Sor maría natalia magdolna






descargar 384.68 Kb.
títuloSor maría natalia magdolna
página7/14
fecha de publicación08.03.2016
tamaño384.68 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   14

La partícula de polvo
–El polvo simboliza la humildad. Es necesario que el alma reconozca quién es sin Mí. Por eso es necesario que se humille en mi presencia y ante los demás. No puedes permitirte el pensamiento de que eres “alguien”, porque en el momento en que esto entra en tu mente, te distancias de Mí y pierdes mi gracia. Si un alma sinceramente reconoce su miseria y se golpea el pecho implorando perdón, si se regocija en el hecho de que no es nada en verdad y no vale nada, y si este pensamiento no le causa dolor es porque está muy cerca de Mí.

–Esta alma no se sentirá herida si Yo le llamo la atención por sus faltas porque ella sabe que la santidad no consiste en no caer sino en la voluntad de levantarse otra vez. En el pleno conocimiento de su pequeñez, dicha alma confiará completamente en Mí, y vendrá a Mí con confianza y amor, no sólo para recibir mis regalos, sino también para hacer reparación por sus faltas y consolarme. En su humildad, dicha alma siente que es digna de la condenación y no de la gracia. Por eso, sin darse cuenta, esta alma está haciendo una escalera de oro con la cual escalar, desde su profundidad, las alturas celestiales. Al mismo tiempo, esta alma Me obliga a bajar hacia ella y a poner mi trono en su corazón.

Mientras el Señor me hablaba de estas cosas y en particular de la libertad del alma, vi a una cierta alma que no era capaz de alcanzar su libertad porque estaba llena de admiración por sus habilidades, su cuerpo, su belleza y se complacía en esta vanidad. Esta alma se tranquilizaba con el pensamiento de que esto no era una falta porque veía y reconocía las mismas cualidades en otros también. Estos pensamientos no le gustan a Dios, y son peligrosos porque dejan la conciencia en una falsa paz. Vi que esa alma estaba encadenada y vi también que el Divino Salvador no conseguía entrar en esa alma con su belleza y gracia.

En verdad un alma recibe las gracias divinas sólo si está completamente libre. Vi obstáculos también en otras almas que impedían la entrada total de la Luz divina. Esas almas irradiaban solo a su alrededor, pero dentro sólo había oscuridad. En cambio, aquellas almas que no impedían la entrada de la Luz divina irradiaban desde adentro. La Luz divina las penetraba hasta su más profundo ser y las santificaba. Solamente en estas almas el Señor se complacía y encontraba en ellas gloria, belleza y santidad. ¡En ellas Él era todo!
El valor de un alma humilde
En una ocasión el Salvador me hizo ver a una superiora muy humilde, y me dijo:

–Hay entre mis esposas algunas muy ciegas que no se dan cuenta lo que Yo Me bajo hacia ellas a través de sus superioras. Son tan frías que no se dan cuenta de lo que Yo derramo en sus almas a través de sus superioras. Hija mía, mis palabras son verdad: el alma humilde tiene un valor tan grande ante Mí que, si Yo no hubiera creado al hombre, lo crearía sólo por un alma así. Si Satanás pudiera recibir la gracia, es decir, si Yo le permitiera vivir por un momento junto a dicha alma humilde, esto lo afectaría tanto, que junto con sus legiones de ángeles caídos, vendrían a Mí más rápido que un alma fría y endurecida y me pediría perdón. Oh esposas mías, ¡ustedes están caminando en la luz de mis gracias y todavía siguen ciegas! ¡Ustedes viven junto al fuego y todavía siguen frías! Pero Yo te digo que vendrá el tiempo en que se calentarán al lado de sus excelentes superioras y sus ojos se abrirán.

Mientras Jesús hablaba así, yo pude ver la humildad de cierta persona y se me permitió escribir lo siguiente. Vi un profundísimo valle del cual salían enormes llamas, y oí una voz que dijo: “Las más grandes llamas salen del más profundo valle”, y entendí que el valle es la humildad y la llama, el amor de Dios.

Jesús me enseñó a nunca sentirme ofendida. Eso era algo que yo tenía que aprender bien, y Él me resumió en tres puntos lo que debo hacer cuando me ofenden:

1. Cuando tú estás herida, en seguida reflexiona que Yo ya lo sabía de antemano y lo permití.

2. Por favor, acéptalo y perdónalo, aunque en este caso no tenga la razón, porque tú debes humillarte por otros pecados secretos.

3. Si es posible no cuentes a nadie lo que te pasó.
Jesús escondido en el superior
El Salvador añadió:

–Oh, si mis esposas adivinaran qué tan triste está mi alma, cuando Yo les ofrezco mis gracias a través de sus superioras y ellas en cambio la rechazan con sus murmuraciones y críticas. A través de sus superioras Yo les ofrezco no sólo mis tesoros, sino también a Mí mismo. Pero ellas me rechazan porque quiero enseñarles mi camino y no sus caprichos. Si no aceptan estar Conmigo a través de sus superioras, entonces Yo no puedo mirarlas como mis esposas, sino solamente como unas sirvientas cualquiera. El título de esposas es solamente para aquellas que viven en concordia y sacrifican sus vidas por la comunidad. Si las almas consagradas al servicio de Dios quieren ser reconocidas como esposas, entonces no deben vivir según sus caprichos sino conforme a mi voluntad. Ellas deben recibir con alegría lo que Yo les envíe, ya sea a través de sus superiores o de las circunstancias.
Discernimiento
En otra ocasión el Señor me instruyó:

–No les está permitido distinguir entre los superiores. Ellos son designados de acuerdo con el reglamento. Tan pronto uno es superior, éste me representa a Mí. Es una falta grave no mirarlo así. Ellos son responsables, y serán llamados a rendir cuentas, por las almas que les han sido confiadas. Aquellos que los desprecian y los desobedecen son culpables de una grave falta porque me desprecian a Mí. Me gustaría escribir en sus almas con mi propia Sangre: “Yo estoy en ellas solamente cuando ellas están unidas con sus superiores, y sólo en la medida en que me reconozcan en sus superiores”. El alma que me reconozca en sus superiores encontrará que su amor se une con el mío, como una gota de agua se une al océano, ni buscará sus intereses sino los míos.
Unas palabras del Señor a los superiores
–Los superiores deberían esforzarse por el perfeccionamiento de sus hermanos así como por el propio. Si ellos ven una piedra en el camino, es su deber apartarla y preocuparse que estas piedras no se amontonen allí para que no creen un muro de separación entre Mí y mis consagrados. Los superiores deben estar alerta y prevenir los males que puedan causar la pérdida de una vocación.

El Señor me mostró las faltas de los religiosos: la pérdida del amor de uno hacia el otro, las antipatías, la falta de paciencia, la hipocresía, etcétera. Estas son las piedras que los superiores deben tratar de quitar.
La pobreza
Alguien me preguntó acerca de las enseñanzas del evangelio sobre la pobreza. Jesús me respondió:

–La persona que piensa que es pobre porque solamente tiene un cuartito, está equivocada. Lo que importa es que el alma no esté apegada a los bienes de este mundo, ya sean personas o cosas. Si tú Me colocas antes que todas las cosas, entonces puedes vivir en un palacio dorado, y eres pobre. Si tú posees algo, da gracias a Dios, y si lo pierdes, da igual gracias a Dios. Si alguien necesita algo que tú tienes, dile: “Aquí está, es tuyo”. La esencia de la pobreza es que las cosas del mundo no absorban tu alma, que tú puedas correr libremente hacia el Señor. Ser feliz si tú tienes, pero también estar listo, a la hora que sea, a devolvérselo al Señor, pues son sus regalos.
Lo que es mío es también de ustedes”
Un alma que le era muy fiel a Jesús una vez me pidió que le preguntara a Jesús qué más podía hacer ella. Jesús le contestó: “¡Ámame! Tu amor hace que nuestros dos corazones se unan en el amor. Yo quiero darte grandes gracias, pero tú debes renunciar a muchas cosas materiales. Tú debes usar las cosas materiales como si no existieran, o como si tuvieran una única finalidad de ayudarte a unirte más a Mí. Para ti no debe haber nada ni nadie sino Yo. Cuando estemos unidos en el amor, tu vida y todo lo que es necesario para su mantenimiento, vendrá a ser de mi incumbencia. En recompensa por este amor, lo que es mío es también tuyo”.

Esta verdad se manifestó en mi propia vida cuando yo tuve que renunciar a todo, después de la guerra, hasta la última aguja, lo que fue muy difícil de hacer. Lo más difícil es renunciar a lo que nosotros menos queremos renunciar, cosas sin las que nosotros nos imaginamos que no podemos estar. Pero una vez hecho este sacrificio, en seguida el alma llega a sentirse tan libre que aunque en ese momento pudiera recuperar esas cosas que tanto ha estimado, no lo hace por el gozo de sentirse libre.

Cuando entendí esto claramente, fue como si me hubiera abierto un libro: de repente vi la gran cantidad de tesoros que estaban escondidos en esta enseñanza. Realmente es difícil expresar lo que está contenido en las palabras de Jesús: “No busques consuelo en las cosas materiales, sino en Mí. Sírveme en alegría y felicidad”.
Amargura
–No me gusta que te complazcas en la amargura. Cuando estás en gracia, no tienes motivo para estar triste. A veces tú les dices a todos lo que te duele, buscando consuelo, y Yo soy el último a quien tú recurres. ¿Por qué son tan sólo las cosas del mundo que te causan alegría? Me gustaría ser el primero, el más amado por ti, el primero a quien recurras cuando tengas problemas. Si tú confías solamente en Mí, no tienes motivos para tener amargura.
La lengua es un puñal
–Hija mía, la lengua es como un puñal; causa heridas y hasta puede matar espiritualmente. La persona que hiere con la lengua a su vecino está en el camino de la perdición, todo su trabajo está destinado al fracaso. Y a las personas que se sienten heridas por los pecados de la lengua les digo: “Deben tomar esta humillación con serenidad y humildad, porque nada es útil para el alma como la humillación. Recuerden: Yo fui humilde. Mediten en esto. Yo quiero vivir en las almas profundamente humildes.
Ayuno
–No es suficiente ayunar a pan y agua. El ayuno debe incluir también la abstinencia de la ira, de la murmuración, de las ofensas. Sin esto, su ayuno y sus oraciones serán en vano, y Yo no los escucharé aunque ustedes oren con los brazos extendidos. Con frecuencia sus labios están todavía mojados con mi Sangre de la sagrada Comunión, y sin embargo, me ultrajan. Y por eso que sus noches de vigilia y sus brazos extendidos no surten efecto.
La más pequeña espina
En una ocasión Jesús me dijo:

–Yo te regalé, para toda tu vida, el dolor de una de mis más pequeñas espinas de mi corona. No importa que tu naturaleza esté en contra del dolor. Lo importante es que tú lleves esta espina con amor; bendíceme y glorifícame por esto, como lo harás por toda la eternidad. Mientras tú sientes el dolor de la espina, tu corazón se levantará hacia Mí, y mientras tu corazón esté Conmigo, no sentirás el dolor. Tú Me puedes probar que realmente Me amas si aceptas estos sufrimientos de mi mano divina. ¡Por eso recibe con amor los dolores causados por la espina!
Los dos enemigos más grandes
Jesús me dijo que debemos estar en guardia contra Satanás y contra el amor propio, que son los dos enemigos que nos llevan al pecado. Si alguien te hace una observación, acéptala sin discutir. Tu amor propio se sentirá herido por esto. Corre con Jesús y dile: “Mira, Señor, éste soy yo”. Tampoco hay que argumentar con Satanás, porque él encontrará siempre algo para separarte del amor de Jesús. Tú nunca debes dar un paso que te saque de tu unión permanente con Jesús.
Depresión
La más efectiva herramienta en las manos de Satanás en contra de nosotros es la depresión, el espíritu abatido, la tristeza. Con esto Satanás quiere acorralarnos dentro de la desesperación y privarnos de la ayuda de la gracia. En este estado de ánimo hay que repetir: “Jesús mío, Te amo”. Entonces Satanás desaparecerá

Una vez Satanás me tentó, diciéndome:

– ¡Maldíceme!

– ¿No estás lo suficientemente maldito? –le contesté.

– ¡Solamente maldíceme! ¡Me gustaría que tú expresaras odio! ¡Si tú lo haces, tendré un desquite con Él!
Amor indulgente
Yo pensaba en mis faltas y cómo podría corregirlas, cuando oí que Jesús me dijo:

–Si tú no tuvieras faltas, Yo te las daría. LO importante es que tú Me ames siempre. Si tú Me amas, Yo no veré ni me fijaré en tus faltas y pecados. El amor me ciega. Tú siempre estarás imperfecta. ¡Si Yo esperara hasta que tú te limpiaras, Yo nunca podría amarte!
Hágase tu voluntad”
–Tú no debes querer nada, ni vivir ni morir. Porque cuando tú deseas algo, esto no me permite hacer mi voluntad en ti. ¡No! Ni siquiera tú debes querer ser una santa. Porque si tú quieres la santidad, tú no la puedes alcanzar al grado en que Yo puedo concedértela. Si tú no quieres nada, entonces mi voluntad obra en ti completamente, porque Yo mismo soy la perfección y la santidad en ti. Puesto que tú eres imperfecta y miserable creatura, tú no eres capaz de querer algo que sea realmente perfecto, noble y santo. Es por esto que tú debes dejarme a Mí que quiera en ti todas las cosas. Por eso di con frecuencia: “Hágase tu voluntad”. Yo, el Hombre-Dios, hago lo mismo aún ahora.

Jesús entonces me enseñó a no pensar en cómo convertirme a mí misma con mi propio esfuerzo. El esfuerzo humano ata sus manos, pone límites a su libertad. Si Satanás ve que no puede obtener un alma, para hacerlo usa su última arma: empieza a incitar en el alma el deseo de un mayor grado de santidad. Con esto el alma empieza a concentrarse en sí misma y no en Dios.

Si yo sé que estoy en estado de gracia pero todavía me atormenta el pensamiento de mis pecados pasados, yo debo decir: “¡Aléjate, Satanás! Ya sé que yo no soy nada, pero Jesús me ama como soy”. Nosotros debemos correr a Jesús y pensar solamente en Él.
Pureza
Jesús dijo: “Hija mía, el alma está limpia solamente si Yo vivo en ella. Hay una sola cosa a la que Yo no puedo resistir: el amor”. Yo le pregunté: “Jesús mío, ¿qué es lo que Tú amas en mí?” Me contestó: “¿Qué más puedo Yo amar en ti sino a Mí mismo? Tú solamente ámame, calladamente y en paz, y no te preocupes por ninguna otra cosa. Si tú estás ocupada con alguna cosa, que no sea Yo o Mía, Yo no puedo hablarte”.
Lamentación
Jesús dijo: “El hombre quejumbroso hiere a mi divina bondad con innumerables pecados. Los lamentos de una persona así, generalmente vienen del egoísmo, de la envidia, de las mentiras y del orgullo. Muchos, muchísimos son condenados por pecados de la lengua”.
Mensaje de la Virgen a un alma angustiada
–Querida hija mía, es penoso para mí que tú dudes. Confía en mí aún al grado de parecer tonta. Yo no te dejaré caer. ¿No soy yo una Madre amorosa? ¿No soy yo mejor que tú? Sé contenta y feliz con el destino que mi Hijo ha marcado para ti. Pon tus propios planes dentro de mi Corazón maternal. De esta manera tú serás agradable a mí y a Jesús. Como ustedes quieren a sus hijos y los cuidan, Yo los quiero aún más y cuido de ustedes. Yo te llevo en la palma de mi mano y te baño con mis gracias, en proporción de como tú te aferres a mí.

–En respuesta me gustaría pedirte que sonrías siempre cuando tú me hables a Mí, a tu familia y a todos los que encuentres. Podría ser este el pan de gracia diario hasta tu muerte. Siempre que tú sonríes a alguien yo te sonrío a ti. Este será el secreto de amor entre nosotras dos. Tú debes leer mis mensajes, especialmente cuando la amargura de la vida te llegue al corazón.
3. VIDA DE ORACIÓN
¡Sólo mírame!
–Tú solamente tienes que mirar a Jesús, pensar en Él y abrazarlo. Si tú haces esto, Él te abrazará en silencio. Míralo en silencio y permítele crecer en ti mientras tú estás disminuyendo. Tú debes gozarlo, verlo, sentirlo y disfrutar su mirada. Tú debes descansar en Él y experimentar su amor divino.
Adviento
En noviembre de 1985 le pregunté a Jesús:

–Querido Jesús mío, ¿cómo debemos vivir durante este Adviento?

–Tú debes vivir en silencio total –me contestó-, tanto del cuerpo como del alma. Vive una vida santa, adora mi divinidad y mi humanidad, que fueron escondidas dentro del Corazón de mi Madre Inmaculada. Tú que vives en el seno de mi divino amor debes esperarme y recibirme con el calor de tu corazón limpio. Si tú quieres alabar a mi Madre Inmaculada en este santo período de Adviento, reza el Ave María, tres veces al día, de rodillas. De rodillas, porque Ella recibió el saludo del ángel y la encarnación del Verbo de rodillas. Es un pequeño sacrificio que mi Madre recibe con gran alegría y te recompensará con la gracia de la humildad. Además Ella te llevará más cerca de Mí, hacia el Verbo que se hizo hombre en Ella.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   14

similar:

Sor maría natalia magdolna iconNatalia Fernández Casado

Sor maría natalia magdolna iconNatalia Fernández Casado

Sor maría natalia magdolna iconColegio particular 119 prof. Natalia salas tapia

Sor maría natalia magdolna iconNatalia Krivoshein de Canese (Asunción) cultura y bilingüismo en el paraguay

Sor maría natalia magdolna iconS aint mary school prof, natalia salas tapia

Sor maría natalia magdolna iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

Sor maría natalia magdolna iconProf. Acosta Darío. Prof. Rodríguez Natalia Prof. Sandra E. Ferrari

Sor maría natalia magdolna iconLos señores Vocales doctores Domingo Juan Sesín, Aída Tarditti, María...

Sor maría natalia magdolna iconPara conocer bien a la Virgen María no tenemos otras fuentes que...
«kecharitoméne», es el nombre más bello de María, nombre que le dio el mismo Dios para indicar que desde siempre y para siempre es...

Sor maría natalia magdolna iconEl Misterio de María Corredentora






© 2015
contactos
ley.exam-10.com