Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión






descargar 119.26 Kb.
títuloTodo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión
página1/5
fecha de publicación01.08.2015
tamaño119.26 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5
CONTEXTO
Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión Soviética ni los Estados Unidos podían darse el lujo de permanecer al margen de lo que pasaba en Vietnam o en la República de Madagascar y de hecho no lo hacían. Los conflictos internos se traducían en alianzas con las grandes potencias. Los sandinistas que contaban con la solidaridad del mundo socialista (Cuba y la Unión Soviética). No había, por lo demás, espacio que quedara al margen del enfrentamiento, en los campos de la ciencia, la cultura, la economía, la técnica e incluso el arte, se repetía la misma batalla. La política y la ideología lo dominaban todo, las soluciones que se ofrecían eran radicales y universales. El mundo occidental buscaba preservar la libertad, el bloque socialista prometía abolir la explotación y la opresión; con la caída del Muro de Berlín en 1989 terminó ese enfrentamiento.

Este es, sin duda, uno de los siglos más cortos de la historia, duró apenas 75 años porque en sentido estricto, el siglo XX se inició no en 1901, sino en 1914 con la Primera Guerra Mundial. La confrontación Este-Oeste nació con la revolución bolchevique de 1917.

El socialismo científico está relacionado de la Ilustración, Revolución, Progreso y Razón. Marx creía que los principios esenciales de la Revolución Francesa era la: libertad, igualdad y fraternidad, sólo se podían alcanzar con la revolución comunista. El orden burgués le parecía una impostura porque la libertad de unos, los menos, los propietarios, los burgueses, los capitalistas, se fincaba en la explotación y la dominación de los más, los no propietarios, los desposeídos, los desheredados.

La promesa que había hecho la Revolución Francesa, la de fincar un orden racional y justo, sólo podía ser cumplida por la revolución obrera. Los obreros, que no tenían nada que perder más que sus cadenas, eran los únicos que podían construir un orden nuevo, verdaderamente libre. El movimiento revolucionario del proletariado, que se identificaba con los intereses de la humanidad, disponía de un dispositivo científico y técnico (el socialismo científico o marxismo-leninismo) que le permitiría construir el paraíso terrenal.

Con la Revolución Mexicana de 1910 se inicia para nosotros el siglo XX así se pueden observar las características de la misma que están a la vista. No fue jamás una revolución socialista, pero sí tuvo un contenido social (artículo 3, reforma agraria, artículo 27) que la distingue de las revoluciones liberales del siglo XIX.

Fue también un movimiento contradictorio: la demanda inicial y fundamental, "Sufragio efectivo, no reelección", quedó sujetada a una lógica encargada en la revolucionaria. El partido de la Revolución, en sus distintas etapas y con sus distintos nombres: PNR, PRM y PRI, abarcó el poder debido a su legalidad inaugural. Encarnaba, frente a la reacción, el proyecto nacional en ese sentido, la retórica mexicana se parecía, aunque nunca fue idéntica, a la de los países socialistas.

La división del espacio político en amigos y enemigos de la Revolución fue el punto en común; la diferencia fundamental fue que en México la ideología jamás fue el núcleo duro del sistema, porque jamás hubo doctrina que unificara ni relacionara a los distintos perfiles revolucionarios. Para nuestra fortuna, la doctrina científica y única de la Revolución Mexicana brilló, como resultado en México el partido nació desde el poder en la Unión Soviética, conquistó y acumuló el poder. De ahí una enorme diferencia. Los espacios de libertad económica y cívica se ampliaron paulatinamente en nuestro país; en la URSS y los países socialistas nunca se abrieron.

El siglo XX mexicano empezó antes de 1914 y terminó después de 1989. La etapa final de nuestro sistema político se inició con la represión del movimiento estudiantil, en la memoria colectiva y de los actores políticos, el 2 de octubre de 1968 es la fecha clave, a partir de entonces se suceden la "apertura democrática", la reforma de López-Portillo y Reyes Heroles ("Lo que resiste apoya"), el nacimiento del IFE en 1989 y luego las reformas de 1993, 1994 y 1996, todo era un cambio dramático. Al principio los presidentes su mandato era de 4 años pero después fue de 6 años y aún sigue vigente. A continuación relataré acerca de los presidentes de México del Siglo XX.


  • ÁLVARO OBREGÓN 1920-1924


Álvaro Obregón nació en Siquisava Sonora 1880-1928.

En 1920, Álvaro Obregón se distingue como el candidato presidencial de la mayoría de jefes revolucionarios sin el apoyo de Carranza, quien al no estar de acuerdo con su postulación a la presidencia, motivó atentados hasta aprenderlo. Sin embargo, Álvaro Obregón logró escapar con apoyo de los trabajadores ferrocarrileros. Bajo aquel escenario de inestabilidad económica, política y social, Álvaro Obregón era visto como el hombre capaz de sacar adelante a la nación mexicana.

El 20 de abril, en Chilpancingo, firma un manifiesto contra el Gobierno conservador de Venustiano Carranza. Este movimiento (Plan de Agua Prieta) terminó con la muerte del presidente Venustiano Carranza el 21 de mayo, en una especie de complot, donde se daba un claro apoyo a Álvaro Obregón.

El Congreso nombró a Adolfo de la Huerta como presidente interino de la república. Durante los seis meses que estuvo en el cargo (1 de junio al 30 de noviembre de 1920) logró la pacificación del país, hacer que Villa depusiera las armas y aprehender a Félix Díaz, quien se encontraba levantando desde 1914. Así, el 5 de septiembre, Obregón fue elegido presidente para el período 1920-1924.

Álvaro Obregón se convirtió en presidente Constitucional de México a la medianoche del 1 de Diciembre de 1920. Una vez en la Presidencia, Obregón dio un decidido impulso a la reforma agraria expropiando latifundios y tierras mal cultivadas que repartió entre los campesinos; apoyó y subvencionó las organizaciones obreras como la CROM (Confederación Regional Obrera Mexicana) y la CGT (Confederación General de Trabajadores); fundó el Banco único; restableció la Secretaría de Educación y construyó centenares de escuelas para consolidar la enseñanza pública; reparó y construyó miles de kilómetros de líneas férreas y telegráficas.

En la política, Obregón intentó mantener el control y equilibrio de las fuerzas políticas imperantes en el país, principalmente del ejército. Por ello, concedió el perdón a Francisco Villa y Saturnino Cedillo, y a cambio de rendirse y colaborar en la estabilidad del país les otorgó tierras, producto del reparto agrario. En 1923 se firman los tratados de Bucareli, en los cuales se comprometen a no expropiar bienes a los norteamericanos o pagarles en efectivo.

Sin embargo, lo limitaban la herencia nacionalista de Carranza y la negativa del gobierno provisional a recibir el reconocimiento a cambio de un Tratado de Amistad y Comercio que garantizara los derechos adquiridos por extranjeros sobre la tierra y el petróleo. Por lo que su estrategia a seguir, por consejo de su secretario de Hacienda Adolfo Huerta, era llegar a acuerdos con las compañías petroleras y los banqueros y aun con el gobierno de los Estados Unidos, antes de firmar un tratado políticamente riesgoso que echaría por tierra los contenidos nacionalistas de la Constitución de Querétaro de 1917. Además, su gobierno tuvo varias dificultades para llegar a un acuerdo con la Iglesia, por lo que ocasionó varios choques entre los miembros de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), una fuerte organización sindical apoyada por el Gobierno, y los miembros de la Acción católica de la Juventud Mexicana (ACJM).

En 1921 De la Huerta definió la deuda nacional como el conjunto de obligaciones contratadas por los gobiernos legales precedentes y manifestó la disposición de la administración de Obregón de pagar todas sus deudas. Posteriormente llegó a México Thomas W. Lamont, un banquero norteamericano, y William Wiseman, un allegado al Banque de Paris et des Pays Bas (casa accionista importante del Banco Nacional de México) a la capital mexicana acompañado de Vicent W. Yorke, presidente de la Mexican Railway Ltd. Desde el 12 de enero hasta el 22 de marzo, Vicent y Wiseman exploraron el terreno y elaboraron informes favorables respecto a la situación mexicana. Pero Lamont rechazó el esquema obregonista de reanudación de los pagos de la deuda externa, pues para él era inaceptable que los ingresos fiscales petroleros sirvieran de palanca para normalizar los compromisos internacionales de México porque ello propiciaría un enfrentamiento entre banqueros y petroleros. Así que el secretario de Hacienda propuso entonces que fueran los banqueros quienes sometieran un nuevo plan, por lo que Lamont elaboró un documento consistente en una serie de líneas generales que llamó Principios Necesarios Para El Restablecimiento Del Crédito Del Gobierno Mexicano En Los Mercados Líderes De Inversión Del Mundo pero fue un fracaso debido a la insistencia de la Huerta en llevar adelante el programa de la compra de bonos de deuda con los petroleros.

En 1922 Lamont siguió la línea estratégica de Washington de mantener un estrecho cerco financiero a México, por lo que bloqueó los créditos e impidió los contactos del gobierno obregonista con cualquier casa bancaria antes de la existencia de un arreglo global de la deuda. Su mayor éxito fue unirse a Speyer & Co, un accionista del Banco de Comercio e Industria. El secretario de Hacienda lo había invitado a México a acercarse a los petroleros para proponerles formar el sindicato comprador de los bonos por 80 millones de dólares, pero el plan se frustró. Ya convencido por Lamont, el Comité de los Ejecutivos Petroleros notificó el primero de diciembre al secretario De la Huerta que no estaba en la capacidad de sostener la cláusula de la compra de bonos. Ante tal rechazo, Adolfo de la Huerta emprendió caminos nuevos, pero Lamont reaccionó con aspereza ante la postura del secretario de Hacienda, y le advirtió que si realizaba la compra de obligaciones por medio de bancos locales, se daría al traste cualquier posibilidad de negociación, pues tal acto significaba un repudio de México a sus obligaciones financieras; pero a inicios de 1923, consiguió con el Tratado de Bucareli, suscrito por Thomas Lamont, banquero estadounidense, y el Ministro de Hacienda, Adolfo de la Huerta, por parte de México. Lograr el reconocimiento norteamericano, Obregón tuvo que hacer ciertas concesiones, sobre todo en materia agraria, ya que la política nacionalista del artículo 27 constitucional afectaba los intereses de las compañías extranjeras en México.

Por otro lado, las dificultades con la Iglesia continuaban, en especial cuando el delegado apostólico del Vaticano, monseñor Ernesto Philipi, acudió a bendecir el Cerro del Cubilete (en Silao, Guanajuato) donde sería puesto el monumento a Cristo Rey. El gobierno del general Obregón interpretó aquel acto como un abierto desafío a la autoridad y un ataque a la Constitución, por lo que sancionó con el artículo 33 de la Constitución a Philipi, obligándolo a abandonar el país.

En cuanto a Villa, Álvaro Obregón tenía miedo de que con estos acontecimientos levantara una emboscada en armas durante la Rebelión de la huertista, así que decidió matarlo mediante una emboscada organizada por la policía secreta o por pistoleros a sueldo de familiares de antiguas víctimas de Villa.

En 1924 hubo una disminución en la producción de petróleo, pues la administración hacendaria mexicana no contaba con otros recursos que los impuestos petroleros para pagar sus deudas. Así la Secretaría de Hacienda se encontró imposibilitada para pagar a sus acreedores, por lo que la caída del ingreso del petróleo, junto con una serie de conflictos internos, obligó al presidente Obregón a anunciar en junio que el servicio de la deuda se suspendía. El Comité Internacional de Banqueros se las arregló con el nuevo ministro de finanzas mexicano, Alberto J. Pani, quien accedió a la solicitud del Comité con respecto a una futura privatización de los Ferrocarriles Nacionales, esperando que esta iniciativa se adoptara en el lapso de un año.

La lucha con la Iglesia sigue y en 1925 el gobierno ordenó que fueran aplicados los artículos 130, 27 y 3 constitucionales con todas sus consecuencias a 183 sacerdotes extranjeros que fueron encerrados en 74 conventos.

Hay un avance positivo en la administración de Álvaro Obregón se da con la creación de la Secretaria de educación pública a través de José Vasconcelos, quien fundó escuelas técnicas rurales, bibliotecas, editó libros de cultura universal al alcance del pueblo y promovió las artes, entre las cuales destaca el muralismo de los grandes pinturas mexicanos.

Álvaro Obregón se vuelve severo con sus opositores. Ordenar matar a Pancho Villa y al general Lucio Blanco, por considerarlos peligrosos potenciales y manda fusilar por sublevarse al general Francisco Murguía. Asesinan al senador Field Jurado por oponerse a los tratados de Bucareli. Vasconcelos, secretario de Educación Pública, renuncia a su puesto por dicho asesinato y finalmente rompe con Obregón.


  • PLUTARCO ELÍAS CALLES 1924-1928


Plutarco Elías Calles nació en Guaymas, Sonora, 1877 - Ciudad de México 1945.

Dio un gran impulso a la administración pública de este período, pero reflejó aversión y antipatía a la Iglesia y provocó enfrentamientos en México. Cabe destacar que buscó perpetuar su poder a través de la formación de un partido político.

En el período de Plutarco Elías Calles, los secretarios de Hacienda Alberto J. Pani y Luis Monte de Cos logran orden en las finanzas públicas. Suprimen la burocracia, les bajan los sueldos y cancelan subsidios. En septiembre de 1925 inauguran el Banco de México, S.A., institución a la que confiere el monopolio de la emisión de billetes.

Promovió la legislación agraria, de irrigación y de crédito para el campo. Fundó los bancos Ejidal y Agrícola. Reestructuró la escuela de Chapingo y la de Medicina Veterinaria. Estableció escuelas rurales y mantuvo en funcionamiento las Misiones Rurales con técnicos agrícolas. Destinó capital a la construcción de presas y nuevos caminos. Repartió más de 3 millones de hectáreas a 300 mil campesinos. Promulgó las leyes reglamentarias de los artículos 4° y 123°, normando las relaciones laborales; tuteló la sindicalización; expidió la Ley General de Pensiones Civiles a favor de los empleados federales y estimuló la creación y funcionamiento de cooperativas. Respaldó al movimiento obrero mediante la Confederación Regional Obrera Mexicana y el Partido Laborista. Nombró a Luis N. Morones, jefe de ambos agrupamientos, como secretario de Industria, Comercio y Trabajo.

Se construyó la carretera México-Puebla y se iniciaría la México-Acapulco y la México-Pachuca; se terminó el ferrocarril de Sudpacífico; se reorganizó el servicio postal, inaugurándose la primera línea aérea de correo (México-Tuxpan-Tampico); se estableció la comunicación telefónica con Estados Unidos y Gran Bretaña y se realizaron leyes sobre comunicaciones. Se inició el gravamen de los ingresos personales, los giros de comercio, industria, agricultura y finanzas. Se creó la Comisión Nacional Bancaria, se expidió la Ley General de Instituciones de Crédito y se fundó el Banco de México, única institución autorizada para emitir moneda.

Plutarco Elías Calles, estaba influido por jacobinos y marxistas, por tanto decide reglamentar en una forma radical el artículo 3º y 130 constitucionales. La persecución religiosa culmina con el levantamiento masivo y popular llamado Guerra Cristera y Cristiada (1927-1979). En estos años cabe mencionar que ante la intransigente Ley de Calles, que castigaba cualquier manifestación externa de culto y además limitaba el número de sacerdotes, surgió uno de los movimientos más populares y espontáneos que involucró a un gran número de mexicanos. Este levantamiento no es organizado por la jerarquía eclesiástica, sino por el pueblo católico. El ejército gubernamental, a pesar de los enormes recursos económicos destinados al combate de los cristeros y de la crueldad utilizada para reprimirlos, no logra someterlos. Mueren cerca de 80,000 mexicanos, ahora bien ante la posibilidad de vencerlos, el gobierno se vale de argucias y falsas promesas ante Roma, los obispos obligan a los criterios que cuentes con todo el apoyo popular a deponer las armas.

Álvaro Obregón, desde 1926, empieza a tramar su reelección. Reforman los artículos 82 y 85 para legalizar la reelección de Obregón. Calles que esgrime su apego a la Constitución del 17 para atacar a la religión católica, permite que se viole el fundamental principio constitucional revolucionario, de la no reelección.

Los candidatos opositores a la presidencia de Álvaro Obregón, Arnulfo Gómez y Francisco serrano son asesinados. En junio de 1928 declaran a Obregón presidente electo. Unos días después José de León Toral, un católico, mata a Obregón en un restaurante en San Angel, con esa muerte termina el reeleccionismo en México.


  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconEl siglo XX fue una época de cambios ya que todo el siglo estuvo...

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión icon1946, era una nación destrozada, arrasada por las bombas y con una...

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconNi capitalismo ni socialismo sino régimen socioeconómico constitucional

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconAlgunos contrastes entre el socialismo cubano y el capitalismo usamericano : Salud para todos

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconLa Monarquía de la era Feudal como una contradicción según Norberto Bobbio

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconCrisis del Capitalismo: Hacia el fin de la Era Neoliberal

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconDel socialismo utópico al socialismo científico. F. Engels
«subversión de la ciencia». Tuve que vérmelas con todo eso; tuve que tratar todos los temas posibles, desde las ideas sobre el tiempo...

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión icon¿Qué crisis? ¡Una reestructuración del capitalismo mundial!

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconConsecuencias geopolíticas del socialismo del siglo XXI en américa...

Todo el siglo XX estuvo dominado por la política la oposición capitalismo-socialismo era la contradicción principal. La lucha fue mundial y total. Ni la Unión iconAntiguamente, la zona se encontraba habitada por indígenas wankas,...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com