Transcripción Jornadas






descargar 399.96 Kb.
títuloTranscripción Jornadas
página7/11
fecha de publicación25.03.2017
tamaño399.96 Kb.
tipoTranscripción
ley.exam-10.com > Derecho > Transcripción
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Viernes 4 de septiembre

Apertura

Julio Bresso

La jornada de ayer fue muy enriquecedora, cada panel nos dejó muchas cosas, y estuve compartiendo con algunos de ustedes algunas percepciones.

En relación al próximo panel, es interesante que especialistas del derecho nos puedan contar respecto a su mirada, cuál es la mirada que ellos tienen sobre este tema que no es una moda, que está para quedarse.

La palabra crisis no me gusta mucho, porque los argentinos vivimos en crisis, que en este caso podrá estar más acentuada por la globalización, pero es bueno entender y pensar desde lugares diferentes. Uno de los objetivos que nosotros queremos siempre en nuestros encuentros de Responsabilidad Social es escuchar distintas voces, y pretendemos ser un puente para la comunidad en estos temas.

Queremos distintas voces, las que sean en la medida que sean respetuosas y que sean interesantes y puedan aportar, siempre van a estar abiertas desde nuestra organización.

Después de esto vamos a hablar de un tema sumamente interesante que tiene que ver con distintas experiencias de articulación público-privada. Muchísimas veces las organizaciones tenemos temor de relacionarnos o vincularnos con determinadas entidades, y sin embargo es tanto lo que se puede hacer. El día que entendamos que realmente trabajando en red, no queriendo ser siempre los últimos protagonistas, las cosas van a cambiar y van a ser mejor, ahí me parece que los resultados van a ser bastante más cercanos inclusive lo que decía ayer el rabino Bergman.

Seguramente vamos a ver resultados mejores, no me cabe la menor duda, y para eso trabajamos todos, todos nosotros y todos ustedes. Y vamos a terminar este día con una conferencia que nos dará el Director General de Comunicación y Responsabilidad Social de MAPFRE que es el Doctor Juan José Almagro. Varios de ustedes ya lo conocen, estuvo con nosotros en junio cuando firmamos el convenio con la Universidad de colaboración entre MAPFRE y la Universidad de Cuyo. Y para terminar solamente repetir una frase de tantas que me quedó de ayer, y que la dijo el rabino Bergman en el cierre, y tiene que ver con que el diálogo es una expresión de la virtud.

Podríamos decir muchas más cosas pero los invito, me invito a que no dejemos de dialogar, a que no confrontemos, a que dialoguemos en casa, que dialoguemos en familia, que dialoguemos con nuestros empleados, que dialoguemos con nuestros jefes. No dejemos de dialogar y no dejemos de intentar de ser virtuosos.

…………………………………………………………………………………………….
Panel 4: “¿Pueden las empresas ser laboralmente responsables en un contexto de crisis?”
Panelistas

Moderadora: Doctora Sandra Varela.

Es abogada del año 1986, se recibió en la Universidad de Mendoza, obtuvo un diplomado en Historia de Mendoza Universidad de Congreso 2005. Además ella es asesora de la Honorable Cámara de Senadores de la provincia de Mendoza y del Gobierno de la provincia de Corrientes en temas de salud y seguridad ocupacional y Responsabilidad Social Empresaria. Es la coordinadora local del proyecto Mayor Productividad y Mejores Condiciones de Trabajo en Pymes Manufactureras, Agrícolas y Agroindustriales. Ha diseñado y ejecutado por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y la Organización Internacional del Trabajo de Argentina. Es capacitadora en Seguridad y Salud Ocupacional en la República de Costa Rica, del programa Fomento de una Cultura de Cumplimiento, y esto es ejecutado por la Organización de los Estados Americanos, la OEA, y también por la fundación The Trust of the Americas. Es profesora de Derecho Laboral y Responsabilidad Social Empresaria y de Salud y Seguridad Ocupacional en calificadas escuelas de grado y postgrado de nuestro país. Además fue subsecretaria de Trabajo y Seguridad Social de la provincia de Mendoza entre el año 1999 y 2004. Fue becaria de la Organización Internacional del Trabajo e integra la Comisión Especial de Mujeres Notables Mendocinas.
Sandra Varela

Nosotros creemos que la responsabilidad social empresaria plantea un enorme desafío para el ámbito jurídico en general, para los abogados laboralistas, para la justicia laboral, para la vida y facultad de derecho, para el Estado y para el propio colegio de abogados. ¿Qué hay detrás de este título? Yo he hecho una anotación rápida de algunos puntos que vamos a ver seguramente.

Crisis, crisis nacional, crisis internacional, precrisis, postcrisis, bien decía el licenciado con eso vivimos en crisis los argentinos. ¿Qué hay también detrás de este título? Trabajo no registrado, trabajo infantil, inadecuadas condiciones de salud y seguridad ocupacional, dificultades en el acceso a la negociación colectiva, colectivos laborales desfavorecidos, altos costos laborales que impactan de manera distinta en las empresas, brechas entre pequeñas y medianas empresas, y un número importante más de fenómenos que sería extenso mencionar, pero que todos conocemos. Por otro lado, responsabilidad social empresaria es ir más allá de la ley.

Pero también presupone un mundo globalizado y cambiante, entonces los abogados nos encontramos con que hemos sido formados para pensar que la ley era el techo, y resulta que la ley, gracias a la Responsabilidad Social Empresaria, es el piso.

Esto plantea una serie de interrogantes que seguramente tenemos y muchos que saldrán de las disertaciones de nuestros panelistas. ¿Estamos preparados los abogados para aconsejar y asesorar a partir de este nuevo enfoque? ¿Cómo impacta esto en el juez, en el momento de dictar sentencia? ¿Nuestras universidades también preparan a los alumnos en función de este nuevo abordaje? ¿Cómo se prepara el Colegio de Abogados para darle respuesta a esta nueva mirada del derecho y qué nuevos roles asumirá el Estado en el ejercicio del poder de policía en material laboral?
Panelistas
Doctora Llatser Denalda

Es abogada egresada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba, es Magíster en Derecho del Trabajo y Relacionales Laborales Internacionales de la Universidad 3 de Febrero. Es profesora titular asociada de la cátedra de Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Universidad del Aconcagua, Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas. También profesora de Derecho Laboral y Seguridad Social del Postgrado de Psicología Laboral y de Administración de Recursos Humanos en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Cuyo. También profesora en la Maestría de Derecho del Trabajo y Relaciones Internacionales en la Facultad del Aconcagua. Expositora de varios cursos en Mendoza y en la provincia de San Juan sobre temas del derecho del trabajo. Abogada auxiliar en asesoría de gobierno de la provincia de Mendoza entre 1991 y 2007. Actualmente Juez de la Segunda Cámara del Trabajo de la 1º Circunscripción. Es miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de derecho laboral, coordinadora local en Mendoza de la Maestría del Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales Internacionales. Y publicó, en el año 2009, la reforma al régimen provisional y la ley de riesgos del trabajo en la revista laboral de la SADL Sociedad Argentina de Derechos Laborales, el número 42.

…………………………………………………………………………………………….
Doctora Norma Llatser

Probablemente el tema de la responsabilidad social empresaria todavía no se conoce demasiado desde el derecho. Por eso se me planteó la inquietud de traer el concepto desde lo legal a ver cómo se había incorporado esta Responsabilidad Social Empresaria, o cómo los empleadores o las empresas podían en algún punto responder en un contexto de crisis.

Para eso, me permití traer el primer concepto desde la Organización Internacional del Trabajo cuando aparece la idea del Trabajo Decente. Y el trabajo decente lo conceptualiza en términos muy genéricos, pero siempre teniendo en cuenta que es un trabajo productivo, en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad. Son los derechos que deben ser protegidos del trabajador, y que cuente fundamentalmente con una remuneración adecuada, justa.

Esto fue incorporado en nuestra legislación, como trabajo decente, recién a partir de la sanción de la Ley de Ordenamiento Laboral, que como muchos de ustedes pueden recordar fue derogada por la llamada “ley Banelco”, la Ley 22.250. Recién con la incorporación de la Ley de Ordenamiento Laboral en el artículo 7º se incorpora el concepto de trabajo decente. Pero ¿adónde lo incorpora?

Lo incorpora como política de estado y depende del Ministerio de Trabajo de la Nación volcar estas políticas de trabajo decente. Y así en este artículo de la ley se promueve la inclusión de todas estas políticas para que el trabajador cumpla sus tareas en condiciones dignas y equitativas. Concepto que nosotros desde el derecho lo tenemos dado por la incorporación del artículo 14 bis en nuestra Constitución Nacional, en 1957.

El Ministerio también lo conceptualiza cuando crea desde el ámbito ministerial una Coordinación de Responsabilidad Social Empresaria y Trabajo Decente, y fija políticas de estado para tratar de compartir todo el trabajo decente. Cuando la misma Ley de ordenamiento laboral del artículo 25 nos habla de los convenios de empresas en crisis, y posibilita a las empresas que estén en crisis excluirlo de la aplicación de los convenios colectivos, es decir, morigerar en algún punto cuando exista un serio conflicto en una empresa, y excluirlo de este convenio. Pero lo remite a la Ley 24.013, que es la Ley Nacional de Empleo, del año 91, y tienen que iniciar un procedimiento preventivo de crisis, para poder de este modo excluir del tratamiento.

Los procedimientos preventivos de crisis en las empresas eran de muy difícil aplicación, no se daban los presupuestos, con lo cual las empresas en la mayoría de las ocasiones no lograron acreditar que estaban en crisis, y los despidos que se podían producir en esas ocasiones quedaban con las indemnizaciones al cien por cien, y no reducidas como establecía la Ley de procedimiento preventivo de crisis.

Pero no podemos olvidar que la empresa es una organización, y esta organización tiene bienes personales, materiales e inmateriales destinados a la consecución de un fin económico. Este es un concepto de empresa desde el punto de vista económico. Pero la ley no se olvida de la persona, del trabajo humano.

Siempre detrás de toda empresa, de toda organización, está el trabajo humano, más allá de la tecnología, de todas las innovaciones. El hombre es digno por naturaleza y se debe respetar su dignidad, por eso todas las políticas deben apuntar a que este trabajador lo haga en mejores condiciones. Con la responsabilidad social empresaria seguramente se extiende desde lo legal, desde la obligatoriedad, pero lo van a encontrar en el espíritu de la Ley de Contrato de Trabajo, en cada una de las normas.

Fundamentalmente, cuando hablamos del trabajo decente, tenemos que hablar de todos los derechos y deberes que tiene tanto el empleador como el trabajador y siempre se deben dar con un sentido de solidaridad y colaboración.

Es decir, que por más que no esté establecida en un marco legal esta Responsabilidad Social Empresaria, desde el espíritu de la Ley de Contrato de Trabajo del 74 se cumple cada uno de sus objetivos. También tiene esos objetivos el Ministerio de Trabajo cuando origina esta Coordinación de RSE y Trabajo Decente, y aúna esfuerzos entre las universidades, las empresas y la política de Estado.

Como conclusión la Responsabilidad Social Empresaria, el trabajo decente, la solidaridad y sobre todo la ética entre la empresa y sus trabajadores son conceptos inescindibles en un contexto de crisis, se deben reforzar para que estos trabajadores puedan participar en una transferencia de conocimientos y de respeto mutuo.

En crisis, en nuestro país, vivimos en forma casi constante, pero nos tiene que servir para mejorar las situaciones. Desde la justicia, nosotros debemos aplicar la ley, el juez no dicta normas, el juez lo que hace es aplicarlas. Entonces, en muchas ocasiones nosotros vemos que existen conflictos de empresarios pobres y que muchas veces dictamos sentencias que van a servir para poner en un cuadro porque no van a tener de dónde cobrar.

Tal vez, las políticas de estado debieran discriminar entre grandes empresas y pequeñas empresas porque el costo laboral es mucho. Sin embargo, la responsabilidad de las leyes implica que uno deba aplicar, cada vez que hay un proceso, las indemnizaciones que corresponden.

Hay mucho trabajo en negro, las estadísticas varían pero siguen siendo altas. Pero también hay una realidad, que las pequeñas empresas, por más que exista la ley, al no tener sus costos diferenciados, muchas veces les es imposible blanquear situaciones.

Debemos aplicar las leyes como están, y en muchas ocasiones nos dicen “pero una indemnización de estas características no la vamos a poder pagar”. Nosotros por una sentencia no podemos modificar la ley.

Entonces, las registraciones, las malas registraciones, las documentaciones, el trabajo en negro tienen indemnizaciones. Si uno lo ve en un contexto generalizado la indemnización por despido no es alta, pero si le agregamos todas las multas que tienen derivadas de las distintas leyes, entonces aparecen como muy gravosas.

Las empresas sí deben ser responsables en un contexto de crisis, deben valorar al trabajador, y lograr con las asociaciones sindicales mejorar las condiciones, y evitar que se pierda la fuente de trabajo.

Doctora Graciela Foppoli de Gherzi

Es Presidenta del Colegio de Abogados de la 1º Circunscripción Judicial. Presidenta de la Federación Cuyana de Colegio de Abogados integrada por San Luís, San Juan, La Rioja y Mendoza. Vicepresidenta de la Federación de Colegio de Abogados, ha sido Vicepresidente de la Federación de Colegio de Abogados de Mendoza. Representante ante la Federación Argentina de Colegio de Abogados. Directora titular del Colegio de Abogados entre el año 2006 y 2008. Titular del tribunal de ética del Colegio de Abogados entre el año 2002 y 2004. Ex Directora Suplente de la Caja Forense. Titular del Estudio Montoya Gherzi desde hace treinta años. Ha efectuado jornadas de actualización en la aplicación de la ley 24.557 vinculadas a la ley 17.418 y ejerce plenamente la profesión autónoma de abogada. Les reitero que tienen en sus carpetas papeles para efectuar las preguntas por escrito y consignando por favor el nombre del panelista y el mail de ustedes.
Dra. Graciela Foppoli de Gherzi

La presente invitación para mí tiene un doble sentido. En primer término porque represento en este momento a los abogados de la 1º Circunscripción Judicial, que más o menos son el 85% de los matriculados que están en la provincia de Mendoza. Mi opinión desde ya va a ser desde el ámbito del ejercicio de la profesión.

El segundo sentido es muy importante también porque desde mi estudio, el Estudio Montoya Gherzi, somos los representantes de MAPFRE, la organizadora de este evento, aunque no por esa razón me han invitado.

Pero quiero explicarles porque justamente este curso es referente a la Responsabilidad Social Empresaria. Yo participo, defiendo los intereses de MAPFRE Seguros desde que se radicaron en la provincia de Mendoza. Y les puedo decir sinceramente que esta exposición que están haciendo y estas jornadas sobre la responsabilidad social empresaria se ven reflejadas dentro de la empresa.

Les aseguro que la cordialidad, la importancia que tiene el Departamento de Recursos Humanos con respecto a su personal, la forma en que trabajan, la especialización que se les da en forma constante y cómo se preocupan por cada uno de sus empleados es real. El hecho de que hagan estas jornadas no es algo traído porque sí, sino que ellos lo demuestran en el ejercicio de la empresa.

Independientemente de esto la posición nuestra, y digo nuestra como abogada, desde el Colegio de Abogados es primero ver la inserción de la empresa dentro de nuestro país, los distintos niveles de empresa, poderosa, intermedia o la más pobre.

¿Qué es lo que necesita una empresa para funcionar? La necesitamos desde ya porque ningún país puede avanzar sin la existencia de una empresa en cualquiera de sus niveles como dadores de trabajo, pero necesitamos sobre todas las cosas seguridad jurídica. Y eso lo estamos repitiendo constantemente y lo escuchamos en todo momento. ¿Por qué seguridad jurídica? Porque una empresa multinacional o una empresa nacional que se va a instalar dentro de este país necesitan saber qué normas la rigen y cómo en el futuro va a poder ir avanzando.

La Ley de Riesgos de Trabajo tiene diez mil objeciones, está funcionando desde el año 1996, se han planteado cientos de proyectos, no se ha modificado y todas las modificaciones que se han hecho fueron a nivel judicial, a nivel de jurisprudencia, de las cámaras del trabajo, en el caso de nuestra provincia y en el resto del país. Fueron todas modificaciones que, en definitiva, frente a los planteos de inconstitucionalidad de la mayoría de los artículos, la hemos reducido directamente a una aplicación mínima a lo que era en el contexto fundamental de la Ley de Riesgos de Trabajo.

Con el dictado de esa ley se pensó que se iba a solucionar el sistema. Nos encontramos en una situación en que las empresas se ven limitadas totalmente porque no saben qué resolución van a obtener frente a un planteo como el de la Ley de Riesgos de Trabajo.

Desde el Colegio de Abogados se está trabajando muchísimo. Es fundamental, y lo planteamos todo el tiempo, la independencia del Poder Judicial. El Poder Judicial tiene que actuar libremente, sin ningún tipo de líneas que vengan desde el Ejecutivo, o en su caso desde el Legislativo. El Poder Judicial tiene que aplicar, como lo dijo la Doctora Llatser, las normas vigentes, y justamente esas normas vigentes también se amplían desde el criterio que aplican los camaristas o los jueces correspondientes a la jurisdicción, tiene una vinculación muy importante con el medioambiente.

El Colegio de Abogados desde nuestra gestión que empezó hace un año y tres meses, tiene una comisión que trabaja constantemente para que todo lo referente al medioambiente esté en vigencia. En nuestro país se instalan multinacionales, sí, pero no aplican las mismas exigencias y los mismos requisitos que se aplican en los otros continentes desarrollados. Vienen empresas desde afuera, desde Europa que ni son parecidas a los requisitos que se les exigen en nuestro país. El Artículo 62 de la Ley de contrato de trabajo regula expresamente las obligaciones activas y pasivas de cada una de las partes. Pero fundamentalmente hace expresa atención al criterio de colaboración y solidaridad.

La prudencia, la astucia y la sagacidad es un mérito del otro, pero tal como expresó Aristóteles, el hombre prudente es el hombre dotado de buen sentido moral, es el hombre de tino, aquel que ha ejercitado la razón de tal modo que puede discriminar en cada caso lo que puede hacer, es el que tiene la mirada capaz de encontrar en cada situación concreta el término medio entre el defecto y el exceso.

¿Por qué hago alusión a esto? Porque la prudencia es lo que deberán tener las partes en el contrato de trabajo. Tenemos obligaciones desde el aspecto empresario y desde el aspecto del trabajador. Ese accionar obligado de las partes tiene además una estricta colaboración ante situaciones extremas, la del empleador será la de dirigir y encausar, mientras tanto la del empleado será la de colaborar en esas situaciones extremas. El empleador deberá recibir y dirigir el trabajo, pero no solo hará consecución de los fines de la empresa sino al mejoramiento de la calidad del servicio y de la vida del trabajador.

La buena fe nos remite a la conciencia colectiva. El Artículo 63 habla específicamente de la buena fe entre las partes. Un acto puede ser legal pero no moral porque puede no tener autonomía si no es libre. Kant expresaba: “obra de tal modo que emplee la humanidad tanto en su persona como en la de cualquier otro siempre al mismo tiempo con un fin y nunca como un medio. En resumen, que en un hombre sea para ti siempre un hombre y no una cosa.” Por lo tanto, el obrar como buen trabajador o como buen empleador nos remite necesariamente a elementos morales del obrar.

En definitiva existe ante ambas partes un sustrato de confianza producto de la comunidad de intereses que subyacen en la relación laboral, por lo que en forma recíproca ambas partes de la relación se deben confianza y vocación por una relación armónica.

El Artículo 75 obliga al empleador el deber de seguridad, el que deberá ser controlado mediante los entes correspondientes, en este caso Ministerio de Trabajo, la Subsecretaría de Trabajo. Nuestro deseo es que sobre una base sólida y eficaz las empresas van a poder afrontar las necesidades de sus trabajadores, más allá de una normativa legal y con un verdadero aporte solidario, aún frente a la existencia de una crisis, pero para ello debemos trabajar en conjunto, pelear desde nuestro lugar por un cambio, y sobre todo comprometernos con la gestión que nos toca en cualquiera de los lugares que asumamos.

El Colegio de Abogados que representa a todos los abogados, los que están del lado de las empresas que defienden las empresas, los que defienden a los trabajadores, estamos convencidos de que una empresa frente a una crisis tiene que actuar, pero para eso démosle los elementos que necesitan para tener la confianza y la normativa que corresponde para poder ejecutarla.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Transcripción Jornadas iconVi jornadas de politica y cultura

Transcripción Jornadas iconJornadas de instrumentos financieros

Transcripción Jornadas iconPrimeras jornadas interuniversitarias

Transcripción Jornadas iconJornadas de instrumentos financieros

Transcripción Jornadas iconJornadas diurna y nocturna

Transcripción Jornadas iconV jornadas de Economía Crítica

Transcripción Jornadas iconV jornadas laborales de lanzarote

Transcripción Jornadas iconTranscripción traducción

Transcripción Jornadas iconA. transcripción. B. Translocación

Transcripción Jornadas iconA transcripción de arnm






© 2015
contactos
ley.exam-10.com