Programa 7 basico-nb 5






descargar 1.44 Mb.
títuloPrograma 7 basico-nb 5
página3/33
fecha de publicación14.03.2017
tamaño1.44 Mb.
tipoPrograma
ley.exam-10.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

lSanta Cecilia

Santa Cecilia (?-230?), mártir cristiana. Según la leyenda, fue desposada por un joven llamado Valeriano, al que ella convirtió al cristianismo. Ambos fueron martirizados por negarse a honrar a los dioses romanos. Se dice que fue arrojada al agua hirviendo, pero que salió ilesa. El verdugo intentó decapitarla por tres veces pero no lo consiguió, y aún vivió tres días más. En el año 821 sus restos fueron enterrados en una cripta de la iglesia de Santa Cecilia en Roma. Puesto que la leyenda habla del canto a Dios en su corazón, se hizo conocida como la patrona de la música. Los poetas ingleses Geoffrey Chaucer, John Dryden y Alexander Pope la han celebrado en su literatura, y ha sido tema de numerosas obras pictóricas. Su fiesta se conmemora el 22 de noviembre.

Semana 12-el catecumenado,los santos padres y primeros concilios

El concepto de catequesis es propio del proceso de predicación y extensión de la doctrina cristiana. Cuando el cristianismo empezó a cobrar cierta relevancia social, sobre todo a partir del Edicto de Milán (313) por el que se permitía la libertad de culto en el Imperio romano, se sintió la necesidad de instruir de forma sistemática a los nuevos fieles por medio del catecumenado antes de recibir el bautismo. Pero, poco a poco, y tras generalizarse la práctica del bautismo de los recién nacidos, esta forma cayó en desuso. Durante la edad moderna, con los procesos de Reforma y Contrarreforma, se incidió en la preparación de los fieles para evitar la herejía. Para ello se crearon los catecismos, manuales con preguntas y respuestas breves que recogían los dogmas y principios fundamentales del credo religioso. En la actualidad, las iglesias cristianas, y en especial la católica, siguen difundiendo documentos pastorales que recogen sus posiciones sobre estos temas. El 11 de octubre de 1992 el papa Juan Pablo II aprobó el nuevo Catecismo de la Iglesia católica.

El concepto de catequesis es propio del proceso de predicación y extensión de la doctrina cristiana. Cuando el cristianismo empezó a cobrar cierta relevancia social, sobre todo a partir del Edicto de Milán (313) por el que se permitía la libertad de culto en el Imperio romano, se sintió la necesidad de instruir de forma sistemática a los nuevos fieles por medio del catecumenado antes de recibir el bautismo. Pero, poco a poco, y tras generalizarse la práctica del bautismo de los recién nacidos, esta forma cayó en desuso. Durante la edad moderna, con los procesos de Reforma y Contrarreforma, se incidió en la preparación de los fieles para evitar la herejía. Para ello se crearon los catecismos, manuales con preguntas y respuestas breves que recogían los dogmas y principios fundamentales del credo religioso. En la actualidad, las iglesias cristianas, y en especial la católica, siguen difundiendo documentos pastorales que recogen sus posiciones sobre estos temas. El 11 de octubre de 1992 el papa Juan Pablo II aprobó el nuevo Catecismo de la Iglesia católica.

Padres de la Iglesia, nombre dado por la Iglesia católica a los teólogos y autores que establecieron la doctrina cristiana con anterioridad al siglo VIII. Los escritos de los padres (denominados, en su conjunto, literatura patrística), se fundamentan en los textos de la Biblia (especialmente del Evangelio), en los escritos de los padres Apostólicos, en las máximas eclesiásticas y en las decisiones de los concilios de la Iglesia. Facilitaron un conjunto doctrinal articulado de la enseñanza cristiana para que pudiera ser difundido por todos los rincones del Imperio romano.

Los primeros doctores de la Iglesia fueron, a su vez, cuatro padres de la Iglesia de Occidente (san Ambrosio, san Agustín de Hipona, el papa san Gregorio I y san Jerónimo) y cuatro padres de la Iglesia de Oriente (san Atanasio, san Basilio, san Juan Crisóstomo y san Gregorio Nacianceno). Los primeros padres orientales (Clemente de Alejandría, san Justino Mártir y Orígenes) estuvieron bajo la influencia de la filosofía griega. Sin embargo, los padres occidentales (principalmente Tertuliano, san Gregorio I y san Jerónimo), por lo general, evitaron la síntesis del pensamiento pagano con el cristiano.

La Iglesia estableció cuatro requisitos para otorgar el título de padre de la Iglesia a los primeros autores. Además de haber vivido durante el primer periodo de la historia de la Iglesia, tenían que haber llevado una vida santa, sus escritos debían estar libres de errores doctrinales y tenían que proponer una defensa o explicación destacada de la doctrina cristiana. Por último, sus escritos tendrían que haber sido aprobados por la Iglesia.

Concilio, asamblea convocada para deliberar y decidir sobre la doctrina eclesiástica y sobre otros asuntos que afectan a los intereses de la Iglesia cristiana. Con anterioridad al siglo XII, el término concilio era utilizado como sinónimo de sínodo. Esta última palabra, sin embargo, se utiliza ahora en una acepción restringida para designar a un concilio diocesano, un concilio que comprende al clero de una diócesis y está presidido en la mayoría de los casos por un obispo. Otros concilios, en orden jerárquico ascendente, son provinciales, primaciales, nacionales, patriarcales y generales o mundiales.

Se cuentan 21 concilios ecuménicos en los anales de la Iglesia católica apostólica romana, según los lugares en los que se celebraron (ver tabla adjunta). Los miembros de la Iglesia ortodoxa y muchos protestantes sólo reconocen la autoridad de los siete primeros. Martín Lutero sólo aceptó los veredictos de los cuatro primeros concilios.

Entre las Iglesias protestantes, los cuerpos equivalentes en autoridad a los concilios ecuménicos de la Iglesia católica apostólica romana son las asambleas generales de los presbiterianos, las conferencias generales de los metodistas y las convenciones de la Iglesia episcopaliana. El término concilio también es aplicado por las confesiones protestantes a las asambleas convocadas para tratar asuntos doctrinales y administrativos. Estas reuniones, sin embargo, no tienen la autoridad de los concilios de la Iglesia católica apostólica romana; en las confesiones baptistas y entre los congregacionales, por ejemplo, los concilios nacionales son meras asambleas consultivas.

La primera reunión de los cristianos que puede llamarse concilio está recogida en los Hechos de los Apóstoles, 15,1-31. El llamado concilio de Jerusalén fue un encuentro de Pedro, Pablo y los dirigentes de los cristianos de Jerusalén en torno al año 50. En él se discutió la mejor forma de convertir a los gentiles.

Cuando el papa convoca un concilio donde debe haber representantes de la Iglesia católica de todo el mundo, y cuyas decisiones son aprobadas mediante un acta explícita y formal, esta reunión se denomina concilio ecuménico. Antes de que el primer concilio lateranense fuera requerido por el papa Calixto II en 1123, eran los emperadores de Constantinopla, protectores nominales de la Iglesia, quienes convocaban los concilios ecuménicos; desde 1123, los concilios tenían que ser convocados por el Papa y presididos por él o por sus legados. En teoría, un concilio ecuménico es cualquier concilio cuyos resultados han sido aprobados de forma explícita por el Papa, pero los concilios ecuménicos han sido llamados con mayor frecuencia concilios generales. Este hecho ha dado lugar al







Semana 13-las herejías y vida monastica

Herejía

Herejía, doctrina religiosa opuesta al dogma de una Iglesia particular, sobre todo una doctrina mantenida por una persona que profese fe en las enseñanzas de esa confesión. El término significaba en su origen una creencia a la que se llega por uno mismo (en griego, hairesis, 'elección propia') y es utilizado para indicar sectarismo en los Hechos de los Apóstoles y en las Epístolas de san Pablo. En escritos cristianos posteriores, el término se utiliza en el deshonroso sentido de una creencia mantenida en oposición a la doctrina de la Iglesia.

Con el establecimiento del cristianismo en el Imperio romano, la herejía llegó a ser considerada un crimen contra el Estado, punible por leyes civiles. La herejía fue también declarada fuera de la ley en países con una Iglesia constituida o sostenida por el Estado. Sin embargo, después de la Reforma, los principios de interpretación privada de las Escrituras y la negación de autoridad eclesiástica en todas las materias de fe, fueron adoptados al fin por los países protestantes, y durante los siglos XIX y XX los países católicos romanos también se adhirieron al principio de la tolerancia religiosa.

Arrianismo, herejía cristiana del siglo IV d.C. que negaba la total divinidad de Jesucristo en su pleno sentido. Recibió el nombre de arrianismo por su autor, Arrio. Nativo de Libia, estudió en la escuela teológica de Luciano de Antioquía, donde se formaron también otros seguidores de esta herejía. Después de ser ordenado sacerdote en Alejandría, Arrio se vio inmerso (319) en una controversia con su obispo relativa a la divinidad de Cristo. Fue finalmente deportado (325) a Iliria debido a sus creencias, pero el debate sobre su doctrina pronto involucró a toda la Iglesia y la conmocionó durante más de medio siglo. Aunque su doctrina fue proscrita finalmente en el año 379, en todo el Imperio romano por el emperador Teodosio I, pervivió durante dos siglos más entre las tribus bárbaras que habían sido convertidas al cristianismo por los obispos arrianos.

El conflicto que entrañaban las enseñanzas y predicaciones de Arrio radicaba en el modo en que configuraba las relaciones entre Dios y su Hijo, el Verbo hecho Hombre. Según los arrianistas, el Hijo de Dios, segunda persona de la Trinidad, no gozaba de la misma esencia del Padre, sino que se trataba de una divinidad subordinada o de segundo orden, puesto que había sido engendrado como mortal, afirmación que se fundamentaba en antiguos escritos del cristianismo y en especial en algunos comentarios de Orígenes. Para Arrio y sus seguidores, la esencia de Dios, fuente rectora del cosmos, creadora y no originada, existe por la eternidad; convertía al Verbo en una criatura que gozaba de la condición divina, en efecto, pero en cualquier caso en la medida en que el Verbo participaba de la gracia, y siempre subordinado al Padre y a su voluntad.

Las enseñanzas de Arrio fueron condenadas en el año 325 en el primer Concilio ecuménico de Nicea. Los 318 obispos reunidos allí redactaron un credo que establecía que el Hijo de Dios era “concebido, no hecho”, y consustancial (en griego, homoousios, de la misma sustancia) con el Padre; esto es, el Hijo formaba parte de la Trinidad, no de la creación. Previamente, ningún credo había sido aceptado con carácter universal por todas las iglesias. La condición del nuevo credo como dogma fue confirmada por prohibiciones en contra de la enseñanza de Arrio.

A pesar de su condena, la enseñanza de Arrio no se extinguió. En parte se debía a la interferencia de las políticas imperiales. El emperador Constantino I revocó la orden de exilio que pesaba sobre Arrio alrededor del 334. Poco después, dos personas influyentes salieron en defensa del arrianismo: el nuevo emperador, Constancio II, que se vio atraído por la doctrina arriana, y el obispo y teólogo Eusebio de Nicomedia, posteriormente patriarca de Constantinopla, también se convirtió en líder arriano.

En el año 359 el arrianismo había prevalecido y se convirtió en la fe oficial del Imperio. Sin embargo, las luchas internas dividieron a los arrianos en dos partidos. Los arrianos moderados consistían sobre todo en obispos del este conservador, quienes básicamente se pusieron de acuerdo con el credo de Nicea pero dudaban acerca del término improvisado homoousios (consustancial) utilizado en el credo. Los neoarrianos defendían que el Hijo tenía una esencia diferente (en griego heteroousios), o que no se asemejaba, al Padre (en griego anomoios). Este grupo también incluía el Neumatómacos (combatientes en contra del Espíritu), quienes afirmaban que el Espíritu Santo es una criatura como el Hijo. Con la muerte de Constancio II en 361, y el reinado de Valente, quien persiguió a los moderados, se había abierto una vía para que la ortodoxia de Nicea obtuviera la victoria final, reconocida por el emperador Teodosio en el año 379 y reafirmada en el Segundo Concilio Ecuménico (Constantinopla I) celebrado en 381.

El arrianismo tuvo una fuerte implantación entre los visigodos en España. El rey Leovigildo mandó ejecutar a su hijo Hermenegildo por haber abjurado de su fe arriana.

Maniqueísmo, antigua religión que tomó el nombre de su fundador, el sabio persa Mani (c. 216-c. 276). Durante varios siglos representó un gran desafío para el cristianismo.






2.

LA VIDA DE MANI

Mani nació en el seno de una aristocrática familia persa del sur de Babilonia (actual Irak). Su padre, un hombre muy piadoso, lo educó en una austera secta bautista, posiblemente la de los mandeos. A la edad de 12 y luego a los 24 años, Mani creyó haber tenido apariciones, en las que un ángel lo nombraba el profeta de una nueva y última revelación. En su primer viaje misionero, Mani llegó a la India, donde recibió la influencia del budismo. Bajo la protección del nuevo emperador persa Sapor (o Sahpur) I (quien reinó entre 241 y 272), Mani predicó en todo el Imperio, e incluso envió misioneros al Imperio romano. La rápida propagación del maniqueísmo provocó una actitud hostil por parte de los líderes del zoroastrismo ortodoxo. Cuando Bahram I sucedió en el trono al emperador anterior (entre 274 y 277), lo convencieron de que arrestara a Mani, culpándolo de herejía. Al poco tiempo Mani murió, no se sabe si en prisión o ejecutado.






3.

DOCTRINAS

Mani se autoproclamaba el último de los profetas, dentro de los que se consideraba a Zoroastro, Buda y Jesús, y cuyas revelaciones parciales, según él, estaban contenidas y se consumaban en su propia doctrina. Aparte del zoroastrismo y del cristianismo, el maniqueísmo es otro de los movimientos religiosos que reflejan una fuerte influencia del gnosticismo.

La doctrina fundamental del maniqueísmo se basa en una división dualista del universo, en la lucha entre el bien y el mal: el ámbito de la luz (espíritu) está gobernado por Dios y el de la oscuridad (problemas) por Satán. En un principio, estos dos ámbitos estaban totalmente separados, pero en una catástrofe original, el campo de la oscuridad invadió el de la luz y los dos se mezclaron y se vieron involucrados en una lucha perpetua. La especie humana es producto, y al tiempo un microcosmos, de esta lucha. El cuerpo humano es material, y por lo tanto, perverso; el alma es espiritual, un fragmento de la luz divina, y debe ser redimida del cautiverio que sufre en el mundo dentro del cuerpo. Se logra encontrar el camino de la redención a través del conocimiento del ámbito de la luz, sabiduría que es impartida por sucesivos mensajeros divinos, como Buda y Jesús, y que termina con Mani. Una vez adquirido este conocimiento, el alma humana puede lograr dominar los deseos carnales, que sólo sirven para perpetuar ese encarcelamiento, y poder así ascender al campo de lo divino.

Los maniqueos estaban divididos en dos clases, de acuerdo a su grado de perfección espiritual. Los llamados elegidos practicaban un celibato estricto y eran vegetarianos, no bebían vino y no trabajaban, dedicándose sólo a la oración. Con esa postura, estaban asegurando su ascensión al campo de la luz después de su muerte. Los oyentes, un grupo mucho más numeroso, lo formaban aquellos que habían logrado un nivel espiritual más bajo. Les estaba permitido contraer matrimonio (aunque se les prohibía tener hijos), practicaban ayunos semanales y servían a los elegidos. Su esperanza era volver a nacer convertidos en elegidos. Con el tiempo, se conseguirían rescatar todos los fragmentos de la luz divina y el mundo se destruiría; después de eso, la luz y la oscuridad volverían a estar separadas para siempre.






4.

ALCANCE E INFLUENCIA

Durante el siglo que siguió a la muerte de Mani, sus doctrinas se extendieron por el este hasta China, y fue ganando adeptos en todo el Imperio romano, en especial en el norte de África. San Agustín, el gran teólogo del siglo IV, fue maniqueo durante nueve años antes de su conversión al cristianismo. Más tarde escribiría documentos importantes contra el movimiento, que además había sido condenado por varios papas y emperadores romanos. A pesar de que el maniqueísmo, como religión, desapareció del mundo occidental a principios de la edad media, se puede seguir su influencia en la existencia de grupos heréticos medievales con las mismas ideas sobre el bien y el mal como los albigenses, bogomilos y los paulicianos. Aún sobreviven muchas de las concepciones gnósticas-maniqueas del mundo, desarrolladas por movimientos y sectas religiosas modernas, como la teosofía y la antroposofía del filósofo austriaco Rudolf Steiner.






5.

FUENTES

Mani consideraba que la pérdida o mala interpretación de las enseñanzas de otros profetas radicaba en el hecho de que no habían dejado constancia escrita de sus enseñanzas. Por eso, Mani escribió muchos libros para que sirvieran como recordatorio de su pensamiento. A comienzos del siglo XX fueron encontrados fragmentos de estas escrituras. Estaban escritas en chino, turco y egipcio. También se encontraron, al mismo tiempo, himnos, catecismos y otros textos maniqueos. Otras fuentes de las doctrinas maniqueas provienen de los escritos de san Agustín y de otros escritores que se opusieron al movimiento.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

similar:

Programa 7 basico-nb 5 iconPrograma de aprendizaje básico

Programa 7 basico-nb 5 iconPliego de clausulas economico-administrativas para contratar, por...

Programa 7 basico-nb 5 iconMexico Basico

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos: 7° Básico a 4° Medio

Programa 7 basico-nb 5 iconLecciones de peronismo básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de piramidologíA

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos : Combinado de 1º a 6º básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de concienciacióN

Programa 7 basico-nb 5 iconEquipo básico de laboratorio de quimica

Programa 7 basico-nb 5 iconHeterosexualidad es rasgo básico del






© 2015
contactos
ley.exam-10.com