Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I






descargar 255.78 Kb.
títuloAlumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I
página1/10
fecha de publicación17.06.2016
tamaño255.78 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10




INGENIERIA EN ENERGÍA

Sociología Política.

Alumno: MIGUEL ORTIZ CARO 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori .TRIMESTRE 10-I




INGENIERÍA CONSTITUCIONAL COMPARADA
Una investigación de estructuras, incentivos y resultados


PRÓLOGO A LA EDICIÓN MEXICANA

Esta obra trata en gran parte de la América Latina. Casi todos los países latinoamericanos, al escoger sus formas constitucionales, se inspiraron en el modelo de los Estados Unidos. Sus regímenes presidenciales han sido inestables, la única excepción a esto es México, que, hace setenta años, inventó un “sistema hegemónico” de gobierno,. pero, en la actualidad se encuentra en periodo de transición.

Últimamente , el estudio de la política latinoamericana ha menospreciado la importancia de las constituciones y las instituciones. En Estados Unidos, para los conductistas, el “institucionalismo” no era más que un viejo legalismo; en el otro extremo, los estudiosos marxistas y neomarxistas han explicado la política metiéndose por las clases sociales y factores económicos subyacentes.

PREFACIO

Bentham dijo que las dos grandes “maquinarias” de la realidad son el castigo y la recompensa. Al unir la metáfora con la etimología se me ocurrió “Ingeniería Constitucional Comparativa” por que expresa, primero, que las constituciones se parecen a mecanismos que deben “funcionar” y producir algo; segundo, que las constituciones funcionan si emplean las “maquinarias” de Bentham, es decir, los castigos y las recompensas. Por tanto, en muchas partes de este libro presento argumentos para concebir y elaborar a las constituciones como estructuras basadas en incentivos.

Por su cobertura y método este trabajo es “sistemáticamente comparativo”. El libro está dividido en tres partes: Primera, Sistemas electorales; Segunda, Presidencialismo y parlamentarismo, y Tercera, Temas y propuestas.

Puede ser que los sistemas electorales no estén incluidos formalmente en el texto constitucional, a pesar de que son el instrumento político más fácil de manipular , también conforman el sistema de partidos . Se demostrará que lo escrito hasta la fecha sobre los sistemas electorales frecuentemente presenta un análisis erróneo de las causas así como de los aciertos o errores.

La tesis de Lijphart de que la representación proporcional siempre es mejor porque conduce a la democracia por consenso es insostenible. La Segunda Parte presenta una comparación entre los sistemas presidencialistas y los semipresidencialistas; propongo definiciones de ambos, y después escudriño las condiciones que realmente “determinan” la funcionalidad del presidencialismo y del semipresidencialismo. La Segunda Parte también trata en detalle de los sistemas parlamentarios, el sistema inglés es sin duda un sistema de Primer Ministro, y la Kanzlerdemokratie alemana es un sistema parlamentario controlado.

En el otro extremo se encuentran los sistemas de asambleas, el sistema inglés se basa en sistemas de distritos con un representante único , la fórmula alemana presupone un sistema de dos partidos y medio; la Tercera Parte ejemplifica una nueva propuesta, un sistema de presidencialismo alternante que enfrenta las limitaciones de los sistemas presidenciales a los que no es posible corregir y de los sistemas parlamentarios inoperantes, el problema consiste en combinar un control parlamentario efectivo con un gobierno eficiente.

Las organizaciones políticas occidentales caen en la ineficiencia.

En las cuestiones institucionales, ¿sabemos qué reformar y cómo lo vamos a hacer?
PRIMERA PARTE SISTEMAS ELECTORALES

1. LOS SISTEMAS MAYORITARIOS Y LOS PROPORCIONALES

1.1. PREMISAS

Empezaremos con la forma en que se hace votar al pueblo, los sistemas electorales determinan el modo en que los votos se transforman en curules, sobre si el elector vota por un partido o por una persona.

En los sistemas de mayoría el triunfador se queda con todo; en los sistemas proporcionales, el triunfo es compartido. En los sistemas mayoritarios, la elección del votante es limitada a una alternativa; en los sistemas proporcionales no se obliga a los votantes a concentrar su voto y las posibilidades de elegir pueden ser muchas. Los sistemas de mayoría proponen candidatos individuales, comúnmente los sistemas proporcionales proponen listas de cada partido.

No se trata de que se pueda clasificar claramente a todos los sistemas electorales como mayoritarios o proporcionales. El sistema de doble ronda electoral puede ser un sistema mayoritario con distritos electorales de un solo representante, o uno proporcional con distritos electorales de varios representantes.

Cuando decimos pluralidad indicamos sólo un criterio electoral, mientras que la “representación proporcional” sugiere un organismo representativo que de alguna manera refleja las “proporciones” en que se distribuyeron los votos.

Los sistemas electorales puedan clasificarse dicotómicamente entre los de mayoría y los que no lo son, además de considerarse, también, los “sistemas mixtos”.

La diferencia principal entre los sistemas mayoritarios radica en que requieren una mayoría relativa (plural) o una absoluta. En ambos casos se trata generalmente de distritos con un solo representante; en ambos tenemos, un triunfador que obtiene todo; pero quien gana en un sistema plural es el que pasa el acta primero.

El voto alternativo es un sistema de votación “preferente” dentro de distritos con un solo representante que exige que el elector numere a todos los candidatos en el orden de sus preferencias. A los candidatos con el menor número de votos se les elimina y se redistribuyen las preferencias hasta que se determina al vencedor por mayoría absoluta. Así, el voto alternativo es en realidad un sistema mayoritario; también permite que se vote a la vez por diferentes partidos.
1.3. EL PREMIO A LA MAYORÍA

La votación preferencial permite que los votantes señalen en sus papeletas uno o más candidatos preferidos. Por lo general, la votación preferencial se aplica a los sistemas de listas de representación proporcional. Cuando se aplica el voto alternativo implica también ordenar, según las preferencias, a los candidatos por los que se vota.

¿Hay otros sistemas mayoritarios? Es posible responder afirmativamente con respecto al premio a la mayoría, cuya finalidad es la de crear o reforzar una mayoría. Sin duda, el premio a la mayoría presupone la votación proporcional. Aun así, vale la pena preguntarse cómo se compara este sistema con respecto a la representación proporcional.

En un extremo se tiene, por ejemplo el sistema Sáenz Peña, usado en la Argentina hasta 1962, que asigna, sobre la base de los distritos electorales, dos terceras partes de los escaños a la lista que obtiene mayor número de votos y el tercio restante a la que obtuvo el segundo lugar. Este sistema crea una aplastante mayoría absoluta y se acerca tanto como cualquier otro sistema a la imposición de un formato bipartidista en cada distrito electoral. Pero, considérese a continuación la fórmula que se adoptó desde hace tiempo en Paraguay, dos terceras partes de los escaños se conceden al partido que obtiene más votos, y el tercio restante se distribuye proporcionalmente entre todas las demás listas partidistas. A pesar del abrumador premio a la mayoría, en este caso una tercera parte del acuerdo es proporcional.

Supóngase ahora que el premio no asigna dos terceras partes de los escaños, sino una pequeña mayoría, digamos, 55%. En este caso, la diferencia decisiva estriba en que el premio se le otorgue a un solo triunfador entre los partidos participantes o bien a una alianza electoral entre varios de ellos (a la que técnicamente se le llama en Europa apparefltement). En la primera hipótesis, la analogía con un sistema de mayoría sigue siendo fuerte; pero en la segunda hipótesis es claro que tenemos una contienda proporcional que se lleva a cabo gracias a un bono. Sin embargo, si el premio requiere que el apparefltemt los partidos de la alianza, obtengan una mayoría absoluta, entonces sencillamente refuerza una mayoría que ya existe. Si, en cambio, puede entregarse también a quienes hayan ganado con menos de 50%, entonces crea una mayoría. Pero en ambos casos la fragmentación del sístema de partidos puede seguir igual y por eso la práctica más común son los gobiernos de coalición.

SISTEMAS ELECTORALES

El premio tiene poca justificación donde hay 3 o 4 partidos importantes (sistemas de pluralismo limitado) y se aplica mejor a sistemas fragmentados de partidos y cuando obliga a éstos a formar alianzas electorales.

Su finalidad no es sólo la de asegurar una mayoría sino la de alentar también los procesos de coalición. Sucede así porque los partidos que participan aliados en una elección difícilmente se ven como adversarios, y porque se supone que la alianza electoral se transforma en una alianza gubernamental, dando lugar a gobiernos de coalición. Lo conveniente de esta presión unificadora es que —a diferencia de la presión unificadora del sistema plural— está basada en el interés y la conveniencia.

Pero hay un problema. Los méritos del acuerdo pueden ser fácilmente anulados por partidos que se aliaron simplemente para obtener la bonificación y que tan pronto como termina la elección retornan a sus divisiones previas. Es posible obstaculizar esta peculiaridad estipulando que si la coalición gubernamental se deshace, todos los partidos que se beneficiaron con el premio deberán renunciar a él. La posibilidad de que haya una conducta cohesiva y unificadora dependerá en gran medida de esta cláusula.
1.4. Los SISTEMAS DE RP

Representación proporcional (RP). Si bien los sistemas de RP procuran transformar proporcionalmente los votos en escaños, aun así su grado de proporcíonalidad o desproporcionalidad varía mucho. No es correcto suponer que la proporcionalidad de un sistema de RP sólo se establece aplicando las fórmulas que transforman los votos en escaños; también está determinada más decisivamente por el tamaño del distrito electoral.

Si empezamos con las fórmulas de transformación, con las reglas para asignar los escaños, el sistema más puro de todos es el voto único transferible (vuT) en distritos con varios representantes; se pide a los votantes que numeren a los candidatos por el orden de su preferencia; todo voto por encima de la cuota (cociente electoral) se reasigna a la segunda preferencia; entonces se eliminan los candidatos con menos votos y las preferencias de sus votos son redistribuidas hasta que todos los escaños han sido asignados.

Al pasar del VUT a sistemas proporcionales menos puros los más conocidos son: a) el método del “mayor residuo” (favorece a los partidos pequeños, después de que se asigna un escaño a una cuota completa, cualquier curul restante va al partido con el mayor residuo) ; b) el método de DHondt o del “mayor promedio” (es el sistema de RP más usado y es menos proporcional porque favorece a los partidos más grandes) y c) la fórmula sainteLagua (es menos proporcional que el método del mayor residuo pero más proporcional que el del mayor promedio).

Las diferencias entre estos sistemas son matemáticas. Pero el factor más importante para establecer la proporcionalidad o desproporcionalidad del sistema de RP es el tamaño del distrito electoral, que se mide por el número de miembros que elige cada distrito. De manera que, cuanto mayor sea el distrito, mayor será la proporcionalidad, por el contrario, cuanto menor sea el número de representantes menor será la proporcionalidad. No todos aceptan este ordenamiento de los sistemas proporcionales, básicamente sigo la evaluación de Lijphart.
SISTEMAS ELECTORALES

Cuanto menor sea el número de representantes, mayor será el número de votos desperdiciados, esto es, de las mayorías triunfadoras que simplemente se pierden. Es cierto que esto supone que varios partidos participan en la contienda y que la cuestión termina a nivel distrital. Si una lista nacional agrega los votos desperdiciados a nivel distrital y si el cociente nacional en cierta medida corresponde al promedio de las cuotas por representante, entonces se recupera la proporcionalidad.

Los sistemas de RP requieren distritos con varios representantes. También es frecuente que los sistemas de au sean sistemas de listas que le presentan al votante los nombres de los candidatos de los partidos Estas listas partídistas pueden ser: a) “cerradas”. lo que significa que se elige a los candidatos en el orden determinado por el partido, y b) “abiertas”, esto es, que no hay un orden de rango predeterminado y se deja a los votantes expresar una o más preferencias, marcando nombres en la lista.

Aparte de la votación por listas, otras dos fórmulas posibles son la “lista libre” (el votante tiene tantos votos como el número de candidatos a ser electos; puede dar dos votos a cualquier candidato, y además se le permite votar por candidatos de diferentes partidos.) y el “voto limitado” (le da a cada elector más de un voto, pero en un número menor al de los representantes que serán elegidos: por ejemplo, en un distrito con tres representantes se le da a los ciudadanos dos votos).

El problema con los sistemas mayoritarios es que se prestan a la manipulación. El problema con los sistemas proporcionales es que permiten muchos partidos.

El sistema proporcional imperfecto se justifica por ser un medio para contrarrestar la fragmentación del sistema de partidos. No obstante, otra forma no excluyente de obstruir la proliferación de partidos es la de establecer un “umbral” para admitirlo en la contienda electoral. La palabra alemana para este artificio es Sperrklause. Varios países han adoptado el requisito, pero el nivel de los “umbrales” varía. Es imposible establecer a priori y en general cuál es el “umbral” correcto, porque su conveniencia dependerá de las distribuciones reales en cada país.
1.5. LA DOBLE RONDA ELECTORAL

La doble ronda electoral constituye un sistema por sí sola, una de las razones es que permite a los electores votar dos veces, con un intervalo de una o dos semanas entre la primera votación y la votación final, y esto significa que los votantes pueden reorientar conscientemente sus preferencias considerando los resultados de la primera elección. Por otra parte, es un sistema muy flexible que hace posibles acuerdos de mayoría y de proporcionalidad. El sistema es mayoritario en los distritos que sólo tienen un representante, y es proporcional en los que son plurinominales. Nunca es del todo mayoritario (porque no tiene el efecto coercitivo sobre el votante) o del todo proporcional (porque su finalidad se pierde cuando los distritos electorales cuentan con muchos representantes).

La doble ronda electoral tiene poco sentido si se trata de distritos con más de tres o cuatro representantes. Por otra parte, los distritos muy pequeños no arrojan resultados proporcionales.

Consideremos la versión de la doble votación: la Quinta República francesa usa la doble votación en sus elecciones presidenciales (exige la mayoría absoluta, en consecuencia, sólo se admiten, en la elección final, los dos candidatos que obtuvieron el mayor número de votos en la primera elección) y en sus elecciones legislativas (la elección final requiere sólo una mayoría relativa y mucho dependerá del número de candidatos que son aceptados para la segunda votación).

Más adelante consideraremos por qué el “umbral” es importante y por tanto de qué manera el desempeño de la doble elección depende del número de candidatos a los que se permite participar en la elección final.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconMontes garcía miguel. Pri moreno morán alfonso. Pan ortiz garcía...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconObjetivo. Que el alumno aprenda acerca de la calidad de vida y el...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconEl curso de Español b – Año 1 permite al alumno ampliar sus habilidades...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconUniversidad nacional de ingenierìA, ruacs- estelì II año de ingeniería civil

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconUniversidad de valle – facultad de ingenieria escuela de ingenieria...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconGiovanni sartori

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconEl área de Lengua Castellana está constituida por los siguientes...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconMiguel ángel osorio chong, gobernador constitucional del estado libre...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconSeñores : D, José Elósegui, D. Tomás Acha, D. Julian de Salazar,...

Alumno: miguel ortiz caro 4toControl de Lectura Ingeniería Constitucional G. Sartori. Trimestre 10-I iconJavier zapata ortiz






© 2015
contactos
ley.exam-10.com