En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación






descargar 88.52 Kb.
títuloEn la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación
página1/5
fecha de publicación21.06.2016
tamaño88.52 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5
En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial Departamental, Sala II, Doctores, Jorge Mario Galdós y Víctor Mario Peralta Reyes (arts. 47 y 48 Ley 5827), encontrándose en uso de licencia la Dra. María Inés Longobardi (n° resolución SS5288), para dictar sentencia en los autos caratulados: "Q. H. M. y otros c/ F. R. y otros s/ Daños y Perjuicios" (causa n°58.540), "F. R. A. y otra c/ G. R. s/ Daños y Perjuicios" (causa n°58.975) y "G. R. c/ F. R. A. y otra s/ Daños y Perjuicios" (causa n°58.976), habiéndose procedido oportunamente a practicar la desinsaculación prescripta por los arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del C.P.C.C., resultando de ella que debían votar en el siguiente orden: Dr. Peralta Reyes, Dra. Longobardi y Dr. Galdós.
Estudiados los autos, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:
-C U E S T I O N E S-
1 ra.- ¿Es justa la sentencia apelada?
2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?
-V O T A C I O N
A LA PRIMERA CUESTION, el Sr. Juez Dr. Peralta Reyes dijo:
I. Ha llegado apelada a esta alzada la sentencia única dictada en la instancia de origen en las siguientes causas acumuladas: "Q. H. M. y otros c/F. R. y otros s/ daños y perjuicios" (expediente n° 31.248; causa n° 58.540, según la numeración de esta alzada), "F. R. A. y otra c/G. R. s/ daños y perjuicios" (expediente n° 32.991; causa n° 58.975 en esta sede), y "G. R. c/F. R. A.y otra s/ daños y perjuicios" (expediente n° 32.992; causa n° 58.976 en esta instancia). Por razones metodológicas hago constar que en este voto las referidas causas se identifican con la numeración que ha sido asignada en este tribunal;aclarando, también, que cuando se alude a las fojas donde constan los diferentes actos procesales, se está haciendo referencia a la causa n° 58.540, "Q.", ya que en la misma se desplegó la mayor actividad procedimental. Sólo por excepción aludiré a las constancias de las otras causas acumuladas.
II. 1. En el pronunciamiento dictado en la anterior instancia (fs.1017/1039 de la causa n° 58.540), que ha sido pasible de los recursos de apelación traídos a esta alzada, se analizaron las constancias de la causa penal n° 698/2004 y, en base a las mismas, se detallaron las circunstancias en que se produjo el siniestro vial que dio origen a dicha causa y a los procesos civiles indicados en el párrafo precedente. Dijo el a quo que en sede penal quedó debidamente acreditado que el día 2 de febrero de 2002, alrededor de las 23 horas, R. G. conducía una camioneta marca Toyota Hilux, dominio BVQ 850, por la ruta 30 en dirección hacia la ruta 74, proveniente de la ciudad de Tandil, cuando al llegar a la altura del camino vecinal que accede a la estación Azucena, embistió a un automóvil marca Volkswagen modelo Gol GL, dominio CTI 979, que se encontraba en el camino mencionado y se dirigía en dirección a Tandil, conducido por R. A. F. , quien venía acompañado por C.A.R. Agregó que como consecuencia de la colisión, C.A.R., acompañante del automóvil marca Volkswagen, sufrió lesiones que culminaron en su muerte, mientras queel conductor de este mismo vehículo, R. A. F. , padeció lesiones graves (ver fs.1022/1022vta. y fs.1026 de la presente causa n° 58.540, así como el relato que se formula en la sentencia penal a fs.390/390vta.de la causa n° 698/2004; y para una mejor ilustración gráfica del accidente, véase la pericia planimétrica obrante a fs.86 de la citada causa penal).
En la sentencia apelada se reprodujeron las conclusiones medulares de la sentencia dictada por el Tribunal Criminal de Tandil en la citada causa n° 698/2004, donde se sostuvo que no había certeza para afirmar que el resultado dañoso se debiera a una conducta imprudente, negligente o antirreglamentaria de G.; puesto que los peritos intervinientes, tanto oficiales como de parte, fueron contestes en afirmar que la Ruta 30 a la altura en que ocurrió el accidente (camino de acceso a la Estación Azucena), posee una inapropiada y deficitaria demarcación, y que hay una "inexistente señalización que indique la presencia del camino de tierra que se proyecta en la continuación de la traza de la ruta" (ver fs.391/391vta. de dicha causa penal). Y luego de una detenida ponderación de los medios probatorios colectados en la causa, sostuvo el tribunal criminal en su sentencia que no existía la indicación de la curva la noche del hecho; que también quedó comprobada la ausencia de toda cartelería que indicara la presencia del camino de tierra; que en el lugar tampoco existían avisos que indicaran la disminución de la velocidad o la presencia de reductores de velocidad advirtiendo laencrucijada de caminos; que inclusive se probó la falta de línea demarcatoria a ambos extremos de la ruta, indicándose como imperceptible la línea amarilla divisoria de los carriles (fs.393/393vta. de la causa penal).
En base al cuadro de situación derivado de estos extremos fácticos que tuvo por suficientemente probados, analizó el tribunal criminal cuál era la conducta exigible a G., teniendo presente que se trataba de una conducción nocturna y que la velocidad desarrollada por su vehículo estaba dentro de lo permitido (100/110km/h), en una ruta que atraviesa zona rural.Sobre esta temática se arribó a la conclusión de que "no quedó demostrado un obrar imprudente o antirreglamentario, al no advertirse la curva ni la presencia del camino vecinal que continuaba sobre la misma traza del pavimento, en tanto no estaban señalizados ninguno de ellos, ni tampoco había luminarias para advertir la presencia del entorno descripto. Debe presumirse a partir de los elementos referidos y por no tener la certeza para arribar a una conclusión distinta, que el error de pensar que el vehículo Gol venía transitando por la misma ruta 30 en sentido contrario, fue ocasionado por las circunstancias ya señaladas y no a raíz de una falta de atención" (fs.393vta. de la causa penal; lo destacado me pertenece). También se ocupó el Tribunal Criminal de examinar la conducta del conductor del Volkswagen Gol, excluyendo las referencias realizadas por la defensa de G. que le atribuyó a F. la responsabilidad de lo ocurrido, por cuanto la falta de iluminación y señalización era inexistente también proviniendo desde el camino de tierra (fs.393vta./394 de dicha causa). Abundó en consideraciones sobre esta temática, y así sostuvo que no puede aseverarse que el vehículo guiado por F. estuviera ubicado en la banquina al momento del hecho. Prosiguió señalando que existe dificultad para precisar la velocidad del Volkswagen Gol, cabiendo la posibilidad de que estuviera detenido, más concluyó en que el desenlace hubiera sido muy similar de haberse encontrado este automóvil unos metros más atrás del lugar donde se produjo el impacto.Precisando el lugar exacto del impacto, consideró el tribunal más apropiado situarlo a los cinco o seis metros contados a partir de la parte delantera del Volkswagen Gol hasta el comienzo del pavimento (ver los desarrollos argumentales de fs.394 de la causa penal; véase también, para una mejor ilustración, la pericia planimétrica confeccionada por la autoridad policial que obra a fs.86 de la misma causa).
Por todas las consideraciones que he reseñado, en la sentencia penal se concluyó en que no existen elementos suficientes de convicción para atribuir al imputado el conocimiento previo de las falencias de señalamiento y trazado, tanto de la curva como del camino, por cuanto la ausencia de éstas y el peligro acarreado no resultaban previsibles. En consecuencia, aplicando el beneficio de la duda, se señaló que si bien hubo un error de G. al continuar el rumbo en línea recta sincopiar la desviación del pavimento, el mismo debe atribuirse a las falencias de señalamiento y trazado existentes en el lugar, y no a una negligente, imprudente o antirreglamentaria conducción de la camioneta Toyota Hilux (fs.394vta./395 de la causa penal). Como corolario de ello se absolvió libremente y sin costas al encausado R. G. (fs.395/395vta. de dicha causa).
2. Retomando las motivaciones de la sentencia única dictada en sede civil, corresponde señalar que en la misma se invocó la norma contenida en el art.1103 del Código Civil, puntualizándose que:"En el caso de autos, claramente la materialidad del hecho quedó demostrada, fundándose la absolución -en sede penal- en el beneficio de la duda respecto del accionar del imputado embistente G., duda que se sostiene en cuanto las evidentes deficiencias marcatorias de la ruta y el contexto deficiente del trazado del camino vecinal accediendo a una ruta principal en una curva" (fs.1025, segundo párrafo, de la causa n° 58.540).
A continuación, analizó el a quo la cuestión litigiosa involucrada en la causa n° 58.540, "Q.", que tuvo su inicio con la demanda entablada por los herederos de C.A.R., quien era transportado en el automóvil Volkswagen Gol y perdió la vida en el siniestro (fs.1025). Encuadró esta situación en la figura del transporte benévolo y sostuvo que el transportado no tiene la obligación de investigar la mecánica del suceso y dirigir su acción contra aquél que considereresponsable del mismo, puesto que el caso queda subsumido en el art. 1113, segundo párrafo, segunda parte, del Código Civil; y en función de ello sólo debe acreditar el daño sufrido, la intervención de la cosa riesgosa y la relación causal entre aquél y la actuación de ésta, pues ello es en principio suficiente para que el juicio de reproche abarque al dueño o guardián de la misma, quien para eximirse total o parcialmente de responsabilidad deberá acreditar un obrar de la víctima o de un tercero por quien no deba responder que interrumpan el nexo causal adecuado (fs.1025/1025vta.).
Refirió luego el juzgador a la sentencia recaída en la causa penal, en la cual, como ya se puntualizó, se eximió de reproche a G. por haber mediado duda respecto a su conducta negligente, más puntualizó que eso no significa que alguno de los protagonistas del accidente se vea liberado del reclamo de los sucesores del transportado benévolamente (fs.1026). De allí que en la causa n° 58.540, "Q.", se condenó a los demandados R. G., R. A. F.y A. M. S. (ésta última como titular del vehículo Volkswagen Gol), a resarcir los daños causados a los actores, haciéndose extensiva la condena a la aseguradora Coopan Cooperativa de Seguros Ltda. (fs.1027). En los desarrollos siguientes se fijaron los daños y perjuicios correspondientes a esta causa n° 58.540, "Q.", en la suma total de $ 950.000, con más intereses en base a la tasa pasiva del Banco de la Provincia de Buenos Aires (fs.1027/1029vta.).
En una cuestión que reviste importancia a los fines de la cuestión traída a esta alzada, se ocupó el juzgador de deslindar la responsabilidad de ambos demandados (fs.1030/1032vta.). Y así comenzó examinando la situación de R. G., señalando que el pronunciamiento absolutorio recaído en sede penal no impide la condena en este proceso civil (fs.1030/1030vta.). Prosiguió señalando que G. es responsable civil de la colisión, debido al error en que incurrió al haber continuado su marcha en línea recta, sin respetar la desviación de la ruta pavimentada por la que transitaba, por lo que violó las normas básicas del tránsito que exigen la prudencia necesaria para mantener el control y dominio del vehículo riesgoso (fs.1030vta./1031). Ya en el tramo final de la sentencia dedicado a la responsabilidad civil, aseveró el a quoque la propia mecánica de los hechos descriptos en sede penal y reiterados en la pericia de ingeniería practicada en autos (fs.961/965 y su ampliación de fs.976/977), demuestran que el choque frontal se produjo en el camino de tierra, donde la camioneta Toyota Hilux guiada por G. embistió al automóvil Volkswagen Gol conducido por R. A. F. , que se encontraba en el mencionado camino de tierra y se dirigía en dirección a la ciudad de Tandil (fs.1032). Agregó a continuación el juzgador que por las circunstancias que lo exculparon en sede penal, relativas a lo desfavorable del contexto, G.cometió el error de continuar el rumbo en línea recta sin copiar la desviación del pavimento (fs.1032).
No obstante la conclusión antedicha, en la sentencia también se ponderó el accionar del otro protagonista del siniestro, R. A. F. , señalándose que éste ha contribuido -aunque en menor medida- al acaecimiento del hecho dañoso, al encontrarse frenado -sobre el camino vecinal de tierra- al ingreso de la curva que accede a la ruta, con las luces encendidas, generando con su conducta un especial contexto de situación de daño que lo responsabiliza en un porcentual del quince por ciento (15%), respecto de las consecuencias del accidente (fs.1032, anteúltimo párrafo). O sea que en la sentencia se asignó a G. un porcentual del ochenta y cinco por ciento (85%) de responsabilidad, mientras que a F. se le atribuyó el restante quince por ciento (15%) (fs.1082vta., primer párrafo).
3. Luego de sentar esta conclusión medular del pronunciamiento, se ocupó el juzgador de determinar los daños y perjuicios reclamados en la causa n° 58.975, "F. ", en la cual R. A. F. y A. M. S. le reclamaron a R. G. las indemnizaciones derivadas de los perjuicios que sufrieron como consecuencia del accidente (fs.1032vta./1036vta.). Seguidamente, cuantificó el juzgador las indemnizaciones correspondientes a los daños causados a la persona de R. A. F. (tanto en su faz patrimonial como extrapatrimonial), así como los daños materiales provocados al automotor Volkswagen Gol, y considerando el referido porcentaje de responsabilidad atribuido a G. (85%), condenó a éste a pagar la suma total de $ 33.320, con más intereses a la tasa pasiva del Banco de la Provincia de Buenos Aires (fs.1036vta.).
4. En la parte final de la sentencia se adentró el a quo en la fijación de los daños y perjuicios reclamados por R. G. a R. A. F. y A. M. S., en la causa n° 58.976, "G.F" (fs.1036vta./1037vta.), consistentes en daños materiales causados a la camioneta Toyota Hilux, privación del uso y disminución del valor venal de este rodado, cuantificando el total de los mismos en la suma de $ 2.519, con más intereses a la tasa pasiva, en función del ya referido porcentaje de responsabilidad asignado a F. y S. (15%). Éste fue, en definitiva, el monto por el cual se condenó a R. A. F. y A. M. S. en la causa n° 58.976, "G.", haciéndose extensiva la condena a Coopan Cooperativa de Seguros Ltda. (fs.1037vta.).
5. Con relación a las costas del juicio, en la causa n° 58.540, "Q.", se impusieron a los demandados vencidos R. A. F. , A. M. S. y R. G., condena extensiva a la aseguradora Coopan Cooperativa de Seguros Ltda. (fs.1038). A su vez, en la causa n° 58.975, "F. ", las costas se impusieron en un 15% a la actora y en un 85% a la demandada, por ser ambas parcialmente vencidas (fs.1038vta.). Y, finalmente, en la causa n° 58.976, "G.", se impusieron las costas en un 85% a la parte actora, y en el restante 15% a la demandada, por ser ambas parcialmente vencidas (fs.1038vta.).
III. La referida sentencia única fue pasible de los recursos de apelación deducidos por la aseguradora citada en garantía (fs.1054) y por R. G. (fs.1056/1056vta.), quienes expresaron sus agravios por medio de los escritos presentados en esta sede a fs.1080/1084 y a fs.1085/1093.
1. La citada en garantía se agravia de la sentencia dictada en la anterior instancia, por cuanto en la misma se atribuye la responsabilidad civil a ambos protagonistas del accidente, siendo que, en su parecer, el único responsable del siniestro es R. G., quien, en forma inesperada, desvió su camioneta de la ruta por la que circulaba y, a la misma velocidad que traía, ingresó al camino de tierra donde impactó contra el Volkswagen Gol conducido por R. A. F.(fs.1080/1080vta.). Destacó que el accionar de G. se erige en eximente de la responsabilidad de F. , y puntualizó que aquél continuó su marcha por el camino de tierra donde se encontraba detenido el vehículo de su asegurado; aseverando que esta maniobra la realizó a la misma velocidad en que circulaba sobre la ruta (120 km/h aproximadamente). Destacó que el punto de impacto fue en el camino de tierra donde se encontraba detenido o casi detenido el Volkswagen Gol. Y, en función de ello, se interrogó sobre qué otra conducta se le podía exigir a F. , quien conducía por un camino de tierra y, previo a ingresar a la ruta, tomó todos los recaudos necesarios para que G. continuara en la dirección que traía. Así señaló que la conducta de F. fue a todas luces correcta y prudente, por lo que no puede ser sancionada (fs.1081).
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la Ciudad de Azul, a los 26 días del mes de Febrero de 2013 reunidos...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina,...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn General San Martín, a los días del mes de septiembre de dos mil...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la ciudad de La Plata, a tres días del mes de noviembre del año...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la ciudad de General San Martín, a los 17 días del mes de mayo...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la ciudad de Santa Fe, a los 31 días del mes de Marzo del año...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn Mendoza, a los dieciocho días del mes de octubre de dos mil doce,...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn Buenos Aires, a los 25 días del mes de Noviembre de dos mil diez,...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina,...

En la ciudad de Azul, a los once días del mes de Junio del año Dos Mil Quince, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación iconEn la ciudad de Rosario, a los 3días del mes de Febrero de dos mil...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com