Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete






descargar 459.61 Kb.
títuloSantiago, treinta de noviembre de dos mil siete
página3/12
fecha de publicación07.03.2016
tamaño459.61 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
.
y) Declaración del sacerdote Diego Aldo Muñoz Fuentes, agregada a fojas 689,quien expresa que ratifica sus dichos extrajudiciales relativos a que el general Arellano estuvo presente en el fusilamiento de José Liendo, que se postergó en espera de su llegada desde Cauquenes. En cuanto al enfrentamiento en Neltume cree que no fue un asalto porque se dispararon unas balas contra el retén para simular que hubo un asalto. Sólo fueron al cuartel unos 70 obreros a saber lo que estaba pasando. No hubo disparos. Las personas fusiladas le dijeron que no fue un asalto.
z) Dichos de Jinés Luis Hernán Rodríguez Rigo, de fojas 716, relativos a haber participado junto su patrulla en octubre de 1973 en un operativo en la zona de Futrono; hizo contacto con el capitán de Ejército que identifica y supo que éste iba con detenidos.
aa) Declaración de Heriberto Villegas Villanueva de fojas 849, en que reitera sus dichos policiales de fojas 272 (letra p), N° 2 precedente) y de fojas 469, y agrega que se encontraba haciendo el servicio militar cuando participó en el operativo en el sector de Arquilhue en el Complejo Maderero; su escuadrón estaba a cargo del capitán de Ejército que identifica. Se instalaron en Futrono en un colegio de monjas, como base de operaciones; luego viajaron hacia la cordillera, llevándose detenidos que estaban en poder de Carabineros; en Llifén había 4 o 5 personas; presenció la detención, por personal militar. de dos personas, en Arquilhue. Se les golpeó. En los aserraderos de los empresarios Fried fueron detenidas diez o doce personas y con las otras fueron conducidas a las Termas de Chihuio. El deponente se quedó cuidando un camión en panne. Al regresar sus compañeros supo que los prisioneros habían sido ejecutados en un lugar cercano a las Temas. El conscripto Guillermo Monsalve le contó que el personal de planta y los oficiales a los detenidos los habían torturado en la noche. Los ejecutaron con ráfagas de metralleta o los degollaron con arma blanca. Pudo influir el hecho de que esa noche el dueño de las Termas les dio alcohol y comida. Luego de regresar a Valdivia el comandante Sinclair ordenó formar una patrulla para ir a sepultar los cuerpos de los ejecutados que habían quedado botados en el terreno cercano a la casa patronal. Se comentó que se hicieron tres fosas para los muertos, que eran 17 ó 18.
bb) Antecedentes de la causa rol N°20-91 del IV) Juzgado Militar de Valdivia, acumulado a estos autos en virtud de resolución dictada a fojas 1043 y tramitada en cuaderno separado en virtud de resolución que ordena su desgloce dictada a fojas 2490 y en que se contienen declaraciones judiciales de:
1) Purísima de las Mercedes Martínez Valenzuela de fojas 1056,ratificando la querella de fojas 1048 y a fojas 1253 vta., expresa que su marido José Barriga trabajaba como ayudante de herrero en un taller del Complejo Maderero Panguipulli y era tesorero del Sindicato “Esperanza del Obrero”.El 9 de octubre de 1973 de un camión de militares bajó un oficial y le nombró una lista de personas que portaba, entre ellos, su marido; ella le indicó donde estaba trabajando y lo acompañó, viendo como el otro comenzó a golpearlo con un palo, le hizo volar el casco protector que llevaba y lo condujo a la Administración junto con Daniel Méndez; los subieron a un camión y se retiraron hacia Chabranco; iban unos 6 camiones con unos diez uniformados cada uno. Después de una semana, con otros familiares, fueron a preguntar a Valdivia y en la IV) División del Ejército les dijeron que los maridos “habían muerto y que estaban sepultados cristianamente”. Una asistente social les dijo que fueran al Registro Civil en que se dejó constancia de la muerte y las mandaron al Seguro para el pago de viudez. Posteriormente Maclín Arango contó que las 18 personas detenidas en los Baños de Chihuío habían sido torturadas y las habían muerto cerca de allí.
2) Olivia Méndez, a fojas 85 expresa ser hermana de Daniel Méndez, detenido por una patrulla militar el 9 de octubre de 1973.Vio que llevaban una lista de nombres y llamaron a 17 personas que, amarradas, subieron a un camión y dijeron que las llevaban al Fundo Chihuio donde las iban “a interrogar hasta que dijeran la verdad” sobre el lugar en que se encontraban las armas. A fojas 1057 vta. ratifica el libelo de fojas 1048 y a fojas 1627 expresa que su hija, Rosa Ercilia Alvarado Méndez, estaba vinculada sentimentalmente con Neftalí Durán Zúñiga, que trabajaba en el Complejo, en Curriñe y el 9 de octubre de 1973 los militares iban a hacer un operativo en el sector de Curriñe y Chabranco, se preocupó y viajó al lugar y su marido, José Aceitón, le informó que los militares habían detenido varias personas de la Administración y las habían llevado en camiones cerrados hacia Chihuío. Fueron detenidos su hermano Daniel Méndez, su primo Rosendo Rebolledo, su tío Sebastián Mora, su primo Fernando Mora y su yerno Neftalí Durán. Viajaron a Valdivia a preguntar por los familiares y ella pidió audiencia con el general Bravo, el cual le leyó una lista en que aparecían los nombres de las personas muertas en “un enfrentamiento con el Ejército en Liquiñe”.
3) Orlando Héctor Gárnica Hurtado, a fojas 1064 vta. reitera sus dichos de fojas 170, reseñados en la letra j) precedente. Amplía sus dichos a fojas 1382 y expresa que entre los detenidos que vio en las Termas de Chihuio estaban Rosendo Rebolledo, Fernando Mora y su hijo, Rubén Vargas, Chamel Cortéz, Daniel Méndez, Orlando Barriga, Carlos Salinas, Sepúlveda y Freire, Juan González, Narciso García, Luis Ferrada y Carlos Acuña.
cc) Oficio N° 071, remitido por el Administrador del Cementerio Municipal de Valdivia (fojas 1089), en que se expresa que revisados los Libros de Estadística no aparecen como inhumados los cuerpos de las personas que se mencionan como víctimas en la querella de fojas 1048.
dd) Antecedentes de la causa rol N° 13.100 del Juzgado del Crimen de Los Lagos, seguida por inhumación ilegal (fojas 1091), proceso acumulado a los autos rol N°20-91; que contienen declaraciones judiciales de:
1) Eduardo González Monsalves (1192),relativas a haber tenido una parcela a la salida de Futrono y que en octubre de 1973 un oficial le preguntó por el dueño de las Termas de Chihuío y él le indicó la forma de llegar. Desde esa fecha vio pasar periódicamente a los militares hacia Llifén.

2) Enilda Elisabeth Arismendi Ortiz (1251),la que expresa haberse casado con Juan Walter González quien trabajaba en el Complejo Maderero y en octubre de 1973, al regresar del Hospital donde tuvo una guagua, supo que su cónyuge había sido detenido por Carabineros de Llifén; jamás lo volvió a ver. Al día siguiente advirtió que desde la Administración subían varios hombres, que allí trabajaban, a los camiones militares. Luego de una semana, con otras mujeres cuyos maridos habían sido detenidos, fueron hasta Valdivia a preguntar por ellos y una asistente social en la IV) División del Ejército les dijo que estaban muertos en un enfrentamiento con los militares, inscribieron las defunciones y las mandaron a cobrar una pensión de viudez, sin decir dónde estaban los muertos. Por comentarios supo que los habían muerto en Chihuío y allí estaban enterrados, pero no se atrevió a ir al lugar porque estaba custodiado por los militares.

3) Isidro Cortés a fojas1257 expone ser hermano de José Rosamel Cortés el que fue detenido en octubre de 1973, por carabineros de Llifén y supo que fue entregado a los militares junto con otras personas,18 en total. Los que fueron muertos y enterrados en los Baños de Chihuío.

4) José Evaristo Reyes Cisternas a fojas 1269 expresa que trabajaba en el Complejo Maderero y recuerda haber visto unos camiones militares y al día siguiente Nolberto Corona, empleado de Américo González, le pidió ayuda para subir los camiones que no podían pasar y lo hizo con sus bueyes; sintió disparos. En Chabranco varias señoras le preguntaron por sus familiares que los militares habían llevado hasta Chihuío.

5) Eugenio Américo González Torres de fojas 1271, similares a las reseñadas en la letra g) precedente.
ee) Antecedentes acompañados al Parte N° 137 de la Policía de Investigaciones de fojas 1392 conteniendo dichos de Sebastián Garcés Rosales, Irma Carrasco Vargas, José Carlos Torres, Noelia Pedreros, José Quijada, René Pedreros Zenteno e Isidro Cortés.

ff) Oficio N° 121 remitido por la V ª Zona de Carabineros “Valdivia” de fojas 1407 que informa sobre el personal de Carabineros que prestó servicios en el Ex Retén de Futrono, mencionando al sargento 1º Luis Eduardo Osses Chavarria, Jefe del mismo.

gg) Acta de inspección ocular del tribunal agregada a fojas 1665 en que se describe el trayecto desde Futrono, Llifén, Curriñe - donde estaba la Administración del Complejo Maderero y se observa la casa de la familia Pedreros - Chebranco y Chihuio.

hh) Declaración de Claus Jurgen Jaschan Scheuerlein de fojas 2210 relativa a que en septiembre de 1973 con el grado de Mayor era ayudante del Comandante Héctor Bravo; recuerda la visita del general Arellano Stark en esa época quien se reunió con el general Bravo; su idea era apurar los procesos pendientes. A fojas 2213 agrega que el general Arellano pretendía tener acceso a las causas en estado de sentencia, a lo que se negó el general Bravo, quien llamó al Comandante en Jefe el general Pinochet. Añade a fojas 2233, que tiene entendido que en los sucesos de Chihuio hubo contingente de las unidades operativas del Regimiento Cazadores, del grupo Maturana y del Regimiento de Telecomunicaciones Membrillar.
ii) Fotocopia autorizada de declaración de León Eugenio Gómez Araneda agregada a fojas 2228, quien relata que, por haber participado en trabajos universitarios de verano a contar de 1970, conoció personas que, posteriormente, desaparecieron en los sectores de Liquiñe, Neltume y Chihuío; se ha dedicado a reunir información sobre esas víctimas y editó el libro “Tras la huella de los desaparecidos”.Señala que en los operativos había un grupo que provenía del Regimiento Cazadores del comandante Sinclair que operó en el sector de Futrono, Llifén y Chihuío, ajusticiando a 17 trabajadores.
jj) Atestación de Sergio Víctor Arellano Stark de fojas 2416 en cuanto a haber recibido, como delegado del Comandante en Jefe del Ejército, la misión de revisar los procesos militares pendientes. El 3 de octubre de 1973 conversó en Valdivia con el general Bravo.

kk) Dichos de María Ema Flores Avilés de fojas 138 (fojas1197) relativos a ser la madre de Carlos Vicente Salinas Flores; con su marido, Vicente Salinas Valenzuela, quien trabajaba para Andrés Fried, llegaron a Chabranco. En 1970 el fundo lo tomó la CORA, instalándose el Complejo Maderero de Panguipulli, que llegaba hasta Neltume y en Curriñe se instaló la Administración del Complejo. Recuerda que eran dirigentes Rubén Vargas, Daniel Méndez, Pedro Segundo Pedreros, Rosamel Cortés, Carlos Acuña, Juan González, Sebastián Mora y Rosendo Rebolledo; todos fueron detenidos y no se sabe nada de ellos. El 9 de octubre de 1973, a eso de las 16,30 horas, pasaron por su casa unos 10 militares, con tenida de campaña y le pidieron cadenas para las ruedas de los camiones que habían quedado empantanados. Ese mismo día, su marido le contó que Anselmo Durán le había comentado que su hijo Carlos había sido detenido por los militares y llevado en los camiones a Chihuío. Además, que un oficial leyó una lista y que los nombrados debían salir con las manos en la nuca y subieron a los camiones. En la mañana siguiente, regresaron los camiones de Chihuio a Curriñe y preguntó por los detenidos y, en tono de burla, le contestaron que “al día siguiente llegarían a la casa”. Días después ella fue a Futrono y a Valdivia a saber de su hijo, en el Regimiento Cazadores le dijeron que era difícil saber de él porque había unos 800 detenidos; pero un cabo de guardia les leyó una lista y señaló que esas personas, entre ellas su hijo, estaban muertas porque habían intentado escapar. Mas tarde le dijeron que fuera al Registro Civil a pedir un certificado de defunción. Jamás supo de su hijo y presume que estuvo enterrado en las fosas de Chihuio.
ll) Declaración de María Ignacia Cortés Cortés de fojas 151 vta. (1245 vta.), persona que expresa ser la cónyuge de Carlos Maximiliano Acuña Inostroza y media hermana de José Rosamel Cortés Díaz; su marido trabajaba en el Complejo Maderero Panguipulli. Recuerda que el 9 de octubre de 1973 llegaron a su casa 3 uniformados a preguntar por él y cuando dijo quien era le ordenaron a éste levantar las manos y lo dejaron custodiado, junto a otros detenidos, como Rubén Vargas, Segundo Pedreros, Sebastián Mora y su hijo Fernando; les interrogaban sobre su militancia política y si eran dirigentes del Complejo. Ella preguntó al Mayor dónde lo llevaban y le contestó que a Chihuio, para tomarle una declaración y que lo iba a traer de regreso al día siguiente, sin embargo los camiones pasaron de largo, sin dar ninguna explicación. Con otros familiares afectados fueron a Valdivia a preguntar y, finalmente, el Fiscal Militar, luego de buscar en un libro, le dijo que su marido había muerto en el acto en Chihuio, no sabía la causa de la muerte y que le harían los trámites para inscribir la defunción y obtener una pensión en el Seguro; al rato una asistente social llegó con la inscripción de la defunción. Su marido no tenía participación en política y sólo asistía a las reuniones del Sindicato. Agrega que al día siguiente de la detención de su marido, le avisaron que su hermanastro, José Rosamel Cortés Díaz, también había sido detenido por Carabineros de Llifén y entregado a los militares y habría muerto de Chihuio.
Ll, ll) Versión de Juan Gárnica Vergara de fojas 188,

(1524) relativa que unos 20 ó 30 días después del “golpe de Estado”, en 1973, una tarde escuchó disparos y, en su casa, sus hermanas le contaron que los militares habían dejado dicho que se presentara al sector de los Baños de Chihuio; allí vio un grupo de unos 200 militares, instalados en carpas y unos 4 ó 5 camiones; un sargento le preguntó de que partido político era, si tenía armas y si había visto pasar gente hacia Argentina, lo mismo le preguntó un teniente que salió de la casa patronal y le contó que en la zona iban a andar aviones y helicópteros y le pidió les sirviera de guía al hito limítrofe, así lo hizo en varias oportunidades.
M m) Declaraciones de Alterneriana Gutiérrez de fojas 212, (fojas 1625 vta.) fojas 1056 vta. y 2197, quien expone ser viuda de Sebastián Mora Osses y madre de Fernando Mora Gutiérrez. Su marido llegó a trabajar al Complejo Maderero de Panguipulli como palanquero y su hijo, como canteador y todos los trabajadores estaban asociados al Sindicato. Alrededor de las 17,30 horas del 9 de octubre de 1973,ambos habían llegado del trabajo y su hijo Fernando le dijo que iba a ir a ayudar a unos camiones de militares que estaban atascados en una subida, para lo cual llevó una pala. Al rato los camiones pasaron en dirección a Chihuio y se estacionaron en una cancha; un militar le preguntó por su marido, éste salió y se fue con el otro; su hijo no había regresado. Se inquietó y fue a averiguar que pasaba y los comentarios eran que se los habían llevado para Chihuio en los camiones, con otras personas, como Rubén Vargas y Carlos Acuña.
Los camiones regresaron al otro día y por temor no se atrevió a preguntar por ellos y no los ha vuelto a ver. Comenzó a indagar sobre su paradero y, finalmente, en la Fiscalía Militar de Valdivia una señorita le dijo que tuviera calma ya que a su marido y a su hijo los habían fusilado, pidió saber el motivo y el lugar donde estaban los cuerpos pero la otra le dijo que no debía hacer preguntas y le pidió la libreta de familia para una pensión de viudez. Por comentarios ha sabido que los detenidos, entre ellos su marido y su hijo, habían sido muertos por los militares en Chihuio y allí los habrían enterrado.
Nn) Parte N°1508 del Departamento V de Investigaciones, agregado de fojas 454 a 479, en cuanto contiene declaraciones de:
1) Sandalio Corona Corona (458), quien se desempeñaba como administrador del Fundo Chihuio de Américo González; después del 11 de septiembre de 1973 llegaron a ocupar la casa patronal efectivos militares los que hacían patrullajes por el sector; supo que fueron deteniendo personas por los caminos y los llevaban a la casa patronal, al parecer los ejecutaron en la noche y vio sus cuerpos a unos 800 metros de la casa, cubiertos por ramas, piedras, palos y tierra. No escuchó disparos y se comentaba que se habrían utilizado “corvos”. Tres días después los cuerpos desaparecieron, supone que los enterraron. Recuerda que entre los detenidos estaban Rubén Vargas, Rosamel Cortés, Barría o Barriga, Rosendo Rebolledo, Mora, padre e hijo, Sepúlveda, Durán, Ferrada y otros cuyos nombres no recuerda y que sumaron cerca de dieciséis. Ratifica sus dichos a fojas 503,

2) Dichos de Hilda Irene Arango Arriagada (465), relativa a haber vivido con su familia en la propiedad de Américo González y después del golpe militar llegaron patrullas militares con alrededor de 18 detenidos, que quedaron en un galpón; con sus hermanos la dejaron encerrada en la casa pero escuchó los disparos con que mataron a la gente que habían llevado. Como los camiones quedaron atrapados en el barro los militares obligaron a su hermano Juan Antonio a ayudarlos a salir.Otro hermano, Magín, al transitar por el sector vio los cuerpos de los ejecutados, pero no soportó tanta presión y se suicidó. Recuerda a Carlos Acuña, José Barriga, José Cortés, Rubén Durán, Luis Ferrada, Eliacer Freire, Narciso García, Juan González, Daniel Méndez, Fernando Mora y Sebastián Mora, Pedro Pedreros, Rosendo Rebolledo, Ricardo Ruiz, Carlos Salinas, Manuel Sepúlveda y Rubén Vargas. Ratifica sus dichos a fojas 541.

3) Dichos de Bertha Gabriela González Torres, semejantes a los reseñados en la letra f) precedente.

Ñ ñ) Testimonio de Mirta Gladys Torres Manque, de fojas 141, quien expresa estar casada con Ricardo Segundo Ruiz Rodríguez, obrero agrícola del Fundo Arquilhue. El domingo 7 de octubre de 1973 frente a su casa apareció un camión de la firma Fried con dos carabineros de Llifén y un conductor que no conocía. Aquellos llamaron a su marido para prestar una declaración en Llifén y luego hicieron levantarse a su vecino, Narciso Segundo García, quien estaba en cama con fiebre y a ambos se los llevaron, en la carrocería del camión hacia Llifén. El día 9 fueron a preguntar por aquellos y Carabineros les dijo que habían sido dejados en libertad, lo que no era cierto, ya que no llegaron nunca más al hogar. Luego fueron a Valdivia, a la Guarnición militar y ahí una asistente social les dijo que los maridos estaban muertos porque “habían embestido contra los fuerzas armadas” y les ofreció tramitar una pensión de viudez.

O o) Declaración de José Carlos Torres Manque de fojas 143 vta., en cuanto señala que en 1973 tenía 13 años de edad y recuerda que su cuñado, Ricardo Ruiz, fue detenido por carabineros que andaban en un camión y posiblemente pasaron a buscar a don Narciso (García) que vivía un poco más allá.
P p) Atestado de Uberlinda del Carmen Villegas Sepúlveda de fojas 174, quien expresa ser cónyuge de Narciso Segundo García Cancino, quien trabajaba en el Complejo Maderero Panguipulli. Recuerda que el 7 de octubre de 1973 llegó un camión del Complejo, llevando unas 15 personas arriba con tres carabineros de Llifén y le dijeron que a su marido lo llevarían a esa localidad; también se llevaron a Ricardo Ruiz y a los otros, que no reconoció. A los 2 días vio el camión en Futrono y el chofer le contó que a los detenidos de Llifén los habían traído a Futrono, esta vez custodiados por los militares. Al día siguiente preguntó y le dijeron que los habían trasladado a Valdivia; pero en esa ciudad, ni en la cárcel, ni en las unidades militares y de carabineros sabían nada. Lo mismo ocurrió en Río Bueno y en Temuco. Días después le dijeron que debía presentarse en la IV) División del Ejército y allí una asistente social le mostró una lista para que buscara y que, si aparecía con una cruz roja, “ya no existía”.
Q q) Declaración de Luis Alberto Salgado Balboa, de fojas 199 relativa a haberse desempeñado en 1973 en el Retén de Llifén y que en el mes de octubre de ese año llegaban familiares a preguntar por detenidos y los mandaban a Futrono, donde estaban concentrados los militares.
R r) Documentos remitidos por el Secretario Ejecutivo del Programa Continuación Ley Nº19. 123 de fojas 367 a 448, con antecedentes relativos a Carlos Acuña Hinostroza, José Orlando Barriga Soto, Narciso Segundo García Cancino, Daniel Méndez Méndez, Fernando Mora Gutiérrez, Sebastián Mora Osses y Rubén Vargas Quezada.
Rr, rr) Declaración de Hilda Irene Arango Arraigada de fojas 541 en cuanto relata que vivía con su familia en la casa de Américo González y su padre le contó que habían llegado los militares con 18 detenidos, los habían llevado a un galpón; ella quedó encerrada en su casa pero sintió los disparos y su hermano Magin vio los cadáveres.
S s) Testimonio de María Ema Flores Avilés de fojas 138 quien expresa ser madre de Carlos Vicente Salinas Flores. Vivían en Chabranco y en Curriñe se instaló la Administración del Complejo Maderero Panguipulli y sus dirigentes eran Rubén Vargas, Daniel Méndez, Pedro Pedreros, Rosamel Cortés, Carlos Acuña, Juan González, Sebastián Mora y Rosendo Rebolledo, todos los cuales fueron detenidos y no se sabe nada de ellos.
T t) Versión de Sebastián Fernando Garcés Rosales, de fojas 144, quien recuerda cuando llegaron hasta el aserradero Folilco dos vehículos del Ejército, con unos 15 efectivos y leyeron nombres de una lista, entre ellos el de Daniel Méndez, su suegro y Eliecer Freire, los subieron a los vehículos y no ha sabido más de ellos.
U u) Dichos Julio Abraham Méndez Barrientos de fojas 145 vta.,hijo de Daniel Méndez en cuanto a que el 9 de octubre de 1973 llegó a su casa en Curriñe y su madre le contó que al padre lo habían detenido los militares y con otros fue llevado hasta Chihuio.
V v) Versión de Luisa Irene Pedreros Zenteno de fojas 182, cuyo padre fue detenido el 9 de octubre de 1973 desde la Administración del Complejo Maderero Panguipulli donde trabajaba; también detuvieron en otros aserraderos, entre ellos, a Daniel Méndez y los llevaron en camiones hasta Chihuio. Luego llegaron los militares a “trajinar”su vivienda, destruyendo las camas, los alimentos y los pisos, diciendo que buscaban armas.
W w) Dichos de Luis Antonio Pedreros Zenteno de fojas 184 quien el 9 de octubre de 1973 tenía 17 años y vio cuando llegaron militares a la Administración del Complejo Maderero Panguipulli, donde trabajaba y llevaban una lista de la cual nombran varias personas, entre ellas, a su padre, a Carlos Salinas, Juan González y Daniel Méndez y se los llevan hacia Chabranco-Chihuio.
X x) Declaración de Rosa Ercilia Alvarado Méndez de fojas 210 (1624) ratificando la querella que interpuso por su marido Neftalí Durán Zúñiga, con quien vivía en Curriñe; luego de tener un hijo de éste ella se fue a vivir con su madre, Olivia Méndez, en Valdivia y recuerda que el 10 de octubre de 1973 llegó su tía Carmela de Rebolledo a contar que habían sido detenidos por los militares, su marido, Segundo Rebolledo, Daniel Méndez, Rosendo Reboledo, Sebastián Mora y su hijo Fernando.
Y y) Dichos de Nancy Claudia Villanueva Villanueva de fojas 230 (1656) relativa a haber estado casada con Alejandro Oporto y vivían en un sector próximo al río Lipela; aquel quien conocía mucha gente en Curriñe le contó que en 1973 habían desaparecido varias personas, muertas y enterradas por los militares en las Termas de Chihuio; entre ellas Pedro Pedreros, Carlos Salinas, Daniel Méndez, Neftalí Durán y Juan Walter González.
Z z) Dichos de Vicente Segundo Flores Ferrada de fojas 134, relativos a estar trabajando en Chabranco y en 1973 vio pasar un convoy militar de unos 7 camiones y luego faltaron varios obreros, entre ellos, Rosendo Rebolledo, Sebastián Moya y su hijo; luego supo que los militares los habían muerto en Chihuío.
aaa) Testimonio de María Ignacia Cortés Cortés de fojas 151 vta.relativo a ser cónyuge de Carlos Acuña Inostroza quien trabajaba en el Complejo Maderero de Panguipulli en Chabranco y que el 9 de octubre de 1973 llegaron camiones y tres militares preguntaron por él y se lo llevaron detenido junto con Rubén Vargas, Segundo Pedreros, Sebastián Moya y su hijo Fernando; ella habló con quien dirigía el operativo y éste le dijo que lo llevarían Chihuío para tomarle una declaración y que al día siguiente lo iba a traer de vuelta y que le tuviera”roquín”(pan) para cuando regresara, sin embargo, los camiones pasaron de largo y supo que también había detenido a su hermanastro, José Rosamel Cortés, detenido por Carabineros de Llifén y que los militares a todos los habían muerto en Chihuío.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, treinta de enero del año dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, doce de noviembre de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, de treinta de abril de dos mil cuatro

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, treinta y uno de enero de dos mil ocho

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, veintitrés de julio de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, a veintisiete de diciembre de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, veintisiete de junio de dos mil siete

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, dieciocho de noviembre de dos mil diez

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, cinco de noviembre de dos mil trece

Santiago, treinta de noviembre de dos mil siete iconSantiago, quince de noviembre del año dos mil diez






© 2015
contactos
ley.exam-10.com