Facultad de derecho y ciencias sociales derecho






descargar 49.84 Kb.
títuloFacultad de derecho y ciencias sociales derecho
fecha de publicación13.06.2016
tamaño49.84 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos



UNIVERSIDAD DE VALPARAISO

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES
DERECHO


TRABAJO ETNOGRÁFRICO

Contraposición del comercio ambulante, el comercio formal y ordenanzas, respecto al significado social del espacio público y la adaptación legislativa de estos”

CÁTEDRA
SOCIOLOGÍA JURIDICA
PROFESOR
PABLO ANDUEZA
ALUMNOS
DOMINIQUE CLARO
ÁGATA CAÑAS
DIEGO CARMONA
FECHA
10/12/2013

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo de observación directa etnográfica busca analizar, bajo el marco de la sociología/cultura jurídica, las prácticas espaciales cotidianas y los discursos que surgen en ellos involucrados, de distintos grupos de usuarios y clientes que hacen uso del Mall Marina Arauco, el Mercado de Valparaíso, Feria libre de Av Argentina y de los puestos de venta ambulante localizados en las calles Pedro Montt.

A partir de ciertas distinciones comparativas, y con el objetivo encertado en el ámbito del estudio del derecho y administración de justicia como hecho social, argumentamos que hay diferencias sustanciales en el modo en que los individuos hacen uso de estos espacios públicos, dándose un especial contraste en el modo en que las personas usan el shopping en relación al mercado y la venta ambulante, ya que el shopping en cuanto pináculo del orden mercantil provee un espacio en el que todos -salvo las clases enmarcadas en un nivel sociocultural menor- son aceptados.

Se trata de un lugar que los visitantes usan para construir relaciones sociales, como un contexto de sociabilidad que siendo normado y vigilado no da lugar a formas de expresión verdaderamente libres para los agentes involucrados, ya que como indica Sarlo (2009: 24) “los recorridos previstos por el Shopping liquidan esa sensación (de incertidumbre) sin afectar la ilusión de independencia y libertad”. Así, los visitantes de éste espacio están a merced de complejas estrategias ideológicas y materiales que limitan su libertad para habitar el shopping como un “espacio normal”, los consumidores son vistos como pasivos y seducidos por el eficiente marketing y diseño espacial del shopping para adquirir bienes.

Por el contrario, en el Mercado la disposición del orden no es controlada ni regida en base a estrategias pautadas, frutas y verduras no son ni homogéneas ni homologables en su sentido estético, aún cuando si existe un tipo de orden, el que se dan los propietarios de los puestos a modo de cuidado en su espacio, orden que va en descenso a medida que las ventas y el día van avanzando.

El orden del “mercado” (feria ambulante) no necesita de la maquinaria de marketing, ya que no requiere invocar deseos en sus consumidores, ni sueños ni ideales de consumo que tengan otros fines ajenos a los claramente expuestos a la venta, la alimentación. La venta ambulante en oposición total al shopping irrumpe en la ciudad, aparece en ella sin negarla, adecuándose al espacio urbano y a las posibilidades que éste le ofrece para lograr vender sus mercancías, hace de la ciudad su escenografía pues de ella se alimenta.

En la Ordenanza Municipal de Ferias libres, específicamente en su Artículo 8º, se señala que “Los productos serán exhibidos con sus precios a la vista del público y vendidos de acuerdo a su peso o medida del sistema métrico decimal, debiendo, para este efecto, contarse con romana en óptimo estado de operatividad y ubicadas frente a los compradores”

Es así, que a modo de ejemplificar, inequívocamente se desprende la intención de regular el espacio público con estándares mercantiles propios del retail y ajenos a la realidad cultural del comercio ambulante propio de Valparaíso, hasta ahora, todo esto puede encontrar su fuente en la seguridad del cliente.

Al avanzar en la observación presencial y jurídica, intentamos realizar una reflexión directa a fin de ordenar los hechos observados, esquematizarlos, y materializar las diferencias sustanciales entre ambas. Esto en relación con el uso del espacio público y como la construcción del Proyecto Mall Barón podría copular zonas ocupadas desde antaño por el característico vendedor ambulante.

MIRADAS SOBRE EL SHPPING, EL COMERCIO AMBULANTE, Y LA LEGISLACIÓN AD HOC

El shopping nace como una contraposición de la ciudad. Se independiza de ella, asegurando los requisitos que se exigen de la ciudad y no se encuentran, como la limpieza, el orden, la seguridad, la claridad, entre otros. Genera la ilusión de independizarse de todo lo que significa y compone la ciudad como el clima, el peligro, los olores, el ruido, etc. La creación de éste significa la construcción de una nueva forma de desarrollo del mercado, en donde el consumo se disfraza con otros diversos y atractivos elementos para los usuarios, una mescla que no encuentran en el paisaje urbano, es así como el shopping se constituye como un espacio extraurbano dentro de la ciudad.

Luego de un paseo por estas grandes tiendas ubicadas en Viña del Mar, podemos apreciar como el shopping, para evitar que las personas sientan que se encuentran encerrados en este espacio repleto de artificialidad y hecho para el consumo, es que insertan en sus construcciones destinadas al mercado, elementos estéticos de la naturaleza, para hacer más “agradable y cómoda” la visita y ambientar el espacio artificial con elementos cotidianos de la ciudad.

El shopping se contrapone al desorden de Valparaíso. En los shoppings hay una perfecta adecuación entre finalidad y disposición del espacio. Se le da una estética distinta al mercado, hay un cambio en las formas de intermediación, distribución y presentación de las mercancías. La puesta en escena es dispuesta para ser atractiva, utilizando nuevos mecanismos como promotoras, luces, galerías, vitrinas con adornos, entre otros. Nada de esto está puesto por casualidad, toda la estética está organizada en función de generar fantasías en las personas.

La mercancía entró en un nuevo régimen óptico, pues todos pueden acceder visualmente a los productos, sin embargo no todos pueden llegar a adquirirlos. Esto genera una ilusión de igualdad, un mero espejismo, el que se ve reforzado al hecho de que todos los shoppings tienden a parecerse.

¿No estará esta operación propia del marketing extrapolada y utilizada por el Estado/Gobierno en virtud de su ausencia programática? O más bien, Será esta su estrategia?

El shopping se convierte en un espacio donde se crea comunidad, una comunidad que estaba perdida en la ciudad. Un espacio manejado por privados, pero público, que trasciende edades, y elimina la sensación de ausencia comunicativa entre los individuos.

Como dice Petrarca “Roma es de todos. Vender el patrimonio común es un robo”.
He aquí el efecto colateral que esto, traerá a la ciudad de Valparaíso. Donde el comercio ambulante se desarrolla en una urbe sin igual comparación en el país, desarrollo que se rebela a la estructuración y el nuevo orden consuetudinario del comercio, que tiene como fuente la regulación legal, propia de sistemas extranjeros que han basado su economía en el exterminio de la regulación propia e inherente de los individuos.

Al respecto Sennett refiere que lo público es el espacio de la ciudad en que la gente se junta para intercambiar opiniones e información; pero advierte que en las ciudades contemporáneas la vida pública está privada de los placeres de lo que significa el intercambio ciudadano, y cómo el extraño es un ser amenazador, el silencio y la observación los únicos modos de experimentar vida pública.

A su vez, las orientaciones presupuestarias de Valparaíso y el Desarrollo territorial en el punto de orientaciones globales del municipio, año 2011, se refiere a espacios públicos como una línea de acción con objetivos situados a desarrollar áreas de circulación, esparcimiento y recreación, que cuenten con la infraestructura adecuada para el desarrollo de diferentes actividades sociales, comunitarias, culturales tendientes a favorecer la calidad de vida y de encuentro entre sus habitantes. Por lo que, para el año 2011 se plantea la construcción, reparación y mejoramiento de espacios públicos emplazados en diversos sectores de la comuna que requieran de inversión.
Es así como los proyectos inmobiliarios son el centro de atención de la regulación municipal y estatal, careciendo de toda presencia el incentivo a los usos de espacios públicos.


Al observar todas las ordenanzas municipales de Valparaíso, ninguna tiene por objetivo colaborar con la interacción real de los habitantes de la ciudad, esto se encuentra manipulado y asumido como un deber del privado, quienes lo utilizan a su favor para incrementar sus ventas y a su vez, arrasan con esta cualidad intangible del Puerto: La interacción sin fines económicos (exclusivos) de sus pobladores, dando paso al olvido de el intercambio no pecuniario.


El shopping es el fiel reflejo del punto culminante del ocio mercantil actual. Al observar los puntos de mayor confluencia dentro de la multitienda, pudimos apreciar un paseo familiar, quizás sin un objetivo claro de qué ir a comprar, pero por el sólo hecho de ya poder estar paseando por ese lugar, le da esa sensación de poder acceder a los productos promovidos y una recreación o área de esparcimiento. Un claro ejemplo de cómo el ambiente del Mall ha conseguido convertirse, además de un espacio de mero consumo, en un lugar de encuentro y de sociabilización.

Frente al relativo azar e indeterminismo de la ciudad, el shopping posee un control, es regulado instalando normas para asegurar la repetición de lo idéntico y normalizado, evitando así cualquier irregularidad e imprevisto. El shopping asegura la repetición porque no está hecho para ser explorado, no deben existir espacios para descubrir porque sería una pérdida de tiempo y una desviación de su finalidad, es por eso que todos los shoppings tienden a parecerse.

Es así como se produce el deseo dirigido, una educación del gusto de los usuarios. Se deben dejar deseos sin cumplir para asegurar el retorno.

Podemos concluir que el shopping funciona como un espacio generador de ilusiones, que oculta su verdadero trasfondo en elementos atractivos para las personas. Estas falsas ideas se ven reflejadas en la supuesta “seguridad”, “independencia” del entorno urbano, “igualdad” entre los usuarios y, principalmente, en el shopping como mecanismo de adoctrinamiento, en la manera que manipulan nuestras necesidades y dirigen nuestros deseos y fantasías. En todos los lugares recorridos dentro del Mall podemos apreciar un claro ejemplo del shopping como generador de ilusiones, en donde, debido a la idea de seguridad que proporciona el shopping, se convierte en un espacio “seguro” en donde los niños concurren a sus primeros encuentros con sus pares, sin sus padres, creando una ilusión de independencia que se acaba en el momento que se cruza la puerta de salida del shopping.
El estado a incentivar este tipo de actividad económica dista mucho del progreso social y cultural que debe promover, trasladando este punto, el uso del espacio público como desarrollo cultural, a un fin que solo beneficia a la cartera del ministerio de economía y que se refleja en encuestas con meros fines electorales.

Luego de visitar el Mercado, e interactuar con vendedores y consumidores, posee al igual que el Shopping, un lineamiento y sectorización de ciertos espacios, obviamente en el Mercado esta división se produce a mucho menos escala, ahora bien, la diferencia entre ambas localidades recae en el objetivo de este ordenamiento. En el Mall vemos que los espacios están finamente delimitados con la única función de Marketing, apuntando hacia el consumismo de productos que quizás no son necesarios, aquí nosotros hacemos gran hincapié en toda esta sub-cultura que se mueve dentro de un centro comercial del calibre del Marina Arauco, en contraste con la simpleza y la búsqueda de satisfacer una necesidad básica como lo es la alimentación en el Mercado. Por ende, la publicidad se ve sobre explotada dentro de Mall, apelando al consumo de una variedad excéntrica de productos y la facilidad de pagar en cómodas cuotas. Por otro lado, vemos que en el Mercado hay una carencia de publicidad, donde solo existen carteles para diferenciar cada local y la máxima publicidad que podría alcanzar sería que los mismos vendedores se acercaran a ofrecerte sus productos, por eso destacamos también el carácter fraternal que se vive en el sector del almendral y se ve reflejado en acciones como estas, con claras exaltaciones.

El Mercado Cardonal nos muestra sus productos de la forma más natural posible, quizás esto se debe al mismo carácter natural de los productos alimenticios; es así como el desorden y la falta de higiene se hace notar. Pero, ¿Por qué el mercado carece de ese orden casi enjuiciable que existe en el Mall? Tras el trabajo de observación, llegamos a la conclusión de que existe una coerción social a la que el individuo es sometido dentro del establecimiento cerrado y rígido que es el Shopping. Entendemos al mercado como un lugar patrimonial donde se mantiene una cultura completamente distinta, una simpleza que al contrario del Mall no se ve afectada a un juicio social, el cual es muy potente dentro de los centros comerciales grandes, donde tanto la publicidad como la estructura arquitectónica misma del Shopping, termina por obligarnos a internalizar ciertos patrones de comportamiento y presentación. Recordamos que dentro de la sociedad actual y como bien rescata Sarlo, el Mall representa un lugar casi utópico dentro de la sociedad moderna, donde según la autora el orden, la limpieza, la claridad y sobre todo la seguridad, son valores y características inquebrantables.

Por otro lado el hecho de que el Mall tenga la obligación de crear necesidades en la gente para que esta vaya a consumir, hace que se masifique una publicidad o propaganda que lleve a desear en las personas, productos que son absolutamente innecesarios pero que pueden crear la ansiedad desmedida de obtenerlos por alguna u otra razón. Todo lo contrario pasa en el mercado, ya que generalmente acá encontramos productos que son de primera necesidad (alimentación) y que por lo tanto no necesita el mismo tipo de publicidad mencionada anteriormente, ya que son productos que tienen una accesibilidad más cercana. A fin de cuentas el mercado es lo que siempre quiso ser desde su creación

El comercio ambulante en la estratificación en la cual se encuentran los lugares de consumo en la ciudad, se podría decir que ocupa en nivel más bajo de gasto. Las personas que ejercen en comercio ambulante son en su mayoría personas que no han terminado su educación formal (13 de cada 20 vendedores entrevistados terminaron su Enseñanza Media) Revisar encuesta

Son los marginados del sistema que recurren a este tipo de comercio como última instancia para la supervivencia. Y a su vez las personas que consumen este tipo de productos comprados en este mercado provienen de los mismos estratos socioeconómicos de los vendedores. El comercio ambulante a diferencia del mercado y del Mall, está sujeto completamente a las inclemencias del entorno (la calle es cambiante y desordenada).

En lo que podemos ver la espontaneidad del comercio ambulante es en su llegada al público que consume estos productos, estos a diferencia del Mall y del mercado no se venden a clientes que van a un lugar especifico a comprar como en el caso del mercado (productos de primera necesidad) si no que estos están al paso (camino al trabajo, a la micro, al supermercado). Su compra en muchos casos no supone una premeditación. Como podemos ver en la calle Pedro Montt que los artículos que más se pueden encontrar son accesorios en general.

Por otro lado, Avenida Argentina supone una búsqueda de artículos específicos, que en su mayoría tiene que ver con la reutilización, llamado por la comunidad como “cachureos”, que proclama un incentivo al reciclaje, una rebeldía frente a la época de lo desechable.

Respecto a la regulación que existe a estos distintos espacios, que siempre son de comercialización de productos, cabe destacar y señalar que dicha regulación es sustancialmente distinta, de acuerdo al espacio de comercialización del que hablemos, y por tanto del cual se trate. Aun cuando en todos estos espacios lo que existe es una comercialización de los productos, podemos señalar que la regulación resulta un tanto discriminatoria de acuerdo al lugar que hablemos, aun cuando todos estos espacios se configuran o se encentren en lugares que son permanentemente de uso público o cuando en algún momento lo fueron, como sucede con los Mall’s, o incluso cuando nunca fueron lugares de uso público, aun así son regulados por entes públicos y fiscales para su funcionamiento, permisos, distribución, pago de impuestos, etc.

Existiendo siempre en los ámbitos antes señalados una suerte de discriminación o diferenciación de su regulación en todos estos ítems, llegando a ser una suerte de aparato excluyente, para la mayor existencia de ciertos espacios con regulaciones mas “cómodas” en cierto sentido para estos entes y así su mayor existencia y más fácil desarrollo, y regulaciones más estrictas o con mayores costos para otros sectores, y de ese modo coartar su existencia y libre desarrollo.

Si observamos el artículo 589 del Código civil chileno, este llama bienes nacionales aquellos cuyo dominio pertenece a toda la nación. Si además su uso pertenece a todos los habitantes de la nación como el de las calles, plazas, puentes y camiones, el mar adyacente y sus playas se llaman bienes nacionales de uso público.
Por su parte, el Artículo 599 establece que nadie podrá construir sino por permiso especial de autoridad competente obra alguna sobre las calles, plazas, puentes, playas, terrenos fiscales y demás lugares de propiedad nacional.


Ante esto, la regulación es clara. No obstante no son pocos los casos en que se construyen Mall’s en sectores que se encontraban con anterioridad destinados al uso del comercio ambulante – bajo permiso precario- generalmente trasladándolos a otro sector, con menos confluencia de público, Alegando la congestión, la inseguridad, y el No pago de impuestos, siendo este en proporción a la ganancia total de la multitienda abismantemente superior.

Así se ve, por ejemplo, cuando Cencosud (Jumbo), Falabella y Santa Isabel pagan de patente -de acuerdo a un reportaje publicado por Diario La Segunda- un precio que  no alcanza a superar los 10 mil pesos. Es decir pagan menos que una mujer que vende sopaipillas en la calle que cada seis meses debe cancelar 36 mil pesos. Incluso hay farmacias que pagan $ 50 mil pesos.

A nuestro parecer si esto no es apoderación impropia del bien de uso público, que lo es? Nos queda claro que la normativa general vela por el desarrollo del retail. Independiente de que en estas no se ejerza el comercio ambulante, la construcción de nuevas edificaciones destinadas al comercio masivo, desmedran las posibilidades de desempañar cualquier otro tipo de negocio legitimo y autorizado.

Esta idea basada en observaciones y opiniones de los propios vendedores ambulantes, se reafirma con las Normas generales de la Ordenanza sobre ocupación de bienes nacionales de uso público para ejercer el comercio.
Es así como señala en su
Artículo Nº 11: El permiso para ejercer temporalmente el comercio en un bien nacional de uso público, es esencialmente precario y podrá ser modificado o dejado sin efecto por la Municipalidad, sin derecho a indemnización de ningún tipo, cuando lo exijan el interés público. En especial, se podrá poner término al permiso en los casos previstos en el artículo 32 de la presente Ordenanza.

Artículo Nº 14: Cuando concurran circunstancias o condiciones que así lo ameriten o cuando lo exija el interés público, la Municipalidad podrá modificar, total o parcialmente, y en forma temporal o permanente, las zonas autorizadas para ejercer el comercio ambulante.

Estos dos artículos (11 y 14) son una muestra evidente de que la Municipalidad no da grandes incentivos ni seguridad al Comercio ambulante ya que unilateralmente, sin razón que lo justifique, puede dejar sin efecto tanto los permisos como los lugares habilitados para el comercio, dando mayor preferencia al capital privado que a la interacción real entre los individuos.

Con estos artículos queda claro que no solo no se potencia el comercio ambulante sino que bajo un régimen de inseguridad e inestabilidad se le coarta y desincentiva a los comerciantes, otorgándoles cero beneficio para el ejercicio de su trabajo.

Es por esto que el Derecho no está realizando sus funciones correctamente, ya que estas son la de regular y velar por el desarrollo interactivo de la vida en comunidad, así también la de orientación y organización, en su aspecto social. Pero esta función del Estado no se está cumpliendo correctamente por lo anteriormente señalado.

Omitiendo lo dispuesto por el art 19 n°22 de la Constitución Chilena en materia de derechos y deberes constitucionales, ‘’la no discriminación arbitraria en el trato que debe de dar el estado y sus organismos, en este caso la Municipalidad en materia económica’’.

PROBLEMAS ASOCIADOS


Pérdida de la utilización de espacios públicos.

En este sentido el shopping y su hegemonía ha logrado apoderarse y concentrar dentro de sí un elevado número de personas. Hoy vemos como las plazas o espacios públicos de ciudades como Viña del Mar, han ido quedando desiertos mientras que el Mall aglomera grandes cantidades de personas todos los días de la semana, las cuales prefieren encerrarse en este lugar ficticio, creado para fines que van más allá de la sociabilización, en vez de compartir al aire libre. Lo anterior significa por una parte, la perdida de atracción de espacios creados arquitectónicamente con la finalidad de reunir personas y favorecer la interacción entre ellas y con el ambiente; el Mall solo busca eficiencia en relación a su objetivo que es el lucro, por lo que opaca el arte de la arquitectura que busca la estética por un lado y la utilización de los espacios públicos para favorecer otros objetivos aparte del consumo. Por otro lado provoca la desventaja de los pequeños comerciantes, ya que estos se encuentran en desigualdad de condiciones en comparación con la eficiencia del espacio que crea el shopping

Mercantilización del tiempo libre.

Es innegable que el shopping reúne personas, sin embargo, siempre es en base al consumo. Las personas utilizan sus horas de ocio caminando por un espacio que está racionalmente diseñado para incitar a comprar, lo que provoca la perdida de instancia que tengan como fondo otro objetivo, como podría ser interactuar con otras personas. Finalmente el sentido de la vida es el intercambio comercial y no hay ninguna acción o situación que esté fuera de la esfera comercial.

CONCLUSIÓN

¿Cómo es que el Estado, en la figura de su Gobiernos y distintos organismos, tan “FIEL” a la firma de tratados internacionales con los países del mundo, opta por beneficiar al comercio de los privados y sus mega consorcios – ejemplo Mall Barón –, a contrario de propiciar y promover la sustentabilidad de sus recursos territoriales y patrimoniales, como son el comercio más pequeños, lo que no resultaría contrario o incompatible con la participación de grandes empresas privadas?

Por tanto, cabe destacar o hacer extensiva la inquietud que existe respecto a cómo el Estado, representado en diferentes organismos que lo sustentan velan o promueven un desarrollo macro de corporaciones y consorcios, que son incluso mundiales, en paralelo a la no promoción y ayuda del desarrollo de los pequeños comerciantes y vendedores del país

Luego de un arduo análisis tanto sociológico como de las normas aplicables al caso, queda de manifiesto que las regulaciones para los grandes retaills son sustancialmente distintas en comparación a las regulaciones que existen para las ferias, comercio ambulante, mercados, etc.

Pudiendo hacer incluso un paralelo, donde mientras los Mall’s son regulados respecto a su edificación por parte de la municipalidad, y de manera muy banal como lo demuestra el articulo ya citado del Diario La Segunda, respecto a los pagos que hacen sus tiendas, en tanto la regulación que existe de los espacios usados como Mercado, ferias libres, comercio ambulante, etc. Su regulación, así, es sustancialmente distinta en tanto que son las Normas generales de la Ordenanza sobre ocupación de bienes nacionales de uso público para ejercer el comercio; quienes regulan de manera muy restrictiva, para su libre desarrollo y permanencia; olvidando incluso el rol social que estos cumplen en relación al uso del espacio público y la interacción comunitaria. Otra diferencia es que mientras los espacios ocupados por Mall’s son espacios tanto arrendados o concesionaos, por la municipalidad o particulares, donde no se permite luego de instalados que la municipalidad pueda hacer un desplazamiento de este, tanto porque es un edificio consolidado y edificado valga la redundancia, tampoco se lo permiten siempre que no sea mediante una ley expropiatoria justificada, en tanto el art 14 de las Normas generales de la Ordenanza sobre ocupación de bienes nacionales de uso público, permite que estos – los comerciantes de los espacios públicos – puedan ser desplazados y cambiados de lugar sin justificación alguna e incluso la posibilidad de suspender su permiso antes de tiempo igualmente sin justificación, es por esto que se llama permiso precario lo que estos tienen, sustancialmente distinto con lo que sucede en malls.

Todo lo señalado no se coindice con lo dispuesto en la Constitución en su art 19 nº 16 inciso 3ero “Por cuanto ninguna clase de trabajo puede ser prohibida salvo que se oponga a la moral, a la seguridad o a la salubridad pública, o que así lo exija el interés nacional y una ley lo declare así”. Queda en manifiesto que el interés nacional – Estado – se avoca al desarrollo comercial económico de multinacionales – venta fácil – ignorando el patrimonio intangible coartando posibilidades de desarrollo económico, social y cultural de la identidad portuaria o porteña.

Además de esto es importante destacar que lo señalado se hace manifiesto en el sentir de las personas encuestadas en los distintos espacios de comercialización de Valparaíso, expresando la ausencia de seguridad y garantías de la municipalidad para el local o puesto de trabajo, donde en el Mercado cardonal fueron siete las personas que consideraron no era suficiente las garantías y seguridad y siete personas lo consideraron en un nivel mas o menos, incluso algunos negándose a responder por miedo a “futuras represalias”.

En tanto en los puestos de Av. Argentina fueron 12 personas las que consideraron que las garantías y seguridad no eran suficiente.

Respecto a los pagos que efectúan estos puestos en el Mercado cardonal son 11 las personas que consideran que lo que deben de pagar a la municipalidad no es equivalente o concordante con los ingresos que tienen y en la feria de Av. Argentina son 12 los encuestados que consideran que no es equivalente o acorde a los ingresos que perciben lo que deben de pagar a la municipalidad.

Es necesario expandir la necesidad de regular en su totalidad la finalidad del uso de los espacios públicos, exigiendo el compromiso por parte del estado (y extenderlo a la Municipalidad) dando mayor seguridad tanto a los comerciantes como a los clientes que ven en esta actividad el desarrollo del antiguo Valparaíso – no cerrándose al progreso tecnológico- pero respetando la interacción cultural, que al fin y al cabo, constituyen parte de los bienes intangibles comunes a todos los locatarios.

Encuesta mercado Cardonal. – Sábado 7. Noviembre

Universo total encuestado. 20 personas

  1. ¿Nivel de estudios?

  • Básico  4

  • Medio 13

  • Técnico 3

  • Superior  0

  1. ¿Cantidad de personas en el puesto de trabajo?

  • 1  3

  • 2  4

  • 3  8

  • 4  5

  1. ¿Corresponden las personas en el puesto/local al mismo grupo familiar?

  • Si 13

  • No  7

  • No responde  0

  1. ¿Considera que la municipalidad da suficientes garantías y seguridad a su puesto / local de trabajo?

  • Si  3

  • Mas o menos  7

  • No  7

  • No responde 3

  1. ¿Considera es equivalente o adecuado el pago que hace a la municipalidad por el puesto /local de trabajo en comparación a los ingresos que percibe por este?

  • Si  6

  • No  11

  • No responde  3

  1. ¿Considera que la construcción del Mall Barón afectara, debido a su cercanía, a su puesto / local de trabajo?

  • Si  14

  • No  3

  • Lo ignora  3

Encuesta Feria Av. Argentina - sábado 7. Noviembre

Universo total encuestado. 20 personas

  1. ¿Nivel de estudios?

  • Básico  7

  • Medio  8

  • Técnico  4

  • Superior  1

  1. ¿Cantidad de personas en el puesto de trabajo?

  • 1  3

  • 2 12

  • 3  5

  • 4  0

  1. ¿Corresponden las personas en el puesto/local al mismo grupo familiar?

  • Si  16

  • No  4

  • No responde  0

  1. ¿Considera que la municipalidad da suficientes garantías y seguridad a su puesto / local de trabajo?

  • Si  2

  • Mas o menos  5

  • No  12

  • No responde  1

  1. ¿Considera es equivalente o adecuado el pago que hace a la municipalidad por el puesto /local de trabajo en comparación a los ingresos que percibe por este?

  • Si  5

  • No  12

  • No responde  3

  1. ¿Considera que la construcción del Mall Barón afectara, debido a su cercanía, a su puesto / local de trabajo?

  • Si  10

  • No  8

  • No responde  2


Bibliografía

  • Beatriz Sarlo, La ciudad vista (2009)

  • ORDENANZA SOBRE OCUPACIÓN DE BIENES NACIONALES DE USO PUBLICO PARA EJERCER TEMPORALMENTE EL COMERCIO”

  • Constitución Política Chilena.

  • Código Civil

  • El espacio público, ciudad y ciudadanía. Jordi Borja – Zaida Muxí

  • Emile Durkheim, Hechos sociales,  Las reglas del método sociológico (1895)

  • El espacio público: conceptos y concepciones desde la teoría social

  • Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco

  • Sennet, Richard (2002). El declive del hombre público. Un sugestivo ensayo sobre la crisis actual en la vida urbana y cómo la sociedad íntima ha privado al hombre de su espacio público.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconDerecho social facultad de Derecho y Ciencias Sociales De la Universidad...

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de derecho y ciencias sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de derecho y ciencias sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de derecho y ciencias sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconFacultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconUniversidad nacional de córdoba facultad de derecho y ciencias sociales

Facultad de derecho y ciencias sociales derecho iconUniversidad Nacional de Buenos Aires. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales






© 2015
contactos
ley.exam-10.com