Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior”






descargar 378.87 Kb.
títuloPor la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior”
página9/12
fecha de publicación02.07.2016
tamaño378.87 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

TENDENCIAS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL MUNDO



Transformar la educación, para transformar el mundo


La declaración de la Conferencia Mundial de Educación Superior, celebrada por la UNESCO, en París, en el año 2009, hace un reconocimiento a la educación superior como: “Un bien público y un imperativo estratégico para todos los niveles de educación”. Señala: “Las bases para la investigación, innovación y creatividad deben ser una materia de responsabilidad y de apoyo económico por los gobiernos como está enfatizado en la Declaración Mundial sobre los Derechos Humanos”.

En el mundo aumenta con notoria rapidez la demanda por la educación superior, lo cual se evidencia en el incremento considerable del número de estudiantes y el fortalecimiento de las instituciones tanto públicas como privadas. En 1970, hay en el mundo 28.6 millones de estudiantes de educación superior; dos décadas después, en 1991, esta población se triplica; y al llegar al año 2007, alcanza la cifra de 152.5 millones, el equivalente a la suma de la población de México y Colombia.

De acuerdo con un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, para revisar las políticas de educación superior, en los países de Asia del Este y el Pacífico se vive el mayor incremento en la matrícula en Educación Superior, con un crecimiento promedio anual, en el período 1991-2004, de 8.1%. En contraste, el menor crecimiento de matrícula se registra en los países de Norte América y Europa Occidental, con un incremento del 1.9% en los mismos 13 años. América Latina y el Caribe están en el 5.1% de crecimiento.

En la Declaración Mundial sobre Educación Superior 2009, la UNESCO reconoce los esfuerzos realizados por los gobiernos y las instituciones durante la última década para facilitar el ingreso a la educación superior y a la vez para mejorar su calidad. No obstante, son todavía grandes los retos en materia de acceso y considerables las disparidades que marcan la desigualdad.

Por esta razón, la UNESCO hace el siguiente llamado: “La Sociedad del Conocimiento exige una diferenciación cada vez mayor de funciones dentro de los sistemas e instituciones de educación superior, con polos y redes de excelencia investigadora, innovaciones en materia de enseñanza y aprendizaje y estrategias al servicio de la sociedad”.

De cara a esta realidad, los gobiernos se están preguntando: ¿cómo ampliar el acceso mejorando la calidad, respondiendo a las demandas de la globalización y con unos recursos limitados? En este sentido, las voces coinciden en que es una exigencia del orden gubernamental asegurar la equidad en el acceso y garantizar la calidad.

Los aportes directos de los Estados son en general insuficientes para atender todas las necesidades sociales, razón por la cual, en educación superior, la tendencia en el mundo ha sido la de diversificar las fuentes de ingresos del sector mediante la inclusión de otros recursos de origen público, como regalías, tasas o aportes de gobiernos regionales, la participación privada y el favorecimiento con líneas de crédito públicas, en muchos casos subsidiados, a los estudiantes de ingresos medios y bajos.

Otros aspectos comunes en los sistemas de educación superior, según UNESCO, son una mayor y más flexible oferta privada, mayor movilidad y diversidad de los estudiantes, nuevas modalidades de enseñanza y aprendizajes, trabajo en red y nuevos acuerdos de gobernabilidad que se expresan en una creciente autonomía de las instituciones de educación superior y una cultura de rendición de cuentas en el manejo de los recursos, relacionada con el desarrollo de sistemas de aseguramiento de la calidad en el mundo.

Dados estos cambios y nuevas demandas, distintos países han emprendido reformas educativas, las cuales, a manera general, tienen como propósito ofrecer a todos sus habitantes la oportunidad de acceder, sin barreras, a una educación de calidad en cualquier momento de su vida; una educación que les facilite actuar en contexto y de manera adecuada frente a las demandas de la sociedad, desde la solución de problemas de convivencia hasta la innovación soportada en los desarrollos de la ciencia y la tecnología.

Existe un interés por identificar los conocimientos y competencias base de todo aprendizaje, sin los cuales resulta difícil actuar en un mundo impredecible como la Sociedad Conocimiento del Siglo XXI. Por esta razón, Europa lleva ya una década en la definición de un marco de competencias clave que contribuyan a lograr una “economía basada en el conocimiento, con más y mejores empleos y cohesión social”.

La educación superior se constituye en un aspecto de primer orden que involucra también políticas sociales y de empleo, donde la calidad y eficiencia del sistema está relacionada con la capacidad de hacer flexibles los currículos y programas de formación, consolidar los sistemas de evaluación, promover la movilidad de investigadores, docentes y estudiantes, y fortalecer el trabajo en red.

Algunos ejemplos de Estrategias Nacionales

Europa

Frente a estos desafíos se ha emprendido una serie de reformas, una de las más significativas ha sido generada por iniciativa de la Comunidad Europea. Tiene como referencia la Declaración de Bologna (1999) que han firmado 47 países para acordar factores de convergencia de sus sistemas educativos, sin perder las particularidades de cada uno, con el fin de facilitar los procesos de formación de sus estudiantes, la movilidad y el desarrollo de sus profesionales en un espacio global.

A su vez, al interior de los países se han iniciado reformas de sus sistemas educativos. Francia, por ejemplo, promulgó en 2007 la Ley de Libertad y Responsabilidad, conocida como Ley de Autonomía, que busca transparencia y eficiencia en el uso de los recursos. Dicha Ley ha permitido reorganizar las universidades, y ampliar las fuentes de recursos tanto del Estado como del sector privado.

Asia

En China los esfuerzos han estado dirigidos a ampliar de manera acelerada la cobertura y a consolidar universidades de clase mundial. Estas metas fueron consignadas en 1998 en el “Proyecto 985”, en el cual se concentraron recursos financieros dirigidos al desarrollo de este tipo de instituciones y a la creación de estrategias para atraer recursos de otros sectores. De este modo, ha sido posible la creación de más de 30 universidades que reciben recursos de fondos cubiertos por diferentes ministerios, sometidos a procesos de evaluación y control por parte de los ministerios de Educación y de Finanzas, los cuales premian o sancionan a las instituciones de acuerdo con su nivel de ejecución presupuestal.

Para aumentar su cobertura, entre 1990 y 2009 pasó de dos millones a veintinueve millones de estudiantes, China cuenta, a 2006, con 769 instituciones de educación superior públicas que ofrecen postgrados; 1.731 (1.505 públicas y 226 privadas) que ofrecen pregrado; 505 instituciones de educación superior públicas para adultos y otras 1.187 instituciones privadas con otros tipos de formación terciaria. Aunque lo anterior representa un 66% de instituciones de educación superior públicas y un 33% privadas (con el 10% de la matrícula), la financiación corresponde a un 42.8% de fuentes públicas y a un 31.2% de fuentes privadas, principalmente el pago de matrícula de los estudiantes. (Jiani Zhu, 2007).

La experiencia de este país muestra cómo ha sido necesario profundizar los procesos de descentralización y autonomía para alcanzar una gestión compartida (“gongjian”), donde el Ministerio de Educación ejerce funciones de coordinación y los gobiernos locales tienen autonomía para la gestión y asignación de recursos a las instituciones de educación superior.

Así mismo, el desarrollo que presenta Corea del Sur ha sido atribuido a la transformación de su educación. Este país, de vocación agrícola en los años 60, emprende en la década del 70 la reorganización de su industria, fundamentándola en el conocimiento. Es decir, cambia el sistema educativo para ponerlo en sintonía con el desarrollo económico que busca.

La investigación se constituye en un componente que se incorpora en el mismo pregrado, por eso es indispensable en el comienzo formar en investigación. De hecho, el éxito alcanzado se debe en parte a las grandes inversiones que se hicieron y se continúan haciendo en la formación de sus docentes e investigadores, a la vez que en las prácticas de aula, el seguimiento y actualización de las mismas.

En el 2007 (Education at a Glance 2010, OECD Indicators), Corea invierte el 2.4% del PIB en educación superior, de los cuales el 0.6% proviene de fuentes públicas y el 1.9% de fuentes privadas. Así mismo, la proporción de estudiantes matriculados es de 20% en instituciones de educación superior públicas y 80% en privadas, la tasa de graduación por cohorte es del 85% y la tasa de deserción del 15%. Para el 2009, Corea tenía 3.220.000 estudiantes, lo que representaba una cobertura mayor al 92%. Para este gran logro en cobertura, Corea desarrolló líneas de crédito educativo para financiar la educación superior, la más reciente de las cuales establece el pago de los créditos contingente al ingreso de los profesionales.

Estados Unidos de América

La Educación Superior en Estados Unidos se distingue por el reconocimiento a sus universidades de investigación, que las hace dominar los rankings internacionales con más de 50 de sus universidades en los primeros lugares; y por la diversidad del sector: junto a estas universidades están los Colleges que ofrecen solo programas de 4 años y los Communitty Colleges que ofrecen programas de 2 y 3 años, y en general instituciones públicas estatales o municipales y privadas, tanto sin ánimo de lucro como con ánimo de lucro.

Es un sistema con más de 4.300 instituciones en las que el gobierno estatal y el local tienen responsabilidades en su financiación, al igual que el sector privado. En 2007, Estados Unidos invierte el 3.1% de su PIB en Educación Superior (1% de fuentes públicas y 2.1% de fuentes privadas) (Education at a Glance 2010, OECD Indicators).

Para ese mismo año, el país presenta una tasa de deserción del 54% y una tasa de graduación por cohorte, en el tiempo esperado, del 46%. (Education at a Glance 2010, OECD Indicators).

América Latina

En Chile se han diseñado diversas estrategias para fomentar el acceso y mejorar la calidad: el Fondo Nacional de Becas para los estudiantes desfavorecidos; el Crédito Solidario para Estudiantes de las Universidades del Consejo de Rectores (CRUCH); las ayudas para estudiantes de universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, autónomos y acreditados; las becas de arancel para estudiantes pobres y el crédito solidario para estudiantes en universidades del CRUCH.

Con el fin de hacer una distribución más equitativa de los recursos, Chile implementó los Fondos Concursables, que se operan a través del Programa de Mejoramiento de la Calidad y la Equidad en la Educación Superior, MECESUP y de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología, CONICYT, división del Ministerio de Educación.

Adicionalmente, cuenta con el Fondo de Innovación Académica. Desde allí se cubren cuatro estrategias: formación de capital humano avanzado, renovación de currículo de pregrado, innovación académica y mejoramiento de la gestión académica. Los proyectos correspondientes a este Fondo contemplan exigentes indicadores de avances y resultados, e incentivan la reestructuración y modernización de las universidades. Con ellos se busca poner en concordancia la misión de las instituciones con las prioridades de la política pública, la autonomía universitaria con la rendición de cuentas públicas, y el desempeño institucional con el financiamiento público.

En cuanto al desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación, se encuentra bajo la dirección de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, CONICYT. El presupuesto para CONICYT se ha incrementado en un 260% real durante los últimos diez años. Para la ejecución de estos recursos se crearon dos fondos, FONDEP, que promueve investigación científica básica, y FONDECYT, desarrollo tecnológico e innovación. Además CONICYT promueve fondos que apoyan la creación de centros de investigación científica, equipamiento científico y de consorcios de investigación.

Igualmente, Chile está haciendo la apuesta a profesionales con altos niveles de calificación, por ello promueve la formación en postgrados, en el país y en instituciones extranjeras de excelencia. En este sentido, ha creado el programa Bicentenario de Becas Chile, a través del cual se espera financiar la formación en postgrado de 30.000 personas en diez años.

La financiación de la educación superior en Chile corresponde al 2.0% del PIB, de los cuales el 0.3% viene de fuentes públicas y el 1.7% de fuentes privadas (Education at a Glance 2010, OECD Indicators). En el año 2008 Chile tenía una cobertura del 55%, de la cual el 78% correspondía a estudiantes en instituciones privadas. Para el 2010, dos de sus universidades, una pública y una privada, aparecen, según el ranking de QS, entre las mejores 500 del mundo.

Actualmente, se estudia una propuesta de Reforma de la Educación Superior que recoge las recomendaciones de la OCDE y el Banco Mundial, que evaluaron el sistema. La reforma aborda entre otros temas: gobernabilidad institucional; aseguramiento de la calidad; creación de universidades con ánimo de lucro; asignación de recursos a instituciones sin ánimo de lucro a través de convenios de desempeño; mecanismos de rendición de cuentas; unificación del sistema de becas; implementación de un sistema de Información unificado; desarrollo de un Marco Nacional de Cualificaciones, y currículos que permitan un sistema más flexible y articulado.

En Brasil, el sistema de educación superior está compuesto por 220 instituciones de carácter público y 2.032 de carácter privado (90%). En este segundo grupo se encuentran instituciones con ánimo de lucro (80%) y sin fines lucrativos (de tipo comunitario o confesional). El financiamiento de las instituciones públicas es responsabilidad del gobierno central y de los gobiernos de los respectivos estados. La distribución de presupuestos para las instituciones públicas federales está siempre asociada a la evaluación de sus resultados en cuanto a número de estudiantes y de programas, entre otros indicadores.

Ante el crecimiento de la oferta, desde 2004 se implementó el Sistema Nacional de Evaluación de la Educación Superior (SINAES), el cual involucra todas las dimensiones institucionales y articula diversos instrumentos y metodologías. Su objetivo es garantizar la calidad del sistema, a través del seguimiento y la evaluación para facilitar que el Gobierno lleve a cabo el proceso de acreditación o renovación para las instituciones cada cinco años.

En 2006, el índice de deserción total del sistema fue de 48% (33% en instituciones de educación superior públicas y 53% en privadas). En términos de calidad, de acuerdo con el Índice de Diferencia de Desempeño del Ministerio de Educación de Brasil (medido de 0 a 5) no hay grandes diferencias entre instituciones públicas (2.69); privadas con ánimo de lucro conformadas por grandes grupos (2.66); privadas sin ánimo de lucro (2.58) y pequeñas con ánimo de lucro (2.43) (Ryon Braga, Hoper Group, 2011).

La expansión del sector ha estado acompañada de programas de financiamiento estudiantil con los Programas Universidad para todos, PROUNI y de Financiamiento Estudiantil, FIES.

A través de PROUNI se otorgan becas parciales y totales de postgrado y formación específica secuencial en instituciones privadas, que a cambio reciben exención de impuestos.

FIES financia, a través de crédito educativo, estudiantes de pregrado matriculados que no pueden afrontar los costos de su educación y beneficiarios de becas parciales del programa PROUNI, seleccionados de instituciones evaluadas positivamente en los procesos de calidad oficiales. Los recursos para este programa provienen del Gobierno Federal –Ministerio de Educación y Cultura– y del sector privado, a través de las instituciones privadas de educación superior.


1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

similar:

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconLa secretaria nacional de educación superior ciencia y tecnologíA,...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconQue, el Art. 80 de la Ley Orgánica de Educación Superior, prescribe...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconCriterios y procedimientos para la evaluacion del sistema de educacion superior

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconDerecho a la educacion – Es un servicio público esencial / servidores...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconNormas que rigen el cumplimiento del Ley del Servicio Comunitario...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconInstituto de educación superior tecnologico público “nueva esperanza”...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconInstituto de educación superior tecnologico público “nueva esperanza”...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconInstituto de educación superior tecnologico público “nueva esperanza”...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconPor el cual se reglamenta la afiliación al Régimen de Seguridad Social...

Por la cual se organiza el sistema de educación superior y se regula la prestación del servicio público de la educación superior” iconPor el cual se reglamenta la afiliación al Régimen de Seguridad Social...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com