Programa 7 basico-nb 5






descargar 1.44 Mb.
títuloPrograma 7 basico-nb 5
página26/33
fecha de publicación14.03.2017
tamaño1.44 Mb.
tipoPrograma
ley.exam-10.com > Documentos > Programa
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   ...   33
Macropaedia.

Como otras muchas obras de este tipo, la Encyclopaedia Britannica (que pertenece a una sociedad americana desde el año 1920), se mantiene actualizada mediante la publicación de suplementos anuales. Además, en el año 1994 se publicó en CD-ROM y, desde 1995, puede ser consultada por ordenador a través de Internet.

Otro ejemplo de enciclopedia monográfica, en este caso llevando el modelo hasta sus extremos, lo encontramos en la Allgemeine Encyclopädie der Wissenschaften und Künste, in alphabetischer Folge (Enciclopedia universal de las ciencias y las artes, en orden alfabético), publicada bajo la dirección de los editores Johann Samuel Ersch y Johann Gottfried Gruber, que contiene artículos hasta de mil páginas. Comenzada a publicarse en 1818, el último volumen, que hace el número 168, salió a la luz en 1914.

Una de las obras de referencia más útiles y consultadas en el siglo XIX fue el Konversations-Lexicon (literalmente, Diccionario de conversación), publicado entre los años 1796 y 1808 por el lexicógrafo alemán Friedrich Arnold Brockhaus. La décima edición de esta obra fue utilizada como base para la Encyclopedia Americana (1829-1833), compilada por el publicista y educador Francis Lieber, que ahora se edita en 30 volúmenes, y para la Chambers’s Encyclopaedia (1850-1868), publicada en Gran Bretaña por los hermanos Robert y William Chambers, cuya última edición consta de 15 volúmenes.

En la extinta Unión Soviética, se publicó entre los años 1926 y 1947 la Bolshaya sovetskaya entsiklopedya (Gran enciclopedia soviética), en 64 volúmenes, bajo una férrea censura y con una interpretación de la historia y del saber humano muy influenciada por el marxismo. La tercera edición de esta obra (1970-1979, en 30 volúmenes) fue traducida al inglés y publicada en el año 1983 en 32 volúmenes con el título de Great Soviet Encyclopedia.

En Francia, la tradición de las enciclopedias monográficas está representada en el siglo XX por la Encyclopaedia Universalis (1968-1975), cuya última edición, del año 1990, consta de 30 volúmenes, y por la Grande Enciclopédie de Larousse (1971-1978), con 21 tomos y dos suplementos.

En Italia, tras la pionera Nuova Enciclopedia Popolare, publicada en Turín por el editor Pomba (1866-1876), se impuso como obra de referencia nacional la Enciclopedia italiana di scienze, lettere e arti, realizada por Giovanni Treccani y Giovanni Gentile, y publicada en 36 volúmenes entre 1929 y 1937.

En lengua portuguesa hay que citar la Grande enciclopédia portuguesa e brasileira, publicada en 40 tomos entre 1935 y 1960, capaz de conjugar el conocimiento universal con una información rica y variada sobre Portugal y Brasil. Posteriormente aparecieron en Portugal la Verbo y la Enciclopédia Internacional Focus, que se iniciaron, respectivamente, en 1959 y 1964. En Brasil, después de la pionera enciclopedia brasileña Mérito (1958-1964), surgió la Barsa (1964), revisada como Nova Enciclopédia Barsa en 1997. De carácter léxico y enciclopédico es la Grande Enciclopédia Delta-Larousse (1970), dirigida por el filólogo Antônio Houaiss, que estuvo después al frente de la Enciclopédia Mirador Internacional, lanzada en 1975. Obra de tipo metódico, con un volumen de índices y 19 de artículos extensos y autosuficientes, fue compuesta por especialistas brasileños. Estas obras se han actualizado y reeditado.

9




ENCICLOPEDIAS ESPAÑOLAS

Una de las primeras enciclopedias españolas en varios volúmenes fue el Diccionario enciclopédico hispano-americano de literatura, ciencias y arte, publicado en 28 tomos por Montaner y Simón entre 1887 y 1910. Obras más recientes son la Enciclopedia Labor, en 11 volúmenes (1955-1959); la Nueva enciclopedia Sopena, en nueve tomos, de 1964; la Gran enciclopedia del mundo (20 volúmenes, 1961-1964) de Durvan, adaptación de la American Peoples Encyclopaedia (Chicago, 1961); el Diccionario enciclopédico Salvat universal (1969-1976), en 20 tomos; la Enciclopedia temática CIESA (20 volúmenes); la Gran enciclopedia Rialp, de 24 tomos, terminada en 1977, y la Gran enciclopedia Larousse, de la editorial Planeta, con 12 volúmenes (1987-1990) y un suplemento (1993). Merece citarse también la Gran Enciclopèdia Catalana, dirigida por Joan Carreras Martí. Se trata de una obra de carácter general en lengua catalana, presentada en 24 volúmenes (1969-1980), en la que se presta una especial atención a Cataluña.

Pero la mayor obra de referencia en España es la Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, de la editorial Espasa-Calpe. Su publicación, que empezó en el año 1905, se ha prolongado, con los suplementos, hasta nuestros días. Actualmente consta de 124 volúmenes, con una media de 1.500 páginas cada uno. A los 72 tomos originales, que constituyen el cuerpo central de la obra, se añadieron posteriormente, como apéndice, 10 volúmenes que actualizan la obra hasta 1934, más 1 volumen de índices. Después han ido publicándose, con una periodicidad generalmente bienal, una serie de suplementos, 33 hasta ahora, que actualizan la información hasta nuestros días mediante breves entradas con datos escuetos o extensos trabajos temáticos. A todos ellos hay que añadir los 8 volúmenes de la Enciclopedia moderna con los que se enriqueció la enciclopedia en 2002. Derivada de ésta, aunque más actual, es la Enciclopedia Espasa, en 22 volúmenes.

Además de las enciclopedias generales, en España se han editado, a partir de la década de 1970, una serie de enciclopedias de temática y ámbito regionales. Así, por ejemplo, se pueden citar la Enciclopedia general del País Vasco (a partir de 1969), con cinco tomos dedicados a literatura, 10 tomos de biografías y una veintena de tomos dedicados a otras materias; la Gran enciclopedia de Andalucía (10 volúmenes, 1979-1982); la Gran enciclopedia de la Región Valenciana (12 volúmenes, 1973-1977); la Gran enciclopedia asturiana (1970); la Gran enciclopedia gallega (1974); la Gran enciclopedia aragonesa (1980), y obras similares en otras autonomías.

10




ENCICLOPEDIAS EN AMÉRICA LATINA

Los antecedentes de registros documentales de los conocimientos en la América prehispánica se localizan en las estelas y muros de piedra tallados con escritura jeroglífica, así como en los códices, en los que se plasmaba la información más destacada. Así, en ciudades mayas como Palenque, Copán y Tikal (entre el año 300 y el 900 d. C.) y en Mesoamérica, hechos históricos, rituales religiosos, costumbres sociales, recaudaciones de tributos, biografías, genealogías, mapas o cronologías de los gobernantes aparecen ligados a los conocimientos calendáricos y astronómicos en forma de fechas.

La escritura iconográfica, presente, por ejemplo, en culturas como la mixteca y la azteca, permitía que pueblos de otras lenguas, e incluso los españoles, conocieran los rasgos distintivos de cada cultura.

Códices como el de Madrid, Dresde y París recogen, ya en tiempos de la conquista española, hechos acaecidos miles de años antes.

Una forma distinta a la literaria aparece en el Imperio inca de Perú y consiste en un sistema de nudos realizados sobre cuerdas coloreadas que forman un quipu (palabra de origen quechua), en cuya interpretación se aplican la lógica pura y las matemáticas. La transcripción más conocida de un quipu, ya en el alfabeto latino, es la Nueva Corónica de Huamán Poma, que describe cómo estaba organizado el Tahuantinsuyu o Estado inca.

Los arahuacos, los caribes y los primeros chibchas del norte de América del Sur produjeron los timehri con pictogramas tallados o pintados, en donde sintetizaron su sistema filosófico-religioso. Un método gráfico similar emplearon los cunas de Panamá para escribir sus Ikala, una serie de cantos épicos que se entonaban en los rituales médicos.

La mayoría de las culturas prehispánicas dejó constancia de su génesis, y parte de esa información empezó a transcribirse desde el siglo XVI, directamente de los documentos, como el Chilam Balam (‘sacerdote jaguar’) de los mayas, o a través de testimonios de informantes indígenas, como la Historia General de las cosas de la Nueva España de Bernardino de Sahagún, una enciclopedia al uso medieval que consiste en un completo inventario de conocimientos que tardó 24 años en ser recopilado.

En la época de transición entre el trabajo de los amanuenses y la llegada de la imprenta a América, entre 1532 y 1539 en México y en 1581 en Perú, se produjeron libros de doctrina cristiana y diccionarios.

En el siglo XVII circulaban las sumas y recopilaciones, ya fuera sobre temas médicos, náuticos o administrativos. Más adelante se sucedieron las relaciones de fauna y flora medicinal, de ortografía, geografía o de historia, en tanto que se iban formando bibliotecas públicas y privadas y, con ello, las bibliografías que registraban su contenido.

Antonio de León Pinelo publicó en 1629 en Madrid el Epítome de la Biblioteca Oriental i Occidental Náutica y Geográfica del Nuevo Mundo, por el que es considerado el padre de la bibliografía americanista.

Adiciones a esta obra se conocieron en el siglo XVIII, pero fue en el XIX cuando obras como Biblioteca hispano-americana septentrional (1816-1821) de José Mariano Beristáin, Diccionario Universal de Historia y Geografía, dirigido por Manuel Orozco y Berra (México, 1853-1856), México a través de los siglos (México, 1884-1889) y Diccionario geográfico, histórico y biográfico de los Estados Unidos Mexicanos, dirigido por Antonio García Cubas (México 1888-1891), se hermanaron con las obras de los enciclopedistas europeos.

Obras españolas como el Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (Barcelona 1883-1910, 28 vols.) y la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-americana de Espasa-Calpe (1908-1930, 70 vols.), comprendían información sobre América.

En 1950 se publicó el Diccionario Enciclopédico UTEHA (México), que fue la primera obra en su género redactada y publicada en toda América Latina y que consta de 10 volúmenes más dos apéndices. Otras obras como Enciclopedia Cultural (México, 1957-1959, 15 vols.), Gran Omeba-Diccionario Enciclopédico Ilustrado (Buenos Aires 1965, 12 vols.) y Diccionario Enciclopédico Quillet (Buenos Aires, 1970, 8 vols.) fueron apareciendo en la misma época en que prácticamente todas las naciones de América Latina publicaron, cada una, la enciclopedia de su propio país.

11




ENCICLOPEDIAS ORIENTALES

Muchas obras enciclopédicas se han publicado en China a lo largo de los siglos. La mayoría de ellas, de considerable extensión, constan de biografías y de textos literarios e históricos significativos, organizados según distintos criterios de clasificación. La primera enciclopedia china de la que se tiene noticia es El espejo del Emperador (hacia el año 220 antes de Cristo), pero no ha llegado hasta la actualidad. La primera enciclopedia moderna fue publicada en 1915. La Gran enciclopedia de China se empezó a publicar en 1980, con un tomo sobre astronomía. Cuando esté terminada, tendrá entre 70 y 80 volúmenes dedicados a la filosofía y las humanidades, las ciencias sociales y naturales y a la tecnología, con artículos ilustrados y firmados por los autores, que incluyen bibliografía. También en 1980 se empezó a publicar un anuario como suplemento de la enciclopedia con información sobre los últimos acontecimientos acaecidos en China.

En Japón, la Gran enciclopedia japonesa, en diez volúmenes (1908-1919), es muy parecida a las obras occidentales modernas; sin embargo, en gran medida, es, en realidad, una antología de textos científicos. Japonica (19 volúmenes, 1967-1972) constituye una obra de referencia de carácter más general.

En el mundo árabe, como en China, las enciclopedias solían ser antologías de textos, concebidas como obras de consulta para ayudar a los empleados de la administración pública en el desempeño de sus tareas. La enciclopedia árabe más antigua, Las mejores tradiciones, se remonta al siglo IX, y es una colección de textos en prosa y en verso, ordenados temáticamente, que sirvió de modelo a obras posteriores.

12




ENCICLOPEDIAS MULTIMEDIA

En la década de 1980, con el desarrollo de los soportes electrónicos y de las telecomunicaciones, los principales editores de obras de referencia empezaron a transferir las enciclopedias a los nuevos medios y a ponerlas a disposición de los usuarios como bases de datos en línea, accesibles a distancia con los medios adecuados. Así, por ejemplo, la Academic American Encyclopedia, de la editorial Grolier, se puso a disposición del público a través de una serie de servicios de información a principios de la década de 1980.

La editorial Grolier fue también la primera en producir una enciclopedia en disco compacto o CD-Rom (1985), soporte que enriquece el contenido textual de las obras con sonido, imágenes en tres dimensiones, imágenes animadas o vídeo y la posibilidad de pasar de unas entradas a otras o de acudir a las referencias que se encuentren mediante enlaces de hipertexto.

La mayoría de las enciclopedias multimedia actualmente en el mercado son productos derivados de obras ya existentes en el soporte tradicional del papel impreso. En concreto, la enciclopedia Encarta, publicada por Microsoft Corporation en 1993, se basó inicialmente en la obra Funk & Wagnalls New Encyclopedia (1971), aunque después fue revisada y ampliada para su comercialización en el mercado internacional. Esta edición, publicada en 1995, es la que ha servido como punto de partida para las adaptaciones que se han hecho a distintas lenguas, entre ellas al español.

Enciclopedia de Diderot y D'Alembert

1




INTRODUCCIÓN

Enciclopedia de Diderot y D'Alembert, empresa editorial, filosófica y científica llevada a cabo por Denis Diderot y Jean d’Alembert dentro del espíritu de la filosofía de la Ilustración, aparecida entre 1751 y 1766.

2




UN PROYECTO EDITORIAL

Nació del proyecto del editor Le Breton de traducir la Cyclopaedia del inglés Chambers (publicada entre 1728 y 1742), ya que Diderot, en un principio, trabajaba únicamente como traductor. La Enciclopedia o Diccionario razonado de las ciencias, las artes y los oficios vio la luz como proyecto autónomo con el Prospectus de 1750, en el que Diderot, como director del proyecto, manifestaba su ambición de hacer el inventario de todo el conocimiento humano.

Su objetivo era el de oponerse al
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   ...   33

similar:

Programa 7 basico-nb 5 iconPrograma de aprendizaje básico

Programa 7 basico-nb 5 iconPliego de clausulas economico-administrativas para contratar, por...

Programa 7 basico-nb 5 iconMexico Basico

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos: 7° Básico a 4° Medio

Programa 7 basico-nb 5 iconLecciones de peronismo básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de piramidologíA

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos : Combinado de 1º a 6º básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de concienciacióN

Programa 7 basico-nb 5 iconEquipo básico de laboratorio de quimica

Programa 7 basico-nb 5 iconHeterosexualidad es rasgo básico del






© 2015
contactos
ley.exam-10.com