La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia






descargar 120.17 Kb.
títuloLa historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia
página4/5
fecha de publicación06.06.2015
tamaño120.17 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5

Los representantes de esta corriente fueron condenados por la jerarquía y expulsados de la universidad de París (Sigerio de Brabante fue condenado a cadena perpetua).

Tomás rechazó, como es lógico, las tesis averroístas:

*Respecto a la eternidad del mundo, se movió entre dos aguas y sostuvo que el sistema aristotélico no implicaba necesariamente la eternidad del mundo ni el concepto cristiano de creación excluía la posibilidad de que el mundo fuera eterno: puede ser eterno y creado. Por medio de la razón no podemos demostrar ni que el mundo es eterno ni que no lo es. Ahora bien, desde la fe sabemos que el mundo es creado y no eterno.

*Respecto a la inmortalidad del alma, Aquino entendió que el entendimiento inmortal del que Aristóteles habló no es único para todos los hombres como habían admitido los averroístas, sino que se trataba de la facultad superior de alma, y ésta es inmortal.

*Y en cuanto a la doble verdad, resultaba innecesaria una vez solucionados los problemas que planteaban las dos tesis anteriores. Pero la criticó por considerarla inadmisible. Así admitirá la mutua colaboración entre la razón y la fe.

Aunque Tomás se distanció de los averroístas en sus tesis contrarias a la fe cristiana, mantuvo una actitud favorable hacia la filosofía aristotélica. Estaba convencido de que la filosofía aristotélica era enteramente compatible con la fe cristiana y que, además, ofrecía una interpretación de la realidad aceptable por sí misma y valiosa, aunque en

el fondo de su sistema permanezcan presupuestos platónicos fundamentales. Su gran objetivo será, por tanto, adaptar el aristotelismo al cristianismo sin corromper la esencia de este último.

Aquino asume muchas tesis aristotélicas sobre la realidad y la naturaleza:

  • Teoría aristotélica del movimiento: se define el movimiento como “paso de potencia a acto”, siempre por la acción de algo que ya esté en acto. Conserva también los dos tipos de cambio: sustancial (generación y corrupción) y accidental (cuantitativo, cualitativo y local)

  • Composición hilemórfica de las sustancias naturales: todo objeto natural está compuesto de materia y forma, admitiendo que la única forma sustancial en el ser humano es el alma racional, y ésta ejerce lo que realizaba la sensitiva en los animales o la vegetativa en el caso de la planta. La materia existe para la forma y no a la inversa y el alma está unida al cuerpo para poder obrar de acuerdo a su naturaleza. El principio de individuación de los seres en Santo Tomás será la materia, al igual que en Aristóteles.

  • Distinción entre sustancia y accidentes: para Tomás, a diferencia de Aristóteles, la esencia (materia+forma) está en potencia siendo el acto la existencia. Dios es la única sustancia que es acto puro y en la que la esencia es igual a la existencia. Para el estagirita materia y forma eran eternas y para el aquinatense fueron creadas por Dios.

  • Teoría de las cuatro causas: material, formal, eficiente y final (e interpretación teleológica de la naturaleza). Tomás defenderá que Dios además de causa final será también causa eficiente y ejemplar (influencia del platonismo y el agustinismo).

También se observan influencias aristotélicas en la doctrina teológica de Santo Tomás:

  • Tomás acepta la demostración aristotélica de la existencia de Dios basándose en el movimiento, entendiendo como paso de la potencia a acto (1ª vía). Por lo tanto, Aquino parte del conocimiento sobre el universo que nos proporciona la experiencia sensible, de lo contingente y no de las ideas inmutables en la mente divina o introspección, como en San Agustín.

  • Define a Dios con categorías aristotélicas: acto puro, sin ningún tipo de potencia. La inmutabilidad se define en función del grado de actualidad, entendido el movimiento como paso de potencia a acto. Dios ha de ser inmutable porque es acto sin potencia. Será también perfecto porque la imperfección de debe sólo al grado de potencialidad existente. Acepta también la definición de Dios como puro acto de pensamiento.

  • Aquino corrige el aristotelismo en un punto. Aristóteles sostenía que la vida y felicidad de Dios consiste en conocerse a sí mismo, y puesto que es autosuficiente no conoce nada fuera de él. Aristóteles sostuvo que Dios no creó el mundo, sino que éste es eterno. Dios sólo es el principio del movimiento del universo y el fin hacia el que el mundo se orienta. Pero Santo Tomás afirma, de acuerdo con el cristianismo, que Dios creó el mundo. Por tanto, Dios conoce el mundo, y lo hace al tiempo que se concoce a sí mismo. Acepta pues, que la actividad de Dios es conocerse a sí mismo.

La antropología tomista no está exenta de influencias aristotélicas:

  • Aquino acepta la concepción hilemórfica del hombre y la concepción aristotélica del alma como principio de vida, como forma y acto del cuerpo (contra el platonismo agustiniano, donde cuerpo y alma son dos sustancias radicalmente distintas. Santo Tomás afirma que el hombre constituye una sustancia única, cuyos elementos fundamentales son el alma y el cuerpo.

  • Como Aristóteles negaba la inmortalidad del alma, Aquino se aleja de Aristóteles en este punto y echa mano de Platón, intentando una difícil síntesis entre el platonismo y el aristotelismo. Admite que el alma racional es espiritual e inmaterial, de lo que se sigue que es inmortal o incorruptible por naturaleza.

La ética tomista también tiene tintes aristotélicos:

  • Acepta el principio aristotélico de que el fin último del hombre es la felicidad (ética teleológica, eudemonista e intelectualista), y que la felicidad perfecta consiste en la contemplación en la actividad intelectual. Esto le aleja del agustinismo. Dicha felicidad en Aristóteles es imperfecta, porque se lograba en este mundo, mientras que en Santo Tomás es perfecta porque se consigue mediante la visión beatífica de Dios en un mundo trascendente después de la vida terrena (aspecto platónico de su doctrina ética)

  • Afirmar que la felicidad se halla en el conocimiento conlleva defender la primacía del entendimiento sobre la voluntad, contra el voluntarismo agustiniano que defendía lo contrario (primacía de la voluntad sobre el entendimiento). También acepta de Aristóteles la máxima de que la virtud moral se encuentra en el término medio y que por tanto, el apetito tiene que plegarse a la razón.

  • Recoge también Santo Tomás de que las normas morales se basan en la naturaleza humanas. Por tanto, conocerla y saber sus objetivos y finalidades es el criterio clave para la formulación de la ley moral natural.

Por último, también en la política de Tomás de Aquino encontramos las huellas de Aristóteles:

  • La doctrina política tomista adoptó la estructura general de la doctrina aristotélica pero, al mismo tiempo, tuvo que dejar su propia teoría política “abierta”. Aristóteles suponía que el Estado podía satisfacer todas las necesidades de los hombres. Pero Santo Tomás no podía sostener esto, dado que él creía que el fin del hombre es un fin sobrenatural y que es la Iglesia y no el Estado la que encamina a dicho fin. Eso significa que un problema que no fue ni pudo ser tratado por Aristóteles (el problema de las relaciones entre Iglesia y Estado), tenía que ser tratado por Santo Tomás, lo mismo que por los demás pensadores medievales que se habían ocupado de la teoría política

  • El Estado es para Santo Tomás, como para Aristóteles, una institución natural fundamentada en la naturaleza del hombre. El hombre no es un individuo aislado que pueda alcanzar su fin simplemente como individuo, mediante la utilización de su propia razón individual. El hombre es, por naturaleza, un ser social o política “ZOON POLITIKON”, nacido para vivir en comunidad con otros hombres.

FACTORES POLÍTICOS, SOCIALES Y CULTURALES QUE EN EL SIGLO XVIII CONDUCEN A LA ILUSTRACIÓN

El siglo XVIII, llamado de la Razón o de las Luces, es un siglo de equilibrio entre la Tradición y la Revolución, simbolizado por el pensamiento de la Ilustración y las Monarquías del Despotismo Ilustrado.

Las corrientes filosóficas del racionalismo y el naturalismo de los grandes pensadores franceses (Descartes), ingleses (Bacon, Hobbes) y holandeses (Spinozza) del siglo anterior triunfaron al finalizar la centuria en Alemania con Leibniz, en Inglaterra con el empirismo de Locke y las investigaciones científicas del genial Newton.

El ambiente de libertad política, diversidad religiosa y prosperidad económica de la burguesía imperante en Inglaterra y Holanda era el clima más adecuado para el triunfo del pensamiento ilustrado. Sin embargo fue en Francia donde la interpretación del empirismo inglés por los racionalistas continuadores de Descartes produjo el movimiento de la Ilustración.

Entre 1720 y 1780 aproximadamente, la economía europea entra en período de desarrollo. Las causas de esta prosperidad son las siguientes:

  • Nueva influencia de metales preciosos procedentes de América: el oro, al llegar al continente europeo, reactiva la economía y la marcha de los negocios.

  • Mayor prosperidad en la agricultura e industria: por primera vez, en el siglo XVIII, el campesinado europeo, después de pagar a la Iglesia, al noble y al rey, queda con sobrante de dinero, que eleva su nivel de vida. Terminan las grandes hambres y epidemias características del siglo XVII. El poder del aumento adquisitivo del campesinado posibilitará un mayor consumo e impulsa un desarrollo de la industria textil y el hierro.

Otra característica del siglo XVIII es que el absolutismo monárquico alcanza en toda Europa su mayor fuerza y esplendor. Es en este siglo donde la burguesía se opone ya a la monarquía absoluta, pues aquella, que ya tenía el poder económico, aspira a alcanzar el poder político monopolizado por la nobleza.

Será la burguesía la que asuma el protagonismo en este siglo, que se enfrenta al sistema político-social establecido, aspira a destruir el denominado “Antiguo Régimen” sintetizado en el absolutismo y los privilegios de la nobleza y el clero, elaborando una nueva cultura: la Ilustración.

En el nuevo orden internacional europeo desaparecieron por completo las influencias religiosas que tanta importancia habían ejercido hasta mediados del siglo XVII. Los conflictos europeos del siglo XVIII nacieron de oposiciones dinásticas y económicas. Por tal motivo, esta centuria es la época de las guerras de Sucesión y de las luchas coloniales. A finales del siglo XVII asistiremos a la guerra de Sucesión a la corona española.

En este siglo asistiremos al progreso de las ciencias, de vital trascendencia para entender la situación del progreso actual.



LAS NUEVAS IDEAS: PROGRESO, EDUCACIÓN O ILUMINACIÓN, HUMANIDAD, CIVILIZACIÓN, NATURALEZA.

La Ilustración fue un movimiento cultural europeo que se desarrolló –especialmente en Francia e Inglaterra- desde principios del siglo XVIII hasta el inicio de la Revolución Francesa, aunque en algunos países se prolongó durante los primeros años del siglo XIX. Fue denominado así por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón. El siglo XVIII es conocido, por este motivo, como el Siglo de las Luces.

Los pensadores de la Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, y construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos económicos, políticos y sociales de la época. La expresión estética de este movimiento intelectual se llamará Neoclasicismo.

Entre 1751 y 1765 se publica en Francia la primera Enciclopedia, de Denis Diderot y Jean Le Rond D’Alembert, que pretendía recoger el pensamiento ilustrado. Querían educar a la sociedad, porque una sociedad culta que piense por sí misma era la mejor manera de asegurar el fin del Antiguo Régimen (el absolutismo y las dictaduras que se basan en la ignorancia del pueblo para dominarlo). En su redacción colaboraron otros pensadores ilustrados como Montesquieu, Rousseau y Voltaire.

Los líderes intelectuales de este movimiento se consideraban a sí mismos como la élite de la sociedad, cuyo principal propósito era liderar al mundo hacia el progreso, sacándolo del largo período de tradiciones, superstición irracionalidad y tiranía. Este movimiento trajo consigo el marco intelectual en el que se producirán la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa, así como el auge del capitalismo y el nacimiento del socialismo. En la música estaba acompañado por el movimiento barroco y en las artes por el movimiento neoclásico.

El iluminismo tampoco hubiera existido de no haberlo precedido un debilitamiento del poder de la Iglesia a causa de la reforma protestante, que dividió al mundo cristiano; y del humanismo, movimiento filosófico que centró en el hombre el objeto de las preocupaciones terrenales, quitando a la religión ese privilegio y desechando el teocentrismo.

Aunque existieron diversas tendencias entre los ilustrados, reconocieron también una línea maestra común, que los hizo solidarios en su lucha. Su arma es la razón y desde ella luchan contra la religión revelada y la superstición (llegando al deísmo o al ateísmo), contra las estructuras políticas y sociales anquilosadas. Comparten una ideología antropocéntrica, llena de optimismo activo frente al futuro, porque creen en al progreso conseguido a través de la razón, en la posibilidad de alcanzar la felicidad en la tierra y de mejorar a los hombres, de por sí buenos. En este sentido es un movimiento entusiasta, basado no en un frío racionalismo, sino convencido de que la sensibilidad es una potenciadora de la razón, si viene guiada de la experiencia:”a medida que el espíritu adquiere más luces, el corazón adquiere más sensibilidad” (La Enciclopedia).

En la segunda mitad del siglo XVIII, pese a que más del 70% de los europeos eran analfabetos, la intelectualidad y los grupos sociales más relevantes descubrieron el papel que podría desempeñar la razón, íntimamente unida a las leyes sencillas y naturales, en la transformación y mejora de todos los aspectos de la vida humana.

Para entender correctamente la Ilustración hay que recurrir a sus fuentes de inspiración fundamentales: la filosofía de Descartes y la revolución científica de Newton, apoyada en unas sencillas leyes generales de tipo físico. Los ilustrados pensaban que estas leyes podían ser descubiertas por el método cartesiano y aplicadas universalmente al gobierno y a las sociedades humanas. Por ello, la élite de esta época sentía enormes deseos de aprender y de enseñar lo aprendido, siendo fundamental la labor desarrollada por Diderot y D’Alembert cuando publicaron la Enciclopedia.

Como característica común hay que señalar una extraordinaria fe en el progreso y en la posibilidad de los hombres para dominar y transformar el mundo. El hombre ilustrado exaltó la capacidad de la razón para descubrir las leyes naturales y la tomó como guía en sus análisis e investigaciones científicas. Defendía la posesión de una serie de derechos naturales inviolables, así como la libertad frente al abuso del poder del absolutismo y la rigidez de la sociedad estamental del Antiguo Régimen. Criticó la intolerancia en materia religiosa, las formas religiosas tradicionales y al Dios castigador de la Biblia, y rechazó toda creencia que no estuviera fundamentada en una concepción naturalista de la religión. Estos planteamientos, relacionados íntimamente con las aspiraciones de la burguesía ascendente, penetraron en otras capas sociales potenciando un ánimo crítico hacia el sistema económico, social y político establecido, que culminó en la Revolución francesa.
1   2   3   4   5

similar:

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconGrecia clásica 08 Días / 07 Noches

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia icon2. La Herencia Clásica: Grecia y Roma como cuna de la Civilización Occidental: a

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconLa herencia clásica grecia y roma como raíces da la civilización occidental

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconLa etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo...

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconResumen: Con la consulta popular convocada por el presidente Rafael...

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconLa geografía colombiana se caracteriza por tener un relieve irregular...

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconEl poder de policía es una de las manifestaciones asociadas al vocablo...

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconLa Grecia antigua estaba formada por las penínsulas balcánicas y...

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconLas palabras y los mitos
«historia». En nuestros días empleamos el vocablo «mito» para designar un relato de unas características especiales: el que cuenta...

La historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos hechos significativos, las polis y la democracia iconHistoria de Grecia Raul Buono Cuore 09/06/03






© 2015
contactos
ley.exam-10.com