Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología






descargar 20.24 Kb.
títuloFacultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología
fecha de publicación30.07.2015
tamaño20.24 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Biología > Documentos


universidad alberto hurtado | acreditada

Facultad de Filosofía y Humanidades.
Carrera: Pedagogía en Filosofía.
Curso: Psicología.




La incorporación de las emociones para una eventual comprensión de la psiquis

Estudiante: Millaray Azócar Villavicencio.
Fecha de Entrega: 29 de Diciembre, 2014.
Profesor: Gonzalo Gallardo.
Ayudante: Daniela Morrás.


A la luz del carácter racionalista que ha destacado en el desarrollo del conocimiento, la indagación en las emociones y su importancia en la conformación del individuo, ha sido una labor desatendida o despojada de relevancia por parte de la investigación psicológica. Esta desvalorización de las emociones, no se encuentra presente solamente en psicología, como un fenómeno aislado sino que, responde a toda una tradición presente en la historia occidental que separa la razón de la subjetividad. A su vez, se debe ser enfático en que, esta tradición histórica no conlleva a que, la disciplina psicológica desconozca las emociones, pues se reconoce que hombre se encuentra constituido por ellas, sin embargo lo afectivo se yuxtapone lo cognitivo.

En vista de esta problemática, a través de los estudios realizado por los académicos Jerome Bruner y Fernando González-Rey sobre El pensamiento y la emoción, y El lugar de las emociones en la constitución social de lo psíquico: El aporte de Vigotski, respectivamente, se busca reconocer cómo desde la perspectiva desarrollada por el psicólogo ruso Lev Vygotski, se comprende la construcción de las emociones desde una perspectiva social en vez, de una biológica, bajo esta premisa se desarrollan los conceptos de necesidad-emoción, la conformación de procesos psicológicos superiores y la naturaleza social que corresponde al escenario de la personalidad.

Comenzando el análisis desde el texto de Bruner, se puede evidenciar cómo históricamente se ha articulado una división entre el pensamiento racional - también denominado abstracción clásica- con el pensamiento en sí o sentido-emoción. Constatación de ello es por ejemplo: como en la antigüedad se dio una posición privilegiada a la lógica, durante el Medioevo destaca la dualidad entre razón y fe y llegado el Renacimiento con la duda metódica de Descartes, se puede presentar la separación entre conocimiento verdadero y locura. Hay una larga tradición que legitima al pensamiento exclusivamente como el buen uso de la razón pero, pareciera ser que el vuelco hacia las emociones responde a la necesidad de buscar explicación a todos los “desperfectos” o comportamientos del hombre que no s ajustaban a esta definición

“Había “errores” de razonamiento que debían tenerse en cuenta […] llama la atención qué poca curiosidad psicológica había sobre el origen de estos errores, y desde los sofistas hasta Wurzburg se puede encontrar relativamente poca diferencia en la manera en que los explican. Eran “debilidades” de nuestros procesos lógicos […] no había una psicología del pensamiento, sólo la lógica y un catálogo de errores lógicos” (Bruner, 1988, p.113)
Bajo esta lógica, es justamente sobre estos denominados “errores lógicos” que, la psicología de Vygotski busca dar respuesta, realizando una reconstrucción de la psicología tradicional. Los antecedentes históricos en donde se enmarca esta psicología de la sociabilización, como bien explica González-Rey, surgen como una suerte de respuesta contestaría a la psicología que, se vio identificada con las ciencias naturales. Ejemplos de ello fueron el psicoanálisis de Freud y conductismo de Pavlov que, enfatizaban en explicaciones biológicas sobre la conducta. A partir, de la psicología soviética hay un vuelco y liberación de esta perspectiva hegemónica, vale decir, se busca desarrollar una psicología que ubica su énfasis en la sociabilización por sobre lo biológico.
Para dar cuenta de esta comprensión del sujeto como un ser determinado por su contexto sociocultural, en primer lugar se debe conceptualizar sobre el movimiento dialéctico en la psicología de Vygotski esta consta de establecer una superación entre la dualidad exterior e interior, es decir, a través de una integración tanto de lo cognitivo como lo afectivo, comprendiendo que ambas esferas funcionan en conjunto y no por separado, siendo indisociables la una de la otra si se quiere formular una comprensión integral de la personalidad del sujeto. “la preocupación de Vigotski por integrar la riqueza de los procesos internos, constituidos en la historia anterior del sujeto, con las influencias que caracterizan cada uno de los momentos sociales del desarrollo” (González-Rey, 2000, p.136). A partir de este movimiento dialéctico, se puede comenzar hablar de un proceso cualitativo diferente, que a diferencia de las corrientes racionalistas, ya no se concibe una definición invariable del sujeto pues, cuando se incorpora la importancia de las emociones se está dando énfasis a las vivencias del sujeto y a estas son siempre una unidad en desarrollo, sujetas a un constante devenir que siempre será subjetivo pues, las apreciaciones e interpretaciones del exterior son siempre únicas y propias del sujeto. “Como dijo hace medio siglo Robert Woodworth, no hay ver sin mirar, ni oír sin escuchar, y tanto el mirar como el escuchar están conformados por la expectativa, la actitud y la intención” ( Bruner, 1998, p.115)
Ahora bien, dentro de los aportes realizados por Vygotski se encuentra, establecer diferencias claras entre el hombre y el resto de las especies animales, distinguiendo así procesos elementales, que corresponden a las cualidades que posee tanto los hombres como animales memoria, percepción, atención, entre otros. Y los procesos superiores referidos a características exclusivas de las personas y resultan de la cultura y/o sociedad. “Integrar la riqueza de los procesos internos, constituidos en la historia anterior del sujeto, con las influencias que caracterizan cada uno de los momentos sociales del desarrollo.” (González-Rey, p.141). De esta definición se puede considerar un nuevo argumento para sostener la reconstrucción que está realizando esta nueva percepción de la psicología frente a sus formas tradicionales. Esto se puede presentar elaborando una comparación con el conductismo, que en su investigación elabora una correlación entre animales y personas conforme a cómo actúan frente a estímulos a diferencia de Vygotski que, va enfatizar en las diferencias cualitativas del hombre con el resto de los animales principalmente porque el ser humano posee capacidad de comunicarse y desarrollar el lenguaje.

Llegado este punto, es importante enfatizar el carácter central que presenta el lenguaje para la comprensión del sistema ofrecido por Vygotski frente a las emociones ya que, tanto la permanente movilidad de las vivencias como de las emociones quedan manifestadas en los actos de habla y a la vez, la misma complejidad de expresar todo que conllevan las emociones escapa al lenguaje que, en vista de intentar facilitar esta labor presenta siempre una composición que al igual que la historia y el hombre se sostiene al cambio y transformación.

“Parecía orientado al desarrollo de un nuevo tipo de unidad de la vida psíquica. Esta interpretación encuentra apoyo en la siguiente afirmación hecha por Luria (1987) […] No es solo el sentido que está más allá de la palabra. El sentido no es el elemento final de esta cadena. Más allá de la palabra están los afectos y las emociones” (González-Rey, p.243)

Esta problematización entre lenguaje y emoción se encuentra mediatizada por los signos que, son construcciones sociales manifestadas en la lengua. Cuando, se menciona que el hombre se encuentra en una capacidad única de generar lenguaje esta elaboración lingüística no funciona con una definición estática y universal de conceptos sino que, dichos significantes se enmarca dentro de un entorno sociocultural, lo mismo ocurre con las emociones comunicadas, la forma en que un sujeto reacciona frente a ciertas circunstancias son determinadas por sus propias experiencias, no se puede proponer a priori una emoción pues, estas varían según las vivencias de cada persona por ello, se puede decir que, el estudio metafísico pasa a tener un carácter histórico pues, toda cualidad se ve enmarcada en un contexto. "Reflexionar sobre la necesidad, no como algo aislado, sino como momento cualitativo de un sistema en desarrollo" (González-Rey, p.141). De esta manera se comprende que las emociones no poseen un carácter estático sino que, se ajustan a las vivencias de cada individuo que se encuentra en permanente conexión con su medio. “Vigotski considera que “las emociones son el resultado de la apreciación que hace el propio organismo de su relación con el medio” (1926, p. 110).” (González-Rey, p.138)

Por otra parte, a modo de enfatizar esta concepción desarrollada por Vygotski, se plantea cómo estás características se enmarcan durante todo el proceso de vida del individuo. “Vygotski se plantea la vivencia como unidad del desarrollo, como unidad de la situación social del desarrollo, entendiendo por vivencia la relación afectiva del niño con su medio.” (González-Rey, p. 136). Bajo esta premisa, se devela cómo incluso antes de que el niño aprenda a hablar ya se encuentra en comunicación con su madre a través de su expresión gestual que manifiesta sus diversos estados de ánimo y necesidades. “Crean formatos de interacción, pequeños mundos construidos conjuntamente en los que interactúan de acuerdo con las realidades sociales que han creado en sus intercambios” (Bruner, 1998, p.120)

Según la creación de relaciones afectivas, se debe tener claro el concepto de necesidad que se elabora a partir de Vygotski, como explica González-Rey, la necesidad surge desde el periodo de lactancia, cuando se evidencia (vale decir) la necesidad de corresponderse con el otro, en este caso con la madre. Este hecho demuestra la necesidad social, que pasa a tener una suerte de característica cooriginaria en el desarrollo del hombre pues, solo en las personas se ha demostrado la construcción de vínculo afectivo a través de este proceso. “Este mundo intimo sea un espacio emocional está comprobado por un descubrimiento realizado en una investigación por Alan Sroufe; las cosas que hacen los progenitores que tienen más probabilidades de producir risa en el niño son las mismas cosas que casi seguramente le arrancarían lágrimas si las hace un extraño” (Bruner, 1998, p.120). Al mismo tiempo, las necesidades del individuo, a medida que este va creciendo e involucrándose cada vez más en zonas de interacción y comunicación con las diferentes esferas de sociabilidad, sus necesidades irán en ascenso de complejidad y variedad de necesidades que son diferenciadas en cada sujeto.

“En los últimos trabajos de Vygotski […] Sobre la cuestión de a Psicología de la creatividad del actor (1984), afirma: En el proceso de la vida societal las emociones entran en nuevas relaciones con otros elementos de la vida psíquica, nuevos sistemas aparecen, nuevos conjuntos de funciones psíquicas; unidades de un orden superior emergen […] formas especiales de conexión y movimiento” (p.328)” (González-Rey, 1988, p.246)

Para finalizar, el alcance que buscan proporcionar la definición de los conceptos tratados en la psicología de Vygotski es otorgar una redefinición ontológica sobre los procesos psíquicos. Se presenta una organización y conformación de un nuevo sistema que se concluye en una nueva concepción de la personalidad, distanciado de una visión racionalista y abstracción de conceptos desde comportamientos preestablecidos sobre el sujeto, Vygotski invita a complejizar estas definiciones manifestando su carácter ontológicamente variable producto de un escenario que cambia y por ello, las personalidades se presentan de manera también cambiantes.

“Vigotski nos presenta, sobre cuya concepción aparece una nueva representación sobre la especificidad ontológica de la psique en el hombre, comprometida con su naturaleza cultural, el hombre pasa a tener nuevas necesidades, que se especifican a nivel subjetivo, pero que acompañan y caracterizan toda su constitución como sistema, incluyendo los procesos biológicos." (González-Rey,2000, p.141 y 142).

Por ello, se puede concluir que la emoción se enmarca bajo una determinada situación y las reacciones o expresiones de ellas son decisiones unilaterales por parte de cada sujeto que, se encuentra posicionado desde su propia experiencia, cultura, espacio, generación etc. “Las emociones alcanzan su carácter cualitativo al ser contextualizadas en la realidad social que las produce” (Bruner, 1988, p.119). Estas características desde la psicología de Vygotski son principios básicos que, no pueden dejar de ser atendidos para una comprensión cabal del hombre. “Tanto Vigotski como Rubinstein presentaron una comprensión de la personalidad como sistema básico para la construcción del pensamiento psicológico, en la cual ésta no aparecía sustancializada en sus atributos concretos, sino que representaba un sistema de organización y funcionamiento de la psique en el individuo” (González-Rey, 2000, p.144)

Referencias:

Bruner, J. (1988). Realidad mental y mundos posibles. Los actos de la imaginación que dan sentido a la experiencia. Barcelona: Gedisa. (Capítulo VIII: El pensamiento y la emoción).

González-Rey, F. (2000). El lugar de las emociones en la constitución social de lo psíquico: El aporte de Vigotski. Educacao & Sociedade, XXI, 70, pp.132-148.

González-Rey, F. (2000). Las categorías de sentido, sentido personal y sentido subjetivo en una perspectiva histórico-cultural: un camino hacia una nueva definición de subjetividad. Educacao & Sociedade, XXI, 70, pp.241-253

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Facultad de Filosofía y Humanidades. Carrera: Pedagogía en Filosofía. Curso: Psicología iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales






© 2015
contactos
ley.exam-10.com