Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete






descargar 459.61 Kb.
títuloSantiago, treinta de noviembre de dos mil siete
página7/12
fecha de publicación07.03.2016
tamaño459.61 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
Ruiz y Pedreros.
n)Declaración de Juan Pérez Saldivia de fojas 225(1637) en cuanto a que, en septiembre de 1973, se desempeñaba en el Retén de Carabineros de Futrono, era el jefe el sargento 1° Osses Chavarría y recuerda haber visto pasar camiones militares “hacia arriba”.Por comentarios supo que habían detenido algunas personas.
ñ)Informe Policial N°883 de la Prefectura de Investigaciones de Valdivia, enrolado de fojas 251 a 282, en que se explica, en base a las declaraciones policiales obtenidas, que el 08 de octubre de 1973 un convoy militar procedente de Valdivia, y perteneciente en su mayoría al Escuadrón “Plana Mayor” del Regimiento “Cazadores”, además de integrantes del Regimiento “Maturana”, arribó a la localidad de Futrono, alojándose en una escuela de monjas; se les unió personal de un Regimiento de Temuco, además de un helicóptero militar. Al día siguiente, 09 de octubre, continuó el convoy hacia Llifén y hacia el sector de Chabranco y Lago Maihue, procediendo a la detención de varias personas, algunas de las cuales pasaron a retirar desde los Retenes de Carabineros de Futrono y Llifén ya que habían sido previamente detenidas por Carabineros y otras eran ubicados por información dada por algunos civiles de la misma zona, tales como Américo González, Bruno Obando y un reservista, Chocano. El mismo día el convoy trasladó a todos los detenidos al complejo turístico llamado Termas de Chihuío, lugar en que, en horas de la noche, fueron ejecutados, en medio de un pequeño bosque, distante unos 500 metros de las Termas, quedando los cuerpos abandonados en el lugar. En días posteriores, se envió una patrulla desde el Regimiento Cazadores con la finalidad de enterrar los cuerpos, lo que hicieron en el mismo lugar donde habían sido dejados por sus ejecutores; a cargo del convoy militar iba el capitán Luis Osorio Gardasanich, junto a otros oficiales, suboficiales y conscriptos, con un total aproximado de unos 90 efectivos. Durante 1978 llegó hasta el lugar personal vestido de civil, movilizado en vehículos particulares, el que, en horas de la noche, procedió a exhumar los restos de las tres fosas de Chihuío, trasladándolos a un lugar desconocido. Se agregan declaraciones de las siguientes personas:

1) Luis Rosamel Sandoval Arteaga (270) quien integraba el Escuadrón “Plana Mayor” del Regimiento Cazadores de Valdivia; supo por comentarios de conscriptos que estuvieron en Chihuío que se mataron varias personas, ejecutadas por los militares y algunos tuvieron que acarrear los cadáveres para enterrarlos; menciona a los conscriptos Azócar, Raúl Reyes, Bernardo Alarcón y Hernán Tejeda; estaban al mando el capitán Luis Osorio, el teniente Luis Rodríguez y los suboficiales Luis Soriano, el “Chino”Paredes y el ”Chueco” González. Reitera sus dichos a fojas 2065.

2)Heriberto Omar Villegas Villanueva(272),expone que integraba el Escuadrón “Plana Mayor” del Regimiento Cazadores de Valdivia y en la mañana del 07 de octubre de 1973 se les ordenó preparar sus equipos de combate ya que se iban por varios días a la cordillera; el escuadrón completo, con 96 conscriptos, viajó en camiones y en unos jeep “Toyota”, los oficiales, estando al mando el capitán Luis Osorio, el subteniente Marcos Rodríguez Olivares, el teniente Luis Rodríguez Rigo-Righi y otros suboficiales. En Futrono alojaron en un colegio de monjas; había militares del Regimiento de Montaña de Temuco y un helicóptero que era ocupado por el capitán Osorio, quien salió varias veces acompañado de Chocano. En Futrono vio que los carabineros de la Tenencia llevaron a 4 hombres detenidos que fueron interrogados por los oficiales; al día siguiente llegaron los carabineros con los mismos 4 sujetos, los ingresaron a los camiones y se fue conversando con ellos y le contaron que los carabineros los habían detenido hacía varios días, no habían comido y habían sido torturados, tanto por carabineros como por los militares. En la localidad de Llifén se detuvieron frente al Retén, del cual regresaron los oficiales con cuatro hombres más, que subieron a otros camiones. Añade que llegaron a los aserraderos de la empresa Fried en Arquilhue, se hizo allanamientos y se detuvo a unas personas, cuyos nombres estaban en unas listas confeccionadas según la información proporcionada por Chocano y por uno de los hermanos González. Luego pasaron a Chabranco y Curriñe donde también detuvieron a otras personas. Al llegar al puente sobre el río Curriñe el camión en que viajaba sufrió un desperfecto mecánico y no pudo continuar, por lo cual le ordenaron quedarse custodiándolo y debieron trasladar a los detenidos a otros camiones que siguieron su marcha hacia las Termas de Chihuío. A las 10 horas de la mañana siguiente regresaron los camiones y advirtió que no iban los prisioneros y algunos soldados contaron que durante la noche, en el sector de las Termas, los habían fusilado, que el teniente Marcos Rodríguez Olivares había dado la orden, preguntando a los soldados quienes iban a ser voluntarios para una misión, sin indicarla; se ofrecieron unos 5 ó 6 voluntarios que eran de “ideas de derecha”, por lo que tuvieron que completar el grupo con personal de planta, o sea, con suboficiales; sacaron a los detenidos que estaban en una pieza dentro de la Hostería y los condujeron hasta la pampa, donde los ametrallaron, los hicieron correr y les dispararon por detrás con los fusiles SIG; además, contaron que, a algunos, los degollaron con cuchillos “corvos”que usaban los suboficiales; uno de los que participó fue el soldado Guillermo Monsalves Oyarzún, quien tenía el uniforme manchado con sangre; también comentaron que esa noche los oficiales y personal de planta estuvieron comiendo y tomando con González, dueño de la Hostería; a los detenidos los torturaron esa noche los oficiales y personal de planta bajo los efectos del alcohol. También le contaron que el sargento Francisco González tuvo un fuerte altercado con el teniente Marcos Rodríguez, por haber mandado matar a los prisioneros, diciéndole que tenían que ser juzgados por la Fiscalía Militar y no por él. De regreso en Valdivia uno de oficiales dio cuenta de lo sucedido al general Sinclair, quien al saber que los cuerpos habían quedado botados a la intemperie, se molestó mucho y ordenó a un oficial formar una patrulla para ir a enterrarlos; sabe que estuvo en esa patrulla el soldado Marcos Sandoval. Concluye que de los detenidos conocía a Carlos Salinas Flores y a Rosendo Rebolledo. Ratifica sus dichos a fojas 520, 849 y 2035.

3) Inés del Pilar Garcés Mancilla (278) en cuanto relata haber estado casada con Dalicio del Carmen Monsalves Ibáñez, quien, en 1973, hacía su servicio militar en el Regimiento Cazadores de Valdivia y le contó haber sido uno de los integrantes del destacamento militar que fue a la zona de Futrono y Chihuío en octubre de 1973 y fue uno de los fusileros que, a cargo del teniente Rigo-Righi, mataron a los campesinos. A los detenidos les hicieron cavar sus tumbas, haciéndolos que se “midieran para ver si cabían dentro”. Concluye que otro de los fusileros sería el soldado Hermosilla.

4) Sergio Fernando Coronado Jaramillo (281) similar a la resumida en la letra d) precedente.

o) Parte N° 891 del Departamento V de Investigaciones, agregado de fojas 296 a 306, que contiene declaraciones de:

1) Max Arcadio Terán Riquelme (301),carabinero destinado en 1973 al Retén de Futrono al mando del sargento Luis Osses, con Juan Pérez Saldivia, Franklin Barahona y Vitalicio Rojas; las detenciones de un grupo de personas de Futrono las efectuaron los militares.

2) Vitalicio Rojas Villanueva (302) expresa dichos similares, agregando que los interrogatorios los militares los efectuaban en el Retén en la oficina del Jefe, Luis Osses y pertenecían al Regimiento Caupolicán de Valdivia.

3) Franklin Alejandro Barahona Roa (303), relativo a desempeñarse como carabinero en el Retén de Futrono, a cargo del sargento 1° Luis Osses Chavarría; después del 11 de septiembre de 1973 divisó patrullas militares en el sector y presume que se trataba de “labores represivas contra subversivos”; pasados 20 años supo de personas que fueron ejecutadas en las Termas de Chihuío.

4)Daniel Humberto Vidal Martínez (305), carabinero en el Retén de Llifén, cuyo jefe era Dagoberto Cereceda, los detenidos, dice, recuperaban su libertad según lo determinado por éste último, en otros casos le consta que, por orden del jefe del Reten, eran entregados al personal del Regimiento Caupolicán de Valdivia. Recuerda que los efectivos acamparon en el Fundo Arquihue; con el tiempo, supo que hubo detenidos que fueron ejecutados en las Termas de Chihuio e inhumados ilegalmente.

p) Parte N°1120 del Departamento V de Investigaciones agregado a fojas 308 que contiene declaración de Hernán Tejeda Hernández, relativa a haberse desempeñado en el Regimiento de Caballería Cazadores de Valdivia e integró una patrulla que se instaló en un internado en Futrono, al mando del teniente Lautaro Ortega, teniente Rodríguez y del capitán Luis Osorio, quien andaba en helicópteros, en busca de lugareños, acompañado de un tal “Chocano”, campesino que conocía el sector. El campamento estuvo instalado unos 15 días, en la primera quincena de octubre de 1973. Ratifica sus dichos a fojas 653.
q) Antecedentes proporcionados por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación de fojas 349 a 351, 420 y 427.

r) Oficio N° 233 del Gabinete del Director General de Carabineros de fojas 450 que señala que prestaron servicios en el Retén Futrono en septiembre y octubre de 1973 el Vice sargento 1º Osses Chavarría, Luis Eduardo, los cabos Pérez Saldivia, Juan y Rojas Villanueva, Vitalicio y los carabineros Aros Vargas, Albino Arturo y Terán Riquelme, Max Arcadio.

s)Parte Nº 1508 del Departamento V de Investigaciones, enrolado de fojas 454 a 479, en cuanto contiene declaraciones de:

1) Juan Antonio Arango Arriagada (461) relativas a haber vivido en la casa patronal de Chihuio con su familia; recuerda que llegó hasta el lugar una patrulla militar; al compareciente y a sus hermanos los encerraron para que no vieran nada y después supo que llevaron detenidos, a los que ejecutaron. Ratifica sus dichos a fojas 538 vta.
2) Hilda Irene Arango Arriagada (465) en cuanto a haber vivido en la casa de sus padres y después del “golpe” llegaron a la casa patrullas militares con alrededor de 18 detenidos que quedaron en un galpón; a ella y a sus hermanos los encerraron en la casa pero pudieron oír los disparos que provenían del galpón porque habían matado a la gente. Agrega que su hermano Maclin mientras transitaba por el sector pudo ver los cuerpos de los ejecutados pero no soportó tanta presión y se suicidó. Ratifica sus dichos a fojas 541.

3) Bernardo Ángel Alarcón Garcés, en cuanto a haber estado haciendo su servicio militar en el Regimiento Cazadores de Valdivia y concurrió con el escuadrón que iba a cargo del capitán Osorio al sector de Chihuio y recuerda que la patrulla se detuvo en un aserradero donde varias personas fueron detenidas y subidas a un camión militar; luego, se enteró que habían sido ejecutadas. Días después regresaron al lugar y debió ayudar a sepultarlos, eran unos quince cuerpos. También estuvo presente el capitán Osorio, quien no se mostró sorprendido y llegó sin problemas al lugar donde se encontraban los cuerpos.
4) Bherta Gabriela González Torres, similares a las consigna la letra f) que precede.
5) Aidé Cleofe Lobos Martínez, semejantes a las de le letra h) que antecede y
6) Antonio Palomo Contreras, ratificadas a fojas 496, en cuanto a haber piloteado un helicóptero en la comitiva del general Arellano a Valdivia, en 1973.

t) Parte N° 255 del Departamento V de Investigaciones de fojas 615, conteniendo dichos de:

1) Mario Silva Navarro(616) en cuanto a haberse desempeñado en el Regimiento Cazadores de Valdivia, con el grado de sargento y, en octubre de 1973, el capitán Osorio les ordenó formar un grupo para trasladarse a Futrono, Chabranco y Chihuío. A cargo de las patrullas, de unos 80 soldados, iban los tenientes Rodríguez Rigo-Righi y Rodríguez Olivares. Acamparon en Futrono y al otro día se trasladaron hacia Chihuío y en el camino se detuvo gente. Alojaron en una hostería. Los detenidos, al parecer, quedaron en otras piezas. En la mañana siguiente escuchó disparos, a unos 1.500 metros de distancia. Regresaron a Valdivia y no observó detenidos en los camiones.
2) Guillermo Juan Michelsen Délano (618), relativo a haber sido designado fiscal administrativo por el comandante Bravo para interrogar al personal que actuó en Chihuío y que todos estaban contestes en que fueron atacados con armas de fuego, ante lo cual tomaron posiciones de combate y contestaron el fuego y a raíz de las descargas fallecieron entre 15 a 20 personas.
t) Declaración prestada por el sacerdote Diego Aldo Muñoz Fuentes, agregada a fojas 689,quien expresa que ratifica sus dichos extrajudiciales relativos a que el general Arellano estuvo presente en el fusilamiento de José Liendo que se postergó en espera de su llegada desde Cauquenes. En cuanto al enfrentamiento en Neltume cree que no fue un asalto porque se dispararon unas balas contra el retén para simular que hubo un asalto. Sólo fueron al cuartel unos 70 obreros a saber lo que estaba pasando. No hubo disparos. Las personas fusiladas le dijeron que no fue un asalto.
u) Versión de Jinés Luis Hernán Rodríguez Rigo Righi( 697) en cuanto a haberse desempeñado como subteniente en el Regimiento Cazadores de Valdivia y llegó con un contingente de unos 90 hombres a Futrono, en apoyo de Osorio. Recuerda que éste último llegó a Chihuío en la noche con detenidos y sólo en Valdivia se enteró de la muerte de los detenidos que estaban a cargo de Osorio. Reitera sus dichos a fojas 716.
v) Dichos de Purísima de las Mercedes Martínez Valenzuela de fojas 1056, ratificando la querella de fojas 1048 y a fojas 1253 vta. expresa que su marido, José Barriga, trabajaba en el Complejo Maderero Panguipulli. El 9 de octubre de 1973 de un camión de militares bajó un oficial y le nombró, de una lista de personas que portaba, a su marido; lo condujo a la Administración junto con Daniel Méndez; los subieron a un camión y se retiraron hacia Chabranco; iban unos 6 camiones con unos diez uniformados cada uno. Después de una semana, con otros familiares, fueron a preguntar a Valdivia y en la IV) División del Ejército les dijeron que los maridos “habían muerto y que estaban sepultados cristianamente”. Una asistente social les dijo que fueran al Registro Civil en que se dejó constancia de la muerte y las mandaron al Seguro para el pago de viudez. Posteriormente Maclín Arango le contó que las 18 personas detenidas en los Baños de Chihuío habían sido torturadas y las habían muerto cerca de allí.
w) Testimonio de Olivia Méndez de fojas 85 quien expresa ser hermana de Daniel Méndez, detenido por una patrulla militar el 9 de octubre de 1973.Vio que llevaban una lista de nombres y llamaron a 17 personas que, amarradas, las subieron a un camión y dijeron que las llevaban al Fundo Chihuio donde las iban “a interrogar hasta que dijeran la verdad” sobre el lugar en que se encontraban las armas. Mas tarde, su marido, José Aceitón, le informó que los militares habían detenido varias personas de la Administración y las habían llevado en camiones cerrados hacia Chihuío. Viajaron a Valdivia a preguntar por los familiares y ella pidió audiencia con el general Bravo, el cual le leyó una lista en que aparecían los nombres de las personas muertas en un enfrentamiento con el Ejército en Liquiñe.

x)Declaración de Enilda Elisabeth Arismendi Ortiz (1251)en cuanto expresa haberse casado con Juan Walter González quien trabajaba en el Complejo Maderero y en octubre de 1973, al regresar del Hospital donde tuvo una guagua, supo que su cónyuge había sido detenido por Carabineros de Llifén; jamás lo volvió a ver. Al día siguiente divisó que desde la Administración subían a varios hombres, que allí trabajaban, a los camiones militares. Luego de una semana, con otras mujeres cuyos maridos habían sido detenidos, fueron hasta Valdivia a preguntar por ellos y una asistente social en la IV) División del Ejército les dijo que estaban muertos en un enfrentamiento con los militares; inscribieron las defunciones y las mandaron a cobrar una pensión de viudez, sin decir dónde estaban los muertos. Por comentarios supo que los habían matado en Chihuío y allí estaban enterrados, pero no se atrevió a ir al lugar porque estaba custodiado por los militares.

y) Dichos de Isidro Cortés (1257) el cual expone ser hermano de José Rosamel Cortés, quien fue detenido, en octubre de 1973, por carabineros de Llifén y supo que fue entregado a los militares junto con otras 18 personas, las que fueron muertas y enterradas en los Baños de Chihuío.

z) Atestado de José Evaristo Reyes Cisternas (1269), en cuanto expresa que trabajaba en el Complejo Maderero y recuerda haber visto unos camiones militares y al día siguiente Nolberto Corona, empleado de Américo González, le pidió ayudar a subir los camiones que no podían pasar y lo hizo con sus bueyes; sintió disparos. En Chabranco varias señoras le preguntaron por sus familiares que los militares habían llevado hasta Chihuío.

aa) Antecedentes acompañados al Parte N° 137 de la Policía de Investigaciones de fojas 1392 conteniendo dichos de:
1) Sebastián Fernando Garcés Rosales (1400) el que señala en octubre de 1973 llegaron a Folilco dos camiones con militares y detenidos; nunca más supo de ellos.
2)José Carlos Torres Manqui (1402) el cual expone que Ricardo Ruiz era su cuñado y en octubre de 1973 a la Administración del Fundo Arquilhue llegaron dos carabineros y lo detuvieron, diciendo que lo trasladaban a Llifén a declarar; nunca mas lo vio.

cc) Oficio N° 121 remitido por la V) Zona de Carabineros de Valdivia(1407) que informa sobre el personal de Carabineros que prestó servicios en el Ex Retén de Futrono, mencionando al sargento 1º Luis Eduardo Osses Chavarria, Jefe del Retén.

dd) Declaración de Rosa Barrientos Torres de fojas 207 (fojas 1615), relativa a haber vivido con su marido Daniel Méndez Méndez en Curriñe; al ser elegido el Presidente Allende se instaló el Complejo Maderero de Panguipulli y ahí les dieron piezas en la Administración. El 9 de octubre de 1973 vio llegar a su casa cuatro camiones con unos 80 militares, se bajaron corriendo, disparando al aire; sacaron manos arriba a todos los hombres que estaban trabajando y los colocaron contra una pared a punta de culatazos. Dos militares le preguntaron por su marido, quien estaba trabajando en Folico, fueron hasta allí y lo trajeron junto con “un niño llamado Freire”; les preguntaban por las armas, uno dijo que no tenían y el jefe amenazó” ¿que no tienen armas?, les vamos a ir a dar un paseo para arriba”. A su marido, junto con los demás, los subieron a los camiones y se fueron en dirección a Chihuio y no lo volvió a ver nunca más. Junto con aquel vio que los militares se llevaron, entre otros, a Manuel Sepúlveda y a Rosendo Rebolledo. Al mes llegó a su casa un joven Mauricio Vidal quien le contó que todos los detenidos habían sido muertos por los militares en “Los Baños” y ahí mismo los habían enterrado y que Nolberto Corona le había dicho que estas personas habían estado en una pieza donde los torturaron, sacándoles las uñas y a las 5 de la madrugada el mismo Nolberto ayudó a sacarlos a la pampa donde terminaron de matarlos y en una carreta de bueyes los llevaron hasta el lugar en que los enterraron. Mas tarde, con otras afectadas, les dijeron que debían ir a la Fiscalía Militar de Valdivia, donde una señorita les entregó certificados de defunción y les dijo que tenían que ir al Seguro para una pensión de viudez.

ee)Fotocopia de declaración de León Eugenio Gómez(2228),quien relata que, por haber participado en trabajos universitarios de verano a contar de 1970, conoció personas que posteriormente desaparecieron en los sectores de Liquiñe, Neltume y Chihuío; se dedicó a reunir información sobre esas víctimas y editó el libro “Tras la huella de los desaparecidos”. Señala que en los operativos había un grupo que provenía del Regimiento Cazadores del comandante Sinclair que operó en el sector de Futrono, Llifén y Chihuío, ajusticiando a 17 trabajadores.

ff) Dichos de Ubaldina Vera Reyes de fojas 85 ratificados a fojas 87 relativos a haber estado casada con Luis Arnoldo Ferrada Sandoval; no pertenecía a partido político alguno; para el “golpe militar”era cajero y bodeguero del Complejo Maderero “Los Guindos”,a orillas del Lago Maihue. El 09 de octubre de ese año su marido fue a Futrono a realizar compras, sin regresar a la casa; comenzó a preguntar y un vecino, Hermógenes González Delgado, le contó que a su marido lo habían detenido los militares en Futrono, mientras compraba en el almacén de la señora Miriam Karter y se lo llevaron en un camión; además, le contaron que en la patrulla militar andaba un civil, Bruno Obando, vestido de militar y era el que conocía a la gente y se los “entregaba”a los militares; desde esa fecha no volvió a saber nada más de su esposo.

gg) Antecedentes proporcionados por el Secretario Ejecutivo del Programa Continuación Ley N° 19.123 del Ministerio del Interior de fojas 367 a 448,consistentes, entre otros, en dichos de Ubaldina Vera Reyes y Joya Leticia Ferrada Vera, relativos a Luis Arnaldo Ferrada (386 y 387),Adelina Rothen Gutiérrez, cónyuge de Manuel Jesús Sepúlveda Rebolledo(399), César Elías Rebolledo Vergara, hijo de Rosendo Rebolledo Méndez(413), Lidia Ruth Rebolledo Vergara, hija de Rosendo Rebolledo Méndez (441) y Mirta Gladys Torres Manqui, cónyuge de Ricardo Segundo Ruiz Rodríguez,(415).
hh)Oficio N° 071, remitido por el Administrador del Cementerio Municipal de Valdivia de fojas 1089 que informa que revisados los libros de Estadística de cuerpos ingresados al Cementerio desde septiembre de 1973 no se encuentran inhumados los cuerpos de las personas que indica el oficio N° 579 (aludiendo, entre otros, a Luis Arnaldo Ferrada Sandoval, Rosendo Rebolledo Méndez, Ricardo Segundo Ruiz Rodríguez y a Manuel Jesús Sepúlveda Sánchez).
hh) Antecedentes de la causa rol N° 13.100 del Juzgado del Crimen de Los Lagos, seguida por inhumación ilegal, proceso acumulado a los autos rol N° 20-91, relativos a declaraciones judiciales de:
1) Eduardo González Monsalve (1192) quien relata que vivía en una parcela en la salida de Futrono a Llifén y los primeros días de octubre de 1973 un oficial de Ejército le preguntó por los González, dueños de las Termas de Chihuío y le dio las indicaciones para llegar donde vivían: desde esa fecha periódicamente se veía pasar militares hacia Llifén.
2) Sebastián Fernando Garcés Rosales (1203) en cuanto dice que trabajó en el Fundo Maihue en octubre de 1973 y recuerda haber visto llegar al aserradero Folilco dos vehículos militares con unos 15 efectivos en traje de campaña y los juntaron a todos y de una lista leyeron nombres; los subieron a un furgón, partieron hacia Chabranco, camino a Chihuio; desde entonces no sabido nada más de ellos. Hay rumores de que fueron muertos y enterrados en Chihuío.
3) Santiago Villanueva Aburto (1500) en cuanto a que en 1973 fue Presidente del Asentamiento Los Guindos y en los primeros días de octubre supo que unas personas que habían ido a Futrono a hacer sus compras y de ellas
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, treinta de enero del año dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, doce de noviembre de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, de treinta de abril de dos mil cuatro

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, treinta y uno de enero de dos mil ocho

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, veintitrés de julio de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, a veintisiete de diciembre de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, veintisiete de junio de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, dieciocho de noviembre de dos mil diez

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, cinco de noviembre de dos mil trece

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, quince de noviembre del año dos mil diez






© 2015
contactos
ley.exam-10.com