Ética: pilar de la persona y de la comunidad






descargar 244.24 Kb.
títuloÉtica: pilar de la persona y de la comunidad
página1/6
fecha de publicación29.09.2015
tamaño244.24 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6


g:\diana castro\mintic\logo_mintic_2.png







  1. Ética: pilar de la persona y de la comunidad



    1. La importancia de la ética

La ética se vive, se respira y se traduce en la cultura que el MinTIC construye y se visibiliza a través de cada servidor en su actuación. Por ello la importancia del tema... frente a la ciudadanía respondemos por nuestra actuación ética como personas individuales y como comunidad. La percepción del ciudadano es hacia la colectividad, muchas veces pasando sobre el detalle de cada servidor público como persona.

Este curso le ofrecerá elementos para una reflexión sobre el significado de la ética en su vida personal y en la relación con los demás; además le proporcionará algunas ideas importantes para fortalecer, desde su propia acción como servidor público la ética en el MinTIC, y para entender la relación de ésta con la cultura organizacional inscrita en la función pública1.

A partir del desarrollo de conceptos básicos, casos, relatos y frases relacionadas con cada tema, usted emprenderá acciones de reconocimiento y fortalecimiento de los valores, tanto con sus compañeros de trabajo como otros grupos de interés del Ministerio TIC.

La ética no es simplemente una rama abstracta de la filosofía. Es un asunto práctico y vital, del cual depende que seamos capaces de tomar buenas decisiones en relación con nuestra vida personal y nuestra vida en sociedad como servidores públicos y representantes del Estado. Es un propósito que entre todos construyamos y hagamos posible un proyecto de vida de servicio, cada vez más humano, más acorde con principios de igualdad, la solidaridad y la justicia, que generen prosperidad para todos.

Este curso es un impulso o una incitación a vivir con compromiso ético. Que ese impulso y esa incitación fructifiquen y se transformen en acciones reales y efectivas, depende de usted; es decir, de su contribución al MinTIC en la construcción de una cultura fundamentada en la ética, se deriva que la entidad se convierta en promotor de derechos, valores y principios éticos que conduzcan al bienestar social.



En el enfoque del Modelo de Gestión Ética, se mantiene que un trabajo formativo en ética debe estar sustancialmente orientado al querer, al deseo de las personas, de modo que se logren cambios en el sentido de sus vidas y que les resulte gratificante en sí mismas las actuaciones que vayan alineadas con la ética2.

“El hecho es que las personas siempre hacemos lo que queremos, lo que deseamos, lo que nos hace sentir bien; es decir, buscamos que las acciones que realizamos sean autotélicas3, que la gratificación que nos producen se halle en su misma ejecución. Pero la vida cotidiana no se compone solamente de acciones autotélicas. También ejecutamos muchas acciones que nos implican sufrimiento, privaciones o esfuerzos no deseados, pero las hacemos porque queremos sus consecuencias, que es en donde encontramos la gratificación. Estas son acciones de carácter teleológico4, por cuanto la gratificación de la acción no está en su ejecución, sino en sus consecuencias. Así se teje el fluir de la cotidianidad, en el trenzado de acciones teleológicas y acciones autotélicas, pero siempre en la búsqueda emocional de la gratificación.
Una conducta de solidaridad como dar una donación, por ejemplo, puede estar fundada al menos por tres intenciones distintas originadas en emociones diferentes:

  1. La búsqueda de reconocimiento público si el donativo tiene difusión o el donante está siendo observado.



  1. Adquisición de indulgencias para resarcir pecados o para cobrar el favor en el futuro.

En los dos primeros casos la acción solidaria tiene una connotación teleológica

  1. Como acto de compasión al afectarnos el sufrimiento que al otro le produce la privación. En este caso es autotélica.

¿Qué es autolético?

Así, por ejemplo, hacer un trabajo para ganar dinero no es autotélico, no genera motivación y sí otras cosas menos deseables. Hacer un trabajo del que disfrutamos sí es una experiencia autotélica. Según parece, las personas que llegan a estos estados lo hacen siguiendo algunas pautas:

1. Buscando actividades retadoras que desafíen nuestras habilidades.

2. Logrando un alto nivel de concentración en la actividad.

3. Identificando unas metas claras.

4. Con una retroalimentación inmediata.

El tiempo pasa sin que nos demos cuenta. Parecemos sobrepasar los límites de nuestro yo para participar en un sistema o entorno mayor que el de la propia personalidad. Desaparece toda preocupación sobre la pérdida de control. Parecemos actuar sin esfuerzo.





    1. ¿Qué es la ética?

En cierta ocasión, al inicio de un curso de formación en una entidad, un estudiante le escribió a su tutor una nota en la que expresaba lo siguiente: “ Ética para mí? A mí eso no me interesa. Yo soy ingeniero y me contrataron para desempeñarse como tal. Así que no esperen de mí que lea los materiales de ética que acaban de entregarme”. Imagine por un momento que usted es el orientador a quien le remitieron dicha nota. ¿Qué le respondería usted a este estudiante, que además es un servidor público como usted?

Si usted pensó su respuesta, tal vez haya advertido que el caso planteado nos lleva a preguntarnos, necesariamente, qué es, para qué sirve y qué relación tiene la ética con nuestra vida. ¿Cuáles son las dimensiones que tiene la ética en la vida de un servidor público? ¿Cuál es la responsabilidad de la Función Pública en este tema?5 Y ésas son precisamente las preguntas que abordaremos. Durante el camino encontrará algunas pinceladas sobre ética desde el punto de vista de la persona (libertad, valores y responsabilidad) y desde la relación con nuestros semejantes. Pinceladas, dijimos, porque al final se espera, que después de haber reflexionado sobre estos temas, remate a la obra en su día a día.

¿Cómo? Encontrando el modo de aplicar tales conceptos a su vida personal, a la relación con sus compañeros de trabajo y en general con todos los grupos de interés, para así impregnar cada actividad social que se desarrolla.

La Ética Pública se refiere a la disposición interna de quienes desempeñan funciones públicas para cumplir cabalmente con los postulados y mandatos de la Constitución y la Ley acerca de cómo debe ejercitarse dicha función, en términos de eficiencia, integridad, transparencia y orientación hacia el bien común.

¿A quién interesa este tema y a la vez conocer apartes del Modelo de Ética para las entidades del Estado?

Este tema es de interés para todos y todas en el MinTIC, por ser parte de la cultura que se promueve. El Modelo de Ética al ser un documento que orienta puntualmente la actuación ética del Estado, brinda algunas indicaciones para orientar al lector en el uso del Manual, de acuerdo con posibles tipologías de los consultantes.

  • “A los interesados en diseñar básicamente el Código de Ética como estándar de control que ordena el MECI para el Elemento “Acuerdos, Compromisos y Protocolos Éticos”… se les recomienda dirigirse al Capítulo Octavo, en donde encontrarán los conceptos básicos y los procedimientos para la formulación participativa del Código de Ética en su entidad.



  • Quienes adicionalmente deseen evaluar integralmente las prácticas éticas y la cultura de integridad en la entidad pública, yendo más allá del diagnóstico sobre la existencia del Elemento de Control que aporta el Manual de implementación del MECI… Se les sugiere aplicar la metodología que se expone en el Capítulo Sexto sobre el Diagnóstico Ético. Con ello tendrán una radiografía más amplia sobre la forma como los miembros de la entidad conciben y practican los principios y valores éticos, contando así con una línea de base para evaluaciones posteriores y con un claro panorama de fortalezas y debilidades para el diseño de acciones de mejoramiento.



  • Si el interés va más allá, para situarse en la implementación del Elemento Acuerdos, Compromisos y Protocolos Éticos del MECI, Para el caso de las entidades que se encuentren interesadas en consolidar una cultura de gestión ética a partir de la implantación integral del Elemento de Control Acuerdos, Compromisos y Protocolos Éticos… La sugerencia consiste en que aborden el estudio completo del Modelo de Gestión Ética, de manera que los dinamizadores y responsables del proceso se apropien de sólidos conceptos sobre ética pública y, mediante la aprehensión de los contenidos de los tres capítulos que contiene la Primera Parte del Manual, y a través del seguimiento de las metodologías y procedimientos indicados en cada uno de los ocho capítulos de la Segunda Parte, realicen una amplia intervención en la cultura organizacional de la entidad, afectando así a todos sus miembros.



  • Para desarrollar el Elemento de Control Estilo de Dirección del MECI… puede resultar muy pertinente abordar el estudio y aplicación de los conceptos e indicaciones operativas que se dan en el Capítulo Séptimo sobre la Elaboración del Código de Buen Gobierno, el cual compendia las políticas de dirección con cada uno de los grupos de interés con quienes la entidad interactúa, y por lo tanto se convierten en reglas de juego para el accionar de la Alta Dirección, las cuales con su aplicación van generando un estilo de dirección y/o gobierno en la entidad”.

    1. Contexto general de la ética



Según el filósofo, Ludwig Wittgenstein6, La ética es la investigación general sobre lo bueno... sobre lo valioso o lo que realmente importa. Es la investigación acerca del significado de la vida, o de aquello que hace que la vida merezca vivirse, o de la manera correcta de vivir.

Por su parte, Adela Cortina, en su libro, Ética de la empresa, define la ética como un saber para actuar racionalmente en el conjunto de la vida, consiguiendo de ella lo más posible.

Esta relación estrecha entre vivir bien y ser ético, es corroborada por Fernando Savater7, quien, coincidiendo con Erich Fromm, define la ética o la moral, como el arte de vivir. Al respecto, plantea lo siguiente: Para lo único que sirve la ética es para intentar mejorarse a uno mismo.

Así las cosas, tenemos que la ética sirve para determinar qué es lo bueno y lo valioso8, forjarnos un buen carácter, tomar buenas decisiones, mejorarnos a nosotros mismos, y, en suma, para llevar una buena vida.

La ética no tiene ningún fundamento racional argumentativo sino emocional

  • Como preocupación.

  • Como interés por el bienestar del otro.

  • Como compasión solidaria en el dolor o la necesidad del otro.

  • Como alegría gratificante por el logro del bien común.

La ética es un asunto práctico y vital que nos mueve a preguntarnos por el sentido de nuestras vidas, a definir modos de comportamiento con los demás, y en general, a decidir qué es bueno, valioso y conveniente para llevar una buena vida humana. Es en suma, un arte indispensable para el buen vivir.

Desde esta perspectiva, la ética está íntimamente relacionada con nuestra capacidad de raciocinio, pero también con los sentimientos y pasiones que nos inducen a tomar decisiones y a elegir modos de actuar a lo largo de nuestra vida. Dicho en otros términos, la ética es una brújula interna que nos ayuda a determinar qué es bueno y valioso para la vida individual y colectiva.









    1. Distinciones sobre la ética

De acuerdo con el Modelo de Ética los humanos somos seres sociales por naturaleza. Tenemos diferentes modos de vida según la cultura en la que vivamos, pero nadie puede inscribirse en estos modos de vivir –los cuales son intensamente interactivos- si no convive con otros hombres y mujeres en un proceso de socialización, en el que aprende un lenguaje y unas formas de sentir y de expresarse, e interioriza unos hábitos y unas normas tanto implícitas como explícitas que le indican lo que está permitido y lo prohibido, lo que es aceptado y lo que es rechazado. La ética emerge como una condición básica y natural de la convivencia social.

Con la ética

  • Se aprehende una visión y un sentido de la vida

  • y con estos unas pautas y criterios internos para valorar como deseados o Indeseados

  • Gratificantes o mortificantes, los comportamientos propios y los de los demás.

Por esto, la naturaleza de la ética no es de tipo jurídico, aunque la ética sí orienta la construcción de normas y leyes al influir en la definición de los fines y sentidos de éstas. Su naturaleza es de orden ideológico, ya que se sitúa en el dominio de los deseos, los sentimientos y las emociones, en cuanto se origina como elemento de juicio y de guía a partir de la opción por el mundo que queremos vivir. Por tanto se halla localizada en el fuero interno de las personas y en los imaginarios compartidos (Costumbres, ideales, formas de ver la vida) de las colectividades.

Si el individuo actúa contra un criterio moral, esto le produce culpa, vergüenza o remordimiento; por tanto, caracterizará esa acción como inmoral o equivocada, y se sentirá mal consigo mismo. De igual forma, si otro obra mal, sentiremos indignación o disgusto hacia esa persona. Y al contrario: si las acciones del individuo son coherentes con sus principios y valores éticos, se sentirá satisfecho y honrado consigo mismo, y las actuaciones éticas de otros le producirán complacencia y agrado.

¿Existe relación en el criterio ética y la religión?

Todo cuanto quieran que les hagan los otros hombres, háganlo también Ustedes con ellos” (Jesús).

“Ninguno de ustedes será un creyente mientras no desee para su hermano lo que desea para sí mismo” (Islam).

“Una situación que no es agradable o conveniente para mí, tampoco lo será para él; y una situación que no es agradable o conveniente para mí, ¿cómo se la voy a exigir a otro? (Budismo).

“No debería uno comportarse con otros de un modo que es desagradable para uno mismo; ésta es la esencia de la moral” (Hinduismo).

¿Qué hacer ante los dilemas éticos?













      1. Distinciones sobre la ética

Uno de los trucos de la vida consiste, más que en tener buenas cartas, en jugar bien con las que uno tiene.

Josh Billings

La ética es una invitación a que tomemos buenas decisiones, esto supone que cuando nos referimos a ella, estamos hablando también de la libertad. Pero conviene que, antes de seguir, nos pongamos de acuerdo sobre qué entendemos por libertad.

En el sentido que le vamos a dar en este curso, significa: Que el hombre no es un ser completamente determinado por la naturaleza ni por sus circunstancias históricas y socio–culturales, es decir, que no tiene una programación que lo obligue a actuar de una manera determinada, como los animales, y que tampoco tiene un solo camino a seguir, tal como ocurre con las abejas en las colmenas y las hormigas en los termiteros. Aunque no tenemos, como las obreras de una colmena, una programación fija que nos fuerce a hacer siempre lo mismo, sobre nosotros pende otra condena: La de tener que tomar decisiones. Por el contrario, todos los días, a todas horas, se encuentra ante varios caminos, ante dilemas y encrucijadas, que lo obligan a elegir, vale decir, a hacer uso de su libre albedrío.

Es por ello que algunos autores como Savater, definen la ética también como “el arte de elegir lo que más nos conviene para vivir lo mejor posible”9, o como diría el mismo autor, “la ética se ocupa de lo que uno mismo (tú, yo o cualquiera) hace con su libertad”.

La ética pues, tiene que ver con un querer ser de una u otra manera, lo cual se manifiesta en acciones que se derivan de nuestra reflexión y nuestra voluntad. Esto implica que ninguno de nosotros respondemos mecánicamente al mundo que habitamos, sino que lo vamos inventando y transformando de una manera no prevista por ninguna pauta genética.

Claro está que actuar no siempre es sinónimo de libertad, de autonomía. En ocasiones, nosotros mismos no somos la causa de nuestros actos.

Pero al fin de cuentas, cuando hablamos de libertad10, nos referimos a esa disponibilidad que todos tenemos para actuar de acuerdo con nuestros propios deseos o proyectos.

Si estimamos que somos libres, en el sentido que acabamos de mencionar, eso significa también que debemos responder por nuestras acciones.

La responsabilidad es la contrapartida necesaria de nuestra libertad. Y cuando hablamos de responsabilidad nos referimos no solo al hecho de sacar pecho y vanagloriarnos cuando las cosas nos salen bien, sino también a que debemos aceptar nuestros errores y nuestra culpabilidad cuando hemos cometido algún desacierto. Esto es, aceptar incluso las consecuencias indeseables de nuestros actos.
  1   2   3   4   5   6

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconEl hombre roto por los demonios de la economía
«La economía tiene necesidad de la ética para su correcto funcionamiento; no de una ética cualquiera, sino de una ética amiga de...

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconPacto de pilar pacto celebrado en la Capilla del Pilar entre los...

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconIii persona y familia tema El sujeto de derecho Persona I. La palabra persona y sus acepciones

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconIii persona y familia tema El sujeto de derecho Persona I. La palabra persona y sus acepciones

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconEl municipio es una persona de derecho público, constituida por una...

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconRsc puede enfocarse a mejorar: a) la calidad de vida laboral; b)...

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconEl Derecho de la persona es la parte del Derecho civil formada por...

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconEtica general: Ética filosofica. Eunsa 1993 España

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconDerecho Romano La persona física y la persona jurídica

Ética: pilar de la persona y de la comunidad iconA nivel mundial, la Ética está hoy en auge. La filosofía tiene en...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com