Congregación de los Sagrados Corazones






descargar 390.71 Kb.
títuloCongregación de los Sagrados Corazones
página1/11
fecha de publicación18.09.2015
tamaño390.71 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Congregación de los Sagrados Corazones

Curso de Formadores

de América Latina

Módulo 1

Teología de la

Vida Religiosa

Eduardo Pérez-Cotapos L. ss.cc.
1998

Presentación general

del Módulo


De acuerdo a los objetivos de este programa de formación y a la programación de los diversos módulos, este primer módulo busca introducir de modo general a la teología de la vida religiosa. Se intenta trazar un marco global que permita entender el sentido teológico de la VR y también las grandes líneas del proceso de renovación que la VR viene experimentando desde tiempos del Concilio Vaticano II. Los aspectos que tienen que ver más directamente con la vivencia personal y comunitaria de la VR, lo mismo que la teología de los votos, se reservan para un segundo módulo, que llevará el título de «Espiritualidad de la vida religiosa».
Este módulo se estructura en cuatro grandes unidades, cuyo detalle se puede ver en el «Índice», en la páginas finales de este cuaderno:
1. Acercándose al sentido fundamental de la VR

2. La VR como seguimiento de Jesús. Fundamentación cristológica

3. La misión específica de la VR. Fundamentación eclesiológica

4. Nuestra respuesta personal a la vocación religiosa
En cada una de estas unidades se entrega una presentación básica de la temática planteada; en la cual se efectúan bastantes referencias a los textos bíblicos y magisteriales fundamentales, que fundamentan lo propuesto, pero que a la vez abren cauces de estudio más personal. Igualmente, en cada unidad se ofrecen, al término, algunos «anexos»: ellos son estudios o planteamientos recientes sobre el tema abordado, que enriquecen lo propuesto con nuevos ángulos de mirada, otros elementos teológicos y síntesis personales de calidad. También hay algunas indicaciones bibliográficas que pueden servir para ampliar un estudio personal. Siguiendo la propuesta metodológica de este curso, al final de cada unidad se entrega una guía para la autoevaluación, en la cual se proponen también algunos posibles trabajos personales de profundización.
La temática de teología de la VR es amplísima. Por lo mismo, este módulo en modo alguno pretende abarcar todos los temas, ni mucho menos tratarlos de manera exhaustiva. Para abordar más a fondo algunas cuestiones generales puede ser muy conveniente recurrir a las obras propuestas en la Bibliografía general, que va a continuación. La estructuración concreta de este módulo busca ser adecuada a los objetivos de este módulo: nuestro trabajo en la formación de los nuevos hermanos/as de los SS.CC. en América Latina. Tiene un marcado acento en vistas de la formación, en esta realidad latinoamericana, y de acuerdo al estilo propio de nuestra Congregación. Sin dudas que el producto final tiene muchas flaquezas, debidas a mis personales limitaciones y a la premura del tiempo disponible para elaborar este texto. Con todo, habrá cumplido su función si estimula la reflexión personal y comunitaria de los hermanos/as participantes en este programa de formación.

Orientaciones bibliográficas generales

Los escritos sobre VR actualmente disponibles son innumerables, aunque no todo es de la misma calidad. Pensando en quienes trabajen este módulo propongo algunas Orientaciones bibliográficas, de tipo fundamentalmente práctico. Por lo mismo me reduzco a publicaciones disponibles en español, de difusión amplia y de valor significativo. Sin duda que hay otras cosas, que aquí no están señaladas, que también son interesantes; pero las listas bibliográficas interminables son casi inútiles. Además, sin duda, hay una cierta selección personal de acuerdo a mis propias valoraciones.
Desde los parámetros recién señalados, existen dos grandes centros de publicaciones y de elaboración de teología de la VR. El primero de ellos es la Conferencia Latinoamericana de Religiosos (CLAR), que desde poco más de 30 años a impulsado la reflexión teológica sobre VR en América Latina. Sus trabajos han sido publicados en su sede central de Santafé de Bogotá, tanto en forma de monografías como a través del Boletín CLAR. Los participantes en el equipo teológico de la CLAR han representado siempre una buena expresión de la reflexión latinoamericana. Este centro de reflexión, y las personas a él ligadas, son imprescindibles para una reflexión sobre VR en AL. El segundo centro destacado es el Instituto Teológico de Vida Religiosa (ITVR), con sede en Madrid. Se trata de un centro de larga trayectoria y actualmente de muy buen nivel, tanto en el campo de la docencia como en el de las publicaciones. Por esta vía se canaliza la mayor parte de la reflexión española sobre VR. Este Instituto es responsable de la organización de las Semanas nacionales de vida religiosa, celebradas anualmente desde inicios de los años '70; los volúmenes en que se publican sus conclusiones son siempre sugerentes e interesantes. También editan la destacada revista Vida Religiosa. Sus trabajos son editados por Publicaciones Claretianas, Madrid.
Los Documentos Magisteriales sobre VR están reseñados en el punto 3 de la primera unidad. Allí se encuentran también las referencias a los principales textos latinoamericanos. Por eso los omito aquí.
1. Síntesis globales de teología de la VR
Se trata de obras amplias que, cada una de ella desde su propia perspectiva, buscan presentar de manera sistemática una teología de la VR. En ellas se encuentran buenas indicaciones bibliográficas sobre los principales estudios respecto de cada tema particular. Destaco las siguientes:
Severino-María Alonso La vida consagrada. Síntesis teológica. Madrid: ITVR / Publicaciones Claretianas 199210, 535pp.
Xavier Pikaza Tratado de vida religiosa. Consagración, Comunión, Misión. Madrid: Publicaciones Claretianas 1990, 480pp.


J.C. Guy La vida religiosa, memoria evangélica de la Iglesia. Santander: Sal Terrae 1990 (traducción del original francés: Paris: Le Centurión 1987).
Lucas Gutiérrez Vega Teología sistemática de la vida religiosa. Madrid: ITVR / Publicaciones Claretianas 19792, 384pp.
Jean-Marie-Robert Tillard El proyecto de vida de los religiosos. Madrid: ITVR / Publicaciones Claretinas 19783, 518pp. (es traducción de original francés Devant Dieu el pour le monde. Le projet des religieux. Paris: Cerf 1974)
Johan-Baptist Metz Las órdenes religiosas. Herder: Barcelona 1978 (traducción del alemán: Zeit der Orden? Herder 1977).

Entre las síntesis bastante amplias de la teología de la VR provenientes de AL cabe destacar:
Carlos Palmés Nueva espiritualidad de la Vida Religiosa en América Latina. Misión-Consagración. Bogotá: Ediciones CLAR 1993.
Carlos Palacio Reinterpretar a vida religiosa. São Paulo: Ed. Paulinas 1991.
C. Barraza El riesgo del Espíritu. Santidad e inserción. Bogotá: Ed. CLAR 1988.
Víctor Codina y Noé Zevallos Vida Religiosa. Historia y teología. Madrid: Paulinas 1987, 204pp.
Delir Brunelli Profetas del Reino. Bogotá: Ed. CLAR 1987 (Colección CLAR n 58)
José María Guerrero Caminos de futuro de la Vida Religiosa. Madrid: ITVR 1987.
Marcelo de Carvalho Azevedo Los religiosos. Vocación y misión. Un enfoque exigente y actual. Madrid: Atenas 1985.
Leonardo Boff Testigos de Dios en el corazón del mundo. Madrid: ITVR / Publicaciones Claretianas 19853.
Mateus Rocha La radicalidad de la vida religiosa. Bogotá: CLAR 1981, 128pp.
Teólogos de la CLAR Religiosos para un pueblo en marcha. Madrid: ITVR / Publicaciones Claretianas 1978, 284pp.
Antonio Coussianovich Desde los pobres de la tierra. Perspectivas de vida religiosa. Salamanca: Sígueme 1977
Teólogos de la CLAR Hacia una vida religiosa latinoamericana. Bogotá: Ed. CLAR 1974.
2. Obras de referencia
Ángel Aparicio Rodríguez y Joan Canals Casas (eds.) Diccionario teológico de la vida consagrada. Madrid: ITVR / Publicaciones Claretianas 1989.  Como obra de referencia, actualmente resulta extremadamente útil e interesante, por la calidad y amplitud de sus artículos, y por la calidad de sus referencias bibliográficas.
Para algunos aspectos concretos resultan útiles también los Diccionarios de Teología, y los Diccionarios de Espiritualidad. Hay varios disponibles en español.
3. Revistas
Hay dos grandes revistas de estudio y difusión sobre la VR, que se publican en español, y que publican normalmente números monográficos, en los cuales el conjunto de los artículos busca dar cuenta de una temática de actualidad. Ellas son:
Vida Religiosa, publicada mensualmente por el Instituto Teológico de Vida Religiosa, de Madrid.
Testimonio, publicada bimestralmente por la Conferencia de Religiosos de Chile (CONFERRE).
En el Boletín CLAR aparecen algunos artículos teológicos interesantes; pero buena parte de este boletín está ocupado en noticias sobre la VR o en la difusión de los encuentros y proyectos de acción de la CLAR.
En la revista Sal Terrae, publicada por los Jesuitas en España, aparecen con frecuencia artículos de mucha calidad respecto de los procesos de desarrollo personal y espiritual, y sobre aspectos de formación a la VR. Conviene consultarla.
En las grandes revistas teológicas de AL también suelen aparecer algunos estudios sobre teología de la VR, aunque con menor frecuencia.




I

Acercándose al

sentido fundamental

de la Vida Religiosa

En esta primera unidad buscaremos entregar algunos elementos centrales que ayuden a configurar un panorama general sobre la actual situación de la VR y sobre sus elementos fundamentales o constitutivos. Se trata de un primer paso, de acercamiento global y sintético.

1. Vida Religiosa y experiencia humana

2. Comenzando a apuntar hacia lo central de la Vida Religiosa

3. Una vida religiosa en proceso de cambio

4. Anexos: a. J.C.R. García Paredes Síntesis teológica

b. Unión de Superiores Generales Documento final del Congreso

c. CLAR La misión hoy

En esta primera unidad intentaremos acercarnos de manera global a aquello que constituye lo medular de la Vida Religiosa; y que, por lo mismo, debe estar siempre presente en nuestro modo de enfocar el sentido de la VR.
1. Vida Religiosa y experiencia humana. Ante todo, se debe comenzar señalando que la VR no constituye una especificidad exclusiva del cristianismo. Aunque existan fuertes diferencias entre unas y otras, en todas las grandes religiones hay formas estables de vida que pueden clasificarse de manera genérica como formas de VR. Se trata de personas que se consagran de por vida a Dios; con una consagración que constituye un modo de testimoniar ante todos que Dios es realmente lo único central y realmente importante en la vida del ser humano, consagración en la cual esas personas encuentran al mismo tiempo su propia plenitud y su gozo personal. Las formas culturales pueden ser muy diferentes, pero la pasión interior que late en el corazón de cada hombre o mujer que asume este camino es la misma; es la pasión por el absoluto de Dios. Este hecho es fundamental para no olvidar jamás que la VR tiene que ver con aquella más profunda, visceral, radicalmente humana experiencia de Dios presente en toda la humanidad. Son muchos los elementos de la VR que sólo pueden ser entendidos al vincularlos con estas íntimas pulsiones religiosas de todo ser humano; y que resultan inexplicables desde simples construcciones teológicas. Pero, al mismo tiempo, nos pone ante los ojos el constante desafío de ir aprendiendo a centrar en Cristo nuestra propia vivencia de la VR. La forma cristiana de VR es algo que el creyente debe buscar poniendo siempre ante sus ojos la persona de Jesús de Nazaret, y dejando que sea Jesús mismo el que purifique muchos de sus anhelos y sueños personales, que a veces pueden tener poco de «cristianos», por bien intencionados que sean.
Desde los primeros tiempos de la Iglesia han existido hombres y mujeres que han consagrado por entero su vida a Dios; con una consagración que implica una intensa dedicación a la oración, en el marco de una vida marcadamente ascética. Como expresiones de esta radical entrega en las manos de Dios han estado presente prácticamente siempre una vivencia del celibato/virginidad y una vida de austeridad y pobreza; también ha sido frecuente que existan diversas formas de obediencia religiosa, en el sentido de someter la personal búsqueda de Dios al juicio de otros hermanos/as. Y, por último, en todos estos hombres y mujeres ha estado presente siempre la solicitud por la fe de sus demás hermanos y por la vida de la Iglesia. Se trata de aquello que hoy día podríamos llamar «celo misionero», pero que se ha expresado de maneras extraordinariamente diversas a lo largo de la historia. Pero, en sentido positivo, nunca la VR como tal se ha autocomprendido sólo como una búsqueda de plenitud personal, entendida ésta de modo individualista y egocéntrico.
En la larga historia de la VR ésta ha ido entendiéndose a sí misma de manera diversa en las distintas épocas históricas. Y en estas variadas formas de autocomprensión han jugado un papel muy importante los modelos culturales de cada época. Por ejemplo, es indudable que en los primeros siglos, la VR recibió fuertes influencias de parte de la religiosidad griega o helenística y del judaísmo post-bíblico. Del mundo griego recibió, entre muchos otros elementos: un fuerte aprecio por la comunión interpersonal de individuos provenientes de diversos orígenes (la koinonía, o comunión); una fuerte exigencia ascética de renuncia personal, de control de los propios instintos, de vencimiento de las pasiones hasta alcanzar la apátheia, el vencimiento de todas las pasiones que esclavizan al hombre; igualmente, del mundo griego se recibió la valoración de la contemplación como experiencia de encuentro personal con Dios. De la religiosidad judía la VR recibió también muchos elementos: una fuerte valoración de la Sagrada Escritura como camino para el encuentro personal con el querer de Dios; una intensa valoración de las implicancias éticas de la adhesión religiosa a Dios. De las corrientes apocalípticas judías, tan fuertes en los primeros siglos de la era cristiana, una aguda conciencia de la transitoriedad de este mundo y del señorío de Dios, en cuyas manos estamos siempre; la conciencia de que somos peregrinos de un mundo futuro que todavía no alcanzamos, y que es el único que puede darle real sentido a todo lo que actualmente hacemos y vivimos. De las corrientes sapienciales una lúcida valoración de la libertad humana y de las posibilidades que cada ser humano tiene de orientar bien o mal su propia existencia, y a la par la conciencia de que sólo orientando la propia vida según el querer de Dios se puede alcanzar la verdadera felicidad. Muchas otras cosas podrían decirse al respecto, pero valgan éstas a modo de indicación para señalar de qué manera la VR no nació en la Iglesia de manera autónoma, como fruto experimental en un laboratorio teológico, sino como resultado de la búsqueda de personas profundamente religiosas y profundamente enraizadas en su cultura que buscaron el modo de ser fieles a su búsqueda de Dios.
Lo que acabamos de señalar de los primeros siglos de la VR podría decirse igualmente de su desarrollo a lo largo de la historia, y de su concretización en diversas formas de VR. Especialmente importante ha sido la influencia del neoplatonismo, que comenzó a tener una presencia tan intensa en los medios cristianos a partir del siglo V y que se tradujo en una teología espiritual que buscaba alejarse de las realidades materiales, considerándolas como inferiores, para concentrarse en las realidades espirituales, como único camino realmente consistente para la experiencia de encuentro con Dios. Esta tendencia marcó fuertemente algunas corrientes espirituales de la tarda antigüedad y de la edad media; y llega hasta nosotros en lo que familiarmente llamamos espiritualismo. A lo largo de toda su historia la VR ha sido muy permeable a las influencias de su entorno. Y sin duda esto constituye un hecho muy positivo, porque la hace significativa para sus contemporáneos, pero plantea el desafío de estar en un proceso de permanente cambio y de permanente atención a ser extraordinariamente fieles en aquello que constituye lo propiamente cristiano de nuestra experiencia de VR(1).
En la actualidad hay, en este contexto, algunos hechos novedosos e importantes. En primer lugar, por la actual globalización de las comunicaciones, la VR cristiana se ve enfrentada a otras grandes experiencias de VR, ante todo las del oriente, entre las que destacan los monjes budistas, la variedad de formas religiosas del hinduismo y las sofisticadas elaboraciones del budismo zen y tibetano. Igualmente, aunque en un tono menor, con las formas de VR del Islam. Sin duda que aquí no estamos ante expresiones religiosas que rápidamente podamos calificar de primitivas o poco profundas. Son traducciones de una experiencia religiosa que pueden aducir en su favor historias milenarias y síntesis teológicas de honda calidad espiritual. Ellas desafían la calidad de la VR católica actual(2). También ha sido un cierto redescubrimiento para el catolicismo actual las diversas formas de VR de la Iglesias de Oriente (por ejemplo, los monjes griegos y rusos)(3).
En nuestro actual contexto de AL la VR se encuentra igualmente desafiada por un doble frente. Por un lado, debe asumir la experiencia religiosa de los pueblos aborígenes latinoamericanos, con las incipientes formas de VR que también en ellos se dieron, y en alguna medida permanecen vigentes. Pero, por otro lado, nuestra AL está enfrentada de lleno a un cierto proceso de modernización y de secularización, con todas las consecuencias que ello acarrea para la VR; y entre estas está una severa crítica a la VR. No es casual que en las iglesias surgidas de la Reforma, habitualmente llamados protestantes, que son un intento de adaptación del cristianismo a la modernidad, la VR haya desaparecido casi totalmente. Este tener a Dios como el único absoluto, fuente al cual uno se juega por entero toda la vida, no parece encontrar fácil acogida en la mentalidad moderna. Por eso mismo, o se niega de plano la validez de la VR, atribuyéndola a motivaciones desviadas, o se la intenta domesticar reduciéndola a grupos de personas que deben prestar servicios en el plano del desarrollo humano o social (educación, salud, etc.), pero sin una huella religiosa significativa. Los desafíos que provienen de ambas vertientes, entre otros, nos lanzan a buscar caminos actuales para la VR, que siendo muy fieles a lo medular del mensaje evangélico, asuman a la vez las búsquedas religiosas de cada época y de cada grupo humano(4).
En definitiva, este sentido de consagración total a Dios, por un motivo de fe y de manera permanente, la VR no es una exclusividad cristiana. Ella se encuentra presente en la mayorías de las grandes religiones. Hay algo de nuestra forma de vida que toca un anhelo profundamente humano de ponerse sin límite en las manos de Dios para el servicio a los hermanos y la plenitud personal. Por lo mismo, es muy propio de la VR el que tenga una dimensión o repercusión extraeclesial; es decir, un nivel de sentido que transciende la confesión explícita de la fe y se abre a otras religiones o a los no creyentes. Esto es particularmente claro en la vida monástica(5).
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Congregación de los Sagrados Corazones iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

Congregación de los Sagrados Corazones iconLa consagración a los sagrados corazones

Congregación de los Sagrados Corazones iconDe los sagrados corazones de jesus y de maria

Congregación de los Sagrados Corazones iconEs innegable que las cosas sencillas son las que más conmueven los corazones

Congregación de los Sagrados Corazones iconSan José de Calasanz, maestro y fundador
«como un apéndice» de ninguna congregación, como se expresaba en la carta a Glicerio. (3) Ni parece tampoco muy verosímil que tanto...

Congregación de los Sagrados Corazones iconRobert Graves Los mitos griegos I
«dioses» para quienes en los mitos se reservaban la ambrosía y el néctar eran sin duda reinas y reyes sagrados de la era pre-clásica....

Congregación de los Sagrados Corazones iconGeneralidades del canto y la música sagrados

Congregación de los Sagrados Corazones iconSagrada congregación para la educación católica
«La verdadera educación se propone la formación de la persona humana en orden a su fin último».(1) Tratando de la educación cristiana,...

Congregación de los Sagrados Corazones iconAgencia Española de Protección de Datos (aepd)
«inventos recientes y modelos de negocios», como «las fotografías instantáneas y la prensa, han invadido los sagrados recintos de...

Congregación de los Sagrados Corazones iconEl título de la Congregación






© 2015
contactos
ley.exam-10.com