Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003






descargar 246.15 Kb.
títuloBuenos Aires, 16 de septiembre de 2003
página1/6
fecha de publicación09.09.2015
tamaño246.15 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
  1   2   3   4   5   6

PODER JUDICIAL DE LA NACION

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003.-




AUTOS, VISTOS:
Para resolver en la presente causa N° 6.859/98 caratulada "Scagliusi, Claudio Gustavo y otros s/privación ilegal de la libertad", del registro de la Secretaría N° 21 a cargo del doctor Diego Carlos AGÜERO del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 11 de la ciudad de Buenos Aires a mi cargo, y respecto de la situación procesal de: 1) Roberto Cirilo PERDIA, argentino, nacido en Rancagua - Partido de Pergamino - Provincia de Buenos Aires el día 9 de julio de 1941, hijo de Pedro y de María Elena SINCOVICH, titular del D.N.I. N° 4.379.488, de profesión abogado, con domicilio en Tucumán 1553 - 4to. – departamento “A” de la ciudad de Buenos Aires y 2) Fernando VACA NARVAJA, argentino, nacido el 7 de enero de 1948 en Córdoba Capital - Provincia de Córdoba, hijo de Miguel Hugo y de Susana YOFRE PIZARRO, titular de la C.I.P.F. N° 7.107.275, de profesión comerciante, con domicilio en la calle Remedios 3724 de esta ciudad, y
CONSIDERANDO:
I.- Materialidad del Hecho.-
1) Cuestiones Generales.-
Que en la madrugada del 24 de marzo de 1976 el helicóptero que conducía a la entonces Presidente de la Nación fue desviado al aeroparque metropolitano y la misma arrestada, dándose comienzo al autodenominado Proceso de Reorganización Nacional.-
Que sus máximas autoridades en especial la conducción orgánica del Ejercito Argentino dictó una serie de normas a saber: Orden Parcial N° 405/76 (Reestructuración de Jurisdicciones y adecuación orgánica para intensificar las operaciones contra la subversión); Directiva del Comandante en Jefe del Ejército N° 504/77 (continuación de la ofensiva contra la subversión durante el periodo 1977/78; Directiva del Comandante en Jefe del Ejército N° 604/79 (continuación de la ofensiva contra la subversión), por la cual se establecía la forma y modalidad de encarar el proceso de violencia política que existía en ese entonces.-
Que como primer acercamiento al estudio de la cuestión de fondo habré de destacar que las sucesivas juntas militares que gobernaron en la República Argentina en el período comprendido entre los años 1976 y 1983, decidieron además organizar un sistema ilegal que garantizara el aniquilamiento de las organizaciones político-militares que propugnaban la toma del poder por la vía armada.-
Que los métodos elegidos para combatir a dichas organizaciones incluían el secuestro, la tortura, la privación ilegal de la libertad, el homicidio y la desaparición de los cuerpos de las víctimas como regla sistemática para concretar el objetivo auto impuesto de desintegrar las organizaciones político-militares utilizando como medio para ello la destrucción de sus integrantes.-
Que en este sentido, para poder desplegar la lucha de la manera que los comandantes militares entendieron más efectiva, se dividió al país en zonas, subzonas y áreas, en las que se desplegaba un mecanismo de control y mando preciso para el desarrollo de las operaciones según ya se explicara con detenimiento en el resolutorio de fecha 12 de septiembre de 2002.-
Que la columna medular de este sistema era la estructura de inteligencia de las FF.AA. y de seguridad cuyo control operacional quedo a cargo del Batallón de Inteligencia 601 dependiente de la Jefatura II del Estado Mayor General del Ejercito Argentino.-
Que metodológicamente y para optimizar la tarea en el ámbito del Batallón de Inteligencia se crearon siete grupos de tareas (en adelante GT) en el ámbito de las tres FF.AA. y de fuerzas penitenciarias o de seguridad e integrados por “elementos combinados”, especializados en los distintos grupos políticos identificados por la dirección política del “Proceso” como desestabilizadores del sistema político impuesto por el gobierno militar.-
Que en ese organigrama el GT1 reprimía en especial las actividades del Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP) y algunos grupos de menor importancia en cuanto a su organización o capacidad de combate dentro del pensamiento marxista; el GT2 cubría los aspectos represivos sobre la organización Montoneros (denominada en el presente resolutorio como OM), estos dos GT estaban operacionalmente bajo la estructura del Ejercito Argentino.-
Que el GT 3 que operaba dentro de la estructura de la Armada Argentina estaba dividido en dos, uno controlado por el Servicio de Inteligencia Naval, el otro bajo control de la Escuela de Mecánica de la Armada especializado también en la OM; el GT 4 operaba en la estructura de la Fuerza Aérea Argentina.-
Que el resto de los GT 4 a 7 distribuidos en el resto de las fuerzas de seguridad y bajo control del Batallón de Inteligencia 601 realizaban recolección de información en áreas que se denominaban de “control poblacional” (Conf. Juan Antonio DEL CERRO ver su declaración indagatoria de fs 2417/25; en el mismo sentido el documento identificado como V29-3 de los desclasificados de la Embajada de los Estados Unidos de Norteamérica).-
Que la mayor parte de la bibliografía política que se refiere a este proceso relata que en los primeros años del “proceso” el nivel cuantitativo de la represión sobre las estructuras políticas y públicas de las organizaciones político militares fue de una gran intensidad y las mismas atravesaron los que en su propio lenguaje, se denominó “periodo de resistencia”, este tiempo duró aproximadamente hasta 1978.-
Que con la finalidad de situar los hechos en una correcta perspectiva histórica recurriré, tal vez al trabajo académico más completo y más riguroso escrito sobre el proceso de “Reorganización Nacional” en general y sobre los “Montoneros” en particular, en el cual Richard GILLESPIE, sostiene que “...Flanqueado por Adriana Lesgart, Juan Carlos Dante Gullo, Juan Pablo Ventura y Enrique Juárez, líderes respectivamente del Grupo Evita, la JP, la JUP y la JTP, Mario Firmenich anunció la decisión de los Montoneros de <> en una conferencia de prensa secreta celebrada en Buenos Aires el 6 de septiembre de 1974...” (Conf. SOLDADOS DE PERÓN Los Montoneros - Editorial Grijalbo - Buenos Aires - 1987 - pp 205).-
Que con posterioridad se encuentra probado, con la provisionalidad de la etapa procesal, que en el invierno europeo de 1978 en Roma - Italia, la OM resuelve desplegar una ‘contraofensiva popular’ destinada a desalojar del poder a las FF.AA. argentinas que lo detentaban desde el 24 de marzo de 1976 (Conf. testimonio Cristina ZUKER de fs. 5385/6).-
Que bajo el titulo de “Contraofensiva de 1979”, Roberto Cirilo PERDIA sostenía “...Hacia mediados del 78 convocamos a una reunión en el exterior con el objetivo de definir los próximos pasos.
Se evaluaba que la ofensiva militar de la dictadura había llegado a un cierto tope y que nos encontrábamos ante dos alternativas: o forzar la situación agudizando las contradicciones existentes, una especie de meseta que podría facilitarles a los militares las condiciones para estabilizar su permanencia en el gobierno.
Nosotros evaluábamos que había sectores militares que querían profundizar la represión para completar sus objetivos. Pero que también existían otros que simplemente aspiraban a consolidar la situación existente.
Nuestra apreciación nos indicaba que una concentración política, propagandística y militar de la resistencia, podría profundizar esas diferencias y llevarlos a un quiebre o callejón sin salida...” (el resaltado me pertenece - Conf. LA OTRA HISTORIA Testimonio de un jefe montonero - Grupo Agora Editores - Buenos Aires - 1997 - pp 321/2).-
Que una primera fase de esa operación se desenvolvió durante el segundo semestre de 1979, incluyendo en la misma una serie de atentados y operaciones de propaganda armada en el cual a fines de septiembre de 1979 proceden al atentado con bomba en la casa de Guillermo Walter KLEIN, el atentado que culminara con la muerte del empresario Francisco SOLDATI a mediados de noviembre también de 1979 y el fallido intento de matar a Juan ALEMANN en octubre del mismos año, como los hechos más notorios de ese año.- (Conf. INFORMES de inteligencia N° 1 y 3 agregados a fs. 1328/424 y/o reservados en Secretaría; ver también 3) d) “infra”).-
Que a fines de 1978 principios de 1979 la OM con base en el Reino de España realizó un plenario abierto en el que se presentó a consideración de los participantes la propuesta para sumarse a la misma.- Que esta reunión fue presidida por Roberto Cirilo PERDIA, quien entre otros conceptos sostuvo que esta operación “...era el último tren a la victoria...” (Conf. testimonial de fs. 5385/6).-
Que GUILLESPIE sostiene “...En este y otros casos, la jefatura montonera, llena de un triunfalismo nada convincente, se mostró totalmente incapaz de reconocer sus fallos, sus reveses y su derrota...” (Conf. op. cit. pp 313).-
Que prosigue más adelante diciendo “...Como para compensar sus fracasos políticos, el militarismo se hizo aún más pronunciado. Los delegados montoneros vistieron uniforme durante el Festival de la Juventud en Cuba, con gran regodeo de los representantes del Ejercito Rojo, que iban de civil. Unos días después, se anunció que el jefe del Pelotón de Combate Mártires de la Resistencia y los miembros del Pelotón de Combate Miguel Zavala Rodríguez, todos ellos pertenecientes a la Sección de Tropas Especiales Capitán Alberto Camps del Ejercito Montonero, habían sido condecorados con la Orden del Héroe en el Combate, del grado Comandante Carlos Olmedo, por sus hazañas con el RPG-7 durante la Campaña de Ofensiva Táctica del Campeonato Mundial...” (Conf. op. cit. - pp 315).-
Que continua diciendo “...Después de ésta los Montoneros declararon que el movimiento de resistencia había detenido la ofensiva enemiga, provocando contradicciones internas en el régimen y creando así las condiciones favorables para llevar a cabo con éxito una contraofensiva en 1979. Luego, Evita Montonera anunció tal acontecimiento entre imágenes de montoneros uniformados, fotografías de la Comandancia en Jefe del Ejercito Montonero e instantáneas de cada uno de los <> en el momento de dar la mano al comandante Firmenich delante de enormes mapas de la Argentina, mientras los demás permanecían, al fondo en posición de firmes. Y una muestra del texto: <>...” (el resaltado me pertenece - Conf. op. cit. - pp 315/6 - citando “Evita Montonera” N° 23 - pp 13/8).-
Que en el testimonio de Miguel BONASSO de fs. 5247/8 se realiza un análisis similar al que realiza Richard GILLESPIE cuando sostiene que “...La <> de 1979 fue un desastre desde el comienzo hasta el final, una exhibición más de militarismo pese a las afirmaciones guerrilleras de lo que se preparaba era una contraofensiva <
>. Animados por el aumento de las huelgas en 1978 y por la manifestación de cinco mil personas el día del cuarto aniversario de la muerte de Perón, los montoneros intentaron su prometido <>. Según su análisis de la situación, había en aquel momento una posibilidad real de que los trabajadores se apoderaran de la calle, de que se recuperaran los derechos sindicales, de que se derribara a Martínez de Hoz y de que se dividieran las Fuerzas Armadas obligando a éstas a una desbandada...” (Conf. op. cit. - pp 317).-
Que también en la posterior justificación histórica que un miembro de la conducción nacional hace se puede leer “...Se evaluaba entonces que la ofensiva militar de la dictadura había llegado a un cierto tope y que nos encontrábamos ante dos alternativas: o forzar la situación agudizando las contradicciones existentes dentro de las Fuerzas Armadas o dejar que transcurriera la situación existente, una especie de meseta que podría facilitarles a los militares las condiciones para estabilizar su permanencia en el gobierno (...) En este análisis había una serie de ideas correctas pero con propuestas que partían de supuestos equivocados (...) Donde nos equivocamos fue en la forma de llevar adelante las acciones necesarias.
El impacto que años atrás había producido lo que se denominó “el aramburazo” arrastraba una tendencia, posiblemente inconsciente, a repetir un mecanismo semejante (...) De alguna manera se suponía que con un golpe muy fuerte, en puntos vitales del sistema éste se podría desmoronar, abriendo camino a una generalizada contraofensiva del conjunto de las organizaciones populares.
Este era el sentido de lo que se denominó “contraofensiva”.
Tomada esta decisión se planificaron los pasos para la preparación y ejecución de la campaña. Sería una acción coordinada producida por compañeros que ingresarían clandestinamente, según un detallado plan.
La fecha prevista sería entre el segundo y tercer trimestre del 79...” (Conf. LA OTRA HISTORIA Testimonios de un Jefe Montonero - PERDIA, Roberto Cirilo - Editorial Grupo Agora - Buenos Aires - 1997 - pp 322/3).-
Que en la versión de GUILLESPIE para la conducción de la OM “...En principio, el plan de la campaña, hacía hincapié en la movilización sindical como clave del éxito. Mientras que una cuarta parte de los montoneros que volvieron se reagruparon como miembros de la Tropas Especiales de Infantería (TEI, bajo el mando de Yäger) con tareas militares a su cargo, las tres cuartas partes restantes retornaron como miembro de las Tropas Especiales de Agitación (TEA, bajo el mando de Mendizábal) con la misión de dirigir las actividades políticas y obreras (...) Sus <> fueron negativos y sus pérdidas catastróficas...” (Conf. op. cit. - pp 318; en el mismo sentido testimonial de Miguel BONASSO de fs. 5247/8).-
Que en la evaluación de la OM se sostenía “...Lo central de la campaña propagandística sería la interferencia sobre el audio de los canales de televisión, con diferentes mensajes políticos.
La acción militar estaría concentrada en diferentes acción comando sobre funcionarios responsables de la política económica -que recogía una repulsa generalizada- y personajes ligados a lo que reconocíamos como los “grupos económicos de la oligarquía”, que eran el sostén y los beneficiarios de la misma.
La tarea política tendría por objetivo avanzar en la organización de las distintas ramas del movimiento, procurando promover y encauzar algunas manifestaciones de protesta (...) el cumplimiento parcial de los objetivos fue a un costo humano, político y organizativo altísimo. Resulta claro que el tipo y forma de empeño puesto en esa “contraofensiva” no fue idóneo” (Conf. PERDIA - op. cit - pp 323/6).-
Que en apoyo de esa línea de análisis GUILLESPIE sostiene “...Tan clara fue la victoria de los servicios de información del Estado, que los Montoneros nunca revelaron su número total de bajas, entre ellas, un miembro de la Conducción Nacional (Mendizábal) y siete del Comité Central. De una docena de consejeros superiores del MPM que retornaron a la Argentina, seis fueron capturados y dos (el ex diputado Armando Croatto y el militante agrario Carlos Píccolí) murieron en combate. Se perdieron los primeros secretarios de las Ramas de Trabajo, Juvenil y Femenina del MPM (Croatto, Guillermo Amarilla y Adriano Lesgart), dos secretarios adjuntos (Piccoli y María Antonia Berger), y un talentoso miembro de la Rama Política (Julio Suárez); la Rama Juvenil quedó totalmente decapitada. Otras bajas notables fueron el secretario general de la CGT-R José Dálmaso López, el líder juvenil Jorge Gullo (hermano del anterior jefe de la JP), el veterano de las FAR Daniel Tolchinsky y su esposa Ana Weissen.
Tales pérdidas fueron sin duda irreparables, pero, después de que los sobrevivientes hubieran abandonado la Argentina a finales de año, los mariscales de la derrota, insistiendo en sus juicios anteriores, declararon que su decisión de lanzar la contraofensiva había sido <>...” (Conf. op. cit. - pp 318; también consultar PERDIA, Roberto - op. cit 321/8 ).-
Que en el testimonio literario de Roberto Cirilo PERDIA se puede leer “...En el plano militar se cumplió con una mínima parte de los objetivos planteados, sin embargo éstos pusieron el sello al conjunto de la campaña (...) el cumplimiento parcial de los objetivos fue a un costo humano, político y organizativo altísimo. Resulta claro que el tipo y forma de empeño puesto en esa ‘contraofensiva’ no fue idóneo.
Esto es lo que lleva a pensar que había otros caminos mejores para fortalecer una resistencia que comenzaba a crecer y acelerar el declive de la dictadura militar.
El número y significancia de las bajas que tuvimos fue muy alto y hay razones que la explican (...) Pero el elemento determinante, fue la falta de conexión entre el pueblo, sus expectativas, intereses, formas de vida y organización, y las expectativas, intereses, formas de organización y acción que nosotros sosteníamos y que sirvieron de base a esa contraofensiva. Esa desconexión entre Montoneros y el pueblo que signó esta etapa fue causal esencial, quedando como causas secundarias todas las demás...” (Conf. op cit. - pp. 324-6).-
Que según el testimonio de Cristina ZUKER, relatado aquí como un ejemplo, “...Yo llego a Madrid el 4 de enero de 1979 (...) Poco después de mi llegada, un día domingo, se produce en un local del Partido Comunista Español, en la calle Escalona, el lanzamiento de la contraofensiva en España y a partir de dicha reunión su hermano y cuñada inician un programa de entrenamiento político y militar en España y El Líbano, regresando a la Argentina entre los meses de febrero a noviembre fecha en la cual Marcos ZUKER y Martha LIBENSON regresaron a Madrid - España (Conf. fs. 5385/6).-
2) El año 1980.-
a) Las Victimas.-
Para una mejor ilustración de los hechos, se reseñará sintéticamente la información que se ha podido acreditar como probable en cuanto a la fecha y lugar de las detenciones de las víctimas cuya desaparición están investigadas en la presente causa y correspondientes a la contraofensiva de los primeros meses de 1980.-
El orden en que se consignan, corresponde a la cronología de las respectivas detenciones.-
Angel CARBAJAL (legajo CONADEP N° 6203), (NG) “Enrique” o “Quique”, fue detenido por el Ejercito Argentino dentro del área de la Zona IV el día 21 de febrero de 1980 cuando se presentó a retirar elementos de un guardamuebles sobre el que se había montado vigilancia.- (el resaltado me pertenece).-
Julio César GENOUD (legajo CONADEP N° 298), (NG) “Facundo”, fue detenido por personal del Ejército Argentino el 27 de febrero de 1980 en un control efectuado en la estación terminal de la empresa Expreso Azul en Plaza Once, Capital Federal.-
Que según el testimonio de TOLCHISNKY estuvo presente el día de su detención de las Cuevas, Provincia de Mendoza.-
  1   2   3   4   5   6

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 21 de agosto de 2003

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 6 de enero de 2003

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 10 de abril del 2003

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, septiembre 15 de 2004

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 25 de Septiembre de 2014

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 4 de septiembre de 2007

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 7 de septiembre de 2004

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconBuenos Aires, 12 de agosto de 2003. Autos y vistos

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 iconCorte Suprema de Justicia de la Nación Baliarda S. A. y otros c....

Buenos Aires, 16 de septiembre de 2003 icon"defensor del pueblo de la provincia de buenos aires c/ sindicato...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com