Delitos especiales en materia fiscal






descargar 272.21 Kb.
títuloDelitos especiales en materia fiscal
página1/9
fecha de publicación10.06.2015
tamaño272.21 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
DELITOS ESPECIALES EN MATERIA FISCAL
LA INFRACCIÓN PENAL

Y LA INFRACCION

ADMINISTRATIVA


  1. EL SISTEMA FISCAL MEXICANO


El sistema fiscal mexicano se desarrolla a través de sus reglas legislativas, las cuales se han encaminado firmemente a establecer dos tipos de obligaciones en materia fiscal:
La primera, dirigida al Contribuyente. Se establece para éste el deber de la “iniciativa fiscal”, por virtud de la cual le compete (a la mayoría de los Contribuyentes) realizar espontáneamente sus obligaciones fiscales. Entre estas obligaciones se tienen las siguientes:


  1. Inscribirse en los padrones fiscales

  2. Determinar que se ha causado un impuesto

  3. Cuantificar el mismo

  4. Enterarlo o pagarlo, y

  5. Elaborar acciones de control, para que se pueda revisar por parte de las autoridades hacendarias el efectivo cumplimiento de todas sus obligaciones fiscales


La segunda regla que el sistema fiscal mexicano establece se dirige a las autoridades que ejercen la administración fiscal. Esta regla consiste en que las autoridades fiscales realicen sólo actividades de comprobación que tiendan a verificar si los Causantes cumplieron íntegra y espontáneamente sus obligaciones; en caso negativo, se les faculta para imponer las sanciones consecuentes a tales omisiones, insuficiencias o por haber cumplido las obligaciones extemporáneamente.
El no cumplir las obligaciones fiscales, en estas condiciones constituye un ataque grave a un valor fundamental de la sociedad actual; por ello toda administración tributaria tiene el deber de actuar con energía suficiente para lograr la consolidación de una “conciencia fiscal colectiva” que permita que los Contribuyentes se den cuenta de la importancia de aportar sus Contribuciones al Erario Público a tiempo. El sistema fiscal mexicano trata auténticamente de lograr una pauta ética de actuación propio en los Contribuyentes que cumplen sus obligaciones fiscales.
Se sabe que muchas sociedades carecen de una conciencia social para el efectivo cumplimiento de las obligaciones fiscales; que la opinión publica en muchas ocasiones muestra indulgencia ante el incumplimiento de las obligaciones fiscales; que la mayoría de las personas no se da cuenta que al evadir el Fisco está causando un daño que lesiona no al Estado sino a todos los ciudadanos. Es un hecho que la evasión fiscal se ha convertido en una práctica automatizada.
La doctrina ha distinguido dos tipos de Derechos Tributarios; uno sustantivo o material, que se surte de las obligaciones sustantivas tributarias; y otro llamado Derecho Tributario Administrativo o Formal, llamado también Derecho de los Deberes Formales Tributarios. Éste se define como aquel que regula los tributos y el mecanismo para su percepción, dándosele el nombre de Derecho Tributario en atención al concepto de tributo o tributaciones. Se trata de un Derecho Formal que está integrado por un conjunto de normas que rigen la actividad de la administración en orden a la tutela del crédito fiscal y que establece deberes de hacer, de no hacer y de tolerar.
Las infracciones fiscales constituyen lisa y llanamente una especie de infracciones al ordenamiento jurídico, cuya naturaleza es sustancialmente idéntica a las infracciones sancionadas por el Código Penal y por las Leyes penales especiales, esto hace patente que las infracciones fiscales tengan un indiscutible carácter penal. De ahí se deduce que estén reguladas en lo no previsto, en sus disposiciones especiales, de acuerdo con los Principios Generales del Derecho Penal que tienen respecto de esa aplicación.


  1. LA JUSTIFICACION DE LA EXISTENCIA DE LAS INFRACCIONES FISCALES


La existencia del Derecho de las obligaciones fiscales, como se dijo, se deriva de la necesidad que tiene el Estado de disponer de recursos financieros para poder realizar sus fines. El impuesto tiene una finalidad social que lo convierte en instrumento que incide en la estructura socioeconómica, constituyendo un medio eficaz para lograr una más justa redistribución de rentas y riquezas, erigiéndose así en una de las armas más importantes para el logro del bienestar social y del mantenimiento de una convivencia comunitaria.
A medida que la situación del fraude fiscal se incrementa, las posibilidades de que un país pueda desarrollar su economía son menores. De hecho, “el nivel de cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones tributarias es un criterio que refleja con exactitud el grado de desarrollo y de integración social y económica de un pueblo”. A este respecto, es importante destacar que el fraude fiscal no perjudica al Estado como ente abstracto sino que el auténtico sujeto pasivo de la defraudación es la misma colectividad, la que en forma directa se ve afectada por la no realización de los fines del Estado al verse afectado patrimonialmente el Erario Público. Además, el fraude fiscal provoca una desigualdad entre los Contribuyentes que sí pagan y los que no, así como una gran desigualdad en la lucha comercial entre la empresa que defrauda y la que cumple escrupulosamente sus obligaciones fiscales.
Si bien es cierto que el delito se crea normalmente para proteger valores ya existentes, en ocasiones se tipifica como delito una conducta con la finalidad de recuperar un valor que se ha perdido o para construir uno nuevo. El legislador puede realizar una buena labor orientada a transformar la conciencia de la colectividad con el objeto de que ésta llegue a repudiar determinadas conductas, mismas que constituyen un obstáculo para el logro de la convivencia comunitaria.
En este sentido los delitos previstos en el CFF no deben ser concebidos como herramientas recaudatorias cuando los instrumentos de recaudación del Estado han fracasado, tal y como lo establece el carácter subsidiario del Derecho Penal. Se es partidario que no todos los delitos, incluyendo los previstos en el CFF, deben perseguir los fines que son exclusivos del Derecho Penal, y por tanto no deben ser sancionados. No se cree, por ejemplo, que se deban concebir los delitos previstos en el CFF como instrumentos utilitaristas sino exclusivamente como instrumentos de justicia ante la lesión de Bienes Jurídicos.
Ahora bien, la criminalización de las infracciones tributarias puede responder a dos planteamientos diferentes:


  1. Puede ser el fruto de la convicción de que se ha logrado un sistema fiscal, dentro de lo que cabe, justo, merecedor del respeto de todos, y que, por lo tanto, la infracción tributaria resulta intolerable, o bien;




  1. Puede ser el producto de la comprobación estadística de que casi todo el mundo defrauda y por consiguiente es preciso desencadenar el terror fiscal con persecución penal, para que la gente satisfaga los tributos. Esta justificación de la sanción del incumplimiento tributario es una posición meramente utilitarista de los fines de la pena, para encubrir en definitiva el fracaso del propio sistema fiscal.


Por otra parte, el arraigo del fraude, su extensión y la falta de una verdadera conciencia fiscal que la gran mayoría de los Contribuyentes consideren la denuncia penal como una delación reprobable, que rompe la solidaridad, que debe existir entre Contribuyentes que se sienten sobrecargados de impuestos, para resistir la cada vez más intensa y no siempre considerada justa presión fiscal.
Dada la enorme difusión de la evasión fiscal no se puede esperar razonablemente que la justicia penal proceda a la criminalización masiva de amplios sectores de la población. En tanto no se hayan agotado los remedios para lo que hoy, estadísticamente hablando, se considera como comportamiento normal, no se debe tomar este comportamiento como excepcional. No se puede desconocer la desigualdad de los Contribuyentes, si no ante la ley fiscal, si ante su aplicación práctica.
Innumerables veces se ha dicho que los que más deben contribuir son precisamente los que aprovechan las fisuras del sistema fiscal, aquellos que tienen más posibilidades de evadir o desplazar el impuesto sin riesgo de incurrir en responsabilidad criminal. Piénsese entre la situación del gran empresario y la del servidor público o del asalariado, cuyos ingresos están perfectamente controlados por el propio Estado o por terceras personas. Así, mientras aquéllos no tienen prácticamente posibilidades de ocultar ingresos, los grandes empresarios capitalistas pueden eludir los impuestos con el asesoramiento de hábiles expertos, sin exponerse a incidir en el ámbito criminal, mediante lo que algunos fiscalistas llaman “planeación fiscal”.


  1. CAUSAS DE LA EVASIÓN FISCAL


Algunos de los factores o causas generales de la existencia de los delitos previstos en el CFF se dan porque:


  1. Existe una tendencia innata en el hombre a impedir que su patrimonio se debilite, situación que se entiende en algunos sectores culturales como una auténtica defensa natural del patrimonio.

  2. Las leyes fiscales forman parta de aquellas leyes penales que no obligan en conciencia.

  3. Se considera que existe una presión fiscal excesiva, de tal manera que el Contribuyente llega a creer que el Estado aumenta la presión tributaria para tratar de compensar el fraude, y por ello se niega a pagar los correspondientes impuestos dado que el mismo sistema establece la desigualdad

  4. El Estado incremente los impuesto para paliar el aumento del fraude fiscal

  5. Los sistema fiscales en la mayoría de los países son muy complejos, carecen de claridad, sencillez y justicia pues no hay una política fiscal eficaz.

  6. No hay un sistema de inspección de las obligaciones fiscales que sea riguroso y eficaz

  7. En la actualidad la sociedad vive bajo normas económicas sumamente complejas, lo que hace que haya formas ingeniosas y astutas para defraudar, esto hace que continuamente aumente la cifra negra de los evasores fiscales

  8. Es difícil encontrar los límites entre la planeación fiscal y la evasión fiscal. Los Contribuyentes, principalmente los causantes mayores, cuentan con el auxilio de técnicos y especialistas fiscales que siguen normalmente dos contabilidades distintas, una real para informar al Contribuyente y otra falsa para Hacienda.

  9. Muchos países no admiten la extradición por delitos fiscales, además esta problemática se suma al secreto bancario.

  10. La opinión pública juzga con notable indulgencia la criminalidad económica en general

  11. Es preferible correr el riesgo de una inspección fiscal que pagar oportunamente; amén de que hay muchos contribuyentes a quienes nunca les han revisado, dado que materialmente le es imposible a Hacienda ejercer actos de vigilancia y control sobre todos los Contribuyentes




  1. ARGUMENTOS CONTRARIOS Y A FAVOR DE LA CRIMINALIZACIÓN DE LOS ILICITOS FISCALES


Argumentos contrarios a la criminalización


  1. Hay quienes niegan el carácter penal de las infracciones fiscales aludiendo a que el Derecho penal se basa en una justicia conmutativa: y el Derecho Fiscal, en una justicia distributiva

  2. Los fines perseguidos por cada Derecho son distintos: así, el Derecho Fiscal pretende el enriquecimiento del Erario Público para que de esta forma pueda cumplir mejor con sus objetivos y metas; en cambio el Derecho Penal pretende alcanzar solamente la justicia.

  3. Se rechaza la elevación de infracciones administrativas a delito cuando no se tiene más criterios formales; es decir, cuando se atiende a criterios meramente cuantitativos y no a los cualitativos

  4. Dado que las personas morales no pueden ser sujetos activos del delito fiscal en base al principio SOCIETAS DELINQUERE NON POTEST, las personas físicas tampoco deben ser sancionadas penalmente en base al principio de igualdad

  5. Se estima que la infracción fiscal no alcanza el grado de antijuridicidad que se requiere para considerarlo ilícito penal; y más cuando no existe una clara frontera entre las infracciones fiscales que dan a lugar a la sola imposición de multas y las infracciones fiscales que se consideran delitos que dan lugar a la imposición de penas privativas de libertad

  6. El derecho Penal no debe utilizarse como instrumento recaudatorio, sino que esta función le compete exclusivamente a la Administración Pública.

  7. No existe una conciencia fiscal que sirva par evitar el delito. Si la pena no evita la consumación del delito, el Derecho Penal pierde su eficacia como instrumento efectivo de evitar conductas delictivas. El ciudadano perderá así el saludable temor y prestigio que el sentimiento popular reserva hacia las figuras del delito y de la pena. La evasión fiscal está tan generalizada que sería prácticamente imposible sancionarla penalmente, ni siquiera a la minoría.


Argumentos a favor de la criminalización


  1. El Derecho Penal tiene la misión de proteger los Bienes Jurídicos más importantes de la sociedad. En este sentido las contribuciones configuran piezas fundamentales para el cumplimiento de las funciones que todo Estado de Derecho está obligado a desempeñar. De ahí que al sistema fiscal le resulte decisivo que deba ser protegido con los instrumentos más eficaces que tiene, erigiéndose por tanto al Derecho Penal en un elemento importantísimo para que el Estado pueda cumplir el logro de la paz social y el mantenimiento de una convivencia comunitaria ordenada. La doctrina mayoritaria por estas razones admite la utilización de la vía penal para reprimir las infracciones fiscales

  2. El ciudadano que defrauda al Fisco, no defrauda a un ente abstracto –al Estado- sino al resto de los ciudadanos

  3. La falta de contribución imposibilita la redistribución equitativa de la renta y desplaza la presión fiscal hacía los Contribuyentes que sí cumplen con sus obligaciones fiscales

  4. Aunque no exista una auténtica conciencia fiscal en los Contribuyentes de cumplir con las obligaciones fiscales, esto no es obstáculo para sancionar penalmente las infracciones tributarias.

  5. La implantación de una figura delictiva puede obedecer a la idea de recuperar un valor que se ha perdido o de instaurar uno nuevo.



CARACTERISTICAS DE LAS INFRACCIONES FISCALES
CONCEPTO DE INFRACCION FISCAL
Se entiende por infracción fiscal toda vulneración de las normas jurídicas que regulan el cumplimiento de las obligaciones fiscales. En éstas se incluyen las violaciones de preceptos que impongan tanto deberes formales como deberes sustanciales con el Fisco, que tiene no sólo los Contribuyentes sino también los órganos de autoridad, los sujetos que tiene fe pública y aun otros particulares.
CUMPLIMIENTO E INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES FISCALES
La infracción fiscal puede estar constituida por la omisión de actos ordenados y por la ejecución (comisión) de los prohibidos.
El comportamiento ilícito en términos generales consiste en no cumplir con lo dispuesto por las normas fiscales. Ahora bien, las infracciones fiscales que dan origen a las sanciones administrativas y/o a las penales (comisión de delitos), son tanto el no cumplir las obligaciones fiscales formales como el no cumplir las obligaciones de pago (obligaciones de carácter sustantivo). En ambas infracciones se da un incumplimiento de los elementos de deberes jurídicos. Estos deberes tanto de Contribuyentes, fedatarios así como de terceros que colaboran con la autoridad fiscal, tiene la finalidad de asegurar que el Fisco reciba cabal, puntual y espontáneamente las prestaciones pecuniarias, así como de contribuir a que las autoridades fiscales puedan desarrollar en forma correcta las funciones y atribuciones que les corresponde, como son las de controlar y vigilar el cumplimiento de las obligaciones fiscales (tanto formales como sustantivas); pues es así como está diseñado el sistema fiscal mexicano. En este orden de ideas, hay dos tipos de infracciones fiscales: las sustantivas y las formales.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Delitos especiales en materia fiscal iconResumen En la presente investigación se trata de dar un panorama...

Delitos especiales en materia fiscal iconLa vida se originó en el planeta a partir de materia inorgánica (no...

Delitos especiales en materia fiscal iconResumen: Los Delitos económicos, “desde que aparecieron” -aunque...

Delitos especiales en materia fiscal iconTesis y jurisprudencias en materia fiscal. Julio 2013

Delitos especiales en materia fiscal iconMarco constitucional de los tratados internacionales en materia fiscal

Delitos especiales en materia fiscal iconSeminario sobre delitos en materia de derechos de autor y derechos conexos

Delitos especiales en materia fiscal iconLey general para prevenir y sancionar los delitos en materia de secuestro,...

Delitos especiales en materia fiscal iconEl convenio celebrado entre el estado colombiano y la república portuguesa...

Delitos especiales en materia fiscal iconDerecho procesal fiscal y procedimiento fiscal

Delitos especiales en materia fiscal iconFacultad de derecho “apuntes de derecho fiscal” asignatura: derecho...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com