Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa






descargar 0.62 Mb.
títuloCapítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa
página6/12
fecha de publicación29.06.2016
tamaño0.62 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

2.3.2 La muerte a fin de siglo: el SIDA en las letras del rock mexicano.

(¡Resiste!)

No muy lejos de Buenos Aires y en un modesto hogar

hay almas que están llorando porque Paquito el menor

contrajo aquél terrible mal, ¡Jesús como salir de esta!.

‘No era solo cosa de maricas’ llorando gritó su padre

y se preguntan en qué pudieron fallar.

Esa noche nadie habló en la cena, Paco está de malas ¡qué condena!

¿por qué unos están tan bien y otros están tan mal?

Paquito de Flavio Cianciarulo.75

Es indudable que una de las cosas que más aflige a la generación perteneciente a la última década del siglo y aún la anterior, es la amenaza que se balancea como moderna plaga que amenaza, con furia bíblica, destruir a la humanidad. El Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA) es la enfermedad que caracterizará el paso del siglo XX al siglo XXI, una enfermedad que no ha podido ser erradicada, para la cual la ciencia médica no ha encontrado una cura que permita a los seres humanos de esta generación ejercer una sexualidad plena, sin temores o reprimendas. El rock mexicano toma ese terror y esa paranoia acerca de la enfermedad y la transforma en letras que reflejan la preocupación de la juventud por intentar frenar las consecuencias de esta moderna plaga.

Nunca pensó lo que le iba a suceder,

cada que se metía con las chavas de la Merced,

todo por no quererse proteger nunca pensó que

se le podría caer,

(se te cayó el dick, se te cayó el dick)

Se te cayó el dick de Sekta Core.76

La forma en la cual los rocanroleros mexicanos han asumido el ser un medio de información para los jóvenes que asisten a sus conciertos o escuchan sus discos, ha sido el de otorgar cierta dosis de información a fin de evitar el contagio por la vía sexual, que como han reflejado los estudios estadísticos y médicos, es la causa más numerosa por la que los seres humanos adquieren esta enfermedad, otorgando información por medio de sus canciones es como el rock mexicano se une a esta lucha que ya ha cobrado víctimas entre los músicos del rock nacional de esta década, el caso específico de Julio Haro y Pedro Fernández, ideólogo, letrista y vocalista de El Personal el primero y baterista del mismo grupo el segundo.

Pues estaba yo pensando en hacerte el amor

pero la verdad es que me da pavor, me da culito,

pues estaba yo pensando en caer enamorado,

pero la verdad quisiera ver tu certificado

(se te ve divina pero quién adivina

si tu tienes la pucha, ‘la pucha asesina’)

pues estaba yo pensando en jugarme el volado

pero en las apuestas nunca he ganado...¡nada!,

pues estaba yo pensando que te ves inmaculada,

qué tal si me equivoco, qué tal si me carga la chingada...

La pucha asesina de Cuca.77

El terror que inspira la sola idea de la muerte ha convertido al SIDA en una amenaza constante para la juventud, amenaza ante la cual lo único que lo puede exorcisar es la información y una cultura sexual adecuada a fin de evitar el contagio. Es así como los grupos de rock mexicano se convierten en fervientes promotores por una cultura sexual informada y por la prevención. Numerosas canciones aluden a las relaciones sexuales condón de por medio. Utilizando el humor y un lenguaje directísimo en ocasiones, el rock mexicano se manifiesta por el sexo protegido, ejemplo de lo anterior son, por citar algunos, las canciones El enmascarado de látex (jocosa) del TRI y Ámame en un hotel (ilustrativa) de Jaime López interpretada por Cecilia Toussaint.

Dicen que no conoció el amor

dicen que tiene maldito el corazón,

dicen que es una mujer fatal,

un paso en falso y te vuelves de cristal.

Como la fuerza de un huracán

y el apetito que tiene cualquier predador animal,

con la ponzoña de un alacrán

con la inocencia de un niño y bajo la manga un puñal,

mira en sus ojos y juega en su juego y verás.

Dicen que es como una máquina

nadie se salva de una hembra tan voraz,

dicen que es como una víbora, beso tras beso propaga su maldad,

una catástrofe natural

tiene los ojos de fuego y corazón de metal

(eres veneno vil y tu mordida es mortal,

eres veneno vil de mordedura fatal

tras de ese vientre animal, eres veneno vil)

Veneno vil de Franciso Huidobro.78

El uso del condón se convierte en la forma más eficaz de protección en contra de la enfermedad, cuando en la actualidad se utiliza la expresión '¡cuídate!’ ante una situación de inminente contacto sexual que implica penetración o contacto con fluidos genitales o sangre, la expresión invariablemente quiere decir ‘¡usa condón!’. La prevención en este aspecto en la actualidad no conoce límites y se vuelve imprescindible hacer como menciona mucha propaganda preventiva del SIDA, las dos paradas necesarias e incluidas ya dentro del juego sexual: la primera en la farmacia para comprar condones y la segunda en la cama para colocarlos.

Mario se ahogó en la natación por tonto,

Mario no pudo conservar jamás,

no terminó su digestión del todo,

pero no pudo soportar las ganas de nadar.

(Plástico, hoy quiero darte

plástico, hoy vengo a amarte

plástico, voy a vestirte todo

plástico, el universo envuelto en plástico porque...)

Mario arruinó la vacación por tonto

Mario no pudo conservar jamás,

nunca se puso el flotador por tonto

Mario se fue a vacacionar al más allá...

Plástico de Francisco Hidobro.79

La sociedad más conservadora y los grupúsculos reaccionarios además de los religiosas han impuesto numerosos obstáculos a las campañas públicas de prevención de enfermedades de transmisión sexual aludiendo argumentos harto insuficientes y contradictorios (quién no recuerda los discursos ‘condo–ecológicos’ de políticos panistas o las mociones de orden moral impuestos desde el púlpito de Catedral por Monseñor Norberto Rivera). Sin embargo, estas manifestaciones lentamente son desplazadas por la necesidad de protección por parte de los sectores más desprotegidos (las mujeres y los pobres, por ejemplo) que empiezan a interesarse de manera importante y rompiendo con la tradición de sujeción religiosa impuesta durante infinidad de tiempo. Los grupos de rock asumen la responsabilidad y tanto en sus conciertos (muchos a favor del condón y en combinación con instituciones como CONASIDA) como en sus letras muestran esa disposición de orientar a la juventud hacia una sexualidad responsable e informada. Un grupo de rock se llama ‘Riesgo de Contagio’, por ejemplo. Cabe aquí mostrar un chispazo de ingenio que los jóvenes tienen al enfrentarse a la intolerancia de los que no viven su sexualidad ni dejan a los demás vivirla: Entra un joven a una farmacia con una visible urgencia y solicita a una recatada dependienta de la farmacia un condón. La chica, viendo que existen otras personas en el expendio reprende al muchacho: ‘¡qué impertinencia jovencito! ¿Acaso no puede cuidar su lengua?’, a lo que el joven responde: ‘Creo que tiene razón, déme dos’.

Y ya no tengo dedos, no dejo de escarbar,

estoy buscando suelo donde descansar,

porque si no me cuido me puedo lastimar,

y ya no tengo sueños, no voy a despertar,

no tengo nada que perder,

no tengo nada que comer,

pero tú no entiendes, es como un cáncer,

es como un cáncer que me invade.

Cáncer de Daniel Gutiérrez.80
2.3.3 Jotos, putos, bugas, marimachas, lesbianas y gays: el discurso de la homosexualidad en el rock mexicano.

Por única vez estoy tranquilo

hoy me pongo las tetas y como contigo

tu sabes mi mente no lo quería

esa es la única manera de seguir con vida,

carroña análoga no eres mi dueña

si te doy mi cuerpo consigo la leña

a lo que hemos llegado en esta era

mis hijos solo comen si visto pollera

ves lo que soy y me querés mover

pero en el fondo de mi pecho yo no soy mujer

I ain’t your women

(en el reino en la plastic ley

soy un plastic gay)

En el reino (La hija del esgrima) de Emmanuel Horvilleur.81
Los fastuosos vestuarios y actitudes que diversos personajes de la cultura rocanrolera de los años setenta tuvieron y que se le dio por llamar rock glam le otorgaron al rock un marcado acento homosexual estéticamente hablando, una pretensión de apariencia andrógina de la cual el Ziggy Stardust de David Bowie es la más fiel representación. Claramente, nuestro país no fue un lugar propicio para que floreciera un estilo como el del glam, sin embargo, las letras mexicanas incluyen a la homosexualidad como un fenómeno innegable y a todas luces visible. Sin embargo, el discurso que se utiliza para hablar de este tema no es un discurso complaciente ni mucho menos, la agresividad se muestra ácida, irónica, sarcástica y hasta ambigua.

Puto el que no brinque, el que no salte

puto el que no grite y eche desmadre

puto el güey que quedó conforme

puto el que creyó lo del informe

puto el que nos quita la papa

puto también todo el que lo tapa

puto el que no hace lo que quiere

puto nace y puto muere

(Amo matón, matarile al maricón

¿y que quiere ese hijo de puta?

quiere llorar, quiere llorar)

Puto de Molotov.82

Una de las características que tiene el rock mexicano de los últimos años es que se ha propuesto recuperar palabras de uso cotidiano que son consideradas por la sociedad y en buena medida por los medios de comunicación como obscenas o ‘groserías’. El ejemplo de la canción Puto del grupo Molotov es una muestra de ello, censurada de manera total de la radio y los canales de video, esta canción ha sido objeto de múltiples protestas, aunado al discurso irreverente y crudo de la banda, la canción ha propiciado que se suspendan conciertos y se declare indeseables por la iglesia y grupos conservadores a sus integrantes. En España, donde la banda ha tenido una aceptación masiva junto a grupos de culto como Def con Dos o Negu Gorriak, diversas agrupaciones gays han mostrado una total repulsión en contra de esa canción acusándola de homófoba. Sin embargo, dicha canción no tiene ese significado, como lo han aclarado los integrantes del grupo y como se puede observar al analizar la letra de la canción, el vocablo puto ha sido tomado del habla cotidiana al grado de volverse un saludo cariñoso entre hombres (¡qué onda puto!). La canción toma la palabra para calificar a los cobardes, teniendo como antecedente, sin lugar a dudas, la denigración que se hace del homosexual, así es como una palabra que es humillante en su origen se convierte, con otro significado en denigrante y calificante de la cobardía sacudiendo de sí las implicaciones homófobas que pudiera tener.

Desde que te ví me sorprendí de verte tan feliz,

ahora que te vas te veo detrás, ay que cambiado estás,

desde que te ví me sorprendí de verte tan feliz,

dime cómo fue, donde quedó tu cuerpo tan viril.

Una noche oscura y febril, ¡ahí se decidió!

preso del deseo por saciar toda esa pasión,

le sobraba un trozo de amor y faltaban montañas junto al corazón,

separó las piernas y así dejó abiertas las puertas a esta canción de amor.

Desde que te ví me sorprendí de verte tan feliz,

Ahora que te vas te veo detrás, ay que cambiada estás,

ella se alejó se despidió, se fue cantando así:

‘ahora soy feliz, feliz, feliz, feliz sin mi lombriz’.

Desde que te vi de Eduardo Green, Daniel Kritoser, Oscar Ortiz, Andrés Haro y Pilar Reyes.83

La búsqueda constante de la humillación a partir de la diferencia, el rock mexicano basa su interpretación de la homosexualidad desde dos puntos diametralmente opuestos, por un lado la solidaridad y por el otro el total rechazo, es así como las letras hablan de los homosexuales sin, en ningún momento, bajo ninguna circunstancia asumirse como tal. Canciones como Desde que te vi del Personal o Rafael de Maldita Vecindad nos muestran esa cercanía que los autores establecen con sus personajes, en el primer caso, el homosexual que decide cambiar de sexo y en el segundo aquél que es abandonado por su pareja. El rock mexicano, en su afán de mostrarse tolerante y en su faceta de solidaridad, no externa juicios de valor, no establece su posición moral ante este tema, cosa que si ocurre, de manera más cruda, con aquellos que presentan una posición contraria, la del rechazo automático y beligerante.

Acuérdate, acuérdate de Rafael

vivía en la otra calle, en el número tres,

ayer me lo encontré vestido de mujer,

la gente nos miraba y fuimos a un café,

él estaba bien, me hablaba de Carlos dos años junto a él,

él estaba bien, muy bien

un nublado día Carlos se fue.

Ahora sigue solo, solo Rafael,

cuando se separaron no supo bien que hacer,

me dice desconfiado tú no vas a entender

ahora estoy contento vestido de mujer,

él se despidió, apagó su cigarro, un rápido adiós.

Él en el café, la gente lo miraba meterse en la calle.

Rafael de Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio.84

La situación de los homosexuales dentro de la sociedad mexicana se reduce a una sola palabra: persecución. Pareciera que la mentalidad social se hubiera detenido a principios de siglo en donde los homosexuales eran víctimas de escarnio y humillación pública, donde el clóset es la única opción de pasar por ‘normal’ y poder caminar tranquilamente en la calle. La persecución es visible en tanto ésta si es permitida y promovida por la ideología sexual de la moral conservadora y retrógrada que intenta a toda costa implantar modelos de comportamiento sexual acorde a los lineamientos establecidos por la jerarquía religiosa y los moralistas militantes de la intolerancia y la estupidez.

¿De qué andamos huyendo si no hemos hecho nada?

amigos desaparecidos ¿dónde están para ayudarnos?

podré olvidar mil veces mi nombre, mi recuerdo

podré olvidar esa cara que me sigue

¿de qué andamos huyendo si no hemos hecho nada?

somos los escondidos en el armario

será mejor que no escuchen lo que hablamos

aunque lo que decimos no es novedad

y cada día una cara nueva

que me habla de cosas que debo recordar

y cada día una cara nueva más,

no me suena familiar, debo recordar.

Somos los escondidos

somos los perseguidos.

Andamos huyendo de Julieta Venegas.85

La homofobia instituida como deporte nacional se inculca desde la infancia en hogares en los que la diversidad sexual suena extraña y anormal. Aberración, que según sus detractores, no es particular de la homosexualidad masculina sino que alcanza por igual a la homosexualidad femenina. Mientras los homosexuales varones han conseguido por diversos medios su reconocimiento en una sociedad que aunque los rechace conoce de su existencia y de las actividades que realizan, en el caso de las mujeres es más frecuente encontrarse con el clóset como la fortaleza ante la cual la reprobación no pasará. Las lesbianas que se asumen como tales encuentran un muro que parece infranqueable y ante el cual cualquier razonamiento pierde sentido. No se puede negar, que ante la inminente llegada del siglo XXI, los homosexuales (que se agrupan como bloque en el llamado movimiento gay en el cual se confrontan las visiones de estas personas que tienen formas de expresión de la sexualidad diferentes a las de otras gentes y que han llegado a instituirse como promotores de actividades culturales en las cuales afirman su identidad como la Semana Cultural Lésbico – Gay que se lleva a cabo anualmente en el Museo Universitario del Chopo) se han convertido en parte innegable de la vida, nocturna principalmente86 y cotidiana en menor medida, de las grandes urbes, lo que no implica que en las zonas rurales no existan personas que se inscriban dentro de estos movimientos de reivindicación de los derechos humanos relacionados con la libertad sexual.

Pinche Lupita te fuiste con Juanita

nomás te gusta andar atrás de pura señorita

marimacha, tras las muchachas

la mueven los colores rojos y unas buenas nachas

labios pintados de color morado

le gusta que los besen unos de color rosado.

(...) Pinche Lupita, pinche culera

pinche Lupita, puta ramera

pinche Lupita, pinche liviana,

pinche Lupita, pinche marimacha.

Después te contaron que se la encontraron

en las piernas de una güera allá en el otro lado

muy buena la güera como la Pamela

la mejor ruquita que había dicho ‘me es vieja’

y se la toparon casi en cualquier antro

si no tienes cuidado se roba el mandado,

le gusta la reserva de cualquier cosecha sea güera, sea negra,

ella sí que se entrega.

Chingada madre, ya no las hacen como antes

ahora son livianas y hasta tienen sus amantes,

allá en el rancho se llaman machorras,

marimachas quizás pero son machorras,

se ponen pantalones se salen a los bailes

a ver a quien atrapan, a quien no le guste el sable.

La Lupita de Control Machete.87
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconCapítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconLos 250 discos de rock en las americas de todos los tiempos: 50 años...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconLas dificultades de exportación de las pymes industriales del nordeste...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa icon"letras" que encierran las instrucciones genéticas humanas. Este...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconEl nacimiento del rock and roll está intimamente ligado a los cambios...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconSíntesis temática de los diferentes ejes de nuestra propuesta

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconCapítulo XI obligaciones de los contribuyentes y responsables Capítulo...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconResumen. En los últimos años el derecho electoral mexicano ha evolucionado...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconConstitución de las palabras: sonidos, fonemas y letras I

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconLa caída del comunismo y sus consecuencias. Los conflictos del nuevo...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com