Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para






descargar 53.73 Kb.
títuloPoder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para
fecha de publicación24.09.2015
tamaño53.73 Kb.
tipoInstrucción
ley.exam-10.com > Contabilidad > Instrucción
Poder Judicial de la Nación JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL DE INSTRUCCIÓN NRO. 40 CCC 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015.- AUTOS Y VISTOS: Para resolver en la presente causa que lleva el número 47.259/10 y respecto de la situación procesal de Jorge Antonio Petrak, titular del D.N.I. n°13.757.128, nacido el 18 de agosto de 1959, en la ciudad Tres Isletas, Partido de Maipú, Chaco, hijo de Pablo (f) y de Inocencia Gordiola (f), instruido, de estudios secundarios incompletos, gastronómico y remisero en su tiempo libre, casado, XXXXXX; de Orlando Aníbal Jiménez, titular del D.N.I. n°27.239.762, C.I. n° 16.583.771, hijo de Ángel (técnico, empleado) y de Lina Rosa Díaz, nacido el 27 de agosto de 1979 en la localidad de Quilmes, Provincia de Buenos Aires, argentino, instruido, de estudios secundarios incompletos, mecánico, XXXXXX de Lina Rosa Díaz, titular del D.N.I. n°16.393.945, nacida el 9 de abril de 1963 en esta ciudad, hija de Domingo Leonor y de Rosa Ramona Ruiz (f), instruida, desempleada, de estudios secundarios incompletos, casada, domiciliada en la XXXXXX, Provincia de Buenos Aires; y de XXXX , instruido, de estudios secundarios completos, XXXX.- Y CONSIDERANDO: De los hechos: Fecha de firma: 12/06/2015 Firmado por: RODOLFO CARLOS CRESSERI, JUEZ DE INSTRUCCIÓN Firmado(ante mi) por: MARIANO ITURRALDE, SECRETARIO DE JUZGADO Se le atribuye a los nombrados en el epígrafe el haber prestado una colaboración indispensable en el episodio acaecido el 5 de diciembre de 2010 a las 2:00 horas aproximadamente, cuando tres masculinos no individualizados ingresaron con llaves del edificio de la Av. Libertador n°2802, de esta ciudad, y sorprendieron al empleado de seguridad Francisco Vega, a quien uno de ellos apuntó con un arma de fuego, para luego obligarlo a cubrirse la cara con su camisa, atarle las manos con su corbata y subirlo al ascensor del edificio, hasta descender en el piso 4to.- Que estos sujetos mientras mantenían reducido a Vega, ingresaron al departamento de dicho piso, propiedad de la Sra. Rosa María Martínez Suárez, introduciendo, supuestamente, una llave por la puerta de servicio de la cocina. Una vez en el interior, sin prender las luces del lugar y guiándose por linternas, sustrajeron una caja fuerte de hierro y de grandes dimensiones que se encontraba dentro del placard del dormitorio principal del inmueble y contenía la suma de quinientos mil pesos ($500.000), veinte mil dólares (U$s 20.000) y alhajas por un valor total de un millón de dólares (U$s 1.000.000) como así también distintos elementos que se encontraban en el interior del mobiliario de la sala de vestir, polveras marca Estee Lauder, mas de veinte pares de anteojos de sol y pañuelos de tela con las iniciales de Mirtha Legrand, para finalmente darse a la fuga.- Que en ese sentido y toda vez que de la hipótesis delictiva desarrollada por la Fiscalía se desprendería que los sujetos que ingresaron al departamento de Rosa María Martínez Suárez poseían un juego de llaves del mismo y tenían pleno conocimiento de la existencia de la caja de seguridad, del dinero y de las joyas sustraídas, como así también de los movimientos de las personas que habitaban el inmueble, es que se le atribuye a los imputados Díaz, Jorge y Ramón Petrak, y Orlando haber prestado una colaboración indispensable a los sujetos que ingresaran al domicilio de Martínez Suárez, al brindar no sólo las llaves en cuestión (las que poseía la Sra. Díaz en virtud de ser empleada de la damnificada) sino además los datos antes referenciados, detalles sin los cuales el hecho no pudiere haber sido cometido del modo relatado.- Que además cabe destacar que de la intervención telefónica llevada a cabo del abonado informado como el perteneciente a Lina Rosa Díaz XXXXX, surgiría que el mismo era utilizado por su marido Jorge Petrak, habiéndose interceptado unas conversaciones entre éste último y Orlando Aníbal Jiménez (del día 17 de diciembre de 2010) en la cual conversaban sobre un episodio donde conocidos de Orlando se hicieron de una suma de pesos tres millones al tiempo en que hablaban de que éste último debió desprenderse de todos los teléfonos que utilizaba a raíz de un problemita; ello así poco tiempo después del hecho investigado en autos. También se da cuenta de que el interlocutor entre ambas partes podría ser un tal “Alberto”, presuntamente el imputado Ramón Alberto Petrak.- De la prueba: Obran en autos los siguientes elementos de juicio, a saber: declaraciones testimoniales de Martín Adrián Amoruso de fs. 1/2, de Francisco Alfredo Vega de fs. 5/6, 187/188, de Rosa María Martínez Suárez de fs. 9 y 41/42 de Gustavo Villegas de fs. 10, de Miguel Ángel Fornaro de fs. 16/18, 56, 61 de Pablo Andrés Blanco de fs. 23, 229, 237,241, 302, 314, 315, 321, 322, 571, 564, 787, 845, 980, 981, 1006, 1008, 1009, 1020 y 1026 de Hugo Aníbal Denis Fucci de fs. 24, de Marcela Tinayre de fs. 40, de Adrián Fernando Moreno de fs. 57, de Ramón Leguizamon Larrosa de fs. 59, de Marco Antonio Barbosa de fs. 80, 83, de Ernesto Fabián Quiroga de fs. 102/103, de Elvira Rosa Guaraz de fs. 123/124, de Martín Adrián Amoruso de fs. 183/184, de Faustino Solis Blanco de fs. 242/243, de Norberto Demetrio Carrizo de fs. 248/249, de Carlos Leonardo Correa de fs. 252, 277/279, 289, 294 de Cristian Marcelo Lobo de fs. 285/286, de Juan Cruz Ferreyra de fs. 287/288, 295, 307, de Rosa María Juana Martínez de Tinayre de fs. 343/344, de Ramona Dora Guerrero de fs. 391/392, de Marcelo Juan Campo de fs. 393/394, de Juan Alejandro Sosa de fs.553 y de Francisco Alfredo Vega de fs. 578/579. Además, se cuenta con informe de Personal de fs. 136 y 141/144, 165, 308/310de Nextel de fs. 138, 168, 232, 234/236, 239, 540, 580fotografías de las joyas sustraídas de fs. 253/262 y 331/342 y 347/353, 370/388, vistas fotográficas efectuadas en inteligencia de fs. 280/284, fotografías de Jorge Antonio Petrak de fs. 298, detalle de llamadas y antenas de fs. 303/306, informe de Registro de la Propiedad Inmueble respecto de Díaz, Guaraz y Petrak de fs. 396/408, informe de la Dirección del Registro Provincial de la Propiedad de fs. 491/495, informe requerido sobre las mismas personas a entidades de crédito y finanzas de fs. 409/450, 452/455, 457, 459, 466/477, 481/486, 488/489, 500, 501, 503, 507, 508, 595, 931tareas de inteligencia practicadas a fs. 565/569, copias del sumario n° 47.107/10 de fs. 600/697, tareas de inteligencia para identificar a un tal “Orlando” de fs. 705/718, 731/779 y 788/809, trascripción de escuchas telefónicas de fs. 725/728, información de Veraz de fs. 816, 1023/1025, constancias del allanamiento practicado en el domicilio de la Ruta 2, km. 32.500, edificio 28, piso 1ro, depto. 262 de esta ciudad de fs. 879/883, fotocopias de la documental secuestrada la cual se encuentra reservada en Secretaría de fs. 885/886 y 890/897. Además se cuenta con plano del inmueble teatro de los acontecimientos de fs. 46, 53 y 173, acta de individualización criminal de fs. 51, vistas fotográficas de fs. 58, acta de fs. 62, vistas fotográficas del departamento de la damnificada de fs. 92/98, acta de fs. 100, informe de intervención telefónica de fs. 102, informe de la División Robos y Hurtos de fs. 146/147, informe de Tgestiona de fs. 153/156, 510 y de Claro de fs. 157, informe negativo respecto de improntas de armas de fuego de fs. 164, informe de la comisión nacional de comunicaciones de fs. 177, listado de llamadas de fs. 512/538, informe de migraciones respecto de Orlando Aníbal Jiménez de fs. 941, informes efectuados por la División Robos y Hurtos sobre López Costa de fs. 1001/1013, información de giros del Correo Argentino de fs. 1191/1210, informe del Predio La Rural de fs. 1214, informe de EAT Catering de fs. 1216, informe de investigaciones patrimoniales de los imputados de fs. 1256, 1265,1277/1280, 1295, 1308/1416, 1418, 1426/1434, 1437/1446, informe de Yahoo de fs. 1454/1490, servicio de registro de Whois 1492/1497, estudio de los teléfonos de fs. 1518/1554, tareas para individualizar a Gaspar Roberto López Costa, Jorge Carlos Hamy e Ignacio García Nieto Portabella de fs. 1558/1644, declaración testimonial de Gaspar Roberto López Costa de fs. 1667/1668 y de Carlos Hamy de fs. 1672/1674 De las declaraciones indagatorias Que convocados a rendir declaración indagatoria (art. 294 del C.P.P.N.) Lina Rosa Díaz (ver fs.1088/1090) decidió, por consejo de su defensa, negarse a declarar, mientras que Jorge Antonio Petrak (vid 1116/1118) y Orlando Aníbal Jiménez (ver fs. 1119/ 1121) negaron su participación en los hechos atribuidos. Por último, Ramón Alberto Petrak (ver fs. 1706/1709) también negó haber participado en el robo, al tiempo aclaró que no es él el sujeto al que se nombra como Alberto, que nunca tuvo un aparato Nextel a su nombre y que para ese entonces no conocía a la familia de Jorge Antonio Petrak, a quien familiarizó recién cuando tuvo noticias de su citación en la presente causa. En definitiva, negó cualquier tipo de vinculación con la familia de aquél y por ende, con la autoría del episodio investigado.- De la valoración de la prueba: Ahora bien, llegado el momento de resolver la situación procesal de los imputados se considera oportuno recordar que al dictar un auto de falta de merito respecto de Lina Rosa Díaz, Jorge Antonio Petrak y Orlando Aníbal Jiménez este Tribunal entendió que los elementos de cargo con los que se contaba hasta ese momento generaban un estado de sospecha que lejos de verse diluido no podía interpretarse en un sentido único. De ese modo, se resolvió que el Ministerio Público Fiscal debía ahondar en la pesquisa a fin de rodear a esas premisas fácticas con otros elementos que permitiesen apuntalar su ámbito interpretativo, a fin de dar una respuesta que reconozca o no la responsabilidad de los imputados en el hecho investigado.- Así, la Fiscalía en un solvente dictamen dio cuenta de diversos indicios de oportunidad que sumados a los elementos que podían extraerse de las conversaciones telefónicas interceptadas, más la evolución patrimonial de los imputados permiten afirmar un cuadro probatorio hábil para agravar sus situaciones procesales; ello así, con el grado de probabilidad propio de esta etapa del sumario. También, requirió la declaración indagatoria de Ramón Alberto Petrak dado que para la acusación, habría mantenido algunas conversaciones sospechosas con los restantes implicados que lo colocarían en el círculo íntimo de quienes conformaron la maniobra.- Con ese alcance, en el anterior pronunciamiento este Tribunal había entendido que la acusación enderezada contra los implicados se edificaba a partir de la relación laboral existente entre Lina Rosa Díaz y la damnificada, la cual le había permitido conocer los horarios y movimientos de esta última así como también contar con un con juego de llaves del domicilio; información y elementos sin los cuales no hubiera sido posible el robo, al menos del modo en que se evidenció.- También se había dado cuenta de la existencia de unas conversaciones telefónicas interceptadas por la Dirección de Observaciones Judiciales del Servicio de Inteligencia del Estado, entre su hijo Orlando Aníbal Jiménez y Jorge Petrak, pareja de la primera, acaecidas el 17 de diciembre de 2010, en donde se hacía alusión a que un conocido de Jiménez de nombre “Maicon” o “Malcon” había ganado, gracias a él, una suma equivalente a tres millones de pesos. De dichas conversaciones también se observó que había sido un tal “Alberto” –identificado según lo relevado por la División Robos y Hurtos de la Policía Federal Argentina, como Ramón Alberto Petrak, titular del D.N.I. n°30.373.989- el que de manera previa se comunicó con Jorge Petrak y le indicó a éste que un tal “Maicon” o “Malcon” se quería comunicar con Orlando Jiménez y que no podía hacerlo debido a que éste último se había desecho de todos sus teléfonos a raíz de un problema.- Finalmente, se destacó que al momento de realizarse un allanamiento en el domicilio de Rosa Lina Díaz, se secuestrados dos recibos correspondientes al envío de dinero al Paraguay mediante la firma Wester Unión a favor de Orlando Aníbal Jiménez; uno por la suma de $8241,80 (nótese que en el formulario se señalada que serían “+/- u$s 2000” textual) de fecha 1ro de noviembre de 2011 y otro por el monto de u$s 500, de fecha 20 de septiembre de ese año, así como también dos impresiones que contenían especificaciones de cuentas en el exterior por altos montos de dinero a nombre de “Ignacio García Nieto Portabella y/o López Costa Gaspar”, otra nota incompleta mediante la cual se solicitaba una presunta transferencia al Royal Bank of Canadá a nombre de Jorge Carlos Hamu y dos cajas forradas, aquellas en donde suele reservarse elementos de platería, entre otros efectos (ver fs. 879/880).- Así las cosas, las investigaciones desarrolladas por el Ministerio Público Fiscal luego del dictado de aquella resolución que insistía en la producción de diversas medidas, tales como el estudio de la evolución patrimonial de los imputados y el esclarecimiento de los motivos por los cuales contaban con información sensible de Portabella, López Costa y Hamu, conjugadas de un modo sistémico, analítico y global con las premisas fácticas antes señaladas, permiten “prima facie” y con el grado de certeza que esta etapa sumarial del proceso exige, tener por acreditada tanto la materialidad de los hechos investigados, así como la responsabilidad que le cabe a los nombrados, por lo que, desde ya se adelanta, se habrá de disponer su procesamiento (art. 306 del C.P.P.N.). Cabe puntualizar que “para el dictado de -un auto de esta naturaleza- no se requiere certeza apodíctica acerca de la comisión de un hecho ilícito ni de la participación de los procesados en su producción, sino que por contrario y tal como lo sostiene la doctrina, a dicha medida le basta con un juicio de probabilidad sobre la existencia del hecho delictuoso y de la responsabilidad que como participe le corresponde al imputado. De lo que se trata, pues, es de habilitar la base del proceso hacia el juicio, que es la etapa en la cual se desenvolverán los debates y la confrontación con amplitud...” (in re C.C.C. Fed. Sala I, causa 31.886, reg.799 “V. P., José A. y otros s/proc.”, rta. el 11 de septiembre de 2000, D.J. año XVII, número 3, 17 de enero de 2001, p.127 a 130).- En ese marco de probabilidad, el estudio de las declaraciones de la damnificada Rosa María Martínez Suárez, quien explicó que el día del hecho no se encontraba en su domicilio ya que tenía un evento en el “Casino Victoria” de la Provincia de Entre Ríos y que las puertas de su departamento no se hallaban violentadas (ver fs. 9) sumado a los dichos del empleado de seguridad Francisco Vega (cf. fs. 5/6, 187/188 y 578/579), quien describió como se sucedieron los hechos, precisando en lo que aquí atañe que la apertura del domicilio de Martínez Suárez fue rápida, como si los autores tuvieran Fecha de firma: 12/06/2015 las llaves, y que el atraco no se demoró más de diez o quince minutos, da pábulo a comprender que los autores contaron con las llaves del departamento y con información relevante, no sólo sobre el lugar en donde podían encontrarse los valores de la damnificada sino también respecto de los dispositivos de seguridad instalados. Nótese en relación a este último aspecto que también se sustrajo el ordenador donde se guardaban las imágenes fílmicas de las puertas de ingreso del edificio, entre otros sitios.- Que seguidamente se estableció que quienes contaban con las llaves del departamento de la víctima eran sus asistentes Elvira Guaraz y Lina Díaz, en tanto que su chofer Marcelo Campo, también podría haber accedido a ellas por intermedio de la primera. Además, surgió de las declaraciones testimoniales recabadas, que todos ellos debían tener conocimiento de la existencia de la caja de seguridad sustraída, la cual podía observarse en el interior del placard del cuarto principal del domicilio.- De ese modo, la modalidad con la que se cometió el robo, que sus autores contaran con las llaves del inmueble y con información relevante del sitio en donde se encontraban los valores y de los dispositivos de seguridad, sugirió la posible participación de algún allegado o asistente de la Sra. Rosa María Martínez Suárez en la configuración central de los hechos. Fue en ese marco que el Tribunal, a instancias del Ministerio Público Fiscal, ordenó la intervención de los teléfonos presuntamente utilizados por Lina Rosa Díaz y Marcelo Campo, estableciéndose en el primero de ellos algunas conversaciones que permitieron orientar las investigaciones hacía la participación de Díaz.- En ese contexto, doce días después de perpetrado el hecho se pudo interceptar ciertas conversaciones entre Jorge Petrak, marido de Lina Rosa Díaz, y Orlando Jiménez (ver fs. 18 del legajo de la intervención de la línea xxxx) con diálogos de interés para la causa, a saber: “Hola”, a lo que Jorge responde “Si, me llamó Alberto que te diga si podes llamar a Maicol o Malcon, algo así, que esta allá en la casa en Pasco (o Paso), que te comuniques con él o comunícate con Alberto que está con esa gente”, respondiendo su interlocutor “Ah pero” insistiendo Jorge “Me dijo que si podes llamar para allá que lo llames a Maicon”. Con posterioridad a ello Orlando llamó a Jorge y le dijo “Pégale un llamado y pregúntale que le dijo, porque hay que ver que le dijo”, respondiendo este último “Si está con ellos ahí encima como hago?”, aclarando Orlando: “No, decile estas en privado? y ahí habla con él, pregúntale que le dijo”. Que seguido a esa conversación, si bien se pudo establecer que Jorge Petrak llamó a la persona sobre la que hacía referencia, lo cierto es que no se pudo interceptar esa conversación ya que se efectuó por radio, contándose con una nueva y posterior comunicación en la que este último llamó a Orlando y le refirió: “Si escúchame dice que le dijo que tuviste un problema y a raíz del problema tiraste todos los teléfonos a la mierda, que no es lo que lo estas esquivando sino que por lo que…no tenes como comunicarte con ellos, a raíz del problemita ese te escabulliste un poco y tiraste todos los números de radio, los aparatos los tiraste al carajo”, confirmando: “si, ya se fueron”. Seguidamente, Jorge agregó: “si, después habla bien con… vos tenés para comunicarte con Alberto?, en tanto que Orlando le respondió “no, no tengo para comunicarme, pero igual por las dudas que saber lo que dijo; pero como éste me debe, hizo tres millones de pesos y no me dio un mango, no le quiero dar pelota”, finalizando Jorge “Bueno, pero según lo que le dijo al gordo, decile a tu hermano que no me deje tirado, por vos viste? (…) que Maicol le dijo decile a tu hermano que no me deje tirado por vos viste”.- En suma, resulta sugestivo que escasos días después del robo, familiares de la asistente de la víctima que bien pudieron contar con los elementos y datos necesarios para que terceros lleven a cabo el delito del modo en que finalmente ocurrió, dado que ambos interlocutores son familiares de Lina Díaz -uno su marido y el otro su hijo, de una pareja anterior- den cuenta en una conversación que uno de ellos le hizo ganar a un tercero altas sumas de dinero y que de manera simultanea debió hacer desaparecer todas sus líneas de teléfono.- Tal evidencia que se coloca de modo temporal próxima a la fecha de los hechos demuestra que a los datos objetivos que tienen que ver con la materialidad del episodio y con la cercanía de Lina Díaz con los elementos necesarios para perpetrar el delito, se le suman otros aspectos que tienen relación con Jiménez y Petrak – tales como el problema de sus teléfonos, las altas sumas de dinero que le hizo ganar a terceros y el inconveniente que días atrás habría padecido- que se complementan de un modo coherente con la imputación enderezada. En ese sentido, nótese que al igual que en lo conversado, del domicilio de la víctima se sustrajo una alta cantidad de dinero, siendo también compatible con ello que quien participo de algún modo en la configuración de un hecho semejante, estime necesario descartar todos sus teléfonos.- En ese orden de ideas, las llamadas antes valoradas también se ven rodeadas de otros indicios que permiten, al menos con el grado de probabilidad propio de esta etapa, apuntalarlas como de inequívoca relación con el atraco; máxime si se advierte la existencia de otras comunicaciones que dan cuenta del manejo de cierto dinero que no resultaba acorde a sus ingresos, al hallazgo en el domicilio de Lina Díaz de elementos que resultan de sospechosa procedencia y a la evolución patrimonial que experimentaron los imputados.- En ese sentido y como primera cuestión, viene al caso destacar que además se interceptaron otros diálogos entre Jorge Petrak y Orlando Jímenez, alrededor de un mes después de los Fecha de firma: 12/06/2015 hechos (ver fs. 44 del legajo de intervención del abonado n°xxxxxx, llamada 9), en donde de manera encubierta y sin decirlo expresamente se da cuenta de la existencia en su poder de moneda extranjera “no tengo eso en pesos”, “donde vas a cambiar eso…”, “yo tengo eso acá y tengo en pesos”, lo cual amen de resultar compatible con la especie de moneda sustraída a Rosa María Martínez Suárez, da la impresión de la tenencia de un dinero que no sería explicable para el patrimonio de aquellos. De igual modo, también permite sospechar fundadamente que los interlocutores estaban al tanto de que podían ser sujetos de una investigación; ello así pues sino no se entiende porqué en una conversación privada no querían dar cuenta de un dato que no parece ser trascendente para una situación ordinaria.- Lo propio ocurre con otro dialogo, esta vez entre Lina Díaz y Jorge Petrak, del quince de enero del año dos mil once, en el cual Jorge le dice a su mujer que Orlando había comprado un vehículo Peugeot, modelo 206, recibiendo como respuesta de la primera “Bueno, Bueno, Bueno….Bueno, Bueno, Bueno, este”, a lo que se le responde “la primera cuota nada más”.- De ese modo, ambas conversaciones limitan el marco interpretativo de su tenor literal a la inequívoca presunción de que los tres involucrados parecían advertir que sus teléfonos podían estar interceptados. No sólo cuidaron su lenguaje al hablar del dinero con el que contaban sino que además no dieron detalles de la operación de compra de un vehículo, resultando claros los términos de Lina Díaz al hablar con su pareja Jorge Petrak. En suma, ese manejo solapado de las conversaciones privadas solo se explica si en el seno íntimo de la familia se tenía idea, en conjunto, de una actuación delictiva que debía ser encubierta.- Por otro lado, no menos importante resultan ser los elementos hallados en la finca de Lina Díaz, pues al momento del allanamiento se dio cuenta del secuestro de cierta documentación que aparece como totalmente ajena a su desempeño laboral, tal como información de cuentas dinerarias por altos montos a nombre supuesto de Ignacio García Nieto Portabella, Gaspar López Costa y Jorge Carlos Hamu, destacándose que este último dio cuenta (ver fs. 1674) que la nota relacionada con el Royal Bank of Canadá le había sido sustraída de una oficina que tenía en la calle 25 de mayo 293, 1er piso, de esta ciudad; en tanto que Gaspar Roberto López Costa negó completamente esa información.- De ese modo, a pesar de desconocerse el motivo por el cual esas notas se encontraban en el domicilio de Lina Díaz no puede soslayarse, a partir de lo evidenciado por Jorge Carlos Hamu, que esa documental es de origen espurio y que hace referencia a datos secretos y relacionados con el supuesto caudal patrimonial de terceras personas ajenas al núcleo íntimo de los imputados. Tal hallazgo no resulta ser compatible con alguien completamente ajeno a hechos delictivos como los analizados, sino que por el contrario constituye una evidencia interpretativa que puede dar lugar a afianzar la hipótesis de la acusación.- Finalmente, el Ministerio Público Fiscal al momento de requerir el procesamiento explicó que a su entender otra pauta que debía tenerse en cuenta para analizar la responsabilidad en el hecho investigado, tenia que ver con la evolución patrimonial que habían presentado los imputados con posterioridad al atraco, dando cuenta de varias operaciones que no resultan ajustadas a su verdadera situación económica.- De ese modo, y si bien es cierto que en casos como el presente es probable que los autores del delito efectúen con posterioridad actos patrimoniales desproporcionados con su actividad económica conocida, no debe soslayarse que en este caso se ha interceptado una conversación telefónica que ha servido como punta de ovillo para desentrañar la hipótesis delictiva investigada; la cual indudablemente representa una pauta valorativa que deberá ser tenida en cuenta para analizar los indicios de delictividad que podrían extraerse de las operaciones efectuadas por los imputados.- En ese orden de ideas, se debe recordar que en las conversaciones interceptadas se da cuenta de que Orlando Aníbal Jiménez le habría hecho ganar a terceros, sumas de dinero equivales a los tres millones de pesos y que pese a ello no habría recibido un “mango” (textual). Si a ello se agrega que el modo solapado de hablar en esos diálogos también dio la pauta de que podían estar al tanto de la existencia de investigaciones en derredor a su circulo íntimo, debe concluirse que no seria coherente con ello, o al menos desde un punto de vista que contemple cierta estrategia, la constatación de grandes movimientos, grotescos con sus situaciones patrimoniales.- Sin embargo, también es evidente que su aporte no debió ser gratuito y que de algún modo, luego de reducidas las joyas sustraídas o dividido el botín, algún dinero se habrá recolectado. En esa inteligencia, resultan sospechosas al menos dos operaciones de compra de vehículos, una realizada el 29 de diciembre de 2010, es decir unos días después de ocurrido el hecho, por la cual Orlando Aníbal Jiménez, adquirió un vehículo Honda Civic, año 1993, por la suma de pesos dieciséis mil, y otra efectuada por Jorge Antonio Petrak, del 7 de enero de 2011 (es decir, un mes después) por la suma de pesos dieciséis mil en la que se adquirió un vehículo Chrysler Neón, modelo 1998 (ver fs. 1369).- También cabe puntualizar que los involucrados podrían ser titulares de otros vehículos no registrados a su nombre, toda vez que del análisis de sus situaciones patrimoniales se estableció que ambos se hacían cargo de la póliza de seguro de otros automotores: Petrak, de una camioneta marca Chevrolet, Meriva, del año dos mil cinco, y Jiménez de un Volkswaguen Golf, modelo 1999. (ver fs. 1405).- Que a ello debe agregarse las conversaciones en las que se da cuenta, escasos días luego del hecho, de la tenencia de moneda extrajera, compatible con la especie que se le sustrajo a Rosa María Martínez Suárez, y con la presunta adquisición no formalizada de un vehículo Peugeot, modelo 206, como se afirma en la conversación n°14 entre Jorge y Lina (ver legajo de escuchas del abonado n°11- 49912033).- En suma, si bien las adquisiciones a las que se hace referencia no resultan de una gran cuantía, no debe soslayarse por un lado, que la imputación enderezada contra los implicados parte de la idea de que no fueron ellos los que participaron activamente del delito, lo que bien los pudo colocar en la marginalidad de la repartija del dinero, y por otro, que de igual modo, sus situaciones económicas conocidas no permiten justificar tales operaciones (véase en ese sentido el informe patrimonial de los implicados de fs. 1403/1405 del que se desprende que sus ingresos, para los casos informados, no les permitía afrontar esas operaciones).- Con ese alcance, de las tareas desarrolladas por la División Investigaciones Patrimoniales se desprende que: Lina Rosa Díaz no registra bienes a su nombre, no cuenta con aportes ni contribuciones a la AFIP, ni tendría registrado empleo estable. En relación a Jorge Antonio Petrak se estableció que no registra actividades estables desde el año dos mil nueve y que sus ingresos constatados no le hubieren permitido afrontar la compra de los vehículos Chrysler Neón, modelo 1998, y Volkswaguen Passat, modelo 2001, ni tampoco hacer frente a la póliza de seguros de un tercer rodado conducido por uno de los co-imputados. Finalmente, Jiménez tampoco tendría una situación financiera solvente que le hubiera permitido adquirir los vehículos mencionados ni colocar a su cargo la cuota de un seguro por un tercer rodado que se encuentra a nombre de Julio Emanuel Salinas, dado que se desconoce cualquier actividad rentada del nombrado (ver lo informado por la AFIP en el estudio detallado).- Finalmente, es de destacar además que a las constancias de envío de dinero halladas en el interior del domicilio de Lina Rosa Díaz se adunan otras tantas (ver la planilla agregada a fs. 1369/1371) que tampoco parecen tener justificación alguna.- En suma, el informe efectuado por la División Investigaciones Patrimoniales de la Policía Federal Argentina, habla a las claras de una situación financiera que lejos de diluir los indicios mencionados permite corroborar un cuadro de situación que ampara las hipótesis delictivas señaladas por la Fiscalía.- Por otra parte, no menos sugestivos son los movimientos migratorios que registró Rosa Lina Díaz, toda vez que a menos de un mes del episodio y a días de declarar en los presentes actuados, salió del país con destino a la República Oriental del Uruguay, el primero de enero de dos mil once, sin que a la fecha se haya podido establecer su fecha de reingreso. Ello así sin perjuicio de destacar también los numerosos tránsitos que registra al vecino país de Chile, que no parecen poder ser justificados con sus ingresos (ver en ese sentido fs. 1382 y 1718), situación que también se aprecia para el caso de Jorge Antonio Petrak y Orlando Aníbal Jiménez (cf. fs. 1714/1715).- Por otro lado, si bien el Ministerio Público Fiscal no ha podido realizar un entrecruzamiento de llamadas que contemple la universalidad de celulares que estaban a nombre de los implicados (ver fs. 1663) si se ha dado con una pauta que llama poderosamente la atención. Con ese alcance se ha observado que los inculpados en fechas cercanas a los hechos han contado con gran cantidad de aparatos celulares (ver fs. 1159/1166) de diferentes empresas prestatarias, circunstancia que de por sí representa un campo fértil para la elaboración de planes que tengan por objeto transitar el camino de la clandestinidad, tal cual ocurrió en lo aquí ventilado.- De ese modo, como se dijo al principio no se trata aquí de realizar un juicio asertivo con una probabilidad rayana en la certeza sobre la participación que le cupo a Lina Rosa Díaz, Jorge Petrak y Orlando Aníbal Jiménez en el caso, sino tan sólo de precisar ciertos elementos probatorios que analizados en conjunto dan una probabilidad positiva sobre su participación, para habilitar así, el paso a las subsiguientes etapas del proceso. De ese modo, se ha reunido una colección de indicios que constituyen una base sólida para avanzar hacía el eventual plenario, en un caso en donde su nota característica ha estado teñida por los precisos recaudos que tomaron los autores directos del atraco para no ser descubiertos. Así todo, este Tribunal estima que tales pautas valorativas permiten entender de modo probabilístico que Lina Rosa Díaz habría sido quien facilitó las llaves del departamento y otras circunstancias de interés, tales como el lugar en que debía encontrarse la caja de seguridad del inmueble y los dispositivos de seguridad con que contaba el edificio, amen de conocer la agenda de la víctima, en tanto que su pareja Jorge Petrak y su hijo Orlando Aníbal Jiménez bien pudieron constituir el nexo entre la primera y los autores directos del robo, tal como se puede deducir de las conversaciones interceptadas.- Sentado cuanto fue expuesto, resta ahora analizar la situación de otro de los imputados, Ramón Alberto Petrak, quien fue convocado a prestar declaración indagatoria a instancias de la Fiscalía por recaer sobre él la sospecha de que era uno de los interlocutores entre Jorge, Orlando Aníbal Jiménez y el sujeto apodado “Malcon” o “Maicon” que aparece en las escuchas (ver dictamen de fs. 1678/1689).- Ciertamente, si bien en las conversaciones que se han transcripto anteriormente no se nombra con su apellido al interlocutor de ambas partes, pues tan sólo se habla de un tal Alberto, las investigaciones desarrolladas por la División Robos y Hurtos de la Policía Federal Argentina a fs. 315 han sugerido que éste respondería a la identidad de Ramón Albero Petrak, básicamente por domiciliarse en las cercanías de una de las calles que se nombra en la conversación y por la coincidencia de sus apellidos. Sin embargo, al momento de efectuar su descargo Petrak negó haber participado en los hechos, al tiempo en que precisó que si bien registra un vínculo de parentesco lejano con uno de los imputados no tiene ningún tipo de trato.- De ese modo, el Tribunal entiende que las pruebas colectadas a su respecto resultan insuficientes para enervar la presunción de inocencia de la que goza (art. 1 del Código Procesal Penal) o bien para desvincularlo definitivamente del proceso, siendo conducente el dictado de un temperamento expectante a la espera de que la acusación incorpore nuevas evidencias que permitan definir su responsabilidad.- En ese orden de ideas, las coincidencias antes mencionadas sin otros presupuestos que permitan apuntalarlas como una reunión causal, orientada por el conocimiento entre las partes o por su vinculación con los autores directos del atraco, resultan insuficientes para superar el descargo del imputado, siendo conducente para avanzar en la pesquisa no sólo establecer fundadamente si con anterioridad a los hechos las partes mencionadas pudieron haber mantenido conversaciones de manera regular, sino también establecer alguna vinculación cierta con los radios que se habrían utilizado para hablar con ese tal “Alberto”.- En suma, hasta tanto se logre completar el panorama probatorio obrante en el legajo se estima prudente adoptar el temperamento al que alude el artículo 309 del ordenamiento adjetivo.- De la calificación legal de los hechos y la intervención de los imputados.- Que la conducta reprochada a Lina Rosa Díaz, Orlando Aníbal Jiménez y Jorge Petrak en calidad de participes necesarios, se califica como robo agravado por su comisión con arma cuya aptitud para el disparo no ha podido ser tenida por acreditada –art. 45 y 166, inciso 2do, último párrafo, del Código Penal de la Nación-.- En ese sentido y en cuanto al hecho principal se observa que al menos tres individuos, actuando en base a un acuerdo previo de funciones que también incluyó cierta división de roles, mediante el uso de un arma de fuego que no fue secuestrada y amenazas, abordaron al empleado de seguridad del edificio Francisco Vega y lograron quebrantarle toda voluntad de resistencia. Tal proceder que constituye una verdadera energía física tendiente a vencer materialmente su oposición constituyó uno de los elementos objetivos del tipo, como lo es la “violencia física en las personas”. Así, se han pronunciado con pacífico acuerdo tanto Núñez como Soler, al afirmar que “debe considerarse comprendida dentro del concepto de violencia no solamente la acción que recae sobre la víctima puramente como cuerpo, con absoluta prescindencia de su voluntad, sino también aquella que la quebranta o paralizar sin motivarla (cf. Carlos Creus, Jorge Eduardo Buompadre, Derecho Penal, Parte Especial, tomo 1ro, séptima edición actualizada y ampliada, p. 534).- Que prosiguiendo con el análisis de la figura, debe reconocerse en base a los elementos fácticos que se han colectado en la investigación, que el ejercicio de esa violencia estuvo configurada al efecto de lograr el apoderamiento de diversos bienes de valor de la Sra. Rosa María Martínez Suárez, los cuales se hallaban en el interior de su departamento, y que tal acción se consumó al momento en que los autores fugaron del sitio y obtuvieron la posibilidad de disponer, a su antojo, del botín sustraído. Basta señalar al respecto que “los delito de hurto y de robo requieren que el sujeto activo se apodere de la cosa (tal el verbo típico “apoderarse” de que no podemos apartarnos por imperio del principio de legalidad) y, por ello, se ha señalado que debe encontrarse en condiciones de poder ejercer actos posesorios sobre ella, es decir, bajo su poder de disposición (…) (Sala IV, CNCP, c.n° 3004, rta. el 14/03/02, “Vallejos, Héctor Horacio s/recurso de casación”).- Por lo siguiente, el Tribunal entiende que resulta acorde al caso aplicar el agravante al que alude el artículo 166, inciso 2do, ultimo párrafo, del Código Penal de la Nación y no aquel que se fundamenta en la concurrencia de al menos tres sujetos en la ejecución del delito; por cuanto no pueden concurrir dos agravantes del delito básico, siendo más especifico para los presupuestos que se han tenido por corroborados el señalado en primer término.- En ese aspecto, nótese si bien ambos agravantes estipulan la misma penalidad, de acuerdo a la antigua y conocida regla según la cual la ley especial deroga la general, debe estarse al agravante que incluya un requisito que no se encuentra contemplado en la figura básica. Así, si bien se puede señalar que en el concepto normativo del término “banda” se da cuenta de la existencia de la posibilidad de que actúen tres o más interviniente, lo que puede incluirse en el delito, nada se especifica respecto de las utilización de elementos que otorguen mayor poder intimidante, como la exhibición de armas de fuego.- Por otra parte, no corresponde al caso la aplicación de la figura autónoma del artículo 141 del Código Penal, por cuanto la privación de la libertad del empleado de seguridad se integra de un modo formal en la violencia del robo, dado que aparece limitada al tiempo necesario para la comisión de los hechos descriptos. Se ha entendido al respecto que “la privación ilegal de la libertad queda como “hecho típico acompañante” esto es, como comprendida en la violencia del robo (cf. C.N. Crim. y Correc. Sala de feria “a”, voto del Dr. Donna, causa n°195 rta. 7/1/04”.- Finalmente, tal como se ha definido en el acápite anterior la responsabilidad de Lina Rosa Díaz se habría circunscripto al aporte de circunstancias de interés para el atraco, tales como el lugar en que debía encontrarse la caja de seguridad del inmueble y los dispositivos con que contaba el edificio, amen de conocer la agenda de la víctima. Por su parte, su pareja Jorge Petrak y su hijo Orlando Aníbal Jiménez bien pudieron constituir el nexo entre la primera y los autores del robo.- De ese modo, el actuar se caracteriza porque sí bien contribuyeron de manera esencial a que el ilícito se configure como tal, al brindar esos elementos a los autores directos, no realizaron por sí la acción descripta en el tipo, sino que se montaron sobre la tipicidad ajena. Así y según la posición que hoy domina la materia los aquí imputados al no haber estado presentes en el momento de la ejecución, ni haber llevado la causalidad al desarrollo del atraco, no contaron con el dominio del hecho y por tanto con la posibilidad fáctica de dirigir su curso, dejarlo correr o interrumpir su realización.- Sin embargo, es indudable que habrían prestado una colaboración que por su intensidad objetiva, bien pudo configurar el hecho en las formas en que finalmente ocurrió. Tal juicio asertivo sobre la importancia del aporte se basa principalmente en lo entendido por la teoría de los bienes escasos de Gimbernat Ordeig (Autor y Cómplice en Derecho Penal, 2da edición, B d F, Buenos Aires, 2006, p. 28), que sirve para delimitar cuándo un aporte puede ser considerado como tal. De acuerdo a ella se debe prescindir en primer término de las consideraciones hipotéticas que pudiere formularse sobre la posibilidad de cometer el hecho, aún sin esos elementos, y por otro lado, realizar un juicio sobre la necesidad teniendo en cuenta los factores generales, que se presentan desde el punto de vista del contexto, y especiales, que concurren en la persona que recibe la cosa-.- Es decir, que en el caso, las llaves del departamento de la víctima, el conocimiento de la existencia de valores, de la caja fuerte y de los dispositivos de seguridad, no parecen ser elementos y datos a los que se pueda acceder fácilmente, más si se tiene en cuenta el círculo reducido de personas que podían contar con ellos. Y por otro, desde la perspectiva de los autores directos, esos elementos les resultaban imprescindibles para cometer el atraco, dado que de no ser por ellos tal vez no hubiera sido posible un desarrollo tan ágil, rápido y exitoso como el que se verificó en el asunto.- De la libertad de los imputados.- El procesamiento de los implicados habrán de dictarse sin prisión preventiva toda vez que corresponde poner de resalto que según lo informado por el Registro Nacional de Reincidencia y Estadística Criminal a fs.1725/1731 no registran antecedentes penales, que al ser citados han comparecido a los estrados del tribunal, que han informado su domicilio real y que, en síntesis, han mantenido una correcta conducta procesal que torna adecuado que sigan enfrentando el proceso en libertad, máxime cuando no surge dato alguno que indique peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación que podrían afectar los fines del proceso, esto es, la averiguación de la verdad y la aplicación de la ley (art. 280 del C.P.P.N.). En esta línea de pensamientos se ha señalado que: “...la privación de la libertad durante el proceso sólo encontrará excepcional legitimación (“no debe ser la regla general”,dispone el art. 9.3 del PIDCP) en cuanto medida cautelar, cuando existiendo suficientes pruebas de culpabilidad (que muestren como probable la imposición de una condena cuyo justo dictado se quiere cautelar), ella sea imprescindible (máxima necesidad) -y por lo tanto no sustituible por ninguna otra de similar eficacia pero menos severapara neutralizar el peligro grave de que el imputado abuse de su libertad para intentar obstaculizar la investigación, impedir con su fuga la sustanciación completa del proceso, o eludir el cumplimiento de la pena que se le puede imponer” (Donna, Edgardo Alberto “Revista de derecho penal”, Garantías, Constitucionales y Nulidades Procesales -I-Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2001, p.129); elementos que en el caso de autos no se observan al no existir indicios de la concurrencia de algún peligro procesal.- Del embargo: También con el auto de procesamiento deberá decretarse el embargo de los bienes de los imputados, en cantidad suficiente para garantizar la pena pecuniaria, la indemnización civil y las costas, rubro este último que se su vez comprende 1) el pago de la tasa de justicia 2) los honorarios devengados por los abogados, procuradores y peritos y 3) los demás gastos que hubiera originado la tramitación de la causa (art. 518 y 533 del C.P.P.N). Cada uno de estos aspectos debe ser evaluado para llegar finalmente al monto específico respecto del cual las partes podrán formular impugnaciones si es que lo consideran pertinente (CCC Sala I, causa nro. 23.667 “Casella, Cecilia s/ embargo”, rta. 9/9/04).- Así se ha sostenido en relación al embargo que: “...es una medida de carácter cautelar real para cubrir los extremos señalados en el primer párrafo (art. 518 del C.P.P.N).- Su procedencia descuenta un proceso en trámite....La fijación del monto se supedita a al mayor o menor grado de compromiso en las maniobras (D ´Albora, Francisco “Código Procesal Penal de la Nación”,Anotado Comentado. Actualizado, TII, sexta edición corregida, Ed. Lexis Nexis, Buenos Aires, 2003 pág 1103).- En consecuencia, se deberá considerar que el delito que se les atribuye a los imputados no tiene prevista pena pecuniaria, que la tasa de justicia alcanza la suma de sesenta y nueve pesos con sesenta y siete centavos ($69,67), conforme lo dispone el art. 6 de la ley 23.898 y resolución nro. 498/91 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el gran valor de los elementos sustraídos –cabe destacar lo señalado por Rosa María Martínez Suarez en cuanto precisó que se le sustrajo la suma de pesos quinientos mil, veinte mil dólares y una suma equivalente a un millón de dólares en alhajas y joyas, cf. fs. 41- y el aporte que habrían efectuado los implicados lo cual también incide en el monto que habrá de ser fijado. En ese orden de ideas, de acuerdo a los parametros valorados y a la cuantía del daño, los implicados deberán responder, cada uno, por una suma de pesos diez millones ($10.000.000). Por lo expuesto, de conformidad con las normas legales precitadas corresponde y así: RESUELVO: I.- DICTAR AUTO DE PROCESAMIENTO SIN PRISIÓN PREVENTIVA en la presente causa Nro. 47.259/10 y respecto de Lina Rosa Díaz, de sus demás condiciones personales en autos, por considerarla “prima facie”, participe necesaria criminalmente responsable del delito de robo agravado por su comisión con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada (art. 45 y 166, inciso 2do, último párrafo, del Código Penal de la Nación), mandando trabar embargo sobre sus bienes y dinero, hasta cubrir la suma de pesos diez millones ($ 10.000.000) diligencia que se llevará a cabo por Secretaria (arts. 306, 310, 518 y cctes. del C.P.P.N.).- II.- DICTAR AUTO DE PROCESAMIENTO SIN PRISIÓN PREVENTIVA en la presente causa Nro. 47.259/10 y respecto de Orlando Aníbal Jiménez, de sus demás condiciones personales en autos, por considerarlo “prima facie”, participe necesario criminalmente responsable del delito de robo agravado por su comisión con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada (art. 45 y 166, inciso 2do, último párrafo, del Código Penal de la Nación), mandando trabar embargo sobre sus bienes y dinero, hasta cubrir la suma de pesos diez millones ($ 10.000.000) diligencia que se llevará a cabo por Secretaria (arts. 306, 310, 518 y cctes. del C.P.P.N.).- III.- DICTAR AUTO DE PROCESAMIENTO SIN PRISIÓN PREVENTIVA en la presente causa Nro. 47.259/10 y respecto de Jorge Antonio Petrak, de sus demás condiciones personales en autos, por considerarlo “prima facie”, participe necesario criminalmente responsable del delito de robo agravado por su comisión con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada (art. 45 y 166, inciso 2do, último párrafo, del Código Penal de la Nación), mandando trabar embargo sobre sus bienes y dinero, hasta cubrir la suma de pesos diez millones ($ 10.000.000) diligencia que se llevará a cabo por Secretaria (arts. 306, 310, 518 y cctes. del C.P.P.N.).- IV.- DECLARAR LA FALTA DE MÉRITO para procesar o sobreseer a Ramón xxxxx, de las demás condiciones personales obrantes en autos, en este sumario nro. 47.259/10 (art. 309 del C.P. P.N.).- Notifíquese a las defensas, a la querella, por cédulas urgentes y al Sr. Agente Fiscal en su despacho.- Ante mí: RODOLFO CARLOS CRESSERI JUEZ DE INSTRUCCIÓN SUBROGANTE Fecha de firma: 12/06/2015 Firmado por: RODOLFO CARLOS CRESSERI, JUEZ DE INSTRUCCIÓN Firmado(ante mi) por: MARIANO ITURRALDE, SECRETARIO DE JUZGADO En la fecha se libró cédulas. CONSTE.- En………..notifiqué a la Sra. Fiscal n°6 y firmó. DOY FE.- Se cumplió. CONSTE.-

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconBuenos Aires, 12 de agosto de 2003. Autos y vistos

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconBuenos Aires, 25 de junio de 2015. Cr

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconProponen suprimir la cadena nacional de Cristina ciudad de buenos...

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconBuenos Aires, 15 de junio de 2010

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconSentencia definitiva nº 69563. Sala V. Autos: " garcia fernando andres...

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconPoder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconExpte. Nro. 136. 454 – “Microsoft Corporation c/ Cooperativa Agraria...

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconProvincia de buenos aires poder judicial uso oficial – jurisdicción...

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconBoletín de filosofía : colección 30 años, 1981-2010 [Documento electrónico]....

Poder Judicial de la Nación juzgado nacional en lo criminal de instrucción nro. 40 Ccc 47259/2010 Buenos Aires, 12 de junio de 2015. Autos y vistos: Para iconEn la ciudad de Buenos Aires, reunida la Sala Segunda de la Excelentísima...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com