Inversion extranjera en la republica dominicana






descargar 175.07 Kb.
títuloInversion extranjera en la republica dominicana
página1/4
fecha de publicación15.03.2017
tamaño175.07 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4
INVERSION EXTRANJERA EN LA REPUBLICA DOMINICANA

La República Dominicana ofrece diversas oportunidades de negocios e inversión como resultado de una amplia variedad de factores, como son su ubicación geográfica, marco legal vigente, estabilidad económica y las infraestructuras.

Su localización en el mismo centro del Caribe le permite acceder a los mercados de América del Norte, Sur y Central con relativa facilidad, así como servir de puente entre dichos mercados y el continente europeo, para la comercialización de bienes y servicios.

El sistema legal de nuestro país también resulta ser un incentivo para la inversión. En los últimos años, la economía dominicana ha experimentado un proceso continuo de modernización regulatoria, que ha dado lugar a medidas variadas para abrir e integrar comercialmente la economía local con los mercados internacionales.

Al haber reconocido que nuestro mercado depende de la integración económica internacional, nuestro gobierno se ha abocado a generar las bases legales que permitan estabilidad económica sostenida así como libertad y seguridad en la comercialización de bienes y servicios a los diferentes agentes económicos que en éste participan.

Adicionalmente, la República Dominicana cuenta con una infraestructura física amplia, bastante desarrollada y ajustada a los requerimientos de una sociedad enfocada hacia la producción y comercialización de bienes y servicios. Su red de carreteras es una de las mejores de la región, enlazando prácticamente todos los destinos del país.

También cuenta con un sistema de aeropuertos y puertos modernos, amplios y eficientes conformado por 8 aeropuertos internacionales y 14 puertos importantes localizados a corta distancia de los centros de producción. Igualmente, el sistema de telecomunicaciones constituye una de las principales ventajas competitivas con que cuenta la República Dominicana.

La República Dominicana es una democracia representativa que ha celebrado elecciones por voto directo y secreto de manera continua desde 1966.

El liderazgo político actual muestra aspiraciones a desarrollar un proyecto económico viable abierto al mundo, con un sistema jurídico transparente y estable que fomente la competencia global y aúne la responsabilidad del sector público con una fuerte alianza con el sector privado. La economía dominicana presenta dos perfiles claramente diferenciados: la economía externa, cuyas principales variables de crecimiento han sido el turismo y las zonas francas industriales, y por otro lado, la economía doméstica, cuyos sectores dinámicos de crecimiento han sido las comunicaciones, la construcción, la electricidad, el comercio y el transporte.

Durante los últimos años la República Dominicana ha tenido una envidiable estabilidad macroeconómica constatable en un crecimiento progresivo de la economía y una tasa de cambio y tasa de inflación que se mantienen a niveles uniformes y saludables.

Crecimiento económico (Anual, %) déficit de la cuenta corriente (por sector, como % pib) 2009 5% privado público def. cc (%pib) 0% -5% -10% 0.94 2010 8.30 2011 2.82 2012 2.63 -7.45% 2013 4.78 2014 7.34 Crecimiento sectorial (2014, en %) minería construcción educación pública financiero hoteles, bares y rest. salud privada transporte salud pública manufactura local comunicaciones comercio s. público energía agropecuario otros servicios zonas francas inmobiliario educación privada.

Marco Legal Para Persona Extranjera

ENTRADA Y SALIDA

El inversionista extranjero cuyo negocio o actividad le requiera visitar la República Dominicana o trasladar su residencia al país, encontrará en este capítulo información sobre las principales leyes y disposiciones que regirán su entrada y permanencia en el territorio dominicano, así como su vida civil y familiar en el país.

REQUISITOS DE ENTRADA

De manera general, las personas extranjeras necesitan una visa dominicana para ingresar al país, salvo los nacionales de países, con los cuales la República Dominicana haya suscrito acuerdos para exonerarlos de este requisito.

En dicho caso, pueden entrar al país por un período de sesenta (60) días sólo con la compra de una tarjeta de turista, que se puede adquirir en el aeropuerto de llegada.

Sin embargo, para los casos en los cuales la persona extranjera desee ingresar al país para fines de residencia deberá solicitar una visa de residencia o visa de negocios.

En sentido general, las visas están clasificadas en Diplomática, Oficial, Cortesía, Negocios, Dependientes, Turismo, Residencia y Estudiante y son expedidas por el Servicio Exterior de la República Dominicana. No podrá el extranjero visitar el país con una visa de turista y tramitar otro tipo de visa durante su estadía, debiendo regresar obligatoriamente a su país de origen.

RESIDENCIA DOMINICANA

Los extranjeros pueden adquirir el derecho de residir solicitando la residencia dominicana, proceso que varía dependiendo la categoría del extranjero como inversionista, rentista, pensionado, o trabajador. Generalmente, habrá una etapa de residencia provisional que requerirá renovación anual, culminando, si el extranjero lo desea, en la obtención de la nacionalidad dominicana.

ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD DOMINICANA

El otorgamiento de la nacionalidad es un poder discrecional del Presidente de la República, cuyo proceso tiene un tiempo de duración aproximado de ocho meses a un año, bajo las siguientes circunstancias:

• Aquellos cuyos padres son ciudadanos dominicanos;

• Aquellos que han residido por seis meses en el país, si ha contraído matrimonio con un ciudadano dominicano;

• Aquellos que pueden justificar una residencia ininterrumpida de dos años por lo menos en el país; y,

• Aquellos que han obtenido una concesión especial del Presidente de la República (llamado “Nacionalidad Privilegiada”) normalmente otorgada a extranjeros que han servicio al país meritoriamente.

INVERSIÓN EXTRANJERA

La ley dominicana establece el principio de igualdad de tratamiento a las inversiones nacionales y extranjeras.

Solo existen restricciones a la inversión extranjera en algunos renglones especialmente sensibles desde el punto de vista estratégico, como son la minería, en el sentido que ningún otro Estado soberano podrá invertir en proyectos mineros dominicanos. La aviación, los proyectos de salud como hospitales y farmacias, el manejo de desechos tóxicos y la transmisión radiofónica requieren capital mínimo dominicano; los directores de medios de comunicación deben ser dominicanos, entre otras restricciones específicas por sector.

Para promover la canalización de inversiones extranjeras al país y el desarrollo del sector exportador se creó el Centro de Exportaciones e Inversión (CEI-RD).

  • El registro de inversión en el CEI-RD no es obligatorio y aun sin él los inversionistas extranjeros podrán remesar sus utilidades y repatriar su capital sin autorización previa, siempre que cumpla los compromisos tributarios que son iguales que para nacionales. Los montos remesables incluyen también regalías, ganancias de capital y el capital en caso de liquidación de la empresa receptora de la inversión hasta el monto del capital invertido. No obstante, el registro en CEI-RD permite el acceso a un ré- gimen preferencial y expedito de residencia para inversionistas y puestos gerenciales.

La República Dominicana ha mantenido una política activa de relaciones comerciales multilaterales, firmando numerosos acuerdos de libre comercio, así como tratados bilaterales de inversión con Argentina, Chile, Corea del Sur, España, Finlandia, Francia, Italia, Marruecos, Panamá, República de China (Taiwán), Reino de los Países Bajos, Suiza, a la vez que ha firmado tratados para evitar la doble imposición con Canadá y España.

Sistema Legal de la Republica Dominicana

Durante la década de los 90, se inició en la República Dominicana la primera ola del proceso de reformas tendente a la modernización del marco legal y económico bajo el cual operan las empresas en el país, a fin de:

  • promover el flujo de capitales extranjeros al país



  • adaptar su economía a los nuevos esquemas de competitividad que iban surgiendo en el ámbito internacional



  • facilitar su inserción en grupos económicos a nivel global y regional.

Este proceso mantiene su dinamismo y, con una segunda ola iniciada durante esta dé- cada, se ha buscado modernizar estructuras legales que regulan diferentes sectores específicos de la economía, tales como el sistema bancario y bursátil, así como las reglas corporativas, de competencia y protección al consumidor que atañen a todos los sectores por igual.

En orden cronológico, las principales reformas ejecutadas incluyen nuevas leyes en materia de telecomunicaciones, propiedad industrial, derecho de autor, reactivación de las exportaciones, medio ambiente, el sector financiero y de los seguros, el sector energético, la materia tributaria y arancelaria, una legislación especial para atraer a los jubilados, fideicomisos y el desarrollo de proyectos de bienes raíces a bajo costo, lavado de activos, prevención de riesgos de las entidades financieras, compras gubernamentales, entre otras.

Se han adoptado también medidas legislativas necesarias para la puesta en vigencia del Tratado de Libre Comercio con EEUU y Centro América (DR-CAFTA), sobre todo en el área de la propiedad intelectual.

Las reformas de interés social también han ocupado un lugar en la agenda legislativa.

En efecto, las reformas más significativas durante la década pasada fueron la modernización del Procedimiento Penal, la adopción de un Código de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, la Ley de Salud Pública, la Ley de Seguridad Social y la creación de una jurisdicción especializada para enjuiciar a la Administración Pública. Si bien lentamente, se ha ido avanzando en su implementación y ya se advierten logros importantes en cuanto a la transparencia del sistema judicial. Recientemente también se enmendó la Constitución dominicana, con el objetivo de modernizar el Estado y las disposiciones que lo regulan.

A fin de resaltar algunas de las reformas que se han logrado en los últimos años con miras ha promover la modernización de los sectores más importantes en la economía dominicana y para promover y proteger la inversión, tanto local como extranjera, podemos mencionar las siguientes:

MERCADO DE VALORES En la República Dominicana, desde el año 2000 se encuentra en operación un Mercado de Valores en constante crecimiento y diversificación.

El marco regulatorio vigente en la materia, actualizado en 2012, establece todo lo relativo a la autorización y tratamiento de la oferta pública de valores y sus emisores; desde su estructuración hasta su colocación en el mercado, imponiendo requisitos de transparencia superiores a lo previamente acostumbrado en el país.

La ley también define y regula de manera estricta la responsabilidad fiduciaria de los participantes, tales son la Superintendencia de Valores como órgano regulador; el Consejo Nacional de Valores como órgano de apelación de las decisiones de la Superintendencia de Valores; la Bolsa de Valores y los puestos de bolsa; el Depósito Centralizado Único de Valores (CEVALDOM); las cámaras de compensación; calificadoras de riesgo; fondos de inversión; administradoras de fondos; fondos mutuos; y, titularizadoras.

Todo lo anterior con el propósito de asegurar a los inversionistas la transparencia del mercado. El desarrollo actual del Mercado de Valores dominicano ha visto en agosto de 2014 la diversificación de una oferta únicamente de bonos, a su primera emisión de partes de capital, lo que revela la confianza que inspira el sector.

SISTEMA MONETARIO Y FINANCIERO

Los activos del sector financiero representan más de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) de la República Dominicana, siendo posiblemente el sector más dinámico y, después de una severa crisis en 2003 ya superada, el sector más regulado de la economía nacional.

Con el objetivo de mantener la tasa de cambio, el acceso a capitales y la confianza de los ahorrantes a nivel nacional, el sistema bancario se encuentra bajo el control y regulación del Banco Central como entidad responsable de la emisión monetaria y custodia de las reservas financieras, la Superintendencia de Bancos como órgano regulador y la Junta Monetaria, como superior jerárquico y entidad responsable de las autorizaciones en el sector.

El sistema monetario nacional permite la libre convertibilidad de las divisas, la libre determinación de las tasas de interés, la libre circulación transfronteriza de capitales y la participación irrestricta de entidades financieras extranjeras en el mercado de la República Dominicana, siempre que los depósitos de seguridad ordenados por ley tanto a bancos extranjeros como nacionales, sean guardados en República Dominicana.

Entre las principales regulaciones que rigen los negocios en el sector se encuentra las disposiciones antimonopólicas, que implican un estricto deber de notificación y obtener la aprobación de la Junta Monetaria ante cualquier aumento de capital o cambio en la composición del mismo.

Por igual, son de notar las regulaciones de protección al consumidor, los impuestos sobre los intereses pagados por depósitos bancarios, sobre transferencias electrónicas de fondos y el pago de intereses a instituciones financieras radicadas en el exterior.

PROMOCIÓN DE LA COMPETITIVIDAD NACIONAL

Con el objetivo de promover la competitividad de los sectores económicos del país, el gobierno adoptó las siguientes medidas:

  • Creación del Consejo Nacional de la Competitividad (CNC), encargado de formular, implementar y desarrollar las estrategias competitivas de los sectores productivos vitales de la economía del país.



  • Adopción de una ley sobre prácticas desleales y medidas de salvaguarda que establece reglas de comportamiento de los agentes económicos para promover la libre competencia y prevenir las distorsiones generadas por las prácticas desleales de comercio.

Dicha ley aún no se encuentra vigente por no haber sido conformados los organismos que regularán su aplicación.

  • Creación de un nuevo marco institucional que permita el desarrollo competitivo de la industria, proponiendo políticas y programas de apoyo.



  • Reformas legales para modernizar la regulación en materia corporativa en el país.

INDUSTRIA CINEMATROGRÁFICA NACIONAL

La reciente legislación técnica y fiscal ha estimulado la realización, producción, divulgación y conservación de películas en suelo dominicano.

La Ley No. 108-10 para el Fomento de la Actividad Cinematográfica y su reglamento de aplicación crean y organizan una serie de estructuras gubernamentales encargadas de supervisar el sector y canalizar los incentivos provistos por ésta, como son la Dirección General de Cine (DGCINE) como órgano promotor de la industria nacional del cine; el Consejo Intersectorial para la Promoción de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana (CIPAC), como superior jerárquico de la DGCINE, compuesto por funcionarios públicos y miembros del sector privado; el Sistema de Información y Registro Cinematográfico Dominicano (SIRECINE), como base de datos de profesionales calificados; y, el Fondo de Promoción Cinematográfica (FONPROCINE), administrado por el CIPAC a través de la DGCINE, como entidad financiera para proyectos dominicanos;

En cuanto al modo de operar del sistema, los proyectos y presupuestos de rodaje deben ser sometidos a la DGCINE antes de empezar la preproducción, fungiendo la DGCINE como ventanilla única para otros permisos como el permiso de rodaje para ocupar calles y los permisos medioambientales necesarios.

En cuanto a los incentivos de la ley, entre los más importantes podemos resaltar que una vez sobrepasado el margen mínimo de USD$500,000.00 de inversión, el 25% del presupuesto aprobado por la DGCINE es deducible del Impuesto sobre la Renta del productor, quien a la vez puede transferir dicho crédito.

Además es apropiado mencionar una exención general sobre servicios sujetos a Impuestos Sobre Valor Agregado, permisos para la importación temporal de los equipos necesarios y una exención de hasta el 100% del Impuesto Sobre la Renta para estudios de cine y salas de cine. Las películas extranjeras producidas en el país gozan también de las exenciones fiscales y facilidades aduanales mencionadas.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Inversion extranjera en la republica dominicana iconLa sección de la Ley de Emprendedores sobre «Movilidad internacional»...
«Movilidad internacional» y su papel en la atracción de inversión extranjera a España

Inversion extranjera en la republica dominicana iconTipos de empresas y ley de inversión extranjera ecuatoriana

Inversion extranjera en la republica dominicana iconLey de la Inversión Extranjera. Gaceta Oficial, 16 de abril de 2014

Inversion extranjera en la republica dominicana iconProyecto Andino de Competitividad Atracción de la Inversión Extranjera Directa en el Perú

Inversion extranjera en la republica dominicana iconLa nueva ley de inversion extranjera no es suficiente para hacer negocios en cuba. (IV parte)

Inversion extranjera en la republica dominicana iconEl informe correspondiente a 2009 de La inversión extranjera directa...

Inversion extranjera en la republica dominicana iconEn esta nueva edición de nuestro Boletín Al Día hemos querido tratar...

Inversion extranjera en la republica dominicana iconInversion extranjera requisitos para autorización de cambio de titular:...

Inversion extranjera en la republica dominicana iconRepublica dominicana

Inversion extranjera en la republica dominicana iconDe la república dominicana






© 2015
contactos
ley.exam-10.com