Programa 7 basico-nb 5






descargar 1.44 Mb.
títuloPrograma 7 basico-nb 5
página17/33
fecha de publicación14.03.2017
tamaño1.44 Mb.
tipoPrograma
ley.exam-10.com > Documentos > Programa
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   33
La teología, La filosofía, La poesía y La justicia, respondiendo a un programa iconográfico elaborado de las actividades intelectuales del hombre. En una de las paredes, bajo La teología, se sitúa La disputa del Sacramento, que representa el misterio de la Eucaristía; la escena queda dividida en dos zonas, la terrenal y la celestial.

La Escuela de Atenas, situada debajo de La filosofía, es probablemente la obra más famosa de toda su producción. El pintor ha ubicado la escena dentro de un espacio arquitectónico clásico. Las figuras se sitúan en una escalinata formando distintos grupos, presididos, en la zona central, por los dos grandes filósofos: Platón, ya anciano, y Aristóteles, acompañados por numeroso personajes, como Sócrates, Epicuro, Tolomeo, Pitágoras, Arquímedes e incluso algunos de sus contemporáneos, como Miguel Ángel en primer plano escribiendo sus sonetos, y otros sin identificar. La presencia de esculturas clásicas (Apolo y Minerva), así como las bóvedas de casetones y los espacios abiertos que dominan el edificio, crean un marcado efecto de perspectiva.

Bajo La poesía se encuentra el célebre Parnaso, en el que el dios Apolo aparece rodeado por las nueve musas y los grandes poetas (Homero, Virgilio, Dante, Boccaccio, y así hasta quince). El colorido es brillante y variado, y la composición está marcada por el equilibrio y la simetría, creando una escena de gran belleza. Por último, bajo La justicia, se puede observar el fresco Gregorio IX aprobando los Decretales.

La segunda estancia, la de Heliodoro (1512-1514), pintada por Rafael y sus discípulos, contiene escenas que representan el triunfo de la Roma católica sobre sus enemigos: La expulsión de Heliodoro del templo, La liberación de san Pedro, El encuentro de Atila y León Magno o El milagro de Bolsena, todos ellos ejemplos de liberaciones gracias a la intervención divina.

La última de las estancias, la del incendio del Borgo, narra el suceso ocurrido en el barrio romano del Borgo en el 847, cuando el papa León III consigue extinguir el incendio. Debido a sus numerosas actividades, sólo consiguió pintar parte de los murales de esta estancia; el resto corresponde a sus ayudantes, lo que hace que el efecto general sea menos armonioso y carezca del equilibrio propio de Rafael. La obra hace numerosas referencias a la antigüedad clásica y se anticipa al barroco por su marcado carácter teatral. De igual forma, para la cuarta cámara, simplemente realizó los bocetos preparatorios.

Tras la muerte del papa Julio II en 1513 y el ascenso de León X aumentan la influencia y las responsabilidades de Rafael. Se le nombra maestro mayor de la basílica de San Pedro en 1514, y un año después se le pone al frente de la dirección de todas las excavaciones arqueológicas en Roma y alrededores, preocupado por la conservación de los monumentos antiguos. Durante este periodo también diseñó diez tapices destinados a la Capilla Sixtina, donde se representaban los primeros días de la Iglesia y su conquista del mundo pagano, inspirándose en los Hechos de los Apóstoles y en los Evangelios. Esos cartones o dibujos, elaborados con pintura al temple, que se encuentran en la actualidad en el Museo Victoria y Alberto de Londres, combinan un nuevo y poderoso lenguaje con una mayor austeridad en el dibujo y el color, debido a las limitaciones impuestas por los tapiceros. Destaca también la decoración de la villa Farnesina, hacia 1513, que incluye El Triunfo de Galatea, muy influido por las pinturas murales de época romana.

4




RAFAEL, PINTOR Y ARQUITECTO

Además de estas empresas mayores, ejecutó cierto número de pinturas de caballete, entre las que destacan el retrato de Julio II (1511-1512); series de vírgenes, como la Madonna Sixtina (c. 1514, Gemäldegalerie, Dresde), y otras pinturas religiosas, como la Transfiguración (1517-1520, Vaticano), completada tras su muerte por el más notable de sus discípulos, Giulio Romano.

Es importante también su producción de dibujos sobre papel, tan célebres como muchas de sus pinturas. En ellos se expresa de forma más personal y directa, lo que hace que sean muy codiciados por museos y coleccionistas privados. Rafael demostró una espléndida capacidad como retratista, logrando reflejar en sus obras una intensa captación psicológica, como en el retrato de Baldassare Castiglione (1514-1515, Museo del Louvre, París), que inspirará posteriormente a Petrus Paulus Rubens y a Rembrandt, o en el de Julio II (1511-1512, National Gallery, Londres).

Rafael desempeñó también un importante papel como arquitecto; a la muerte de Bramante en 1514, fue encargado de continuar las obras de la basílica de San Pedro del Vaticano, realizando el patio de San Dámaso y su decoración. La Capilla Chigi en la iglesia de Santa Maria del Popolo, terminada en 1520, fue también proyectada y decorada por él inspirándose en motivos bramantescos, así como el palacio Branconio (derribado en el siglo XVII para dejar espacio a la gran columnata de Bernini) y la iglesia de San Eligio de los Orfebres (1510, Roma), que muestra también una gran influencia de Bramante.

La villa Madama es quizá la obra arquitectónica más ingeniosa de Rafael, destacando sobre todo por la nitidez y la armonía de sus volúmenes; sobresale además la decoración de estilo grotesco que imita la de antiguas construcciones romanas descubiertas por ese tiempo. Rafael fue una figura esencial en la evolución de la arquitectura, tanto en los motivos decorativos como en las líneas estructurales, a lo largo de las cuales se moverá la arquitectura manierista del cinquecento.

Rafael murió en 1520 en Roma, cuando sólo contaba 37 años. Su pintura, con un marcado carácter personal, consiguió integrar las influencias de los mejores maestros de su tiempo, convirtiéndose en un modelo de referencia para posteriores generaciones de artistas, como Ingres o los pintores prerrafaelistas.

La estancia de Heliodoro

El genio de Rafael brilló con el apoyo del papa Julio II.

Fragmento de Historia de los papas.

De Ludwig Pastor.

La manera con que Rafael sobrepujó todas las esperanzas, en el desempeño del primer encargo del Papa, movió á éste á confiar al mismo artista la decoración del aposento contiguo que recibió más adelante el nombre de Stanza de Heliodoro. Al principio se habían proyectado escenas del Apocalipsis que se combinaran con las pinturas ejecutadas en el techo por Baltasar Peruzzi; arriba, en las escenas del Antiguo Testamento se glorificaba á Dios como bondadoso amigo para sus amigos; debajo, en las paredes, se le debía representar como terrible enemigo para sus enemigos. Todo el ciclo de frescos estaba en íntima relación con los acaecimientos de la vida del Papa: en las figuras del techo (Noé, Abraham, Jacob y Moisés) se encarnaba su inconmovible fe en el triunfo cierto de su santa causa; en las paredes se trataba de poner la representación de los castigos que, según su firme persuasión, sobrevendrían infaliblemente contra los enemigos de la Santa Sede en el orden político y eclesiástico. Esto se debía hacer con adaptación á las interpretaciones del Apocalipsis contenidas en cierto libro del dominico Juan Nanni, dedicado al Papa Sixto IV, que se reimprimió repetidas veces en tiempo de Julio II. Cuatro épocas de la Historia eclesiástica se distinguen allí, conforme al misterioso Apocalipsis: la primera está bajo el signo de los siete sellos; la segunda bajo el de las siete trompetas. Dos dibujos al claro-obscuro recientemente descubiertos en las líneas de las ventanas de la estancia de Heliodoro, así como un dibujo muy discutido que se halla en el Louvre, nos certifican haberse hecho ya bocetos para la representación de las profecías apocalípticas relativas á aquellos dos períodos. El primer claro-obscuro simboliza el principio del Apocalipsis (I, 12-20): San Juan está caído en tierra, lleno de espanto, pues ante él se aparece en un trono, ante dos candeleros encendidos, Cristo, con avasalladora majestad, en traje de Sumo Sacerdote, teniendo en su diestra siete estrellas, mientras de su boca procede una espada de dos filos. En el segundo claro-obscuro, un poderoso ángel, con «pies como columnas de fuego», y un arco iris sobre la cabeza, desciende del cielo y entrega á San Juan un libro, mandándole anunciar su contenido (Apoc., X, 1-2). El dibujo del Louvre estaba destinado para adornar la pared donde se pintó luego la Misa de Bolsena; y conforme al octavo capítulo del Apocalipsis, representa el instante después de abrirse el último sello del libro del destino. El humo del incienso que sube del altar ha llegado hasta Dios; esto es, las súplicas de los santos (con los cuales une también sus oraciones el Papa, puesto de hinojos á un lado, de la misma manera que se pintó después en la Misa de Bolsena), para que Dios castigue á los enemigos de su causa, han sido escuchadas. Un ángel derrama sobre la tierra el fuego de los divinos castigos; otros siete ángeles reciben de Dios trompetas y comienzan á publicar con ellas que se ha derramado la ira de Dios.

Fuente: Pastor, Ludwig. Historia de los papas. Barcelona: Gustavo Gili, 1910.

La estancia de Heliodoro

El genio de Rafael brilló con el apoyo del papa Julio II.

Fragmento de Historia de los papas.

De Ludwig Pastor.

La manera con que Rafael sobrepujó todas las esperanzas, en el desempeño del primer encargo del Papa, movió á éste á confiar al mismo artista la decoración del aposento contiguo que recibió más adelante el nombre de Stanza de Heliodoro. Al principio se habían proyectado escenas del Apocalipsis que se combinaran con las pinturas ejecutadas en el techo por Baltasar Peruzzi; arriba, en las escenas del Antiguo Testamento se glorificaba á Dios como bondadoso amigo para sus amigos; debajo, en las paredes, se le debía representar como terrible enemigo para sus enemigos. Todo el ciclo de frescos estaba en íntima relación con los acaecimientos de la vida del Papa: en las figuras del techo (Noé, Abraham, Jacob y Moisés) se encarnaba su inconmovible fe en el triunfo cierto de su santa causa; en las paredes se trataba de poner la representación de los castigos que, según su firme persuasión, sobrevendrían infaliblemente contra los enemigos de la Santa Sede en el orden político y eclesiástico. Esto se debía hacer con adaptación á las interpretaciones del Apocalipsis contenidas en cierto libro del dominico Juan Nanni, dedicado al Papa Sixto IV, que se reimprimió repetidas veces en tiempo de Julio II. Cuatro épocas de la Historia eclesiástica se distinguen allí, conforme al misterioso Apocalipsis: la primera está bajo el signo de los siete sellos; la segunda bajo el de las siete trompetas. Dos dibujos al claro-obscuro recientemente descubiertos en las líneas de las ventanas de la estancia de Heliodoro, así como un dibujo muy discutido que se halla en el Louvre, nos certifican haberse hecho ya bocetos para la representación de las profecías apocalípticas relativas á aquellos dos períodos. El primer claro-obscuro simboliza el principio del Apocalipsis (I, 12-20): San Juan está caído en tierra, lleno de espanto, pues ante él se aparece en un trono, ante dos candeleros encendidos, Cristo, con avasalladora majestad, en traje de Sumo Sacerdote, teniendo en su diestra siete estrellas, mientras de su boca procede una espada de dos filos. En el segundo claro-obscuro, un poderoso ángel, con «pies como columnas de fuego», y un arco iris sobre la cabeza, desciende del cielo y entrega á San Juan un libro, mandándole anunciar su contenido (Apoc., X, 1-2). El dibujo del Louvre estaba destinado para adornar la pared donde se pintó luego la Misa de Bolsena; y conforme al octavo capítulo del Apocalipsis, representa el instante después de abrirse el último sello del libro del destino. El humo del incienso que sube del altar ha llegado hasta Dios; esto es, las súplicas de los santos (con los cuales une también sus oraciones el Papa, puesto de hinojos á un lado, de la misma manera que se pintó después en la Misa de Bolsena), para que Dios castigue á los enemigos de su causa, han sido escuchadas. Un ángel derrama sobre la tierra el fuego de los divinos castigos; otros siete ángeles reciben de Dios trompetas y comienzan á publicar con ellas que se ha derramado la ira de Dios.

Fuente: Pastor, Ludwig. Historia de los papas. Barcelona: Gustavo Gili, 1910.

Donatello

Donatello (1386-1466), su verdadero nombre era Donato di Niccolò di Betto Bardi. Generalmente se le considera como el escultor más original del renacimiento italiano y uno de los artistas más importantes de ese periodo.

Donatello nació en Florencia y era hijo de un cardador de lana. A la edad de 17 años fue ayudante de Lorenzo Ghiberti en la construcción y ornamentación de las famosas puertas de bronce del baptisterio de San Juan de Florencia. Más adelante también trabajó en colaboración con Filippo Brunelleschi, con quien parece que fue a Roma para estudiar los monumentos de la antigüedad clásica.

Su carrera artística puede dividirse en tres periodos. El primero, el periodo de formación, abarca hasta el año 1425, y en él su obra presenta influencias de la escultura gótica, aunque también revela tendencias clásicas y realistas; entre las esculturas de este periodo destacan las estatuas de San Marcos (1411-1412, iglesia de Orsanmichele, Florencia), San Jorge (1415-1417, Bargello, Florencia), San Juan Evangelista (1413-1415, Opera del Duomo, Florencia) y Josué (1418, campanile de la catedral de Florencia).

El segundo periodo (1425-1443) suele caracterizarse por utilizar modelos y principios escultóricos de la antigüedad clásica. Entre 1425 y 1435 Donatello trabajó con el escultor y arquitecto florentino Michelozzo en varios proyectos, entre los que se encuentra el monumento dedicado a Bartolomeo Aragazzi (catedral de Montepulciano); en este trabajo conjunto Michelozzo se ocupaba de los diseños arquitectónicos y ayudaba en el vaciado de los bronces a Donatello, que realizó la mayor parte de las esculturas. Entre 1430 y 1433 Donatello pasó algunas temporadas en Roma, donde creó varias obras, de las que la más notable es el cáliz de la sacristía de la basílica de San Pedro, decorado con los relieves de La adoración de los ángeles y El entierro de Cristo. Sin embargo, fue en Florencia donde creó la obra más notable de este periodo, su David en bronce (c. 1430-1435, Bargello), primer desnudo exento de la escultura renacentista.

En el tercer periodo, el de su culminación, Donatello se alejó de la influencia clásica y puso mayor énfasis en el realismo y en el dramatismo de la acción. Ejemplos notables de la escultura de esta época son Los milagros de san Antonio (San Antonio, Padua); El Gattamelata (en la plaza que está delante de la basílica de San Antonio), primera estatua ecuestre ejecutada a tamaño natural, en bronce, desde la antigüedad, y Judith y Holofernes (Piazza della Signoria, Florencia).

Las obras de Donatello influyeron en la escultura de Florencia y del norte de Italia durante el siglo XV. Representó también un impulso importante en el desarrollo realista de la pintura italiana, sobre todo en la obra del gran artista de Padua Andrea Mantegna. Donatello tuvo muchos discípulos, entre los que destacó Desiderio da Settignano.

Leonardo da Vinci

1




INTRODUCCIÓN

Leonardo da Vinci (1452-1519), artista florentino y uno de los grandes maestros del renacimiento, famoso como pintor, escultor, arquitecto, ingeniero y científico. Su profundo amor por el conocimiento y la investigación fue la clave tanto de su comportamiento artístico como científico. Sus innovaciones en el campo de la pintura determinaron la evolución del arte italiano durante más de un siglo después de su muerte; sus investigaciones científicas —sobre todo en las áreas de anatomía, óptica e hidráulica— anticiparon muchos de los avances de la ciencia moderna.

2




LOS COMIENZOS EN FLORENCIA

Leonardo nació el 15 de abril de 1452 en el pueblo toscano de Vinci, próximo a Florencia. Hijo de un rico notario florentino y de una campesina, a mediados de la década de 1460 la familia se instaló en Florencia, donde Leonardo recibió la más exquisita educación que esta ciudad, centro artístico e intelectual de Italia, podía ofrecer. Leonardo era elegante, persuasivo en la conversación y un extraordinario músico e improvisador. Hacia 1466 acudió a formarse al taller de Andrea del Verrocchio, figura principal de su época en el campo de la pintura y escultura. Junto a éste, Leonardo se inició en diversas actividades, desde la pintura de retablos y tablas hasta la elaboración de grandes proyectos escultóricos en mármol y bronce. En 1472 entró a formar parte del gremio de pintores de Florencia y en 1476 todavía se le menciona como ayudante de Verrocchio, en cuya obra
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   33

similar:

Programa 7 basico-nb 5 iconPrograma de aprendizaje básico

Programa 7 basico-nb 5 iconPliego de clausulas economico-administrativas para contratar, por...

Programa 7 basico-nb 5 iconMexico Basico

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos: 7° Básico a 4° Medio

Programa 7 basico-nb 5 iconLecciones de peronismo básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de piramidologíA

Programa 7 basico-nb 5 iconCursos : Combinado de 1º a 6º básico

Programa 7 basico-nb 5 iconManual básico de concienciacióN

Programa 7 basico-nb 5 iconEquipo básico de laboratorio de quimica

Programa 7 basico-nb 5 iconHeterosexualidad es rasgo básico del






© 2015
contactos
ley.exam-10.com