Programa 7 basico-nb 5






descargar 1.44 Mb.
títuloPrograma 7 basico-nb 5
página25/33
fecha de publicación14.03.2017
tamaño1.44 Mb.
tipoPrograma
ley.exam-10.com > Documentos > Programa
1   ...   21   22   23   24   25   26   27   28   ...   33
De Nuptiis Philologiae et Mercurii, es decir, Las bodas de Filología y Mercurio. Esta obra, muy estimada y ampliamente usada como manual durante la edad media, tiene muy poco o nada en común con las enciclopedias tal como se entienden en la actualidad. Se trata de una alegoría en prosa y en verso, en la que se describen las bodas de Mercurio con la “muy instruida doncella” Filología, a las que asisten, personificadas como damas de honor, las siete disciplinas del trivium y del quadrivium. Un aspecto curioso que merece destacarse en esta obra es tal vez la afirmación de que los planetas Mercurio y Venus giran alrededor del Sol y no en torno a la Tierra.

Otra obra enciclopédica que gozó de gran estima durante muchos siglos es las Etimologías o Veinte libros de los orígenes (Etymologiarum, seu Originum Libri XX), compiladas en el año 623 por san Isidoro de Sevilla. Los nueve primeros libros tratan de las siete artes liberales, de las materias científicas y jurídicas, de diversos temas religiosos y lingüísticos, y de varios problemas civiles, políticos y militares. El libro décimo, de contenido etimológico, está concebido como un verdadero vocabulario alfabético.

En el siglo IX, los libros 7 al 20 de las Etimologías de san Isidoro fueron reelaborados y reorganizados en 22 libros y 325 capítulos por Rábano Mauro, arzobispo de Maguncia. Su ordenación, que empezaba por Dios y los ángeles, se convirtió en el método tradicional de organizar las enciclopedias durante mucho tiempo. Presentada por el propio Rábano Mauro a Luis II, rey de Alemania, el año 847, esta obra fue impresa por primera vez en 1473 con el título De Universo.

Una de las enciclopedias antiguas más importante es el Speculum Majus, o Espejo mayor, compilada en el siglo XIII por el fraile dominico Vicente de Beauvais. Esta obra, que resume los conocimientos de su época, está estructurada en cuatro partes, o espejos, y consta de 80 libros, en los que se estudian las obras de 450 autores griegos, latinos y hebreos; esto contribuyó en gran medida a fomentar el interés por los autores clásicos entre los estudiosos de aquel tiempo. En el año 1481, el Speculum Majus fue traducido al inglés y publicado por el impresor William Caxton con el título The Myrrour of the Worlde, es decir, El espejo del mundo.

Numerosas obras fueron publicadas posteriormente siguiendo el modelo de la enciclopedia de Vicente de Beauvais, pero pocas hicieron una contribución valiosa o duradera al bagaje cultural de la humanidad.

Entre los años 1260 y 1267 Brunetto Latini, amigo y consejero de Dante, escribió Li livres dou trésor (Los libros del tesoro), mientras vivía exiliado en Francia. La obra, escrita en francés, marca el principio del abandono del latín como lengua culta. Es una amplia enciclopedia de carácter maravilloso, muy erudita, que dedica una sección especial a la historia política de las repúblicas italianas del siglo XIII.

En 1559 apareció publicada la Encyclopaedia, seu Orbis Disciplinarum, tam Sacrarum quam Prophanum Epistemon... del escritor alemán Paul Scalich, en la que se hace un repaso a todas las ciencias “sagradas y profanas”. Obra de escaso valor, es la primera, sin embargo, que utiliza el término “enciclopedia” en el título.

Todas estas compilaciones y otras muchas que les sucedieron pecaban de una organización caótica en la forma y de un tratamiento sumario y desigual en el fondo. El problema de la sistematización y coordinación de todas las ramas del saber quedaría sin una solución adecuada hasta los tiempos modernos.

Uno de los intentos más originales y fecundos en este sentido lo realizó el filósofo y estadista inglés Francis Bacon, que proyectó, aunque no terminó, su Instauratio Magna, o Gran reconstrucción (del saber humano). Concebida como una enciclopedia de todo el saber, esta obra constituye el primer intento de recopilar los conocimientos humanos con un método apropiado y una genuina fundamentación filosófica.

Hacia finales del siglo XVII se había extendido ya la costumbre de escribir este tipo de obras en las lenguas vernáculas y no en latín. Así, por ejemplo, en Francia se publicó el Grand dictionnaire historique (1674), de Moréri, y el Dictionnaire historique et critique (1694-1697), de Pierre Bayle, ambos organizados alfabéticamente, además del Dictionnaire des Arts et des Sciences (1694), de Thomas Corneille.

4




LA ENCICLOPEDIA EN LA EDAD MODERNA

El tipo de enciclopedia tal como hoy se la concibe se debe en gran parte al movimiento filosófico y cultural de la Ilustración y al deseo de hacer esta clase de obras accesible a todo el mundo.

Algunas enciclopedias continuaron haciendo uso de una organización lógica de los contenidos por temas o materias, en particular numerosas obras publicadas en Alemania en los siglos XVIII y XIX por autores influidos por las ideas filosóficas de G. W. F. Hegel, Immanuel Kant o Christian von Wolff. Así, por ejemplo, el Lehrbuch der Wissenschaftskunde (Manual de estudios científicos, 1792), de Johann Joachim Eschenburg; el Versuch einer systematischen Encyclopädie der Wissenschaften (Ensayo de una enciclopedia sistemática de las ciencias, 1796-1798), de Wilhelm Traugott Krug; y la Encyclopädie der philosophischen Wissenschaften (Enciclopedia de las ciencias filosóficas, 1817), de Hegel.

Este modelo sigue también la Cyclopaedia, or an Universal Dictionary of Arts and Sciences (Ciclopedia, o diccionario universal de artes y ciencias, 1728), de Ephraim Chambers, obra en la que se basó la gran enciclopedia de Diderot y D’Alembert.

En general, sin embargo, la organización por materias fue dejando paso a la ordenación alfabética por palabras clave, nombres o temas especiales. De esta manera, la enciclopedia se asimila, en su forma, al diccionario, lo que explica que la palabra diccionario (o lexicón) aparezca con frecuencia en los títulos de obras enciclopédicas.

5




DICCIONARIOS ENCICLOPÉDICOS Y ENCICLOPEDIAS MONOGRÁFICAS

La enciclopedia se convirtió así en una obra de referencia en el sentido más estricto: un libro al que se recurre, de vez en cuando, para consultar algo, un tema particular o una información concreta, en el lugar que le corresponde por la ordenación alfabética de sus entradas.

Este método y esta finalidad práctica están en la base de todas las enciclopedias modernas, aunque de distintas formas. Unas se parecen más al diccionario por la abundancia y variedad de las entradas, lo cual implica dividir y subdividir los temas y los contenidos en artículos breves. Otras, por el contrario, restringen el número de entradas lo más posible y combinan los contenidos formando artículos largos y más desarrollados, como en las primeras enciclopedias. En su forma más extrema, el primer tipo ha dado lugar a los modernos diccionarios enciclopédicos y a enciclopedias como el Grand dictionnaire universel du XIXe siècle (Gran diccionario universal del siglo XIX), del lingüista, lexicógrafo y enciclopedista francés Pierre Athanase Larousse. Del segundo enfoque han surgido unas enciclopedias que son básicamente colecciones de monografías.

La mayoría de las enciclopedias modernas combinan ambos principios en grados diversos, aunque los compiladores actuales se inclinan cada vez más al enfoque de entradas breves, tipo diccionario, por considerarlo más satisfactorio para responder a las necesidades de todos los lectores, especialistas o no, y más apto para ofrecer una presentación adecuada de la enorme y creciente acumulación de conocimientos en áreas como la ciencia, la historia o las biografías.

Otra característica destacable de las enciclopedias modernas es que en su compilación y edición participa un gran número de especialistas. Ya en muchas enciclopedias de los siglos XVII y XVIII, y en particular en la gran obra de Diderot y D’Alembert, se da un cierto grado de cooperación entre varios autores, pero en el siglo XIX asistimos al desarrollo de un complejo y elaborado sistema de trabajo. Hoy día, la mayoría de las enciclopedias generales incluyen entre sus redactores y asesores editoriales una amplia nómina de especialistas en muchas materias: científicos, historiadores, filósofos, teólogos, etc. El objetivo del equipo editorial es recopilar todo el conocimiento especializado del momento y presentarlo de manera tal que resulte comprensible para el lector profano y aceptable para el especialista.

6




ENCICLOPEDIAS DEL TIPO DICCIONARIO

La primera enciclopedia destacable del tipo diccionario fue publicada en el año 1674. Le grand dictionnaire historique, ou mélange curieux de l’histoire sacrée et profane (El gran diccionario histórico, o episodios curiosos de la historia sagrada y secular), del sacerdote y estudioso francés Louis Moréri, es un diccionario especial de historia, mitología, genealogías y biografías. Fue reeditado muchas veces y se tradujo al inglés, alemán, italiano y español.

Algunas obras posteriores se propusieron corregir los errores y las omisiones de Moréri. Entre ellas destaca el Dictionnaire historique et critique (Diccionario histórico y crítico, en dos volúmenes, 1694-1697), del crítico y filósofo francés Pierre Bayle, que se convirtió en la obra enciclopédica más famosa del siglo XVII. Traducido a varias lenguas y reeditado muchas veces, el diccionario de Bayle constituye, por la sencillez y claridad de su estilo, un hito importante en la historia de la literatura y de la lexicografía.

En Inglaterra el método de entradas breves, tipo diccionario, fue seguido por John Harris, que compiló el Lexicon Technicum, o Diccionario inglés universal de las artes y las ciencias, publicado primero en un volumen (1704) y después en dos volúmenes (1708-1710). Esta obra, considerada la primera enciclopedia alfabética en inglés, se vio ampliada con un suplemento publicado en 1744, que actualizaba y ampliaba los contenidos y que presentaba el texto ilustrado con diagramas y figuras.

Más completa que el Lexicon Technicum de Harris es la Cyclopaedia (ya mencionada anteriormente), de Ephraim Chambers, que fue publicada en dos volúmenes en el año 1728, y que destaca por el empleo sistemático de referencias cruzadas para ayudar al lector a relacionar unos temas con otros. La Cyclopaedia se publicó varias veces en vida de Chambers, que es generalmente considerado el fundador de la lexicografía enciclopédica en lengua inglesa. Una traducción de esta obra, publicada en Venecia en nueve volúmenes (1748-1749), fue la primera enciclopedia en lengua italiana.

La obra de Chambers fue reeditada por Abraham Rees en 1778; después, entre 1781 y 1786; finalmente fue publicada en 45 volúmenes como la New Cyclopaedia, or Universal Dictionary of Arts and Sciences (1802-1820). Esta obra ejerció una gran influencia en otras enciclopedias europeas.

En Alemania un excelente Lexicon Universale fue compilado en cuatro volúmenes (1677-1683) por Johann Jacob Hoffmann. Notables son también los diccionarios publicados por Johann Hübner en 1704 y 1712. Fruto del trabajo de muchos autores, estas obras proporcionan el primer ejemplo de la sistemática colaboración entre estudiosos que caracteriza la edición de las enciclopedias modernas.

7




ENCICLOPEDIA DE DIDEROT Y D’ALEMBERT

Una traducción francesa de la Cyclopaedia de Chambers está en la base de la famosa Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des Sciences, des Arts et des Métiers (Enciclopedia, o Diccionario razonado de las ciencias, las artes y los oficios), conocida simplemente como L’encyclopédie. Denis Diderot, enciclopedista, filósofo y dramaturgo, recibió el encargo de revisar la traducción francesa de la obra de Chambers, pero en sus manos esta tarea se convirtió en una inmensa empresa intelectual, en la que participaron los más prestigiosos eruditos del momento, entre los que se hallaba Jean d’Alembert, autor del famoso prefacio.

L’encyclopédie fue publicada entre 1751 y 1772 en 28 volúmenes, once de ellos dedicados a grabados. Cuatro tomos suplementarios aparecieron entre 1776 y 1777, con más de 200 grabados, y un índice analítico de contenidos, en dos volúmenes, en 1780.

Por su forma, L’encyclopédie es esencialmente un diccionario enciclopédico que contiene tanto entradas léxicas de la lengua como los nombres propios, acompañados de descripciones léxicas y definiciones, así como, en la mayoría de los casos, de explicaciones enciclopédicas.

L’encyclopédie refleja unas ideas filosóficas consideradas radicales y materialistas por los defensores de la ortodoxia vigente en aquel momento, por lo que fue objeto de persecución y condenas. Esto ha hecho que la obra haya adquirido una gran importancia en la historia del pensamiento occidental.

En 1781, Charles Joseph Panckoucke publicó el plan de una enciclopedia que repartía los contenidos de la obra de Diderot y D’Alembert en una serie de diccionarios independientes sobre temas concretos. Este proyecto se llevó a cabo después de la muerte de Panckoucke. La obra resultante, Encyclopédie méthodique et par ordre de matières (Enciclopedia metódica, por orden de materias), terminada en el año 1832, estaba estructurada en 51 partes, cada una dedicada a una materia distinta, con un total de 167 volúmenes.

8




LAS ENCICLOPEDIAS MONOGRÁFICAS

Al mismo tiempo que las enciclopedias de tipo diccionario iban creciendo en importancia, también las enciclopedias monográficas, de forma paralela, conocían un desarrollo importante, en su intento de abarcar la totalidad de los conocimientos humanos.

Un ejemplo destacado de este tipo de enciclopedias lo constituye la Encyclopaedia Britannica, cuya primera edición fue publicada en Edimburgo en cien entregas semanales entre 1768 y 1771. La obra fue concebida por tres escoceses: el editor William Smellie, que escribió los principales artículos, el impresor Colin Macfarquhar y el grabador Andrew Bell. Constaba de artículos y tratados largos, pero también incluía definiciones de términos ordenados alfabéticamente, características éstas que se han mantenido en las siguientes ediciones. La segunda edición se publicó entre 1777 y 1785, también en entregas semanales que se compilaron en 10 volúmenes. La edición undécima se publicó en 1911 y constaba de 29 volúmenes.

La última edición de la Encyclopaedia Britannica, publicada en 1985, consta de 32 volúmenes, organizados de la siguiente manera: dos tomos de índices; un tomo, llamado Propaedia, en el que se esboza el “círculo del saber actual”; diez volúmenes de entradas breves para consulta rápida, denominados Micropaedia; y 19 volúmenes con artículos más largos y completos que ofrecen el “conocimiento en profundidad” bajo la denominación de
1   ...   21   22   23   24   25   26   27   28   ...   33

similar:

Programa 7 basico-nb 5 iconPrograma de aprendizaje básico

Programa 7 basico-nb 5 iconPliego de clausulas economico-administrativas para contratar, por...

Programa 7 basico-nb 5 iconMexico Basico

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos: 7° Básico a 4° Medio

Programa 7 basico-nb 5 iconLecciones de peronismo básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de piramidologíA

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos : Combinado de 1º a 6º básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de concienciacióN

Programa 7 basico-nb 5 iconEquipo básico de laboratorio de quimica

Programa 7 basico-nb 5 iconHeterosexualidad es rasgo básico del






© 2015
contactos
ley.exam-10.com