Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa






descargar 0.62 Mb.
títuloCapítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa
página2/12
fecha de publicación29.06.2016
tamaño0.62 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

2.1.1 La confrontación de la problemática social.


Conozco a un hombre, es un hombre poderoso

tiene a la gente en su poder, en la palma de su mano

empezó desde abajo y ha ido subiendo

y nunca más parará hasta que llegue a la cima

es la misma historia de siempre, el mismo sueño,

es el poder, hombre, el poder y todo lo que conlleva,

si quieres dinero más te vale respetar tu turno en la fila,

porque acabarás recogiendo moneditas y chatarra,

tú le insultas y él se ríe sin inmutarse,

porque para él todos los demás son unos inútiles,

él tiene mi dinero pero yo tengo mi fe, y, hombre poderoso,

hombre poderoso, nunca seré tu esclavo...

The Powerman de The Kinks.1

El papel del rock como cantor de la vida cotidiana se remiten a los inicios mismos de este fenómeno musical, los blues mismos son manifestaciones de la pobreza que se vivía en los cultivos de algodón o cítricos del sur de los Estados Unidos. La voz del rock como la voz de la pobreza se ha visto superada muchas veces por diversos géneros musicales folklóricos o nacionalistas, sin embargo, persiste la costumbre de decir, por medio del rock las cosas que a simple vista no están funcionando. La recreación de los ghettos negros, de la discriminación racial, de la indiferencia de la clase media para con la situación de los más necesitados, de las condiciones de vida del grueso de la población, y en última instancia, la denuncia frontal de las condiciones de vida de los más necesitados, dan al rock ese toque de confrontación con el orden social que, aunque paulatinamente ha perdido fuerza, se mantiene como parte importante del discurso rockero de los noventas.

Soy de los descalzos y estoy cansado

de la lluvia que no cae y no me hace crecer

mi sangre después de haberse vaciado de mí,

calienta como el sol.

Soy de los descalzos y estoy cansado de este color

que pesa más que yo

mi corazón desprendido de mi cuerpo ya,

sigue latiendo igual.

Soy de los descalzos no tengo perdón

por haber encontrado a cara pálida,

mis brazos cortados por la misma mano se abrazan hoy desesperados.

Soy de los descalzos, no tengo perdón de los descalzos ser,

estoy cansado, estoy cansado...

Sabiéndose de los descalzos de Julieta Venegas.2

El rock mexicano ha tomado a la problemática social como una constante en la temática de sus letras y aborda a ésta desde diferentes ángulos, muchas veces contradictorios entre sí. En primer lugar sobresale la posición del rock nacional de hacerse solidario y partícipe de la situación económica que se vive en la mayor parte de los integrantes de la sociedad mexicana. El discurso letrístico apunta mucho en dirección a mostrar de manera importante las diferentes situaciones en las que se encuentran muchos mexicanos. Sucede un fenómeno interesante, los músicos, lejos de presentarse como observadores neutrales o narradores mitológicos, se consideran a sí mismos como integrantes de ese grupo desprotegido económicamente.

¡Cuidado! Cuando te lanzes para acá no te tardes mucho,

mucho menos hoy,

sabes tú, ayer solía imaginar, danzando en pueblos perdidos,

espere, había algún algún consuelo, trazando lejanías, tiñendo mares,

arraigados por caminos melancólicos.

¿Qué no debería estar en la escuela?

Sáquese de aquí que nomás es un gasto de saliva,

todos mirándose es repeligroso, por ahí es exactamente dónde yo pasé,

el camino es largo y ya era hora, ¿conoces al Niño Perdido?

Encontraron al espíritu en la esquina de Tlalpan y el Eje 10,

lo debrayaban, cada quien en su esquina, cada quien en su esquina...

Gasto de saliva de Rita Guerrero.3

La pobreza de los protagonistas de muchas de las letras que interpretan estos grupos a primera vista parecen rayar en la exageración, sin embargo poco a poco nos hemos convencido de que en este país existen todas las cosas a excepción de la exageración. Las canciones exploran diversas formas de confrontación con el sistema, un sistema que a fuerza de implementar medidas económicas que afectan a un número importante de personas termina por ser un sistema represor y causante solo de más pobreza.

¿Por qué? ¿Por qué anda este niño en la calle?

¿Cuándo? Cuándo debería de estar soñando

¿Dónde? ¿Dónde está la razón de tu suerte?

¿Cómo? Como te han maltratado esos hombres.

Hay que rescatarlo, hay que ayudarlo, hay que respetarlo.

¿Por qué? ¿Por qué anda este niño sin rumbo?

¿Cuándo? Cuando debe de andar de la mano

¿Dónde? Donde la fantasía no existe

¿Cómo? Como te han engañado tus padres...

Niños de la calle de Tijuana No.4

Otro de los puntos de vista es el que se refiere a las relaciones de poder entre individuos o grupos sociales de diferente nivel económico. La lucha de clases enfrenta en las letras del rock mexicano un nivel de glorificación para la clase trabajadora, otorgándole a todos sus integrantes el título de “la raza”. Así es como ‘la raza’ se apropia del medio que representa las canciones de estos grupos y sus historias se convierten en hazañas a oídos de los fans.

Nos dijeron por ahí que el camino del progreso era el mejor:

“no te detengas, mira al futuro. Nada importa, solo llegar”.

Fiestas y bailes, cantos y lenguas fuimos negando siempre por progresar.

“¡A progresar! ¡Colonizar!”, fue su discurso para dominar,

“¡A progresar! ¡Modernizar!”, es su discurso neoliberal.

Una esquina en la ciudad: Lupe vende con sus seis años modernidad.

Está enojada, es mucho tiempo, 500 años de esperar.

Empieza el año con tanto asombro, Lupe en la esquina comienza un día más...

Por ahí de Maldita Vecindad.5

Aún y cuando los integrantes de las bandas más representativas del rock nacional surgen de la clase media acomodada o la clase alta, el prejuicio desaparece y al grito de ¡mueran los burgueses-ricos-políticos corruptos-hijos de papi-fresas-televisos-etc!, el rock mexicano se vuelve radical y exige erradicar la pobreza como por arte de magia.

Caminando por las calles de la gran ciudad

va un mendigo contemplando la urbanidad,

va creyendo ser el dueño de la eternidad,

va creyendo ser el dueño, su gran majestad.

Conquistando las ciudades, templos de cristal,

va un mendigo contemplando a la sociedad,

en sus sueños él es dueño de la eternidad,

en sus sueños él es dueño, su gran majestad,

derribado por el hambre, va su majestad,

aturdido por el sueño que nunca se hace realidad...

Su Majestad de Rafael Montoya.6

Sin embargo, también existen críticas hacia la misma clase oprimida, se le tilda de conformista y mediocre. Las letras relatan historias de personajes que parecen llevar por destino la marca de sser pobres y que como título cinematográfico ‘nacieron para perder’. La naturaleza del ‘jodido’ parece estar en un ambiente natural porque la capacidad de asombro ha sido reducido a nada. El rock recrea de manera natural y a veces hasta jocosa las desgracias, adoptadas como destino de este grupo social, una manera de demostrar que en las peores desgracias, el humor negro sigue siendo efectivo.

Siempre estás buscando una salida, porque tu esposa tiene SIDA,

siempre te quejas de tu pinche vida, porque tu esposa es muy agresiva,

siempre estás buscando tener mucho dinero, pero no lo logras porque eres un pinche obrero,

y nunca das dinero para la comida y por eso vives esta pinche vida.

Tienes a tus hijos en escuela de gobierno, por eso su esposa te manda al infierno,

el fin de semana te toca ir al futbol, siempre sales pedo o madreado por farol,

la calle en que vives parece un basurero, pero eso no te importa porque eres un pobrero,

siempre llegas tarde a la hora de entrar y por eso nunca vas a progresar...

Pobrero de Sekta Core.7

Cuando el Tercer Mundo nos ha alcanzado, rebasando por completo todas las aproximaciones o presagios acerca de lo que puede ocurrir con la situación económica individual o colectiva, aparece un gran culpable. Las baterías se dirigen hacia ‘el gran causante de todos los males’, el vecino del norte. Visión no exclusiva del rock mexicano, la mayor parte del rock latinoamericano, chicano y hasta español utilizan el mismo cliché discursivo de apropiarse la consigna de imperialista para calificar a los Estados Unidos de América. No exento de responsabilidad en la creación y aplicación de modelos económicos causantes de pobreza, este país es acusado, sin embargo, ya no con un razonamiento lógico o que presente argumentos convincentes, sino como una forma de allegarse el aplauso fácil del público involucrado o de los pseudo-revolucionarios.

Aquí en la esquina de un mundo Tierra, penúltima calle de Latinoamérica,

la línea nos marca desde afuera, el límite entre pueblo y piedra,

sin cicatrizar heridas en la tierra, venas abiertas de Latinoamérica,

Ahora ya estuvo se acabó la era, puertas abiertas esa es la mera,

38 especial, balas certeras, barras y estrellas están en guerra...

La esquina del mundo de Tijuana No – F. Muguruza.8

Sin embargo, esta atención del rock nacional hacia aspectos sociales importantes merece reconocimiento. Ningún género musical había logrado integrar en sus letras ese lamento popular de protesta, si exentamos a músicos populares como Óscar Chávez o Chava Flores entre otros, más aún, y ahí está un gran mérito, ningún movimiento musical, comercial o marginal, había logrado transmitir a un núcleo relativamente numeroso de escuchas sus ideas o desacuerdos. Que sea para el bien de la cultura de la catarsis.

La policía te está extorsionando, pero ellos viven de lo que tú estás pagando,

si te tratan como a un delincuente, no es tu culpa, dale gracias al regente,

hay que arrancar el problema de raíz y cambiar al gobierno de nuestro país,

a la gente que está en la burocracia, a esa gente que le gustan las migajas,

yo por eso me quejo y me quejo, porque aquí donde vivo yo ya no soy un pendejo,

que no wachas los puestos del gobierno, hay personas que se están enriqueciendo,

gente que vive en la pobreza y nadie hace nada porque a nadie le interesas,

la gente de arriba te detesta y hay más gente que quieren que caigan sus cabezas,

si le das más poder al poder más duro te van a venir a coger,

porque fuimos potencia mundial y somos pobres, nos manejan mal.

“Dame, dama, dame, dame todo el power, para que te demos en la madre,

gimme todo el poder so I can come around to joder”.

Porque no nacimos donde no hay que comer, no hay porque preguntarnos ¿Cómo le vamos a hacer?,

Si nos pintan como a unos huevones, no lo somos... ¡Viva México cabrones!,

que se sienta el power mexicano, que se sienta, todos juntos como hermanos,

porque somos más y jalamos más parejos, no hay porque estar siguiendo a una bola de pendejos,

que nos llevan por donde les conviene y es nuestro sudor lo que los mantiene,

los mantiene comiendo pan caliente, ese pan, es el pan de nuestra gente...

Gimme tha power de Molotov.9
2.1.2 El EZLN y el rock mexicano: una relación muy cercana.
Para no reconocer

el fracaso salinista

compraron televisoras

periódicos y revistas.

Comenzaron las mentiras

de este gobierno embustero;

decían: no son mexicanos,

que eran puros extranjeros.

Pero los hechos desmienten

La razón oficialista,

porque esta lucha se inspira

en el ideal zapatista...

Corrido del EZLN de José de Molina.10

El movimiento que el 1 de enero de 1994 despertó a la gran mayoría de los mexicanos que en el gran acto de hipnotismo colectivo a cargo de Carlos Salinas de Gortari, soñaba con el ingreso al mágico y maravilloso Primer Mundo, ha generado una importante respuesta que se manifiesta por diversas formas artísticas. El apoyo popular que la sociedad civil ofreció en los primeros días del conflicto, incluyó la manifestación a favor del movimiento de numerosos personajes de la intelectualidad y el mundo artístico.

Las canciones acerca del movimiento empezaron a gestarse como una tradición heredada de la imagen que nos ha llegado, a través de los medios audiovisuales, de la tradición del corrido revolucionario. Una manifestación popular al margen de pretensiones comerciales o ansias de notoriedad, el corrido neozapatista aflora en las gargantas de compositores populares, que con una guitarra o un violín le escriben a la imagen de los insurgentes de las barrancas chiapanecas.

Estos corridos o canciones populares no tenían, ni tienen aún, una difusión que haga partícipe a la Gran Mayoría de esos gestos de simpatía hacia el movimiento. Son canciones para cantarse en vivo, canciones que se corean espontáneamente y en un momento determinado. A este respecto, los investigadores Catalina Héau Lambert y Gilberto Jiménez, han publicado en el número 4/97 de la Revista Mexicana de Sociología, un minucioso artículo acerca de estas manifestaciones populares llamado “El cancionero insurgente del movimiento zapatista en Chiapas (Ensayo de análisis sociocrítico)”, por lo que no tocaremos este tema. Más bien lo que trataremos de observar es la relación existente entre el movimiento insurgente de Chiapas y un movimiento musical que tiene como vía de difusión a la industria discográfica y, esporádicamente, a las estaciones de radio: el rock mexicano.

Buscar, buscando la luz

del lado de la noche, del lado del olvido,

cuántos siglos han pasado, cuánto dolor olvidado,

¿qué importa la muerte si la vida no es vida?

¿qué importa la vida si la muerte es la vida?...

Olvido de Rita Guerrero (Santa Sabina).11

El rock mexicano, ha sido uno de los movimientos artísticos que más apoyo ha ofrecido al movimiento del EZLN. Conciertos masivos realizados con el fin de recabar fondos para las comunidades afectadas por el conflicto, manifestaciones públicas de apoyo y firma de manifiestos a favor de la paz con dignidad.

El apoyo de los grupos que conforman este movimiento no se circunscribió solamente a las apariciones en conciertos o las tocadas gratuitas, el apoyo para el EZLN fue llevado al interior de los hijos conceptuales de tales agrupaciones musicales: los discos. No se puede negar, sin embargo y haciendo un paréntesis, que los conciertos a favor de la paz, fueron un trampolín importante para grupos que no eran conocidos dentro del ambiente musical, y que tales presentaciones les abrieron las puertas de las disqueras.

Los indios

que murieron en el sur

andaban de rebeldes

pidiendo manicure...

Opina o muere de Resorte.12

Las posiciones a favor de Chiapas son encontradas, si bien parece que existe un apoyo incondicional para el movimiento, esto no parece reflejarse en el momento en que los grupos se presentan ante públicos más amplios o, concretamente, ante las cámaras de la televisión privada. El radicalismo parece terminar donde existe la amenaza de veto para su propuesta musical, el público de una tocada o un pequeño estadio, no es comparable con el público existente al frente de las pantallas de televisión, pero en el momento de estar ante ellas, los rockeros mexicanos no hablan de política, solo quieren presentar su propuesta musical.

También tiene que ver la posición de los grupos que tendrían mayor impacto al hacer comentarios o presentarse apoyando abiertamente este fenómeno social, sin embargo, la amenaza de perder los privilegios obtenidos los obliga a mantenerse casi absolutamente al margen. Saúl Hernández, líder de la banda más importante de rock mexicano en estos años, Caifanes, cuando tuvo a su disposición los micrófonos y las cámaras de periodistas y reporteros de todo el mundo durante el primer concierto de los Rolling Stones en nuestro país, solo pudo dedicar una canción por “todos los problemas que se viven en el país”, así nada más, sin entrar en detalles.

Grupos como Maná, Caifanes (ahora Jaguares por avatares de la ambición monetaria), Fobia, que pudieran atraer públicos mayores, no han hecho visible un activismo constante o decidido. Caso contrario es el de grupos como Santa Sabina, Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio y Café Tacuba, que han hecho público ese afán de ayudar a las comunidades afectadas por la guerra fundando o apoyando a Organizaciones No Gubernamentales que trabajan a favor de la paz en Chiapas, agrupaciones que han visto la luz de la mano de algunos integrantes de estos grupos, agrupaciones como Serpiente Sobre Ruedas, La Bola, Caravana Ricardo Pozas, 12 serpiente, Caravana Ricardo Flores Magón, etc.
La piel del jaguar que adornaba el suelo

hoy es noble armadura de mi pueblo

como un feroz guerrero defendiendo la tierra

Zapata vive y sigue en pie de guerra

sólo un puñado de hombres dispuestos a morir

por continuar la revolución...

Transgresores de la ley de Tijuana No13

Las letras de las canciones del rock mexicano van de manifestaciones tan cercanas a la poesía como Olvido de Santa Sabina o Flores del color de la mentira de Café Tacuba hasta panfletos que no buscan más que el impacto populachero que la mención del movimiento chiapaneco tiene en los asiduos escuchas de este género musical, canciones sin mayor trascendencia que la de gritar consignas radicales mientras le das un toque a la bachita a escondidas de tus papis, canciones como Insurgentes de Sekta Core que reza cosas “tan profundas y comprometidas” como: “Zapata vive/ la lucha sigue/ a Zapata nadie lo para/ ¡viva la revolución!/ ¡que muera la constitución! (...) Comandante Marcos/ matando sardos en los campos”14, etc.

Canciones en que se nota la carencia de conceptos letrísticos y la imposibilidad de armar un discurso coherente al menos, carencias que son rescatadas por la participación de otras agrupaciones que ven el problema desde otra perspectiva, y desde esa perspectiva tratan de transmitir un mensaje.

Mienten mucho no les creo nada...

¿qué es lo que dicen?

Dicen las noticias

que no ha habido matanzas,

son suicidios por la espalda.

Que no hay levantamiento

es una guerra de Internet.

Hoy vi en la tele que la tira iba a aumentar

y que el ejército tiene nuevo arsenal,

muchas redadas y retenes

la paz de los sepulcros quieren.

No les creo nada de Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio.15

Notas letrísticas que apuntan hacia la desinformación como un factor más de influencia dentro del complejo problema que resulta ser el movimiento zapatista, canciones que hablan de la ancestral costumbre de callar lo que se sabe de antemano. Canciones como El comunicador de Caifanes, No les creo nada de Maldita Vecindad, Que no te haga bobo Jacobo de Molotov, Patético cuadro de Tijuana No, etc., reflejan esa desconfianza existente hacia los medios de comunicación y muestran a la desinformación como un factor más de influencia en el desarrollo del conflicto.

En la tierra que hay detrás de mis ojos

un caudillo vive en pie de lucha

defendiendo pueblos enteros de ideas mudas

asesinadas por ser diferentes a las de otros,

en el ejido en medio de mis oídos

lisiadas filas de pensamientos

se han decidido a celebrar sus diferencias

pues no entienden del afán de ser todos iguales.

Flores del color de la mentira de Café Tacuba.16

Surge en 1996 el proyecto discográfico Juntos por Chiapas, en donde diversos grupos latinoamericanos aportan canciones para hacer que los fondos recaudados por el disco vayan hacia las comunidades indígenas chiapanecas. Chilenos, argentinos, mexicanos, todos unen su voz para dar vida a este disco que recopila canciones referidas de manera directa y frontal al problema chiapaneco. Aventurado disco que integra al Subcomandante Marcos al mundo del top ten al invitarlo a interpretar una canción a ritmo de hip hop (en realidad, el hip hop solo es el fondo, la voz de Marcos se escucha en la lectura de la Primera Declaración de la Selva Lacandona, tema cuyo video que fue censurado en las transmisiones mexicanas de MTV a cargo de la empresa Cablevisión). Al respecto escribe Jairo Calixto Albarrán:

Incluído en la recopilación Juntos por Chiapas, un disco que manifiesta la solidaridad de los rockeros con la situación de los indígenas chiapanecos, se encuentra el corte ‘Dignidad rebelde’, que no es otra cosa que la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona del Subcomandante Marcos, llevada a los terrenos del hip hop. El asunto no pasaría de la curiosidad (una más en esta revolución tomada por asalto por el teatro del absurdo), si el video hecho a propósito de este rollo del Sup no hubiera sido realizado con el más puro empeño abstraccionista. Está bien que no hay que ser obvio a la hora de ponerle imágenes a una canción, más si se trata de un discurso, pero esto fue un completo exceso. Mientras el rostro de por sí borroso del Sup se presenta más borroso todavía, vemos encuadres de una ciudad de cartón, hecha con una estética de escenografía del programa de Luis de Alba, que se incendia como el rostro de la Bruja Maldita cuando gritaba “¡Mentirra, mentirra!”.

Pero ahí no acaba la historia. El video transita en la programación de MTV Latino con cierta regularidad. O al menos así ocurría en la versión que se transmite a través de Multivisión; sin cortes ni panchos, a excepción de los comentarios ‘políticamente correctos’, del tal Roberto ese, cuya idea de México parece ser un fin de semana en Acapulco, chupando alegremente en el Baby’O. Sin embargo, como suele pasar en este país de puritanos e intolerantes, en la transmisión que de éste canal se hace en Cablevisión (filial de Televisa, but of course), este video es censurado así nomás por sus tanates. Sin previo aviso y sin anestesia, los muy demócratas programadores de Cablevisión cortan al Sup y ponen comerciales de El Calabozo17. Una bonita metáfora de su posición ante la vida, sin duda, pero si el consumidor paga por ese servicio, debería recibir el menú completo.”18

Un disco que muestra una visión multicultural del problema aunque persigue un solo objetivo. Los artistas que se encuentran reunidos en este disco son: Café Tacuba (Flores del color de la mentira), El Subcomandante Marcos (Dignidad rebelde), Divididos (Soy quien no ha de morir), Illya Kuryaki & The Valderramas (Nubosidad variable), Andrés Calamaro (Media Verónica), Los Tres (Flores secas), Leon Gieco (El señor Durito y yo), Los guarros (Alabada sea la sangre latina), Fito Paéz (Fuerte apache), Paralamas (Uns días), Charly García (Desarma y sangra), Mercedes Sosa (Sobreviviendo), Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio (La Tormenta), Serpiente (Navegar). Aunque el disco no tuvo un buen recibimiento por parte de la crítica especializada19, sí nos muestra el alcance internacional que el movimiento ha tenido. Alcance internacional que ha alcanzado a los siguientes artistas, que han dedicado sus discos o hablado a favor del movimiento zapatista: Manu Chao, Mano Negra, Zack de la Rocha, Rage Against The Machine, U2, Fabulosos Cadillacs, Joaquín Sabina, Brujería, David Byrne, Negu Gorriak, Todos tus Muertos, etc. En fin, que la discografía referente al movimiento de Chiapas cada vez crece más y en un futuro, sin lugar a dudas, éstas fuentes constituirán un elemento importante en el estudio de este fenómeno social.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconCapítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconLos 250 discos de rock en las americas de todos los tiempos: 50 años...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconLas dificultades de exportación de las pymes industriales del nordeste...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa icon"letras" que encierran las instrucciones genéticas humanas. Este...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconEl nacimiento del rock and roll está intimamente ligado a los cambios...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconSíntesis temática de los diferentes ejes de nuestra propuesta

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconCapítulo XI obligaciones de los contribuyentes y responsables Capítulo...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconResumen. En los últimos años el derecho electoral mexicano ha evolucionado...

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconConstitución de las palabras: sonidos, fonemas y letras I

Capítulo II la temática de las letras en el rock mexicano de los noventa iconLa caída del comunismo y sus consecuencias. Los conflictos del nuevo...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com