Introducción estudio preliminar






descargar 400.95 Kb.
títuloIntroducción estudio preliminar
página1/11
fecha de publicación26.02.2016
tamaño400.95 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11





HENRY DAVID THOREAU
PEQUEÑA ANTOLOGIA



Libera los Libros


Indice


INTRODUCCIÓN 3

ESTUDIO PRELIMINAR 3

«UNA VIDA SIN PRINCIPIOS» 8

«SOBRE EL DEBER DE LA DESOBEDIENCIA CIVIL» 10

«LA ESCLAVITUD EN MASSACHUSETTS» 12

«APOLOGIA DEL CAPlTAN JOHN BROWN» 15

«CONCLUSION» 19

LA OBRA DE THOREAU 21

UNA VIDA SIN PRINCIPIOS 26

DESOBEDIENCIA CIVIL 43

LA ESCLAVITUD EN MASSACHUSETTS 62

APOLOGIA DEL CAPITAN JOHN BROWN 77

EL ELOGIO DE LA VIDA SALVAJE 100

PROFESIÓN DE FE 105

INTRODUCCIÓN

ESTUDIO PRELIMINAR



¡Pobre Henry Thoreau: hacerle, a estas alturas del siglo XX, una introducción «convencional»! Henry Thoreau, el más anticonvencional -junto con Whitman- de todos los escritores norteamericanos del siglo pasado, sometido al convencionalismo... Escribir una introducción convencional para este entrañable personaje puede parecer ejercicio intelectual «intrínsecamente perverso». Es posible que lo fuera si uno se contentara con semejante futilidad. Pero ya sabemos que las exigencias editoriales van por sus caminos consabidos, y las preferencias personales, con frecuencia, por sus antípodas. La contradicción -hasta la felonía- queda superada, al menos hasta cierto punto, si se tiene en cuenta el hecho de que estas páginas, efectivamente, «convencionales» y más que limitadas, no constituyen sino un brevísimo resumen de un trabajo mucho más amplio, de publicación íntegra uno espera que en ocasión próxima, más personal y más libre, sin limitaciones ni cortapisas extrínsecas, que quien esto escribe tiene ya confeccionado en su integridad.
Decía un novelista de cierta notoriedad hace ya bastantes años que «es más fácil hacer algo que rehacerlo; como fue más fácil engendrar a Lázaro que resucitarlo». La- metáfora viene al caso en más de una ocasión. El tijeretazo inevitable de más de sesenta páginas que por exigencias editoriales aquí ha sido «necesario» constituye una operación limpia: nada de suavizar nada, ni de «sintetizar», ni mucho menos censurar. Se elimina, en bloque, lo sustancial de un trabajo determinado, se acomodan ligeramente algunos elementos más que secundarios y se conserva en su integridad el espíritu, ya que no la letra, de lo anterior.
El lector de estas páginas, por ejemplo, puede comprobar una desproporción evidente entre la bibliografía mencionada y la que aparentemente se utiliza. Bien, es cierto que esta desproporción existe en apariencia: pero se comprende cuando se tiene en cuenta el hecho recién mencionado. Y al César lo que es del César, y al autor lo que le corresponde.
En uno de los ensayos aquí agrupados, Henry Thoreau dice expresamente algo que muchos años más tarde iba casi a repetir Dürrenmat: Resulta extraño que haya que formular verdades tan simples.» Una introducción convencional para un anticonvencional: vivir para ver.
Henry Thoreau nació en el pueblecillo de Concord, en el Estado de Massachusetts, el 12 de julio de 1817. Su infancia y adolescencia transcurre en el mismo marco, el de su pueblo natal, en el que habría de discurrir hasta el final de sus días su vida entera. El propio Henry Thoreau resumía con humor su «experiencia viajera», diciendo sencillamente: «He viajado mucho en Concord.»
En 1833, a los dieciséis años, ingresa en Harvard. Y allí se graduó, sin pena ni gloria, cuatro años más tarde. De su estancia en Harvard, de la constancia en sus Diarios, comenzados justamente a su salida de la docta Institución. Lo mejor que Harvard tuvo que ofrecerle fue su Biblioteca, y en verdad que hizo buen uso de ella. Luego, ya graduado, siguió visitando esta Biblioteca, y contra todas las normas entonces establecidas, y después de una pequeña batalla burocrático-administrativa por conseguirlo, obtuvo el permiso oficial para poder seguir sacando libros. Por cierto que su desapego por su alma mater -como algunos dicen- fue tal que hasta se negó a pagar un dólar por el Diploma oficial que le acreditaba como tal. Bástale a cada oveja su propia piel», consignó en su Diario al comentar este pequeño desprecio por un cartón medio. ridículo al que ni él mismo le concedía apenas importancia alguna.
Para cuando Thoreau se graduó en Harvard, ya se había trasladado a vivir a Concord la familia Emerson. La amistad de Ralph Waldo Emerson y Henry Thoreau constituye uno de los hitos más significativos en la vida de ambos. En un comienzo, Thoreau encuentra en Emerson a un mentor y guía comprensivo, un poco paternal, pero para el joven Henry, catorce años más joven que «el maestro», aquello tuvo importancia.
En este contexto hay que tener en cuenta un dato significativo. En la ceremonia de graduación en Harvard, de la que se conservan «programas de mano», nos encontramos, en cuarto lugar, con la intervención al alimón de Charles Wyatt Rice, de Brookfield; de Henry Vose, de Dorchester, y de Henry Thoreau, de Concord. El título de la conferencia compartida fue el de «El espíritu comercial de los tiempos modernos, desde la perspectiva de su influencia en el carácter político, moral y literario de una nación». Los tres conceptos enunciados los desarrollaron, por ese orden los tres personajes mencionados. Los espectadores y oyentes se debieron quedar algo estupefactos cuando Henry Thoreau, al hacer uso de la palabra, propugnó sin ambages el axioma de que todos sus conciudadanos deberían, por lo pronto, invertir el precepto divino, «trabajando tan sólo un día a la semana y descansando los otros seis».
En este sentido, al graduarse e iniciar su vida «activa», Henry Thoreau se inclina más bien por la «pasiva». Ante su falta de interés en los negocios, y el «espíritu emprendedor esperables de todo joven de pro, dadas las circunstancias, Ralph Waldo Emerson le ofrece a Thoreau un arreglo de más o menos mecenazgo: a cambio de ocuparse de su casa, de pequeñas chapuzas en el jardín y el mantenimiento de los desperfectos, tendría allí vivienda y manutención. Henry Thoreau aceptó encantado la oferta, no sólo por venir de su admirado Emerson, sino porque, con semejante trato, el joven y ávido lector tenía acceso a la biblioteca del propio Emerson, una de las más extensas en aquellos momentos en los Estados Unidos. Allí vivió durante dos años, a partir de 1841.
Y el día 4 de julio de 1845, memorable fecha ya en los anales oficiales de la Historia oficial norteamericana, Henry Thoreau se recluye en una cabaña, construida por él mismo desde la primavera anterior, en Walden Pond. En un extremo alejado de una propiedad, también de Emerson, Thoreau inicia una experiencia de vida relativamente solitaria: y se dice que «relativamente» porque también para Thoreau, como para ese entrañable personaje camusiano de «Jonás o el artista en el trabajo», Asomarlo» es sinónimo de «solidario». Allí permanecerá Thoreau, ojo avizor siempre, durante dos años, dos meses y dos días, y concluye con su experimento cuando cree haber conseguido los objetivos que se había autopropuesto al iniciar esta especie de aventura, proyectada al interior, que intenta desde el comienzo.
Al salir de Harvard, Thoreau había comenzado la redacción de su Diario. Y en esta época lo continúa, al mismo tiempo que redacta las dos únicas obras que habría de ver publicadas en vida: Una semana en los ríos Concord, Merrimack, consecuencia de una excursión con su hermano John en 1839; y el clásico Walden o la vida en los bosques, publicada en 1854 tras un laborioso proceso de redacción y correcciones sucesivas. Hasta siete borradores de Walden van siendo elaborados sucesivamente antes de que la obra final vea la luz.
Desde luego, la obra más importante de Thoreau son sus Diarios, Publicados en 1906 en dieciséis volúmenes. De ahí procede todo lo demás: sus reflexiones, sus ensayos, sus obras más extensas, sus conferencias, su observación de la naturaleza, sus pensamientos más personales y sus juegos de palabras. Desde el otoño de 1837, recién graduado en Harvard, hasta muy pocas semanas antes de su muerte, Thoreau ahí consigna, día a día, el germen de la construcción de sí mismo y de la construcción, en consecuencia, de toda su obra literaria.
La ideología política de Thoreau queda perfectamente al descubierto en todas sus obras, en general, y en los cuatro ensayos ahora agrupados en este volumen en particular. Su talante radical-liberal -por etiquetarlo de alguna manera, un hombre que como Thoreau resulta inclasificable e irreductible a fórmulas simplistas o etiquetas empobrecedoras-, su talante libertario y a un tiempo solidario, resulta de una extraordinaria actualidad. Antiimperialista, en el apogeo del imperialismo norteamericano de la primera mitad del siglo XIX; defensor del derecho a pensar por uno mismo, como defensa irreductible ante la avalancha de oportunismo político y compromisos ideológicos; ecologista convencido, en contacto con la naturaleza, cien años antes de los «verdes»; defensor acérrimo de las minorías indias, en proceso de exterminio; antiesclavista convicto y confeso, en plena efervescencia racial que había de culminar muy poco antes de su muerte en el estallido de la guerra civil; defensor del derecho a la pereza, o reivindicador de aspectos creativos del ocio con dignidad, mucho antes de la formulación de Paul Lafargue. Y todo esto hasta límites de un radicalismo que lejos de disminuir con los años, se fue agudizando conforme éstos pasaban. Defensor ardiente y convencido de causas perdidas. No por perdidas menos justas.
Poniendo al descubierto estas terribles Y sangrantes contradicciones del sistema, Thoreau lleva a cabo efectivamente un acto revolucionario constante. En 1908 iba a estrenarse en Nueva York una obrilla de teatro sin apenas sustancia literaria, pero que tuvo la fortuna de acufiar, con su título, una de las hermosas teorías del American Dream siempre desmentidas por la realidad: el mito del Melting Poi, el crisol en el que se funden, como decía Crévecoeur ya en el siglo XVIII, las oleadas sucesivas de inmigrantes que llegan a América en busca del paraíso ya en Europa perdido. Hasta tomar consistencia progresivamente, con el paso de los años, la denominada anglo-conformity: los que se adaptan, los que pierden sus propias señas de identidad nacionales y raciales o culturales o lingüísticas: negros, judíos, italianos, irlandeses, balcánicos, griegos, hispanos latinoamericanos de toda procedencia... Todos estos «marginales» deberán «reconvertirse» y dejarse asimilar, en cierto sentido «blanquearse» y conformarse a los denominados Yankees de viejo cuño -old-times Yankees- que dictan la norma de lo que es o no es «americano». El lema fundacional, recogido más tarde por las monedas de centavo -e pluribus, unum-, encierra unos riesgos de uniformismo, por las buenas o por las malas, que Thoreau supo muy bien entrever. Y resulta significativo que los tres personajes más admirados por Henry Thoreau a lo largo de su vida fueran, precisamente, un poeta marginal y maldito como Whitman; un guía indio que le acompañó en su excursión por Maine en 1857, Joe Polis, y el personaje medio héroe medio bandolero -pero siempre mito-, antiesclavista por excelencia, el capitán John Brown.
En consecuencia, otra de las características sobresalientes de Henry Thoreau, a lo largo de su vida y de su obra, es el rechazo de lo establecido y sus actitudes de resistencia no violenta pero contumaz en busca de su propia libertad de pensamiento, palabra y obra. Esto exige un renunciamiento constante, es cierto. El resumen de esta actitud de libertad y de pobreza, de escasas necesidades a las que atender, de auténtica ascesis liberadora, lo encontramos en la frase que consigna en la página 162 del tomo cuarto de su Diario y que más tarde reproduce, tal cual, en uno de sus ensayos: «De acuerdo con mi experiencia, nada se opone tanto a la poesía como los negocios, ni siquiera el crimen.»
Max Lerner, en un breve pero atinadísimo comentario, con respecto al significado de Thorcau, lo ha sabido comprender con clarividencia: «Rechazó el sistema de las fábricas porque significaba la explotación de los demás; rechazó igualmente el culto al éxito y el credo puritano del trabajo constante porque ello significaba la explotación de uno mismo.» Y por ello Thoreau prescribe la siguiente cura a las amenazas del industrialismo en expansión de su época: «La renuncia total a lo tradicional, lo convencional, lo socialmente aceptable; el rechazo de los caminos o normas de conducta ya trillados, y la inmersión total en la naturaleza.», Como no puede extrañar, esta segunda opinión procede de Lewis a propósito de su tipología sobre el Adán americano.
Teniendo en cuenta estos antecedentes, ¿cómo extrañarnos de los cuatro ensayos seleccionados en este volumen? El primero de ellos constituye una especie de «declaración de principios». Los otros tres, coyunturales, expresan el pensamiento de Thoreau en una gradación progresiva que Walter Harding ha sabido poner de manifiesto: «Existe incuestionablemente una progresión perfectamente definida en las tres principales declaraciones de Thoreau con respecto al asunto antiesclavista, desde Desobediencia civil hasta la Apología del Capitán John Brown, pasando por la Esclavitud en Massachusetts. Se trata de una progresión de resistencia al Estado como Institución. En primer lugar, tenemos la resistencia »civil" o "moderada" rehusando pagar impuestos. En segundo lugar, en la Esclavitud en Massachusetts nos encontramos con la arenga o la exhortación a violar una ley específica y concreta. La tercera instancia de este proceso aconseja la rebeldía abierta no ante una ley específica, sino contra el Estado como tal.»
Lo cierto es que los tres últimos ensayos no constituyen sino una manifestación concreta, lógica y escalonada, como consecuencia de una serie de «principios, o actitudes éticas incuestionables que aparecen como meollo de la cuestión en el primero de los cuatro ensayos, y que por eso aquí se considera como clave o piedra angular. Este es el orden lógico adoptado en la selección, y en la ordenación, de lo que constituye este volumen.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Introducción estudio preliminar iconEstudio preliminar (Fermín Chávez, Agosto de 1984)

Introducción estudio preliminar iconEstudio preliminar
...

Introducción estudio preliminar iconEstudio preliminar de Francisco Montes de Oca
«mar ateniense», desplazan la hegemonía: el poderío de Atenas, fundado principalmente en su flota, sobrepasa al de Esparta, que es...

Introducción estudio preliminar iconIntroducción al estudio de la anatomíA

Introducción estudio preliminar iconIntroducción al estudio de la constitución del 91

Introducción estudio preliminar iconI. introducción al estudio del derecho mercantil

Introducción estudio preliminar iconIntroducción al estudio de los derechos reales

Introducción estudio preliminar iconUnidad 1 – Introducción a los elementos de estudio

Introducción estudio preliminar iconB Contenidos unidad I introduccion al estudio del derecho constitucional

Introducción estudio preliminar iconReseña historica una somera introducción al modelo bajo estudio ubicándolo...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com