Sor maría natalia magdolna






descargar 384.68 Kb.
títuloSor maría natalia magdolna
página14/14
fecha de publicación08.03.2016
tamaño384.68 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

Oración recomendada por la Santísima Virgen a los enfermos
Jesús mío, sé que Tú me amas. Aquel a quien Tú amas está enfermo. Si es posible, pase de mí este cáliz de sufrimiento. Pero añado yo también aquello que Tú dijiste en el huerto de Getsemaní: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Fortaléceme y consuélame, Jesús mío. Madre nuestra, Virgen Santísima, Tú que curas a los enfermos, ruega por mí ante tu Santo Hijo. Amén.
Oración a la Victoriosa Reina del Mundo (1986)
“¡Virgen Madre nuestra,

Victoriosa Reina del Mundo,

muéstranos tu poder!”

El Señor Jesús nos pide que recemos con gran fe y con frecuencia esta oración, y especialmente ahora que estamos viviendo en el tiempo de María, cuando la “plenitud de los tiempos” vendrá pronto y Ella podrá darnos de nuevo a su Hijo. Como Dios, el Salvador, redimió al mundo con la asistencia de la Virgen, así será también ahora: a través de María Él salvará al mundo, ahora sumergido en el pantano del pecado, de la merecida aniquilación.

–Repito de nuevo –dice Jesús-, ¡regocíjate, recen y tengan fe! El mundo se inclinará ante la orden de mi Madre Inmaculada, el crimen y el pecado cesarán, las puertas del infierno se cerrarán y el correr de la sangre se detendrá. La felicidad de la legada de la nueva era llenará el cielo y la tierra, la humanidad me adorará y me bendecirá y vivirá en mi amor.

– ¿Cuándo vendrá todo esto, Jesús mío?

–La gracia prometida está muy cerca.

– ¿Cómo vendrá, ya que no se ve que la gente esté mejorando?

–La gracia que ustedes pierden por los pecados del país y de la Iglesia será recuperada abundantemente por los ricos méritos de mi Madre Inmaculada. A pesar de toda esta destrucción, la fuerza de mi Madre Inmaculada, su Reina, vencerá a todos los enemigos. El Padre Eterno le dio este poder como regalo. La victoria será suya aunque el infierno y el mundo la ataquen uniendo todo su poder. La victoria de mi Madre Inmaculada se llevará a cabo como fue decidido en el momento de la Creación por la Santísima Trinidad. Yo doté a mi Madre de mi poder divino y las tres personas de la Santísima Trinidad la bendijeron.
Acerca de la venida de la Santísima Virgen
El 25 de enero de 1986 yo, persona indigna, recibí una gracia inesperada. Como un aviso anticipado, pude ver los acontecimientos celestiales que sucederían más tarde. Lo que vi fue sorprendentemente hermoso pero al mismo tiempo despertó en mí un sagrado temor. El Señor me permitió ver un hermoso globo rojizo, cuyo tamaño era más o menos el de la cabeza de un niño (visto de una gran distancia), el cual viajaba en una nube transparente. Venía del oriente y se detuvo por unos segundos sobre Hungría. La esfera entonces se abrió y de ella salió nuestra Madre como Reina del Mundo. Miró a Hungría, su heredad, y derramó gracias con abundancia sobre sus hijos húngaros. Todos podían verla y eso fue una de sus gracias. Los corazones de la gente ardieron de amor a Dios y al prójimo, movidos a hacer penitencia y con sus almas libres de la carga del pecado. En ese momento todos habían caído en el polvo de sus pecados y sus manos y sus ojos se volteaban hacia el cielo pidiendo misericordia. La gracia tocó los corazones de todos pero no todos la aceptaron.

Repito, esta visión es la precursora del gran milagro prometido al mundo. Por eso nuestra Madre del cielo voló sobre nosotros, viajando luego más lejos, al lugar de la gracia prometida, del gran milagro. El globo viajaba extremadamente lento hacia su destino.
Jesús también fijó la fecha de su venida pero, aunque yo quisiera decirlo, no puedo hacerlo, se me escapa de la memoria. Podría ser algo que puede suceder mañana, pero también en un futuro más lejano. Dios, a través de la Virgen María, irradiaba sus gracias sobre la tierra, cuando el globo siguió su viaje.
Ahora en 1986 Jesús me dijo:

– ¡Confíen, hijos míos, el Padre celestial levantó su misericordiosa mano sobre ustedes para bendecirlos! Yo, la Misericordia de Dios, y mi Madre Inmaculada, “la omnipotencia suplicante”, detuvimos la mano de mi Padre que ya estaba pronta para castigar al mundo sumergido en el pecado. El Padre ha tenido misericordia del mundo a través del Corazón Inmaculado de mi Madre.

– ¡Hijos míos! –continuó Jesús-, ustedes también verán la gloriosa llegada de mi Madre Inmaculada. Deseo que todos mis hijos sepan esto. Dondequiera que estén, de día o de noche, caminando o trabajando, estén pendientes de la llegada de su Madre Inmaculada. Espérenla con alegría, implórenla con amor ardiente. Preparen su entrada con hosannas, cubran su camino con avemarías y sacrificios.
En el cumpleaños de Sor Natalia (31 de enero de 1987)
En la noche de mis ochenta y seis años, di gracias a Dios por mi larga vida. Le dije:

–Si no me hubieras llamado de mi hogar cuando era una niña, ahora mi corazón no padecería, mis lágrimas no brotarían de mis ojos a causa de los muchos pecados que he cometido y que te han causado dolor.

No esperaba ninguna respuesta pero Jesús me dijo:

–Querida hija, tu madre te concibió en pecado. Yo, en mi misericordioso amor y gracia, te di la vida en el sacramento del bautismo. El bautismo fue el sacramento purificador y santificador de tu renacimiento. Tú renaciste en mi espíritu de gracia. Desde este momento, sin saberlo, tú vives en Mí como una niña. Te protejo y te amo porque eres tan pequeña. Todo lo que te ha sucedido durante estos ochenta y seis años fue por obra y gracia de mi divino amor. Por esta obra de mi amor tú tienes que alegrarte y bendecirme. Y si sientes que tu alma se debilita, lee entonces una y otra vez las palabras mías que pusiste por escrito.

“¡Alégrate Conmigo, ya que te di mi Corazón!

¡Ámame, porque he derramado en ti con abundancia mi amor desde tu nacimiento y te he cortejado sin cesar!

¡He infundido mi divino Espíritu dentro de tu alma! ¡Alábame con veneración y vive siempre en Mí con alabanza!

Bendije tu cuerpo, con el que me servirás con amor día y noche. Me di totalmente a ti en mi Divinidad y en mi Humanidad, de modo que nunca puedes tener necesidad de nada”.

Jesús me mandó escribir estas felicitaciones que Él me brindó en mi cumpleaños, quizá el último. No podía expresarlas en toda su belleza celestial, porque el autor es el mismo Dios vivo, y por varios días intenté escribirlas; al escribir y volver a escribir parcialmente pude recordar esta experiencia celestial que no puede ser redactada en toda su integridad y perfección.

Jesús continuó:

–Querida hija, ruega por los sacerdotes, que la gracia cambie su tibieza en mayor fervor y en arrepentimiento, en reparación y en una vida de penitencia. ¡Esperen con el alma renovada la venida de la gran era, que cada día está más cerca!
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

similar:

Sor maría natalia magdolna iconNatalia Fernández Casado

Sor maría natalia magdolna iconNatalia Fernández Casado

Sor maría natalia magdolna iconColegio particular 119 prof. Natalia salas tapia

Sor maría natalia magdolna iconNatalia Krivoshein de Canese (Asunción) cultura y bilingüismo en el paraguay

Sor maría natalia magdolna iconS aint mary school prof, natalia salas tapia

Sor maría natalia magdolna iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

Sor maría natalia magdolna iconProf. Acosta Darío. Prof. Rodríguez Natalia Prof. Sandra E. Ferrari

Sor maría natalia magdolna iconLos señores Vocales doctores Domingo Juan Sesín, Aída Tarditti, María...

Sor maría natalia magdolna iconPara conocer bien a la Virgen María no tenemos otras fuentes que...
«kecharitoméne», es el nombre más bello de María, nombre que le dio el mismo Dios para indicar que desde siempre y para siempre es...

Sor maría natalia magdolna iconEl Misterio de María Corredentora






© 2015
contactos
ley.exam-10.com