Transcripción Jornadas






descargar 399.96 Kb.
títuloTranscripción Jornadas
página8/11
fecha de publicación25.03.2017
tamaño399.96 Kb.
tipoTranscripción
ley.exam-10.com > Derecho > Transcripción
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Doctor Eduardo Oscar Emili

Es abogado egresado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Mendoza. Es abogado en ejercicio en el fuero de Mendoza. Profesor asociado por concurso de la cátedra de Derecho Administrativo de la Economía, Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo. Ha desempeñado diversos cargos de asesoramiento en el gobierno de Mendoza entre 1989 y 1999. Integró como titular el Tribunal de Ética del Colegio de Abogados de la 1º Circunscripción Judicial de Mendoza. Ha publicado distintos artículos en revistas especializadas, ha participado en obras colectivas sobre diversas temáticas vinculadas al derecho administrativo de la economía. Ha participado como disertante en numerosos cursos de especialización, postgrados y otros eventos académicos sobre temáticas vinculadas especialmente al Derecho Administrativo y al Derecho del Trabajo. Fue elegido Vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo por el período 2008-2011.
Respecto de la pregunta que nos convoca, si pueden ser laboralmente responsables las empresas en épocas de crisis, quiero en primer término dar dos o tres conceptos para tratar de ubicarnos en la situación, para después poder dar una respuesta específica y tratar de avanzar un poco más sobre la responsabilidad social empresaria y qué cosas debiéramos hacer para ayudar a las empresas, desde la sociedad en general, desde las instituciones que integran esta sociedad, y en especial desde las universidades.

En primer lugar, desde el Derecho en general y desde el Derecho del Trabajo en particular siempre hemos pensado que en el cumplimiento de su normativa está esencialmente la responsabilidad de las partes, es decir, de la empresa y del trabajador. La empresa cumple dándole un efectivo acatamiento a la Ley de contrato de trabajo, cumple un aspecto de su responsabilidad en este vínculo relacional para los salarios, respeta las condiciones de trabajo.

De igual manera, la otra parte, el empleado, cumple dando su prestación, haciéndolo en las condiciones establecidas en el horario establecido. Esto genera este vínculo contractual de buena fe que supone el derecho laboral.

La empresa también es responsable respetando el régimen de las sociedades sindicales, esto es permitiendo al empleado su afiliación, permitiendo a los representantes de los empleados que puedan en esta relación tener las garantías suficientes para ejercer esa representación.

También se cumple permitiendo una efectiva participación en lo que se llaman las convenciones colectivas de trabajo. Lo mismo ocurre con la Ley 24.557, es decir, todo el régimen de las administradoras de riesgos del trabajo. Y finalmente con el régimen de previsión social en esta estructura general de la normativa que influye casi directamente en la relación laboral.

Es decir, en un caso se cumple haciendo las retenciones y acreditando las retenciones en el organismo provisional que corresponda, en caso de que fuera otro distinto al ANSES en razón de algún régimen provisional distinto. O sea, que aquí compartimos la base esencial del cumplimiento de la normativa.

Sin embargo, cuando hablamos de responsabilidad social empresaria es a partir de esta idea que importa esta actividad espontánea y voluntaria de una empresa de participar más allá de la actividad propia, y aún dentro de la actividad propia en estos resultados que la sociedad espera, respecto del concepto que significa lo económico propio de las empresas, es decir, nadie tiene que avergonzarse porque la empresa busque obtener un rédito o una ganancia lícita en su actividad.

Luego, el volcar estos resultados a lo social quizás empezando por su propia empresa hacia adentro y luego hacia fuera, esto es responder al aspecto de lo social esencialmente. Y por último, la cuestión ambiental, respetar también las normativas ambientales, llevar adelante las tareas que hacen a lo ecológico, a responder al medioambiente, a responder al hábitat en el que todos desarrollamos nuestra actividad, la empresa, sus empleados, y la sociedad que puede estar dada por sus clientes, por sus proveedores y por otros.

Los abogados cuando hablamos de responsabilidad siempre pensamos dentro de un contexto legal, esto lo hacemos en la responsabilidad civil, lo hacemos en la responsabilidad laboral, la responsabilidad penal, en cualquier ámbito donde el accionar, el actuar de nuestra parte genera una responsabilidad.

Pero ahora, frente a la responsabilidad social empresaria, nos encontramos con que superamos este cumplimiento de la normativa, y vamos más allá de la normativa vigente. No se nos escapa que este concepto general de responsabilidad social empresaria no tiene una exigibilidad específica, no hay una ley que nos exija usted debe cumplir con la responsabilidad social empresaria, puede haberla en cuestiones aisladas, es decir en materia ambiental, en materia de réditos y de ganancias están las leyes impositivas y en materia de lo social existen otras responsabilidades, pero no globalmente como responsabilidad social empresaria.

Esto es lo que nos lleva a los abogados a tratar de pensar una situación más allá de la responsabilidad de la ley, más allá de la responsabilidad de la ley.

Vamos a una primera aproximación, a una respuesta ahora de carácter positiva, pero antes terminemos con el tema de la crisis. Acá estamos siempre en crisis, en Argentina lo único estable es la inestabilidad. Esta es una crisis severa, complicada, una crisis mundial. Hablamos también de la globalización, y pareciera que esta globalización ha sido mucho más efectiva en transmitir crisis que en transmitir beneficios.

Hay muchas cuestiones por las cuales organismos internacionales se han enfocado en la crisis y nos han permitido medirla en toda su magnitud. Algunos ya dicen que desde el año que viene se comienza a revertir, y nos alentarán a pensar que eso sucederá.

La OIT ha dicho que durante el año 2009 es muy probable que se pierdan 2,5 millones de empleos. El Programa de Desarrollo de Naciones Unidas ha expresado que durante la crisis el crecimiento va a ser menor al 2%.

También han referido que la pobreza se va a extender al 40% de la población. Es una crisis de magnitud, no es la única, habrá otras, mayores o menores, lo cierto es que a pesar de esto las empresas tienen que funcionar y responder, eso es lo real.

¿Qué quiere decir que las empresas deben ser laboralmente responsables? Deben serlo no solo por su función de liderazgo, no solo por ser una estructura organizada con un fin determinado, eso de alguna manera les transmite una ventaja dentro del contexto social. Cuando digo esto no estoy desconociendo las condiciones en que las empresas prestan su actividad. No desconozco las cuestiones impositivas, la realidad de la que habló la Dra. Llaster desde la justicia, y tampoco desconozco las distintas dimensiones de las empresas que integran el mercado.

Hay grandes empresas, hay medianas y pequeñas. La OIT se refirió a que las pequeñas y medianas empresas tienen la capacidad de generar el 90% de empleo. Esta es la realidad con la que nosotros nos enfrentamos. Pero esta idea conceptual de que la responsabilidad social empresaria nos pone frente a una serie de estrategias, a una serie de procedimientos que tiene la empresa, destinadas a obtener esta legítima ganancia a la cual nos hemos referido, estos principios básicos de tratar de llegar al equilibrio entre la rentabilidad financiera, entre lo social, entre lo ambiental, esta estructura y este objetivo no puede decaer aún por esto de que las empresas deben seguir siendo responsables.

¿Solo las empresas pueden dar la respuesta? Aparece acá la idea de solidaridad institucional. No podríamos dejar que la empresa sola responda, la empresa actúa en un contexto, genera empleo, genera utilidad, es decir, junto efectivamente a la RSE tiene que distribuir utilidad, tiene que participar en lo social y tiene que respetar y hacer respetar el tema ecológico y ambiental para una sociedad en un mejor desarrollo y con un destino más amplio.

Para esto la empresa tiene que superar perjuicios, tiene que tratar de intentar comenzar a vincularse con otros organismos, con otras instituciones de la sociedad, hablamos de organizaciones no gubernamentales, hablamos de las universidades, hablamos de los organismos internacionales. Todos estos organismos con sus experiencias seguramente van a ayudarle a la empresa a poder hacer activa la responsabilidad laboral, pero además a tratar de hacer efectiva la aplicación de estos preceptos que tenga la Responsabilidad Social Empresaria. En esto de ayudar a las empresas, en la solidaridad institucional dentro del contexto social, aparece este vínculo de empresas y universidades.

¿Qué pueden hacer las empresas? Deben vincularse con las universidades, soy universitario, debemos hacerlo. En un seminario que hubo a fines de diciembre de 2008 y pensando en el 2009, organizado por el Organismo de Desarrollo de las Naciones Unidas, se discutieron precisamente estas cuestiones de vínculo entre la empresa y la universidad, para que la universidad ayude a la empresa, y para que a su vez la empresa a través de su experiencia ayude a la universidad.

Cumplir desde el punto de vista específico como responsabilidad laboral en tiempos de crisis no hace ni los deja afuera de esta responsabilidad social empresaria. Es decir, nosotros entendemos que la empresa debe seguir funcionando pensando en su rentabilidad. Pero esta no debe ser la única de las partes de esta responsabilidad social empresaria con las que debe cumplir.

Nosotros pretendemos con esto dar la respuesta, una respuesta posible a esta responsabilidad social empresaria. Pero no puedo hacer nada más que lo que la ley me permite hacer, la Doctora Llatser dijo es lo que debe hacer la justicia y es lo que debe abstenerse de hacer el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo influenciando a las partes.

Las universidades tenemos este papel pero no lo podemos cumplir solos, lo tenemos que cumplir con las empresas, tiene que haber este vínculo, esta reciprocidad de vínculo.

Los aportes de la universidad esencialmente serán aportando los procedimientos, los métodos, los medios en transmitir su experiencia para integrar la formación de formadores, es decir, para que podamos preparar nuevas generaciones en esta idea conceptual de la responsabilidad social empresaria.

Las empresas colaborando, participando y actuando efectivamente en este vínculo relacional con las universidades. Finalmente, y como hemos hablado aquí de épocas de crisis, les quiero leer una frase o una idea conceptual que dio alguna vez el padre del cientifismo, Albert Einstein: “quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones, la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia, trabajémoslo, acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarlo”.
Mario Adaro, Ministro de Gobierno de Mendoza

Abogado egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo. Se especializó en Derecho Bancario, Bursátil y de Seguros. Diplomado en Economía Política con mención en Economías Regionales y en Gestión Pública; especializado en Derecho del Trabajo. Se desempeña como profesor en diversas cátedras de la UNCUYO y de la Universidad Aconcagua. Fue asesor en diversas reparticiones municipales y del Gobierno de Mendoza y concejal del departamento de San Martín entre 1999 y 2003. Consultor Senior ante el Banco Mundial para el Ministerio de Desarrollo de la Nación entre 2004 y 2005. Asesor jurídico del Centro Empleados de Comercio de Mendoza entre 1999 y 2005. Asimismo ocupó cargos partidarios en el Partido Justicialista de Mendoza. Ha publicado numerosos trabajos relacionados con reforma laboral
No soy un jurista tan importante como los que tenemos hoy en la mesa, pero quería hacer algunas reflexiones sobre la responsabilidad social empresaria y el rol de la empresa.

Quiero recordarles cómo se dio la fundación de la provincia de Mendoza, en lo productivo, en su matriz fundacional. Mendoza tiene una génesis de responsabilidad social y comparada con otras provincias creo que es una historia que hay que recuperar. En primer lugar, si uno ve el desarrollo de la industria vitivinícola se puede observar cómo los empresarios que fundaron Mendoza en un desierto, se desarrollaron con un concepto de responsabilidad social moderno, hace dos siglos atrás, con administración del agua y entendiendo que había que hacerlo, por eso se incorporó la administración del agua en la Constitución mendocina.

Las empresas desarrollaban su finca o su producto y también tenían barrios para trabajadores, escuelas para trabajadores, centros deportivos. Me parece importante reconocernos como una sociedad que cuando se fundó productivamente tenía en su génesis conceptos modernos, importantes, de responsabilidad social empresaria, o por lo menos de sociedad responsable.

Los laboralistas, cuando vamos a congresos, reconocemos la figura del contratista de viñas, que se discutió en la provincia, tiene una ley nacional con andamiaje para esta figura, y es una de las únicas figuras del sector privado donde se reconoce en el 14 bis la participación en las ganancias de la empresa.

Es importante también reconocernos en esto como sociedad moderna. Muchas veces en las crisis nos vemos peor de lo que somos y no quiero entrar en discusiones, pero comparado con el NOA, o el NEA, donde probablemente su matriz fundacional tenía que ver solo con una o dos familias, y la relación era patrón trabajador, o patrón siervo, nosotros teníamos en nuestra historia la característica de una sociedad moderna. Inclusive le dimos andamiaje jurídico, como decía, en la figura del contratista de viñas.

Quisiera también reafirmar algunas cuestiones, no cabe duda que la sociedad moderna se desarrolla generando riquezas, y el único motor de desarrollo de las riquezas son las empresas. Me parece un aporte, porque uno conceptualmente así lo cree. Cuando se discuten cuestiones del mundo del trabajo, como el tema que hoy nos convoca, la responsabilidad social empresaria, hay actores que estamos faltando. Seguramente hoy está el Estado, el sector académico, el empresario, pero falta el mundo del trabajo.

Es decir, no hay en la discusión del mundo del trabajo relación capital-trabajo-Estado, y en esto quería reflexionar, en la necesidad de que este tema tiene de ser también discutido por los trabajadores y sus representantes. También adhiero al modelo sindical argentino, con todo lo que uno puede discutir de él, y con todas las conquistas que ha logrado para la estructura jurídica y de derecho de los trabajadores, creo que estos ámbitos necesitan en la reflexión, en el diálogo y en el consenso también incorporar al mundo del trabajo, es decir a los trabajadores, es decir a sus representantes.

Sin duda, el Colegio de Abogados es un actor, y sin duda la Justicia y lo académico también, pero es necesario en esta discusión incorporar estos actores del mundo del trabajo, precisamente porque en el desarrollo de la sociedad la relación se da entre capital de trabajo y el rol del Estado. En este sentido, obviamente como Estado tenemos mucha autocrítica por hacer, me parece que cuando uno habla de responsabilidad social también el Estado tiene primero que recuperar el rol de interacción entre capital trabajo, pero también asimismo generar un Estado responsable con sus propios trabajadores.

No olvidemos que desde el retorno de la democracia hasta ahora hemos ido generando figuras contractuales, desde el Estado, que probablemente muy poco tienen que ver con lo responsable. No cabe duda que es un camino que hay que transitar para ir mejorando la situación de los trabajadores en el propio Estado. No puede un estado exigir o ser articulador entre capital y trabajo, cuando con sus propios trabajadores no cumple probablemente misiones de desarrollo, de crecimiento y de consolidación de derechos.

Los laboralistas solemos jactarnos de nuestro sistema, más allá de que podamos discutir en ámbitos económicos el costo laboral argentino, que creo esa discusión da para mucho, pero me parece que tenemos un andamiaje jurídico de protección de derechos realmente importante, porque sin duda en algún momento de la historia de nuestro país frente a una necesidad se respondió con derecho, no se respondía con asistencia, se respondía con construcción de ciudadanía, y obviamente el trabajador es ciudadano.

Me parece importante destacar en esta cuestión de la responsabilidad social empresaria que hay que poner en el centro de las políticas públicas al hombre trabajador. Con respecto a la ley como piso y como techo, hay una ley que cumplir, pero también es cierto que los laboralistas creemos en la dinámica del contrato de trabajo. El contrato de trabajo no es la relación fija de derechos y obligaciones del trabajador y el empleador, sino que en el desarrollo de la actividad el trabajador va incorporando derechos y esto es progresivo, no existe el único contrato. Me parece que es un contrato que va incorporando necesariamente derechos y no existe desde su inicio una relación congelada en el tiempo.

Esto está vinculado con la responsabilidad social empresaria, porque una empresa tiene que cumplir más allá de la ley, porque cuando cumple más allá de la ley e incorpora derechos, esto ya forma parte del contrato del trabajador.

Otra herramienta importante para incorporar al mundo del trabajo es que la ley que fija derechos y obligaciones en él tiene otros instrumentos superadores a la discusión simplemente de la sanción de una ley, en las instituciones donde tienen que sancionarse como el Congreso de la Nación, que es la herramienta del convenio colectivo. El convenio colectivo supera el piso de la ley, y es la herramienta suficiente para discutir, creo que la más democrática que existe en la construcción de derechos del mundo del trabajo. Uno puede incorporar nuevas pautas de discusión colectiva, sumando en la discusión de empresario y trabajador, capital y trabajo, normas colectivas de responsabilidad social.

Me parece que eso supera el piso de la ley, no existe el piso de la ley para el trabajo, es simplemente orden público y de ahí se puede ir generando, porque entendemos lo progresivo del derecho de trabajo.

No quiero distorsionar el rol de los jueces porque es cierto que aplican la ley, pero también saben cómo aplican la ley. A partir de la composición de la Corte Suprema que hoy tenemos, hay un modelo de aplicación, yo diría orden público laboral internacional, que esta Corte ha entendido a partir de la Constitución del 94 la posibilidad de incorporar normas internacionales de cumplimiento en nuestro país.

Es decir, que uno puede hacer cumplir la ley vigente, pero también sabe, cuando no tiene una estructura sistémica integral, que puede, a partir de los fallos que hemos tenido, y que seguramente discutirán el sistema jurídico de ART y lo que todos sabemos, pero me parece importante también tener noción, por esto que decía la doctora, que empresas internacionales que se instalan en el país, que hoy la necesidad de responsabilidad supera el orden jurídico.

Lo que quiero decir, básicamente, es que es cierto que la responsabilidad social empresaria supera el cumplimiento de las normas, pero también es cierto que una sociedad no sólo se mueve por cumplir las normas, si no tiene valores éticos, y que la crisis no es sólo económica y social, sino de valores. Y que cuando uno supera la posibilidad de cumplimiento lo que tiene que hacer, porque axiológicamente uno también sabe que una sociedad se construye sobre valores, y si uno va por una sociedad mejor no solo cumple la ley si no tiene que cumplir con pautas de normas y de valores. Que creo que es integral. No es solo el cumplimiento de ley. Por eso, uno es responsable.

Entiendo que frente al título de si pueden ser las empresas laboralmente responsables en un contexto de crisis, me pregunto si puede una empresa que no es responsable puede ser considerada empresa, sea en crisis, sea en desarrollo, sea en lo que fuere. Y si puede un ciudadano no responsable ser considerado ciudadano. En definitiva, lo que hay que construir es ciudadanía, las empresas son parte de la sociedad, como somos los trabajadores y los funcionarios públicos, en definitiva, lo que uno debe entender es que la responsabilidad tiene que ver no solo con el cumplimiento de normas sino con la sociedad que uno quiere con valores superiores.

Me parece que en el derecho, en el mundo del trabajo, tenemos herramientas, tenemos la ley, tenemos el convenio colectivo, y tenemos la posibilidad de ámbitos como este para ir aportando y teniendo una sociedad mejor.
…………………………………………………………………………………………….
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Transcripción Jornadas iconVi jornadas de politica y cultura

Transcripción Jornadas iconJornadas de instrumentos financieros

Transcripción Jornadas iconPrimeras jornadas interuniversitarias

Transcripción Jornadas iconJornadas de instrumentos financieros

Transcripción Jornadas iconJornadas diurna y nocturna

Transcripción Jornadas iconV jornadas de Economía Crítica

Transcripción Jornadas iconV jornadas laborales de lanzarote

Transcripción Jornadas iconTranscripción traducción

Transcripción Jornadas iconA. transcripción. B. Translocación

Transcripción Jornadas iconA transcripción de arnm






© 2015
contactos
ley.exam-10.com