo contemporáneo


LINEAMENTA

 

Ciudad del Vaticano
2014

 

ÍNDICE

 

Prefacio

Relatio Synodi de la III Asamblea General Extraordinaria

Introducción

I Parte
La escucha: el contexto y los desafíos de la familia


El contexto sociocultural
La importancia de la vida afectiva
El desafío para la pastoral

II Parte
La mirada fija en Cristo: el Evangelio de la familia


La mirada fija en Jesús y la pedagogía divina en la historia de la salvación
La familia en el designio salvífico de Dios
La familia en los documentos de la Iglesia
La indisolubilidad del matrimonio y el gozo de vivir juntos
Verdad y belleza de la familia
y misericordia para con las familias heridas y frágiles


III Parte
La confrontación: perspectivas pastorales


Anunciar el Evangelio de la familia hoy, en los diversos contextos
Guiar a los prometidos en el camino de preparación al matrimonio
Acompañar en los primeros años de la vida matrimonial
Solicitud pastoral por quienes viven en el matrimonio civil o en convivencias
Cuidar de las familias heridas (separados, divorciados no vueltos a casar, divorciados vueltos a casar, familias monoparentales)
La atención pastoral por las personas con orientación homosexual
La transmisión de la vida y el desafío de la disminución de la natalidad
El desafío de la educación y el rol de la familia en la evangelización

Conclusión

Preguntas sobre la recepción y La profundización de la Relatio Synodi

Pregunta previa referida a todas las secciones de la Relatio Synodi

Preguntas sobre la I parte
La escucha: el contexto y los desafíos de la familia

El contexto sociocultural
La importancia de la vida afectiva
El desafío para la pastoral

Preguntas sobre la II parte
La mirada fija en Cristo: el Evangelio de la familia

La mirada fija en Jesús y la pedagogía divina en la historia de la salvación
La familia en el designio salvífico de Dios
La familia en los documentos de la Iglesia
La indisolubilidad del matrimonio y el gozo de vivir juntos
Verdad y belleza de la familia y misericordia para con las familias heridas y frágiles

Preguntas sobre la III parte
La confrontación: perspectivas pastorales

Anunciar el Evangelio de la familia hoy, en los diversos contextos
Guiar a los prometidos en el camino de preparación al matrimonio
Acompañar en los primeros años de la vida matrimonial
Solicitud pastoral por quienes viven en el matrimonio civil o en convivencias
Cuidar de las familias heridas (separados, divorciados no vueltos a casar, divorciados vueltos a casar, familias monoparentales)
La atención pastoral por las personas con tendencia homosexual
La transmisión de la vida y el desafío de la disminución de la natalidad
El desafío de la educación y el rol de la familia en la evangelización

 

 PREFACIO

Al terminar la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos sobre Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización, celebrada en el 2014, el Papa Francisco decidió dar a conocer públicamente la Relatio Synodi, documento con el cual se concluyeron los trabajos sinodales. Al mismo tiempo, el Santo Padre indicó que este documento constituirá los Lineamenta para la XIV Asamblea General Ordinaria sobre el tema La vocación y la misión de la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo, que tendrá lugar del 4 al 25 de octubre de 2015.

La Relatio Synodi, que se envía como Lineamenta, termina con estas palabras: “Las reflexiones propuestas, fruto del trabajo sinodal que tuvo lugar en un clima de gran libertad y en un estilo de escucha mutua, desean plantear cuestiones e indicar perspectivas que deberán ser maduradas y precisadas por la reflexión de las Iglesias locales durante el año que nos separa de la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos prevista para octubre de 2015” (Relatio Synodi, n. 62).

A los Lineamenta se agrega una serie de preguntas para conocer la recepción del documento y para estimular la profundización del trabajo iniciado en el curso de la Asamblea Extraordinaria. Se trata de “repensar con renovada frescura y entusiasmo lo que la revelación, transmitida en la fe de la Iglesia, nos dice sobre la belleza y sobre la dignidad de la familia” (Relatio Synodi, n. 4). En esta perspectiva, estamos llamados a vivir un año “para madurar, con verdadero discernimiento espiritual, las ideas propuestas y encontrar soluciones concretas a tantas dificultades e innumerables desafíos que las familias deben afrontar” (Papa Francisco, Discurso conclusivo, 18 de octubre de 2014). El resultado de esta consultación junto con la Relatio Synodi constituirá el material para el Instrumentum laboris de la XIV Asamblea General Ordinaria del 2015.

Se invita a las Conferencias Episcopales a elegir las modalidades adecuadas para tal finalidad implicando a todos los componentes de las iglesias particulares e instituciones académicas, organizaciones, agregaciones laicas y otras instancias eclesiales.

RELATIO SYNODI
de la
III Asamblea General Extraordinaria


(5 – 19 de octubre de 2014)

 

Introducción

1. El Sínodo de los Obispos reunido en torno al Papa dirige su pensamiento a todas las familias del mundo con sus alegrías, fatigas y esperanzas. En particular, siente el deber de agradecer al Señor la generosa fidelidad con la cual tantas familias cristianas responden a su vocación y misión. Lo hacen con alegría y con fe incluso cuando en el camino familiar encuentran obstáculos, incomprensiones y sufrimientos. A estas familias va el aprecio, el agradecimiento y el aliento de toda la Iglesia y de este Sínodo. En la vigilia de oración celebrada en la Plaza de San Pedro el sábado 4 de octubre de 2014 en preparación al Sínodo de la familia, el Papa Francisco evocó de manera simple y concreta la centralidad de la experiencia familiar en la vida de todos, expresándose así: «Cae ya la noche en nuestra asamblea. Es la hora en la que se regresa a casa de buen grado para encontrarse en la misma mesa, en el espesor de los afectos, del bien realizado y recibido, de los encuentros que enardecen el corazón y lo hacen crecer, buen vino que anticipa en los días del hombre la fiesta sin ocaso. Es también la hora más fuerte para quien se encuentra cara a cara con su propia soledad, en el crepúsculo amargo de sueños y proyectos destrozados: cuántas personas arrastran sus días en el callejón ciego de la resignación, del abandono, si no del rencor; en cuántas casas ha faltado el vino de la alegría y, por lo tanto, el sabor —la sabiduría misma— de la vida... De unos y de otros nos hacemos voz esta noche con nuestra oración, una oración para todos».

2. Regazo de alegrías y pruebas, de afectos profundos y de relaciones a veces heridas, la familia es una auténtica “escuela de humanidad” (cfr. Gaudium et Spes, 52), de la que se percibe fuertemente la necesidad. A pesar de las numerosas señales de crisis de la institución familiar en los diversos contextos de la “aldea global”, el deseo de familia permanece vivo, especialmente entre los jóvenes, y esto motiva a la Iglesia, experta en humanidad y fiel a su misión, a anunciar sin descanso y con profunda convicción el “Evangelio de la familia” que le fue encomendado con la revelación del amor de Dios en Jesucristo e ininterrumpidamente enseñado por los Padres, los Maestros de espiritualidad y el Magisterio de la Iglesia. La familia asume para la Iglesia una importancia del todo particular y en un momento en que se invita a todos los creyentes a salir de sí mismos es necesario redescubrir la familia como sujeto imprescindible para la evangelización. El pensamiento va al testimonio misionero de tantas familias.

3. El Obispo de Roma invitó al Sínodo de los Obispos, reunido en su Asamblea General Extraordinaria de octubre de 2014, a reflexionar sobre la realidad de la familia, decisiva y preciosa, para profundizar después la reflexión en la Asamblea General Ordinaria que tendrá lugar en octubre de 2015, así como durante todo el año que transcurrirá entre los dos eventos sinodales. «El convenire in unum alrededor del Obispo de Roma ya es un evento de gracia, en el cual la colegialidad episcopal se manifiesta en un camino de discernimiento espiritual y pastoral»: así describió el Papa Francisco la experiencia sinodal, indicando como tarea escuchar tanto los signos de Dios como los de la historia de los hombres, y vivir la consiguiente doble y única fidelidad a ambos.

4. A la luz de este mismo discurso, hemos reunido los resultados de nuestras reflexiones y conversaciones en las tres partes siguientes: la escucha, para mirar la realidad de la familia hoy, en la complejidad de sus luces y sombras; la mirada fija en Cristo para repensar con renovada frescura y entusiasmo lo que la revelación, transmitida en la fe de la Iglesia, nos dice sobre la belleza y sobre la dignidad de la familia; la confrontación con el Señor Jesús a fin de discernir los caminos para renovar la Iglesia y la sociedad en su compromiso por la familia basada en el matrimonio entre hombre y mujer.

 

Primera parte

La escucha: el contexto y los desafíos de la familia

El contexto sociocultural

5. Fieles a las enseñanzas de Cristo miramos a la realidad de la familia hoy en toda su complejidad, en sus luces y sombras. Pensamos en los padres, los abuelos, los hermanos y hermanas, los familiares próximos y lejanos, y en el vínculo entre dos familias que se crea con cada matrimonio. El cambio antropológico-cultural hoy influye en todos los aspectos de la vida y requiere un enfoque analítico y diversificado. Hay que subrayar ante todo los aspectos positivos: la mayor libertad de expresión y el reconocimiento más amplio de los derechos de la mujer y de los niños, al menos en algunas regiones. Pero, por otra parte, también hay que considerar el creciente peligro que representa un individualismo exasperado que desvirtúa los vínculos familiares y acaba por considerar a cada componente de la familia como una isla, haciendo que prevalezca, en ciertos casos, la idea de un sujeto que se construye según sus propios deseos asumidos con carácter absoluto. A esto se añade la crisis de la fe que afecta a tantos católicos y que a menudo está en el origen de las crisis del matrimonio y de la familia.

6. Una de las mayores pobrezas de la cultura actual es la soledad, fruto de la ausencia de Dios en la vida de las personas y de la fragilidad de las relaciones. Asimismo, hay una sensación general de impotencia frente a la realidad socioeconómica que a menudo acaba por aplastar a las familias. Esto se debe a la creciente pobreza y precariedad laboral que a veces se vive como una auténtica pesadilla, o a una fiscalidad demasiado alta que ciertamente no alienta a los jóvenes a contraer matrimonio. Con frecuencia las familias se sienten abandonadas por el desinterés y la poca atención de las instituciones. Las consecuencias negativas desde el punto de vista de la organización social son evidentes: de la crisis demográfica a las dificultades educativas, de la fatiga a la hora de acoger la vida naciente al sentir la presencia de los ancianos como un peso, hasta el difundirse de un malestar afectivo que a veces llega a la violencia. El Estado tiene la responsabilidad de crear las condiciones legislativas y laborales para garantizar el futuro de los jóvenes y ayudarlos a realizar su proyecto de formar una familia.

7. Existen contextos culturales y religiosos que plantean desafíos particulares. En algunas sociedades todavía está en vigor la práctica de la poligamia y en algunos contextos tradicionales la costumbre del “matrimonio por etapas”. En otros contextos permanece la práctica de los matrimonios combinados. En los países en que la presencia de la Iglesia Católica es minoritaria son numerosos los matrimonios mixtos y de disparidad de culto, con todas las dificultades que conllevan respecto a la configuración jurídica, al bautismo y a la educación de los hijos y al respeto mutuo desde el punto de vista de la diversidad de la fe. Estos matrimonios corren el riesgo del relativismo o de la indiferencia, pero a su vez pueden representar una buena posibilidad para favorecer el espíritu ecuménico y el diálogo interreligioso en una armoniosa convivencia de comunidades que viven en el mismo lugar. En numerosos contextos, y no sólo occidentales, se está ampliamente difundiendo la praxis de la convivencia que precede al matrimonio, así como convivencias no orientadas a asumir la forma de un vínculo institucional. A esto se añade a menudo una legislación civil que compromete el matrimonio y la familia. A causa de la secularización en muchas partes del mundo la referencia a Dios ha disminuido fuertemente y la fe ya no es un hecho socialmente compartido.

8. Son muchos los niños que nacen fuera del matrimonio, especialmente en algunos países, y muchos los que después crecen con uno solo de los padres o en un contexto familiar ampliado o reconstituido. El número de divorcios es creciente y no es raro el caso de opciones determinadas únicamente por factores de orden económico. Con frecuencia los niños son motivo de contienda entre los padres y además los hijos son las verdaderas víctimas de las laceraciones familiares. Los padres a menudo están ausentes —no sólo por causas económicas— precisamente allí donde se percibe la necesidad de que ellos asuman más claramente la responsabilidad de los hijos y de la familia. Todavía es preciso defender y promover la dignidad de la mujer. En efecto, hoy en muchos contextos ser mujer es objeto de discriminación, y con frecuencia se penaliza el don de la maternidad en lugar de presentarlo como un valor. Tampoco hay que olvidar los crecientes fenómenos de violencia de los que son víctimas las mujeres, a veces lamentablemente también en el seno de las familias, ni la grave y difundida mutilación genital de la mujer en algunas culturas. Por otro lado, la explotación sexual de la infancia constituye una de las realidades más escandalosas y perversas de la sociedad actual. Asimismo, en las sociedades golpeadas por la violencia a causa de la guerra, del terrorismo o de la presencia del crimen organizado, se dan situaciones familiares deterioradas y sobre todo en las grandes metrópolis y en sus periferias crece el llamado fenómeno de los niños de la calle. Las migraciones, por su parte, representan otro signo de los tiempos que hay que afrontar y comprender con toda la carga de consecuencias sobre la vida familiar.

La importancia de la vida afectiva
  1   2   3   4   5   6

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconOrientaciones para el uso de las competencias de la psicología en...
«en» la Iglesia, sino que –en el servicio fundamental a Dios– se configura necesariamente como servicio «a» la Iglesia. La vocación...

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconMundo contemporáneo

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconHistoria del Mundo Contemporáneo

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconHistoria do Mundo Contemporáneo 1º Bacharelato

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconHistoria del mundo contemporáneo

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconMisión y visión de la iglesia presbiteriana en la historia del cristianismo

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconTransformaciones políticas del mundo contemporáneo

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconA vida y la misión de la Iglesia se fundan necesariamente sobre la Palabra de Dios

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo iconDiplomado en tanatologíA. Enfrentando la muerte en el mundo contemporáneo generación 2010-2011

La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo icon• Manejar los elementos gerenciales fundamentales que exige el trabajo...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com